EL AMOR PROPIO

 

Un hombre no puede sentirse cómodo sin su propia aprobación
Mark Twain
Vista parcial photo by Cristian Newman on Unsplash

Antes de nada hazte las siguientes preguntas y reflexiona cinco minutos sobre ellas: ¿Me quiero lo suficiente?, ¿sabías que la falta de amor propio no hace más que alimentar tus miedos?.

La falta de amor propio es una falta de aceptación de uno mismo, aceptación que, cuando se logra, podremos encontrar un equilibrio entre el estado anímico y nuestra autoestima.Nosotros somos nuestros peores enemigos, la falta de confianza en nuestras propias capacidades hace que busquemos en los demás, en el entorno, la continua aceptación, creándose una dependencia emocional que somete nuestra voluntad, viviendo constreñidos a un mundo que no es el nuestro o al menos el que deseamos.

Es muy importante que empecemos a cuidar de nuestra propia salud mental, pues de ello dependerá nuestro bienestar, evitando caer en estados de ansiedad y depresión. Así, el primer paso para conseguirlo es aceptarnos, lo cual no significa que aceptemos únicamente nuestro peor lado, es decir, aquello que nos arrastra a ese lugar oscuro y de zozobra del desequilibrio emocional, sino también el lado bueno. En definitiva, debemos ser conscientes de lo que somos en su globalidad y aceptarnos y, la mejor manera para conseguirlo es amándonos más.

Cuando me amé de verdad comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas, situaciones y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo. Hoy se llama… Amor propio
Charles Chaplin

Igual de importante es tener en cuenta que cuando uno habla mal de si mismo, más que una señal de humildad y reconocimiento de los propios errores es un mecanismo que revela una suerte de autosugestión que nos está impidiendo evolucionar al amarrar nuestra psique a un estado irreal que se ha ido formando por errores o experiencias negativas, a veces fruto de una mala autogestión de nuestras propias acciones u omisiones, y otras por factores externos que nos han llevado a tomar decisiones no muy acertadas. El pasado, pasado es, remover en nuestra mente experiencias negativas a modo de una moviola no nos conduce nada más que a sumirnos en un pasado que ya no existe, extrapolando situaciones o vivencias marcadas por un determinado contexto a otro diferente, pues cada segundo de nuestra vida marca un tiempo que no se repite.

Es por ello que debemos empezar a valorar nuestro lado bueno, todas aquellas virtudes y potencialidades que tenemos… y las que nos quedan por descubrir, sólo se trata de quitarnos la larga y pesada cadena que nos impide ser nosotros mismos, con nuestros defectos y nuestras virtudes, como todo el mundo. No amarse uno mismo supone asumir una enorme cantidad de riesgos que pueden hacer de nuestra existencia algo insoportable.

Conocernos, aceptarnos y respetarnos, es el punto de partida… No se trata de vivir la vida que nos ha tocado vivir, sino vivir la vida que queremos vivir. Incluso, si intentamos maximizar nuestros mensajes positivos y minimizar los negativos podremos lograr hasta rejuvenecimiento al tener la capacidad de influir en los telómeros que cubren el cromosoma y evita que sus extremos se deterioren.

A medida que envejecemos, los telómeros se acortan y este es un importante mecanismo molecular para el envejecimiento celular, que eventualmente conduce a la muerte celular cuando el telómero ya no es capaz de proteger el ADN cromosómico; existiendo estudios que así lo demuestran y, como el estrés crónico y los pensamientos negativos pueden acortar o alargar nuestra vida.

 

Al cabo del día procesamos más de 65.000 pensamientos, prestemos antención a los positivos …

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here