Archivos de categoría para: Arte y Letras

Primer día de verano

plumón

© Efraimstochter

 

 

Volvió la luz y el calor, volví a verte, ausente, con el bolsillo repleto de cosas pendientes.

Vi tus ojos empapados de sol brillante, sin medias tintas, con pinta de no saber que nunca se nos fue la inocencia de una mirada cruzada entre tu pelo y mis uñas desgastadas.

Zapatillas sucias y vergüenza exiliada,

balas en la recámara de tu cámara debajo de las sábanas de plumón.

Pestañea y abanícame el aire que te llene los pulmones de tu corazón.

Ensancha tus costillas y hazlas explotar, pinta el techo de líquido raquídeo con tu sensación de no saber que casi sin querer abriste las costuras del cielo.

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

Caminos vitales

 

 

pies descalzos

 

Son tantos los caminos, los lugares, cuya belleza nos llama y nos invita a ser recorridos, visitados, que la vida entera, todas las vidas que imaginar pudiera no llegarían para reparar en ellos. Y si tantos son los que nuestros ojos ansían no menos son aquellos interiores que el alma anhela, que la consciencia apunta, que la trascendencia recomienda.

Puesto en la tesitura el caminante elige con cuidado, pero siempre con renuncia, pues solo uno puede ser recorrido en cada momento, dejando los demás a la esperanza, a la posibilidad futura de una nueva andadura.


Cabe pues reflexionar que el conjunto de todos los caminos es el desafío, la elección, la renuncia, la potencia de ser recorridos, la esperanza de que sean alcanzados, pero siempre, siempre, la brutal realidad de lo finito.


Al final el hombre recorre un único camino, el que puede volver a caminar con su memoria, aquel marcado por las caras de su gente, por las fechas de su vida, por los progresos que su ser adquiere. Aquel en el que su huella queda indeleble.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Palabras perseguidas

 

Abrazo Letras

 

Creí percibir en un momento que tenía palabras pendientes y aplicado me dispuse a escucharlas, a escucharme, a escuchar a otros hasta que se hicieran claras y plasmarlas.
Desde entonces he perseguido a esas palabras largo tiempo.
He perseguido a esas palabras con ahínco, con interés, con ansia.
Con tanto ahínco, con tanto interés, con tanta ansia como ellas han puesto en esquivarme.
No me rendiré en tanto el tiempo siga presente en mi vida cotidiana. Si existen y consigo escucharlas, en mi mente, en vuestra voz o en el eco del viento podré al fin reflejarlas.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Lluvia

Lluviacristales

 

 

 

Hace poco leí algo así como “No hay que sentirse vivo, sino humano”.
Iván Ferreiro dice que en la tristeza hay belleza. Creo que piensa
que no hay nada de malo en estar triste, que no debemos aplacar
ese sentimiento, tan natural como la felicidad.
Podemos volver a ese “Es mejor haber amado…” del poeta inglés
Alfred Tennyson (no sabía quién lo dijo, lo he buscado en
Internet).
Es mejor haber sido humano que no un mero pasajero de la vida.
Es mejor tener grietas, ser imperfecto.

 

 

 

Lou Reed se mezcla con el sonido de la lluvia rompiendo en las
ventanas, algunas gotas de agua se cuelan curiosas en casa y
me preguntan qué me pasa. Intento sentirme humano, pero
cuanto más humano me siento, menos vivo estoy. 

 

 

Existe una felicidad vegetativa en las canciones tristes. Una luz
latente que asoma con determinados acordes y voces. La
ansiedad, los trastornos obsesivos compulsivos, el recuerdo
envuelto en óxido debajo de las uñas, la suave sensación del
dolor inyectado y su incorporación a la corriente sanguínea. Es
entonces cuando la respiración se ralentiza, cuando podemos ver
cómo nacen y se marchitan las hojas fotograma a fotograma,
cómo rompen kamikazes contra el cristal las balas, cómo el
tiempo se pasa y cómo pasamos  pasajeros infelizmente felices
por esta acera encharcada de vida.
Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

¿Y si fuera así siempre?

Siempreasi

Libros sin musas.

Calderos sin brujas.

Hijos sin madres.

Vacías las calles.

 

Quizás merecemos

 

hojas en blanco,

pociones inocuas,

hijos con hambre

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

Forges inmortal

ForgesFotor

Idealizar

Idealizar

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

No sé

Alquitran

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

Ideario 9.2.18

 

Gota

 

Me dan miedo los cambios de sentido de mis pensamientos en su perdido rumbo. Que no se diga lo que se piensa y que se tenga que pensar tanto lo que se dice.

Me da pánico que no se permita hablar a las sensaciones. Que el fuego ahogue toda su combustión dentro, sin haberse dejado ver.

Me angustia no equivocarme. Que todo sea tan plano. Que todo esté hecho con los mismos patrones ya caducados.

Me bloquea la falta de preguntas. Las férreas creencias de quien no se cuestiona, de quien no se critica.

Me fascinan las cosas por descubrir. Las miradas que se atropellan y las palabras que se lleva el viento. También las que se quedan en el papel.

Me divierte el frenetismo de este no parar. La inmediatez de las cosas. La pérdida de valores, la falta de paciencia. La desaparición del espacio y el tiempo que deja paso al «ahora, donde sea».
Me aburre exactamente lo mismo.

Me entristece el paso del tiempo. Dar explicaciones. Esperar en los semáforos, en las colas y en el médico. Llevar cosas de un lado para otro. Mirar al suelo y dar patadas a las piedras. La sensación de que todo está por hacer y la ilusión del «progreso». El saber lo que está por venir, aunque no lo sepa. Lo efímero de las emociones y lo inefable, también. La falta de opciones. Las cartas de los restaurantes. La pulcritud del que cree que existe. El ego y el egoísmo. La importancia en exceso y por defecto. Las fantasías que no están en blanco sobre negro. El cielo sin nubes. No la soledad. Sí la falta de valor para asumir. Los pies calzados. Las duchas diarias. El precio y no el valor. Los valores con precio. La falta de curiosidad. La necesidad de apariencia. La falta de buenos consejos y de transprencia. La falta de honestidad. Y el miedo.

Diego Carrera Martín

Proyecto de deshumano. No sé si libre, pero pensador. Practicante de la resignación. Misántropo. Estudiante de filosofía.

Viena. Detalle Torre Ayuntamiento

Viena

Detalle Torre Ayuntamiento

 

El Ayuntamiento de Viena (Wiener Rathaus en alemán) está ubicado en el distrito de Innere Stadt de la capital de Austria. El edificio, de estilo neogótico, fue diseñado por Friedrich von Schmidt y construido entre 1872 y 1883. En lo alto de la torre se encuentra el Rathausmann, una escultura dorada de 3,5 metros de altura que representa la figura de un portaestandarte y que se ha convertido en un símbolo de Viena (la ciudad entrega anualmente un premio cuya estatuilla tiene la forma del Rathausmann). Frente al edificio hay un parque llamado Rathauspark.

Rafa Rodero

Técnico de Fotografía
Graduado en Historia del Arte
Cómic andante a tiempo completo
Instagram: @redsneakersphoto

Algo se nos está pasando (inyectado de cafeína)

 

 

 

 

Inyectado de cafeína meditaba acerca del futuro. De cómo, con el paso del tiempo, unos se vuelven más comprensivos y otros más testarudos.
El tiempo, la oxidación de sus células, era el único elemento que transportaba con éxito sus ideas de un extremo a otro, siempre con esa paciente comprensión que sólo él ofrece, sin esperar nada a cambio.

Salvo nuestro propio tiempo.

A ese reloj de arena le quedaban ya pocas playas.

Era una mañana casi abierta, el pulso del barrio comenzaba a bombear con ritmo los quehaceres de sus glóbulos rojos.

Es una pena que se nos pasen tantos detalles.

La terraza de la plaza era un desierto de palmeras de tela, solamente salvaba esa constante de tempo exacto aquel oasis con forma femenina y zumo de naranja.

El mendigo de la calle pez, vecino recién llegado, buscaba nada y contaba los pasos restantes cabizbajo hacia cualquier mirada cómplice que le alimentara con una conversación que nunca llegaba.

Se nos está olvidando dar de comer al corazón.
Tenemos el estómago demasiado lleno haciendo la digestión.

Inyectado de cafeína, caminaba por la calle buscando un detalle que le trajera el mar a Madrid. Buscaba una mirada que nadie le regalaba.

Porque una mirada con marea no se encuentra en cualquier playa.

Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

Progreso

Diego Carrera Martín

Proyecto de deshumano. No sé si libre, pero pensador. Practicante de la resignación. Misántropo. Estudiante de filosofía.

Budapest

 

Budapest

Budapest

El Puente de las Cadenas es uno de los lugares más románticos y frecuentados por los turistas que pasean por las calles de Budapest, la capital y ciudad más poblada de Hungría. Se dice que el mejor momento para visitarlo es en el atardecer, para evitar la aglomeración de personas y fotógrafos.

Rafa Rodero

Técnico de Fotografía
Graduado en Historia del Arte
Cómic andante a tiempo completo
Instagram: @redsneakersphoto

Duelo

 

 

 

He buscado las palabras con denuedo, con ahínco las lágrimas que faltan, he llamado al dolor que aún espero y en la espera me encuentro sin amparo. No sé qué esperar ni si esperarlo. No se sé que sentir ni si lo siento. No sé, al fin, nada del duelo y en el duelo me encuentro, aunque sea en un duelo sin lamentos. No encuentro barreras que lo frenen, ni encuentro cauces que lo expresen. No encuentro llanto, desgarro, sufrimiento, solo un dolor aún lejano. Me observo con cuidado, como ajeno, esperando, ¿por qué?, un dolor que me lacere, un recuerdo en carne viva, descarnado, un sentimiento de pérdida, llagado. Y solo encuentro por doquier esta tristeza, este rememorar aún pasivo, esta añoranza que no se ha concretado, esta sensación de vendrá que no ha llegado.

He buscado las palabras con denuedo, con el mismo denuedo que busqué en mi interior el sentimiento. Ni el uno ni las otras son lo que espero y no sé si esperar, o esperanzado, comprender que comprendo en mi interior lo que mi mente comprender no ha logrado.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Accidente cardio vascular

Fue un accidente, nuestros cuerpos retorcidos entre las sábanas. Pelea de saliva y dientes, me miras y me dices que nos volveremos a ver, sabes que me mientes y cierras la puerta dejando un camino de perfume hecho nudos con el ambiente bajo cero de dos polos hechos trizas de hielo en el dormitorio.
 
Mañana esta casa tan lejana, tan ajena será un estanque de peces muertos.
Nacho Ciencafés

Salmantino en Madrid. La mitad escribiendo. Cambiando la vida a cañonazos, pero siempre desde castillos en el aire.

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.023 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 108.094 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

 

Remedios Naturales

8256 Remedios Naturales por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes