Que comience el espectáculo, comedia bufa en varios, indeterminados actos

Lo que haya de ser será. Hoy, pre uno de octubre, y como ha dicho un amigo, mío, ya solo queda hacerse de refresco y palomitas y sentarse a ver el espectáculo. Lo único que no dice el programa de festejos es cuál es la duración prevista. Es una de las características de los espectáculos en directo con guión abierto, que según cada protagonista tiene una duración diferente.

La verdad es que creo sinceramente que esta película, “El Procés” creo que se llama, es en su más pura trama una comedia española de las malas, y no doy títulos comparativos para no ofender. En ningún otro país normal del mundo este guión llegaría siquiera a empezar a rodarse, porque en ningún otro se darían los caracteres reconocibles para los caracteres necesarios. Hace falta un elenco en el que todos los protagonistas se crean buenos, sin paliativos, en que todos los protagonistas mientan y en los que muchos de ellos nunca dicen lo que realmente piensan, sin mentir, reitero. Me recuerda un poco a los telefilmes a los que nos tienen, desgraciadamente, acostumbrados las cadenas de televisión los fines de semana. Solo con los títulos ya sabes de que va la historia, como va a acabar, y sólo te queda por ver cuáles son los detalles propios, si hay alguno, con los que el guionista a adornado su falta de creatividad.

Un gobierno que lo es por la incapacidad de los demás y no por méritos propios, débil y marcado por sus propios errores, una oposición incapaz de asumir su fracaso electoral  y que busca desesperadamente como ganar con artimañas lo que es incapaz de ganar en las urnas. Un ámbito territorial en el que las palabras dejan de significar lo que significan para los demás y reclaman su significado único y verdadero. Y todo trufado, yo diría emponzoñado, por los tibios, los equidistantes, los que siempre están de perfil porque no son capaces de saber si quieren ser tirios o troyanos, o porque buscan en el río revuelto, en la confusión, imponer sus propias y particulares verdades que nada tiene que ver con lo que acontece. Y a todo este cóctel, ya de por sí bastante imposible, le añades una masa de fanáticos irracionales, en ambos lados, que piensan que no hay más verdad que la suya… y el espectáculo va a comenzar. Visite nuestro bar.

 

“Y a todo este cóctel, ya de por sí bastante imposible, le añades una masa de fanáticos irracionales, en ambos lados, que piensan que no hay más verdad que la suya… y el espectáculo va a comenzar. Visite nuestro bar. “

El gobierno necesita, para poder afrontar esta situación, una fortaleza que su propio partido, plagado de casos de corrupción, en minoría parlamentaria y equivocado en muchos de sus planteamientos, le deniega y busca en el resto del arco parlamentario. En cualquier otro país serio ya se habría suspendido al gobierno secesionista, se habría disuelto el parlamento del que se sirve y habría empezado a andar el camino para restablecer el orden constitucional. Pero no se atreve. No se atreve por su propia debilidad y por la falta de confianza en la lealtad de los que dicen apoyarle en sus medidas.

El PSOE apoya al gobierno formando el llamado frente constitucionalista. Pero el PSOE es un socio lleno de peros, un socio inestable que hoy da y mañana quita, que ofrece un flanco débil y dispuesto a la retirada al menor atisbo de ventajas. Pedro Sánchez nada entre dos aguas, la de los militantes que lo han elegido y los históricos que esperan cualquier tropezón para volver a descabalgarlo. Su misma debilidad es la debilidad del frente en el que está integrado porque, y esto es del dominio público, sus posiciones electorales, de elecciones internas, están más cerca de Podemos que del partido en el gobierno al que le ha jurado odio eterno con su: “No es no” prácticamente programático.

Y en ese bloque nos falta mencionar al sancho del gobierno, al único apoyo real del gobierno merecedor de causas más limpias y de países democráticamente más hechos. El señor Rivera se desgañita, se pronuncia y se alinea en una posición que todo quisiéramos que fuera del PSOE, incluso algunos de sus militantes. Pero el señor Rivera, su partido, no tiene más fuerza que la que tiene, da moral, apoyo, pero es insuficiente. La injusticia bíblica: “dios da pan a quien no tiene dientes”

Podemos es fiel a sí mismo, está en un lado y en el otro sin que nunca puedas saber lo que piensa como partido. Sí que sabemos lo que dicen sus líderes visibles que piensan. Sus bases heterogéneas los incapacitan para tomar una postura coherente. Sus tendencias anti sistema les obligan a escorzos imposibles que chocan con su inexistente vocación de partido nacional. Aquí soy marea, aquí común y en este otro aquí viento del norte. Su populismo, su desprecio por el sistema actual, sus posiciones en esta película hacen que quede al descubierto su absoluta incoherencia al reclamarse como partido de izquierdas. Baste con ver su radical distancia de los postulados internacionalistas de la izquierda real.

Y del bloque catalanista ¿Qué podemos decir? Poco, muy poco. Llamarle bloque al acuerdo apenas temporal de un partido de izquierdas, uno de derecha y otro anti sistema, es como llamarle bloque a la arena del desierto. Está junta, es muy numerosa, pero cada grano es absolutamente individual. La prueba principal es que cada uno de los componentes busca su propia gloria en el proceso. Los dirigentes del PDCat buscan su pase a la historia y librar a sus líderes históricos de la cárcel por corrupción. ERC, sueña con la república catalana, como ha hecho siempre. Su reino no es de este mundo y por eso necesita otro, uno que sea catalán, republicano y de izquierdas. Absolutamente coherente. Y nos queda la CUP. A la que el sentimiento catalán le importa un ardite. Ellos sueñan con un mundo, y si es pequeño está bien para empezar, aislado de la contaminación capitalista y decadente de Europa, donde en su idílico, bucólico y pastoril paisaje, donde poder imponer su pensamiento único y erradicar con democrática represión cualquier atisbo de disidencia. Una joya, vamos.

“Y nos queda la CUP. A la que el sentimiento catalán le importa un ardite. Ellos sueñan con un mundo, y si es pequeño está bien para empezar, aislado de la contaminación capitalista y decadente de Europa”

Luego estan los  actores secundarios. Por un lado los tibios, los equidistantes, los incapaces de tomar partido porque son tan superiores que decantarse les supone mancharse, esos de los que decía Celaya: “maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales. Maldigo la poesía de quién no toma partido hasta mancharse”. Por otro lado los que tienen tanta carga de reivindicaciones pasadas y no compartidas por la mayoría que aprovechan cualquier momento, incluso los que no toca como este, para hacerlas, equipararlas y crear una confusión dañina.

Y nos falta el cerdo traidor. Ese que en la película se encarga de enredarlo todo sin dar la cara y que consigue que los “protas” lleguen a odiarse para poder salirse con la suya, sea la chica, la casa o el barco. Y en esta historia hay cerdo traidor, por supuesto. En esta historia Cataluña no es más que el escenario en el que el cerdo traidor maniobra para quedarse con el Teatro entero. Pero eso ya es política internacional y ahora no toca.

Lo que ahora toca, lo que ahora debiera de tocar, según mi modesto y leal saber, trufado con lo que va a tocar, es el siguiente programa de actos:

–       Día 1 de octubre. Proyección de la película

–      Día 2 de octubre. Cine fórum: “como restaurar la normalidad constitucional”. Conferencia a cabo del gobierno

–       Día 3 de octubre: comienzo de la huelga general y revueltas callejeras.

–       Día 4 y siguientes algaradas

–        Día 5. Vuelta a la normalidad. Empezar a hablar de hablar.

Porque hablar de hablar es lo que toca. No se puede empezar a negociar con nadie sentado en los banquillos, con nadie amenazando con chantaje, con nadie posicionado en la fuerza.

Que comience el espectáculo¡¡¡¡

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Te puede interesar

Rafael López Villar Escrito por el Oct 1 2017. Archivado bajo Actualidad, Nacional. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

1 Comentario por “Que comience el espectáculo, comedia bufa en varios, indeterminados actos”

  1. Y daremos paso el día 6 a una nueva República Catalana como lo hizo Luis Companys en 1934.

Dejar un comentario

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.080 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 78.382 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes