EL PARTIDO CONSERVADOR BRITANICO, EL PARTIDO DE LA AUTO-PRESERVACION Y EL CAOS ECONÓMICO

1
77

La Primera Ministra Liz Truss ha durado exactamente 44 días en el cargo. Su llamado “mini-presupuesto” en el que la carga fiscal iba a ceñirse sobre las clases trabajadoras, favoreciendo enormemente a las clases pudientes era un ejemplo de libertarismo económico que causó revuelo en los mercados haciendo que la libra esterlina bajase a niveles escandalosos, nunca vistos en relacion al dolar.

La credibilidad de Reino Unido, mellada seriamente por el Brexit, doce años de gobierno derechista y Boris Johnson ha sido herida de muerte. Liz Truss puede estar orgullosa de haber presenciado como Primera Ministra el funeral de la Reina Isabel además de haber participado activamente en el entierro de la libra esterlina a la que ha hundido casi irremediablemente.

Su visión económica ha sido un experimento financiero de repercusiones extremadamente graves para el país y fue criticada no sólo por el Banco de Inglaterra- que ha tenido que intervenir con 65 billones de libras- sino por sus propias colegas dentro del partido conservador, además de analistas y miembros de todos los partidos políticos.

Cuando el desastroso plan económico de Truss y de Kwasi Kwarteng, su canciller de economía, se llevó a cabo hace escasamente dos semanas convirtiéndose en una catástrofe económica, Truss intentó salvar su pellejo político sacrificando a Kwarteng. Pero las repercusiones de su fallido plan económico han sido tan graves que el 20 de Octubre, Liz Truss no tuvo más remedio que presentar su dimisión para asi calmar los mercados internacionales y minimizar el daño a la libra y a la economía Británica.

Gracias a Truss, los intereses hipotecarios subirán varios puntos lo que añadido a los problemas del coste de vida y de la energía van a crear serios problemas para una gran mayoría de personas en Reino Unido, un país donde ser propietario y poseer una casa o apartamento son algo indispensable que forma parte de la identidad Británica. Napoleón llamó a los Británicos una nación de tenderos pero hasta hace unos años los hubiera llamado una nación de hipotecados. La obsesión por ser propietario no tiene parangón en este país. El sueño de ser propietario ha ido desapareciendo en las últimas décadas debido a sueldos bajos y a un coste de vida en alza.

Liz Truss y su mini presupuesto han terminado por acabar con este sueño: miles de personas en el proceso de renovar sus préstamos hipotecarios no podrán pagar sus nuevas mensualidades y aquellos que ahorrando para comprarse una propiedad ya no podrán acceder a hipotecas que hace un mes eran plausibles y se hallaban a su alcance.

Lo último que necesitaba un Reino Unido en crisis era Liz Truss y su libertarismo económico. El partido conservador Britanico siempre ha sido elitista y reaccionario pero supuestamente también el partido de la responsabilidad fiscal, del capitalismo y del desarrollo económico. Parece ser que ni eso pueden ofrecer actualmente y que son la antítesis del Rey Midas. Todo lo que tocan se convierte en detritus.

La posibilidad de convocar elecciones generales – algo que este país necesita con urgencia- no podrá darse debido a las particularidades del sistema electoral Britanico. Lo honorable sería que los conservadores tirasen la toalla y convocasen elecciones generales por el bien del país. Pero creo que sabemos ya de sobra que los conservadores no son honorables y que el país no les importa lo más mínimo. Ahora nos tocará sufrir un nuevo líder incompetente o moralmente corrupto. Se habla incluso del retorno de Johnson. Sólo podemos esperar – y rezar- que para cuando lleguen las elecciones generales en Diciembre del 2024, quien sea que tome el relevo de Truss no termine por destruir el país del todo y que el partido Laborista podrá arreglar el desastre dejado por los conservadores.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí