La libertad y los chivos expiatorios

Comenta cierto tertuliano de la radio, y con mucha razón, que aunque el perro está considerado como el mejor amigo del hombre está apreciación es incorrecta porque el que en verdad es el mejor amigo del hombre es el chivo expiatorio.

Pero realmente mi intención cuando me he puesto a escribir es simplemente compartir una reflexión, en realidad una elucubración que hasta podría calificarse de política ficción, diciendo aquello que encabeza tantas películas: “Todos los personajes y hechos contenidos en esta narración pertenecen a la imaginación y cualquier parecido con la realidad es pura casualidad”

Veamos, si yo fuera alguien cuyas opiniones y acciones tuvieran un cierto peso en el discurrir de la civilización, y esto ya descarta directamente a los políticos, o en sus derivas, y considerara que el nivel de libertades y derechos alcanzados por los habitantes “normales”, tal vez pensara en el término súbditos, es excesivo y tuviera la tentación de rebajarlos me plantearía una estrategia que me permitiera conseguir mis objetivos sin que por ello pudiera sentirme comprometido o señalado.

Sin duda cada generación que nace con unos derechos adquiridos por las generaciones anteriores considera esos derechos como irrenunciables, en realidad como intrínsecos a la misma civilización, lo que los hace débiles y descuidados en su custodia. Y una de las causas más evidentes de la caída de las civilizaciones es esa progresiva debilidad de sus miembros, y la facilidad con la que esa debilidad los hace víctimas de un deterioro de los valores y objetivos que los han hecho llegar hasta ese nivel. Lo que suele llamarse decadencia.

Cuando la sociedad se vuelve más estética que ética, más reivindicativa que esforzada, más actual que arraigada, más entusiasta que comprometida, la deriva, sea natural o inducida, hacia su desaparición es imparable.

¿Y cuál es el derecho sin el que los demás derechos son inalcanzables? La libertad.

Luego la libertad es el primer objetivo a desmantelar. ¿Método? Aquí hay que ser especialmente cuidadoso. La libertad hay que irla vaciando progresivamente sin que aparentemente se debilite. Hay que irla desvirtuando hasta conseguir que se convierta en algo prescindible, incómodo, peligroso.

Para que la libertad resulte peligrosa hay que crear un enemigo poderoso pero difuso. Implacable pero débil. Omnipresente pero ilocalizable. Un enemigo capaz de hacerse presente en cualquier lugar inopinadamente y que ataque de forma contundente, contumaz, atroz. Un enemigo que nos aterrorice a los individuos y haga que los miembros de la sociedad intercambien su libertad individual por una seguridad colectiva, estatal, supraestatal, que nos salvaguarde del terror a ser víctimas.

Para que sea incómoda solo hay que dibujarle el escenario adecuado. La libertad exige de un alto grado de sentido de la convivencia, pero si logramos inducir un sentido de la libertad que lleve a su ejercicio más vil, a extender la idea de que la libertad es el ejercicio individual de todos los derechos sin comprometerse con ninguna obligación, a la preponderancia de la fuerza sobre la razón, de la arbitrariedad sobre la convivencia, del abuso sobre la tolerancia, de la minoría sobre la mayoría, del sustantivo sobre la sustancia, habremos conseguido en un cierto tiempo, y el tiempo no importa, que la libertad sea un concepto que un determinado grupo de individuos utiliza para agredir a los demás, y por tanto será incomoda y una parte significativa de la sociedad acabará pidiendo una mayor intervención represiva que equilibre los “derechos”

“Luego la libertad es el primer objetivo a desmantelar. ¿Método? Aquí hay que ser especialmente cuidadoso. La libertad hay que irla vaciando progresivamente sin que aparentemente se debilite. Hay que irla desvirtuando hasta conseguir que se convierta en algo prescindible, incómodo, peligroso.”


Y si la libertad es incómoda y es peligrosa, es renunciable. Temporalmente, claro, nadie quiere perder su libertad. Solo hasta que el enemigo haya sido controlado, solo hasta que las personas recuperen la cordura. Después la libertad volverá, como derecho irrenunciable y ya obtenido, de forma natural y espontánea.

Bueno. Ya solo me queda poner la maquinaria en marcha.

Y para ponerlo en marcha hay dos vías que han de ser complementarias. La primera es una herramienta fundamental: pervertir el lenguaje hasta el punto de que nada signifique algo concreto, que nada nombre o defina algo que no pueda ser interpretado de otra forma, que nada se llame como se llamaba, que cualquier palabra signifique cualquier cosa. O sea, un babel en el que cada uno sepa lo que le dicen pero no lo que le quieren decir.

La segunda es sacar a la palestra unos líderes capaces de hacer brotar de nosotros lo peor que tenemos dentro, de hacernos evidente la inconveniencia de los demás, el perjuicio de la deriva social, de hacernos sentir a la vez importantes y estafados. Capaces de retorcer el mensaje hasta que compremos lo que denostamos, que aclamemos en colectivo lo que sería impensable que aceptáramos individualmente.

Con esos elementos me basta mover los peones, hacer que esos líderes se pongan a la cabeza de la sociedad y habremos conseguido tirar por tierra una gran cantidad de los logros obtenidos con esfuerzo, con sangre, incluso con heroicidades, y cuando llegue el momento de pasar cuentas, que llegará, habrá unos culpables evidentes a los que mirar, unos chivos expiatorios que habrán asumido con total entusiasmo y convicción los planes ajenos.

Y a todo esto, habrá quién ahora, a estas alturas de la película, recuerde aquello de: “basado en hechos reales”. Que no, que es pura casualidad, una calentura de calefacción puesta demasiado fuerte. ¿Y lo del chivo expiatorio? Pues ni idea. Que mal día.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Te puede interesar

Rafael López Villar Escrito por el Ene 17 2017. Archivado bajo Actualidad. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Debes estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.056 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 95.490 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes