Cuando de mujeres va la cosa

Una de las manifestaciones de la prensa de este país, la comprada por los grandes medios de la comunicación, es buscar tres pies al gato, o lo que es lo mismo, buscar la venta de sus diarios aún contando lo que no es verdad o sacando de contexto determinadas actuaciones con el único fin de atacar a quienes cuestionan su independencia, callando, sin embargo, actitudes que verdaderamente atacan a la dignidad de la persona, más concretamente a  la dignidad de las mujeres.

Tal es el caso de las palabras pronunciadas por Pablo Iglesias en un debate en eldiario.es sobre el papel de la mujer en la política, donde dijo que: “la feminización de la política no se logra con más mujeres en cargos de representación”, añadiendo que “de nada sirve poner como portavoces a mujeres si estas no están feminizadas”; las cuales como es habitual en temas políticos, sobre todo cuando el protagonista es el líder del partido que mejor sabe utilizar las redes sociales, hizo que la batalla de acusaciones incendiasen éstas por los detractores y simpatizantes de la formación morada.

Sin embargo, el propio Iglesias, en los pasillos del Congreso de los Diputados, ha tenido la ocasión de explicar lo que quiso decir, manifestando que el verdadero sentido de sus palabras, sacadas de contesto, como han indicado también sus defensores, es que resulta “fundamental que haya una presencia mayor de mujeres en todos los ámbitos y que los hombres seamos capaces de renunciar a ciertas formas agresivas, arrogantes y poco empáticas que a veces hacen la política irrespirable. Y esto yo soy el primero que se lo tiene que aplicar”.

Resulta público y notorio la defensa a ultranza que PODEMOS y su Secretario General hacen de la mujer en todas sus políticas,  con las que podremos estar de acuerdo o no, al igual que con la ideología del partido, pero cuestionar tales declaraciones no evidencian más que una campaña orquestada por determinados periodistas, directores de algunos medios que, en algunos casos, rozan un maniqueísmo patológico en su batalla particular contra los que denominan populistas. Sobre todo, cuando los mismos medios ocultan y minimizan otras noticias, que si suponen un verdadero ataque contra la dignidad de la mujer, como es el protagonizado por Albert Rivera, cuyo partido  ha pagado 153.000 euros para evitar un juicio por acoso laboral contra él.

“Resulta público y notorio la defensa a ultranza que PODEMOS y su Secretario General hacen de la mujer en todas sus políticas,  con las que podremos estar de acuerdo o no, pero cuestionar tales declaraciones no evidencian más que una campaña orquestada por determinados periodistas, directores de algunos medios que, en algunos casos, rozan un maniqueísmo patológico en su batalla particular contra los que denominan populistas.”

Los hechos se refieren a la exjefa de prensa de Ciudadanos, Inma Lucas, la cual participó activamente hasta 2015 en las campañas de Ciudadanos, de hecho hace un año su cuenta de Twitter estaba plagada de imágenes de la caravana electoral de Albert Rivera en los que compartían guiños y mensajes de ánimo. Significativamente su último mensaje es uno del 11 de julio de 2015 en el que proclamaba que estaba “orgullosa” de formar parte del equipo de prensa de la formación y difundía una imagen en la que aparecía con un avanzado estado de gestación, siendo éste el motivo del citado acoso, debido a que tras el periodo de la baja por maternidad dada por su médico a causa de un embarazo de riesgo de dos gemelos, se incorporó al trabajo, siendo privada, según denuncia formulada por ella en mayo de 2016 ante los juzgados de lo Social, de sus antiguas funciones, y  relegada al área de prensa del Ayuntamiento de Barcelona,  con funciones irrelevantes y humillaciones personales y profesionales.

Dicha denuncia ha sido dirigida contra el grupo parlamentario de Ciudadanos y también contra Rivera y varios dirigentes más de la formación, como José Manuel Villegas o Fernando de Páramo, haciendo responsable a Rivera de incumplir sus promesas de mejoras salariales y de hacerle el vacío desde que se reincorporó a su puesto. Además, en su demanda había dejado constancia de que llegó a trabajar como “falsa autónoma” para Ciudadanos y que la habían dejado jerárquicamente por debajo de los propios equipos que había montado, asegurando, que Juan Carlos Girauta admitió lo que estaba pasando y que la maternidad era la causa al decirle estas palabras: Es una putada. Todo eso es por ser mujer. Como los tíos no parimos, no nos pasan estas cosas, no desapareces de repente cuando puede pasar de todo

Como siempre y como es de justicia, debido a la supremacía de la presunción de inocencia, lo normal es dejar que los tribunales de justicia hagan su trabajo, dada la incapacidad y la falta de catadura moral y calidad política de muchos de nuestros políticos de asumir su responsabilidad política; aunque en este caso no tendrán la oportunidad de hacerlo debido a que la formación naranja ha evitado el juicio admitiendo un despido improcedente y abonando una indemnización a Lucas de 153.000 euros, lo cual supone un reconocimiento de los hechos.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Te puede interesar

Feliciano Morales Escrito por el Dic 1 2016. Archivado bajo Política. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.080 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 78.311 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes