DIARIOS DE LAS ESTRELLAS, O EL VAGO PROFESIONAL QUE HAY EN MI

¡Dejar las cosas para después! Que bello y patrio deporte… Hablemos de ello.

Es genial y quizá hasta genético el dejarnos llevar por el vago en nosotros. 

¡Qué maravilla tener tiempo para no hacer nada!

La cosa es que no lo hay, y aunque el tema de porque necesitamos descansar de las cosas que nos gustan da para varios artículos y una conferencia, no lo vamos a tratar aquí.

 

Sin reproches de ningún tipo (el religioso en nosotros es un brasas de cuidado), te invito a reflexionar sobre tal asunto.

 ¡Y te invita un vago profesional! Estoy federado y todo… Iba a ir a una competición, pero al final pasé de ir… 

La medalla de oro me la enviaron por correo.

A pesar de que, cuando pensamos en una situación idílica, nadie se imagina currando como un borrico, y todos nos vemos con daikiri, hamaca y porteadores, lo cierto es que nos llenamos de cosas que hacer— ¿¿Por qué?? Si lo que más nos mola es hacer el cactus… ¿Por qué gaitas chirriantes nos petamos el día de cosas, y cuantas más hacemos, mejor nos sentimos con nosotr@s mism@s? ¿Es que somos idiotas? ¿Esclavos contentos? ¿Simplemente masocas?

Bien pudiera ser… Pero no.

Lo cierto es que nos llenamos de cosas que hacer, porque nos gusta, porque es sano, porque se avanza mucho en el camino personal haciendo cosas por fuera, que constantemente nos obligan a revisar lo que tenemos por dentro. Es natural hacer cosas, y lo que hay que conseguir es que todo lo que hacemos nos guste, e ir consiguiendo actividades que nos gusten cada vez más.

Cuántas veces hemos pensado “Bah, que se ocupe de esto mi YO del futuro, yo estoy a gusto ahora tumbao, y me lo merezco.,.. Que trabajo mucho”

La cosa es que si decidimos hacer algo en un momento dado, es porque es en ese momento en el que todas las piezas se han colocado para hacerlo. Si no, no llegaríamos a esa conclusión.

Dejarlo para después, hace que la maquinaría siga rotando, y cuando nos ponemos a ello (con cierto cargo de conciencia, por saber que vamos con retraso) algunas, si no todas las piezas han continuado su rotación, y ya no salen las cosas tan fluidas… 

Y lo peor, es que nuestro YO del futuro en ciscará en nuestros parientes más cercanos por no haber hecho las cosas en su momento… Porque luego, efectivamente… ¡HAY OTRAS COSAS QUE HACER!

Así que la conclusión a la que llego como vago profesional, después de mi larga experiencia, es que hay que hacer ambas cosas… Primero hacer, y después disfrutar de la vaguería en toda su extensión.

Por extensión, quiero decir estar tumbaos.


Enlace a la Web https://www.fractalterapias.es/

Facebook ToDo a ZeN https://www.facebook.com/todoazentao/?modal=admin_todo_tour

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here