DENTRO DEL LABERINTO

0

La fenomenología, surgida en el siglo XX, colapsa la dualidad cartesiana y revisa radicalmente sus nociones de la realidad, el cuerpo y el mundo.

El laberinto de «El Resplandor»

Al redefinir la trascendencia, no como un significado más allá del mundo, sino como el significado del mundo, y al redefinir el cogito no como conciencia incorpórea, sino como conciencia característica y perteneciente al cuerpo del mundo, la fenomenología representa la mente de Occidente que regresa al cuerpo y al mundo del que surgió y que abandonó al comienzo de la cultura occidental.

Siguiendo el camino de regreso al mito y la imagen, y guiada por Maurice Merleau-Ponty, vuelvo al laberinto mítico para descubrir en la imagen del Minotauro el cuerpo negado como negación de la muerte, en el centro del laberinto, de la cultural occidental.

Imaginemos que la conciencia de la unidad paradójica de la muerte y la vida, alimenta un renacimiento de la mente y la conciencia en la carne del mundo.

Imagen de «El Resplandor»

Básicamente, un laberinto es una meditación caminando; una oportunidad para reflexionar tranquilamente, para conectar con ese lugar dentro de ti donde ocurren las percepciones y la comprensión.

Un camino laberíntico gira en espiral hacia un destino central y luego vuelve a salir, es una visita al centro. Se dice que la espiral imita las circunvoluciones del cerebro, y se cree que los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro se equilibran al caminar por un laberinto. Esto es lo que parece apoyar la claridad mental y la comprensión.

Siempre quise caminar por mi laberinto … porque siempre lo había hecho exteriormente. Esta vez, paso a paso, entré en la espiral perfilada en mi mente. Mientras caminaba hacia el centro, sentí una liberación de resistencia, un miedo enterrado a lo desconocido y un deseo oculto de controlar el resultado.

Cuando caminas dentro de él, no miras tres pasos hacia adelante, ni miras por dónde acabas de llegar … Simplemente sigues dando pasos y el patrón del Laberinto te guía al centro y luego vuelve a sacar.

Mientras volvía en espiral, recordé la importancia de tomar la vida paso a paso, estando completamente presente en el momento y confiando en el proceso. Para mí, el laberinto fue una validación poderosa sobre continuar confiando en mi camino tal como aparece … Y el poder de permanecer completamente presente en el momento y liberar cualquier resistencia persistente de volver.

Laberinto ampliado de «El Resplandor»

Hay dos tipos de laberintos: un laberinto que tiene caminos divisorios, con el camino equivocado que conduce a un callejón sin salida. Este tipo puede ser frustrante de atravesar, ya que encontrar el camino hacia el centro y regresar depende en gran medida de la suerte y la vigilancia. O un meandro, un solo camino que nos conduce a través de una forma sinuosa hasta el centro. Este tipo de laberinto no requiere mucho esfuerzo, ya que eventualmente se encuentra el camino hacia el centro. El laberinto de meandros más popular es el de Creta, el clásico de siete pistas. Los diseños romanos suelen presentar cuatro de estos laberintos cretenses, combinados en un patrón más grande y complejo. Si bien los laberintos redondos son las versiones más conocidas, también existen patrones cuadrados.

Hoy en día, el símbolo del laberinto tiene muchos significados: plenitud  lograda por la caminata serpenteante hacia el centro, completando el patrón; un viaje de descubrimiento: mientras caminas por el laberinto, constantemente ves diferentes perspectivas y direcciones; claridad y comprensión: muchas personas caminan por el camino de un laberinto para lograr un estado reflexivo y pesado que conduce a la claridad y al descubrimiento.

Laberinto de la Catedral de Chartres

También simboliza encontrar la solución a un problema y lograr la comprensión; o confusión: irónicamente, la misma palabra laberinto se usa a menudo para ilustrar confusión y complejidad; la metáfora del viaje espiritual: con la entrada que representa el nacimiento y el centro que simboliza el conocimiento o la iluminación; una peregrinación: durante la Edad Media, caminar por un laberinto a menudo se comparaba con una peregrinación a Jerusalén. Como muchas personas no podían hacer ese viaje, este fue su sustituto, más seguro y factible.

En todo caso, nos encontramos ante la Geometría sagrada, porque los diseños de laberinto incorporan geometría sagrada. Llegar al centro requiere un largo y arduo viaje de crecimiento.

Laberintos: Historia, Mito, Geometría – Jaime Buhigas Tallón

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here