DE LO SÓLIDO A LO LÍQUIDO

0

Le doy clic a un vídeo sobre un filósofo fallecido no hace mucho y empiezo a escuchar: los líquidos, a diferencia de los sólidos, no conservan una misma forma durante mucho tiempo y están dispuestos constantemente a cambiar.

Imagen: well-comm.es

Para ellos lo que cuenta es el flujo del tiempo más que el espacio que puedan ocupar. La fluidez o la liquidez son metáforas para tratar de entender la fase actual de la historia de la Mecánica de fluidos, asignatura de 2º de ingeniería técnica industrial mecánica.

Revisión del examen. Me imagino al profesor mirándome fijamente a los ojos mientras me dice muy despacio y midiendo las palabras: «para usted los líquidos no conservan durante mucho tiempo su forma y están dispuestos a cambiar. Usted plasma en su examen que, déjeme leer bien, para los líquidos es más importante el flujo del tiempo que el espacio que ocupan». Interesante idea, diría él, para continuar diciendome, tan pausadamente como antes: «menos mal que incluye las palabras metáfora, historia y modernidad dentro de la misma exposición de la materia, de lo contrario pensaría que o usted se equivocó de carrera o está de psiquiatra».

Obviamente, la teoría filosófica de Zygmunt Bauman, creador del concepto de «Modernidad Líquida» va mucho más allá de esta introducción, que desde el punto de vista de la ingeniería (física no filosófica) resultaría una auténtica locura, ya que quebranta una ley de la física con cada frase que pronuncia. De todas maneras, les recomiendo que vean el vídeo que aparece a continuación, así entenderán mejor las ideas principales de este nuevo concepto.

Bauman expone sus ideas acerca de cómo él ve el presente y el futuro. Uno de sus interrogantes es tan antiguo como la propia humanidad: ¿qué pasará mañana?

Un futuro que cambia mucho más rápido cada día que pasa. Todo es mucho más complicado si lo comparamos con la vida de hace ciento cincuenta o doscientos años. Éste fue un tiempo más sólido, más duradero y perdurable. Hoy es muy difícil deducir, continúa diciendo, qué es lo que pasará dentro de treinta o cuarenta años.

La idea de conjugar, por parte de la humanidad, la política y el poder estará muy presente, continúa diciendo. Pero con la diferencia de que la política es local mientras que el poder es global. Las nuevas tecnologías marcan un nuevo modelo de vida que obliga a crearnos una nueva realidad e identidad para vivir en estas «aguas turbulentas». Sigue dando más datos de lo que se supone que va a pasar, entre ellos que los jóvenes no van a querer la misma vida que sus padres, son los antihéroes. Quieren romper con lo anterior a ellos.

En su libro «Los retos de la educación en la modernidad líquida», bautiza el «síndrome de la impaciencia», un estado de ánimo que ve como abominable el gasto del tiempo. No se persigue acumular bienes sino el breve goce de lo que se consume. También el conocimiento para toda la vida se transforma en el conocimiento de usar y tirar. Recuerda que la educación, y el conocimiento, no deben de ceñirse sólo a una etapa de la vida, sino que debe ser desarrollado a lo largo de toda ésta para adaptarlo a las necesidades que la humanidad va teniendo.

Después de analizar el vídeo y los párrafos, me encuentro con que este sociólogo y filósofo basa su teoría sobre ideas clásicas, tales como el miedo al futuro y la rapidez con que cambia el mundo. Y le doy la razón, pero el mundo también cambió mucho después de las dos guerras mundiales y sucedió lo mismo en la España desde los años cincuenta respecto a la de los noventa.

Las nuevas tecnologías siempre han traído cambios sociales, como los trajo la imprenta, la electricidad o el teléfono. De estas tecnologías han surgido nuevos roles de poder, y aquellos que antes se han adaptado a ellas han podido dominar con más fuerza a la humanidad. Por otro lado, las nuevas generaciones han apartado a las anteriores por considerarlas anticuadas y enclaustradas. Es cierto también, pero de la misma forma que nuestros padres apartaron a nuestros abuelos gracias a una Europa llena de oportunidades para emigrar. Hoy nuestros hijos nos desplazan gracias a un mundo inmenso de aplicaciones, páginas web y tendencias que para mí son una mezcla de ideas y corrientes de hace años pero vistas de una manera completamente distinta. Yo, a muchas, no les encuentro sentido.

