ANALISIS ELECTORAL O NO

Y se celebraron, o se disputaron, o se llevaron a cabo, las elecciones, porque celebrar, celebrar, creo que solo los de VOX.

Los electores juegan su papel, incluso cuando se equivocan. Desde tiempos  inmemoriales los héroes arrastran su propia maldición. Eneas, Ulises, no son héroes por su comportamiento ejemplar, si no por su capacidad de sobreponerse a sí mismos y a los designios de los dioses que ponen todos los obstáculos posibles a su paso.

 

En esta historia, en este devenir actual de la sociedad, los héroes son los ciudadanos que se acercan a las urnas a pesar de los dioses que no les son propicios. A pesar de los dioses económicos que sumen a su pueblo en desigualdades intolerables. A pesar de los dioses ideológicos que reclaman de ellos un vasallaje sin condiciones, sin discusiones, sin matices. A pesar de los dioses electorales, que también existen en esta historia, que les dan unas reglas tramposas y les impiden que se reconozcan en los resultados que los dioses de los números interpretados convierten en desconocidos que no representan más que a su partido.

Y a pesar de todos esos dioses, furibundos unos, burlones otros, casi todos tramposos, los ciudadanos de este país acuden a las urnas y votan. Votan casi todos con las tripas, algunos con el corazón, la mayoría con los pies y otros con el aparato reproductor. Casi ninguno con la cabeza, porque los héroes lo son por luchar, no por pensar, y porque se levantan de sus errores una y otra vez, cada cuatro años en condiciones normales, o cada pocos meses como pasa actualmente.

El caso es que ha habido, otra vez, una vez más, y posiblemente no la última, unas elecciones y el pueblo ha hablado. El pueblo ha hablado y la ley D’hont, y un sistema electoral absolutamente desquiciado, le ha cambiado la voz según sus propios intereses. Claro que por mucho que la voz, convertida en número de diputados que no se corresponden con el número de votos, les sea cambiada, un grito es un grito y una bofetada es una bofetada. Sin paliativos, sin paños calientes.

Hay regañinas, al PSOE por su soberbia e incapacidad de hacer nada constructivo con la confianza recibida. Hay palmaditas, al PP por haberse portado bien durante estos meses sin meterse en follones ni peleas. Hay desilusiones, la de Podemos que va perdiendo el aire como un globo mal anudado. Hay indiferencias, como la de Más País incapaz de tener un resultado significativo. Pero hay dos reacciones viscerales, dos reacciones que demuestran el hartazgo total y absoluto de los votantes con la tomadura de pelo que elecciones tras elecciones los partidos políticos perpetran contra los héroes de esta maldita historia.

Hay un grito popular desgarrado, potente, visceral, ululante, retumbante y algo desesperado, contra todo lo que los políticos están representando en su nombre y contra su criterio. Un grito que mañana muchos intentaran amplificar para invocar fantasmas en su beneficio, justo los mismos que están provocando ese grito con sus acciones y sus opiniones, que ignoran a aquellos a los que dicen representar. Un grito de hartazgo y desesperación porque, aunque sea desvirtuada, aunque sea retorcida, aunque sea vituperada, los votantes quieren que su voz sea oída. Un grito de descontento y desmoralización por no sentirse más que un voto usado para fines indeseados cada vez que son llamados a las urnas. Mañana, en realidad ya ahora, habrá personas que creen representar a la democracia, siempre que la democracia diga lo que ellos consideran que debe de decir, y que no se representan más que a sí mismas, que clamaran contra el resultado de VOX. Personas que reclaman la democracia pero se consideran con derecho a decir quién puede tener voz y quién tiene que callarse, que se rasgarán las vestiduras por lo que ellos pretenden decir que VOX representa. Personas que insultan, menosprecian, descalifican, a otras que se permiten discrepar de sus opiniones, de sus cuestionables verdades, de su soberbia intolerante. Y ese grito es VOX.

No, nadie que tenga dos dedos de frente puede considerar que VOX tenga una base electoral ideológicamente afín que se corresponda con el número de votos recibidos. VOX es solo el beneficiario, en estas elecciones, en otras fue Ciudadanos, y en otras Podemos, de la frustración de votantes que jamás compartirán con VOX muchas de sus opiniones y ninguno de sus planteamientos para llevarlas a cabo. Vox es solo el receptor del descontento de votantes de todo pelo, y algunos calvos, que se niegan a seguir siendo usados por los partidos mayoritarios para sus teje manejes ajenos a aquellos que los votaron.

Y también hay una bofetada, sonora, de película, un “zas en toda la boca”, que señala la absurda estrategia, aunque tal vez la torpeza es tal que estrategia es un término absolutamente inadecuado, con la que Ciudadanos ha logrado que la mayoría de sus votantes le dieran la espalda. El héroe de esta historia se equivoca al propinarla, porque Ciudadanos debería ser una pieza fundamental en su reclamación de unas reglas limpias para una democracia algo más real, pero su estulticia, la de sus líderes, ha sido tal que no ha habido otra opción que hincharle la mejilla con un bofetón en toda regla. La continuación de la historia nos dirá si el héroe, sobrepasada esta estancia de su viaje, le perdona la idiotez y vuelve a confiar en un proyecto necesario. Pero para eso falta un tiempo, y posiblemente algo más que otras elecciones.

En fin, entre todas estas cosas, y algunas más que no voy a comentar, hay una noticia que no por sabida es menos importante: ¡Teruel existe¡ Ya solo falta que exista la vergüenza mínima por parte de los políticos para promover unas modificaciones a la ley electoral que nos devuelva a los electores la capacidad de sentirnos dueños de nuestro destino y al país una democracia real. ¡La inocencia existe¡, dios proteja la inocencia.

1 Comentario

  1. Garzón acusa a Sánchez de reforzar a la ultraderecha y evadir su responsabilidad
    Cuando leo evadir la responsabilidad me invade la tristeza por tantos irresponsables,,toda la democracia en si es una «Jarta» de ellos. nadie paga por el paro . las injusticias, la pobreza, el miedo a salir de casa, la inseguridad de las mismas , ya nadie camina solo sin que le acompañe ,, por ello me da que quien no lo tiene o son quienes lo crean con sus actos o no van solos por la vida,, quien responde de las desigualdades de sueldos que no te pueden abrir un camino , que lo único que te da es para sobrevivir sin aspiración alguna.
    Los desmadres políticos han llenado tanto el vaso de pobreza la inseguridad y la desesperanza que solo les queda a mucho la venganza la cual solo el voto se la puede dar ..
    Si la derecha avanza que mierda han echo y hacen los políticos del pueblo , para que no avance, que hicieron para que esto ocurra ,, donde están los responsables de esto por que no pagan por ello . No me vale su mantra .!!Que vienen que vienen que ya están aquí! impresentables

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here