EL RELATO

0

 

La narrativa actual ha cambiado. Lo que ahora conocemos como relato no es más que lo que siempre hemos conocido como la Historia.

Como es bien sabido no hay historia sin conflicto, de hecho, si el conflicto es pequeño, la historia carece de interés.

Ahora mismo hay multitud de gobiernos en el mundo, entre ellos, sin duda, el social-comunista de Sánchez-Iglesias, que sustentan su supervivencia en la política del relato.

No en la política real que obliga a tomar decisiones, si no en esta nueva, mucho más amable, de las pequeñas decisiones, pocas, pero repetidas hasta la saciedad, y que bien amplificadas dan más juego ya que provocan hartazgo y desinterés,   permiten cambios sobre la marcha y crean el conflicto tan útil a estos gobiernos.

Además, deja bien claro quiénes son los buenos (nosotros, el gobierno) quienes son los malos (todos los demás) y que es lo que hay que hacer (la solución la tenemos nosotros, el gobierno)

Tenemos un claro ejemplo en las declaraciones de la ministra “oye tía” a propósito de la oleada de derribos de estatuas de personajes de nuestra historia como Fray Junípero Serra, Cristóbal Colón etc. etc., con las que intentó, gracias a Dios con poco éxito,” a través de una “revisión histórica” cambiar el relato por una “nueva normalidad” más acorde con sus intereses.

El político que utiliza el relato, directo a la emoción, siempre es el bueno, sus contrarios los malos, que además son los que han creado el conflicto, y la solución, por supuesto la aporta él.

El fin último de todo esto es la creación del Super Estado que con una clara y peligrosa consigna de perdurar en el tiempo (eliminando así la alternancia, uno de los pilares básicos de la democracia) avanza despacio, pero sin pausa, y en el más puro estilo bolivariano, hacia la colonización del resto de los poderes del Estado.

Se fundamenta en la conjunción de tres “Tecno Estados”

  • Tecno Estado político El Gobierno
  • Tecno Estado informativo Medios de comunicación, Redes sociales
  • Tecno Estado productivo Grandes empresas controladas por el ejecutivo

Las cosas que pasan ahora en el mundo son las que nos cuentan las distintas narrativas y en el caso de Europa,  no existimos porque no se ha conseguido construir una sola narrativa frente a USA y China que si lo han hecho, utilizando el relato que es mucho más peligroso que la propaganda, pues se narra en directo (como se hace ahora con la pandemia del COVID-19) se puede reconstruir rápidamente y  permite ser  sustituido por una narrativa nueva, como lo hace el tándem Sánchez- Iglesias cada vez que cambia de opinión y pone sobre la mesa una nueva ocurrencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here