Cierto es que hoy en día vivimos entre notificación y notificación y queremos aquello que deseamos ya, pero ya es ya, no mañana ¡Qué me lo traigan esta tarde o no podré dormir! O lo que puede ser peor, mañana puede que ya se haya pasado de moda. Aun así no nos olvidemos que el ser humano necesita sus tiempos para madurar y adaptarse. Por mucho que la futura 6G supere a la modernísima y actual 5G, la naturaleza del ser humano seguirá siendo igual. Igual a la de la persona que escribió La Ilíada o La Odisea, o incluso el Tao Te King.

De todas maneras, me da la sensación de que este vídeo no puede hacer justicia a Zygmunt. Puede ser que yo no haya sido capaz de captar todos los matices que en él se encierran. Algo pasa aquí. No me queda más remedio que buscar información en diferentes fuentes.

En primer lugar me encuentro con una entrevista que el periódico La Vanguardia le hace a Bauman en el 2017. Es la siguiente.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-3.png
Imagen: lavanguardia.com

En esta entrevista se deja ver que Zygmunt se convirtió en una estrella pop que iba de plató en plató explicando sus términos «modernidad líquida», «sociedad líquida» y «amor líquido». Habla también como la «realidad sólida» fue vencida por la «líquida» y que las grandes fábricas de antaño, lo «sólido», dieron paso o sirvieron de base a una modernidad que luchaba por salir.

Después viene la crisis de los hombres de cuarenta años y su necesidad de que las cosas no cambien. La impotencia que siente la juventud ante un destino fatal que ven venir y que no pueden cambiar. Es, tal y como lo veo, la historia de la humanidad. Aún más, desde hace solo cien años el ser humano es capaz de darse cuenta de su propia situación y de su propia impotencia ante las fuerzas que los oprimen. Fuerzas que están en manos de unos pocos ¿Esto no os recuerda a la edad media, a la antigua Grecia y más antiguo aún? Al rey, a los nobles o incluso a los emperadores romanos. Ellos tenían todo el poder. Un poder absoluto.

Lo que nos pasa es que somos unos «incompetentes conscientes», ahora nos damos cuenta de lo mal que lo hacemos y de que no somos capaces de cambiar nuestra propia situación. Venimos de ser unos «incompetentes inconscientes» sin educación, ni medios de comunicación, ni un conocimiento de nuestro propio potencial. Por lo tanto, a lo que debemos de tender es a ser unos «competentes conscientes», a ser capaces de gestionar para que las desigualdades se acaben, nada más. Es igual que una empresa que se sabe dirigir.

Sigo buscando más información sobre este tema y consulto varias páginas web que me llaman la atención. Una de ellas es la que está a continuación.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-5.png
Imagen: hipertextual.com

Ahora al menos tenemos claro que Bauman tenía una serie de ideas sobre las que trabajaba en su filosofía. Dichas ideas son:
@ El amor líquido de Tinder
@ Ciudadanos del mundo
@ No más trabajos para toda la vida
@ El reto de la formación en el mundo líquido
@ La era del consumismo

La sociedad ya no quiere comprometerse, el amor va y viene. Lo mismo para con las fronteras, hay que romperlas. Todo aquello que suponga una barrera debe de ser destruido. Necesitamos movernos con toda la libertad del mundo. Siempre de aquí para allá. La quietud es senil. También hay que aprender constantemente, pero sólo lo que necesitemos en el momento, porque la idea es el presente y satisfacer el deseo del aquí y el ahora.

Esto ya va cogiendo más cuerpo, más claridad, ya sabemos de lo qué hablamos y a qué atenernos. Hay un antes y un después, hay un aporte, unas ideas claras y ya podemos comparar lo que aquí hemos hallado con las ideas de otros pensadores de antaño y ver cuáles son las diferencias. Ya tenemos para un buen debate. Pero aun así demos un paso más. Un paso más hacia otra posible fuente de conocimiento.

En este caso analizamos lo que en la página web scielo.org/es y la persona que analiza la obra de Bauman, Jazmín Hernández Moreno, nos dice acerca de este filósofo y sociólogo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-7.png
Imagen: www.scielo.org.mx

En este caso, el autor de este artículo desgrana de una manera más minuciosa las ideas de Bauman. Un ejemplo de esto es que antes de nada se plantea una infinidad de preguntas acerca de la obra que va a desnudar.
¿Qué es una sociedad?, ¿cómo se identifica?, ¿qué la compone?, ¿qué relación hay entre los elementos que la componen y el mundo exterior?, ¿la sociedad va hacia una modernidad, o ya está en ella?, ¿qué es modernidad?, ¿sólida?, ¿líquida?
Una vez que terminas de leer el artículo ya puedes estar tranquilo, parece que has descubierto el alma del autor. Pero un nuevo vídeo, en el que un joven cuyo nombre no consigo averiguar dirige un canal en Youtube llamado «Martes 19». Este canal nos ofrece otra versión de la obra de Bauman.

En el año 2017, el autor introduce datos más curiosos que refuerzan las ideas expuestas con anterioridad, dichas ideas son que cambiamos de teléfono móvil, de media, cada 18 meses o que la duración media de un matrimonio es de ocho años. También plantea la filosofía de Bauman de otra manera. Cita tres razones por las que se produjo ese cambio de la «era sólida» a la «líquida». Estos son:

@ La grandes multinacionales; cada vez son más poderosas y poseen más influencia que los propios gobiernos.
@ La velocidad de los avances tecnológicos; sobre todo de internet y de cómo nos relacionamos.
@ Los grandes flujos migratorios; nunca antes en la historia de la humanidad se ha producido un fenómeno semejante.

También destaca que, a raíz de los puntos anteriores, nuestras vidas han cambiado. Para ello cita cuatro aspectos a tener en cuenta.
@ El trabajo en primer lugar, ya no es para toda la vida. Lo más probable que cambiemos varias veces e incluso de profesión. Eso a día de hoy se ve como algo positivo.
@ El consumo es desmedido, ya no sólo queremos un coche, una casa o un celular, sino que aquello que compramos exprese nuestra personalidad. La moda suple a las necesidades básicas.
@ Nuestra identidad es líquida, cambiante, pasamos de una religión a otra, de una orientación sexual a otra, de una idea política a otra, todo fluye y cambia con el tiempo y ese cambio se toma como positivo.
@ Las relaciones, raro es el caso de una persona que al cabo de los años muera en el mismo sitio que nació. De esta manera las relaciones personales con familiares, vecinos y amigos son más frágiles, ya que para ser más sólidas tendría que pasar más tiempo.
Por último el autor da una visión de su forma de pensar, y como es normal, lo que desea es lo bueno de la «era sólida» y de la «liquida», normal.

Ya es suficiente, para terminar este artículo o esta clase, necesito todo Plazabierta.com. Y digo clase porque, si la suerte me es favorable, empezaré a trabajar como profesor más pronto que tarde. Me tendré que enfrentar a montañas de información, porque el libro de texto, tal cual lo hemos conocido hasta ahora, tiende a desaparecer. Ahora el docente tiene que buscar primero toda la información que necesita para preparar la clase y después debe de «curar contenidos» al mismo tiempo que debe de evitar la «infoxicación», término que apareció al juntar información con intoxicación. Esto no deja de ser transformar la información que te llega o que consigues a través de la TICs (tecnologías de información y comunicación), ponerle un filtro y quedarse con lo que se necesita. Esto es igual que ir al mercado primero para preparar la comida después. Para que nos entendamos, ni parte de la piel de la patata ni el gusano deben de acabar en el plato.

En esencia ésta es la nueva forma de preparar los contenidos de las asignaturas. Buscar información, sanearla y dársela a los alumnos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-8.png

Ahora viene una etapa distinta para mí. Antes los planos de los equipos de minería, los timones de los barcos o las maquetas de la automoción eran el fin. Algo muy sólido. En adelante, el dar ejemplo, el animar y el inculcar las ganas de aprender y colaborar serán mis objetivos. Menos medible, más abstracto, mas líquido en definitiva.

Para más información:

¿Qué es enseñar hoy?

 

Zygmunt Bauman

Para leer otros temas interesantes:

BLOG DE DARÍO CAPAS

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here