La Celestina 2016: PP Calixto y PSOE Melibea; boda de rufianes.


Un par de semanas quedan hasta la función de final de mes, tremenda oleada de presión cambiante mediante, pura tramoya todo, encasa della. Para darle un tinte de teatro vamos a imaginarlo como una boda en el horizonte, que se avecina pronto.Varios personajes en el baile, cambiemos la óptica machista y barroca de nuestros bestiarios, y tomemos al maestro Lope de Vega o mejor dicho su modo de ver y contar y dejemos para otro día el análisis de su figura.

Cuatro en el baile, cuatro solo, seamos serios, había dos más pero ya poco pintaban en la fiesta, no se sabe bien si por viejos, por conocidos o por qué se yo. Algunos villanos como el de morado petate o el de naranja pendón parece que van a tener un papel ya no secundario en la obra, casi de relleno. Entonces están, pero no bailan. Bailan cuatro: dos mayores y dos menos. Con la esta óptica será el acto donde el viejo señor feudal toma en matrimonio a la más o menos joven dama, que va de la

mano de su padre a tal efecto. Fácilmente ubicable a Rajoy en el papel tomador y a la cohorte socialista en camino al altar, con la dama susanística llegada del sur de la mano de su padre laureado rey feudal a su vez expresidente del gobierno del reino de regio nombre Pleberio Felipe. Parece que algo le pasa a la muchacha. Otro vasallo la acompaña en aliso lugar, Fernández de Asturias lo llaman, mesurado caballero.

 “Algunos villanos como el de morado petate o el de naranja pendón parece que van a tener un papel ya no secundario en la obra, casi de relleno.”


Ella mira a los asientos de la misa de consumación, donde se halla otro caballero de triste estampa entre su reducida multitud socialista, quien prometió esponsales no se sabe bien a quién primero.  Otro apuesto hidalgo de naranja espada sonríe a los novios.

elizadodelabanderade_56711_9366

Boda de rufianes

En realidad, la obra se aproxima a un espacio en el que nadie gana. Un matrimonio forzado en el que ninguno de los dos va a ser feliz y, como siempre, uno saldrá peor parado que otro. Tres heridos entre los acompañantes, heridos de las disputas previas al enlace, ninguno gana tampoco –un lucrecio líder que fue y ya no lo es y tal vez sea; un Centurio de negra guedeja que necesitó de un escudero para aguantar la segunda batalla de la guerra (ahora están unidos) y un tercero, pármeno tangerino, que nunca pasó de ser eso: un tercero, menos en elecciones, que siempre fue cuarto.

Para que la obra continúe ha de entrar la escena del pacto con el Diablo, con Lucifer, Satanás, Belial, como queramos llamarlo, aunque en este caso iría bien llamarlo el tío de la mina, como en Bolivia,  pues alguien habrá de pactar a cambio de perder, y con ello recibirá pero pagará.

La banda sonora baja lentamente su volumen. No lo habíamos dicho, suena Tom Waits – The ocean doesn’t want me

PERSONAJES: 

Calixto: MarianoRajoy

Melibea: Susana Díaz.

Pleberio: Felipe González

Alisa: Javier Fernández

Lucrecia: Pedro Sánchez

Parmenio: Albert Rivera

Centurio: Pablo Iglesias

elizadodelabanderade_56711_9366

 

 

Jose Luis Cobreros

Recolector de conocimientos inútiles. Obrero de la docencia, de la pública, lingüista en los ratos libres y lector nocturno… dormir es de débiles. Noroeste de la península.Editor Plazabierta.com

Te puede interesar

Jose Luis Cobreros Escrito por el Oct 18 2016. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.052 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 84.599 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes