Insomnio

Despierto sobresaltado una noche más. Las 3 de la mañana y parece como si el sudor frío que recorre mi espalda se moviera al compás del segundero del reloj de la mesita.
El aliento entrecortado y esa extraña sensación en la nuca.
Y así, noche tras noche, durante más de tres meses.

Mis ojeras empiezan a verse tan oscuras como las sombras de mi dormitorio.
Sombras desde donde noto como si ella me observase.
Ella, siempre ella.

A veces juro que puedo sentir su sonrisa. Sus ojos, chispeantes de júbilo.
Sus cabellos resbalando sobre mi rostro. Sus dedos ágiles jugando con los míos.
Su aterciopelada voz susurrándome “ven”.

Y después despierto.
Siempre solo, en una cama fría donde falta su calor.
Donde, aunque durante semanas me negué a cambiar las sábanas, su aroma ha desaparecido.

La falta de sueño amenaza con robar la cordura de una mente que comienza a nublar los recuerdos. Recuerdos cada vez más grises y nubosos, con franjas pintadas del gris borroso del humo de los cigarrillos.
No quiero olvidarla.

No puedo olvidarla, porque entonces la soledad será insoportable.
Sin su recuerdo, tan sólo quedaré yo, acompañado por mis remordimientos.
Remordimientos por haberla perdido. Remordimientos por cada una de las veces que ella dice “ven”, con la promesa de acabar con mi soledad, con mi desasosiego, y yo nunca voy.

A veces juro que puedo verla, más allá de esos rincones oscuros de mi mente que juegan a mostrarme cosas que no son. O quizá sí sean, y ella está ahí, tendiéndome su mano, guiándome hasta su regazo.

Diciéndome que me perdona. Que no fue culpa mía. Que me espera.
Y la veo salir de entre las sombras, oscura y radiante, cálida y gélida como sólo puede ser ella.
Diciéndome que no tema. Que ya pasó todo.

Y esta vez la acompaño, dejando que guíe mi mano hasta mi muñeca, para hacer que mi soledad y culpa desaparezcan tras un río carmesí.
Y al fin duermo, bajo el manto de paz y sosiego que sólo ella podía darme.
Ella, siempre ella

Carolina Zarco

Técnico en Desarrollo de Aplicaciones Informáticas y en Gestión de Empresas.
Apasionada por el arte y las letras.

Te puede interesar

Carolina Zarco Escrito por el Oct 30 2016. Archivado bajo Arte y Letras, Letras. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Debes estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.021 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 108.272 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Similar Posts

    None Found

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

 

Remedios Naturales

8256 Remedios Naturales por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes