La merienda

 

 

 

Estábamos sentados el uno junto a la otra, ella, y entre palabra y broma una pizca del relleno de su bocadillo quedo pegado a su labio inferior. Inicialmente pensé que se desprendería o sería engullido con el siguiente bocado, pero dada la persistencia de aquella brizna alargué la mano en un gesto que hoy valoro como de excesiva intimidad pero que no fue más que casi un acto reflejo.

Mi dedo pulgar rozó un instante de más, una pulgada de más de lo imprescindible su labio y sus pestañas cayeron un instante de más, un parpadeo de más, en el contacto. Aquel gesto posó mi dedo que recorrió el camino inverso sin conseguir despegarse de unos labios que se entreabrieron y emitieron un suspiro quedo.

No pude recuperar mi dedo que con suavidad y firmeza recorrió sus labios una y otra vez en un movimiento de hipnóptico vaivén sobre aquella boca que emitía bocanadas cada vez más profundas de un aire que parecía provenir desde otros labios. Sus ojos se entrecerraron y finalmente un leve estremecimiento recorrió su cuerpo y un suspiro surgido de más abajo del estomago salió de su boca ya ligeramente abierta. Después un instante de inmovilidad, un instante de silencio, un instante en que mis entrañas, las suyas, se retorcieron en un espasmo eléctrico.

El tiempo, el sonido, el movimiento volvieron a ser lo que fueron. Las palabras siguieron justo donde un instante antes estuvieran y nadie, tal vez ni nosotros entonces, reparamos en lo sucedido, ni nunca se repitió, ni nunca el hecho traspasará la berrera de nuestra mutua memoria, la memoria de apenas unos segundos, de apenas un orgasmo.

© Boticheli

Te puede interesar

COLABORADOR Escrito por el Sep 22 2018. Archivado bajo Actualidad, Letras. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

NO ESPERES MÁS… SUSCRIPCIÓN GRATUITA INDEFINIDA

Sólo tienes que dejarnos tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 9.737 suscriptores

Un libro que no te puedes perder

Jairo Junciel desgrana las peripecias de Aníbal Rosanegra para evocar un tiempo cuajado de intrigas, reyertas y aventuras, en un orbe en el que resuenan los nombres de Quevedo, Hernán Cortés o Calderón de la Barca. Rigurosamente documentada e inspirada por la obra de grandes autores del género como Alejandro Dumas, Rafael Sabatini o nuestro Arturo Pérez-Reverte 
Más AQUÍ »

 

Dos Rombos.

 

 

 

No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente, dijo Virginia Woolf. Julia rompe las arquitectónicas barreras del prejuicio, y nos ofrece una visión sin tabúes sobre sí misma, el amor, la sensualidad y la vida.

Compendio de Relatos y poemas eróticos ilustrados con 48 fotografías en Blanco y negro y color.

Autora: Julia Cortes Palma

Lo puedes adquirir aquí

Estadísticas del sitio

  • 144.332 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

Ofertas especiales curso 2018-2019
Llámame +34 620174039

Restaurante El Rubio. c/ Caseríos del Sur.Piedrahíta, Ávila. España. Teléf: +34 920 36 02 10  haz clic aquí

Galería de Fotos

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

8256 Remedios Naturales
Por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes