ECHEGARAY, POLIFACÉTICO GENIAL EN CIENCIAS Y HUMANIDADES

 

 

► «No hay sobre la tierra placer que iguale al placer de labrar la dicha ajena».

► «El pensamiento no puede estar encerrado dentro de fórmulas teológicas: el pensamiento necesita espacio, necesita libertad,… necesita grandes hipótesis, grandes tentativas, grandes equivocaciones a veces…, para alcanzar con enérgica fuerza, con fuerza propia, la verdad en la ciencia, la verdad en la filosofía».

▬  Del discurso pronunciado por José de ECHEGARAY el 5 de mayo de 1869, en el Congreso de los Diputados.

José de ECHEGARAY (1832–1916) fue un ecléctico personaje de la España de finales del siglo XIX y principios del XX, con excelentes resultados en todas las áreas culturales en las que participó. Ingeniero, físico, dramaturgo y político, se le considera el más importante matemático español del siglo XIX. Fue, además, el primer español en recibir un Premio Nobel (de Literatura, en 1904 y compartido con Frédéric Mistral). Fue miembro de la Real Academia de la Lengua Española, presidente del Ateneo de Madrid, de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de la Sociedad Española de Física y Química y de la Sociedad Matemática Española. Escribió numerosas obras de carácter científico, sobre todo de Matemáticas y 67 obras de teatro de las cuales 34 fueron en verso.

ECHEGARAY había ingresado, en 1848, en la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid, en la que se licenció, con el número uno de su promoción, en 1853. Al año siguiente comenzó a dar clase en esta Facultad, y fue profesor de diversas materias (Matemáticas, Hidráulica, Geometría Descriptiva, Cálculo Diferencial y Física) hasta 1868.

En su juventud ECHEGARAY fue un lector compulsivo. Leyó con fruición a Homero, Goethe, Balzac,…, lecturas que alternaba con las de matemáticos como Gauss, Legendre, Lagrange o Galois.

En 1866, leyó su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, con el título «Historia de las Matemáticas Puras en nuestra España». Fue una disertación muy  polémica que tuvo una gran repercusión en los diversos medios, tanto académicos, como sociales y políticos, por su tono áspero y negativo. Presidió esa entidad durante dos etapas.

ECHEGARAY produjo importantes publicaciones científicas y realizó relevantes aportaciones a las Matemáticas y la Física. Cumplió además una función muy notable para la ciencia española, pues introdujo en nuestro país la Geometría del gran matemático francés  Chasles y la famosa “Teoría de Galois”.

En 1869, ECHEGARAY fue designado Director General de Obras Públicas. Este mismo año fue nombrado ministro de Fomento (Obras Públicas), cargo que ocupó hasta 1871 y al que regresó en 1872, antes de ocupar el ministerio de Hacienda en diversos períodos. En 1874 fundó el Banco de España,que tendría carácter de Banco Nacional con monopolio de emisión de billetes, de ahí el antiguo billete de 1.000 pesetas, expedido el 17 de septiembre de 1971, en el que aparece la efigie de ECHEGARAY. Miembro del Partido Radical, fue senador vitalicio y presidente del Consejo de Instrucción Pública.

Al margen de la política, José de ECHEGARAY participó de forma muy activa en la vida cultural de la época. Figuró entre los socios fundadores de la “Institución Libre de Enseñanza”, a la cual apoyó económicamente y en la que asistió impartiendo diversas conferencias. Presidió en 1898 el Ateneo de Madrid, la Real Sociedad Española de Física y Química en 1903 y la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, entre 1903 y 1908.

No obstante, el teatro fue la ocupación que marcó de forma categórica la biografía de ECHEGARAY, tras el estreno de su primer drama, “El libro talonario”, el 18 de febrero de 1874. A partir de esa fecha y durante más de 30 años, ECHEGARAY llegó, con éxito, a multitud de escenarios ─sus piezas teatrales eran representadas en París y Berlín e incluso llegaban a los sitios más recónditos de Iberoamérica─ con obras como “En el puño de la espada” (1875), “El gladiador de Rávena” (1876), “Lo que no puede decirse” (1877), “El gran Galeoto” (1881), “El prólogo de un drama” (1890), “Mariana” (1891), “El hijo de Don Juan” (1892), “Mancha que limpia” (1895), “El estigma” (1895), entre otras obras, de espíritu un tanto “tardorromántico”, fruto del ingenio que le permitía desarrollar la liberación de sus tareas profesionales y gubernamentales, y el regreso a sus verdaderas ocupaciones vocacionales, la Ciencia, y sobre todo la Dramaturgia.

ECHEGARAY mantuvo su actividad científica y literaria hasta el final de su vida. Su amplia obra no dejó de crecer en la vejez: en la última etapa de su vida escribió 25 tomos de Física matemática. Con 83 años comentaba con humor: 

► «No puedo morirme todavía, porque si he de escribir mi Enciclopedia Elemental de Física matemática, necesito por lo menos 25 años más».

Ingeniero, matemático, físico, profesor, escritor, político, orador, dramaturgo,…, ECHEGARAY representó la idea del “hombre total” y alcanzó la excelencia en todos los campos que abordó. Fue una figura innovadora, cuya amplitud de miras hacían de él un genio entre dos fértiles aguas: las Ciencias y las Humanidades.

Artículo anterior​MOTOLINÍA: SIN RENCILLAS NI ENEMISTADES
Artículo siguienteEL VAIVEN DEL CHUCUCHUCU
(León, 12/1953) es Catedrático de Matemáticas desde 1977. Ha sido profesor de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Politécnica de Cataluña. Su interés se centra en dimensión cultural de la Matemática y su función en la Historia del Pensamiento, sobre lo que ha publicado 12 libros, numerosos artículos y ha impartido cursos, seminarios y conferencias en Universidades de España y LatinoAmérica y en Centros de Profesores sobre Historia, Filosofía, Epistemología y Didáctica de las Matemáticas. Es también coautor de Libros de Texto. Desde hace un tiempo también publica periódicamente en las redes sociales y en prensa digital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here