Archivos de categoría para: Arte y Letras

Frío

 

75bb1c4b01c7e73d01c00395ef3bcfcd Picasso Paintings Picasso Art

Dos pozos negros brillantes, llenos del misterio que la oscuridad sugiere. Un bostezo delante del espejo, me miro en tus ojos y apagas la luz. Lo llaman Big Bang. Yo prefiero darle tu nombre.

Una jabalina voladora que se estira como recién levantada. Cóncavo y convexo, cóncavo y convexo, al fin y al cabo tan sólo somos besos de esos que no se dan las estrellas en la pantalla, que nos andamos por las ramas cuando lo que en realidad queremos es irnos a la cama. 

Tu cuerpo, celeste. Medicina para la peste. Puedes pasarte por mi esquina, te daré amor cueste lo que cueste. Soy puta de un solo cliente. Te invito a entrar en mi mente, tengo mil laberintos llenos de serpientes diferentes, de todos los colores salvo el de tu lápiz de labios.

 Voy a coserme los párpados con la cremallera de tu sonrisa, pegado a esta cornisa sumisa de la brisa que te traiga de vuelta.

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

El trágico precio de la fama: ‘El Rey del Rock’n’roll’. Segunda etapa de su vida

El enorme potencial de Elvis no pasaría desapercibido para el astuto Coronel Tom Parker, quien aspiraba a convertirse en su nuevo mánager. Era un personaje algo sombrío, un ex embaucador de feria ascendido a promotor musical. Se dedicaba al productivo negocio de captar jóvenes talentos. El “coronel” había recibido el título honorario a través del gobernador de Louisiana, al colaborar en la recaudación de fondos políticos. Su verdadero nombre era Andreas Cornelius van Kuijk, inmigrante de los Países Bajos, nacido en 1.909.

Éste hábil oportunista logró convertirse en su nuevo agente durante la gira que gestionaba él mismo, y que estaba organizada por la Jamboree Attractions, propiedad de Hank Snow. A finales del año cerró un contrato con RCA por la astronómica cifra de 40.000$. El Coronel se quedó el 25% de las ganancias. El primer disco lanzado bajo la marca RCA catapultó al cantante a nivel nacional. ‘Heartbreak Hotel’ fue número uno en las listas de éxitos, vendió más de un millón de copias y le valió un disco de oro.

Convertido en una sensación de la noche a la mañana las televisiones rivalizaron disputándose su presencia. El Show de Milton Berle emitió en directo el espectáculo desde la plataforma de un portaviones. Realizó una magistral actuación. El público enloqueció, no así algún sector religioso y la prensa más conservadora que escandalizados por el erótico contoneo de cadera le tildaron de obsceno. Explicó que se movía al ritmo del rock, sin pretender ser grosero. El programa de Ed Sullivan evitó la polémica mostrándole de cintura para arriba, aunque provocó la indignación de sus fans. Recibió 50.000$, el mayor caché pagado a un artista.

Mientras su carrera musical despegaba como una exhalación iniciaba otra en la interpretación. El Coronel firmó un contrato de varios años con Paramount Pictures. Dio comienzo el rodaje de su primera película, Love Me Tender. En su ciudad natal, Tupelo, proclamaron el Día de Elvis Presley. Invitado por la Mississipi-Alabama and Dairy Show, donde con sólo diez años había ganado uno de los premios cantando Old Shep, dio dos conciertos. Cientos de adolescentes acudieron al evento y un centenar de guardias nacionales fueron movilizados para controlar la multitud. Donó sus honorarios a la ciudad. En 1.957 adquirió Graceland, una magnífica granja de la época de secesión de 200 Ha, para él y sus padres. El lejano y entrañable sueño de su infancia de proporcionar un buen hogar a sus progenitores se hizo realidad. Nunca olvidó sus raíces y jamás dejó de ser una persona cercana, cálida y generosa.

La oficina de Reclutamiento le requirió a filas destinándole a Fort Hook, Texas. En aquellos días su madre sufrió un paro cardíaco, los más cercanos lo atribuyeron al enorme sufrimiento provocado por las amenazas de muerte a su hijo. El joven quedó devastado. Poco después le destinaron a la República Federal Alemana. Al aterrizar en suelo alemán otra multitud de fans le recibió, para su sorpresa; allí se reunió con su padre y su abuela con los que vivió en una casa alquilada cerca de la base. Aprendió kárate y ascendió a sargento. En una fiesta conoció a Priscilla Anne Beaulieu, se sintió atraído de inmediato por aquella adolescente de aspecto menudo y delicado, con nariz respingona y preciosos ojos azules.

De regreso en Estados Unidos le esperaba una apretada agenda. El Coronel, en una incomprensible decisión, dilapidó la fantástica creatividad musical del cantante por unos films de éxito e interés bastante dudoso. Hizo un abuso despiadado de su protegido, llegando a quedarse el 50% de sus ganancias.

Priscilla viajó a Estados Unidos dos años después. El capitán Beaulieu acordó con Elvis que su hijastra viviría bajo la tutela de Vernon y Dee en Memphis. El rodaje de la película ‘Viva Las Vegas’ junto a la escultural Ann Margret, con la que vivió un sonado romance, le mantuvo alejado un tiempo. Elvis regresó al lado de Priscilla y le pidió matrimonio, en 1.967 celebraron la boda en la intimidad y al año siguiente nació su hija Lisa Marie.

Decepcionado de Hollywood regresó a su elemento, la música. Se reencontró con el público en un concierto conocido como ‘Especial del Regreso del 68’. Vestido con un traje de cuero negro se sentó entre los espectadores y les cantó directamente, estuvo brillante, más guapo que nunca y su voz sonaba maravillosa. Le siguieron otros conciertos, en el ‘Hotel Internacional de las Vegas’ cantó con un sentimiento tan arrollador que los críticos lo calificaron de ‘pura magia’. ‘El Astródomo de Houston’ rompió su propio récord, actuó de forma espectacular ante 44.540 personas. Sus canciones se mantenían las primeras de las listas de éxito durante semanas y alcanzaban cifras records de ventas como It’s Now or Never. Consiguió un disco doble de platino con Jailhouse Rock y He Touched Me le proporcionó su segundo Grammy. Cantaba rock, country, blues y unas preciosas baladas mezcla góspel que hacían las delicias del público.

En 1.970 se presentó de improviso en la Casa Blanca para ver al Presidente. Solicitó ser nombrado “agente federal plenipotenciario” en la Dirección de Drogas Peligrosas y Narcóticos. Le regaló al Presidente un Colt-45 de la II Guerra Mundial, actualmente se exhibe en la Fundación Richard Nixon.

Elvis llevaba una vida de vértigo, padecía insomnio y consumía pastillas para dormir. Al diagnóstico de glaucoma se añadió una nueva amenaza de muerte en la que tuvo que intervenir el FBI, vivía aterrorizado, acudía a los conciertos rodeado de fuertes medidas de seguridad y enfundado en trajes cada vez más estrambóticos. Las constantes giras y amoríos provocaron la ruptura de su matrimonio, el divorcio fue amistoso y compartieron la custodia de su hija.

“Elvis llevaba una vida de vértigo, padecía insomnio y consumía pastillas para dormir. Al diagnóstico de glaucoma se añadió una nueva amenaza de muerte en la que tuvo que intervenir el FBI, vivía aterrorizado”

ImagesKGGKL40C

El declive del cantante fue progresivo, comenzó a coleccionar armas y a desarrollar un comportamiento extraño, estaba hinchado, abotargado y enfundado en los trajes de lentejuelas parecía una caricatura de sí mismo. Mostraba una imagen lamentable, dolorosa e inmerecida para un artista que acumulaba éxitos, trofeos, galardones, propiedades y cuya estrella brillaba en el paseo de la Fama de Hollywood. Y que, en un claro ejemplo de inagotable generosidad, había derrochado bastante de esas ganancias en regalos y donaciones. Mientras, el Coronel despilfarraba miles y miles de dólares apostando en los casinos.

Corría el mes de agosto de 1.977 en Graceland. La última novia del cantante, Ginger, le encontró desvanecido sobre el suelo del baño, la pequeña Lisa Marie se encontraba en la casa. Al ‘rey del rock’ le dejó de latir el corazón. Más de 75.000 personas conmocionadas desfilaron por Graceland en una impresionante y emotiva despedida, al tiempo que el mundo de la música se vestía de luto llorando su pérdida. Vernon, su padre, quien permaneció siempre a su lado falleció dos años más tarde, dijeron que de la pena también se le rompió el corazón.

Al encontrar en el organismo del cantante un elevado número de fármacos legales se abrió una investigación. En 1.980 se acusó en los tribunales a su médico personal el dr. Nichopoulos de excederse recetando medicación a varios pacientes, entre ellos a Jerry Lee Lewis y al propio Elvis. A éste último, sólo en el año 1.977, le recetó miles de dosis de estimulantes, tranquilizantes, antidepresivos o pastillas para adelgazar. El fiscal preparó la acusación de asesinato pero al no ponerse de acuerdo los médicos sobre la causa de la muerte no se presentaron los cargos. El médico fue inhabilitado y a día de hoy sigue la duda sobre el papel que jugó en el declive y la trágica muerte de Elvis Presley.

En 1.970 la Cámara de Comercio Jùnior de los Estados Unidos le había otorgado un prestigioso premio como a uno de los ‘Diez Jóvenes Más Sobresalientes’ de la nación. En su discurso dijo:

“Cuando era niño, señoras y señores, yo era un soñador. Leía cómics, y yo era el héroe del cómic. Veía películas, y yo era el héroe en la película. Así que todos mis sueños se han hecho realidad un centenar de veces…Aprendí muy pronto que ‘Sin una canción, el día no tendría fin; sin una canción, un hombre no tiene un amigo; sin una canción, el camino nunca se curva; sin una canción.’ Así que sigo cantando una canción. Buenas noches. Gracias”

 

1347c891749a95fe12c4fe8aed12b369 XL

 

*El intrépido ídolo irrumpió en el Olimpo de los Dioses para quedarse y convertirse eternamente en un mito, el ‘Rey del Rock’n’roll *

 

Montserrat Prieto

Solo soy alguien que nunca dejará de soñar con un mundo mejor. Que hace del aprendizaje una constante de su vida. Amante y defensora de la salud medioambiental, de los Derechos Humanos y de la Justicia. Escritora de cuentos y relatos

 You’re beautiful

P1070321

En el último capítulo de la segunda temporada de Stranger Things, Mike le dice dulcemente a Eleven “You’re beautiful”, como si desconociese el sentido de esa frase, como si no estuviese seguro de lo que estaba diciendo, no por no sentir, sino por no haber utilizado esa estructura sujeto, verbo y complemento directo antes. Como si supiese que lo que estaba diciendo no era correcto, como si fuese mentira, como si algo fallase. 

Y mientras todos se besaban y bailaban yo les hacía el spoiler de sus vidas, oteando desde el otro lado entre truenos rojizos y nubes negras, con mis patas clavadas alrededor del Hawkins Middle School.

No vais a llegar a la universidad.

La puta experiencia. Pros and drawbacks.

Anyway, lo que quería decir era que la frase “You’re beautiful” (estás preciosa, guapa, bonita) limita mucho el sentido de la frase porque el verbo (to be), que significa ser, estar, y algunas gramáticas dicen que hasta parecer, aquí es traducido, inteligentemente, como estás, y no como eres. Todo es contexto.

No eres guapa, estás guapa. Mañana se te pasará. Como una borrachera de esas que te obligan a acostarte con un tipo/a feísimo/a.

Tú estás guapa con pelos en las piernas y piernas en los pelos, con ojeras (mucho más), con mala hostia, con comida entre dientes, con tropiezos entre gentes, con pijama separando la costura de tus bragas del puente de tus nalgas, con todo y sin nada.

Por lo tanto no estás.

Eres.

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

El trágico precio de la fama: ‘El Rey del Rock’n’roll’

 

 

 

 Primera etapa de su vida. 
En la madrugada del 8 de enero de 1.935 , en Tupelo, al norte de Mississippi, una joven llamada Gladys Smith trajo al mundo a sus hijos gemelos. El acontecimiento tuvo lugar en una de las dos estancias del hogar familiar, una humilde cabaña de madera construida por su esposo Vernon Presley, pero el alumbramiento que habría colmado de dicha la vida del joven matrimonio se vio truncado por la presencia del cruel destino , ¿o tal vez fue el caprichoso azar?. Como quiera que fuese el primero de los gemelos en nacer Jesse Garon no pudo sobrevivir al parto y quizá en aquel momento decidiera regalar a su hermano, nacía media hora después, la porción de talento que le correspondía, contribuyendo con ello a que con posterioridad Elvis Aaron Presley se convirtiera en uno de los más extraordinarios cantantes y de mayor éxito que ha conocido el mundo de la música.

 

Nacido en el seno de una familia unida y larga por ambas partes, cuyos antepasados habían echado raíces en el sur siglos antes, como William Mansell (1.795-1.842) que fue uno de los colonos del oeste de Tennessee y Paloma Blanca Diurna (1.800-1.835) miembro de la tribu cherokee, quien añadió sangre india al extenso árbol genealógico de una familia donde el pequeño Elvis se sentía seguro y querido. Su infancia transcurrió feliz a pesar de la pobreza que les rodeaba ya que vivían tan solo un peldaño por encima del nivel de subsistencia, pero los valores que le inculcaron arraigaron profundamente en él y trató siempre de vivir conforme a ellos. Creció gestando una brillante semejanza con los diferentes sonidos escuchando la radio junto a sus padres, ensimismado con la dulzona voz de los crooners y a la vez participando del fervor generalizado por el canto del Evangelio, góspel, en la iglesia adonde asistían con regularidad. También la influencia de los blues fue inevitable viviendo tan cerca de Shakerag, un barrio afroamericano.

Elvis con sus padres

Elvis con sus padres

 

Aquel muchachito de apenas diez años, que ganó uno de los premios presentándose a un concurso de talentos, vestido de vaquero y cantando con sorprendente sensibilidad una emotiva canción country que hablaba de un muchacho y su perro, ‘Old Shep’ de Red Foley, demostró sencillamente que amaba la música y se nutria de ella. En el siguiente cumpleaños recibió como

regalo de sus padres una modesta guitarra, él esperaba una bicicleta aunque a su madre le pareció una afición peligrosa y prefirió que Vester, uno de los tíos de Elvis, le diese lecciones básicas de guitarra. El joven aprendió a tocarla, a mezclar tradiciones y sabiduría, tanto la música blanca como la negra se unían en sus incipientes pasos hacia el Olimpo de las estrellas.

La falta de sustento empujó una madrugada a la familia Presley a liar sus bártulos en una camioneta y mudarse a la ciudad de Memphis, Tennessee, en busca de mejores oportunidades. Bajo la protección de un programa financiado por el Gobierno recibieron alojamiento en un apartamento de Lauderdale Heights. Vernon comenzó a trabajar en la United Paint Company y Gladys cosía cortinas. Era 1.948. Mientras tanto Elvis estudiaba secundaria en el instituto Hume, al parecer no prestaba demasiada atención a las clases, prefería pasar su adolescencia recorriendo los 3 kilómetros de largo de la calle de Beale Street, desde el Mississipi hasta East Street. Era un lugar popular desde 1.860 cuando se practicaba el deleznable comercio de esclavos, punto de encuentro de músicos negros, convertido más tarde en lugar emblemático lleno de clubes, tiendas y restaurantes. El joven tímido que a la vez derrochaba energía con un ímpetu arrollador y que iba siempre acompañado de su guitarra, como si fuesen solamente uno, disfrutaba bastante de su tiempo empapándose de la cultura y de la música que emanaba de aquel mágico rincón de la ciudad. También jugaba al fútbol y contribuía a aumentar los ingresos familiares trabajando media jornada los fines de semana.

En abril de 1.953 fue el primer miembro de su familia en graduarse en secundaria. Con motivo del acto se celebró el festival de Humes de jóvenes talentos. Elvis participó con su aspecto natural, modesto, de modales inconfundibles en los caballeros sureños, vestido con sus ropas de alegres colores, el pelo engominado echado hacia atrás formando un tupé, el rostro marcado por delicadas facciones y la mirada profunda de sus ojos. Supo ofrecer un espectacular recital en el que su alma vibró con cada canción. Transmitió todo su magnetismo sensual a un público emocionado, tan entregado que le dedicó una atronadora, larga e inolvidable ovación. Acababa de nacer una estrella, aunque todavía le quedaba camino por recorrer.

.

“aspecto natural, modesto, de modales inconfundibles en los caballeros sureños, vestido con sus ropas de alegres colores, el pelo engominado echado hacia atrás formando un tupé, el rostro marcado por delicadas facciones y la mirada profunda de sus ojos”

 

Una vez terminados los estudios de secundaria buscó trabajo, se empleó como camionero de Crown Electric y siguió estudiando de noche para ser electricista. Ese mismo verano decidió hacer un regalo especial a su madre por el cumpleaños. Algunas discográficas ofrecían sus servicios al público para disfrute privado o hacer regalos personales. Convencido de la peculiaridad de su voz, se presentó en los estudios Sun Records para grabar una maqueta con dos canciones ‘My Happiness’ y ‘That’s Were Your Heartaches Begin’. Pagó 4 dólares por grabar su propio disco. Marion Keisker, colaboradora del fundador y productor Sam Phillips, quedó profundamente impresionada al escucharle. La noticia no tardó en llegar hasta el productor que más tarde le ofrecería un contrato. Los músicos del estudio Scotty Moore y Bill Black, guitarrista y contrabajista respectivamente, comenzaron a trabajar con Elvis en la creación de su primer single, un sencillo.

Una vez terminado se lanzó en septiembre de 1.954, ‘That’s All Right’ resultó un rotundo éxito. Hasta el momento no se había escuchado nada igual. La voz de un hombre blanco que sonaba como la de un hombre negro. La respuesta del público fue arrolladora y aquella misma noche asistió a su primera entrevista. La canción original había sido escrita y grabada por Arthur Crudup, cantante negro de blues, canción que Elvis transformó en rock. Posteriormente intentó pagarle a Crudup los derechos de autor aunque éste declinó amablemente el ofrecimiento.

Siguió combinando el trabajo de transportista con el inicio de giras junto a Bill y Scotty. Logró actuar en el Grand Ole Opry de Nashville, lo cual no dejaba de ser un reto. En aquella ocasión la actuación no fue bien acogida. Le causó un enorme disgusto que ensombreció su ánimo cuando el director le dijo que continuara conduciendo camiones. Craso error. Entonces, con una incólume confianza en sí mismo, se centró en actuar en el principal competidor el Louisiana Hayride que ofrecía música country en vivo. Nunca dejó de perseverar en la búsqueda hasta encontrar un estilo propio. Era un artista genuino, innovador, con un carisma capaz de levantar pasiones en sus fans. Tenía 19 años, se le conocía como Hillbilly Cat y como ningún otro artista le podía seguir, él cerraba siempre el espectáculo. Y después, por ser pionero en el estilo rock, sería bautizado con el sobrenombre de‘El Rey del Rock’n’roll’.

Montserrat Prieto

Solo soy alguien que nunca dejará de soñar con un mundo mejor. Que hace del aprendizaje una constante de su vida. Amante y defensora de la salud medioambiental, de los Derechos Humanos y de la Justicia. Escritora de cuentos y relatos

¡ÁMSTERDAM!

Rafa Rodero

Técnico de Fotografía
Graduado en Historia del Arte
Cómic andante a tiempo completo
Instagram: @redsneakersphoto

Pasamontañas rosa

 

Escribía con espinas y borraba con pétalos, cenizas rosadas como el carmín que desgasta el frío en sus mejillas. El corazón apenas titilaba el impulso necesario para no desfallecer entre cigarro y cigarro, aquella chispa inocua que no se graduó como destello, efímeros ambos, gravilla de campo santo antes del primer lloro.

Escribía desde el fondo de su coraza, pozo donde lamía las raíces con la punta de su lengua viperina, sólo de aspecto, era indefensivamente inofensivo. El blanco perfecto de su propia ira.

Solía volver la vista a menudo, pero aquel día se dio cuenta, una vez más, de que todo el camino vital recorrido no era más que un gran surco de cal viva agonizando por un final sin huesos que roer.

Es demasiado pronto para dejar de escribir – pensaba.

Somnoliento, otoño engatillando a la primera hoja suicida. Marrón efecto dominó, metralla seca y aviones sin importancia violando nubes paridas de tubos de escape. 

Si salir es ésto, que me devuelvan a mi jaula – bebió del vaso una vez más del millón de veces que bebió.

Si los suspiros escribieran, no haría falta hablar. ¿Mirarnos a los ojos? Él era un cobarde, por eso prefería la prosa. Como un buen robo, el robo perfecto. Será quirúrgico, entramos, pillamos la pasta y salimos. Sin violencia.

Pero el crimen perfecto no existe, y en la huida siempre quedan caminos ensangrentados, de cal viva o muerta.

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

venezia

Rafa Rodero

Técnico de Fotografía
Graduado en Historia del Arte
Cómic andante a tiempo completo
Instagram: @redsneakersphoto

Cómo comprender la libertad

 

Tengo trabajo. Estudio en la universidad. Milito en un partido. Salgo con mi grupo de amigos. Compro. Juego. Converso. Escribo en una página. Mantengo mis redes sociales actualizadas. Me visto. Me peino. Cumplo contratos. Voy a clase todos los días. Veo la televisión. Tengo pareja. Aparento y no dejo de aparentar

 

Asumo votar como un derecho y, aunque ninguno me convenza, voto. Salgo, aunque ni siquiera me guste el plan, y dude de que mis amigos lo sean. Estudio, aunque no sé muy bien para qué. Comparto en mis redes sociales, aunque no haya disfrutado de un solo momento en todo el día. Me quiero vestir diferente al resto, aunque sea imposible. Trabajo, aunque me gustaría no estar explotado. Comparto mi vida con alguien, aunque confunda el amor con cientos de cosas.

 

Me formo en competencia. Aprendo idiomas. Viajo. Engroso mi experiencia. Completo mi currículum. Y no tengo ni un hueco en la agenda.

 

Somos un sistema de relaciones que nos definen y a las que definimos mientras nos dedicamos a lo «nuestro». No queda nada que surja de una individualidad genuina. El poder se crea en nuestra más interna asunción del mismo. Es ese momento en el que el poder se hace inamovible.

 

Así comprendió Hegel al individuo.

 

Entonces, ¿qué es por lo que más nos dejamos dominar? La sociedad nos impone allá donde la ley no llega. Y lo consigue.

 

¿Cómo vamos a comprender la libertad?

Diego Carrera Martín

Proyecto de deshumano. No sé si libre, pero pensador. Practicante de la resignación. Misántropo. Estudiante de filosofía.

La Ventana

 

 

 

Preguntan si se ha cerrado la ventana,

si su cierre ha sido permanente.

Me duelen la pregunta, la respuesta,

y quiero pensar que no sea cierto

Ninguna ventana que se haya abierto

se puede cerrar eternamente.

Se podrá cerrar con los postigos

E impedir a la luz que la atraviese

Se podrá cerrar con muros lamentables

Para evitar que nadie la contemple

Que se queden al otro lado los paisajes

Las miradas de antiguos personajes

Ávidos de vistas diferentes.

Pero mientras su hueco se abra en la memoria,

En los recuerdos de aquellos que asomados

Pudieron contemplar arrebatados

El transcurrir de la vida y de la historia

La ventana seguirá viva y transparente.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Aún Me Quedará Siempre

 

 

Aún me quedará siempre por escribir otro verso, por plasmar en palabras ese otro pensamiento nacido el último segundo recorrrido y consciente.

Aún me quedará siempre, cuando me haya ido, poder explicaros con palabras la sensación del camino, del umbral, como es, como ha transcurrido.

Aún me quedará siempre, cuando las palabras me abandonen, la sensación de que tenía que haber escrito palabras que se ha guardado el olvido.

Aún me quedará siempre explicarles a todos los que han estado a mi lado, conmigo, en mi felicidad y en mi duelo, cuanto los he querido.

Aún me quedará siempre el deseo de admirar por última vez aquel paisaje que solo se hacía versos al resonar en lo profundo de mi mismo.

Aún me quedará siempre, para siempre, el ansia insaciable de vivir por saber lo que contiene el futuro, por apurar con delectación el presente, por recordar con dulce añoranza lo vivido.

Aún, con la vida por delante, sin tiempo cierto,

Me quedará, no sé cuánto, no sé cuándo, ignorante de mi propio destino,

Siempre, con la eternidad a mi alcance, ser consciente de ser, de que seré y de haber sido.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

La Batalla

 

 

 

Cuantos muertos más ha de cobrarse la batalla antes de decantarse y dejar en los hombres su patética memoria. De dejar en el perdedor la amargura de sentirse humillado, lacerado tratado injustamente por el destino y por los dioses, de dejar en el vencedor la equívoca sensación de poder reclamar, imponer, su verdad por su victoria

La sangre que empapa ya la arcilla, las conciencias, las espadas, vertida sin desmayo por los cuerpos, por las armas, por los dioses sedientos e insaciables, manchará por generaciones a las tierras y a los hombres, a la razón y a la memoria.


No importa con cuantos mantos temporales intente cubrir su vergüenza la montaña donde los muertos se acumulan. No importan los libros que la ensalcen, ni con cuantas florituras se cuenten las hazañas. En realidad no importa ni siquiera el dolor de las heridas, las vidas perdidas, la infamia que provocó la matanza. ¿Podrá el vencedor pasados los años, los siglos, los tiempos venideros, reclamar la razón de su victoria? ¿Podrá en algún momento el vencido olvidar su necesidad de una revancha, de una venganza, de otra derrota?


Lo único importante, el único legado que ha de persistir en la memoria es: ¿Cómo fuimos capaces? Y para eso no habrá respuestas inocentes, no habrá héroes que lo mantengan, no habrá discursos que borren la nefanda, la inhumana, la lacerante memoria del primer muerto, la insufrible imagen de los campos anegados por la sangre, los desgarradores gritos de victoria, los escalofriantes lamentos de agonía, el silencio vengativo de los perdedores.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Prometo no volver

 

Miro las pisadas de mi suela a cada paso,

nadie me mira, nadie me hace caso.

 

Entro en casa sucio y vacío,

he robado un billete hacia el precipicio de mis vicios,

 

Siento si te abraso porque soy un volcán en erupción,

se acerca mi período de extinción.

 

Parón del corazón.

Siento si rompo todo lo que toco,

soy como las olas, desgasto poco a poco.

 

Sólo quiero que sepas que mis besos fueron verdaderos,

tiernos de acero.

 

Siento que todo ésto nos aplastara,

fue la lava.

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

Reflexiones para el 1 de Noviembre

 

 

 

Impalpable

Puede que mi alma sangre lo que mi cuerpo no es capaz de verter, que llore con las lágrimas que en mis ojos se han secado y padezca el dolor que me habría desmayado. Puede que mi alma sufra todo aquello que el cuerpo no pueda soportar en su endeblez impaciente. Puede ser porque algo me duele, lo sé, lo siento, y no consigo encontrar el punto exacto del sufrimiento. Me duele el dolor de la injusticia y no lo palpo, me duele el dolor del abandono y no lo encuentro, me duele la miseria y no la siento, me duele la mentira permanente y sigo viviendo. Puede ser, pudiera, que mi alma esté muriendo sin que mi cuerpo lo sepa.

Tránsito

Alguna luna será la última en que mis ojos se recreen, alguno de sus rayos enredado con mi alma marcará el camino que ha de conducirme a nuevas realidades. Lo recorreré con el miedo que la insegura seguridad de perdurar en la existencia me proporciona, con el vértigo infinito que traspasar los abismos de un instante nos depara.

Espero que en ese momento, volviendo la cara que tal vez no tenga, pueda contemplar en mi interior, que tal vez no exista, la infinita, la eterna realidad de una única existencia. Quiero creer que será entonces, aunque sea por un instante, efimeramente, cuando pueda comprender, abarcar, existir y sentirme eterno. Y, plenamente satisfecho, nacer a la vida sin demora.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Paseo dominical

ilustraciones de Oda Sales
“Que veinte años no son nada,
qué febril la mirada”

 

Gris. Es como si las fachadas de Madrid miraran al suelo, girasoles sin fuerza motor.

Un anciano sale a la puerta de un pequeño bar y abre su pitillera a mi paso. Su cara es rosada. Lo enciende y le pierdo de vista. Las calles han perdido glóbulos rojos, ya no huele a café y sólo hay murmullo en las plazas centrales donde las terrazas imantan a los restos del fin de semana. Ya casi no hay nada que hacer salvo esconder la soledad con un paseo sin destino, dejando colillas de pan para marcar el camino por el que no volveré.

 

Un par de norteamericanos me saludan amablemente, tiene una etiqueta negra con sus nombres labrados en blanco, van elegantemente ordenados. Me dan una tarjeta y me dicen que parezco una persona que ama a su familia. Hace más de 65 millones de años nos volaron la puta cabeza. Me dan la mano y nos despedimos cordialmente. Sólo tengo en mente acordarme de que al llegar a casa tengo que lavármelas antes de masturbarme.

Todos terminamos siempre cerrando la puerta.

Pero siempre termina entrando algo de aire.

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

El verbo preveer, análisis de una realidad irreal

Y luego nos quejamos. Sí, en plural, en este país todos nos quejamos de algo y, en un alarde sin precedentes de unanimidad de opinión, todos nos quejamos de los políticos que tenemos. Un poco como, adaptando el dicho, cada uno con sus quejas y los políticos en las de todos.

Y ante esta tesitura, la de la unanimidad, solo existen dos opciones: o tenemos unos políticos ineptos, corruptos, insensibles y sordos, o aquí hay algo que falla y ellos son tan víctimas como nosotros.

Así que como la opinión generalizada ya hace años que se ha decidido por la primera opción yo, en mi incansable búsqueda de la otra verdad, he decidido investigar con el rigor que me caracteriza las posibles pruebas de que la segunda opción sea la verdadera.


Y ya puesto a la faena me he encontrado con la prueba definitiva de que los políticos no son los culpables de su propia ineptitud, no, la culpa es de la Real Academia de la Lengua, y en último caso del idioma, posiblemente, y ya remontando de verdad, incluso del latín que siendo como es la fuente principal del nuestro nos incapacitó para resolver algunos temas.


Por partes. Todos sabíamos lo que podía pasar con el problema catalán, todos sabíamos lo que podía pasar con los eucaliptos, todos sabíamos lo que iba a pasar con el brexit, todos podíamos prever las consecuencias de determinados sucesos, ¿Y los políticos?, los políticos también, preveían, pero ahí se quedaron, en preverlo y sin proveer las medidas necesarias, las acciones fundamentales para evitar las consecuencias, todos hicieron el Don Tancredo de los videntes.

¿Es que nuestros políticos, esos esforzados y sacrificados seres humanos, son unos incapaces? Sí, definitivamente sí, pero lo son porque el lenguaje no los provee de una herramienta que les impida inhibirse, que los aboque a la resolución de los problemas y no solo a su deseperada previsión y enumeración.


 

“¿Es que nuestros políticos, esos esforzados y sacrificados seres humanos, son unos incapaces? Sí, definitivamente sí,”

Así que fruto de este sesudo y clarividente estudio propongo la creación del verbo “preveer”. Un híbrido de los verbos prever y proveer que asegurará que todo aquel que prevea un problema pueda en la misma acción verbal proveer los medios necesarios para su evolución indeseada.


Mediante este verbo todo el que prevea proveerá. Es decir, y utilizando el nuevo verbo, “preveerá”. Y yo ya he previsto que nadie me va a hacer ni caso y he decidido proveerme de unas vacaciones que me permitan recuperarme de mi agotamiento intelectual. Esta todo “preveisto”.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.057 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 94.870 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes