Después del 26J. Pido perdón

pido perdón

Quiero entender y no puedo

 

pido perdón

El hastío con la política se palpa. Los enredos, discusiones, apologías, incluso apuestas, acerca de los diferentes líderes políticos y de su capacidad, o por el contrario, la falta de ella, para llegar acuerdos encaminados a la formación de gobierno, parece que han perdido el protagonismo que debería tener;

porque a la altura en las que nos encontramos, después de más de medio año sin haberse constituido un gobierno que lleve las riendas de este país, no sólo constituye un fracaso político, sino también de los propios ciudadanos por permitir que se presenten y volver a dar el voto a los mismos candidatos que han demostrado su inoperancia, incapacidad y falta de talla política para escuchar lo que pueblo les ha dicho en ambas convocatorias electorales -las del pasado 20D y las recientes del 26J-, y que no es otra cosa que se pongan de acuerdo para gobernar.

El fracaso del parlamento constituido  en su décimo primera legislatura, tras las elecciones del 20 de diciembre último, para la formación de gobierno, debería haber sido motivo más que suficiente para dejar fuera en los siguientes comicios a quienes fueron realmente los responsables, que no son otros, que los líderes de los diferentes partidos. Pero, como en España parece que no aprendemos de nuestros errores, y que nos gusta darnos de bruces más de una vez tropezando sobre la misma piedra, hemos justificado que los mismos inútiles hayan vuelto al candelero, igual que justificaremos el cambio de tendencia en cuanto al apoyo para gobernar, basándolo en el hecho de que el patriotismo está por encima de los intereses personales, aunque lo que realmente persigan y ya se ha demostrado con la Presidencia del Congreso de los Diputados, es ocupar sillones, y si para eso hay que pactar con el mismo diablo, o lo que es lo mismo con el más corrupto, pues se hace.

Soy consciente de que hay que tener amplitud de miras y dejarnos de esas gilipolleces de que si van a chupar o beneficiar a los suyos, ya que, al fin y al cabo, hablemos claro, aquí nadie micciona o transpira agua bendita. Todos tenemos un precio, ¿o no?. “

Por ello, por no haber sido lo suficientemente patriota, pido perdón, sobre todo por haberme obcecado y predispuesto en contra del único Partido político que ha  demostrado su abnegación en su sobrado y demostrado servicio al país, desde su fundación por aquel ex ministro -por la gracia de Dios, del régimen franquista, el excelentísimo señor D. Manuel Fraga Iribarne, hasta el momento actual. Habiendo sucumbido, en definitiva, a esa  campaña de descrédito que la izquierda de este país, aprovechando la impunidad de las redes sociales y la prensa amiga, han hecho sin ningún tipo de escrúpulos. ¿Cómo han podido llegar tan lejos estos chicos con la ropa de Alcampo y llenos de rastas?, que horror.

¿Qué van a pensar de nosotros nuestros socios de Europa?, que descredito, que vergüenza, que sonrojo…, tenemos que formar gobierno sea como sea…, borrón y cuenta nueva. Acaso, ¿alguien piensa que esto va a cambiar alguna vez?. Los ricos y los pobres siempre han existido, y que los de arriba pisen a los de abajo ha sido y será siempre así; si no con la desvergüenza de los señoritos de la España cacique,  que todavía los hay, aún peor, por tratarse de situaciones de hecho que cuentan con el parabién o amparo de la Ley,  sino que se lo digan a los desahuciados, explotados laboralmente o expulsados del país por no haberles dado oportunidad de ganarse la vida honradamente. Para eso estamos en un Estado de  Derecho, para amparar todo en la Ley, sea justo o no, beneficie a los ciudadanos o no, constituya un abuso de poder o no.

Quiero entender y no puedo

Quiero entender y no puedo

Que lleguen al acuerdo que les de la gana, que constituyan gobierno, que sigan robando, malgastando el dinero de todos. Si a este país le gusta que le den caña, pues venga, adelante…, además, ¿quien soy para creerme el poseedor de la verdad absoluta y pensar que los demás están equivocados?. ¿No es esto la democracia?, ¿aceptar lo que ha querido la mayoría?. Pues si la mayoría quiere que gobiernen los corruptos será por algo ¿o no?.

Aquí hacen falta patriotas que lleguen a un acuerdo de gobierno, lo demás es secundario, si hay que dar luego indultos, pues se dan…, porque según los buenos demócratas, los votos lo legitiman todo, hasta el delito.

Ahora en serio, pido perdón por mi hastío.

¿Ya no te acuerdas?… pues estamos buenos

 

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Feliciano Morales Martín Escrito por el Ago 11 2016. Archivado bajo Actualidad. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes