Los cien días que duraron treinta

Parece ser que la intensidad es la característica principal de Pedro Sánchez. Todo lo que hace es tan difícil, ¡qué digo¡ tan imposible, que ni los tiempos ni las acciones pueden medirse de forma habitual. Hace apenas treinta días que nombró a sus minisros y ya ha consumido los cien días de gracia que todo gobierno merece antes de ser juzgado. Esos cien días míticos que son usados para evaluar las acciones y que se caracterizan por la expectación, expectación ilusionada de los partidarios y fatalista de los que no lo son.

Y ¿Por qué sé que han pasado los cien días a pesar de que solo han transcurrido treinta de calendario? Fácil, porque hemos pasado de la ilusión a la sospecha, de la sorpresa a la certeza sin pruebas ciertas, pero presentidas.

Pedro Sánchez ha conseguido convertirse en un funámbulo de la política. En esa figura situada en lo alto de la carpa que se bambolea y que sabes que cualquier brisa, cualquier mal paso, lo va a hacer precipitarse el vacío. Como si fuera un miembro más de la familia Wallenda su arte en el alambre tendido para alcanzar la dirección de su partido, y que consiguió atravesar no sin algún traspié peligroso, lo convenció de que para él no hay desafío inalcanzable. Y con esa convicción, con esa osadía, decidió lanzarse a retos mayores y encaramarse al alambre tendido sobre el vacío de una moción de censura imposible por los vientos cruzados que la azotan.

Dice el dicho que bien está lo que bien acaba, y esto no ha hecho más que empezar. Treinta días que se han llevado por delante los cien de gracia. Treinta días en los que los guiños de los nombramientos de los componentes de su gobierno, las promesas que todo el mundo quiere oír, los gestos populares sin compromiso, han dado paso a los problemas reales, a la necesidad de bajar al fango para gobernar el día a día. Se acabó la fase de galanteo, pasó el mes de embeleso y la realidad de los problemas que no se solucionan con palabras se le han echado encima. El viento que supone la intemperie ha empezado a bambolear el alambre y los pasos se hacen más inseguros.

“Dice el dicho que bien está lo que bien acaba, y esto no ha hecho más que empezar. Treinta días que se han llevado por delante los cien de gracia.”

Hubo muchos guiños en el nombramiento de ministros. Guiños a todos los cansados que la fatiga del gobierno anterior había dejado. Guiños a las feministas, a los jóvenes, a los pensionistas, a los independentistas, a los no independentistas, a los unos y a los otros. El problema de los guiños es que si se perpetúan pasar de ser cómplices y agradables a convertirse en un tic, en un rictus que puede resultar preocupante porque sea síntoma de un mal oculto.

El episodio del “Aquarius” fue un bálsamo para las conciencias de todos los que abríamos  la ventana electrónica de nuestro salón y podíamos solicitar la compasión necesaria con unos semejantes dolientes que se asomaban a ella sin que nuestra turbación, y posterior alegría, supusieran nada en un problema que no solo tiene como protagonistas a los seiscientos viajeros del barco, si no a los miles y miles que día tras día arriesgan su vida  en una búsqueda en la mayoría de los casos desesperada. Hoy el problema sigue existiendo. Hemos salvado seiscientas vidas, que no es cosa menor, pero el gesto español no ha pasado de ser un brindis al sol respecto a la solución necesaria y que no depende de nuestro gobierno, ni siquiera de la Unión Europea.

Y promesas. Muchas promesas que a casi todos nos parecen bien. La sanidad universal, el fin del copago, la subida de las pensiones, la bajada del IVA cultural… El problema es que prometer es gratis, pero poner en marcha esas medidas no, y nadie ha explicado todavía de donde va a salir el dinero necesario para cumplirlas. El problema es que para aumentar el gasto solo hay dos vías, endeudar el país o subir la presión fiscal. Bueno, hay una tercera vía, hacer las dos cosas al mismo tiempo.

Y de repente ¡zas¡ la realidad. El gobierno anuncia una subida de casi diez céntimos sobre el diesel para aumentar la recaudación. Y no es sobre las grandes fortunas, y no es sobre las empresas que más ganan, no. Este aumento fiscal va directamente a las costillas de los autónomos, de los trasportistas, de los comerciales, de los pescadores. Se acabaron las promesas, las sonrisas, las buenas palabras. Al final, en realidad desde el principio, ni renovación ni redistribución de la riqueza. Al final, realmente desde el principio, lo de siempre y contra los de siempre.

“Y de repente ¡zas¡ la realidad. El gobierno anuncia una subida de casi diez céntimos sobre el diesel para aumentar la recaudación. Y no es sobre las grandes fortunas, y no es sobre las empresas que más ganan, no.”

Y por si lo de los impuestos no fuera suficiente llevamos unos días con la ópera bufa de la renovación de cargos en RTVE, que alguien ha querido vender como una regeneración. No, no es verdad. Tal como se ha hecho no es más que un quítate tú para ponerme yo, un “deja vue”, no por conocido menos indignante.

Y ahora nos preparamos para acometer el más grave de los problemas actuales, el independentismo. Y si de por sí el problema ya es grave el gobierno del señor Sánchez lo va a cometer con la suspicacia general de que hay favores pendientes. Con la sospecha de que el gobierno no tiene las manos libres, ni limpias.

Si, los cien días apenas han durado treinta. Pedro Sánchez se ha lanzado al alambre para cruzar las cataratas del Niágara sin querer mirar que tiempo se espera y el tiempo apunta malo. Lo peor de todo es que no va solo, el país entero es la troupe que lo acompaña, y como dé un traspié a ver quién es el guapo que se salva.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Te puede interesar

Rafael López Villar Escrito por el Jul 6 2018. Archivado bajo Actualidad, Opinión, Política. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.002 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 123.592 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

Restaurante El Rubio
c/ Caseríos del Sur, 1, 05500 Piedrahíta, España
Teléfono: +34 920 36 02 10        cómo llegar haz clic aquí

Galería de Fotos

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

 

Remedios Naturales

8256 Remedios Naturales por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes