Las ideologías destructivas

 

Nada más tenemos que abrir cualquier periódico o simplemente pulsar el mando de nuestra televisión para leer o ver noticias donde la confrontación social y política es continua, mediante el ataque entre posiciones ideológicas a través de discursos cargados de continúas falacias y necedades que lo único que persiguen es espolear a los ciudadanos, no se si para propiciar el ruido necesario que tapen su ineficacia.

Pero no voy a hablarles de política, ni siquiera en el sentido literal e ideal de la palabra, porque hacerlo en tiempos tan confusos en el terreno ideológico lo único que propiciaría sería el ataque de muchos, que lejos de incitar a que mi libertad de expresión vaya salpica de cierto odio, me lleva a la lástima y a la indiferencia de quienes para defender su postura tengan que insultar, amenazar y descalificar a su contrario… No, seria entrar en su mismo juego, y no me apetece. Tampoco me gustan los que me alaban, sólo los que me critican cuando lo hacen con fundamento o reflexión.

Estoy convencido que a muchos les cuesta reflexionar, no es una labor fácil para los que tienen la mente entumecida por el odio o por la falta de ejercicio, para ellos es mejor quedarse con mensajes cortos, incisivos, que justifique su amor por la patria, y les dé carta blanca para llevarse por delante a todo aquel que no opine igual que ellos; unas veces lo hacen dando palizas a indigentes, a personas de otras razas, destrozando el mobiliario urbano porque forma parte del sistema, rompiendo el mástil de sus banderas contra el cráneo de quien  ondea otra distinta, y no hablo de política, aunque también se puede incluir en ella, hablo de ideologías con un apellido: fascista.

 

 

“Estoy convencido que a muchos les cuesta reflexionar, no es una labor fácil para los que tienen la mente entumecida por el odio o por la falta de ejercicio, para ellos es mejor quedarse con mensajes cortos, incisivos, que justifique su amor por la patria, y les de carta blanca para llevarse por delante a todo aquel que no opine igual que ellos”

Y no me refiero solamente a los “ideológicos” de izquierdas y derechas, que se creen que su verdad es la única verdad, sino también y por el mismo motivo, a los “ideológicos” de equipos de fútbol, religiones, grupos sociales o cualquier tipo de grupo en el que exista un corpúsculo de poder que pueda alinear a la masas con distintas estrategias encaminadas a predisponer al individuo en una determinada dirección de pensamiento y de actuación, siendo la que más se puede resaltar en tal sentido, la manipulación informativa. De manera que, quienes se aparten de la línea marcada, son considerados enemigos en vez de contrincantes o simplemente una persona que opina de manera contraria.

Nos predisponen con consignas cuyo único sustento es el fervor por valores que consideran absolutos, con mentiras sobre las auténticas consecuencias de sus actos, vendiéndoles el humo de un mundo mejor.

P: ¿Hasta cuándo?…

R: Hasta que determinados seres humanos empiecen a pensar por ellos mismos.

Es cierto, como dijo Aristóteles, que el ser humano es un ser político. Aunque pienso que no con el mismo sentido que él lo decía, es decir, no como a necesidad de vivir en comunidad o de juntarnos a nuestros semejantes para nuestro propio desarrollo, sino porque necesitamos de alguien que nos diga como tenemos que vivir, pensar o actuar, ante nuestra incapacidad de reflexionar por nosotros mismos.

En definitiva, más ideólogos y menos “ideológicos

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Director-Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Feliciano Morales Escrito por el Nov 7 2018. Archivado bajo Actualidad, canal denuncia. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes