Podemos y la lidia

 

Independientemente de la consideración que los políticos merezcan por nuestra parte, hemos de convenir en que la inteligencia se les debe de suponer.

Es difícil pensar que alguien pueda llegar a cierta preponderancia en la sociedad sin que lo adornen unas características de madurez e inteligencia mínimas. Sí, es verdad que esta premisa es cuestionable si uno se fija en personajes como Trump, Maduro o Kim Jong Un. Así que olvidémonos de lo que sucede más allá de nuestras fronteras y al margen de simpatías o antipatías personales vamos a convenir en que los cabezas de cartel de los diferentes partidos que existen en España son personas inteligentes.

Que sí¡, que ya lo sé. La inteligencia debería de acreditarse de otra forma, pero vamos a dejar sentada esta aseveración para poder continuar con lo que me ocupa.

Mucho se ha escrito, mucho se ha hablado, sobre el movimiento de Pablo Iglesias presentando una moción de censura en la que seguramente ni él mismo cree como tal moción de censura.

Porque para que la moción de censura fuera viable necesitaría, entre otros muchos, del apoyo del PSOE. De un PSOE gobernado ahora por una junta gestora e inmerso en una lucha fratricida a la que ni siquiera sus más fervorosos militantes le ven una salida limpia, unida, sin divisiones.

¿Realmente Pablo Iglesias esperaba ese apoyo? No, ni ese, ni realmente ningún otro. Primero porque Pablo Iglesias es, perdóneme que insista, una persona inteligente, premisa ya defendida al principio de mis palabras, y segundo porque el objetivo de la moción de censura era la de atraer la atención de sus votantes sobre la imparable ascensión de Podemos al poder. Perdón, que a alguien lo he podido despistar con mis palabras, con la venta a sus incondicionales de la imparable ascensión de Podemos al poder.

Pablo Iglesias, persona inteligente y de amplias capacidades, estoy convencido de ello, sabe perfectamente que en este momento ya juega a la contra. Que sus tiempo de esplendoroso crecimiento y éxtasis mediático, ya están tocando a su fin. Que el devenir de los acontecimientos lo va llevando inexorablemente, y en parte por sus propios errores, a ocupar el lugar que realmente le corresponde en el panorama electoral español, el que tenía hasta ahora IU

“Pablo Iglesias, persona inteligente y de amplias capacidades, estoy convencido de ello, sabe perfectamente que en este momento ya juega a la contra. Que sus tiempo de esplendoroso crecimiento y éxtasis mediático, ya están tocando a su fin”


.La misma parafernalia, mística, teatralización de su presentación pública delata que su gesto no es más que una larga cambiada. La exhibición del engaño para que el lidiado entre al trapo, sabiendo que no hay más lidia, ni más espectadores que los que le son afines. Nadie más va a comprar el engaño. Se repite, pero con personajes diferentes, la puesta en escena de las ocasiones chungas. Mira lo que te digo que así no te fijas en lo que te hago. Te ofrezco un gobierno de coalición y en realidad te estoy clavando una daga envenenada. Malo si me dices que sí. Malo si me dices que no.

Bueno, nadie más no es cierto. El  segundo objetivo del teatrillo es lanzar sus redes hacia cierta parte del PSOE ahora empeñada en radicalizar la posición de su partido para convertirlo en izquierda izquierda y que entren al trapo y pasen a engrosar las filas de votantes que sustenten su posición para las próximas elecciones gracias a lo cual aún podría emprender un vuelo tipo ave fénix. De corta duración, pero menos da una piedra.

Pablo Iglesias sabe, porque no es tonto, que la consolidación de la opción de Los Comunes le corta todo acceso a los votantes menos radicales, la mayoría, e incluso la posibilidad, llegado el momento, de pactar con un PSOE en reconstrucción, que tendrá mayor afinidad con las posiciones más “legalistas” de la nueva formación que con la permanente salida de pata de banco que ha preconizado Pablo Iglesias en el último congreso.

Ante este panorama pronto se encontrará con que puede perder la  mayor parte de su representación parlamentaria y, poco a poco, o no tan poco a poco, las cuotas de poder autonómico y municipal conseguidas. Que su influencia y capacidad de maniobra de aquí a un par de convocatorias electorales no serán muy distintas de las que hoy por hoy lideraba uno de los acompañantes en la foto, Alberto Garzón, quién fracasada su operación de desembarco para pillar cacho, electoral por supuesto, a la larga, a la media o a la corta puede convertirse, incluso, en un rival más al que tener vigilado.

Yo espero que la general inquina que en Podemos se le tiene a la lidia no les haga olvidar la inmensa sabiduría popular legada en dichos taurinos. Sí, hasta el rabo todo es toro. Una larga cambiada sirve para poner al toro en suerte. Es importante estar siempre al quite. Pero haber tenido el poder tan cerca y ver como se te escapa es, sin duda, “una faena”.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Rafael López Villar Escrito por el May 3 2017. Archivado bajo Actualidad, Política. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes