La amnesia de un gallego

No recuerdo, no me acuerdo, no lo sé, lo desconozco, fueron las respuestas repetidas a las preguntas que le fueron formuladas en el Juicio  del caso Gürtel en la Audiencia Nacional al presidente del gobierno de España.

Tal vez porque su cerebro esté padeciendo una demencia senil prematura, aunque también cabe la posibilidad de que haya cometido perjurio al no decir la verdad ante las evidencias que han llevado al Tribunal a llamarle a declarar  en calidad de testigo, como constata la Caja B de Bárcenas y la destrucción del ordenador donde se llevaba ésta para no dejar rastro alguno; el mismo al que dió ánimos en un SMS diciéndole que estaban haciendo todo lo posible para que todo terminara en aguas de borrajas sabiendo lo que podría revelar si hablaba, como ha hecho, y al que posteriormente acuso de delincuente saltándose esa presunción de inocencia que él mismo demanda de continuo para los acusados de su partido o cercanos a él que al final han terminados con sus huesos en la cárcel.

Pero, no sólo la falla la memoria a Rajoy sino que su soberbia como viene siendo habitual en él cuando se siente acorralado, hizo acto de presencia en varias ocasiones, conducta recriminada por el presidente del tribunal; un presidente que permitió que su declaración no se hiciese frente al estrado junto al banquillo de los acusados, sino en un lugar preferente entre los magistrados y los abogados, gozando de un privilegio que no está reconocido procesalmente, pero también vetando una serie de preguntas decisivas bajo el argumento de que no resultaban pertinentes, aspecto que corresponde únicamente considerar al presidente de la Sala, aunque en este caso con el falaz argumento que lo que se haya dicho en la prensa debe quedar allí, como si lo que se hubiese dicho fuese un invento de los periodistas cuando fueron algunos de ellos los que sacaron a la luz las pruebas en la que apoyaban sus crónicas.

“Pero, no sólo la falla la memoria a Rajoy sino que su soberbia como viene siendo habitual en él cuando se siente acorralado, hizo acto de presencia en varias ocasiones,”


Está claro que el presidente no puede ser acusado debido a su aforamiento sin la autorización del Congreso de los Diputados, y que el interrogatorio que todos pudimos presenciar el pasado miércoles en directo en todos los canales de televisión, no ha sido más que un montaje para demostrar a los ciudadanos que la justicia es igual para todos, cuando todos sabemos que hay ciudadanos de primera y de segunda. En definitiva, una farsa como muchas de las que se escenifican en este país para consuelo de aquellos que todavía comulgan con este sistema donde la corrupción y la falta de independencia de la justicia, y de una fiscalía que si no se queda muda como en este interrogatorio, apoya a los acusados. Pero esto es lo que hay cuando un país funciona a base de cacicadas.

Un montaje del que el Partido Popular ha sacado pecho,  y lo seguirá haciendo como patriotas de pacotilla, elogiando la conducta de su presidente por colaborar con la justicia, olvidando que ha sido llamado por el propio Tribunal y no una colaboración voluntaria del que está acostumbrado al plasma y a los vetos en sus comparecencias ante la prensa; sin olvidar su entrada en la Audiencia Nacional a escondidas como el que tiene que ocultar algo, lo que no deja de ser un acto de cobardía para no enfrentarse a los medios de comunicación allí presentes. Pero, lo peor, no avergonzándose de ser el Partido con más acusados en investigados judicialmente entre sus filas por corrupción, sino todo lo contrario, sacando a paseo la misma soberbia que su presidente.

¿Cuál será el capítulo siguiente de esta trama?. Las respuestas pueden ser varias según la cávalas más racionales de la dirección que está tomando el proceso. Pero respetando la presunción de inocencia, la misma que a ellos no les duele en prenda saltarse cuando son  juzgados por las comisiones de investigación del Congreso, o por la opinión pública con todo el derecho que corresponde a cualquier ciudadano como votante, tendremos que esperar a que las instrucciones y juicios sobre tantas tramas de corrupción concluyan y se dicten las sentencias correspondiente que, seguramente, serán más indulgentes que si el imputado fuese un ciudadanos más. Como prueba tenemos el juicio del “yernísimo” Urdangarín y su esposa de sangre azul. Tal vez, todo se deba al color de los imputados que en este caso coincide.

Aunque se ha convertido en un tópico aquello de que España es un país de pandereta, sin embargo, mientras los mediocres políticos no hagan lo posible para ponerse de acuerdo con el fin de desterrar a este pobre hombre al que la memoria le falla, seguiremos siendo considerados como un país de tercera o como también algunos han bautizado una republica bananera o españistan; pero sobre todo porque es necesario por un simple acto de humanidad que permita a este presidente patético disfrutar de un retiro que le haga recobrar la memoria sobre todo aquello que ha hecho y permitido, y si no lo ha hecho, porque como presidente de un partido y del ejecutivo tendría el deber de conocer a través de su equipo. Váyase Sr. Rajoy, por su propia salud y por la nuestra. Sólo engañas a los que son tan patriotas de pacotilla como tú y los tuyos.

“Aunque se ha convertido en un tópico aquello de que España es un país de pandereta, sin embargo, mientras los mediocres políticos no hagan lo posible para ponerse de acuerdo con el fin de desterrar a este pobre hombre al que la memoria le falla, seguiremos siendo considerados como un país de tercera”

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Te puede interesar

Olga Sánchez Rodrigo Escrito por el Jul 28 2017. Archivado bajo Actualidad, Política. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

2 Comentarios por “La amnesia de un gallego”

  1. Arcadio Villar

    Es lamentable lo que está sucediendo en este país, no sólo con Rajoy y sus secuaces, sino con el principal partido de la oposición (PSOE) que permite esta situación en vez de buscar acuerdos para que prospere una moción de censura… aunque es lógico ya que este partido está en connivencia con los principales empresa del IBEX que financian sus campañas … que país de pandereta.

  2. Juan Carlos

    Si se demuestra que ha cometido perjurio al declarar se le peocesará?? Vaya sistema de bichos venenosos, de parásitos corruptos …. vaya pestilencia que están dejando en todo el país… vaya imagen en Europa y en el mundo

Dejar un comentario

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.054 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 84.624 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes