Curiosidades de los Juegos Olímpicos: Seúl 1988

En 1988, Seúl fue la sede de los XXIV Juegos Olímpicos de Verano. Fue para entonces, el evento olímpico de envergadura sin precedente, pues contó con la participación de 13.304 atletas provenientes de 159 países del mundo.

Se había adoptado como espíritu básico de estos Juegos ‘La Reconciliación y el Progreso’ y en su cumplimiento, el Comité Organizador estableció los siguientes objetivos: máxima cantidad de atletas participantes, armonía mundial, resultados sin precedentes, máxima seguridad, y ahorro de costos. Después de este evento deportivo internacional, Corea del Sur se convirtió en el 16° país del mundo anfitrión de los Juegos Olímpicos de Verano en Asia. Se llevaron a cabo competiciones en 23 disciplinas y dos deportes de demostración. Corea del Sur, se ubicó en la 4ta. posición en el Medallero habiendo obtenido 12 oros, 10 platas y 11 bronces.

Los Juegos Olímpicos de Verano Seúl 1988 tuvieron un gran significado puesto que se habían enfocado en la reconciliación de los Bloques de Oriente y Occidente, después del boicot que había perpetrado el Bloque Occidental en 1980 para los Juegos Olímpicos de Moscú, y el boicot que había perpetrado su contrapartida de Oriente en represalia por las Olimpíadas de 1984 que tuvo lugar en Los Ángeles. Sin embargo, Seúl logró trascender estos conflictos ideológicos y la discriminación racial en cumplimiento de los principios establecidos en la Carta Olímpica, y el evento de Seúl sirvió como ocasión para dar a conocer al mundo el estatus del desarrollo económico que había alcanzado el país, su cultura y tradición, y el alto potencial de los coreanos.

“Los Juegos Olímpicos de Verano Seúl 1988 tuvieron un gran significado puesto que se habían enfocado en la reconciliación de los Bloques de Oriente y Occidente”

Ben Johnson festeja su victoria y récord mundial en la final de los 100 m en

Ben Johnson festeja su victoria y récord mundial en la final de los 100 m en

Los momentos más impactantes del torneo los protagonizó por partida doble el atleta canadiense Ben Johnson. El primero, al arrasar en la carrera de 100 metros con una marca estratosférica, para posteriormente ser desposeído de su oro por dar positivo en el control antidopaje.

Los grandes triunfadores en la pista fueron los americanos Florence Griffith, con tres oros y una plata, y Carl Lewis, con tres medallas, dos de ellas de oro. También destacó la actuación del soviético Sergei Bubka, oro y récord del mundo en pértiga, y que a pesar de haber sido el gran dominador de la prueba durante los años 80 y 90, se perdió la edición de Los Angeles por el boicot y no fue capaz de repetir el éxito ni en Barcelona ni en Sídney. Una lesión le privó de participar en Atlanta.

La piscina coreana también proclamó a sus reyes. En categoría masculina, el americano Matt Biondi logró siete medallas, cinco de ellas de oro. Y la gran reina de los Juegos fue la nadadora alemana Kristin Otto, con seis oros, récord femenino en la natación olímpica.

El español Gabriel Garcia en lafinal de -54kg (http://mastaekwondo.com/2009/05/juegos-olimpicos-de-seul-1988)

El español Gabriel Garcia en lafinal de -54kg

Varios deportes se incorporaron a la cita, como en taekwondo, béisbol o el tenis de mesa, y después de 60 años, reapareció el tenis, con el consentimiento a participar para jugadores profesionales.

También habría que destacar el logro de la alemana Christa Luding-Rothenburger, única capaz de conseguir en el mismo año medalla en Juegos Olímpicos de Invierno (Patinaje de velocidad) y de Verano (Ciclismo). O el de la sueca Fencer Kerstin Palm, que comparte con Merlene Ottey el honor de ser la mujer que en más ediciones han participado, en siete.

EEUU fracasa bajo los aros. En baloncesto, los estadounidenses no llegaron a la final por primera vez, a excepción hecha de su ausencia en Moscú por el boicot. Fueron eliminados por la URSS de Sabonis, a la postre campeona.

Infanta Cristina

Infanta Cristina

Los representantes españoles, de los que la Infanta Doña Cristina fue abanderada, siguieron en la media de la década al lograr cuatro medallas. La vela volvió a conseguir un oro para España, a través de José Luis Doreste en Clase Finn.

En el readmitido tenis, la clásica pareja Emilio Sánchez-Vicario y Sergio Casal sólo fue superada por los estadounidenses Ken Flach y Robert Seguso en la final. Y Sergio López Miró y Jorge Guardiola consiguieron el bronce en 200 metros braza y la categoría de Skee de tiro respectivamente.

Sabes…

¿Quién logró la primera medalla olímpica española?

 Visitando la base de datos del Comité Olímpico Internacional o buscando en la hemeroteca de cualquiera de los diarios españoles con solera y años a la espalda, debería aparecer un nombre, una gesta, una heroicidad en un tiempo de deportistas solitarios sin recursos públicos. Pero no es así. Aparecen dos. De hecho, tres. Según la fuente, son dos o es el otro.

José de Amézola y Francisco Villota

José de Amézola y Francisco Villota

El COI lo tiene claro. La primera metalla española es el oro que logró la pareja de cesta-punta formada por José de Amézola y Francisco Villota en los Juegos Olímpicos de París 1900. De Amézola era hijo del fundador del primer presidente de la Hullera Vasco-Leonesa y heredó su patrimonio mientras Villota era miembro de la alta sociedad madrileña y de familia cántabra. Ambos eran, además de pelotaris, aficionados a otros muchos deportes.

Pero los diarios y algunas federaciones implicadas nombran otro logro: la plata que logró Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós en los mismos Juegos Olímpicos de París en la modalidad de tiró con escopeta al pichón quedando detrás del australiano Mac Kintosh. Pidal, nacido en el seno de una familia burguesa gijonesa, fue marqués de Villaviciosa y, entre otras cosas, fue senador y el primer escalador, junto a Gregorio Pérez, en subir el Picu Urriellu (Naranjo de Bulnes).

Entonces, pues, tras la pregunta del primer medallista español se revela tras otra cuestión: ¿Qué fueron en realidad los Juegos Olímpicos de París 1900? Realmente fueron un cúmulo de competiciones polideportivas celebradas en el seno de la Exposición Universal que erigió la Torre Eiffel  que no fueron agrupadas a través de una ceremonia de inauguración o de clausura y que empezaron el 14 de mayo para acabar el 28 de octubre. Fueron auspiciadas y protegidas por el Baron de Coubertin.

El COI decidió poner orden en 2004 en el batiburrillo existente sobre aquel final de siglo XIX. Con varios historiadores trabajando sobre qué competiciones se podrían considerar olímpicas y cuáles no, el ente internacional aceptó las tesis que el historiador Bill Mallon publicó seis años antes en su libro ‘The 1900 Olympic Games: Results for All Competitors in Al Events, With Commentary’. Mallon consideraba inválida la medalla de Pidal ya que éste recibió un premio económico por ella cosa que convertía el torneo en el que participó en ‘no amateur’. Por ello, el COI le despojó del honor y se lo otorgó a De Amézola y Villota.

Lo más curioso del caso es que De Amézola y Villota, pese a ser inscritos como ganadores, nunca vencieron en partido alguno. En el torneo de cesta-punta celebrado en París en 1900, se inscribieron dos parejas. Junto a ellos dos, se apuntó una pareja vasco-francesa de apellidos Durquetty y Etchegaray que se acabó retirando por algún tipo de discrepancia con la organización dejando el oro libre para De Amézola-Villota.

Medallero JJOO Rio 2016

https://www.youtube.com/watch?v=F0Gr7xTII4g

Equipo Redacción Escrito por el Ago 19 2016. Archivado bajo Deportes. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes