El ostracismo del jubilado

 Es como si fuese un destierro, y a ese exilio Plinio lo definió: “el consuelo alivia y no mata la tristeza; y su tristeza de desterrado es, sin duda, una de las fuentes que le atormente y dure hasta la muerte” 1.

Porque empieza con una rutina, al principio se sigue en contacto con antiguos compañeros y amigos, incluso va a visitarles a la empresa, puede que alguno le llame, pero poco a poco notas más el distanciamiento con excusas como “tengo mucho lío”, “perdona ahora no puedo, te llamaré”, compañeros con quien has compartido cerca de 20 años o más, angustias y fatigas durante largas horas de jornada laboral. Al cabo de poco tiempo se siente el vacío, no se reconoce a nadie y todo primer pensamiento del hombre, sea un leproso, o un prisionero, pecador o un inválido es: tener compañero en su desgracia2.

Buscará nuevos contactos en el entorno con personas en su misma situación, pero son amistades efímeras, dado que empiezan a desaparecer bien por aburrimiento o la edad, personas con quien cuesta compartir emociones al ser conversaciones superfluas en la mayoría de los casos. Estará henchido de dudas y ésta, con el tiempo, llegará a paralizar su capacidad de obrar.

Se acerca el ocaso poco a poco, porque en la mayoría de los casos, solo se irá a por el pan o alguna compra olvidada, y pasar largas tardes ante la Tv, cuidará a los nietos porque los hijos necesiten una escapatoria entre semana o fines de semanas y vacaciones escolares hasta que tengan edad de quedarse solos, luego es prácticamente el olvido por parte de los tuyos. Situación que también puede abarcar a parados de larga duración mayores de 55 años, agravada con enfermedades por su situación, depresión, ansiedad…, o compañeros despedidos o forzosamente prejubilados y conocidos por amigos comunes. Eso en la mayoría de los varones, porque las mujeres están más activas forzosamente, continuarán con las labores de siempre, la casa, la comida y cuidar al varón, que nunca las ha realizado.

“Se acerca el ocaso poco a poco, porque en la mayoría de los casos, solo se irá a por el pan o alguna compra olvidada, y pasar largas tardes ante la Tv, cuidará a los nietos porque los hijos necesiten una escapatoria entre semana o fines de semanas y vacaciones escolares”


Algunas personas pueden que tengan alguna actividad y se comuniquen por correo electrónico con antiguos compañeros, con las mismas reflexiones que se hacía en el trabajo, pero en este caso sin recibir nunca respuesta, es un diálogo en una sola dirección, hasta que alguien cansado te dice: “bórrame de tu lista de correos”, le pides disculpas por haberle importunado y su pronta respuesta es: “no me has importunado solo es que estoy harto de Politicastros y memócratas”, la edad te hace ser más templado y recapacitar, pensando que no dice por ti lo de “memócrata”, y pesar de ello, a algunos de los que quieren olvidarme echaré de menos.

1.- Gregorio Marañón, Tiberio “Historia de un resentimiento”, Editorial Espasa Calpe, 11ª Edición página 46.
2.- Erich Fromm, “El miedo a la libertad”, 8ª impresión: octubre de 2011, Paidós pp. 56,58.

José Enrique Centén Martín

Nacido en Tánger (Marruecos) en 1952, de abuelos andaluces emigrados a Marruecos en los años de hambruna del XIX. Madrileño de adopción desde 1961. Sólo bachiller elemental, desde los quince años trabajando. Perseguido, encarcelado y amnistiado en 1976, siempre junto a los más desfavorecidos, es lógico. Entré en la Universidad por mayores de 25 años en el 2010, he estudiado Historia en la UCM, incluso he escrito un ensayo“El Estado participativo”, jubilado parcial desde el 19 de marzo de 2012.

José Enrique Centén Martín Escrito por el Sep 9 2017. Archivado bajo Actualidad, Vida. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Galería de Fotos

Necesitamos tu like en Facebook

Acceder | Designed by Gabfire themes