Curiosidades de los Juegos Olímpicos: Roma 1960

Prev1 of 2Next
Use your ← → (arrow) keys to browse

 Roma ya había sido seleccionada para acoger la organización de los Juegos Olímpicos de 1908, pero tuvo que declinar y pasarle los honores a Londres.

En 1960, después de 1.567 años, los romanos querían mostrar que eran capaces de realizar unas Olimpiadas exitosamente. Sin embargo el número de visitantes superó la expectativa de los italianos, lo que causó problemas estructurales. Las calles de la capital italiana vivían congestionadas. Un periodista publicó: “Los italianos tardaron 2 mil años para organizar esta confusión”.

El Estadio Olímpico, en el día de la Inauguración de los Juegos, con el Estadio de Mármol al lado, dentro del entorno del Foro Itálico.

El Estadio Olímpico, en el día de la Inauguración de los Juegos, con el Estadio de Mármol al lado, dentro del entorno del Foro Itálico.

Con la paz casi consolidada entre todos los países, la Ceremonia Inaugural tuvo efecto el día 28 de agosto de 1960, siendo presidida por el Presidente de Italia, Giovanni Gronchi, el presidente del Comité Olímpico Internacional Avery Brundage, y la asistencia expectante, de más de 100.000 espectadores.

El Juramento Olímpico, a cargo del atleta italiano Adolfo Consolini

El Juramento Olímpico, a cargo del atleta italiano Adolfo Consolini

El Juramento Olímpico, estuvo a cargo del mítico atleta italiano Adolfo Consolini, antiguo campeón olímpico y plusmarquista mundial, siendo el último portador de la antorcha, con el fuego encendido en Olimpia, su compatriota y atleta Giancarlo Perís.

En contra de lo habitual, el desfile de las delegaciones, lo encabezó Grecia, con el Príncipe Constantino y la Princesa Sofía, actual reina consorte emérita de España, que con 14 años de edad, formaban parte del grupo de participantes, para las pruebas de vela.

 

Como himno de los juegos, que no se hizo oficial hasta los disputados en Tokio en 1964, era una obra compuesta en su música, por el compositor griego Spiro Samaras, con letra de Costis Samaras, cuyo estreno ya se efectuó, en los Primeros Juegos de Atenas en 1896.

Previamente el día anterior a la inauguración, S.S. el papa Juan XXIII, recibió en audiencia, a todos los participantes, con una mención especial para Pierre de Coubertín, invitándolos a realizar sus competencias, dentro del marco de la deportividad y la amistad, lo cual era la mejor garantía para, poder preservar los valores olímpicos, que siempre tienen que persistir, por encima de la victoria o la derrota.

Un hecho que marcaría el rumbo del deporte en el futuro, consistió en que todos los eventos pudieron visionarse en directo por televisión, aunque solo para Europa, mientras que para los otros continentes, se realizaban al día siguiente, en versión diferida.

“Un hecho que marcaría el rumbo del deporte en el futuro, consistió en que todos los eventos pudieron visionarse en directo por televisión, aunque solo para Europa, mientras que para los otros continentes, se realizaban al día siguiente, en versión diferida.”

La participación fue de 83 países, los cuales aportaron un total de 5.347, entre ellos 610 mujeres, siendo la inscripción más numerosa, hasta entonces, de todas las olimpiadas celebradas.

El regatista danés Paul Elvstrøm gana su cuarta medalla de oro seguida en clase Finn, siendo el primer atleta en conseguir esta hazaña en una competición individual. Los otros dos atletas que también han conseguido este hecho son Al Oerter y Carl Lewis.

Wilma Rudolph, una antigua enferma de polio, gana tres medallas de oro en competiciones de velocidad en pista.

Abebe Bikila

Abebe Bikila de Etiopía

Abebe Bikila de Etiopía gana el maratón tras correr descalzo los 42.195 kilómetros, y se convierte en el primer Campeón Olímpico negro africano. Completó la carrera en 2 h 15 min 16.2 s, estableciendo de esa forma una nueva plusmarca mundial. (Puedes observarlo a la izquierda)

El ciclista danés Knut Jensen se desplomó durante su carrera bajo la influencia de anfetaminas, y más tarde murió en el hospital. Fue la segunda vez que un atleta murió en una competición Olímpica, después de la muerte del corredor de maratón portugués Francisco Lazaro en los Juegos Olímpicos de 1912.

Prev1 of 2Next
Use your ← → (arrow) keys to browse

Equipo Redacción Escrito por el Ago 16 2016. Archivado bajo Deportes. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Únete a nuestro equipo… que no sólo te cuenten la noticia

No dejes de informarte

Necesitamos tu like en Facebook

Formulario de suscripción

Suscríbete en nuestro voletín de notícias y recibirás todas nuestras novedades

Se ha enviado un mensaje de confirmación a tu email. ACTIVA LA SUSCRIPCIÓN
El email ya esta en uso
Tienes que escribir un email válido
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto

Galería de Fotos

Entradas y Páginas Populares

Categorías
Meta Acceder | Designed by Gabfire themes