EL PODER MORTAL DEL SONIDO

0
268

¿Puede el sonido matar? Parece ser que existen en la actualidad armas sónicas en algún arsenal del mundo.

Instalación acústica de la ESA. Imagen: extremetech.com

En la imagen superior os mostramos uno de los cuatro enormes orificios acústicos gigantes (bocinas) que se instalaron en la European Space Agency de Noordwijk. Se idearon para comprobar si los satélites podían soportar el ruido de su lanzamiento en un cohete, (en el lanzamiento móvil del transbordador espacial norteamericano se vertían en torno a un millón de litros en 40 segundos en la plataforma, para absorber la intensa energía acústica que, de lo contrario, podría haber dañado al transbordador).

Las bocinas de la ESA son de aire y utilizan nitrógeno para producir sonidos de 154 decibelios. ¿154 decibelios son suficientes para matar?

Se considera que 150 son suficientes para reventar los tímpanos, pero el umbral para la muerte se fija en alrededor de 185-200 dB.

150 dB se alcanzan en la proximidad de un avión a reacción durante el despegue o cerca de una gran explosión.

Para provocar intencionadamente la muerte a alguien con un arma sónica, el sonido debería ser lo suficientemente fuerte para causar una embolia de aire en los pulmones que, al llegar al corazón produciría la muerte. También los pulmones podrían explotar debido al aumento de la presión del aire. En el caso de sufrir algún tipo de debilidad física subyacente, los sonidos fuertes podrían causar una convulsión o un ataque al corazón, pero hay muy poca evidencia que sugiera esto.

Algunos infrasonidos (frecuencias muy bajas) pueden hacer que los globos oculares vibren, provocando una difícil visión.

Las “balas sónicas” dirigidas causan dolor localizado (o revientan los tímpanos) y probablemente fueran suficientes para inmovilizar a la mayoría de los humanos.

El muro de Beishan fue una de las cuatro estaciones construidas en las Islas Kinmen, con el objetivo de bombardear China con mensajes de propaganda. Imagen: Shao Po Chao

Entonces, el sonido puede matar, pero no de la forma en que probablemente podríamos haber pensado; en el caso de estar en una explosión se tendrían otras preocupaciones …

Existen sonidos ensordecedores como el de las bombas y el que provenía del muro de transmisión de Kinmen, que se escuchaban sin parar las 24 horas.

Los recuerdos de los isleños que estuvieron inmersos en aquel sonido detallan un horror del que no tenían forma de escapar. La guerra sónica es una larga batalla por la zona mental.

Ling Ma-teng, sirvió en el ejército durante la guerra y es autor de cinco libros sobre la historia de Kinmen. Certifica la dura vida en las islas durante la guerra sónica. Además del sonido proveniente del Beishan Broadcast Wall, los comunistas también organizaron su contraataque usando la misma táctica. “Fueron fuertes como truenos. Música, música sin parar que se convirtió en ruido. Nos causó agotamiento mental”.

Es una fortaleza de “poder sónico”, la estructura de tres plantas formada por 48 altavoces, el Beishan Broadcast Wall que permanece en una de las islas Kinmen de Taiwán, a solo 2 km de la ciudad china de Xiamen.

Construido en 1967, el muro de transmisión solía ser un bastión militar estratégico que desempeñó un papel clave en la guerra sónica a través del estrecho, lanzando propaganda anticomunista.

Imagen: Shao Po Chao

No es un invento moderno: desde la descripción bíblica de la batalla de Jericó, durante la cual los sacerdotes israelitas hicieron sonar unos cuernos de carnero hace unos 3500 años, hasta los conflictos entre Corea del Norte y del Sur, el sonido se ha utilizado como un arma letal por su poder para molestar, confundir a los enemigos y causar heridas.

En las Islas – condado periférico de Kinmen en Taiwán, se produjo la sangrienta Batalla de Guningtou durante la Guerra Civil China de 1949, en la que los comunistas no lograron derrotar Kuomintang. Allí se construyeron cuatro estaciones de transmisión para emitir mensajes de propaganda y música a China continental.

El sonido de Beishan Broadcast Wall podía alcanzar hasta 25 km. Entre los más famosos estaban los de la cantante taiwanesa Teresa Teng, de quien se decía que era la favorita del exlíder chino Deng Xiaoping. También fue al muro de transmisión en persona para hablar con los chinos continentales a través del sistema de transmisión, diciéndoles que la libertad era la única esperanza para el futuro de su país. Estos mensajes todavía se reproducen hoy, pero a un volumen mucho menor, como una oferta turística en las Islas Kinmen.

Por otro lado, un destello, ¡boom!, luego un rugido Y yerma es la imaginería popular del sonido de una bomba atómica. La imagen es etérea, aunque pérfida: una nube silenciosa y ondulante. Se han ensayado con mucha más frecuencia de lo que se han lanzado contra personas.

En Hiroshima y Nagasaki los fotógrafos capturaron sus estragos, pero prácticamente no existen grabaciones en video. Los sobrevivientes contaron lo que vieron y escucharon antes del terror.

John Hersey, publicó en 1946 en el The New Yorker, lo que describió como un “destello silencioso”. Luz cegadora y presión intensa”, pero ¿sonido?

Había un pescador en el Mar Interior en el momento del bombardeo, que “vio el destello y escuchó una tremenda explosión” a unas 20 millas de Hiroshima: el estruendo es más parecido a una escopeta que a un trueno, y es seguido por un rugido sostenido.

Un ejemplo es la explosión realizada en marzo de 1953 en Yucca Flat, lugar de pruebas nucleares en el desierto de Nevada.La descripción de las imágenes de los Archivos Nacionales es extrañamente distante:

“Ahí está la cresta de la montaña temprano en la mañana. Se explota una bomba atómica. Incendio. Cacerola del hongo contra el cielo oscurecido. La nube se disipa a medida que el cielo se aclara. Una planta de yuca y árboles de Josué en primer plano. Los Hiller-Copters zumban. Y, finalmente, el general John R. Hodge parado frente a un micrófono, parpadea bajo el sol de la mañana. -Esta prueba, creo, salió muy bien. Estaba bastante interesado en cómo reaccionaron las tropas. No encontré ningún soldado allí que tuviera miedo. Se lo tomaron con calma, como los soldados estadounidenses toman todas las cosas- dijo”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí