De cuarta categoría

Comprendo, ¿Cómo no iba a comprender? que el paso de los años permite que la experiencia sea un elemento a incorporar en los análisis, en las reflexiones y disquisiciones que cada uno se hace sobre diferentes temas.

Y esa misma experiencia, ese mismo poso de conocimiento adquirido por el mero paso de los años, hace que todas las convicciones personales estén revestidas de una pátina de reflexión pausada que, si no es excesivamente pausada, resulta conveniente a la hora de analizar, de encarar, las situaciones que te toque vivir.

Es precisamente esa pátina, ese plus vital que los más jóvenes van adquiriendo según dejan de serlo, el que me lleva a afirmar sin pararme en simpatías o antipatías personales, que el principal problema que tiene en este momento este país es que los actuales líderes políticos son de cuarta categoría.

Habrá quién se pregunte que por qué digo de cuarta y no de tercera o de quinta. Bueno, en mi percepción es fácil catalogar la categoría de una persona respecto a una labor o respecto a un objetivo.

Para un político que aspira a gobernar un país el objetivo prioritario ha de ser lo mejor para ese país, lo más conveniente. Una vez establecida esa prioridad habrá de hacerlo conforme a su ideología, siempre que las circunstancias lo permitan, y con un equipo formado por personas de su confianza. De Perogrullo, vamos.

Si en esto estamos de acuerdo, y estoy convencido de que es suscribible por la mayoría de ciudadanos del mundo, la categoría de un político puede medirse en función del desplazamiento del objetivo principal dentro de sus prioridades a la hora de tomar decisiones que afectan al país a gobernar.

Establecida la fórmula solo queda aplicarla.

Nuestros actuales políticos miran en primer lugar, y de forma “ostentórea”, por su propio interés. Su personalismo, su afán de notoriedad y posteridad es digno de mejores metas. En segundo lugar, y aquí me cabe la duda de si en algunos casos el segundo y el tercer interés son intercambiables, miran por su partido. Posteriormente la mirada se les centra, o descentra según la postura a tomar, en la ideología. Y tenemos que esperar a un cuarto nivel para que el interés del candidato y el del país se encuentren.

 

“Nuestros actuales políticos miran en primer lugar, y de forma “ostentórea”, por su propio interés. Su personalismo, su afán de notoriedad y posteridad es digno de mejores metas.”

Y aplicada la fórmula llegamos indefectiblemente a la conclusión de que, desgraciadamente, nuestros políticos no sobrepasan la cuarta categoría. Y eso siempre que consideremos, divina ilusión, que son absolutamente sinceros con nosotros y que no tienen otros intereses o prioridades en la mochila, que ya es lanzarse a la credulidad más desaforada a pecho descubierto.

Y si los políticos son de cuarta el país que gobiernen será de… efectivamente, un país es de la misma categoría que los políticos que lo gobiernan y que han sido elegidos por una ciudadanía incapaz de exigir, de controlar, de hacerse escuchar, o sea de cuarta categoría.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Te puede interesar

Rafael López Villar Escrito por el Ago 25 2016. Archivado bajo Actualidad, Política. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

1 Comentario por “De cuarta categoría”

  1. Juan Antonio

    De acuerdo amigo Rafael con la conclusión de tus premisas; aunque creo que no sólo los españoles, sino prácticamente la ciudadanía en general de todo el mundo a la hora de acudir a depositar su voto en la urna, lo que considera precisamente son esos personalismos, ese carisma y sus particulares simpatías… Dentro de las ideologías consustanciales, más o menos arraigadas en cada uno, los que podrían aportar razonables y discutibles conocimientos políticos, estimo que podrían computarse casi con los dedos de una mano… La pátina que envuelve a los políticos, probablemente es la misma que envuelve al pueblo y a veces su capa es tan densa, que a más de uno, a pesar de los pesares, le impide ver más allá de sus narices…
    Un abrazo…

Debes estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.056 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 95.589 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes