CUANDO SE CAE EL MUNDO

Cuando se cae el mundo,
tú apareces,
acurrucando rimas
en mi pelo;
y de todas las cosas
que yo olvido,
con ellas,
hermosa creas
luciérnagas de trapo,
los bocetos perdidos
del invierno
y una tarde,
que resbaló de amor
y lunes en tu cuerpo.

En las noches de negro
escarabajo,
tú llegas,
haciendo de la luz,
tierra infinita,
amaneciendo besos
en la acera.

Y de cada farola,
se cuelgan los «TE QUIERO»
de luz de mandarina
y las esquinas,
se cubren de claveles
y de lirios,
de tiempo regalado
entre tus brazos.

Cuando te vas,
en un loco vacío de universos,
me sorprendo robando
Aldebaranes,
Casiopeas,
anillos de Saturno y
cien cometas,
desafiando a Dios
con la mirada,
escribiendo en los muros,
mi plegaria:

«Haz que vuelva,
te ruego,
que no puedo morir
si ella me falta,
que se acortan los días,
sin su risa,
y el color se ha escondido
en una caja.

Haz que vuelva,
te ruego,
que se mueren los versos,
sin su musa,
haz que vuelva,
LA ESPERO.»

Artículo anteriorMADRE TERESA DE CALCUTA
Artículo siguienteEGO, TU PEOR ENEMIGO
Madrid, 4 de agosto de 1968. Madrileño de 4ª generación. Compagina su labor literaria, con la escultura y la pintura. Deportista y amante de la naturaleza, aprovecha cualquier excusa para huir de su Madrid e ir a cualquier sitio “con un poco de verde”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here