COVID19 Y EL DÍA DE LA MARMOTA

 

#EnCasaconPlazabierta

Fuente: https://cdn.pixabay.com

 

Circunstancias extrañas y absolutamente impredecibles nos sitúan en una posición sin precedentes. No me voy a liar a hacer un resumen de la situación social, política y económica, que ya está más que presentado por todos los periodistas del mundo.

La cuestión es… ¿Qué hacemos con esto?

Analicemos el punto de vista interior.

Como en el Día de la Marmota, la vida hizo su zás, y nos dejó a tod@s en el estado emocional, físico y psicológico que teníamos en el momento del parón.

Lo que teníamos de bueno y de malo se quedó fijo en ese momento, en un continuo espejo que no nos está dejando otra que verlo, y darle solución si la requiere, y celebración si procede.

Ahora mismo es un error tremendo el estar en estado de impaciencia, esperando el momento en que esto se acabe.

Claro que va a acabar, y claro que tenemos que hacer planes para cuando esto acabe, y volvamos a nuestra vida.. ¿Normal?

¿Qué será normal cuando esto se acabe? Las cosas nunca serán iguales. Depende de nosotros que sean peores o mejores, eso está claro.

Pero por lo pronto, el estar esperando a que se termine esta situación, y mientras tanto pasarse el día intentando distraerse, es una de las peores actitudes que teníamos antes de este parón, y quizá sea una de las cosas que antes hay que solucionar.

Lo que tenemos en el momento presente es lo que tenemos. Ya no hay distracción posible, y lejos de sentirnos víctimas de la situación, tenemos que ponerla a nuestro favor.

Momento inigualable e irrepetible para mirarnos. Para vernos. Para diseñar esa persona que queremos ser, y comenzar a sentirnos y a comportarnos como esa persona que deseamos ser.

Primero con nosotros, después con nuestras familias y seguidamente con el resto del Mundo.

De esta forma hacemos trabajo interior y exterior al mismo tiempo.

La mente siempre quiere volver al estado anterior, y echamos de menos hacer lo que apenas hace un mes hacíamos con total inconsciencia. Tratar de seguir haciendo y pensando lo mismo es causa de sufrimiento, y conlleva un rechazo a la situación que puede ser insano para nosotros. Ahora mismo no podemos evitar la situación, y no sabemos cuándo acabará.

Por eso es necesario adaptarse y sacar todo lo bueno que hay en esto.

Estamos separados, pero estamos unidos… Quizá más que nunca. Y es momento de dar nuestra mejor versión, primero hacia dentro y después al resto del universo.

Salir de la posición de víctima de las circunstancias y convertirnos en la persona que queremos ser, situándonos en el centro de la escena es el mejor trabajo interior que podemos realizar, y las circunstancias para hacerlo jamás fueron tan idóneas.

¡Mucha fuerza a todo el Mundo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here