EL CAMBIANTE VIENTO

0
68

 

 
Veo en el viento el trazo pausado que escribe el paisaje y en el agua el trazo violento que el mismo viento ha cargado. Sopla suave, amable, antes de furioso, implacable, alzar las olas como en un conjuro y descargarlas demoledoras contra la costa de moldeable piedra que no acierta a guarecerse. Nada con vida se  mueve, nada osa enfrentarse a su demoledor coraje.
Y después, pasado el momento, se llama brisa y juega con soplo amable, dulce, refrescante, travieso, a ser compañero de instantes íntimos y placenteros
El viento. El dulce, mortal viento. El cambiante viento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí