Mamá, teta

Un hecho tan tierno como dar de amamantar a un bebé esta siendo motivo de disputa entre los que desaprueban esta conducta por considerarla provocadora, obscena e inmoral, y los que están a favor como defensa de un derecho de la mujer. Pugna que, como cualquier otra, mientras no resulte ofensiva, es totalmente normal, puesto que cada uno tiene derecho a pensar lo que le de la gana y defender su postura.

Pero, ¿dónde esta la línea de lo que resulta ofensivo o no?.

Aparte de la falta de respeto y el insulto, del todo inadmisible, no hay mayor ofensa que cuando el ataque publico se basa solamente en la concepción de lo bueno y lo malo sin argumento alguno o basado en creencias trasnochadas, así como la defensa de quienes practican la lactancia pública desde postura radicalizadas de defensa de la mujer, cuando en realidad no se trata tanto de que una mujer enseñe o no sus senos al dar de amamantar a su bebé, sino del derecho del niño a recibir su alimento cuando lo tiene que recibir y como no, el derecho de elección de la madre de hacerlo de la manera que consideran más beneficiosa para su hijo.

En la sociedad en la que vivimos cada vez estamos más acostumbrados al postureo en la defensa de nuestros derechos, máxime cuando éste proviene de algún tipo activismo radicalizado o fuera de contexto. Valga como ejemplo la imagen protagonizada por Carolina Bescansa en el Congreso de los Diputados con su hijo en brazos como una manera de reivindicar el derecho de las madres de dar el pecho en el lugar de trabajo, la cual resultó ofensiva para algunas madres al considerar que, no todo el mundo tiene la suerte de esta diputada de disponer de una guardería en su puesto de trabajo, como la existente en el propio parlamento.

Más allá de estar de acuerdo o no con este tipo de conductas reivindicativas basada sólo en la imagen cuando existen otras vías más adecuadas y en la línea con la función representativa de los Diputados, cual es la presentación de un proyecto de ley que proteja a la lactancia en público, motiva que puedan ser cuestionadas por la opinión pública al considerarlas simplemente como una teatralización.

Se hace necesario, por tanto, el debate parlamentario más que el simple postureo que a lo único que lleva, es a calificar tales conductas de populistas, cuando en realidad se trata de buscar entre todos las vías más adecuadas para lograr una efectiva conciliación laboral,  al llevar implícita una provocación más que una conducta conciliadora entre fuerzas políticas o entre opiniones públicas encontradas, contribuyendo más a distorsionar el verdadero sentido de la lactancia en público, que no es otro que ser respetuoso con los derechos fundamentales, sobre todo con del derecho a la alimentación en el espacio y lugar que dé, más tratándose de los niños y no el que el pecho de una madre pueda ser expuesto o no en público, o ser considerado como un exhibicionismo más que como un acto necesario de sustento del bebe.

Virgen de la Leche, pintada en el siglo XV por Pedro Berruguete

Virgen de la Leche, pintada en el siglo XV por Pedro Berruguete

“Se hace necesario, por tanto, el debate parlamentario más que el simple postureo que, a lo único que lleva, es a calificar tales conductas de populistas, cuando en realidad se trata de buscar entre todos las vías más adecuadas para lograr una efectiva conciliación laboral”

Es por ello que, las miradas de desaprobación que reciben las mujeres de todo el mundo cuando están amantando a sus bebés en lugares públicos, llegando en algunos casos a la expulsión de éstas,  no pueden ser más que consideradas como un acto de intolerancia al basarse simplemente en una crítica de lo que puede resultar ético y estético, más que como una necesidad.

 

 

 

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Te puede interesar

Feliciano Morales Escrito por el Dic 19 2016. Archivado bajo Actualidad. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

1 Comentario por “Mamá, teta”

  1. Rafael López Villar
    Rafael Villar

    perfecto razonamiento. Cuan do la reivindicación se basa en la provocación se busca el enfrentamiento, no la aceptación. Dar de mamar a un bebé nunca puede ser ofensivo, salvo para los que se ofenden sin motivo y para los que buscan ofender como objetivo prioritario.

Dejar un comentario

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.054 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 84.624 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes