Envenenando pobres en EE.UU.

pruebas para analítica

Recipientes con agua envenenada

Erin Brockovich, la famosa activista medioambiental, más conocida en España por la película que relata su victoria sobre la Pacific Gas and Electric Company (PG&E), que envenenó a cientos de ciudadanos provocando una catarata de casos de cáncer entre la población local colindante a  una de sus plantas gasíferas, ha concedido una entrevista a Stephen Colbert, de la CBS (1), que merece mas atención en los medios. En esa entrevista, además de acusar al Gobernador de Michigan, en EE.UU. de haber envenenado conscientemente a 100.000 ciudadanos de Flint, advirtió que tan solo era la punta del iceberg.

El caso de Flint, una de las localidades más pobres de todo EE.UU., ha adquirido cierta notoriedad tras hacerse público que el gobierno del estado y las autoridades competentes en materia de protección mediambiental han consentido durante años el envenenamiento del agua potable. El consumo de agua marrón, que alarmó siempre a los ciudadanos por causas evidentes, ha causado al menos 10 muertos por legionela y miles de víctimas de enfermedades crónicas- principalmente niños, 12.000-, provocados por la contaminación con plomo y otros contaminantes procedente o causada por el río Flint. Además, conllevó la declaración de estado de emergencia por parte del presidente, Barack Obama, y de la dimisión de los responsables de la calidad del agua a nivel federal y estatal, tras quedar demostrado, no solo el envenenamiento del agua, sino el conocimiento por parte de las autoridades de los riesgos del consumo de dicha agua un año antes de destaparse el caso.

Cuatro familias denunciaron en noviembre de 2015 (2) al gobernador del estado, Rick Snyder, ex consejero delegado de General Motors, y a otras 17 personas implicadas en el envenenamiento del agua y en la ocultación de los riesgos o las negligencias cometidas. Alegan que el cambio de la fuente de agua para consumo humano- del lago Huron al río Flint, llevada a cabo por el Departamento de Aguas y Alcantarillado de Detroit en abril del 2014-, está detrás de las causas que han provocado el envenanamiento de las aguas potables.

Como prueba del conocimiento de este riesgo, está el hecho de que las autoridades advirtieran a todos los funcionarios públicos de Flint que no debían beber el agua del grifo y, a tal efecto, enviaran regularmente agua embotellada para su consumo personal. También, que unos meses después de ese cambio de fuente para todo el municipio de Flint, el mandamás de General Motors consiguió que el gobernador gastara 440.000$ en cambiar el suministro de la planta de coches al anterior lago Huron, ya que, según denunció este, el agua del río Flint corroía las piezas que lavaban con ella.

Por otra parte, la mujer del jefe de Gabinete de Rick Snyder, Deb Muchmore, portavoz de Nestlè en Michigan, donde la compañía es la mayor propietaria privada de fuentes de agua potable, estaría detrás de los tejemanejes para el consentimiento del apropiamiento indebido de 760 litros de agua por minuto para venderla como Ice Mountain fresh water. Eso sí, Nestlè, como General Motors, tiene licencia para utilizar el agua limpia del lago Huron o de cualquier otra fuente sana que desee. La compañía ya ha sido demandada por este delito medioambiental, pero, dado su tamaño e influencia en las instituciones públicas, la denuncia duerme enterrada en papeleo.

portada Time

Portada del Time sobre los envenenamientos

Durante 2015, Flint ha sido el campo de entrenamiento de las fuerzas armadas estadounidenses, aprovechando el lamentable estado de la ciudad y la gran cantidad de viviendas vacías y semi derruídas. Las prácticas militares incluyeron bombardeos sobre estos edificios vacíos, correcalles de batallones armados hasta los dientes y el silencio más absoluto sobre lo que estaba pasando allí. Pocos conocen esto en EEUU, pero los ciudadanos de Flint, sí (3).

Flint, de 90.000 habitantes, no solo es la ciudad más pobre de EE.UU. en lo relativo a los ingresos y rentas, también es la ciudad con mayor tasa de criminalidad. Esto nos puede ayudar a entender como, en un estado que alberga la tercera reserva de agua fresca del mundo, los ciudadanos de Flint son envenenados a conciencia para ahorrar, y aquí viene lo gordo, 100$ al día en el suministro general del municipio.

Las viviendas de Flint son invendibles, claro, pero hay un aspecto del día a día de la ciudad que pone los pelos de punta: los recibos del suministro de agua deben ser atendidos en tiempo y forma por los usuarios inexcusablemente, bajo la amenaza de ser deshauciados o de que les sea retirada la custodia de los hijos.

Los activistas de Michigan, y todo EE.UU., solicitan el arresto y procesamiento de Rick Snyder y de todos los implicados en el envenenamiento del agua. Los cargos a los que podría enfrentarse van desde el homicidio por negligencia a la apropiación indebida o el cohecho. Sin embargo, este representante del partido Republicano, ni siquiera ha dimitido.

En resumen, de lo que sabemos a ciencia cierta, el estado de Michigan ha envenenado el agua de 100.000 habitantes de Flint para ahorrar 100$ al día, excluyendo a la General Motors y a Nestlè de la molestia de utilizar agua corrosiva o no compatible con el embotellamiento. Ello ha propiciado la muerte de 10 personas y daños irreversibles en miles de niños. El ejército utiliza el pueblo como campo de tiro de sus granadas y como escenario de lo que sería una ciudad cualquiera destruída por sus intervenciones militares. Quienes están detrás de todo esto, ni siquiera se están enfrentando a un proceso penal.

Lo que decía Erin Brockovich en su entrevista con Stephen Colbert, que el caso de Flint tan solo era la punta del iceberg, se empieza a concretar en las denuncias de otros municipios del país- como muchos en el mismo estado de Michigan, donde los niveles de plomo en sangre de miles de niños son alarmantemente altos-, y se remontan a más de 12 años atrás, donde activistas medioambientales se han partido la cara con quien hiciera falta para denunciar este tipo de casos. La EPA, Enviromental Protection Agency, la agencia de protección medioambiental de EE.UU., a pesar de haber comunicado numerosos casos de enevenenamientos masivos, no ha jugado limpio en toda su historia reciente. Los casos denunciados por la agencia tan solo lo han sido cuando ya las pruebas eran irrefutables, obviando el principio de precaución y cautela en cuanto a la salud pública. Muchas veces, cuando ha denunciado, por desgracia y sin que sea excatamente culpa suya, como en Flint, las autoridades han hecho caso omiso, ya que las advertencias de la agencia no tienen un carácter ejecutivo o mandatorio.

Existen cientos de pueblos en EE.UU. cuyos habitantes beben agua contaminada con plomo, fluor y otros tóxicos que provocan enefermedades crónicas, degenerativas o mortales (4). Es un hecho que cientos de plataformas sociales de protección medioambiental llevan años denunciando, pero que han conseguido pocos éxitos a pesar de las pruebas irrefutables que esgrimen. Cuanto más pobre sea el municipio envenenado, menos posibilidades tiene de que se tengan en cuenta sus denuncias por envenenamiento consentido.

diagrama

Diagrama sobre gastos militares

El caso de Flint, uno de tantos, es el más representativo de ese carácter inhumano del “país de la libertad y la democracia”; del carácter de un país que invierte billones de dólares (5) en equipamiento militar, en su afán por llevar la “democracia y el desarrollo occidentales” (6) allí donde existan recursos naturales que explotar, mientras permite que el ahorro de 100$ al día- o 100.000$, da lo mismo-, justifique la muerte y la enefermedad de millones de sus propios ciudadanos.

Cuando los más cualificados portavoces del liberalismo económico se desgarran la garganta advirtiendo sobre los peligros de los modelos socialistas en el mundo- Venezuela, Cuba, etc.-, el blanco de todas sus alabanzas y recomendaciones para el progreso y la libertad, EEUU, lleva años consintiendo el envenenamiento masivo de sus ciudadanos a través del agua supuestamente potable que mana de los grifos de millones de hogares.

Exactamente, ¿qué progreso, qué libertad y qué democracia pretende EE.UU. exportar al mundo? ¿La de su propio país?

 

1.http://www.ew.com/article/2016/01/29/flint-water-crisis-erin-brockovich-late-show

2.https://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_del_Agua_en_Flint

3.http://www.huffingtonpost.com/michael-moore/10-things-about-flint-water-tragedy_b_9132150.html

4.http://edition.cnn.com/2016/01/26/opinions/flint-water-crisis-lambrinidou/

5.http://edition.cnn.com/2016/01/26/opinions/flint-water-crisis-lambrinidou/

6.ttp://belfercenter.ksg.harvard.edu/publication/2830/why_the_united_states_should_spread_democracy.html

 

tarros conteniendo agua contaminada

Pruebas sobre el enveneamiento

 

 

 

 

Te puede interesar

Carlos Marín Escrito por el Mar 6 2016. Archivado bajo Mundo. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Debes estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.056 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 95.589 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes