Archivos de categoría para: Francisco Guillén

La lideresa desliderando.

Te vi aparecer por la plaza de San Román una tarde de verano, fue en una de nuestras asambleas semanales, hacía calor, el sol aún estaba alto, y recuerdo que ya no me gustaste nada. Desprendías un tufo a falsedad que tiraba de espaldas. Toda sonrisas, toda amabilidad, ya te habías convertido para ti misma en la Secretaria General de los podemitas salmantinos.

“Desprendías un tufo a falsedad que tiraba de espaldas.”


Sin consultarle a nadie, empezaste a tomar posesión del cargo desde el primer momento. Te arrimaste a las damas, que ya por entonces pesaban mucho en nuestro Círculo, y pronto los zampabollos también se unieron a tu peña. La semilla ya estaba plantada, ahora sólo se trataba de arrancar las “malas hierbas” que había en nuestro grupo, hasta entonces homogéneo a pesar de sus sanas diferencias. Poco a poco, las asambleas se convirtieron en batallas sin sentido entre unos y otros, habías aplicado muy bien aquello del divide y vencerás.

De una asistencia por asamblea de entre 80 y 100 personas de media, se pasó cuando tus adláteres interesados te proclamaron lideresa, a una de 20 o 30 personas, para terminar por convertir asambleas de debate y participación, en tertulias para los amiguetes de la cúpula charra. Pero cómo los que te vimos venir desde el primer momento, los verdaderos fundadores del Círculo, poco a poco nos fuimos apartando, esas tertulias fueron durante mucho tiempo días de vino y rosas. Ahora vemos el resultado de tu soberbia, lideresa de todo a cien, 14 meses perdidos y volver a empezar de nuevo. Ese es el precio que deberá pagar Podemos Salamanca por tu egoísmo personal y la ignorancia interesada de los que te votaron. Siempre pasa lo mismo, si al menos los que no se enteran pagasen ellos solos las consecuencias de sus actos, no causarían tanto daño a su alrededor. Pero eso no es así, y al final pagamos todos sus estupideces.

FRANCISCO GUILLÉN
Nacido en Barcelona hace 61 años, Ex Directivo de Multinacional, Jubilado.
Socialdemocracia Liberal, o algo así….

El último coletazo

Me ilusioné con aquello, parecía que al fin había encontrado lo que toda mi vida había esperado de la política; libertad, honestidad, ideas prácticas para favorecer de verdad a los ciudadanos que más lo necesitaban.

Me ilusioné y me entregué en cuerpo y alma a esa ilusión. Fundé Círculos y pasé frío y calor en las plazas debatiendo en asambleas con mis compañeros.

Me ilusioné y confié en que todo lo que estaba viendo y no me parecía bien, no era otra cosa que los clásicos errores del principiante. Euforia mal proyectada,  avanzar demasiado deprisa y sin asegurar los pasos.

Me ilusioné pensando que todo, poco a poco, se pondría en su sitio. Y vaya si se ha puesto, está exactamente donde la “cúpula” quería. Los oficialistas en sus respectivos puestos, sus ideas por encima de la participación democrática libre, prometida y esperada, y mezclando terrorismo, bolivarismo, comunismo y las soflamas oportunistas de un papagayo con coleta, en un “ guiso”  de extraño sabor que cada vez parece menos comestible.

 

“se ha convertido en una sucursal descafeinada de regímenes anacrónicos que sólo se pueden mantener en las repúblicas bananeras y que ya pertenecen al pasado”    


Lo que tenía que haber sido la expresión del pueblo llano, el que lo pasa mal independientemente de su ideología, el que de verdad quiere un cambio profundo de la política de nuestro país, se ha convertido en una sucursal descafeinada de regímenes anacrónicos que sólo se pueden mantener en las repúblicas bananeras y que ya pertenecen al pasado.

Por eso, el titulo de mi reflexión. Toda mi ilusión y mi esperanza, acaba de dar su último coletazo.

 

FRANCISCO GUILLÉN
Nacido en Barcelona hace 61 años, Ex Directivo de Multinacional, Jubilado.
Socialdemocracia Liberal, o algo así….

¿Conocer o saber ?

 

No tengo ninguna duda de que jamás tuvo la humanidad tanto conocimiento como ahora, ni tampoco la tengo de que sin embargo la sabiduría viaja muy alejada de él. Es cómo si una espesa jungla de datos no nos dejase acceder al sentido de poder vivir con dignidad.

Hoy en Bruselas, unos individuos que CONOCEN como manejar armas, han causado mucho dolor con su barbarie. Si hubiesen SABIDO como se deben utilizar, eso no habría sucedido. CONOCER el manejo del mal, no significa SABER que no hay que utilizarlo nunca. Por eso, me reafirmo en que cada vez más, estamos creando una sociedad de ignorantes con conocimientos.

Si en lugar de enseñarles a nuestros hijos, a ser los más rápidos con el video juego, los que aprenden chino a la más temprana edad, o los que conocen la marca de zapatillas deportivas más cara del mercado, les enseñásemos que todo lo que es bueno para el grupo lo es también para el individuo, sólo con  eso, el mundo sería un lugar mucho mejor para habitar en él en armonía.

Por eso, no quiero saber nada ni de yihadistas, ni de musulmanes, ni de cruzados cristianos, a la mierda con todos. Somos personas, y eso comporta, vivir en paz los unos con los otros, formando un sólo grupo del que nos ha tocado formar parte, el de la humanidad.

A las victimas inocentes de toda ésta barbarie solamente decirles, DESCANSAD EN PAZ, HERMANOS.

FRANCISCO GUILLÉN
Nacido en Barcelona hace 61 años, Ex Directivo de Multinacional, Jubilado.
Socialdemocracia Liberal, o algo así….

Pablo Iglesias, de la mueca al rictus

 

Algunas personas utilizan una mueca, que no es otra cosa que una sonrisa burlona, para demostrar su superioridad sobre los demás. En especial la utilizan los tontos que nunca  superan un  éxito, cómo decía Oscar Wilde.

A éste chico, con nombre de ápostol  y apellido de empresas de oscura actividad, le ha sucedido esto.  Desde las elecciones europeas pensó que podía hacerle muecas a todo aquel  que se le pusiese por delante, y así ha actuado con todos desde la altísima atalaya de su  ridículo ego.

Pero uno,  no se puede burlar de todos durante todo el tiempo, y menos si sólo se es bueno empollando,  pero muy torpe utilizando la inteligencia emocional.  Eso le pasa a Pablito. Esos, los torpes, sólo pueden tomarle el pelo, a los que desesperados llevan mucho tiempo esperando que alguien les sonría,  aunque sólo sea con una simple y falsa mueca.

Claro que ahora, a la hora de la verdad,  cuando el torpe debe demostrar que no lo es, su mueca se convierte en triste rictus, en la expresión bobalicona del que sabe que ya no engaña a nadie, y  que lo mejor que puede hacer es quitarse de en medio y no joder más la ilusión de mucha gente que ha tenido la oportunidad de sonreír con frescura y por culpa de un pobre imbécil engreído se tiene que conformar con rictus huecos, vacíos.

 

 

 

FRANCISCO GUILLÉN
Nacido en Barcelona hace 61 años, Ex Directivo de Multinacional, Jubilado.
Socialdemocracia Liberal, o algo así….

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes