El Estado incumple la Constitución y la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

la salud, de acuerdo con la noción acuñada por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), se define como “el estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad”.

Viñeta de J.R.  Mora

El trabajo puede definirse como aquella actividad que realiza el ser humano dirigida a obtener recursos con los que cubrir determinadas necesidades, más o menos perentorias: procurar su subsistencia y la de su círculo familiar más próximo, mejorar su calidad de vida o condición social, la satisfacción personal, etc.

Por otro lado, la salud, de acuerdo con la noción acuñada por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), se define como “el estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad”. Como se aprecia, se trata de una concepción integral del bienestar de la persona.

Es innegable por tanto la relación existente entre salud y trabajo y ello en varias vertientes.

Si la actividad laboral es fuente de satisfacción para el sujeto que la desempeña y se presta en condiciones adecuadas, puede contribuir a su desarrollo personal y a la consecución de una vida más saludable.

Por el contrario, y desde otra perspectiva, el trabajo puede influir negativamente sobre la salud del individuo (por ejemplo, debido a condiciones laborales no propicias: precariedad en el empleo, ambiente físico degradado o poco saludable, bajo salario, falta de promoción profesional, malas relaciones con superiores jerárquicos o con otros compañeros, etc.).

Por ello, la insatisfacción laboral se puede definir como el grado de malestar que experimenta el trabajador con motivo de su trabajo. La insatisfacción laboral repercute de forma negativa sobre la salud de los trabajadores (actitud negativa hacia el trabajo, ansiedad, estrés, etc.) y sobre la organización ya que se relaciona con el absentismo laboral y con los cambios de puesto de trabajo solicitados por el trabajador.

La insatisfacción laboral repercute de forma negativa sobre la salud de los trabajadores (actitud negativa hacia el trabajo, ansiedad, estrés, etc.) y sobre la organización”


Otra perspectiva negativa es la sufrida por el trabajador desempleado que puede ver vulnerada su salud por la falta de ocupación, dado que el estar en peligro su subsistencia y la de su círculo familiar, se traduce en problemas de salud por estrés, ansiedad, baja autoestima, etc.

La Constitución española encomienda a los poderes públicos “velar por la seguridad e higiene en el trabajo”, la norma básica en la materia es la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. Por su parte, el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, desarrolla en la LPRL aspectos tales como la planificación de la actividad preventiva en la empresa y la organización de recursos para la realización de actividades preventivas. Tanto la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.) como la Unión Europea han aprobado respectivamente convenios y directivas en la materia que son vinculantes para España.

La LPRL tiene carácter transversal, al ser aplicable, con alguna excepción, a todos los trabajadores por cuenta ajena, con independencia del régimen jurídico a que estén sujetos.

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo, lo que conlleva el correlativo deber de la empresa de garantizar esa protección frente a los riesgos laborales a que aquellos estén expuestos, en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Este deber es extensible a las Administraciones públicas respecto al personal a su servicio, pero también al Estado como máximo responsable de velar por que todas estas leyes y normativas se cumplan, lo que afecta de manera directa a la protección de los trabajadores y sus derechos laborales, evitando al máximo la precariedad laboral y sobre todo el desempleo por los efectos negativos sobre la salud que ejercen sobre los trabajadores.

David Capilla Ruiz
Pensador a tiempo parcial. Libre-Pensador autodidacta. Activista inactivo en la reserva. Fotógrafo amateur y finalista en “nos manifestamos” en la escuela Julián Besteiros. Nadie en definitiva, alguien en proyecto. Publica sus ideas desde que tiene uso de conexión.

David Capilla Ruiz Escrito por el Oct 16 2016. Archivado bajo Tu abogado. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes