Archivos de categoría para: canal denuncia

El cáncer y las tiritas

Aquarius
Sucede muchas veces, tal vez demasiadas. Una idea, un concepto, una cuestión que es evidente en un enfoque diferente al original es imposible de percibir con claridad por las pasiones laterales que despierta y que impiden que el problema se trate adecuadamente en su contexto original. Si además interviene la política y su sistemática verborrea para confundir, desvirtuar y utilizar cualquier situación para su propio beneficio, estamos perdidos.

Hoy toca hablar de inmigrantes. De emigrantes que una vez abandonan su frontera se convierten en inmigrantes y que la nueva terminología, supongo que para ahorrarse tinta, tiempo de pensamiento y disgustos ha convertido en migrantes. Así nadie los podrá acusar de posicionarse en el problema.

Hay toca, como decía, hablar de inmigrantes, de los que llegan. Hoy, como ayer, como periódicamente, como demasiadas veces, todas las veces que pasan de cero son demasiadas veces para este tema, toca hablar de seres humanos despojados de su tierra, desgajados de su familia, desesperados, estafados maltratados y zarandeados. En cualquier frase bien pensante ahora tocaría mencionar, como causante último, al destino, pero yo me temo que el destino, en este caso, tiene nombre , apellidos, incluso siglas y cuenta de beneficios.

Tener fronteras es un sentimiento natural, de naturaleza, que se justifica por la necesidad que tiene todo grupo organizado de preservar su capacidad de mantenimiento. Todo animal social marca su territorio de influencia y lo defiende de otros grupos que puedan disputar su derecho sobre él. Los humanos, en esa necesidad que tenemos de reglarlo todo, hemos perfeccionado, en realidad complicado, el concepto y hemos creado esas fronteras difusas del territorio natural en férreas barreras definidas que separan, sin duda, a lo buenos, los de dentro, de los malos, los de fuera. Luego les hemos puesto bandera, música, leyes… y nos hemos aplicado a fomentar el orgullo territorial exclusivo como forma de pervivencia de los que mandan en el machito.

Tener fronteras es natural, animalmente natural y compulsivo. Se supone que la humanidad evoluciona para superar esa pulsiones animales y crear eso que pomposamente llamamos civilización, una de cuyas características debería de ser el humanitarismo. Se supone porque si echamos mano de la historia, o de los periódicos actuales, veremos como la política fomenta esos sentimientos territoriales para despertar la parte más animal, más irracional, más insolidaria de nosotros mismos.

¿Qué estoy hablando del “Aquarius”? Hasta yo me había dado cuenta. Pero no, en realidad el barco de la miseria moral en el que se ha convertido, no es más que una excusa, un episodio más de esos que hay varios todos los días pero que, por el motivo que sea, porque conviene a unos, porque interesa a otros, porque favorece a los de más allá, alcanza una difusión que lo hace más visible, significativo. Significativo para los intolerantes de costumbre, significativo para los buenistas de costumbre.

Un episodio más de esos que se utilizan para que nadie reflexione sobre el problema de fondo que ocasiona tantas muertes, tantos sufrimientos, tanto odio, tanto amor de salón, tanto beneficio a unos cuantos. Porque si no hubiera beneficio tampoco habría problema. Ese terrible problema que no son los inmigrantes, o los emigrantes, o los migrantes, ese inmoral problema del que ellos solo son el sítnoma.

“¿Qué estoy hablando del “Aquarius”? Hasta yo me había dado cuenta. Pero no, en realidad el barco de la miseria moral en el que se ha convertido, no es más que una excusa, un episodio más de esos que hay varios todos los días pero que, por el motivo que sea, porque conviene a unos, porque interesa a otros, porque favorece a los de más allá”



Vale, acogemos el “Aquarius”, o lo rechazamos, según la posición en la que nos queramos poner, porque para el análisis final del problema da lo mismo en qué lado te coloques. Da lo mismo si eres de los que cuelgan un trapo hortera en un edificio emblemático redactado en inglés, que aún no he entendido por qué a unos señores que hablan un idioma y llegan a otro lugar con otro idioma se les saluda en un tercer idioma que no es el suyo ni el nuestro, misterios del “marketing” ese, o si eres de los que pondrían muros de acero, electrificados y erizados de armas automáticas para blindar y aislar su territorios de esos delincuentes que vienen a robarles lo “suyo”.

Como iba diciendo, tomamos una decisión sobre el barco de la miseria y… ¿Y? Habremos salvado, o condenado, a setecientas personas hacinadas y sufrientes mientras no se cuantos miles más ya lhan pasado por ello y otros no se cuentos miles se preparan para pasar experiencias semejantes. O sea, que hemos tomado una decisión sobre setecientas vidas sin reparar en que nuestra decisión está provocando una serie de efectos colaterales que solo benefician a los que originan el problema.

Porque el problema real no es decidir sobre esas vidas, que evidentemente provocada la situación es lo inmediato, el problema real es por qué han llegado esas personas a esa situación. Por qué familias enteras se lanzan a un viaje que hipoteca económicamente, socialmente, familiarmente sus vidas, a un viaje de altísimo riesgo, en vez de prosperar en la tierra que los vio nacer y hacia la que, naturalmente, sentirán un apego indiscutible. Qué lleva a miles y miles de personas a emprender una huida dejando atrás lo suyo, dejando atrás a los suyos, dejando atrás incluso su dignidad y su seguridad.

Tal vez porque las multinacionales que operan por encima de gobiernos y leyes han arruinado esas tierras y los han convertido en semi esclavos, tal vez porque los grandes señores del armamento han considerado esos territorios como idóneos para probar y vender sus armas, tal vez porque determinados fanáticos religiosos consideran esos lugares como herencia divina y lugar sagrado en el que aposentar sus fanatismos, tal vez porque hay potentados que gustan de jugar el ajedrez del poder y la riqueza con territorios y seres humanos. Tal vez, independientemente de cual sea el causante primero de la situación, porque estamos tan ocupados en vivir confortablemente que como mucho les podemos dedicar el tiempo de un tele diario, o la actitud buenista pero ineficaz salvo en distancias cortas de multitud de colectivos que dedican sus vidas y sus esfuerzos a paliar los síntomas, pero sin capacidad para abordar y atajar la raíz del mal.

Es posible que lo que estoy diciendo no quede muy claro, pero saquemos lo mismo a otro contexto. ¿Se puede curar el cáncer con tiritas? Pues el “Aquarius”, las pateras, los cayucos, las balsas, los muertos en el agua o en la playa, el sacrificio de tanta gente luchando por salvar vidas, por encontrar lugar a los que llegan, por acoger, incluso a esos que ponen un trapo pintado que pone:”welcome refugees” en un sitio por el que no pasan refugiados a los que se les pueda dar la bienvenida, y si pasaran ni hablarían inglés, ni siquiera español, no son más que tiritas. Mientras el cáncer sigue haciendo metástasis. Como diría cierto personaje : “¿Se me entiende ahora o explicito?”

Eso sí, por favor, en lo que alguien le pone solución al cáncer, no dejen de usar tiritas.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

El escarnio público de Màxin

Escarnio Maxín
Aunque a mi gestor no le guste lo que aquí digo -ya verán que no le dejo en buen lugar-, aunque luego no es tan malo, mi pareja dice que peor… , pero miren, ni ella ni yo tenemos pajolera idea de cómo hacer una declaración de la renta, así que, no se si es un lujo o una necesidad, pero igual que otros dice: “lo pondré en manos de mi abogado”, nosotras decimos: “lo tengo en manos de mi gestor”.

Pero, aterrizando,  mi gestor ha sido la segunda vez que me ha mentido en algún que otro lío con Hacienda. El peor me costó revisar todas mis declaraciones cinco años atrás desde una determinada fecha, ingresar una no muy despreciable cantidad de unos tres mil euros y pagar una multa fraccionada durante dos años, con recargo claro, que para una simple trabajadora fue un pellizco considerable por la importante merma de mi sueldo, cuando lo tenía.

Es mejor no entrar en más detalles,  no porque quiera ocultarles algo, no… no es mi intención. No lo hago porque no entiendo muy bien de tecnicismos legales y antes que meter la pata prefiero obviarlo…,  pero si les prometo que no hubo voluntad de engañar o defraudar…, sólo hice lo que me a consejo mi gestor. Repito, a costa de que me llamen pesada, “soy-una-auténtica-lerda- en-estos-menesteres“.

Qué…, ¿por qué les cuento estas intimidades?…, ¿será que me ha dado un cargo de conciencia y un revulsivo patológico contra corruptos y defrauadadores de la hacienda pública?. No, ni lo uno ni lo otro. Quizá algunos y/o algunas, ya desde el principio hayan visto cierto paralelismo con una reciente noticia cuyo efecto ha sido, dicen, haber tenido el ministro que menos tiempo ha ejercido su ministerio en nuestra democracia. Otros u otras, habrán pensado quizá en el cuñadito real o, en quién demonios de la amplia lista de políticos corruptos (de la derecha y de la izquierda)… y otros u otras, los más inteligentes, al menos, los más prácticos, se  hayan mantenido a la expectativa a ver con qué manido tema nos sale ahora ésta.

Como una no es una lumbreras, ni en temas fiscales ni en otros, pero sí práctica, que mejor que coger lo que aún hoy es noticia, y como me ha tocado la fibra, no se si la sensible o la de la mala leche, me he decantado por el tema de “Màxin Huerta”, al que le hubiese venido mejor el título: “el estigma del pasado”, y no el elegido  para llamar la atención y captar algún que otro lector o lectora. Lo que hay que hacer.

Volviendo a quienes me soporten en este menester de contar u opinar sobre algo, también los habrá que piensen que he ido preparando el terreno con la exposición de  hechos que preceden para  hacer una defensa del ex ministro de Educación, Cultura y Deporte del reciente gobierno del PSOE, que algunos y algunas tildaron el día de su constitución, y siguen tildando de sensacionalista y hasta casi populista. Pues sí, no se equivocan.

Los más intrépidos que ya tendrán una idea preconcebida del tema, con un juicio cuyo fallo ya conocemos, intentando continuar con su lucha política encarnizada contra el partido que les ha quitado el poder; argumentarán que no es lo mismo un caso de tanto poca monta -como el mío-, que el del ex ministro, refiriéndose a la cuantía, pues tan deleznable es quien defrauda hacienda por cien euros, por eso que -utilizando la misma campaña que la Agencia Tributaria-: “hacienda somos todos”, que gran falacia; que el que defrauda millones de euros. Pero, no podemos olvidarnos de un aspecto muy importante, que va más allá de la intencionalidad, aunque también lo es.

Este aspecto no es otra que la respuesta, si la hay, al interrogante: ¿hasta cuando una persona tiene que seguir respondiendo de sus errores?. Y, volviéndome a intentar ponerme en el pellejo, con perdón, de quien me lea; los o las habrá de todo, como en botica. Quienes piensen que, en el caso de un ministrable siempre, y otros y otras que, frente a la sociedad, desde el momento que cumple la pena impuesta por su conducta, ya debe dejar de estar señalado socialmente, no sólo porque señalar está muy mal visto, sino porque, “quién esta libre de pecado que tire la primera piedra“.

Además, los juicios públicos sociales no suelen terminar muy bien para el reo, siempre hay exaltados que piden la cabeza antes de ser condenados a la pena de muerte… Les pido que hagan un examen de conciencia y me respondan sino tengo razón. Cuántas veces habremos condenado en público y/o en privado a quien se nos ha mostrado, fundamentalmente por los medios, como un ser socialmente reprobable. Y también por los políticos.

Desde luego que un político debe dar ejemplo, pero entiendo que por encima de todo no puede haber una condena vitalicia, ni siquiera para el que roba la vida a otra persona, por una simple y llana cuestión, porque pagar socialmente con la vida un delito seria convertir a la sociedad, en nombre de quien se ejerce la justicia, en un verdugo contra la vida como derecho humano inalienable; y lo mismo a quien se le pone la condena vitalicia de ser repudiado o estigmatizado socialmente, pues sería atentar también contra otro de los derechos protegidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, a la que ta tanto se recurre actualmente, como es la integridad no sólo física, sino también moral. Y que, cuando se incardina en la política supone el sometimiento al ostracismo a personas super válidas sólo por un fallo, pecado, delito, o como demonios quieran llamarlo, según su retorcida moral, por el que ya ha pagado.

 

“… y lo mismo a quien se le pone la condena vitalicia de ser repudiado o estigmatizado socialmente, pues sería atentar también contra otro de los derechos protegidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como es la integridad no sólo física, sino también moral”

También, es muy importante, la voluntad o el animo, lo que los juristas creo que llaman “animus doli”, o lo que lo mismo, la intención o voluntad de delinquir, pero, aún así, sería un exceso pedir una responsabilidad social vitalicia o más allá de lo puramente racional, o ¿en qué nos estamos convirtiendo?, ¿en censores sociales?, ¿en la santa inquisición?, y ¿en virtud de qué título o legitimación?.

No se puede meter todas las cosas en un mismo saco, ni tratar todo de la misma manera, eso conduce a las falacias a las que estamos acostumbrados. No es lo mismo ser un corrupto, aplicable a aquella persona que en ejercicio de su cargo saca un lucro o beneficio personal, o quien habiendo presumido de patriota cobra en dinero negro de una Caja B o se lo lleva a paraísos fiscales para pagar menos impuestos. No, no es lo mismo.

No se puede felicitar a alguien por un pasado tortuoso, pero tampoco se le puede hacer depender de él de por vida. Quizá esto no lo entiendan, porque no les conviene, a los que ahora se han transformado en comisarios políticos en vez de en una digna oposición, ya que nunca lo han sido gobernando, sobre todo desde que se convirtieron en verdugos de los derechos sociales y fundamentales… pero buena gana de volver al pasado. Y, como se trata de aplicar la misma vara de medir, además de la crítica a las hienas de la oposición, también al mismísimo presidente del gobierno porque él con la promesa de no admitir en su gobierno a quien hubiese sido condenado, porque diciéndolo, están haciendo lo que hacen otros, populismo y escarnio público.

Finalmente, felicitar a Màxin por la  dignidad con la que ha presentado su dimisión.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Cuando la indecencia política se llama Partido Popular

 

Hablar de decencia política en los tiempos que corren es una labor tan difícil  como buscar una aguja en un pajar y encontrarla, eso si no se convierte en una tarea imposible cuando al partido que se juzga es el partido del gobierno, porque no hay día que pase sin que tengamos que contar hasta diez para poder hablar con la cabeza y no con las vísceras; sin que esto haga sombra a los demás partidos, pues todavía no he encontrado a ninguno que sea totalmente inmaculado, ni siquiera de los que dicen estar más cerca del pueblo.

Pero, esta vez no me ha servido de mucho contar hasta diez, ni hasta viente, ni hasta cien, y eso que lo he intentado para poder sosegarme lo suficiente para no tenerme que arrepentir de algo indebido que pueda escribir. Pero, como soy de carne y hueso como el resto de los mortales, a veces es bueno mostrar a los demás nuestra otra cara. La cara del enfado, de la indignación, del cabreo incontenible; la que hoy me ha dejado la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro en un acto público en Alicante, donde Rajoy fue recibido a la entrada del Ayuntamiento de la Ciudad para su poserior firma en el Libro de Honor durante su visita a esta Ciudad.

Como no puede ser de otra manera, allá donde vaya tan poderoso memo, número uno de los desaciertos políticos y en jorobar a los más humildes, la bienvenida dada por los ciudadanos casi siempre es la misma, la del rechazo e indignación. Así ha ocurrido con los alicantinos quienes convocados por algunos sindicatos, estando entre ellos la “Asamblea de Jubilados y ciudadanos de a pie”, recibieron a tal ilustre e inútil político con abucheos y pitidos, además de con demandas sociales que todos de una manera u otra hacemos nuestras, tales como: “¡Menos corrupción y más financiación!” y “¡Jubilación anticipada ya!”

“Como no puede ser de otra manera, allá donde vaya tan poderoso memo, número uno de los desaciertos políticos y en jorobar a los más humildes”

Pero, también como suele ser característico de este Partido Político, la soberbia casi siempre suele estar presente cuando se encuentran ante la censura de los ciudadanos, siendo así la respuesta ante tal “bienvenida” dada por la citada Secretaria de  Estado de Comunicación, denominada ya por algunos “Andreíta Fabra”, del siguiente tenor literal: “¡Qué ganas de hacerles un corte de mangas de cojones y decirles: ‘Pues os jodéis!'”

 Tal desvergüenza que algunos y algunas tratan de justificar de que se trata de una conversación privada, entre ellos algunos mal llamados periodistas, palmeros del PP, aunque tengan el título universitario que los acredite; me indigna sobremanera, porque si en el ámbito privado esto piensa un alto cargo del PP, demuestra su talla como política y como persona, sobre todo ante el descontento de determinados ciudadanos que en ese momento nos representaban a la mayoría de los de “a píe” por sus demandas, al menos yo me incluyo entre ellos. La reacción de un político honesto debería ser totalmente distinta, al menos mostrando cierta humildad ante los graves errores y atropeyos que se han cometido y se siguen cometiendo por este partido político, cuyas abreviaturas responden más a la de Partido Podrido que a la de Partido Popular, ya que de popular tiene bastante poco, si con ello se pretende decir que pertenecen al pueblo.

Un cargo político, máxime como Secretaria de Estado de Comunicación, no puede en un acto público, aunque lo haga en un comentario privado, despacharse de tal manera, sobre todo cuando los que tiene enfrente son nuestros mayores y los peor tratados por la política económica de este gobierno con olor a rancio, a los que se les está robando sus pensiones para enriquecer a los de siempre, a los grandes, a los bancos, a las multinacionales, o para subirse sus sueldos o invertir en armamento.

No es la primera vez que vemos u oímos reacciones como ésta, de ahí el sobrenombre con la que se la ha bautizado recordándonos a aquella Andrea Fabra en el Congreso de los Diputados con aquel “que se jodan”, dirigiéndose a otro de los colectivos maltratados por este gobierno; el de los parados. Aunque tal vez no les falte razón porque nos vamos a joder si no reacciones de una puñetera vez ante estos políticos cuya falta de honestidad y empatía con el pueblo, demuestran la pasta de la que están hechos, una pasta cada vez más cáustica y mal oliente. Sobre todo si los jubilados que entonces les votaron les siguen votando. Espero que hayan aprendido.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

FACEBOOK y sus miserias

Arañafacebook
Que somos esclavos de nuestras vidas, obvio, excepto para los ciegos que no quieran ver, o para los que llevan ojeras que nada más les permite percibir el camino que tienen delante, sin panorámica, de forma obtusa y con los prejuicios de siempre. Y, dentro de esta esclavitud moderna, tal vez debería decir rancia-contemporánea, hay una, que cada día capta a más víctimas en sus redes, es FACEBOOK; hasta el punto que he llegado a convertirse en la red con más  usuarios autómatas e incapaces mentales no preparados para la información vertiginosa, a veces, manipulada o falsa que obtienen  a través de ella

 Son muchos los ejemplos que podría poner y, segura que ustedes conocen más, siendo, tal vez, el más cantoso el insulto descalificativo a quien publica algo que no va en su línea, vamos a denominar, de pensamiento; aunque dudo mucho que quien entra directamente en el insulto pueda pensar, y hasta incluso leer, ya que muchas veces se quedan simplemente en la imagen de una fotografía, también a veces manipulada, para que la mecha se encienda, y borregos, incultos, mal educados…, sin olvidarnos también de los indeseables ideológicos que profesan la violencia verbal por encima de todo, y que tanto abunda en la red social que más pisotea los derechos de sus usuarios, a los que parece controlar basándose en denuncias falsas, también de los mismos indeseables o primos hermanos, ya que en el caso de los denunciantes su actuación es más sutil. Y…, “zas”, viene FACE con sus jueces y ejecutores implacables que te cortan la cabezan sin ni siquiera decirte cuál es el motivo, sólo que: “ha incumplido Vd nuestras normas sociales”, o algo similar.  Bien, sí, he cometido, vamos a denominarlo -una infracción-, y por lo tanto lo normal es que, en su sistema justo, pague por ello;  pero, al menos díganme cuál es la norma incumplida y la pena que lleva inherente en caso de incumplimiento, o ¿lo hacemos al azar?, hoy me ponen una pena y mañana otra diferentes para los mismos hechos.

Pero, no. El TODO PODEROSO FACEBOOK hace lo que le sale del mismísimo arco del triunfo y una veces te bloquean por denuncias falsas de un indeseable intolerante y raquítico mental; otras por compartir sólo cinco o seis veces un post en diferentes grupos a los que perteneces. Si pertenezco a un  grupo o a varios, a los que me de la gana, mientras no se ponga un límite, lo lógico es que comparta mis cosas con ese grupo o esos grupos, siempre que no se salta de sus objetos o fines, pero para eso está su o sus administradores. Sin embargo otras veces de deja publicar, no se sabe cuantas veces y ni siquiera un toque de orejas. Juego al despiste, así te cazo cuando a mi me de a gana, pensará FACE. Me caza, ¿en qué?, informen al menos.

Lo lastimoso de todo esto, no es la propia RED SOCIAL, que también por lo expuesto, sino algunos de sus usuarios que por su conducta reprobable tenga que ser sancionados por no saber estar; dicho de otra manera, es bochornoso que nos tengan que tratar como a niños de escuela cuando personas adultas y mayores de edad, se presume, que deberían tener la suficiente madurez y compostura para saber estar. Pero, la vida es así, desgraciadamente el ser humano necesita de normas que lleven aparejadas penas, por él mismo puestas, por aquello de que la “ley sin espada no es más que palabra”, para controlar su propia actuación. Un absurdo, porque si somos capaces de darnos cuenta que necesitamos de normas por nos podemos descarriar con facilidad, ¿por qué no intentamos no descarriarnos?, actuando, al menos, lo más correctamente que sepamos o podamos.

Como yo también me he descarriado o me he ido, tal vez, por los cerros de Úbeda, volviendo a centrar el tema frívolo, o tal vez, no tanto, de la Red Social llamada FACEBOOK, cuya traducción no es otra que “cuadernos de cara”, pues su origen no fue otro que crear una red de interrelación de alumnos de una universidad a modo de book personal. Lo que pasa, es que con el tiempo, como en casi todas las cosas, lo que se piensa que puede ser bueno al final el hombre o mujer lo convierten en malo; no todos ni todas, para nuestro consuelo, el de unos pocos que deseamos desaparezca de esta Red Social dichos indeseables, quienes juegan sucio y violenta. Pero también, que FACEBOOK deje de actuar como censor basándose en denuncias falsas, sin ni siquiera dar una oportunidad al presunto infractor de sus normas sociales, para su defensa y, lo que es peor, que dicha censura se ponga en marcha por compartir en grupos, sólo y exclusivamente porque con ello se esta mermando sus ganancias a través de sus campañas de difusión y publicidad.

Si actuásemos con menos automatismo con el que solemos actuar, sería para que los usuarios limpios de esta Red Social y de otras parecidas, buscásemos una alternativa a esta forma de comunicación e interrelación, bien usando otras Redes, o bien contribuyendo todos a una limpieza de indeseables; primero mediante una actitud de  respeto a la opinión contraria y, segundo, mediante su aislamiento.

 

 “Si actuásemos con menos automatismo con el que solemos actuar, sería para que los usuarios limpios de esta Red Social y de otras parecidas, buscásemos una alternativa”

Pero sobre todo, también hagamos un pequeño esfuerzo en leer lo que se publica en un determinado post, porque a veces la foto no concuerda con la historia que se cuenta, como suele pasar en los perfiles de muchos usuarios donde se pone nuestra mejor foto y se publica nuestra mejor vida para dar envidia a nuestros propios amigos. Esfuerzo necesario y previo a cualquier opinión, a no ser que no queremos que se nos tome en serio o tengamos las mismas intenciones de aquellos indeseables. Aunque, allá cada cuál, cada uno se descalifica con sus propios actos, como aquellos intelectualoides de Wikipedia que quieren saberlo todo.

Finalmente, decirle a FACEBOOK que, haría mejor, en vez de utilizar cerraduras o candados para cerrar nuestras bocas, sólo con el objeto de hacer caja, que intente controlar a quienes están convirtiendo esta Red de “amigos” en un lodazal de insultos, de mentiras,  de violencia verbal, incluso de violación de derechos fundamentales o personales, frente a los cuales deberíamos perder el miedo y denunciar ante las autoridades competentes, sobre todo cuando se nos calumnia e injuria, con ese único ánimo de desprestigiar tu imagen.Vale ya. Por favor, seamos un pocos serios, ¿no os parece?, dejemos de comportarnos como adolescentes con la sangre hirviendo, controlemos nuestra verborrea.

Y, se me olvidaba, señores y señoras de FACEBOOK, quien están a la cúspide de todo este entramado de conexiones virtuales, no pierdan tanto tiempo en sus juicios sumarísimos,  y  dediquen poquito de tiempo para no perder o proteger los datos personales de sus usuarios, es decir, nuestros datos, que vergüenza. Si no son ustedes serios, tal vez deberíamos replantearnos continuar usando su RED, porque volver a recuperar nuestra confianza en ustedes no va a ser una tarea fácil.

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

La Agencia Tributaria piensa en ti. El presupuesto de los necesitados.

Shutterstock 177426335

En los Presupuestos Generales del Estado para el presente ejercicio, presentados el pasado martes en forma de tablet  por el Ministro Montoro en el Congreso de los Diputados para su tramitación parlamentaria; aún dando margen suficiente a lo que me puede asombrar en las actuaciones del Gobierno del PP, creo que han superado el límite de los eufemismos a los que tan acostumbrado nos tienen, al tachar o tildar aquellos presupuestos como “los Presupuestos para los necesitados”, sólo por una reducción del IRPF para las rentas más bajas y, una subida para las pensiones, también más bajas… Éste es todo el esfuerzo que ha hecho el gobierno para la gente pobre de misericordia.

¿Acaso no se ha enterado el gobierno que SI NO SE TRABAJA NO SE OBTIENE RENTA  y que las pensiones más bajas, la mayoría no contributivas, están despreciando el esfuerzo que nuestros mayores han tenido que hacer durante su dilatada vida laboral para tener derecho a una PENSIÓN DIGNA?.

Sí, éste parece ser todo el esfuerzo que está haciendo el gobierno, eso sí, subiéndose ellos el sueldo en un 1,50%   (1.200 euros más que el año anterior) frente  a la tomadura de pelo de la subida de las pensiones en un ridículo 0,25%. Éste es el esfuerzo que hace el gobierno para asegurar una vivienda digna a esas más de 30.000 personas que viven en la calle, al margen de quienes tienen que regresar a casa de sus padres y abuelos para cobijarse ante la pérdida de renta debido a la estafa de la  denominada “crisis económica”; que por cierto, dicen ellos, los del gobierno, que ya remonta. ¿No se para quién?. Bueno, para ser sinceros, sí, y no es demagogia, para los ricos, para las rentas más altas; no en vano han aumentado las ganancias para fortunas tales como las de Amancio Ortega, Juan Roig Alfonso, Rafael del Pino y familia, Sandra Ortega Mera, Fracisco y Jon Riberas Meras, Sol Daurella Comadrán y familia, Juan y Carlos March Delgado,Familia Entrecanales,  Isak Andic Ermay, entre otros muchos, que continuarían en la lista de millonarios de España.

Podríamos ahora hablar de la pobreza infantil o de la pobreza energética, ambas de las más altas en Europa, como todos pueden comprobar en cualquier emeroteca de su confianza, maquillados o elevados según el medio, pero allá cada cual donde se mete. Pero, ¿para qué?, si a estas alturas el que no ve es porque no quiere.

Ya se podrían poner cantidad de datos estadísticos con sus fuentes oficiales que, quien es votante del PP, no hay que darle más vueltas, es que…, o no es de este mundo o algo le pasa, al menos ahora viéndose lo que son capaces de llegar hacer o haber hecho. Claro que, el mapa político nunca ha estado peor que ahora para la complicada gobernabilidad del país, y elegir es una tarea muy difícil, casi imposible, sobre todo cuando los políticos han demostrado de forma sobrada que hay algo que se les da estupendamente como es echar siempre la culpa a los contrarios de todo lo malo, y no exculpo a nadie.

 

“quien es votante del PP, no hay que darle más vueltas, es que, o no es de este mundo o algo le pasa, al menos ahora viéndose lo que son capaces de llegar hacer o haber hecho”


Y, ¿ahora qué?, pues nada…, lo que les digo, que aquí todo el mundo opinamos, bueno, unos más que otros, los hay que directamente van al insulto y a la descalificación, y me da lo mismo el sector rojo que el azul que, hoy en día, se diferencia muy poco, incluso los extremos llegan a tocarse por su intolerancia y dogmatismo de imposición. Y los que no están en los extremos… pues, pues como todos los que se dedican a esto…, a vivir de la política, lo cual no estaría mal si por lo menos cada día aprendiesen a ser mejores en lo que hacen y no todo lo contrario, como demuestra la creciente corrupción política en este nuestro maltratado país.

Dicho de otra manera, seguiremos opinando, pero no como ellos quieren que hagamos, quitándole la razón a uno para dársela al otro, -al nuestro casi siempre-; sino intentando ser lo más neutro posible en la valoración que hagamos en el momento de ejercer nuestro más importante derecho político como es el de elegir a nuestros representantes, y si ninguno lo merece digámoslo también, haciendo o provocando que el voto sea nulo. Este mundo necesita libre-pensadores, no borregos adoctrinados. Este mundo necesita gente comprometida con su entorno, con su gente. Debemos salir de esta mediocridad política en la que nos encontramos, sino mañana y pasado mañana, más de lo mismo, ellos seguirán comiendo con cubierto de plata y…, nosotros, sin ni siquiera saber si seguiremos comiendo mañana.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Pá lista, yo

Cifuentes

Cristina Cifuentes

No puedo salir de mi asombro cuando he sabido que, la más progre de la derecha española, entendiéndose por progre en nuestro caso como equivalente a “menos autoritaria que el resto”, “La Cifuentes”, la que presumía de honradez frente a su predecesor en el cargo Jaime Ignacio González González; se la ha pillado con el carrito del helado y con el heladero incluido, perdón por el frío; claro, presuntamente,  por aquello  de hacer valer el derecho constitucional a la presunción de inocencia,  aunque en el caso del PP, parece ser que la balanza se inclina del lado de la falta absoluta de la misma no en vano a quien lo ha denominado como una organización mafiosa, o mejor dicho, criminal, por reunir los elementos jurídicos para ser considerada como tal: como son la pluralidad de personas, su carácter estable y la coordinación con reparto de funciones. ¿No les parece que se identifica con la trama de la Gürtel?

Y si me parecía que mi mandíbula no podía dar más de sí  en la gesticulación de mi asombro, pude comprobar que así no era, que todavía mi mandíbula podía hacer un ángulo mayor aunque cerca del desencaje, cuando una prestigiosa universidad pública, como lo es la del Rey Juan Carlos, financiada por la Comunidad de Madrid, parece no haber jugado muy limpio en la atribución de un Máster en Derecho Autonómico a la ahora Presidenta de dicha Comunidad.

Volviendo a recalcar, aún a riesgo de que me llaméis pesado, el derecho a la presunción de inocencia, hasta ahora sólo hay unos datos irrefutables como es la huella dejada en el expediente académico digitalizado, para que con sólo la diferencia de unos pocos minutos pasara de “no presentado” a “notable”, y si esto fuera poco, el cambio se hizo en la intranet de gestión de alumnos por una funcionaria desde otro campus diferente, quien se quita del medio el marrón diciendo que un profesor le ordenó el cambio, pero sin revelar su nombre…. “Uf… que mal  huele

Y, digo que es el único dato irrefutable porque el argumento dado por le Rector de la mencionada Universidad carece de consistencia por su fácil manipulación, aunque reconoce la excepcionalidad de un error informático que se subsanó tras consultar a los respectivos profesores a los que correspondía la valoración de las citadas asignaturas, todo ello sin probar, claro está; lo cual parece que no piensa hacer al haberse amparado en la Ley de Protección de Datos para negar la transparencia como uno de los derechos básicos del procedimiento administrativo. Y eso que es catedrático de Derecho Constitucional.

De verdad, ¿soy sólo yo el que tiene muy desarrollada la pituitaria o a ustedes también les huele a chamusquina todo esto?…. Al final todo queda en casa,  es decir, en la Comunidad de Madrid a la que pertenece la tal Real Universidad; además no estamos hablando de cualquier alumno y de cualquier expediente, sino el de la mismísima presidenta que, por aquel momento, ya era muy conocida por haber formado parte de diversas entidades educativas como el Consejo de Universidades de la Comunidad de Madrid (1998-2000), o del Consejo de Administración de la Universidad cuestionada (1996-2000),  a lo que hay que unir su dilatada y ascendente carrera política.

 

“De verdad, ¿soy sólo yo el que tiene muy desarrollada la pituitaria o a ustedes también les huele a chamusquina todo esto?…. Al final todo queda en casa,  es decir, en la Comunidad de Madrid a la que pertenece la tal Real Universidad; además no estamos hablando de cualquier alumno”

Por otra parte, volviendo a apelar a la calidad de catedrático de Derecho Constitucional del susodicho Rector, su insistencia en el derecho de igualdad de trato de Cristina Cifuentes que al resto de ciudadanos, parecía querer dar una justificación a lo que se constató como un simple error informático, sin necesidad de hacerlo, lo que me hace pensar que “excusatio non petita, accusatio manifesta”, o lo que es  lo mismo ‘excusa no pedida, acusación manifiesta’.​

En otros países de nuestro entorno altos cargos de gobierno de la vieja Europa han dimitido por cuestiones, quizá de menos de trascendencia, por la actuación presuntamente irregular en nuestro caso de un funcionario, lo que equivaldría a la comisión del delito de falsedad de documento público. Pero, me temo que la puritana moralista Cifuentes no lo hará, porque del puritanismo a la soberbia, aunque sea espiritual, hay una delgada línea; además de por no perder la tradición de su partido de no dimitir por nada.

Pero, lo que más me duele de todo esta comedia es su final trágico que la convierte, lógicamente, en una tragicomedia, como es el hecho de la indecencia de nuestros gobernantes y la osadía de tomarnos a los ciudadanos por tontos, lo cual me estoy planteando sino será por permitir que tanto político de pedigrí sigan ensuciando la decencia de un país.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Y ahora ¿qué?

 

AhoraqueAlgo harto estoy de que noticias que se pregonan como importantísismas, y de acuciante solución, se queden, en menos que gallo alguno cacaree, en pura agua sucia y emborronada.

Y sin intención alguna de retomar el tema. Y menos de solucionarlo aunque solo sea en su intento.

¡Hala! Se sueltan. Encorajinan una miaja. Enrabietan un ápice y…a otra cosa mariquita linda, adiós que te vaya bien. Y a mi también.

Que ya nos han llegado otras que también merecen nuestra consideración y están más de moda. Total para el mismo resultado: ‘olvido de la precedente y candela recia a la presente’.

Hasta aburrir de tanto machaque, que lo único que consigue -al menos a este menda- es la insensibilización más absoluta. Ni frío, ni calor, ni siquiera tibieza.

¡Así nos va! ¡A todos, oiga !

¿’Algo harto’ he escrito? ¡Qué va! …Hasta las narices bajando, anatómicamente,  hacia partes más pudendas que mi natural recato me impide mentar. Y un poco más allá si cabe.

Aquí no hay un dios que ponga remedio, ni siquiera paliativo, a tanta tropelía inacabable. ¡Ni dios padre todo misericordioso, que se lo digo yo!

Mire usted que sabía cómo se iba a poner en la usanza más candente el feminismo y su aceptable huelga.

O cómo queremos ser voluntarios para buscar al infortunado Gabriel (niño de mis entretelas) o acabar con las necesidades ajenas sin lanzarnos de una vez a rellenar una solicitud de voluntariado que nunca rellenamos. Y menos rubricamos. Pero se quedan en el baúl de nuestras posibles buenas acciones y mejores intenciones.

O cómo, tras el sensacionalista escándalo de los ‘médicos sin especialidad homologada’ estaban poniendo sus exiguos conocimientos ( y sus manazas) en personas que desconocían su ‘tema’ y se ponían en manos de sus ‘discernimientos’ clínico-diagnósticos más caducos dentro de la confianza de que estaban ampliamente capacitados para el desempeño de unas funciones que, hasta que quede demostrado lo contrario, no le corresponden.

Según mis inacabables y fidedignas fuentes, la cosa sigue como antes de la denuncia de un Jefe de Servicio. Y ustedes (y un servidor) aguantándolo . Y tragando. Y, – de momento , que espero sea fugaz- permitiéndolo.

Hasta que me recupere de esta abulia insensible que me embarga y abotarga. O hasta que me reconozca con la suficiente fuerza moral y profesional en estas tierras que, no por ser indígena, pueden resultarme hostiles. Y eso que ya se me van ablandando y siendo más predispuestas.

Les aseguro que podría exponer aquí mismo decenas de casos similares y de mi propia cosecha. Pero no dejarían de ser anécdotas sin más cometido que ese ‘corre-ve-y dile’ que tanto detesto.

Cuando el gobierno regional -o cómo se diga- de Cospedal, las memeces de su abyecto consejero de sanidad me resultaban indigestas y mediocres. Y así lo escribí públicamente en varias ocasiones.

Tomé el gobierno de Page con ilusión descomunal. Así se lo hice constar, tanto personalmente como por escritos. Pero las ilusiones van mermando en proporción directa a los resultados obtenidos e imbuidos en mis seseras.

Nada ha cambiado. Si acaso el famoso ‘talante zapaterista’.

Si un consejero era arrogante y bocachanclas, el actual es callado , sin prisas y a verlas venir.

También escribí alguna vez que, una vez ganadas las elecciones , no fuesen a caer en la arrabalería de sus predecesores. Ya saben…eso de la herencia recibida y otras mandangas.

Pues, como si quiero otro plato de arroz caldoso mi Catalina amada ,mientras espero operarme.

Menos mal que la señora Leal (creo que esa es su gracia) ha dicho por todos los medios a su alcance que no hay que preocuparse; que todo está bajo el más estricto control. Que las listas de espera estan bajando a pasos agigantados día tras día (todavía no tengo datos, amigo Mora, para cotejar resultados; ni previos ni actuales. Aunque para mi que están pizca más o menos), que la prioridad del SESCAM son el personal sanitario vernáculo y cualificado. Que los de la oposición son muy malos y perversos en demasía ,porque intentan alarmar a la gente con el más nimios de los detalles, echándose a la yugular y dando mucho por el saco…que nada más lejos de la realidad (de la de ella, naturalmente). Y ocultan. Y ocultan. Y ocultan…

¿Usted quiere que su infante sea valorado por un pediatra de los de verdad, especializado? Pues, la lleva muy clara. Como cualquier ciego de Saramago. Si acude a un centro de salud cualquiera, lo más probable es que sea atendido por un ‘mal llamado’ generalista. Y en zona de urgencias – hospitalarias y extra-hospitalarias- ídem de ídem.

 

“¿Usted quiere que su infante sea valorado por un pediatra de los de verdad, especializado? Pues, la lleva muy clara. Como cualquier ciego de Saramago.”

Lo sé y lo digo porque he bregado en tales menesteres desde mis propias entrañas. Según mis datos, Pediatría como especialidad MIR no lleva más de veinte años en España. Y Urgencias, sencillamente no existe como especialidad.

He escrito tres ejemplos de temas harto candentes al día de hoy (mañana, ya veremos): Feminismo y sus justas reivindicaciones. Ayuda a los prójimos más necesitados, con nuestra barriga llena.

Por la parte que me corresponde, quisiera solución a todos ellos.

En el último de ellos, tomo parte interesada. Y mi oposición a que no encuentre solución es irreductible.

Menos mal que estoy pendiente del SELECTA ese y de que salga ya de una maldita vez. Porque puntos, lo que se dice puntos, tengo un ‘puñao’.

Y vivir de titiritero, con el alma en vilo y colmado de incertidumbre…no lo tolera ya ni mi edad, ni la sensatez que me pueda asomar.

Amigo Page. Amigo Jesús, Amigo Cortazar. Amigo Mora.

Rodeaos de buenos delegados – el mejor jefe es aquel que sabe delegar bien- o la miseria os vendrá en una año. Aproximadamente.

Desde el cariño os lo propongo. Porque caer, lo que se dice caer…me caéis de perlas. Pero resultados prometidos no veo muchos, no.

Sabéis perfectamente que los lobos os esperan a la mínima para despellejaros en la mínima. Lo sabéis perfectamente. ¿Qué habéis hecho al respecto?

¿Y ahora qué?

¿Ahora qué vais a hacer? Seguramente lo de siempre.

Igual que vuestros predecesores.

Igual que vuestros sucesores.

¡Nada!

(En el más amplio espectro de las cuatro letras; en mayúsculas y resaltada)

 

 

Francisco R Breijo-Márquez

Doctor en Medicina, Profesor de Cardiología, Periodista (Boston. MA (USA). Redactor de Plazabierta.com
Titular Professor of Clinical & Experimental Cardiology.
Research Director at East Boston University (on voluntary leave), Hartford University (on voluntary leave) and Murcia University. C.S. Abanilla (currently).

Que le corten la cabeza

 

Hay santos y santos, personas y personas, creyentes, agnósticos, ateos, pero de lo que más abundan son aquellos que tienen vocación de jueces, aunque sin toga ni birrete, gente que parece que se bañan todos los días en agua bendita o al menos, que se creen con el poder suficiente, no sé si por su posición, sus creencias, experiencias o porqué narices, de juzgar a los demás.

 

Algunos pensarán que haciendo lo que estoy haciendo estoy incurriendo en la misma conducta que he empezado por criticar, aunque lamento defraudarles, porque hay dos formas de juzgar, una llevando al patíbulo a quien se juzga y otra, para corregir, valga la expresión, de forma fraternal y humana ante una conducta inapropiada. Pero, también hay otra diferencia en cuanto a quien juzga, pues los hay quien lo hacen desde una posición de superioridad, quizá porque se creen mejores; o quien lo hace desde la misma altura o al menos sin perjuicios. Pero, aún así, haciéndolo con la mejor de las intenciones y desprovisto de superioridad moral, nadie, absolutamente nadie es quien para juzgar a los demás a nivel personal.

Somos muy propensos, y estoy utilizando el plural mayestático, de juzgar a nuestros semejantes, sin pararnos un instante a calzarnos sus mismos zapatos, a ponernos en su piel…,  y nos quedamos tan frescos. Incluso, los hay, quien con una falsa humildad piden perdón antes de emitir su juicio, como si con ello su acción -y aquí no utilizo el mismo plural que antes-, fuesen mejor. Quizá aquí debería traer a colación una frase de una persona buena, santa, Teresa de Calcuta, que dice: “si juzgas a la gente, no tienes tiempo para amarla”, o el ejemplo del mismo Jesús de Nazaret cuando dijo “quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”, demostrando su amor ante María Magdalena, condenada socialmente por prostituta…, y lo hago por quienes desde los altares y los púlpitos se dedican a cortar cabezas

Pero, ¿por qué hago este juicio social?.

Motivos hay muchos, quizá porque no me guste en el mundo en el que vivo, quizá porque desde niño me he visto, creo que como la mayoría, sometido al juicio de los demás, a un juicio de comparación, a un juicio de desaprobación, pero, aún peor, a un juicio destructivo, el peor de todos. Aunque, he de reconocer, que algunos, sobre todo los que se me hicieron con buena fe, amor o sin saberlo hacer de otra manera, me sirvieron para mejorar en conductas censurables o inapropiadas. Pero, el que hoy me haya convertido en censor social lo es porque en los últimos días he visto un comportamiento que me ha hecho recordar mi paso por la Facultad de Derecho, en concreto de una reflexión hecha en clase de Derecho Penal de que cualquier persona y cualquier situación puede convertirse en apta para delinquir y todo, precisamente, porque somos seres humanos, porque no somos perfectos.

“cualquier persona y cualquier situación puede convertirse en apta para delinquir y todo, precisamente, porque somos seres humanos, porque no somos perfectos.”

 

Delincuente es aquella persona que comete un delito, o lo que es lo mismo, una acción punible por estar tipificada como tal en una Ley Penal, pero es muy importante un elemento para que el juzgador imponga la pena como castigo, que no es otra cosa que el ánimo de delinquir o “animus delinquendi”, el cual evidentemente debe ser demostrado o probado en un juicio justo, en un juicio en el que exista un verdadero equilibrio e igualdad entre partes, lo cual es muy bonito visto de esta manera, aunque la realidad dista mucho de esta oportunidad que nos da el sistema para demostrar nuestra inocencia, porque en muchas ocasiones dicho equilibrio no existe y, por lo tanto, el juicio deja de ser justo para convertirse en una desafortunada pantomima, en una representación teatral de las muchas que estamos acostumbrados a ver en esta nuestra sociedad; siendo la razón de ello en que la justicia para que sea realmente favorable a nuestros intereses cuesta dinero, y bastante, de manera que la justicia se convierte en una auténtica falacia cuando el que está siendo juzgado no puede pagarse un buen abogado, teniendo que recurrir a la justicia gratuita y no porque  los abogados del turno de oficio sean malos o no estén preparados para ello, sino porque su motivación, quizá no sea la misma cuando el que paga es el papá Estado, y lo que paga no se adecúa a los servicios que se prestan y se hace tarde, mal y nunca. Aunque en algunos casos, también lo sea por no estar suficientemente preparados para lo que van a hacer, sobre todo porque el que mucho abarca poco aprieta, y los abogados especializados salen muy caro.

No soy yo quien lo dice, sino el propio Tribunal Supremo anulado la designación de un abogado de oficio a un recurrente en casación al apreciar “una falta absoluta de defensa” en su recurso, lo que califica de “collage de consideraciones jurídicas”, “carentes de ligazón discursiva” y “huérfanas” de correspondencia con las objeciones que plantea, sosteniendo en ocasiones “una cosa y su contraria”, tal y como publica delajusticia.com, a cuya lectura les remito.

Es por ello que todo lo que aparece en una sentencia no es, ni mucho menos palabra de Dios, ni que los hechos que aparecen como probados sean realmente la realidad absoluta. Además, en un juicio, aparte de los abogados, intervienen una serie de profesionales que por su condición de funcionarios sus valoraciones e informes se tienen por ciertos como una presunción “iuris tantum”; latinajo que significa que lo que ellos afirman puede ser contradicho si se logra demostrar lo contrario, lo que me lleva también a afirmar que quienes pueden pagarse unos buenos peritos que puedan romper dicha presunción, tienen más oportunidad para que la balanza de la justicia se incline hacia su lado.

Por supuesto, que todo tiene sus excepciones, pero lo que está claro es que no todos los que están en la cárcel merecen estar en ella, y mucho menos juzgados con la crueldad que a veces lo hacemos desde la sociedad, sin pensar que, en muchos casos, están entre rejas porque son víctimas del sistema, provenientes de familias desestructuradas, de barrios marginales o que, simplemente se han visto abocados a delinquir como modo de supervivencia, y no es demagogia. Distinto de quienes teniéndolo todo quieren mucho más -y ya saben a quien me refiero-, o de quienes cometen delitos de lesa humanidad.

No quiero, ni pretendo  hacer apología de ningún delito o conducta reprobable, no. Siendo de justicia que quien delinque pague por sus actos, con penas adecuadas y proporcionadas a sus delitos, por haber entrado en deuda con la sociedad y con la víctima -abarcando no solamente al sujeto contra quien se ha perpetrado el acto punible, sino también a quienes les rodean, familiares y amigos-. Pero, también, es de justicia que cuando individualmente juzguemos a alguien lo hagamos con la suficiente prudencia, pero sobre todo teniendo en cuenta que, como se ha dicho antes, ni tú ni yo estamos libres de que un día pudiéramos estar ante un juez, y que por ello no merecemos ser repudiados socialmente, a no ser que entremos en el tema de la venganza personal o de defender largas penas de prisión que, en vez de cumplir con su función que, no es otra que la reinserción social, se pretanda la destrución de la persona condenada. Ahora bien, si queremos politizar el derecho penal, sacando rentabilidad de posiciones cada vez más represoras, entonces volvamos a la pena de muerte, así muerto el perro se acabó la rabia.

“Ahora bien, si queremos politizar el derecho penal, sacando rentabilidad de posiciones cada vez más represoras, entonces volvamos a la pena de muerte, así muerto el perro se acabó la rabia.”

 

Juzgar

 

 

Tampoco quiero desaprobar la reacción de familiares de las víctimas, de su sentimiento de impotencia, de su deseo de justicia, quien soy yo para hacerlo. Su sufrimiento inconmensurable merece la comprensión de todos. Pero, insisto, si queremos ser justos, seámoslo a todos los niveles.

 

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Hombres y monstruos

Mujermaltratada
Hace unos días nos sorprendía uno de los editores de este medio con una noticia que a muchas y muchos nos desgarró por dentro, poniendo de relieve la injusticia cometida contra Noemí Otero, condenándola a cuatro años de cárcel por el simple hecho natural y también jurídicamente hablando, como es el de la legítima defensa, en este caso frente a su ex pareja, que nada más y nada menos la había sometido no sólo a malos tratos físicos sino también psicológicos durante  la friolera de quince años, más de la mitad de la vida de la maltratada.

Una más, y otra… y otra…  ¿hasta cuándo?. El gobierno cree que cumple con sus campañas publicitarias, alguna que otra subvención a asociaciones feministas, que luego si te he visto no me acuerdo como en el caso de Noemí, casas de recogida y alguna que otra entidad pública o privada que tienen entre sus fines la ayuda o protección de la mujer. Pero, esto no es suficiente porque las cifras son alarmantes. En los últimos quince años, más de 900 hombres han asesinado a sus parejas o exparejas y, en muchas ocasiones también a los hijos de éstas. Algo falla en el sistema, empezando por nosotros mismos.

Sí, nosotros también somos responsables, hasta algunos se atreven a juzgar los motivos por los que alguien, una mujer, ha sido maltratada. He llegado a leer en algunos foros, y no precisamente de redes sociales, que también; frases como “algo habrá hecho”, “tal vez se lo mereciera”, u otras semejantes. He llegado a ver la falta de empatía de la gente, como si con ellos no tuviese que ver el problema… “cada  uno en su casa sabe lo que hace”. He visto pegar a una mujer en la calle y la gente no ha intervenido para separarlos, ni siquiera llamando a la policía…

 

“… hasta algunos se atreven a juzgar los motivos por los que alguien, una mujer, ha sido maltratada. He llegado a leer en algunos foros, y no precisamente de redes sociales, que también; frases como “algo habrá hecho”, “tal vez se lo mereciera”, u otras semejantes.”

Y de vez en cuando otra mujer muerta… mujeres muertas… y las que no, marcadas de por vida… sus moratones y heridas curadas, que no cicatrizadas, se transforman con el tiempo en una profunda brecha en el alma, en una brecha que no se cura y que la soledad, el dolor, el miedo y la desconfianza de volverse a enamorar hace cada vez más grade.

Hombres maltratadores. Maltratadores sin más, porque ellos distan mucho de ser hombres . Cobardes indecentes que descargan su ira contra el amor, contra mujeres indefensas, contra la vida, contra la dignidad del ser humano. Salvajes. Despreciables seres.

He visto hogares donde los gritos, los reproches, los insultos es la única forma de hablar de quienes dicen ser maridos y parejas responsables. Aquellos que luego se muestran en sus trabajos y en la calle, con los amigos, conocidos y vecinos, como una persona guay. ¿Persona?… Sólo un monstruo puede pegar a quien quiere.

Alguien tan horrible y desalmado sólo puede estar entre rejas… El escarnio con el que actúan sólo merece esa condena.

He visto rosas rojas encima de sepulturas, del mismo color que la sangre que derramaron en vida quienes allí descansa por violencia de género, que con el tiempo se han transformado en rosas negras por el luto de quienes ahora las llorán. Lágrimas de hijos desconsolados que se han quedado solos, en el mejor de los casos al cargo de algún familiar y, en el peor, en algún centro de menores. Padres que me dicen que deberían de haber muerto antes que sus hijas. Hermanos y hermanas, y unos pocos amigos y amigas que buscan justicia, porque cuando se trata de luchar son pocos los que se comprometen de verdad.

A ti, hombre de medio pelo, me dirijo y te digo que tu cobardía me produce asco, un asco tremendo… Sólo deseo para ti el mismo dolor que infieres o has inferido a tu mujer y a tus hijos. Podrías pensar antes de emborracharte o drogarte por tu cobardía que el único que merece la pena estar en el lugar donde ahora está tu pareja eres tú. Búscate a un buen psiquiatra, a alguien que te ayude, que cure el rencor, la frustración que guardas en tu interior… para que lave tu alma y dejes de hacer daño.

(VIDEO) Noemí Otero. La condena de una mujer maltratada

 

Noemí Otero sufrió malos tratos durante más de quince años y ahora tiene que ingresar en la cárcel por cuatro años sólo por defenderse de su maltratador, después de múltiples ordenes de alejamiento que aquel incumplió.

NECESITAMOS TU AYUDA. participa en la campaña #IndultoNoemiOtero.. Comparte este video con el mayor número de personas posible porque cuantos más seamos más se oirá nuestra voz… EXIJAMOS AL GOBIERNO EL INDULTO… JUSTICIA YA+

Si quieres donar dinero para que pueda pagar la doble condena consistente en el pago de una multa, puedes hacerlo en el siguiente enlace:

https://www.gofundme.com/ayudarme-a-seguir-luchando

 

 

 

Carta abierta a Noemí

Noemí Otero Y Su Abogada, Sonia Gulías

Noemí Otero Y Su Abogada, Sonia Gulías

Estimada Noemí.

Cuando parece que la sociedad se haya habituado, desafortunadamente, a conocer a través de diversos medios de comunicación casos espeluznantes de mujeres maltratadas, de muchas cuyas vidas se han extinguido trágicamente a manos de sus asesinos, nos llega tu insólita historia.

He aquí que, precisamente, la experiencia que has vivido no difiere demasiado de las demás, los patrones de conducta suelen ser similares en todos los maltratadores, excepto porque tu caso es extraordinario. Produce escalofríos. ¿Cómo es posible que una víctima de malos tratos, como lo has sido tú durante largo tiempo, termine siendo sentenciada a varios años de cárcel? ¿Por haber actuado en defensa propia y no recordar con exactitud algunos detalles al padecer lagunas en la memoria? ¡Increíble! No puedo imaginar el tormento que has tenido que sufrir.

Es evidente que algo esencial se nos escapa, quizá sean pequeñas grietas en el sistema judicial pero algo profundo falla. ¿Quién puede explicar que unas leyes diseñadas para la protección de las personas acaben castigando a quien deben defender? Entramos irremediablemente en una contradicción inasumible. Un Esperpento, con mayúscula, como diría nuestro ilustre Valle-Inclán.

No solamente tu futuro depende del siguiente paso Noemí. Representas a todas las mujeres y también a los hombres de bien, a las maltratadas y a las no maltratadas. Creo sinceramente que cruzarse con un maltratador en el camino de la vida es una auténtica cuestión de fatalidad, de mala suerte más que de elección, por aquello de que: “nadie es lo que parece, sino lo que no se ve”. Siento un profundo respeto por las leyes y los magistrados que las imparten, lo cual no me impide opinar y estar en absoluto desacuerdo con una sentencia que considero totalmente injusta y demoledora.

“No solamente tu futuro depende del siguiente paso Noemí. Representas a todas las mujeres y también a los hombres de bien, a las maltratadas y a las no maltratadas.”

El mensaje que se envía a todas esas mujeres que viven cada día atemorizadas recibiendo palizas, humillaciones, vilipendio, que son dañadas física, psíquica y emocionalmente, es que se abstengan de utilizar la defensa propia porque pueden ir a la cárcel y más todavía si pierden retazos de su memoria. Al contrario de lo que ocurre con los agresores, éstos se verán reforzados en una conducta deleznable porque sabrán que no es tan fácil incriminarlos, continuarán impunemente con sus chantajes emocionales y lanzando unas amenazas que nadie, excepto otra víctima, podrá escuchar. Seguirán atormentándolas, golpeándolas, destrozándolas psicológicamente hasta el punto de despojarlas de su memoria, les conviene, es de lógica y demostrable por expertos en psicología, pisotearán su dignidad cuantas veces se les antoje manteniéndolas esclavas bajo el prisma de su yugo.

Quizá algunos de estos medio hombres tan agresivos y violentos hayan sido víctimas a su vez en algún momento de su vida, lo cual no les exonera en modo alguno y deben ser castigados por el daño, en muchas ocasiones irreparable, que provocan a su alrededor. Castigados y ayudados a ser reinsertados en la sociedad como mejores personas o al menos sin representar un peligro constante para las mujeres.

Resulta que hace una década de los hechos que nos interesan. Noemí, asumiste una dramática realidad. Tu espíritu quebrado se enfrentó valientemente a los temores almacenados en tu mente y en tu corazón. Aquellos miedos sembrados por un hombre transgresor, absorbente, controlador, violento y cobarde. Una pareja que horadaba tu autoestima y obviaba tus derechos más fundamentales para mantenerte oprimida. Enfrentaste la ardua tarea de recuperarte a ti misma, de restablecer la dignidad de la que, de manera ruin y miserable, fuiste despojada. Lo conseguiste, debes felicitarte por ello. Eres un digno ejemplo de superación para otras mujeres que tienen la mala fortuna de encontrarse en la misma situación.

“tu espíritu quebrado se enfrentó valientemente a los temores almacenados en tu mente y en tu corazón. Aquellos miedos sembrados por un hombre transgresor, absorbente, controlador, violento y cobarde”

Pero después de padecer tanta adversidad y sufrimiento, de haber superado infinidad de obstáculos logrando alcanzar una vida digna y bien estructurada, ahora peligra esa estabilidad conseguida con sacrifico y esfuerzo. Una sentencia que pende sobre tu cabeza como una espada de Damocles, amenazando tu vida y tu futuro. Y no lo comprendemos nadie, no porque carezcamos de conocimientos en leyes, que también, sino porque ningún ser humano de bien puede aceptar que la víctima de un maltratador sea castigada por ejercer su derecho a defenderse de sus agresiones.

Yo abogo por tu causa, como te dije anteriormente no solo es tuya, es sobre todo de todas las mujeres  y de los hombres de altura, valientes y arrojados que defienden la igualdad. Y abogo aun más en esta actualidad en que la ciudadanía vivimos con absoluta vergüenza ajena la corrupción de nuestros representantes políticos, cuyos despropósitos no cesan ni representan a nadie, que han desvalijado las arcas públicas, que no devuelven ni un euro de lo robado y han dejado desvalidos a los habitantes más vulnerables del pueblo, contratan los mejores bufetes de abogados y no acaban de cumplir con el castigo acorde a sus criminales actividades, bien porque han prescrito o porque consiguen rebajar sus penas hasta el punto de que muchos ni cumplirán cárcel; es en estos momentos de agitación social por la perversión de muchos de sus dirigentes cuando más se me antoja una especie de broma macabra la sentencia a tu persona.

¿Dónde ha quedado el castigo a las palizas que te llevaste? ¿Cómo se valora el daño psicológico? Esas lagunas que aun perseveran en tus recuerdos tardarán en cicatrizar porque las heridas emocionales no hay forma de cuantificarlas. ¿Quién te resarcirá de los desvaríos de un energúmeno? El proceso lento y durísimo por el que tiene que atravesar cualquier víctima de vejaciones y humillaciones hasta recuperarse del destrozo ocasionado a su autoestima, tan vital e imprescindible para el buen desarrollo del ser humano, es inimaginable.

Intento apaciguar mi congoja y si yo, que sólo soy lectora de tu historia e intento calzarme en tus zapatos aunque sea de forma imaginaria, no puedo sino rozar un ligero atisbo, presumiblemente, de tus sentimientos, no quiero pensar cómo estará siendo esta espantosa realidad para ti.

Noemí, alguien como tú que ha demostrado una fortaleza encomiable, avalada por amigos, familia, vecinos, gente cercana que te conoce y sabe cuánto has tenido que luchar para salir adelante, son la garantía de que eres una buena persona que merece ser restituida por encima de todo. No estás sola, conseguirás ese indulto que termine con esta pesadilla que nunca debió empezar. Mereces ser muy feliz.

Abogo por tu causa porque me parece de sentido común y de ley, de verdadera justicia, en la que creo firmemente. Tu coraje debe servir de ejemplo, debemos congratularnos y celebrar que estás viva, desgraciadamente otras mujeres no pueden decir lo mismo, sólo hay un trágico silencio como testimonio envolviendo sus tumbas.

Te envío con cariño mis mejores deseos, además de mi total solidaridad.

 

Montserrat Prieto

Solo soy alguien que nunca dejará de soñar con un mundo mejor. Que hace del aprendizaje una constante de su vida. Amante y defensora de la salud medioambiental, de los Derechos Humanos y de la Justicia. Escritora de cuentos y relatos

Noemí Otero, una mujer maltratada por su marido entra en prisión por defenderse

 

 

Suena mi móvil, me avisa de la llegada de un whatsapp, lo leo y dice: “estoy en shock, me ha dicho mi abogada que ingreso en prisión”.

Este es el mensaje que recibi ayer de Noemí Otero, la mujer maltratada durante más de 15 años por su expareja, y que, harta de aguantar palizas pinchó a éste con un pequeño utensilio, siendo condenada a cuatro años de prisión.

Desde este medio hemos intentado ponernos en contacto con ella y la respuesta ha sido que no podía hablar debido a su fuerte estado de ansiedad. Lo entendemos y respetamos su silencio, pero, desde que nos preocupamos por este tema hace poco más de una semana relatando los hechos que la han llevado a dicha condena, no hemos podido dejar de pensar en ella, en su sufrimiento, en la injusticia de la condena que, en su mayor parte se debe a que su defensa por falta de medios económicos fue encomendada a abogados de oficio que, ni siquiera propusieron la práctica de las pruebas necesarias para demostrar su inocencia.

Esto es lo que suele pasar muchas veces cuando la garantía de la defensa en juicio y asistencia jurídica se encomienda a abogados del turno de oficio que, por una pequeña retribución por parte del Ministerio de Justicia le encomiendan por, poco más de 100 euros, encomiendan a abogados que están en el turno de oficio, y cuya inexperiencia en muchos casos y, en otros, por la falta de motivación económica, no se preocupan más allá que despechar la defensa encomendada de manera superficial. Esta es la garantía que el sistema judicial otorga a los pobres, cumplir con el expediente y poco más.

Cuando la defensa es retomada por Sonia, una abogada que de manera vocacional se dedica a la defensa de mujeres que han corrido o siguen corriendo la misma suerte que Noemí, pero ya es tarde. La sentencia ya está dictada y, aún a pesar, de solicitar la revisión del caso la respuesta es que ya es tarde por el tiempo transcurrido. Sólo queda la concesión de un indulto que se ha solicitado pero que no llega. ¿Será porque el gobierno nada más tiene tiempo para la defensa de los casos de corrupción que tienen dentro de su partido?, ¿Será porque pasan de los maltratos que muchas mujeres sufren en este país a manos de sus parejas, limitándose solamente a campañas de concienciación?. En definitiva, el indulto no llega y Noemí ingresa de manera inminente en prisión.

 

“La sentencia ya está dictada y, aún a pesar, de solicitar la revisión del caso la respuesta es que ya es tarde por el tiempo transcurrido. Sólo queda la concesión de un indulto que se ha solicitado pero que no llega.”

Condenada a prisión, como si no fuera suficiente el calvario que desde muy jovencita ha sufrido. Una doble condena, maltratos y prisión. Y la justicia no llega. Solamente el apoyo emocional de sus amigas, la lucha de su abogada porque se haga justicia. Los medios se han olvidado de ella, quizá acudan a la entrada de la cárcel el día de su ingreso buscando la carnaza que aumente su nivel de audiencia y luego si te he visto no me acuerdo, porque ya deja de ser noticia.

Ta vez  los amigos de su agresor que, continuamente se han estado burlando de esta mujer en foros de redes sociales, incluso amenazándola, motivo por el cual ha puesto varias denuncias sin ser resueltas; se froten las manos, se alegren de su ingreso en prisión, incluso, tal vez hagan una pequeña fiesta para celebrarlo, porque la crueldad de determinados hombres de medio pelo, peor que animales salvajes, no tiene límites.

¿Dónde están esas asociaciones de defensa de mujeres maltratadas?, ahora deberían salir a la palestra y luchar por ella, con ahínco  Sin embargo, el silencio es absoluto.

¿Dónde está esa sociedad que debería estar apoyando a este mujer en una manifestación multitudinaria?. Claro, Noemí no es mediática, o porque tal vez por defenderse de un enajenado en propia defensa ya no es tan inocente, a saber lo que hay detrás, pensarán muchos, como muchos también son los que meten la cabeza bajo el ala para denunciar maltratos que conocen. No es mi problema, ¿verdad?.

El caso, es que Noemí ingresa en prisión… Será que para la para la justicia o para el gobierno no es suficiente la condena que ya ha cumplido soportando paliza tras paliza. Será que a esta sociedad solamente le gusta hacer ruido cuando puede sacar algún provecho personal de ello, pero no cuando el problema no les afecta directamente, olvidándose que, realmente no es así, que estamos ante una lacra social cuya tolerancia por los demás debe ser cero.

 

CAMPAÑA AYUDA A NOEMI OTERO. HAZ CLIC AQUÍ.

TU AYUDA PUEDE EVITAR SU ENTRADA EN LA CÁRCEL…

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La condena de una mujer maltratada

El caso que les queremos exponer, aparte de injusto, constituye un drama humano que seguro que a nadie dejará indiferente, sobre todo, a todas aquellas mujeres que sufren o han sufrido en sus propias carnes, y nunca mejor dicho, la violencia a manos de sus parejas.

Se trata del drama de una mujer que durante más de quince años tuvo que soportar los malos tratos de su pareja y que, finalmente, para defenderse, con una pequeño utensilio -que al parecer utilizaba él para cortar la droga-, agredió a ese monstruo que durante tantos años descargo todo su ira y frustración a quien decía amar, lo que la ha llevado, de manera incomprensible, a que se le imponga una condena de cuatro años de prisión por un delito de lesiones, la cual todavía y, a pesar de ordenarse el ingreso en prisión el pasado mes de septiembre, todavía no ha tenido lugar a la espera de la concesión de un indulto o solicitado al Gobierno de la nación; y desde la consideración del órgano jurisdiccional encargado de hacer efectiva dicha condena que, por tratarse de una mujer intachable y sin antecedentes penales, decidió suspenderla cautelarmente por los graves perjuicios que le podría ocasionar su ingreso en la cárcel, aunque no se sabe el alcance temporal de dicha suspensión a depender de una decisión política.

Estamos hablando de Noemí Otero, vecina de Vigo, cuyo caso fue dado a conocer por diferentes medios de comunicación, entre ellos por un programa televisivo de máxima audiencia en el país, que permitió que esta sufrida mujer entrase en nuestro hogares, relatándonos unos hechos que habían ocurrido hace más de diez años. Fue Jorge Javier, presentador del programa Sálvame, de Tele Cinco, quien nos la presentó, y que, en una extensa entrevista consiguió que muchos reaccionaran ante lo que, a toda luces, es una injusticia.

Sin embargo, el sufrimiento de esta mujer ante la espera amarga de cumplir con su condena, que no se sabe si el gobierno suspenderá definitivamente, no cesa. Podríamos afirmar, después de hablar con ella y con su abogada, que la condena ya la está cumpliendo tras haber pasado varias instancias judiciales hasta llegar al Tribunal Supremo que consideró ajustada a derecho la dictada en primera instancia, sólo por el hecho de no recordar con precisón cada uno de los actos de maltrato,  así como por la falta de testimonios de vecinos y amigos que, posteriormente ante las cámaras de televisión, no dudaron en corroborar las palizas que Noemí sufría, por alguna de las cuales ya había sido condenado el maltratador y otras tantas no denunciadas o retiradas por su mujer después de interpuestas, por las que se dictaron las correspondientes órdenes de alejamiento e que él incumplía reiteradamente, pero que ella perdonaba una y otra vez, porque lo amaba, según sus palabras;  pero, sobre todo, porque tenía la idea distorsionada de que quizá era ella la culpable de tan ignominioso y humillante trato, sólo porque le recriminaba tal violencia o sus conductas, vamos a llamarlas poco decorosas.

¿Quién, sufriendo malos tratos continuados durante tan largo tiempo puede recordar cada uno de los pormenores de cada paliza?, ¿por qué quiénes dieron su testimonio ante los medios no lo hicieron antes durante el juicio?, ¿cómo pueden los jueces obviar en este caso el estado de necesidad, tal vez la enajenación mental transitoria que por las innumerables palizas recibidas  la llevaron a cometer los actos por los que la han condenado?, ¿dónde han dejado dichos jueces la legítima defensa?, ¿Cómo se puede culpabilizar a quien tras cometer los hechos juzgados,  llamó inmediatamente a la policía y familiares, incluidos los de él?, ¿dónde esta el “animus dóli” o el elemento intencional de tales actos?. No vamos a caer en el tópico de que en este país no existe justicia, auque en este caso, desde luego, no la vemos por ningún lado. De todas formas, son preguntas que dejamos en el aire para que cada uno con arreglo a su honesto y acertado criterio interprete los hechos y saque las conclusiones que quiera.

 

Ultima Concentración apoyo a Noemí el pasado miércoles

Ultima Concentración de apoyo a Noemí el pasado miércoles.

Noemí sigue reclamando esa justicia que no llega, quizá porque su caso no es tan mediático como otros para reclamar la atención del Consejo de Ministros, o también, quizá, porque la condenada, en este caso, no se dedica a la política en altas instancias, y su delito no es el de corrupción, o porque no es un personaje público de renombre.

Por ello, ella se siente agotada y sola, porque su caso ya no es noticia y los medios ya no pueden sacar el provecho de las audiencias; también, porque sus propios conciudadanos y poderes públicos locales o autonómicos no se implican con la energía suficiente para que su caso, el de una maltratada más,  no caiga en el olvido. Sólo los más sensibilizados y activistas contra los malos tratos siguen estando ahí como su aboga, que ella define como una gran persona y una excelente profesional, aspecto que hemos podido corroborar desde este medio al hablar con ella.

Hemos visto a una Noemí, derrumbada, sin esperanza, que necesita del apoyo de la sociedad en general  y, en particular, de sus vecinos y conciudadanos, para seguir luchando por esa justicia que esperemos llegue pronto, y que, permitiría al gobierno del PP del que muy poca gente ya se fía, aprovechar la oportunidad de demostrar que realmente están luchando contra los malos tratos y que no solamente se dedican a hacer campañas publicitarias.

 

 “permitiría al gobierno del PP del que muy poca gente se fía, aprovechar la oportunidad de demostrar que realmente están luchando contra los malos tratos y que no solamente se dedican a hacer campañas publicitarias”.

Desde este magazine pedimos auxilio a quienes nos leen, el apoyo que Noemí y muchas mujeres que están viviendo o han vivido una situación similar necesitan. Una forma de hacerlo, sería luchar activamente denunciando situaciones de las que, como la que hemos narrado, sean conocedores, o simplemente dejándola los comentarios de apoyo que demuestren que ella no está sola.

Volvamos entre todos a reactivar este tema, a terminar con este drama, difundiéndolo en nuestros perfiles de redes sociales, en nuestro entorno, entre nuestros amigos y familiares. Ella lo necesita, la sociedad entera lo necesitamos. Demostremos que somos personas de bien y que nos preocupan los horrores que sufren nuestros semejantes, los horrores que muchas mujeres sufren a manos de “medio hombres” cobardes, animales sin escrúpulos, salvajes que lo único que merecen es estar en la cárcel.

Indultonoemí

#indultoNoemiOtero

 

Ánimo Noemí, aunque a veces el peso de la carga que llevas encima no te deje levantar y te aplaste, sigue luchando, porque has demostrado lo mucho que vales, pero sobre todo, lo fuerte que eres.

 

 

 

 

 

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Cuidado, tu privacidad puede estar en juego sin saberlo

1496670572 100133 1496670800 Noticia Normal
Sabías que alguien puede hacerte una foto con un móvil y, partir de ahí, saber quién eres.

Tal es la utilidad de las aplicaciones de reconocimiento facial que, si bien, nos pueden permitir identificar al infractor que se salta un semáforo o a un terrorista entre la muchedumbre, sin embargo este avance tecnológico puede entrar en colisión con nuestros derechos y libertades.

En febrero del 2016 una revolucionaria aplicación vio la luz y rápidamente dio la vuelta al mundo: se trataba del servicio de reconocimiento facial Find Face, de la empresa rusa N-Tech.Lab, la cual permite a cualquiera que descargue la aplicación subir una foto de alguien que le interese y, en segundos y con una exactitud de un 70%, identificar a la persona en cuestión en Redes Sociales como Facebook. Aparte de este fin lúdico, aplicaciones similares permiten otros usos del reconocimiento facial tales como el de seguridad de acceso a edificios e instalaciones, autorización de pagos,  además de otras de tipo mercantil como realizar contrataciones, identificando a las partes contratantes, entre otras muchas.

Los problemas que plantean este tipo de aplicaciones es que su uso indiscriminado puede acarrear problemas de privacidad. Por ello, resulta imprescindible  tener en cuenta la normativa sobre protección de datos establecida en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016 (Reglamento general de protección de datos), cuyo artículo 4-14) define como datos biométricos” aquellos datos personales obtenidos a partir de un tratamiento técnico específico, relativos a las características físicas, fisiológicas o conductuales de una persona física que permitan o confirmen la identificación única de dicha persona, como imágenes faciales o datos dactiloscópicos.

“Los problemas que plantean este tipo de aplicaciones es que su uso indiscriminado puede acarrear problemas de privacidad. Por ello, resulta imprescindible  tener en cuenta la normativa sobre protección de datos “


Así, el artículo 9-1 del Reglamento general de protección de datos dispone que queda prohibido el tratamiento de datos biométricos dirigidos a identificar de manera unívoca a una persona física, puesto que el tratamiento de fotografías se considera tratamiento de datos personales cuando el hecho de ser tratadas con medios técnicos específicos permita la identificación o la autenticación unívocas de una persona física.  Sin embargo, cuando se trata de usuarios de las RRSS, el hecho de que alguien esté siendo sometido a reconocimiento facial, excluirá la vulneración de sus derechos, por existir consentimiento expreso al tratamiento de la imagen, por lo que estaría dentro de las excepciones previstas en el artículo 2-2 de la citada Ley Orgánica 1/1982, y en el artículo 9-2-a) del Reglamento general de protección de datos, sin perjuicio de que el usuario habrá de ser correctamente informado sobre el tratamiento de sus datos personales, incluido los adquiridos de sus rasgos faciales.

Johannes Caspar, jefe de la oficina de Hamburgo para la protección de datos está siento muy crítico respecto a la privacidad de la función de etiquetado de fotografías de Facebook. Los usuarios etiquetan los nombres de sus conocidos en las fotos subidas a la red, y Facebook a continuación, realiza un análisis biométrico de cada imagen para en un futuro poder identificar automáticamente a la misma persona en otras fotografías en su sitio; siendo por ello que Caspar destaca que la citada Red Social necesitará el consentimiento expreso de los usuarios para el almacenamiento de esos datos, ya que es un requisito legal.

Por lo tanto, queda claro que la tecnología del reconocimiento facial puede invadir indiscriminadamente la privacidad de cualquiera y puede poner en riesgo la confianza de la sociedad en la tecnología, así como también puede llegar a violar derechos fundamentales como la libertad de expresión. Es por ello que, para atajar estos problemas, una de las cuestiones más urgentes sería regular el uso de esta tecnología, tanto por parte de las autoridades mundiales como por las millones de aplicaciones comerciales que utilizan el reconocimiento facial con fines lucrativos.

En cualquier caso, se recomienda a los usuarios de las RRSS el uso responsable de las mismas, mediante la configuración de privacidad de su perfil, además ser conscientes que sin su consentimiento expreso no podrá utilizarse este tipo de aplicaciones de reconocimiento facial, no siendo suficiente como dicen los responsable de Facebook  que la función de etiquetado de fotos “es totalmente compatible con la legislación comunitaria de protección de datos”, pues debe tenerse en cuenta la legislación interna de cada Estado, fundamentalmente cuando podamos estar en presencia de algún tipo delictivo, sin perjuicio del Proceso de transposición de Directivas.

En cuanto al uso por las autoridades, los ficheros de datos de carácter personal del Ministerio del Interior deben regirse por la Orden INT/2287/2014, de 25 de noviembre; y, en todo caso, el artículo 23-3 de la Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional establece que una situación de interés para la seguridad nacional en ningún caso podrá implicar la suspensión de los derechos fundamentales y libertades públicas de los ciudadanos, por lo que habrán de respetarse los derechos a la intimidad y a la propia imagen protegidos por el artículo 18 de la Constitución Española y la a Ley Orgánica 1/1982, de 5 de Mayo, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen.

© Roberto Cortejoso Mencia

 

España y la Picaresca

Dedoacusador

Después de un largo recorrido (más de seis años)  la instrucción del caso de los ERE de Andalucía, la rama política será juzgada este invierno por los magistrados de la Sección Primera de la Audiencia Juan Antonio Calle, Pilar Llorente y Encarnación Gómez. El juicio se celebrará con cuatro sesiones semanales y empezará con las cuestiones previas, que se expondrán el 13, 14 y 15 de diciembre, y el 9 enero de 2018 comenzarán las declaraciones de los acusados.

Muchos ciudadanos de este país sienten que los responsables públicos que deberían velar por el interés general de todos, lo hacen para beneficio propio o del partido al que representan. Hemos pasado de la picaresca barata al expolio del bien común, los duros recortes nunca llegaron a sus bolsillos, ni al de los bancos, por supuesto.

Llevamos años viendo como las Instituciones del Estado caen en manos de personajes nada fiables, el dinero público es moneda de cambio para tapar todo tipo de corruptelas y financiar ilegalmente a los propios partidos, por este motivo no es de extrañar la desafección hacia nuestros representantes políticos.

Desde aquí no entraremos a desgranar los casos de corrupción, malversación y prevaricación que se instruyen o se juzgan en estos momentos, seria largo y tedioso, pero si queremos denunciar la escasa moral y dignidad de estos personajes y de aquellos que les dan amparo o sencillamente miran para otro lado.

Cuántos millones de Euros se han dilapidado o sencillamente engordan depósitos y cuentas corrientes en Paraísos Fiscales?. Lejos del control de la administración, aquel dinero público que debería servir para mejorar  el nivel de vida de los ciudadanos, lamentablemente termina dando buenos rendimientos económicos para aquellos que tenían que administrarlo; pues es de recordar que nunca fue suyo y que  el cargo que ocupan sea cual fuere no les da poder para mangonearlo a su antojo, se tienen que rendir cuenta y nunca mejor dicho.

Tenemos que empezar a ser críticos, a ser razonables a cuestionar y denunciar todo aquello que desde los Ayuntamientos, Consejos Comarcales, Diputaciones, Gobiernos Autonómicos y Gobierno Central, veamos con desconfianza, tenemos y debemos mostrarnos como auditores de lo público exigiéndole a quien corresponda las explicaciones necesarias sobre lo presupuestado y lo gastado, sobre lo que de verdad cuesta y lo que después se paga, hacerse responsable del bien común no es fácil, nadie lo duda, pero recordemos que a los cargos institucionales no se obliga a ningún ciudadano, es por voluntad propia. No podemos caer en la demagogia de que todos hacen lo mismo o que todos son iguales, ni todos hacen lo mismo, ni todos son iguales y es a estos representantes o cargos a los que tenemos que apoyar y ayudar.

“veamos con desconfianza, tenemos y debemos mostrarnos como auditores de lo público exigiéndole a quien corresponda las explicaciones necesarias sobre lo presupuestado y lo gastado, sobre lo que de verdad cuesta y lo que después se paga”


No ponemos nombre ni a instituciones, partidos políticos, agrupaciones, fundaciones y demás grupos que se sustentan con fondos públicos para no caer en la trampa de hacer favoritismos, ni de ver la paja en el ojo ajeno, la gravedad del tema nos parece enorme para señalar a unos e ignorar a los otros, pero no podemos permitirnos el lujo de seguir engordando “cerdos de dos patas” con dinero público.

 

 

José Sales Villar

Catalan de nacimiento y sentimiento, lo mismo que Español. Nacido un 28 de agosto del año 60 de un siglo pasado. Tecnico Especialista Superior en Sistema Mecanicos y Electromecanicos del Automóvil y en los últimos 12 años de servicio activo, coordinador jefe de Post-venta y Servicio Técnico en en Concesionario de Ford España .

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.006 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 118.898 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

 

Remedios Naturales

8256 Remedios Naturales por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes