Archivos de categoría para: Redes

Se te acabo el chollo de informarte en Facebook

A los que nos interesa la verdad de las cosas y buscamos informarnos de las noticias en nuestro muro de Facebook parece que se nos ha agotado esta posibilidad a no ser que paguemos por ello.

Facebook está probando un método de suscripción para acceder a las noticias que aparecen en esta red social. Lo ha explicado Campbell Brown, jefe de acuerdos sobre noticias de Facebook. El plan es que los que no estén subscritos solo puedan acceder a 10 artículos: a partir del 10º artículo, tendrán que pagar si quieren ver más.

Es cierto que esta idea no ha partido de Facebook sino de los diarios y medios informativos digitales que quieren sacar el mayor provecho de esta plataforma de comunicación de la que también, indudablemente ésta sacará partido motivo por el cual su gratuidad cada vez es más cuestionada por el hecho de que cada día son más las restricciones a aquellos usuarios que quieren compartir las noticias con el resto del mundo en vez de publicar “chascarrillos” y medias verdades que desvirtúan la noticias. “A mar revuelto, ganancia de pescadores”

Con el crecimiento cada vez mayor de los medios digitales,  los diarios cada vez tienen menos suscriptores y por lo tanto disminuyen sus beneficios.

Según  fuentes cercanas a Facebook,, a finales de año esta red social  empezará con las pruebas en cuanto a la determinación de los detalles del proceso de pago, de manera que en el próximo año podría entrar en funcionamiento esta forma de difusión de noticas procedentes de tales medios.

“Facebook está probando un método de suscripción para acceder a las noticias que aparecen en esta red social. (…) El plan es que los que no estén subscritos solo puedan acceder a 10 artículos: a partir del 10º artículo, tendrán que pagar si quieren ver más-“

En todo caso te damos la oportunidad que, mediante la suscripción gratuita indefinida, que hemos aumentado a los primeros cien mil suscriptores a nuestro MAGAZINE PLAZABIERTA.COM, puedas recibir también de forma gratuita en tu correo electrónico la noticias del momento, motivo por el que estamos estudiandoel cambio de formato, siempre bajo la premisa de que somos un medio social en el que tu voz es lo más importante.

Según fuentes cercanas a Facebook, todavía deben perfilarse detalles como el proceso de pago, de manera que si la prueba funciona, podría oficializarse en 2018.

Fuente: Cnet

SUSCRIPCIÓN GRATUITA INDEFINIDA PLAZABIERTA.COM AQUÍ

 

Game of Thrones (season 7)

Daenerys (Emilia Clarke) toma posesión de Dragonstone en la nueva temporada. (Foto: HBO)

Ayer pudimos ver el primer adelanto en vídeo de “Game Of Thrones ” con  King’s Landing en poder de Cersei, Daenerys que tendrá que decidir cuál será su plan de ataque en el próximo episodio 

En el norte Jon Snow (Kit Harington) tiene una audiencia con Yohn Royce, defensor del valle de Arryn, quien se muestra desconfiado ante la casa Targaryen. ¿Por qué los menciona ahora?

Es posible que en el próximo episodio de “Game of Thrones” Jon Snow sepa que Daenerys ya está en Westeros, a lo cual se sumaría la carta de Samwell Tarly sobre los yacimientos de dragonglass cerca al palacio de la recién llegada.

El adelanto también muestra a un lobo. ¿Se trata, pues, del esperado reencuentro de Arya Stark (Maisie Williams) con Nymeria? Como se recuerda, en la primera temporada ella abandonó a la loba para salvarla de los Lannister, quienes querían matarla por morder a Joffrey.

DATO

Se puede ver este episodio en  “Game of Thrones” el domingo 23 de julio por la noche en los canales HBO, HBO 2 y la app HBO GO.

No se te olvide dejarnos tu comentario.

El diván de mi vecina

El inicio                                                                                         

 

Jorge Luis Ballart – Diván para Vincent van Gogh

Mi vecina debe tener un curriculum impresionante, sabe de todo y cuando hablo con ella siempre sienta cátedra, así que he decido darle vacaciones si quiero que mi autoestima no termine por los suelos. Y, buscando sustituir el tiempo que dedicaba a tan ilustre persona me refugié en las redes sociales sociales con la intención de buscar aquí y allá información que reforzara mis conocimientos, lo que hizo que me encontrase con un montón de personas iguales a mi vecina o, aún peor, porque también estaban muy cabreados.

¿Seré un tonto en un mundo de sabios?, me pregunté. Y no encontrando respuesta decidí plegarme a mi mundo interior buscando, al menos, reforzar mi espíritu  con la paz necesaria para equilibrar tanto desasosiego  causado por mi ignorancia.

Pero, incapaz de administrar mis emociones por tanta frustración, decidí ponerme en manos de un terapeuta y buscando en las páginas amarillas on line, decidí llamar a uno que en su anuncio prometía solucionar una larga lista de patologías mentales y emocionales. Me citó a su consulta al día siguiente.

 

” no encontrando respuesta decidí plegarme a mi mundo interior buscando, al menos, reforzar mi espíritu  con la paz necesaria para equilibrar tanto desasosiego  causado por mi ignorancia.”

Acudí a su despacho que, paradójicamente, estaba en una calle denominada “los sabios”, y me encontré a un hombre trajeado con corbata de unos cincuenta y muchos años, muy estirado y con una voz tan solemne que parecía escucharse cada una de las palabras que salían por su boca. Dejándome hablar de mi vida transcurrió una hora y media, tiempo más que suficiente para desnudar mis más de cuarenta años. Creo que, menos mi nacimiento del cual no logro acordarme, le conté todo. Pagué noventa euros, el precio por la primera consulta en la que él nada más hizo que divagar  al inicio sobre lo divino y lo humano, así como sobre las carencias de la mayoría de los individuos para saber administrar sus emociones. Lo llamó falta algo así como inteligencia emocional.

Durante casi tres meses, dos veces por semana acudí a su consulta a sesenta euros cada una, más las botella de agua que me compraba en el quiosco de abajo de su despacho para lograr combatir la sequedad de boca que mis narrativas me dejaban a lo largo de una hora en la que no paraba de hablar, con la ansiedad de no dejarme nada en el tintero, ante lo cual él sólo respondía con palabras sueltas tales como “continúa”, “interesante”, “bien”, siempre mirándome por encima de sus gafas redondas; y en momentos de más generosidad con preguntas tales como ¿y que hiciste?, ¿por qué actuaste así?, ¿cómo te sentiste?…

Después de tanto tiempo y haciendo cuentas de lo que me había gastado en el tratamiento, empecé a preguntarme sobre la eficacia del mismo, y sobre si no me compensaba más desahogarme con un amigo o con el cura de mi parroquia, aunque este último lo descarté ante la vergüenza de no haber pisado la iglesia desde mi confirmación, pero también porque los santones nunca me han gustado. Claro que, mi amigo, el único en el que puedo confiar ya tiene bastante con solucionar los problemas de su familia de tres hijos en edad de pavo y una mujer doce años más joven que él. Así que, encontrándome al igual que al inicio  después de una terapia  de la que no he logrado adivinar en qué consiste, empecé a rebobinar.

Llamé a la puerta de mi vecina y como si no hubiese transcurrido el tiempo, empezamos a hablar; bueno, empezó y siguió hablando ella desde el púlpito que siempre lo había hecho. Sin embargo, la historia no se repitió pues algo en mi cabeza, como un clic o un replicar de dedos, hizo que me viese  en la consulta de mi caro terapeuta; pero invirtiendo los papeles, yo era el que escuchaba y ella la que hablaba.

Empecé a darme cuenta de sus carencias al adoptar un juicio crítico  ante unos razonamientos que, lejos de ser verdades absolutas no eran más que un castillo de naipes construido sobre generalidades y falsas ideologías propias de una moral acomodaticia y sobre una visión de la realidades tergiversadas por los medios y la influencia de las redes sociales.

Pero, sobre todo, de lo que me di cuenta es que yo era mi mejor terapeuta y que, podía ser tont pero no tanto como muchos que hablando de todo no saben de nada.

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La estupidez tecnológica

A veces se ponen los nombres pensando solo en la parte positiva de lo nombrado, obviando que como el hombre es un ser, como casi todo en el universo, pretendidamente simétrico habrá que pensar también en cómo se llamarán las consecuencias negativas de lo nominado.

Por ejemplo, si el hombre pone en marcha un avance tecnológico como pueda ser la inteligencia artificial es casi inevitable pensar que se dará lugar a la existencia de algo tan artificial como la inteligencia, pero de signo contrario.

Claro, el nombre evidente sería la estupidez artificial, pero, desgraciadamente, eso es algo que el hombre lleva practicando desde antes de Atapuerca. Puede, incluso, que desde antes de que el hombre pudiera considerarse a sí mismo como tal.

El caso es que más allá de cómo queramos, o logremos llamarle, el hecho existe. Como hay que referirse, y referirlo, de alguna manera permítaseme llamarle estupidez tecnológica. Posiblemente el concepto sea tan amplio que su implicación quede, al nombrarlo así, un tanto difuso. Puede ser. Pero  habrá que empezar por poner puertas al campo, nombre a lo innominado, de alguna manera.

Es verdad que una estupidez tecnológica es diseñar máquinas para matar, máquinas para devastar, máquinas para complicar la vida a las personas, y todas ellas se acometen, pero en todos esos casos, y yo diría que en todos los demás, la estupidez está en el creador y no en lo creado. Y si es así, que lo es, podríamos definir la estupidez tecnológica como todo invento realizado por el hombre para complicarle, o quitarle, la vida a sus semejantes.

Seguro que a todos se nos ocurren, así, de golpe, multitud de ejemplos. Los drones bélicos, los ordenadores de Hacienda o los “call center”. Pero con ser todos ellos intrínsecamente perversos hay otras aplicaciones tecnológicas que tras una cara amable, tras una apariencia de avance y servicio, esconden conductas que analizadas con frialdad nos llevan de la preocupación al miedo.

A mí me ha pasado ayer. Ayer, inopinadamente, he descubierto una estupidez tecnológica que me atañe directamente y que ha hecho subir el termómetro de mi indignación hasta niveles a los que hacía tiempo que no me asomaba.

Ciertamente uno de los grandes problemas que tiene esta pretendida civilización, o lo que va quedando de ella entre ideologías y otros disparates, son las redes sociales y, particularmente, su perversa utilización que deja a la vista pública la bajeza moral, la miseria ética y educativa de muchos de sus utilizandos, que vierten en una especie de frenesí bacanal lo más sucio y bajo de sus instintos. Esas redes sociales en las que triunfan en una orgía de impunidad y, pretendido, dogmatismo moral, los inquisidores subidos en pedestales de razones indiscutibles ante las que los demás hemos de doblegarnos o resignarnos a ser atacados, insultados, descalificados o amenazados, incluso de muerte, por gentecilla que cara a cara no aguantaría dos argumentos seguidos.

“no de los grandes problemas que tiene esta pretendida civilización, o lo que va quedando de ella entre ideologías y otros disparates, son las redes sociales y, particularmente, su perversa utilización que deja a la vista pública la bajeza moral, la miseria ética y educativa de muchos de sus utilizandos”

Pero con ser muchos de los usuarios de las redes sociales, inquisitoriales, dictatoriales, amorales de moral única y rígida, victorianos de nuevo cuño, adoradores de una libertad sin diversidad, impostores e imponedores de la verdad única, renegados y resabiados de lo normal, títeres y guiñoles de todo tipo y tendencia, tendencia ajena por supuesto, de una estupidez tecnológica proverbial, no son la única estupidez tecnológica achacable al uso, y a veces disfrute, de estas herramientas sociales que bien usadas serían una fuerza imparable en la consecución de metas positivas: la educación, la formación, la verdad y la libertad. La ajena antes que la propia, por si algunos aún ignoran en que consiste la verdadera Libertad.

Ayer, inopinadamente, mi cuenta de Facebook, eso que algunos llamamos caralibro en la intimidad, me comunicó, con un cierto tufillo de satisfacción y complicidad, que mi denuncia anónima había sido atendida y que se había retirado la publicación denunciada.

Pasmo. No puedo calificar de otra forma más que de pasmo la reacción inmediata que sufrí. Según el caralibro yo había interpuesto una denuncia anónima, algo absolutamente contrario a mi forma de entender las cosas, algo propio de represores, de reprimidos, de censores, de inquisidores, de dictadores, de frustrados, contra algo que alguien había publicado en la red social. Y además, al parecer, yo tenía razón en mi denuncia. Tras el pasmo, la indignación y la necesidad de saber, de conocer qué, cuando y de quién estábamos, en realidad estaba el caralibro, hablando.

Cuando comprobé de que publicación me habían, alguien o algo, nombrado censor anónimo y maquinante tuve un primer ataque de hilaridad, un segundo de estupor y un tercero de indignación que fue subiendo, cuando comprobé que además me preguntaban por mi satisfacción con el resultado obtenido con opciones de muñequito, hasta santa indignación. Por supuesto marqué el muñequito que más cara de amargado tenía y escribí un comentario aún más amargo, soez, insultante… que seguramente no leería nadie, o nadie al que le inmutara lo más mínimo mi respuesta, o que lo leería un robot que llevaría el muñequito a algún tipo de formulario de estadísticas de respuestas. Lo borré.

Resulta que yo había denunciado a Agustín Martinez Eugui, pintor, motero, amigo y hermano, porque había publicado uno de sus cuadros que era un torso desnudo de mujer. Es verdad que me joroba sobremanera que Agustín sea más alto, más guapo, más delgado y menos calvo que yo. Como ocultar que la envidia me corroe cuando compruebo que es mejor pintor que yo, lo cual en sí mismo no supone ningún mérito por su parte. Pero todas estas cosas ya se las he dicho a la cara, y varias veces. No, yo jamás había, ni habría, interpuesto una denuncia, jamás anónima, jamás contra Agustín, jamás porque se viera un desnudo. Claramente algo, o alguien, ha utilizado mi cuenta y mi nombre para llevar a cabo una acción que repudio con toda mi fuerza y convicción. Así que después de borrar el comentario anexo al muñequito decidí explicarme, y explicar a todo el que lo lea que existe la estupidez tecnológica y que estamos inermes ante ella.

Porque si la denuncia anónima pertenece a la más antigua, y execrable, estupidez humana, permitirla en los nuevos entornos, aún no tiene nombre y el de estupidez tecnológica se le queda corto. Muy, pero que muy, corto.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Analfabetos funcionales

 

Uno de las grandes luchas de la humanidad en general y de la sociedad española en particular, ha sido la erradicación del analfabetismo, y esa lucha, estadísticamente, se ha ganado. Es verdad, es una victoria puramente estética,

ya no hay prácticamente personas que no sepan leer y escribir, aunque viendo ciertos mensajes de redes sociales uno se pregunta que es saber escribir, pero lo que nadie controla es cuantas de esas personas que tiene el conocimiento básico no son ahora analfabetos funcionales, no son ahora ignorantes incapaces de asimilar, analizar y cribar la información que reciben.

Uno de los grandes argumentos que te encuentras hoy en día cuando hablas con ciertas personas es que lo han leído en internet, ya si además lo pone la Wikipedia es dogma de fe, sin pararse a pensar que la información que figura en internet es tan extensa, tan ingente, tan comercial, que siempre vas a encontrar lo que tú quieras, lo que no quieras y todos los matices intermedios.

Leyendo internet, las redes sociales, uno se da cuenta de que ya hemos sido invadidos por los extraterrestres, que no digo yo que no, que somos fumigados en aras de unos intereses espúreos, que no digo yo que no, que vivimos en un conflicto de conspiraciones e intrigas a las que somos ajenos, que no digo yo que no, que somos permanentemente envenenados por las industrias farmacéuticas, que no digo yo que no, que somos gobernados por oligarquías en la sombra, que no digo yo que no, que …
Que, vamos a ver, que no digo yo que no, que no digo yo que no haya motivos para reflexionar sobre ciertas cuestiones y plantearse infinidad de preguntas, pero que disponemos de tantos argumentos, de tal avalancha de información, que somos incapaces de acceder a toda e, incluso, de asimilar toda aquella a la que accedemos. Primero por cantidad, pero, y es fundamental, por falta de los conocimientos básicos imprescindibles para analizar con rigor temas concretos.

Más allá de actitudes sospechosas, que las hay, más allá de intereses comerciales, que los hay, más allá de intrigas y conspiraciones, que estoy convencido de que las hay, yo no tengo capacidad de encontrar la verdad de todas las cuestiones, en caso de que pueda encontrar la de alguna, porque mi formación y mi tiempo no me lo permiten.

Es fundamental, a la hora de documentarse sobre un tema, contrastar las fuentes, no dejarse llevar por convicciones personales y, sobre todo, medir las consecuencias de nuestra incapacidad, porque si en muchos casos podemos vivir con nuestra desinformación, o nuestra deforme información, en ciertos temas como el de la salud seguir consejos y verdades de ciertos gurús de la literatura comercial y de la cultura sanitaria alternativa, en tiempos en vez de escribir libros viajaban por las ferias en carromatos, nos pueden llevar a una pérdida de salud y de calidad de vida sin retorno posible.

 

“Es fundamental, a la hora de documentarse sobre un tema, contrastar las fuentes, no dejarse llevar por convicciones personales y, sobre todo, medir las consecuencias de nuestra incapacidad”

Yo desconfío profundamente de la industria farmacéutica, y de la alimentaria y sus fórmulas llenas de letras y números que desconozco, pero no eso no me lleva a suicidarme en aras de unos consejos alternativos igual de, si no más, dañinos que lo que intento evitar. Procuro comer natural, procuro no tomar más medicamentos que los imprescindibles y detectar en los que tomo efectos secundarios indeseables, y me encomiendo a lo que sea para que lo que entra en mi cuerpo no empeore lo que había antes. No alcanzo a más.

¿Y a cuento de que ha venido esto? Ah¡, si, ya recuerdo. El otro día alguien compartió en su muro un chiste que al parecer era muy gracioso. Era como sigue:

Romeo le dice a Julieta:
– ¿No es verdad angel de amor que en esta … ?
– Romeo –interrumpe Julieta en el colmo de la gracia- ¿Quieres trepar ya de una vez por la enredadera…?

El resto, que parece ser el chiste, ya no tiene importancia. Lo realmente importante es que aparte de lo soez, previsible y poco gracioso del chiste, nadie, ab-so-lu-ta-mente nadie, reparó en que ¿Qué pintaba Romeo en Sevilla? ¿Qué hacía Julieta en el lugar de Doña Inés? ¿Hay enredaderas en la finca de Don Juan, a orillas del Guadalquivir? ¿Hay tanta gente que ignora que esa frase es del Don Juan de Zorrilla y que Romeo y Julieta son personajes de Shakespeare?

Pues eso, analfabetos funcionales.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

ANONYMOUS destapa el fraude electoral del PP en el 26J

fraude electoral

tonto electoral

En el Derecho Romano, principal fuente histórica de nuestro derecho, se contemplaba un delito llamado «crimen ambitus», que describía la corrupción electoral, especialmente la compra de votos.

Durante el periodo republicano (509 a.C. – 27 a.C.), el propio sistema electoral facilitaba, de hecho, la corrupción, que se agravó a partir de la expansión territorial y marítima producida después de la Segunda Guerra Púnica. Los gobernadores comenzaron a enriquecerse sin escrúpulos a través del cobro de impuestos excesivos y la apropiación de dinero de la administración pública. Como denunció en aquella época el historiador romano Salustio, «los poderosos comenzaron a transformar la libertad en licencia. Cada cual cogía lo que podía, saqueaba, robaba. El Estado era gobernado por el arbitrio de unos pocos».

 Por aquel entonces, el «crimen repetundarum» aludía a los delitos de corrupción, cohecho o tráfico de influencias. La primera ley que se estableció fue la «Lex Calpurnia» (149 a.C.), como consecuencia del abuso del gobernador de la provincia de Lusitania, Servio Sulpicio Galba, al que se acusó de malversación de fondos y fue juzgado por un jurado procedente de la orden senatorial, algo que era toda una novedad. Sin embargo, esta primera ley no imponía ninguna pena pública, sino la devolución del dinero que había sustraído.

En el 123 a.C., se establecieron una serie de tribunales permanentes, llamados «quaestiones perpetuaes», cuyo cometido fue el de investigar todas estas malas prácticas y extorsiones de los gobernadores provinciales que habían sido denunciadas por los ciudadanos. Al principio no tuvieron el éxito deseado, pero fueron importantes porque con ellos se definió legalmente el «crimen repetundarum», que hizo alusión a los delitos de corrupción, cohecho o tráfico de influencias.

Este sistema se fue perfeccionando con la definición de nuevos delitos. El «crimen maiestatis», por ejemplo, definía los abusos de poder por parte de los senadores y magistrados. Era considerado el acto más grave contra la República y fue castigado, incluso, con la pena de muerte o el exilio voluntario. El «crimen peculatus» hacía referencia a la malversación y apropiación indebida de fondos públicos por parte de un funcionario, así como la alteración de moneda o documentos oficiales. O el «crimen ambitus», que describía la corrupción electoral, especialmente la compra de votos.

Rajoy pirata

 “como parece que en este país, que algunos no han dudado de bautizar con el nombre de «Españistan», como una moderna modalidad de hacer alusión al deterioro económico y político del que ha sido objeto  a manos de políticos y partidos corruptos, que han conformado gobiernos despóticos; a veces difíciles de combatir con la promulgación de leyes lasas aprobadas por un legislativo bajo la técnica del rodillo de las mayorías absolutas, unas veces en manos del PP y otras del PSOE,, amparando a los ladrones de cuello blanco y condenando a los pobres desgraciados que, en ocasiones, delinquen”

La situación descrita parece una calcomanía de lo que, desde la Constitución de 1978 se vive en España, pero con un sistema penal más indulgente y tolerante con los que ejercen el poder de forma irregular. Estamos, por tanto, ante una demostración clara y patente de que el poder corrompe, y de qué manera; hecho evidenciado por la degradación de unas instituciones, empezando por la Jefatura del Estado, durante el reinado del que llaman rey emérito, que han convertido el ejercicio del poder en una auténtica cloaca.


Ahora bien, este problema se ha convertido en una patología social desde el momento en esas formas deleznables de actuar son respaldada por los súbditos, y creo haber utilizado la palabra correcta, pues no conozco que haya otra forma menos  peyorativa para denominar a quienes se someten a un poder en el que el «Estado de Derecho» es una mera entelequia plasmada en un Texto Constitucional que no ha dejado de ser más que una mera declaración de intenciones en la mayoría de los casos.

Así pues, como parece ser que en este país que algunos no han dudado de bautizar con el nombre de «Españistan», como una moderna modalidad de hacer alusión al deterioro económico y político del que ha sido objeto  a manos de políticos y partidos corruptos que han conformado gobiernos despóticos, a veces difíciles de combatir con la promulgación de leyes sacadas adelante por legislativos acostumbrados a utilizar la técnica del rodillo de las mayorías absolutas, unas veces en manos del PP y otras del PSOE, y que han servido de amparo para que los ladrones de cuello blanco a ellos vinculados, por formar parte de los mismos, hayan podido cometer sus fechorías, mientras que a los pobres desgraciados  que delinquen por necesidad, se les juzga y condena dejando caer sobre ellos todo el peso de la Ley.

Status quo como el descrito, no dejan otra alternativa a los ciudadanos comprometidos por un cambio real y efectivo en la forma de hacer política, que la DENUNCIA SOCIAL como la que esta llevando a cabo  ANONYMOUS contra el fraude electoral del PARTIDO POPULAR en las últimas elecciones del 26J, que de ser cierto, podría dar al traste con la investidura de Rajoy, y su condena perpetua al destierro político si logran quitarle la máscara de hipocresía que utilizan frente a determinados ciudadanos que han estado encantados de votar corrupción.

Aquí os dejamos  el video denuncia para que cada uno saque sus propias conclusiones y obtener la fuerza suficiente para hacer frente a estos malandrines, ladrones, meapilas, soplagaitas y neofascistas que se mueven como gusanos por esas instituciones que han hecho suyas al estilo de los caciques de la España en blanco y negro; algo así como: “aquí yo soy el que mando y hago lo que me da gana”, dentro de un sistema que difícilmente pueden ser adjetivado como democrático, en tanto en cuanto no se haga una limpieza a fondo con plaguicidas de ultima generación cuyo principio activo sea devolver el poder al pueblo en el sentido más amplio de la palabra.

 

https://www.youtube.com/watch?time_continue=135&v=kS6vmCZkK9Y

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Los esclavos del Siglo XXI

Un trabajo de mierda, 
una casa pequeña 
Un amor aplastado 
por impuestos y deudas 
Unos niños preciosos 
aprendiendo en la escuela 

La vida de los esclavos en el siglo XXI 

Atrapados en el precio 
de una crisis eterna 
Por tener esas cosas 
que no nos interesan 
Protestar débilmente, 
reprimidos con fuerza 

La vida de los esclavos en el siglo XXI 

Unos nos arrastramos, 
otros sueñan con ello 
Unos se desesperan, 
otros se suicidan
Buscando una manera 
de librarse de esto 
De una vida de esclavos en el siglo XXI 

letra de la canción Esclavos del  S. XXI by Gatillazo

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La catastrofe neoliberal (video)

catastrofe neoliberal

Las ideas de economía liberal parecen predominar el mundo moderno después de que hace casi siglo y medio el modelo provocara la primera crisis económica mundial.

Tras décadas de grandes avances sociales impulsados con la creación del estado del bienestar, repasamos el origen de su actual declive.

Desde los años 70 con los primeros experimentos liberales en dictaduras de América Latina, pasando por una versión más moderada en occidente; en ambos casos las consecuencias no parecen menos desastrosas que antaño.

Qué le sucede al hombre endeudado durante la crisis? ¿Cuál es su principal actividad? La respuesta es muy simple: paga». Expertos, políticos y editorialistas son unánimes: la deuda que grava las finanzas públicas obstaculiza el crecimiento y hace estallar el desempleo. Los Estados deben desendeudarse a cualquier precio si quieren tranquilizar a los mercados y volver a la prosperidad (…).

 

«Qué le sucede al hombre endeudado durante la crisis? ¿Cuál es su principal actividad? La respuesta es muy simple: paga». 

La crisis de 2008 aceleró la conformación de un «nuevo capitalismo de Estado», que confisca la riqueza social mediante el impuesto. En un inquietante retorno a las vísperas de las dos guerras mundiales, el proceso de acumulación está gobernado por el capital financiero, que absorbe sectores no rozados aún por él, como la educación, y tiende a identificarse con la vida misma. Ante la catástrofe actual y el desastre anunciado, urge salir de la valorización capitalista, reapropiarnos de nuestra existencia, nuestro saber-hacer, nuestras tecnologías, y reconectarnos con lo posible organizando colectivamente un frente del rechazo1.

(© Gobernar a Través de la Deuda. Tecnologías de Poder del Capitalismo Neoliberal by Lazareto, Maurizio).

Ver más en:

Reglan canal youtube

 

 

Amor por encima de la discapacidad: el vídeo que arrasa en Youtube

Laura y su X aniversario de boda

Carl Gilbertson preparó con sumo cuidado la celebración de su décimo aniversario de boda y organizó una sorpresa para su mujer que está impactando al mundo entero a través de Youtube.

Su mujer, Laura, padece esclerosis múltiple y él quiso que este aniversario fuera una muestra inequívoca de su amor incondicional, por encima de la enfermedad, el sufrimiento, el dolor y las preocupaciones por el presente y el futuro

Carl pidió a un grupo de estudiantes de la Liverpool Media Academy que se volcó desde el primer momento en interpretar de una manera especial la canción ‘Just the way you are’ (Tal como eres) del artista Bruno Mars.

Gestos como el de Carl Gilbertson ofrecen un mensaje de esperanza, que bien se puede resumir así: contra el dolor, morfina; contra el sufrimiento, amor.

Así dice la letra de la canción elegida para tan importante ocasión:

Oh, sus ojos, sus ojos,
hace parecer que las estrellas no brillan.
Su pelo, su pelo,
cae perfecto sin que ella lo pretenda.
Ella es tan hermosa,
y se lo digo todos los días.

Sí, lo sé, lo sé,
cuando la halago ella no me cree.
Y es tan, es tan
triste pensar que ella no ve lo que yo veo.
Pero cada vez que me pregunta,
¿qué tal estoy?, yo le digo:

Cuando veo tu cara,
no hay una sola cosa que quisiera cambiar.
Porque eres asombrosa,
así como eres.

Y cuando sonríes,
el mundo entero se detiene a mirarte por un momento.
Porque chica, eres asombrosa,
así como eres.

Sus labios, sus labios,
podría besarlos el día entero si ella me deja.
Su risa, su risa,
ella la odia pero yo creo que es tan sexy.
Ella es tan hermosa,
y se lo digo todos los días

Oh sabes, sabes, sabes,
que nunca te pediría que cambiaras.
Si la perfección es lo que buscas
entonces simplemente no cambies.
Así que ni te molestes en preguntar cómo te ves
Sabes lo que voy a decir

Cuando veo tu cara,
no hay una sola cosa que quisiera cambiar.
Porque eres asombrosa,
así como eres.

Y cuando sonríes,
el mundo entero se detiene a mirarte por un momento
Porque chica, eres asombrosa,
así como eres.

Así como eres.
Así como eres.
Cariño eres asombrosa,
así como eres.

Cuando veo tu cara,
no hay una sola cosa que quisiera cambiar.
Porque eres asombrosa,
así como eres.

Y cuando sonríes,
el mundo entero se detiene a mirarte por un momento.
Porque chica, eres asombrosa,
así como eres.

Pokémon GO podría llegar a España y otros países europeos “en unos días”

la fiebre pokemo go

Todavia no ha llegado a España, pero allí donde ha salido ha causado un auténtico fenómeno de masas. Nos referimos a POKEMON GO,  un juego en el que los usuarios no llegan a diferenciar la vida virtual de la real, en la que se puede ver cómo un hombre captura a un Pokémon antes del parto de su esposa, Central Park llena de gente jugando con estos animales virtuales o cómo una persona ve invadida la puerta de su vivienda porque en la aplicación aparece como un gimnasio Pokémon.

La pega es que este juego aún no está disponible en todo el mundo y se reduce a EEUU, Nueva Zelanda y Australia.  El Wall Street Journal, al mismo tiempo que se hace eco del subidón del 25% de las acciones de Nintendo gracias al éxito de Pokémon GO, informa que el juego podría aparecer en las App Store Europeas (y por lo tanto en la española) “en pocos días”.

 

 

La trágica realidad de los niños refugiados

reanimación niño sirio

trágica realidad niños refugiados

Hoy vivimos en paz y felices, mañana no se sabe.

La ONG  Save the Children ha publicado el pasado mes de mayo el segundo vídeo de su campaña para atraer la atención sobre el problema de los refugiados. Su trabajo previo de 2014 mostró cómo la guerra cambia la vida de una niña en un segundo, obteniendo millones de visualizaciones en YouTube.

En este nuevo tras ajo vuelve a relatar la historia de Lily, una niña que vive en Londres y que tiene que abandonar su hogar por una guerra civil que azota el Reino Unido. “Es un recordatorio de que la crisis de refugiados está pasando aquí y está sucediendo ahora”, reza el mensaje de la ONG.  A todos nos puede cambiar la vida ¿no os parece?.

“A todos  nos puede cambiar la vida ¿no os parece?.”

 

Solidaridad con Frank de la Jungla. #Freeyuyee

foto del presentador Frak Cuesta

Frank Cuesta

El gobierno de España sólo defiende los derechos humanos cuando le reporta rentabilidad política.

Parece ser que al gobierno de Rajoy tanto antes como ahora que ejerce en funciones  sólo le interesan ciertos casos de transcendencia política internacional, aparentando defender los derechos humanos cuando le reporta cierta rentabilidad política, dígase, por ejemplo, del caso de Venezuela. Sin embargo no le parece importar el flagrante abuso de autoridad y, por ende, de injusticia, contra la mujer de un ciudadano español a la que se le acusa  de tráfico drogas por la justicia Tailandesa, habiendo sido condenada a 15 años de cárcel por poseer presuntamente 0,005 gr de cocaína. Nos referimos a la mujer del conocido presentador de Televisión Frank Cuesta, más conocido como Frank de la Jungla, quien ha cargado en su su perfil de Facebook contra las autoridades españolas por no sacar ni un minuto para ayudar a una familia española: “¿Por qué después de 1.044.000 minutos que lleva Yuyee en la cárcel nadie ha tenido un minuto para hacer una llamada?”, se pregunta el popular presentador.

Cuesta, quien menciona al rey Felipe VI, al presidente en funciones Mariano Rajoy, al ministro de Exteriores en funciones José Manuel García-Margallo y a la embajadora española en Tailandia, no da crédito al hecho de que nadie con poder en España, haya sacado un minuto para intentar solucionar este problema: “Yo soy padre y ustedes son padres”, destaca Cuesta, preguntándose cómo se sentirían si alguien pudiera hacer algo y no dedican ni un minuto en ayudar a una familia española: “¿Es porque parecen chinos o porque no les gusta lo que hago…?; añadiendo que, “Felipe VI es el rey de todos los españoles y mis hijos tienen pasaporte español”.

 

“Yo soy padre y ustedes son padres”, destaca Cuesta, preguntándose cómo se sentirían si alguien pudiera hacer algo y no dedican ni un minuto en ayudar a una familia española: “¿Es porque parecen chinos o porque no les gusta lo que hago…?”

Desde magazine plazabierta.com, si queremos sacar ese minuto, pidiendo a nuestros lectores que hagan un esfuerzo haciéndose eco de este video que el propio Frank a realizado y colgado en su perfil de Facebook. Suerte Frank,  aquí nos tienes.

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes