El diván de mi vecina

¿Podemos o no podemos?

Me ha dicho mi vecina que si PODEMOS llegará a gobernar España, indudáblemente se produciría un caos donde  nos enfrentaríamos unos contra otros como en Venezuela. Vamos, poco más o menos que lo que sucedió durante la segunda República. Claro que, ¿quién osa llevar la contraria a mi vecina?, licenciada en Geografía e Historia.

Es tanta la tirria que tiene a Pablo Iglesias que cada vez que sale en la tele su casa huele a azufre. Tampoco es que le tenga mucha simpatía a Errejón, dice que por su apariencia le quedaría mejor dirigir un campamento de los Boy Scouts. Y si el que es sometido a análisis es Echeníque bordea el tema, ni para bien ni para mal opina de él, sólo alguna vez me dijo que no le entendía al hablar. Y, en cuanto a Irene Montero, es mejor ni mencionarla si no quiero ver salir por su boca sapos y culebras, es una feminista radical y una trepa que no dudaría ni un momento en llevarse por delante hasta al mismísimo Iglesias, afirmó.

Tanta equina me ha llevado a preguntarle hace unos días por los motivos, y tanta vehemencia en la respuesta parecía que estaba informada por la mismísima CIA ya que el CNI, como todo lo que huele a “made in Spain”, sería incapaz de obtener la información de la que ella dispone: “Pablo Iglesias esta puesto ahí por Maduro con el único fin de implantar un régimen estalinista, donde la revolución popular termine con el rey, los bancos y con la iglesia. Y lo peor de todo dividiendo al país cediendo al chantaje de los Catalanes y Vascos”.

“Tanta equina me ha llevado a preguntarle hace unos días por los motivos, y tanta vehemencia en la respuesta parecía que estaba informada por la mismísima CIA”


Mi cabeza se empezó a agitar de mala manera, viendo las calles inundada de protestas sociales, enfrentamientos con la policía, cocteles molotov, sirenas de ambulancias y de coches patrulla, antidisturbios, voces, quejidos, y mucha violencia. Hasta vi a las monjas perseguidas, las iglesias quemadas y el rey acompañado de su estirada mujer, la reina consorte, cogiendo un avión huyendo de España. Tuve que pasar la noche para tranquilizarme.

Claro, con la información que dispone mi vecina cualquiera se atrevía a llevarla la contraria, así que buscando argumentos en la forma de gobernar del Partido Popular con su enorme corrupción y la similitud que algunos han hecho de él con una organización criminal, aparte de su política económica neoliberal contraria a los intereses de la ciudadanía; su respuesta se convirtió en una sentencia: “El PP es un partido serio, así que no me digas bobadas. Los podemita son unos perroflautas”

Tengo que reconocer que mi vecina me tiene anonadado con tanta información, pero lejos de creerme a “píe juntillas” lo que ella me contaba, decidí preguntar a varios conocidos, economista ellos; y he aquí que fue peor que remedio que la enfermedad. Mientras unos me hablaban de un cataclismo económico con la derecha en el poder, otros auguraban lo contrario si fuese la izquierda de PODEMOS la que gobernase, ya que al PSOE lo metían en el mismo lote que al PP y C´s por su política económica en épocas pasadas. Así que, lo único que pude sacar de limpio de las explicaciones recibidas es que, dependiendo de donde viniese el viento la cosa cambiaba, de tal manera que la economía parecía una cosa más de la meteorología que de otros factores que los que hemos leído un poco a Adam Smith influyen en la macroeconomía. Dicho de otro manera, dependiendo de la ideología de quien efectuaba el análisis así era el resultado de éste.

Y, ¿ahora a quien creo yo, a mi vecina, a los economistas, al PP, a PODEMOS o al sursum corda?. Como siempre mi vecina metiéndome en líos, aunque últimamente estoy pensando que el que termina metiéndose en los charcos soy yo mismo; porque tratándose de política, y más de la política de este país, donde la democracia es un tongo, el jefe del estado un monigote muy caro y las instituciones llenas de paniaguados del PP y del PSOE, únicos que se han repartido la tarta durante cuarenta años, lo mejor es practicar la acracia, por lo menos hasta que este país madure políticamente.

Sólo a mi se me ocurre hablar de política con mi vecina.

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Feliciano Morales Martín Escrito por el Jul 10 2017. Archivado bajo Actualidad, El divan de mi vecina. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

1 Comentario por “El diván de mi vecina”

  1. Qué bien sintetizado .La incursión de Podemos en el panorama político ha abierto tantas” carreteras secundarias”,que al final no sabremos a cual de ellas nos llevaran nuestros pies cansados de tanto esperar nuestro acomodo ideológico

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes