Ladrones de cuello blanco

º

 

Mi tendencia hacia posiciones anarquistas no se debe sólo al hecho de que no me gusta que me mande nadie y, por lo tanto, como efecto acción-reacción, cuando los de arriba se sacan una ley de la manga para favorecer a los más fuertes y no a los más débiles de un sistema hecho a medida de ellos, como un guante a medida. Pero, también porque nunca he obtenido una respuesta a la pregunta ¿Quién controla al que controla?.

Vivimos en un país en el que el organigrama del poder hace aguas por todos los lados, empezando por una división de poderes que más que dar solución democrática a los problemas sociales y económicos del país,  lo que hace es complicar más las cosas mediante un ejecutivo cuyos tentáculos van más allá de las funciones que le atribuye la Constitución tales como es la dirección de la política interior y  exterior, la administración civil y militar, la defensa del Estado y la potestad reglamentaria de acuerdo con la constitución y las leyes; provocando interferencias con los otros dos poderes, legislativo y judicial, en el primero a través de las mayorías absolutas que revierte en el segundo en el nombramiento de miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Tribunal Constitucional y del Fiscal General del Estado.

Estamos ante un sin sentido, ante un comportamiento esquizofrénico de un poder que, lejos de cumplir con los postulados constitucionales, los maneja a su antojo. Esquizofrenia, porque lejos de la función de control que tienen tales órganos atribuida en cuanto al cumplimiento de las leyes, dirimiendo las controversias entre particulares o de estos en su relación con la Administración Pública, lo que han conseguido es poner en práctica el ejercicio arbitrario del poder.

Tal desastre no hace más que complicar la ya de por sí complicada situación de crisis o desastre en el funcionamiento de las instituciones, cada vez más cuestionadas, por tales actitudes que podríamos tildar de caciquiles, ya que lejos de mantener a raya la corrupción, coquetea con ella como  forma de satisfacer sus propias ansias de poder de forma lucrativa para sus bolsillos.

En definitiva, estamos ante estructuras de poder carcomidas por una corrupción incontenible gracias al ejercicio del poder de forma parcial y caciquil por gobiernos que se han ido sustituyendo en el poder, del Partido Popular y del Partido Socialista, aunque los primeros han demostrado llevarse la palma de oro con un ranking de condenados e investigados (imputados) que parece no tener fin, y que ahora ha salpicado al mismísimo fiscal anticorrupción,  al haberse destapado por Infolibre que es dueño desde el año 2012 del 25% de una empresa radicada en uno de los principales paraísos fiscales del mundo, Panamá.

“estamos ante estructuras de poder carcomidas por una corrupción incontenible gracias al ejercicio del poder de forma parcial y caciquil por gobiernos que se han ido sustituyendo en el poder, del Partido Popular y  del Partido Socialista”
 Moix y González

Moix y González

Hoy es España con diferencia el país con mayor grado de corrupción de la UE. La Marca España es esa, corrupción y más corrupción, con un partido que debido a la impunidad general durante mucho tiempo, ha cobijado y sigue cobijando bajo las alas del buitre, que no gaviota que les representa; golfos y sinvergüenzas que han construido tramas de funcionamiento donde el fango desprende un hedor insoportable, y que, si bien, mediante golpes de efecto ha dejado caer a algunos de sus representantes políticos como muestra del cumplimiento del código ético del partido, como Granados y González, a  otros los  ha protegido, poniendo por ellos las manos en el fuego hasta el propio Presidente del Gobierno, como es en el caso de Rita Barberá o Pedro Antonio Sánchez de Murcia.

Y no pasa nada… que va a pasar… si en realidad tenemos lo que algunos se merecen, porque si votan corrupción, toma corrupción, aunque lo peor de todo es que esto nos cuesta a los españoles más de 7.000 millones de euros, casi la suma de las dos partidas que los presupuestos generales del Estado dedican en el presente ejercicio  para educación y sanidad… Pero este es España.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Te puede interesar

Feliciano Morales Escrito por el Jun 1 2017. Archivado bajo Actualidad, Nacional. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.054 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 84.624 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes