La realidad que no vemos. Submundos

 

 

Antes de acostarse, Pablo había echado una enorme miga de pan suizo que le había sobrado de la cena, al retrete. Después, se puso a contemplarla. Había crecido en tamaño debido a la absorción de agua y flotaba pesadamente, como un iceberg de harina de trigo.

Pablo orinó sobre ella. Era uno de los pocos placeres infantiles que tenía el hecho de vivir solo. Había tomado un par de cervezas y la micción fue de un calibre extraordinario; un pequeño lago Baikal era lo que ahora se representaba en la mohosa taza higiénica de aquel piso. Un apartamento precioso: treinta metros cuadrados repartidos a partes iguales entre mierdas, una cama de uno veinte, revistas con la fecha borrada y un hombre de cincuenta años que se debatía entre una relativa cordura y un tratamiento contra la esquizofrenia.

Cuatro días después, la miga de pan aún flotaba verdosa. Pablo había cagado en bolsas de plástico, por no estropear el hermoso ojo de mujer que se había formado.

En la mañana del sexto día, Pablo reconoció la mirada de su madre;
– ¡No me mires, madre, no me mires!

Se desnudo y volvió a orinar por decimoséptima vez sobre la miga de pan.
– ¡No me mires!

La miga de pan, finalmente, se deshizo y los pequeños trozos se hundieron en el fondo del retrete. Pablo tiró de la cadena, mandando a las cloacas cualquier atisbo de maternidad. Había sido un parricidio en toda regla.

Los días siguientes, Pablo no se levantó de la cama; la culpabilidad y el miedo le tenían anclado al colchón.

Con un lápiz de sombra de ojos escribió en su pierna una frase «Creo que puede que haya creado algo». Después, se tomó todas las pastillas de Clozapina que le quedaban. Y es que la voz de Vicent Price había empezado a susurrar su nombre a través de todos los sumideros de la casa.

Carlos Muñoz

. Madrid, 4 de agosto de 1968. Madrileño de 4ª generación. Compagina su labor literaria, con la escultura y la pintura. Deportista y amante de la naturaleza, aprovecha cualquier excusa para huir de su Madrid  e ir a cualquier sitio “con un poco de verde”.

Te puede interesar

Carlos Muñoz Escrito por el Nov 8 2018. Archivado bajo Actualidad, Letras. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

NO ESPERES MÁS… SUSCRIPCIÓN GRATUITA INDEFINIDA

Sólo tienes que dejarnos tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.354 suscriptores

Un libro que no te puedes perder

Jairo Junciel desgrana las peripecias de Aníbal Rosanegra para evocar un tiempo cuajado de intrigas, reyertas y aventuras, en un orbe en el que resuenan los nombres de Quevedo, Hernán Cortés o Calderón de la Barca. Rigurosamente documentada e inspirada por la obra de grandes autores del género como Alejandro Dumas, Rafael Sabatini o nuestro Arturo Pérez-Reverte 
Más AQUÍ »

 

Dos Rombos.

 

 

 

No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente, dijo Virginia Woolf. Julia rompe las arquitectónicas barreras del prejuicio, y nos ofrece una visión sin tabúes sobre sí misma, el amor, la sensualidad y la vida.

Compendio de Relatos y poemas eróticos ilustrados con 48 fotografías en Blanco y negro y color.

Autora: Julia Cortes Palma

Lo puedes adquirir aquí

Estadísticas del sitio

  • 147.317 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

Ofertas especiales curso 2018-2019
Llámame +34 620174039

Restaurante El Rubio. c/ Caseríos del Sur.Piedrahíta, Ávila. España. Teléf: +34 920 36 02 10  haz clic aquí

Galería de Fotos

Similar Posts

    None Found

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

8256 Remedios Naturales
Por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes