Otro ladrillo en el muro

Valla EEUU-México

Generalmente la frase “homo homini lupus” se atribuye al pensador inglés Thomas Hobbes ( 1588 – 1679), autor entre otras muchas obras del Leviatán, obra esencial en el desarrollo de la filosofía política en la Edad Moderna y del pensamiento liberal.

Sin embargo, esta frase fue enunciada por  Plauto, escritor y comediógrafo Romano, dentro de su obra “Asinaria”, donde relata la  historia de un hombre supeditado al poder de su mujer.

Pero independientemente de su autoría, con está locución Hobbes se refirió al comportamiento y la interactuación de los seres humanos entre si,  al egoísmo natural de nuestra especie.  “El hombre es el lobo del hombre” porque está en una constante competencia con los demás hombres, lo cual hace aparecer la envidia y el odio, algo innato a la naturaleza del hombre y por lo tanto inevitable, según el filósofo.

Las guerras e invasiones, genocidios, terrorismo en sus diferentes manifestaciones, incluido el terrorismo de Estado, esclavitud, violencia, racismo, entre otras, son algunas de las más terribles manifestaciones que a lo largo de la historia han evidenciado ese comportamiento del ser humano, además de la construcción de muros no sólo como mecanismos de defensa sino todo lo contrario, de división y fractura de grupos sociales y de naciones.

Aunque el más conocido ha sido el “muro de la vergüenza” con 115 kilómetros de largo, fraccionando el país en dos: la República Federal Alemana de la República Democrática Alemana, durante la llamada guerra fría; sin embargo, este claro ejemplo de represión y violencia, no es el único.

En España, en el momento actual, tenemos uno de los muchos muros que existen a lo largo y ancho de este planeta y que igual, aunque con distinta finalidad que el telón de acero, sirve para dividir. Es la valla de la ciudad de Melilla, una barrera física de separación con Marruecos cuyo único propósito es dificultar la inmigración irregular, fabricada de alambre de acero, con un  costo inicial de unos 33 millones de euros.

Vista valla Melilla. España

Vista valla Melilla. España

 

“En España, en el momento actual, tenemos uno de los muchos muros que existen a lo largo y ancho de este planeta y que igual, aunque con distinta finalidad que el telón de acero, sirve para dividir”


Comenzó a levantarse en 1998, primero como una sola valla y finalmente como dos vallas paralelas de tres metros de altura, que fueron aumentados hasta los seis metros en 2005, tras la llamada ‘Crisis de la Valla’. En 2007 se añadió entre ambas un tercer obstáculo, conocido como ‘sirga tridimensional’ que alcanza los tres metros.

Desde Marruecos, la persona que quiera entrar a Melilla debe pasar una carretera perimetral, una doble alambrada de espino y cuchillas que desgarran las extremidades de quienes a ella se encamaran buscando en Europa una mejor vida; además de una zanja de tierra de dos metros de profundidad y cuatro de anchura y finalmente una pista de seguridad repleta de fuerzas auxiliares y puestos de vigilancia antes de toparse con la valla.

Las desigualdades sociales, el reparto desigual de la riqueza entre países y continentes, la sobre explotación de los recursos naturales de los más pobres por los más ricos, sin hablar de los conflictos bélicos, son algunas de las muchas razones por las que quienes las sufre no se detienen ante estos obstáculos, manifestación del escaso humanismo de los políticos que los mantienen, refuerzan y vigilan incesantemente.

A miles de kilómetros, con la misma finalidad que en nuestro país, en los Estados Unidos de América se inició en el año 2007 la construcción de una valla que ahora abarca varios kilómetros en la frontera de Tijuana-Sandiego y California, y que en los últimos días ha adquirido especial relevancia por la anunciada política xenófoba de su presidente electo Donald Trump, contra los vecinos del Sur, a los que, sin ningún reparo calificó en campaña electoral de criminales y violadores.

Valla EEUU-México

Valla EEUU-México

Dos murallas en dos países distantes, pero aliados políticos y en defensa internacional, al formar parte de la misma Organización del Tratado de la Alianza Atlántica (OTAN) y de las misiones, eufemísticamente llamadas humanitarias, de la ONU, dentro de guerras promovidas y patrocinadas, en muchos casos, por el Tio Sam y sus fabricantes de armas, dentro de un mercando en el también participa España.

Dos países con el mismo comportamiento xenófobo arengado por políticos que calzan el mismo zapato de una derecha radical,  en pos de lo que ellos llaman protección de los intereses nacionales frente a las odas de emigración; mediante una política que excluye a quienes resultan molestos y diferentes por su color de piel, o por el país de procedencia.

Dos gobiernos que buscan a través de la confrontación hacer grandes a sus respectivos países, provocando, sin embargo, más división que nunca.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Te puede interesar

Feliciano Morales Escrito por el Nov 13 2016. Archivado bajo Actualidad. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.054 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 84.624 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes