DEPENDENCIA VIRTUAL-DEPENDENCIA QUÍMICA

0
260

 

Las tecnologías de la comunicación e información (TIC) nos facilitan un sinfín de gestiones, tanto a nivel de internet para las cosas, como a nivel empresarial. Que duda cabe que estas nuevas tecnologías nos facilitan nuestro trabajo tanto en tiempo como en esfuerzo. Tanto es así, que abarca cualquier faceta de desarrollo humano, desde el trabajo al ocio.

 

 En una sociedad donde cada vez el tiempo libre será cada vez mayor, queramos o no el concepto de trabajo va cambiando poco a poco, incluso en nuestro país, dispondremos de un tiempo que habrá que ocupar con contenidos diversos: Estar más con la familia, con los amigos, formarnos, realizar tareas creativas, etc. En cualquier parte de lo enunciado tienen cabida ya las TIC. 

Toda actividad placentera es capaz de provocar dependencia primero a los efectos que produce de bien estar, luego para evitar sentir los efectos negativos de no disponer de ese placer.

Concepto de dependencia

 Tanto es así que la dependencia a las TIC ya se considera como dependencia psicológica, como la dependencia al sexo, al juego patológico. Es decir, es capaz de general en base a unos factores de riesgo una necesidad compulsiva de usar o conectarse a internet en detrimento de otras actividades necesarias para la persona. Este detrimento o deterioro de las relaciones interpersonales, deterioro en el mundo laboral o académico del usuario dependiente es lo que nos hace ver que las TIC mal usadas pueden provocar cambios significativos en la realidad cotidiana de quien las usa. 

De esta forma, la dependencia se define como el mecanismo automáticamente desarrollado para evitar efectos desagradables si no se obtiene el efecto buscado. Lo que empieza siendo una búsqueda del placer se convierte en una evitación de un mal-estar.

Dependencia virtual

 Aunque tan definición no varía, opino que la dependencia hacia las TIC son algo distinto o no solo es una dependencia psíquica. Bajo mi opinión es algo más que eso. La inmediatez con que se produce, la accesibilidad disponible la conforman como una dependencia distinta pero, sobre todo, la posibilidad en tiempo real de crear desde personalidades e identidades distintas hasta la creación de mundos y sistemas de relación distintos. Lo cual, viene a rellenar de forma adictógena carencias previas que, sin duda, ya estaban presentes antes del uso de las TICS. 

Estamos pues ante un nuevo modelo de dependencia psicológica que además tiene modificaciones a nivel cerebral?. Es una pregunta que sin duda tendrá que responder la investigación hoy escasa en este campo,  o aún confeccionada con muestras poco representativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí