ACOMPAÑANDO EN EL SENTIMIENTO

0
97

Hay frases que, de tan utilizadas, no se dicen, se “sueltan”. Son esas frases que pertenecen a alguna suerte de liturgia. Son frases cuyo origen fue un sentimiento, un conocimiento o simplemente un acontecimiento social.

 

Es una lástima que en esta cultura en la que nos hemos procurado la sabiduría, el saber ser y estar que suponen esas frases, se haya perdido al mismo tiempo que nuestros abuelos, conocedores profundos de toda esa enciclopedia de la sabiduría popular, de la sabiduría parda, y, lo que es más importante, conocedores suficientes del origen y circunstancias que llevaron a su primer enunciado. Los hogares ahora carecen de ese fuego único que congregaba a la familia, la calefacción central permite que cada uno esté en un rincón diferente de la casa. Ese fuego que además de congregar y calentar servía para compartir las tradiciones, las vivencias, los conocimientos. Ni siquiera se congregan, como sucedía en los años 40, 50, 60 y algo de los setenta, alrededor de esos cuentacuentos tecnológicos que fueron la radio y la televisión de canal único y horario restringido, que reunían a las familias al sonido, o la imagen, de ciertos programas, novelas, series.

En el mundo actual, tan tecnológico, tan avanzado, tan moderno, en el que cada uno tiene su habitación, su televisión, y los abuelos viven en sus casas, en sus pueblos –o no, pero lejos- o en sus residencias, no tenemos a nadie que nos recuerde ese refrán, ese dicho, esa frase que es la adecuada para las circunstancias de ese momento y entonces “soltamos” una frase que recordamos, como creemos haberla oído. A veces la frase es la correcta aunque suene hueca, otras veces nada tiene que ver con la vivencia y otras, y no menos escasas, se asemejan a las originales, pero no tienen ningún sentido.

Supongo que por este motivo llegan tarde los “boinas verdes”, es imposible comparar a “las churras con las meninas” e incluso no soy capaz de imaginarme como son las “auroras laborales” –tal vez algún sindicalista…-.

¿Y a que viene esta monserga entre compungida, añorante y resignada?

El otro día se murió el perro de un amigo. Yo ya he comprobado que los perros de mis amigos no son mis perros, ni siquiera mis amigos, son solamente sus perros y yo procuro respetar en todo lo posible sus afectos. Pero cuando oí de labios de alguien cuanto lo sentía comprendí que yo por el perro no lo sentía en absoluto, pero sí que como buen amigo lo acompañaba, al dueño naturalmente, en su sentimiento. Es decir que comprendía su sentimiento, ni lo compartía, que no sé cómo hacer porciones de sentimientos, ni lo sentía como propio.

Y dándole vueltas me he dado cuenta de que comparto mi desilusión, mi desengaño, mi tristeza con algunos otros congéneres que ven como algunos pocos nos manipulan, nos hacen fracasar ética y económicamente y encima nos llaman tontos.

Pues eso, que los acompaño en su sentimiento. A los tontos, quede claro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí