EL PODEER DE LAS CLOACAS

0

 

 

Me he retrasado en lo que empezó siendo mi habitual opinión semanal sobre la política, hasta el punto que han pasado varios meses… Y, es que, aparte de no tener nada importante que decir, me da una enorme pereza hablar de lo que actualmente está sucediendo en España, hablar de esto no es hablar de POLÍTICA –escrita con mayúsculas y en negrita con toda la intención del mundo-, para que se vea la diferencia.

Miren ustedes y, perdón por que les llame de usted, pero prefiero hablando de estas cosas mantener ciertas distancias con quien me lee, primero  por no saber a ciencia cierta de que pie cojea, para intentar no herir a nadie y,  por aquello que “cada uno en su sitio y Dios en el de todos”. Pero, para no andarme con rodeos, he de decirles que pienso que la política de este país es una mierda, perdón por lo escatológico, pero sin dudas seguro que descriptivo, porque una mierda son los que hacen la política, vuelvo a pedir perdón aún a sabiendas que algunos no lo concedan.

Que ancho me he quedado”, “josuu..”. Sí…, me he quedado ancho de cuyons… “nunca he visto un país como éste”… “vaya nivel tiene el personal”. Se podría decir que del 1 al 10, estamos por ahí… en un 1,5, (Muy deficiente)… a riesgo que alguien diga algún improperio contra mi, porque lo de “Muy deficiente” creo que lo he personalizado en él o a lo que él vota. Quizá también, pero me callo. Estaremos de acuerdo que todos deberíamos hacer examen de conciencia, porque quien se crea que en esto no tenemos arte ni culpa, no ha entendido todavía de que va la historia, de democracia oiga, en las que unos votan y otros son los votados, y votando a unos inútiles pues ya se saben los resultados.

Viene siendo habitual que muchas personas para reafirmar su postura de no complicarse la vida, repiten aquello de: “para que voy a ir a votar si luego ellos hacen lo que quieren”, y no les falta parte de razón, pero, no la tienen toda. Bien es cierto que de votar, a los pactos postelectorales, a veces hay una distancia considerable, que es lo mismo que decir, que “del dicho al hecho hay mucho trecho”, pues convendrán conmigo que hay ciertos pactos que van contra natura. Lo digo por aquello de las ideologías, aunque poco veo que aquí las ideologías tengan mucho peso importante, al menos para los propios políticos de esta maltratada España, con poca diferencia entre partidos de cierta izquierda y de cierta derecha, aparte de lo estrictamente necesario, por aquello de que verte con el color azul* te da remordimientos.

Bueno, pero tengan o no tengan peso las “ideologías”, cierto es que no hay que confundirlas con “ideas”, algo imposible de pedir a quienes dirigen el país. A los hechos me remito.  Una España quebrada por el deseo de fragmentarla de unos cuanto independentistas, gobiernos que no gobiernan, una campaña electoral en la que los políticos nada más hacen que “rebuznar” y dar coces a sus contrarios, y prometer, y prometer, y prometer… 

Prometen mucho, se acercan más al pueblo en estos últimos meses que preceden a las elecciones, hasta el punto que apestan… ¿dónde han estado el resto de la legislatura?.

Por eso no me vale como argumento a quien dice que no vota porque no sirve para nada su voto. El voto sirve, al menos para que no haya una dictadura, pero, también para elegir a nuestros representantes… Claro que lo entiendo, que para elegir a quienes tenemos ahora en el plantel es mejor irse ese día al campo o a cualquier sitio lejos de los colegios electorales. Pero, así está la cosa, y si alguien no quiere votar que no vote, está en su derecho, pero al menos acuda a hacerlo, aunque no introduzcas ninguna papeleta en el sobre, puestos así, al menos estarás emitiendo un voto nulo que no beneficiará a nadie. Tal vez si así lo hiciésemos, al menos, quienes manifestamos no estar conformes con los políticos de este país, sería suficiente para que trascendiera que un alto porcentaje de españoles tienen algo que decir.

Pero, al final, sucederá lo que sucede siempre que hay elecciones. Es como si volviera el mundial de fútbol, los del PSOE contra el PP, C`s y Vox, el PP, también contra C`s y Vox -por los votos que les quita-, Los de C´s y los de Vox, contra todos… Y los de PODEMOS, puffff.. me temo que mal lo van a tener en estas próximas elecciones; sin duda les ha pasado y les pasará factura el haberse convertido en casta.

Pero, insisto, he pretendido hablar de política y al final me he enredado en las cloacas.

*Traje azul, como sinónimo de hombre de derechas, contrario a rojo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí