AUTÓNOMOS, EMPRENDEDORES Y EMPRESARIOS INDIVIDUALES, ¡OS GUARDE DIOS!

 

O MEJOR, CORRED, CORRED INSENSATOS, QUE OS PERSIGUEN LOS LEONES: CONFLICTOS, OBSTÁCULOS Y SOLEDAD.

 

Hay un emprendedor que quiere trabajar y a trabajar empieza, entre un mundo que muere y otro que globaliza. Autonomito que vienes al mundo, te guarde Dios, nadie habrá de apenarse cuando llegue tu perdición.

 

Plan de empresa para autónomos / empresario individual:
https://planempresa.ipyme.org/InfGeneral/PlanDeEmpresa
Plan de Emprendedor en búsqueda de inversores: https://www.iebschool.com/blog/presentar-un-proyecto-a-inversores-creacion-empresas/

Sin entrar a valorar las diferencias profundas que existen entre ser autónomo, emprendedor o empresario individual, no todo el mundo está hecho para trabajar por su cuenta, crear desde la innovación adaptando una invención o producto al mercado, o dirigir y hacer crecer su negocio. La mayoría de nosotros estamos “diseñados», por la naturaleza de nuestra condición humana para prosperar en entornos estructurados.

El estilo de vida del emprendedor puede seducir a personas que se sienten aprisionadas dentro de una empresa. Es el epítome del cliché del Sueño Americano y generalmente está demasiado bien visto o ensalzado con adjetivos como «determinado», «ambicioso» y «exitoso».
Pero la verdad es que, en la vida de un autónomo, de un emprendedor o empresario individual, la lucha es caníbal. Muy rara vez nos encontraremos con alguien que haya llegado a la cima con poca o ninguna resistencia. El viaje está lleno de baches, barreras y contratiempos.

En otras palabras, la mayoría de las personas necesitan dirección o anhelan pautas que les empujen hacia la ruta correcta. Eso no quiere decir que todos amemos la estructura, pero casi todos necesitamos cierta medida de ella.

Así que los no asalariados tienen dificultades al operar con la estructura general eliminada. Y la materia que más resbala suele ser la gestión del tiempo que, como el dinero, no crece en los árboles, pero conlleva el aprieto de no poder solicitarse a una Entidad Bancaria o negociarse con inversores.

 

La edad promedio de un emprendedor exitoso es de 45 años: https://www.bbc.com/mundo/noticias-45039819

Cuando se trabaja con cinco, seis o siete responsabilidades diferentes al mismo tiempo, resulta casi imposible poder administrarlas todas y asignar el tiempo adecuado a cada una. Para controlarlo o darlo de sí, dentro de las solo 24 horas que atesora un día, hay algunas claves:

1.- Di  la palabra «No»

Estar en un negocio es hacer felices a las personas. Cuando la gente está contenta con tu producto o servicio, te dan dinero a cambio de ello. Pero con demasiada frecuencia, en algún punto del camino, te acostumbras tanto a decir «sí» a todo, que la palabra «no» se vuelve casi desconocida en tu vocabulario. Esto es un problema. Decir que no, tiene que ser algo con lo que te sientas cómodo. Porque cada vez que dices no, estás diciendo sí a algo más importante.

No es ser insensato ni tampoco profeta: saber cuándo decir no, es la gran herramienta para disipar problemas en la administración del tiempo.

2.- Si te ves con una personalidad altamente adictiva, acaba con ella

Hay un lado oscuro en los no asalariados, que pocos están dispuestos a confesar abiertamente, “un secreto oculto: el precio psicológico que pagan por sus elecciones«, manifiesta en » 13 Things Mentally Strong People Don’t Do» la psicoterapeuta Amy Morin (https://amymorinlcsw.com/ ).
Estamos tan enamorados de la idea de tener éxito, y no siempre o necesariamente en el sentido financiero, que con frecuencia nos dejamos llevar por nuestras emociones. La ansiedad, el estrés y trabajar en horarios extenuantes, suele derivar en formas de escape (consumo de tabaco, alcohol, drogas, desórdenes alimenticios, juego, etc.).

3.- Llegado el momento en el que no se puede con todo. ¿Cómo contratar a las personas adecuadas? o ¿Cómo acertar formando el equipo de tu starup?

La contratación correcta ayuda al crecimiento y al éxito, pero equivocarse tiene el potencial de descarrilar todo el asunto. Compartir competencias en el equipo de un emprendedor o en una starup, tampoco es fácil, pero puede hacer de la incorporación una de las fortalezas más grandes. Cuando ya tienes una base sólida y tu valor propio asentado, encontrar a alguien que tenga las habilidades y los requisitos de formación adecuados es importante, pero la compatibilidad contigo, capacidad de ajustarse a la «cultura» de tu proyecto, potencial y pasión, son un plus esencial.

A veces externalizar o subcontratar a otras empresas es lo idóneo.

Y sobre todo, diviértete, es preferible a la idea de trabajar en una habitación sin ventanas

4.- Construye una vida e identifícate fuera de tu carrera y negocio

Los no asalariados tienden a tener personalidades fuertes. El éxito del negocio se mide generalmente por el desempeño financiero de una empresa. Pero la mayoría de las empresas finalmente fracasan, por lo que muchos emprendedores habrán de luchar contra los problemas de identidad que se han basado en expectativas elevadas.
Crea una base sólida que incluya familia, amigos, pasatiempos y otros intereses.

5.- No confundas tu trabajo con el de un microgestor

Recibirás miles de direcciones diferentes para conseguir financiación, subvenciones, ayudas y tururús. También sobre dónde reclutar, asociarte, leer estrategias y hacerte sabio. Pero las compañías más exitosas tienen un liderazgo inusual: práctico (desarrolla los valores profesionales), exquisito (forja los valores personales imprescindibles para la cultura organizativa) e invisible (del valor persona, no del valor organización: autoridad moral y personal, fuera del poder formal) .

¡Cuidado con las maracas de Machín al final de la escalera!

 

El martes que viene (30 de julio), contaré en plazabierta.com cómo presentar un proyecto de starup o empresa emergente a aceleradoras/lanzaderas/incubadoras (que no son los mismo).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here