CALLE DEL 15M

0
placa calle de madrid
calle 15m

Hace unos días se creó polémica cuando se dio a conocer la decisión del Ayuntamiento de Madrid de colocar una placa conmemorativa al 15M este quince de mayo, cuando se cumplan cinco años desde que un grupo de “gentuza” decidió alzar la voz y plantarle cara al poder establecido. La moción se aprobó con los votos a favor de Ahora Madrid, su socio de gobierno, el PSOE, y también de Ciudadanos, y, por supuesto, el voto en contra del grupo municipal popular. Aquí tenéis la noticia.
En los comentarios que suscitaban estas nuevas, captados aquí y allá, me he ido encontrando a más de uno en diferentes grados de indignación por la propuesta. La mayor parte de ellos simplemente decían que no estaban de acuerdo, otros, los de siempre, espumarajeaban rabia fascista, pero había unos pocos que ponían objeciones concretas.
La que más me ha llamado la atención es una, que ya he leído en más de un lugar, que viene a decir algo así como lo siguiente: Quizá el movimiento del 15M merezca una placa, pero no en Sol, donde ya hay dos; una dedicada a las víctimas del 11M y otra a los “Héroes del 2 de Mayo”.
La verdad es que, cuantas más vueltas el doy, más me asombra este argumento.
Por empezar por algún lado, vamos al 11 de marzo de 2004. El mayor atentado terrorista en la historia de la Europa contemporánea se vivió aquí, en Madrid, dejando un saldo de casi 200 muertos y más de 1800 heridos. Un atentado abominable, indiscriminado, que segó la vida de civiles indefensos de forma más que anticipada… y ya está. Este es su “merito” para obtener una placa conmemorativa. Por supuesto que está bien recordar a los muertos que lo fueron de manera tan injusta y brutal (y no estaría de más usar ese recuerdo de forma proactiva), pero no hay nada más detrás de eso.
Es interesante reseñar que la Presidenta de la Comunidad de Madrid se suma a estas tesis, considerando que se trata de “una broma de mal gusto” e incluso una ofensa a las víctimas. No es una postura baladí, ya que la Puerta del Sol está considerada una zona de singular valor histórico, y por tanto, cualquier modificación debe pasar por la Comisión Local de Patrimonio Histórico, que dirige la propia CCAA de Madrid.
Más sorprendente incluso, me parece la comparativa desfavorable hacia el 15M, con la placa de los “Héroes del 2 de Mayo”.
El Rey más inútil de la historia de España (casi nada…), tras sufrir varias intentonas por parte de su “hijo”, acabaría abdicando tras el Motín de Aranjuez, en marzo de 1808, en el que llegaría a ser el Rey más nefasto de todos los que nos han tocado (de momento). Carlos IV huye y, haciendo gala de su gran inteligencia, pide a nada menos que a Napoleón que medie entre Fernando y él, para recuperar la Corona. El buen Napoleón aprovecha la oportunidad para implantar un gobierno afín e incluso coronar a su hermano Rey de España, lo que, a la postre, supone unas sustanciosas mejoras en todo el Estado, y en concreto en Madrid, que no se veían desde el reinado de Carlos III.
Los madrileños se levantan en armas al grito “que nos lo llevan” cuando los demás “hijos” de Carlos van a abandonar el Palacio Real conducidos a Francia por los soldados para reunir a toda la Familia Real, acabando todo en una revuelta, y un baño de sangre con un saldo de 409 muertos cuando llegaron las tropas francesas, a los que cabría sumar los 43 asesinados el día siguiente en un episodio que Goya nos recuerda bien.
Por si alguien duda de a qué se deben las comillas cuando hablo de “hijos”, puede buscarse las hazañas de Manuel Godoy y disfrutar sabiendo que nuestros reyes ni siquiera son Borbones por linaje paterno (sí por materno, ya que los Reyes de entonces eran primos)…
Eso son héroes, los madrileños que saquearon su propia ciudad y murieron a balazos por defender el legado de un inútil y pedir el regreso del peor de los monarcas. Eso son héroes.
La gente que, pacíficamente, se reúne para hacer uso del arma más poderosa que tenemos, la mente, compartiendo ideas y visibilizando la tremenda situación absurda que se vivía en España en ese momento (y que poco ha cambiado), el germen de la repolitización de la sociedad civil, la raíz de que tantos y tantos personajes repugnantes hoy nos aparezcan como tal… ¿Esos? Perro flautas. Ofensas a las víctimas. Ofensas al legado de unos héroes…
Que el 15M acabase en herramientas de reconducción de la voluntad popular propias de la «democracia» burguesa es lo de menos, y en todo caso, no tiene comparación con Fernando VII. La cuestión es que el 15M merece muchísimo más reconocimiento que cualquier monumento a los muertos en cualquier guerra en la que el gobernante de turno ha mandado al pueblo a perecer por nada, más que el reconocimiento a cualquier personalidad individual, sea la que sea, nadie ha hecho tanto por el pueblo español, muchísimo más, desde luego, que el reconocimiento a la gentuza (esta vez sin entrecomillar) del Movimiento Nacional, que aún puede verse por aquí y por allá, y también, más reconocimiento que personas que tuvieron la desgracia de morir, injusta y prematuramente, pero como tantos otros, todos los días.
Quién sabe, quizá algún día tengas la suerte de vivir un 15M que se convierta en la Revolución de Octubre española, y entonces tendremos el primero para aprender de sus errores y aciertos.

 Texto de Diego Giménez Génova
Milennial, adicto a la información y presto a la opinión. Vive en una burbuja. Leído y lector. Nació por aquí, aunque tanto me hubiese dado nacer por allá. No cree, piensa. No supone, busca. Es ese mal nacido que no piensa como tú. Casi criminólogo y, últimamente, criminal.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí