Archivos de categoría para: Política

Tener razón no es suficiente

Oigo, al menos durante un rato, con bastante atención el desgranamiento de los motivos que la portavoz de Podemos argumenta para la presentación de la moción de censura.

Oigo caer, como huesos en una copa, la interminable relación de corruptelas y corrupciones que los miembros del PP han cometido durante su detentación de cargos de poder a lo largo de todos estos años. Todos son ciertos y todos crean un ambiente enrarecido y malsano en la percepción que de la política, y de los políticos, tenemos los españoles. Es casi como oír cantar la pedrea en el sorteo de Navidad. Solo me sobresalta, en algunos momentos puntuales, el paso a tono mitinero que la portavoz sobreactúa para salir de esa ensoñación rayana en los párpados caídos.

Efectivamente todo es cierto, no hay exageraciones ni, lo que es peor, novedades. Es una suerte de “deja vue” de los discursos de la últimas elecciones, y de las anteriores, y de las ante anteriores. Como ciertos son los recortes excesivos, y es cierta la preponderancia de una oligarquía económica, y es cierta la brecha que aumenta entre riqueza y pobreza, y son ciertas las necesidades sociales, y el deterioro educativo, y las trabas a los emprendedores y… tantas y tantas cosas que habría que hacer.

Y al pensar de esta forma te das cuente de una pregunta ¿Sirve para algo esta moción decensura? ¿Cuál es el objetivo real de esta representación?

Desgastar al gobierno, no. Con el mismo argumentario, con las mismas sensaciones de hartazgo y fatalismo, ya ganaron esas elecciones, ya, incluso, aumentaron su ventaja en votos.

Posiblemente la única razón real y profunda es enfrentar al PSOE de Pedro Sánchez y demostrar a sus militantes que Podemos está dispuesto a hacer lo que ellos suponen que quieren hacer los que votaron en las pasadas elecciones internas socialistas.

Y puede que tengan razón, pero lo que también parece evidente es que no lo quieren hacer con Podemos, o al menos no dirigidos por Podemos, por los dirigentes de Podemos.

En todo caso si en algún momento pretendieron remover alguna conciencia, pretendieron ganar con su pertinaz enumeración alguna voluntad, no les ha salido bien. Incluso puede que el partido en el gobierno se sienta reforzado tras la moción y su falta absoluta de mordiente y de apoyos.

Podemos, y me temo que mucha más gente, confunde el descrédito ajeno con el crecimiento propio, la desilusión ajena con la posibilidad propia. Se equivocan. Parece ser que la cabeza de los votantes no alineados, la voluntad de los votantes no comprometidos ideológicamente, no funciona de esta manera. Parece ser que, y lo he apuntado en varias ocasiones, el votante español independiente ejerce su derecho con la resignación de elegir la papeleta que menos miedo le da, la lista que menos desconfianza le produce.

“Podemos, y me temo que mucha más gente, confunde el descrédito ajeno con el crecimiento propio, la desilusión ajena con la posibilidad propia. Se equivocan.”

Y la picaresca, esa actitud ante de la vida de aprovechamiento propio y de propios, esa actitud semiheroica, en todo caso simpática, del truhán, del ladrón de guante blanco, del pícaro, es algo arraigado en la personalidad de los habitantes de este país, tanto, tanto, que yo sigo pensando que todos tenemos un pícaro en nuestro interior que sale a la luz cuando existe la oportunidad para ello. Tanto, tanto, que solemos pensar que los pícaros son los otros y lo que cada uno de nosotros hacemos es otra cosa. Es más, que nos viene muy bien lo que hacen los políticos para justificar como compensación lo que a nosotros en nuestro día a día se nos queda entre los dedos.

Por eso, en este caso, en estas circunstancias, tener razón no es suficiente. Hablar de lo mal que lo han hecho, y lo hacen los otros, no proporciona los votos para formar un gobierno, porque lo que la gente vota es el tipo de sociedad que se propone, no lo mala que es la actual, que ya todos lo sabemos. Y el tipo de sociedad que propone una izquierda dura, trufada de radicalismos y de activismos varios y variopintos, no es lo que está en la cabeza, ni en los deseos, de una mayoría de los españoles.

No, tener razón no es suficiente si además no se tiene un proyecto alternativo convincente. Y, de momento, parece ser que no se tiene.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

De moción a moción y tiro porque me toca

 

Desde la presentación de la moción de censura presentada por Unidos Podemos contra el gobierno de Mariano Rajoy, han sido muchas y muy variadas las reflexiones que he hecho sobre el tema,

desde una crítica a la forma en que se ha presentado por entender careciendo de los apoyos parlamentarios para que pudiese prosperar, lo que me llevó a afirmar su inutilidad, además de una crítica a Pablo Iglesias como candidato a la presidencia del gobierno por el carácter egocéntrico del que se suele hacer gala en su forma de llevar la secretaria general del partido; hasta la reflexión final totalmente contraria a la anterior, -eso sí, después de seguir el desarrollo de las sesiones en que se ha debatido y votado-, de haber puesto contra las cuerdas no sólo al partido del gobierno por su extrema y generalizada corrupción, sino  también al PSOE, como partido de izquierda que no está haciendo nada para terminar con una forma de gobernar que se parece más a la de una organización mafiosa que la de una organización política cuya finalidad última debe ser la gestión de lo público en pro de los ciudadanos.

Escaños del gobierno del PP, durante la moción de censura

Son muchas las crónicas que se derivan del debate de esta moción, desde el comportamiento improcedente de los escaños del Partido Popular, con actitudes de burla, prepotencia, incluso de soberbia de creerse los mejores y los únicos “patriotas” que hacen bien las cosas en beneficio del país, intentando extrapolar como actos aislados de los que el partido no es responsable, sino las personas que los llevan a cabo, ilícitos e impropios de un representante de la ciudadanía, sino de toda ya que han demostrado no gobernar para todos, al menos de sus votantes; cuando en realidad estamos ante un comportamiento sistémico que, en palabras de Pablo Iglesias, está parasitando todas las instituciones públicas. Además, de una falta de respeto generalizada contra los intervinientes de otros partidos, que no le bailan el agua, jugando con sus móviles, leyendo la prensa o algún  libro, o simplemente hablando con el del escaño de al lado o mirando al techo, quizá recordando nostálgicamente los tiros de Tejero;  aunque también algún diputado de Mareas no pudo dejar de sucumbir a la tentación de pasar el rato jugando con su Tablet. En definitiva una falta de respeto democrático hacia los ciudadanos. Eso si contar las largas ausencias del presidente del gobierno, como si la cosa no fuese con él.

Pero, especialmente, no debemos dejar pasar la actitud del principal partido de la oposición, cuyo secretario general reelegido en primarias, en las que prometió dar mayor poder a los militantes, sigue igual de perdido, continuando los militantes sin tener ni voz ni voto en una decisión de tal trascendencia como es dejar que siga gobernando el Partido Popular debido al voto de abstención de su grupo parlamentario.

Claro que la moción de censura ha sido útil, prueba de ello es la trascendencia mediática que ha tenido en los medios de comunicación, tanto nacionales como extranjeros, algunos de los cuales han tildado la moción de censura, no contra Rajoy, sino contra la corrupción generalizada de su partido de la que él es el principal responsable.

También ha servido para que el candidato a la presidencia del gobierno en la moción presentada  haya puesto en bandeja a Pedro Sánchez la oportunidad de que su propio partido sea el que presente cuanto antes una nueva moción de censura, que sin lugar a dudas apoyarían, según Iglesias, y que evidentemente permitiría que el principal partido de la oposición, el PSOE, gobernase, eso sí, dejando de lado a la marca blanca del Partido Popular. Y que, serviría para que, de una vez por todas,  dejasen claro ante los ciudadanos su posición hacia una verdadera izquierda y no una ficción denominada social democracia que lo único que ha conseguido es poner de manifiesto su alianza tácita con la derecha, al permitir su gobierno y no hacer nada para terminar con su corrupción, además de permitir una política neoliberal que ha masacrado y sigue haciéndolo, los derechos y libertades sociales.

“ha servido para que el candidato a la presidencia del gobierno en la moción presentada  haya puesto en bandeja a Pedro Sánchez la oportunidad de que su propio partido sea el que presente cuanto antes una nueva moción de censura, que sin lugar a dudas apoyarían”

En definitiva, la moción ha servido para abrir un camino de diálogo y unión de la izquierda de este país, de forma similar a la que en Portugal, nuestros vecinos más queridos, permitió en las últimas elecciones generales derrotar a la derecha y su política de reformas impuesta por la UE de reducción del gasto público mediante recortes de servicios públicos esenciales, como se ha hecho en España con Rajoy.

Están, por lo tanto, llamados a entenderse Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, emprendiendo una lucha no sólo contra la corrupción insoportable que inunda al país y sus instituciones, sino contra una política social y económica que rote en torno al ciudadano y no como ahora, apoyando solamente los intereses de las empresas del IBEX  que más estafan a los españoles, de las que hay que destacar por su mayor representación el Banco Santander (14,43%), Inditex (11,98%),Telefónica (10,42%) BBVA (10,29%), Iberdrola (5,42%),  y Repsol (4,61%), la mayoría de ellas dirigidas por demócratas de paja que, en vez de representar la marca España, se representan así mismos y sus intereses económicos. Ahora bien, ¿dejará el IBEX que  lleguen a un acuerdo?.

 

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Una vez al año

Sí, es verdad, hay un dicho que afirma que una vez al año no hace daño, pero también hay otro que dice que del dicho al hecho hay mucho trecho. Así que sentadas las bases incuestionables de esta reflexión vamos a meternos en harina.

Ayer, como todos los años, como cada año, se celebró la final de la Copa del Rey de fútbol y casi como cada año había representación de equipos vascos o  catalanes en ella, y como cada año, cuando estos equipos de estas localizaciones geográficas participan en la final, se produjo la ya tradicional pitada al himno español.

A mí, personalmente, me importa un ardite el himno en cuanto símbolo que sirve para marcar separaciones entre los hombres.  Es más, me importa básicamente lo mismo que los pitadores y sus pretendidas pretensiones territoriales. Un ardite. Pero hay ciertas consideraciones en el tema que, sin embargo, sí me importan. Es más, para mayor jolgorio de bobos, me indigna. Porque si hay algo que me indigna, que me hace posicionarme, es la falta de respeto. La falta de respeto y de educación, suponiendo que pudieran separarse. Y ya llegados a este punto y puesto a posicionarme yo lo haré a favor del pitado por dos motivos fundamentales, porque los pitadores son menos y buscan ser distintos y porque nunca puedo estar a favor de los que están en contra.

No sé si solo sucede en este país, me temo que sí. No consigo entender que extraño mecanismo, es evidente que en mal funcionamiento, nos hace pensar que el primer paso para reivindicar algo es denigrar lo del contrario. Que el primer argumento para estar a favor de algo es estar contra lo contrario.  Que la primera razón para posicionarse es situarse en la sinrazón. Me temo que puede ser un problema de la falta de inteligencia, o de criterio, en la que nos educan.

Claro que también puede que consideren que es una broma, una broma de mal gusto que solo comparten unos pocos. Y que lo hacen solo por molestar, solo porque hacerlo molesta a algunos que ellos consideran los malos. ¿Qué menos pueden hacer los buenos que molestar a los otros?

Sea cual sea finalmente la motivación el único problema, el único resultado, de toda esta historia que se repite año tras año, una vez al año para mayor rechifla de unos y mayor cabreo de otros, sean quienes sean los malos, sean quienes sean los buenos, si es que alguien puede considerarse bueno en estas circunstancias, es que tenemos un país de maleducados, es que tenemos un país en el que las instituciones no se preocupan más que de los suyo. Los ciudadanos, la defensa de los espacios comunes y los símbolos que los identifican, les importan lo que a mí, un ardite. Con una diferencia, yo no me represento ni a mí mismo y ellos han sido elegidos para representar a todos los ciudadanos de este país y defender y preservar lo que los identifica. Aunque posiblemente no tengan tiempo, ni ideas.

“Sea cual sea finalmente la motivación el único problema, el único resultado, de toda esta historia que se repite año tras año, una vez al año para mayor rechifla de unos y mayor cabreo de otros, sean quienes sean los malos, sean quienes sean los buenos,”

Si no recuerdo mal existe una película que se llama “La Mala Educación”, no recuerdo cual es la historia, pero para mí, sin duda, la exhibición anual de mala educación es la que hacen ciertos energúmenos con la excusa de un posicionamiento político y la certeza de una absoluta falta de criterio moral, político e incluso  racional.

Espero que si alguno lee esto se ría mucho, se ría con ganas, porque eso es lo que hace un mediocre cuando se le enfrenta a sus carencias, reírse con la suficiencia que la ignorancia provee.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

La guasa del presidente

 

La guasa de Rajoy cuando es interpelado por las Cámaras de las Cortes Generales, por el Congreso de los Diputados y el Senado, parece ser que a los únicos que satisface es a su propios correligionarios, al resto nos parece una auténtica burla a los ciudadanos allí representados,

pero, la cosa aún se agrava más, cuando las preguntas en la sala de prensa de ambas instituciones son respondidas con un sarcasmo, cuya habitualidad, le están convirtiendo, si es que no lo han hecho ya, en un bufón de corte, irrespetuoso con la libertad de prensa, al ser tratado los medios de diferente manera según de donde venga la pregunta.

Bufón, al que parece habérsele olvidado que su trabajo es ser presidente de todos los españoles, le hayan votado o no, y con la obligación de dar respuestas serias y transparentes, pero sobre todo respetuosas, para eso gana el sueldo que gana, muy encima del 30% de los asalariados españoles que cobra menos de 1.221,1 euros brutos al mes, 4,7 millones de los 14.232.800 trabajadores, y que 2,9 millones de ellos ganó por debajo de 972,8 euros mensuales brutos.

Estamos ante una actitud torticera que no se puede permitir al que se considera el máximo representante de la soberanía nacional, aunque su legitimidad este cuestionada por muchos por la forma en que ha accedido al puesto representativo que ocupa, porque además de los votos de su propio partido, insuficientes para su investidura, contó con los votos de quienes son considerados como la marca blanca del Partido Popular, pero sobre todo, por la abstención incomprensible del principal partido de la oposición, el PSOE, al que sus militantes parecen haber metido en vereda tras las últimas primarias, con un giro a la izquierda inusual, al menos esas han sido las promesas de quien ha vuelto a ser elegido después de la traición de los barones del partido, así como por la viaja guardia que se resiste a dejar los puestos de privilegio que ocupan dentro de aquel.

“Estamos ante una actitud torticera que no se puede permitir al que se considera el máximo representante de la soberanía nacional, aunque su legitimidad este cuestionada por muchos por la forma en que ha accedido al puesto que ocupa”

Pero, lo dicho, no es novedad para la mayoría de los españoles, la cual viene representada por quienes votaron a otras formaciones políticas, y por aquellos que, decidieron abstenerse de ejercer su derecho al voto, por disconformidad con un sistema que, lejos de poder ser considerado democrático, se ha convertido en un sistema neofascista, donde la voz de los ciudadanos cada vez es menos escuchada en pro de un interés general, cuando realmente sólo lo es por el interés de unos pocos, y a los que sólo se tiene en consideración con promesas incumplidas en la mayoría de las ocasiones, en el momento de ir a votar. Mayoría, decíamos, hartos de aguantar las respuestas y el comportamiento antidemocrático de aquel bufón, pero que, por falta de unión de los partidos, en su conjunto más votados, situados a la izquierda; unas veces por el ego de sus líderes y otras por la desconfianza hacia una izquierda radicalizada; están colaborando con esta historia interminable de caciques y corruptos.

Es por ello que, sólo caben dos opciones, que el PSOE y PODEMOS se entiendan, o seguir aguantando esta forma antidemocrática de ejercer el poder por una derecha que, cada vez, nos recuerda más épocas pasadas en las cosas se hacían a la fuerza, o “por cojones”, perdonen la expresión. Porque, cuando alguien no tiene vergüenza, como en este caso Rajoy, no podemos pretender que responda con argumentos a algo que no los tiene, como es su forma de gobernar tolerante con la corrupción y con un sistema económico que lo único que ha demostrado es que los ricos cada vez lo son más, mientras que los pobres, ni siquiera, tienen para kleenex.

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

El ave fénix

 

El niño guapo del PSOE se ha convertido en el ave fénix que ha resurgido de sus cenizas.

Rechazado por muchos, no sólo dentro de su partido, se ha convertido en el hombre salvador, no sólo  de su propio partido sino también de la situación en la que actualmente se encuentra España, más que nunca sumergida en una charca de corrupción que cada día se va haciendo más grande con el riesgo inminente de convertirse en un lodazal de miseria política.

En contra de lo que muchos esperaban, Pedro Sánchez se ha impuesto a una Susana Díaz que, además de demostrar su inutilidad en el gobierno de Andalucía, donde su labor no ha destacado por ningún proyecto importante desde que se hiciese con la presidencia, sino sólo, la de ser la voz de sus amos, los barones del PSOE y otras viejas glorias como Felipe, Guerra, Zapatero y Rubalcaba a la cabeza, quienes la han apoyado, pretendiendo con ello recomponer un PSOE para que, una vez más, estuviese dirigido por los caciques de siempre. Sin embargo los afiliados del partido han demostrado su hartazgo con quienes han llevado a esta formación política a ser un colaborador necesario de la política neoliberal que cada día con más fuerza esta arramplando con los derechos de los ciudadanos, sobre todo de los más débiles, económicamente hablando y peor tratados por el sistema.

Con esta acción de los afiliados, muchos, dentro y fuera del partido, han recobrado la esperanza de un giro hacia la izquierda del PSOE, que permita destronar a Rajoy, poniendo fin de esta manera a la vergonzante actuación que llevo al Partido Popular a hacerse con el gobierno del Estado, mediante una abstención impuesta en la investidura de aquel, gracias a la traición de unos cuantos, que pretendieron acabar con la carrera política de Pedro Sánchez.

Empieza una nueva etapa para los socialistas en la que, naturalmente, debe procederse a una limpieza de fondo pedida por quienes deberían ser la voz suprema en todos los partidos políticos, los afiliados. Ha llegado el momento que los que apoyaron incondicionalmente a Susana se vayan a sus casas o a sus yates, de lujo, y en caso de Susana convertida en un cadáver político vuelva a su feudo, donde parece ser el único sitio donde la apoyan, aunque algunos con muy pocas ganas por aquello de que, el que se mueva de la foto no sale,  esperando allí el fin de su legislatura.

De Patxi López poco hay que decir, sólo el de haberse convertido en el tercero en discordia en la contienda de la primarias con el fin de dividir el voto y así dar la victoria a Susana Díaz, es decir la de un tonto útil bajo la máscara de un socialismo descafeinado.

Esta vez ha ganado la democracia, habiendo fracaso estrepitosamente la manera que venía siendo  habitual de dirigir un partido a la sombra de los que hicieron del PSOE lo mismo en lo que hoy se ha convertido el PP, en una cueva de ladrones, o acaso hemos olvidado los casos de imputación y condena durante el gobierno de González, donde Roldán se convirtió en su máximo exponente.

Lo dicho, se abre una época de esperanza y de limpieza dentro del principal partido de la oposición que, a muchos, nos vuelve a cargar de energía en una lucha que dábamos por perdida, ante la estupidez de un pueblo que a pesar de ser maltratado, volvía a dar su voto al maltratador. Pero esto es España, luces y sombras. Un país donde “El Guernica” de Pablo Picaso, es la mejor representación de los que somos y en lo que podemos convertir el país sino mandamos a los barones socialistas al retiro en el que deberían estar, y a Rajoy a su registro de la propiedad.

“Se abre una época de esperanza y de limpieza dentro del principal partido de la oposición que, a muchos, nos vuelve a cargar de energía en una lucha que dábamos por perdida, ante la estupidez de un pueblo que a pesar de ser maltratado, volvía a dar su voto al maltratador”

Esperemos que este giro a la izquierda del PSOE con Pedro Sánchez a la cabeza sirva para llegar a un entendimiento con el resto de fuerzas de izquierda para devolver al pueblo lo que le pertenece, no sólo los derechos que le han sido usurpados, sino la soberanía nacional para que su voz se convierta en el único motor y guía de quienes hemos elegido para que nos representen.

 

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Cuidado con la cartera

Creo que la gran mayoría de los españoles hemos estado en Madrid alguna vez en nuestro vida, yo cada vez menos, por motivo que ahora no vienen a cuento, lo que me hace echarla de menos de vez en cuando, a pesar de su continuo barullo, fluir de vehículos y de personas, porque también  es una Villa que rezuma cultura e historia en su centro histórico y aledaños.

Valga esta introducción para exponer lo que realmente me preocupa, hoy por hoy, de esta Comunidad uniprovincial, además de capital de España, que no es otro que el tema de la inseguridad, sobre todo en determinadas zonas y horas, y no estoy hablando precisamente del metro, sino de algunas zonas urbanas.

Concretamente me estoy refiriendo a una calle súper céntrica, contigua a la Plaza de Colón, donde el protagonista, reproducido en lo alto de una columna en su pose de conquistador pisando la arena de las recién descubiertas Américas; pero en este caso, también a modo de director de escena que nos presenta o nos da paso  al lugar, donde quizá, se haya cometido uno de los mayores latrocinios de este país, a cualquier hora del día.

“me estoy refiriendo a una calle súper céntrica, contigua a la Plaza de Colón”

“donde quizá, se haya cometido uno de los mayores latrocinios de este país, a cualquier hora del día.”

Pero, por si todavía alguno o alguna anda despistado, sólo tendré que recordarles los casos Gürtel y Lezo, para que tomen posición en este vodevil que les voy a presentar, y no me refiero a tal género teatral  sólo por la picaresca que esconde, sino también por los enredos que día a día vamos descubriendo cada vez que nos sentamos frente al televisor para escuchar, como dice mi suegra: el diario hablado.

Localización: un partido, el Partido Popular, llegándose a considerar en algunos medios como una organización criminal, a la que se abrió juicio por el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, como responsable civil subsidiario por la ‘caja B’, y en cuyo seno tiene en estos momentos mas de ochocientos imputados entre sus cargos políticos, y, a ver los que salen del caso Lezo ¿…?.

Un actor principal: el presidente del gobierno, D. Mariano Rajoy, quien se esconde o busca esconderse tras un plasma cada vez que hay que hablar o “dar la cara” sobre la corrupción de su partido, salvo cuando es interpelado en el Congreso o Senado, y porque no le queda más remedio, desde aquel “Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos”, y figurar luego en sus papeles en el reparto de determinados sobres.

1er. actor secundario: Otro partido político, Ciudadanos, al que ponemos cara en la figura de Albert Rivera, por su apoyo a la investidura de Rajoy en el momento que podemos considerar el cénit de la corrupción en el PP y después de haber permitido una estafa contra los españoles, eufemísticamente llamada crisis, habiendo alcanzado la deuda exterior la escalofriante y astronómica cifra de 1.129.378 millones de euros, alcanzando casi el cien por cien del Producto Interior Bruto (PIB), concretamente el 99,4%; además de ser el momento, también, de mayor castración de los derechos de los ciudadanos.

2º Actor Secundario. Otro partido, el PSOE, al que ahora no podemos poner cara por problemas internos tras haber sido tocados en su largo naufragar a la derecha de la izquierda, por un arrecife de color morado que les ha hecho perder el Norte, sobre todo al haber permitido la investidura de Rajoy con una farsa llamada “abstención” impuesta por una maquinaria inquisitoria del partido, llamada “disciplina de partido”… puf! Que mal suena.

3er. Actor Secundario. Otro partido, de color morado como el arrecife que se ha mencionado antes, Unidos Podemos. Dicen que intentando aprender de sus errores, pero que, con una cara de pocos amigos, por su ceño fruncido, y coleta a modo de colega, todavía genera dudas en un sector del electorado de izquierdas por su radicalismo, y tan amante de si mismo que es capaz de teatralizar una moción de censura sin candidato  que cuente con los suficiente de apoyos parlamentarios para derrotar la actual e incomprensible “componenda de gobernabilidad” a cargo del partido, de momento, más corrupto de la historia de nuestra actual “monarquía parlamentaria”.

Extras: Los Españoles, por lo menos más de veinte millones de empleados en España que ni  huelen las cuatro cifras al cobrar al mes, es decir que no llegan a ser mil euristas, a los que hay que añadir 4.237.800 de parados, eso sin contar los indignados o los que superando los mil euros al mes en su salario ser convierten en débiles  de un sistema en el que quien soporta el peso son precisamente los de abajo; eso sin contar a la gran cantidad de autónomos que tienen que hacer verdaderos esfuerzos para poder mantener abiertos sus negocios, esperando tiempos mejores.

Así que, después de lo que os he contado, mucho cuidado con los aledaños de la Calle Génova a la altura de su número trece, cuidado con vuestras carteras, y también hago extensible este advertencia a los diputados que entren por la zona derecha del Partido Popular al hemiciclo, yo no me fiaría demasiado.

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Nunca ganan los pobres

debate primarias PSOE

El debate a tres de las primarias del PSOE. Que sopor.

Y si nunca me han gustado los candidatos oficialistas, menos me gustan cuando vienen dando lecciones de honradez y fraternidad, como Susana Díaz… “Quiero que el PSOE sea un partido fraternal, con un liderazgo fraternal, en el que la única palabra que nos una sea compañeros“, dijo el pasado sábado en Murcia.

¿Puede considerarse fraternal la puñada del pasado mes de abril a Pedro Sánchez?, puñalada de una vieja guardia del PSOE materializada como si se tratará de un vodevil por una mujer con muchas ganas de ascenso dentro de la estructura política del partido a nivel estatal que le pueda dar el despacho de la Moncloa, y una gestora que lejos de mostrar distancia en el asunto ha interpretado al pie de la letra un guion que se diría escrito por el mismísimo Felipe González.

Claro, que nada tiene de raro que un partido político exista un posición oficial y otra que, suele llamarse opositora, precisamente por apartarse de aquella; pero si lo tiene cuando tal representación se concluye con ménage a trois donde el tercero en discordia es otra posición oficial del “buenismo” del partido, pero como un lobo disfrazado con el piel de cordero, que afirma que  no quiere ganar si el que pierde es el PSOE, desmarcándose de esta manera de un posible futuro pacto que lleve a la izquierda a gobernar el país.

Claro esta con lo dicho que de los tres prefiero al no nombrado, quien también estuvo a la derecha del padre mientras interesó a las viejas guardias socialistas y a él, y que han permitido por falta de un ideario político claro en este momento histórico en el que parece que las medias tintas no es suficiente, que los que gobiernen sea la derecha más rancia. Ahora bien, ¿quién gana en todo esto?, ¿el PSOE como partido o las viejas formas de hacer política?.

Ahora bien, ¿quién gana en todo esto?, ¿el PSOE como partido o las viejas formas de hacer política?.

 

La verdad, es que no sabría dar una respuesta clara a tales cuestiones, pero si tengo claro que los que nunca han ganado en estas batallas son los pobres, quienes a pesar de que voten al PSOE bajo el convencimiento de que votan socialismo, en realidad están votando a un partido tan próximo a posiciones liberales como el Partido Popular, disfrutando de los mismos privilegios políticos por mantener la boca callada… y lo peor… con una carga de corruptos a sus espaldas tan grande que los hacen ilegítimos para cualquier carago representativo… los tontos útiles de la izquierda.

Olga Sánchez Rodrigo
Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Podemos y la lidia

 

Independientemente de la consideración que los políticos merezcan por nuestra parte, hemos de convenir en que la inteligencia se les debe de suponer.

Es difícil pensar que alguien pueda llegar a cierta preponderancia en la sociedad sin que lo adornen unas características de madurez e inteligencia mínimas. Sí, es verdad que esta premisa es cuestionable si uno se fija en personajes como Trump, Maduro o Kim Jong Un. Así que olvidémonos de lo que sucede más allá de nuestras fronteras y al margen de simpatías o antipatías personales vamos a convenir en que los cabezas de cartel de los diferentes partidos que existen en España son personas inteligentes.

Que sí¡, que ya lo sé. La inteligencia debería de acreditarse de otra forma, pero vamos a dejar sentada esta aseveración para poder continuar con lo que me ocupa.

Mucho se ha escrito, mucho se ha hablado, sobre el movimiento de Pablo Iglesias presentando una moción de censura en la que seguramente ni él mismo cree como tal moción de censura.

Porque para que la moción de censura fuera viable necesitaría, entre otros muchos, del apoyo del PSOE. De un PSOE gobernado ahora por una junta gestora e inmerso en una lucha fratricida a la que ni siquiera sus más fervorosos militantes le ven una salida limpia, unida, sin divisiones.

¿Realmente Pablo Iglesias esperaba ese apoyo? No, ni ese, ni realmente ningún otro. Primero porque Pablo Iglesias es, perdóneme que insista, una persona inteligente, premisa ya defendida al principio de mis palabras, y segundo porque el objetivo de la moción de censura era la de atraer la atención de sus votantes sobre la imparable ascensión de Podemos al poder. Perdón, que a alguien lo he podido despistar con mis palabras, con la venta a sus incondicionales de la imparable ascensión de Podemos al poder.

Pablo Iglesias, persona inteligente y de amplias capacidades, estoy convencido de ello, sabe perfectamente que en este momento ya juega a la contra. Que sus tiempo de esplendoroso crecimiento y éxtasis mediático, ya están tocando a su fin. Que el devenir de los acontecimientos lo va llevando inexorablemente, y en parte por sus propios errores, a ocupar el lugar que realmente le corresponde en el panorama electoral español, el que tenía hasta ahora IU

“Pablo Iglesias, persona inteligente y de amplias capacidades, estoy convencido de ello, sabe perfectamente que en este momento ya juega a la contra. Que sus tiempo de esplendoroso crecimiento y éxtasis mediático, ya están tocando a su fin”


.La misma parafernalia, mística, teatralización de su presentación pública delata que su gesto no es más que una larga cambiada. La exhibición del engaño para que el lidiado entre al trapo, sabiendo que no hay más lidia, ni más espectadores que los que le son afines. Nadie más va a comprar el engaño. Se repite, pero con personajes diferentes, la puesta en escena de las ocasiones chungas. Mira lo que te digo que así no te fijas en lo que te hago. Te ofrezco un gobierno de coalición y en realidad te estoy clavando una daga envenenada. Malo si me dices que sí. Malo si me dices que no.

Bueno, nadie más no es cierto. El  segundo objetivo del teatrillo es lanzar sus redes hacia cierta parte del PSOE ahora empeñada en radicalizar la posición de su partido para convertirlo en izquierda izquierda y que entren al trapo y pasen a engrosar las filas de votantes que sustenten su posición para las próximas elecciones gracias a lo cual aún podría emprender un vuelo tipo ave fénix. De corta duración, pero menos da una piedra.

Pablo Iglesias sabe, porque no es tonto, que la consolidación de la opción de Los Comunes le corta todo acceso a los votantes menos radicales, la mayoría, e incluso la posibilidad, llegado el momento, de pactar con un PSOE en reconstrucción, que tendrá mayor afinidad con las posiciones más “legalistas” de la nueva formación que con la permanente salida de pata de banco que ha preconizado Pablo Iglesias en el último congreso.

Ante este panorama pronto se encontrará con que puede perder la  mayor parte de su representación parlamentaria y, poco a poco, o no tan poco a poco, las cuotas de poder autonómico y municipal conseguidas. Que su influencia y capacidad de maniobra de aquí a un par de convocatorias electorales no serán muy distintas de las que hoy por hoy lideraba uno de los acompañantes en la foto, Alberto Garzón, quién fracasada su operación de desembarco para pillar cacho, electoral por supuesto, a la larga, a la media o a la corta puede convertirse, incluso, en un rival más al que tener vigilado.

Yo espero que la general inquina que en Podemos se le tiene a la lidia no les haga olvidar la inmensa sabiduría popular legada en dichos taurinos. Sí, hasta el rabo todo es toro. Una larga cambiada sirve para poner al toro en suerte. Es importante estar siempre al quite. Pero haber tenido el poder tan cerca y ver como se te escapa es, sin duda, “una faena”.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Mi tesoro

Cuando John Ronald Reuel Tolkien escribió el Señor de los Anillos, y más concretamente cuando creo ese personaje de la Tierra Media con el nombre de Gollum, posiblemente tuvo una visión de futuro en la que aparecía Cristobal Montoro,

pues no conozco a ninguna otra persona o personaje de ficción que más se asemeje a ese estraño ser que alguna vez fue hobbit y que fue deformado y corrompido en mente y cuerpo por el poder del Anillo que lo esclavizó y cuya búsqueda incesante se convirtió en su máxima obsesión.

“Es mío”. “Mío propio”. “Es mi tesoro”, son sus frases, casi iguales que las que el ministro de hacienda pronuncia en sus comparecencias tanto en el Congreso de los Diputados como ante la prensa, cuando se trata de amenazar a determinados colectivos o incluso a la ciudadanía en general para que cumplan con sus obligaciones fiscales; porque es suyo, suyo propio, su tesoro, el poder arbitrario de poner en marcha amnistías fiscales para aquellos, que igual que él, habitan en esa zona siniestra donde la corrupción se ha convertido en algo sistémico; o sometiendo a inspección a rivales políticos, por el mero hecho de disentir de su política económica.

El Anillo proporcionó a Gollum longevidad antinatural, envenenando su mente durante quinientos años. Un anillo que en el caso de Montoro sería equivalente a esa cartera ministerial que le hace crecer su ego ante su detestada figura, no sólo por su físico poco agraciado, sino por su pose continua de hombre enfadado que oculta algo que no quiere ser descubierto. Sin embargo, algo atempera nuestra inquietud ante tan extraño ser, porque lo que hoy parece eterno, el paso del tiempo lo convertirá en algo fugaz, y como no hay mal que dure cien años, su  longevidad quedará muy lejos de la de los habitantes de Tierra Media, y antes o después su carrera política terminará, aunque duren más los beneficios personales que ha obtenido en su búsqueda de un anillo que solucione de por vida su situación económica.

“El Anillo proporcionó a Gollum longevidad antinatural, envenenando su mente durante quinientos años. Un anillo que en el caso de Montoro sería equivalente a esa cartera ministerial que le hace crecer su ego, ante su detestada figura”

No tendremos que aguantarle cien años, aunque el tiempo transcurrido viéndole moverse en los entresijos del poder se nos esta haciendo demasiado largo porque lejos de calmar los ánimos de un país gobernado por delincuentes, fomenta cada día más la desigualdad, convirtiendo la famosa frase de que “hacienda somos todos” en “hacienda somos unos cuantos”, en los que se concentra la presión fiscal para poder volver a llenar las arcas públicas que ellos mismos han esquilmado.

Y, como al final todo lo que se descompone termina oliendo, el hedor se ha hecho insoportable dentro del Partido Popular, sin que haya hecho falta remover mucho la basura para descubrir que entre tanta mierda también esta la de este Gollun arpío que, imitando a sus secuaces populares, también se ha valido de cargo para beneficiarse él y los suyos, como ha puesto de manifiesto  La Fiscalía Anticorrupción al haber presentado una querella contra la empresa Equipo Económico, fundada por el actual ministro y repleta de ex colaboradores suyos, por los presuntos delitos de tráfico de influencias y falsedad documental.

¿Dónde está el código ético del que tanto hablan los altos cargos del Partido Popular?, ¿Terminarán destituyendo al Fiscal que ha interpuesto la querella, al igual que se ha hecho con el que investigó al expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González?, ¿quién será el próximo en caer?.

Como en casi todo, el tiempo nos dará una respuesta, aunque ya tenemos una, y es que, más que ante un partido político parece que estemos ante una organización criminal en la que cada cual arrampla con lo que puede; y de la que el Partido Socialista y Ciudadanos se han convertido, sin lugar a dudas, en cómplices por seguir permitiendo que nos gobiernen los que sin duda deberían estar entre rejas al haber convertido a España en un país saqueado y humillado.

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Bus, patria y justicia

©plazabierta,com

Parece ser que los autobuses se han puesto de moda para transmitir mensajes que a no todo el mundo gusta oír, el primero porque era una ofensa innecesaria y el segundo porque ofende a quienes se les ha visto el plumero y se les sigue viendo.

No es que me guste este tipo de campañas en uno o en el otro sentido, sólo por dos razones, la primera porque supone un peligro para la seguridad vial ante la curiosidad de conductores que en vez de prestar atención al tráfico giran la cabeza o fijan su mirada en los mensajes que se transmiten, no sólo con imágenes sino también con textos que distraen aún más. Y la segunda razón, por el carácter circense en que al final se convierte este tipo de actos.

Pero, como del primero ya hemos tenido ocasión de hablar largo y tendido por el agravio que supuso contra la libertad sexual, permítanme que centre mi juicio  en el segundo, no con la intención de criminalizar a sus autores, porque para eso están los tribunales de justicia, aunque no veo razón para ello, siendo estos mismos tribunales los que convierten en legítimo algunos de los mensajes del bus en cuestión puesto que lo que allí se transmite está sustentado en propias declaraciones de los protagonistas que en ellos aparecen y en actuaciones judiciales de imputación y condena que todos conocemos, pero que algunos justifican en base a un patriotismo sórdido y agonizante de una derecha rancia que en vez de ver peligrar sus puestos de trabajos, es decir los sillones en los que arrugan sus caros trajes y vestidos, según el sexo de sus señorías, plantan cara para justificar lo injustificable; como siempre, utilizando la misma técnica, la del ventilador, con el ese “tú más” al que nos tienen acostumbrados, o saliendo por los Cerros de Úbeda, o por los Pirineos, quizá porque conocen mejor este último camino de sus idas y venidas a Suiza en vuelo regular, categoría superior y noche en un hotel de Top lujo, seguro que pagado por los pringados de siempre…., los ciudadanos.

Pero, para no perdernos en ninguno de las zonas geográficas  mencionadas,   volviendo al tema central del autobús azul bautizado con el nombre de “La Trama” o el “tramabus” fletado por Podemos, cuyas viñetas están protagonizadas por políticos, periodistas y empresarios que han convertido la sede del PP y algunos despachos ministeriales en cuevas de ladrones, como en su momento también hicieron los socialistas que les siguen en el ranquin de la corrupción; ha sido  calificado por la vicepresidenta del gobierno como una actuación pueril, y quizá no le falte razón, porque de niños es jugar con autobuses, pretendiendo de esta manera salir airosa de tanta ponzoña que salpica a su partido, cuando realmente se trata de una denuncia en toda regla, por lo que deberían haber pedido perdón y nunca lo han hecho, y por lo que se ve, tampoco lo harán en un futuro.

Quizá, también, los ciudadanos necesitan mensajes de este tipo, pueriles pero cargados de verdad, para de esta manera refrescar sus memorias históricas y no arrinconar en su disco duro actuaciones totalmente ignominiosas que reflejan la indecencia de un partido político que ampara y cobija el mayor número de casos de corrupción en su seno, seguido por otro que presume de decencia cuando también ha faltado al decoro político y a la ley en actuaciones precedentes y actuales.

“Quizá, también, los ciudadanos necesitan mensajes de este tipo, pueriles pero cargados de verdad, para de esta manera refrescar sus memorias históricas y no arrinconar en su disco duro actuaciones totalmente ignominiosas “

En cualquier caso, aunque tal vez el medio no sea el adecuado, porque algunos prefiramos otros canales o foros de comunicación, expresión, debate y/o denuncia; pero, como lo que importa es el mensaje, con eso me quedo como defensor de la libertad de expresión, siempre sin faltar al respeto y con pruebas de que lo que se afirma es verdad; más en estos tiempos en que las libertades públicas han sido reducidas al mínimo por ese mismo gobierno que ampara a los delincuentes o les ofrece cobijo.

Ahora bien, el que este libre de pecado que tire la primera piedra… porque sino estas actuaciones además de caer en saco vacío podrían convertir en buenos a los que no lo son, ya que cuando los rojos son los que pecan, según ellos no lo hacen sólo contra Dios sino también contra la patria, porque, al parecer, ellos son los únicos patriotas, tal vez porque aman tanto a España que se han olvidado de que somos más algo que una bandera y un territorio, somos ciudadanos cada día más vejados por sus conductas.

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Tarad@s.madeinspain.com

 

¿Cómo llamarían ustedes a aquel que, aún sabiendo que le están robando, colabora con los ladrones para que le roben más?.

Creo que los calificativos que se le podrían atribuir son varios, aunque, tal vez  los que más encajarían sería el de tarado, tonto, estúpido,  chalado, chiflado, bambarria, imbécil, mentecato y otros cuantos sinónimos más que al lector se le puedan ocurrir.

Por otra parte, si conocemos que A igual B y B igual a C, y atendemos a su enlace, ante nuestra mirada intelectual hace acto de presencia una verdad quizá insospechada pero deslumbrante: ¡A es igual a C!. ¡Impresionante!. La lógica ha hecho posible la Ciencia y permite también hacer ciencia de verdades que parecen escurridizas, inaferrables, como las tocantes a la ética.

Con la lógica racional se puede llegar a demostrar la diferencia entre el bien y el mal y elaborar una ética también racional, apta para ser compartida por todos los seres racionales, por todas las gentes dispuestas a pensar conforme a las reglas del argumento lógico.

Por lo tanto, atendiendo a esa lógica, si la actitud que exponíamos al principio nos lleva a afirmar que quien se comparta de tal manera es un tarado, a todos los que actúan de la misma manera se les podría atribuir el mismo calificativo, aunque cuando el referido comportamiento se generaliza la lógica expuesta, a la inversa, no llevaría a un absurdo como el afirmar que:

“La gente es sinvergüenza.
Tú eres gente.
Luego, tú eres un sinvergüenza”

Tal lógica es la que utilizó el Partido Popular para justificar su comportamiento corrupto, afirmando que si en su seno existen corruptos es porque la sociedad es corrupta. Esta afirmación que supone generalizar un comportamiento particular atribuible a varias personas dentro de un todo carece de sentido, en tanto en cuanto no se ha demostrado que todos los que integramos el grupo social somos corruptos, mientras que sí se puede afirmar que determinados políticos seres individualmente considerados, lo son o lo pueden ser porque han sido condenados por los tribunales de justicia o están siendo investigados por tal motivo.

“Tal lógica es la que utilizó el Partido Popular para justificar su comportamiento corrupto, afirmando que si en su seno existen corruptos es porque la sociedad es corrupta”

Sin embargo, no supondría una falacia si afirmamos que, si el Partido Popular ha sido el primer partido imputado de la historia, y si a pesar de ello sigue siendo el partido más votado, es que quienes lo votan, o son como ellos o son unos absolutos tarados y taradas, porque con su voto están abriendo de nuevo las puertas a los ladrones y farfulleros que hay en su seno, que es lo mismo que decir que les están ayudando a que sigan cometiendo las mismas fechorías, en las que, sin duda hasta el mismo presidente del gobierno esta implicado según la contabilidad de Bárcenas, de la que a estas alturas no se ha demostrado que sea una farsa.

Por lo tanto, sin duda, vivimos en un país de tarados, en el que gobiernan ladrones porque los electores tarados se lo permiten, hasta el punto que, desde una perspectiva puramente jurídica podría también atribuírseles el concepto de cómplices en cuanto que, según el  artículo 29 del Código Penal “son cómplices los que no hallándose en el artículo anterior (esto es, los que sin ser autores) cooperan en la ejecución del hecho con actos anteriores o simultáneos”.

Pero, la cosa no termina aquí, todo se complica aún más cuando este Partido Podrido, aún estando en minoría parlamentaria gobierna gracias a los apoyos de otros grupos, dicen que por razones de Estado, no sólo de los naranjitos sino también gracias a la abstención de un PSOE que ha perdido el Norte, además de algunas letras como son la “S” de Socialista y la “O” de Obrero, aunque tampoco se puede dejar al margen a los “podemitas” que han apoyado a Pablo Iglesias frente a un Errejón negociador, siguiendo de esta forma una línea totalmente radicalizada hacia la izquierda, de manera que nadie al margen de los fervientes admiradores de un ser cargado de tanto ego, lo quieren tener como compañero de pupitre en el ágora parlamentario y fuera de él, lo que hace difícil poder llegar a acuerdos de gobernabilidad desde la izquierda.

En fin, todo se reduce a la misma conclusión, un país de tarados en el que ni dios se pone de acuerdo para hacer posible un gobierno que, al menos no este representado por un partido que ha sido imputado por su forma actuar contra la ley y contra los propios ciudadanos. Pero esto es España, un país dividido entre “intelectualoides” de izquierda con muchas ganas de protagonismo y ladrones de derecha.

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Entre la refundación y la refundición

Parece ser que no solo la muerte tiene una crónica anunciada. Hoy parece cumplirse una predicción hecha por mí desde estas mismas páginas cuando se celebró el congreso de Podemos.

Era inevitable que las maneras de líder absoluto que se gasta Pablo Iglesias llevaran a Iñigo Errejón a una salida de la estructura “oficial” del partido, y que esa salida no fuera pactada ni aceptable para el perdedor. Supongo que Pablo Iglesias tenía la necesidad de que se visualizara sin ningún género de dudas lo que le espera a cualquier disidente que ose enfrentarse a su liderazgo.

Y ya está aquí el nuevo partido, Los Comunes, un partido que parece agrupar a todos aquellos que desde una izquierda moderna, todo lo moderna que puede ser cualquier ideología que se base en las vivencias del siglo XIX, aspira a sentirse cómoda entre los votantes y respaldada por ellos. Todas la figuras marginales de Podemos, incluidas las alcaldesas de las dos principales ciudades del país, son figuras representativas del nuevo partido y tienden una mano, con manzana envenenada, es verdad, a Podemos que no tendrá más remedio que rechazarla y quedar así como el malo, que posiblemente lo sea, de la película.

Como en física, en política, todo espacio vacío tiende a llenarse, y la radicalización, aún más, de Podemos tras su último congreso y las dudas que los socialistas están dejando con sus primarias en la opinión pública habían provocado un socavón en el espectro político que había que cubrir, y, como dice el refrán, el que da primero da dos veces, y Los Comunes, parecen haber dado primero.

Posiblemente está maniobra tenga dos damnificados principales, aunque a lo mejor no lo son de forma inmediata.

El primer damnificado es el Podemos de Iglesias que no puede, no sería creíble, tender puentes hacia los que acaba de intentar aislar levantándoles un muro. La imposibilidad de captar electores del gran caladero no alineado de votantes y su propia atomización llevara a Podemos a convertirse en la nueva IU.

Pero con ser el más claro Podemos, seguramente el mayor perjudicado de esta nueva opción sea el PSOE. Un PSOE enzarzado en una guerra fratricida, en una guerra cruenta y despiadada en la que no solo vale ganar, hay que aplastar. En una guerra basada en la descalificación y el insulto. En una guerra que no va a permitir cicatrizar las heridas sea cual sea el resultado.

“El primer damnificado es el Podemos de Iglesias que no puede, no sería creíble, tender puentes hacia los que acaba de intentar aislar levantándoles un muro.”

Si gana Pedro Sánchez el ala más moderada, más reconocible hasta ahora del PSOE, y los votantes independientes menos socialistas, no tendrán cabida en las siglas y tendrán que fundar su propio partido o acercarse a Ciudadanos. Si la que gana es Susana Díaz posiblemente se encuentre que tendrá más respaldo de los votantes que de los militantes y que la parte de estos que le han jurado odio eterno, que ya es tiempo para odiar, y la han cubierto de improperios por todos los medios a su alcance, seguramente emprenderán un éxodo inevitable hacia Los Comunes, principalmente, y hacia Podemos. ¿Y si gana Patxi López? Pues si gana Patxi López ganará la inestabilidad, el conflicto no resuelto, el aplazamiento del desenlace.

Así que, antes o después, la izquierda ocupará tres huecos, salvo que alguien sea capaz de refundarla, o refundirla, que lo mismo me da, como a principios de la transición. Entre tanto esta reinterpretación de la izquierda solo podrá acceder al gobierno pactando de dos en dos, que tampoco es mala cosa para los ciudadanos.

Tal vez en las próximas elecciones sea precipitado, pero más pronto que tarde España se puede encontrar con un gobierno de izquierdas formado por socialdemócratas y Comunes, que falta le haría. O sea lo que había, pero pactado y con caras nuevas.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Viva la Republica

Vivir y morir por la democracia. Sangre y venganza después del 39. La humillación de aquellos que prefirieron morir que ceder a la opresión del dictador. Vivieron de pie y murieron con el puño en alto contra un golpe de estado apoyado por los fascistas alemanes e italianos.

 

Franco no era partidario del nuevo gobierno republicano, establecido luego del proclamación de abril de 1931. Mucho menos aún del evidente ascenso de la izquierda de la cual la república era una clara expresión.

Cuarenta años de paz decían quienes vivieron sin dignidad frente al opresor. Muchos también con miedo y otros dejándose llevar por los beneplácitos de un gobierno bajo el palio de la iglesia católica que llego a tildar de lucha contra los infieles el alzamiento militar de 1936. Si mala fue la guerra, peor fue la postguerra, con matanzas indiscriminadas en las tapias de los cementerios o en cualquier cuneta. Detenciones y torturas para obtener declaraciones de auto culpa que pusieran fin a esos juicios sumarísimos donde la defensa del reo no existía con todas las garantías, y muchos menos la presunción de inocencia; o para delatar al vecino, o simplemente por ansias de venganza.

Mujeres humilladas, vejadas, a las que se les rasuraba la cabeza y se abusaba de ellas, encerrándolas en cárceles, en celdas, hacinadas, o en hogares cuna regentados por monjas que las privaban de sus bebes por ser madres solteras y libertarias, para venderlos a los hijos ricos del sistema, a esos matrimonios que repudiaban a los rojos, pero que necesitaban sus hijos, por no poder concebir. Saqueo y humillación.

Estas palabras no lo son por resentimiento, es una cuestión de justicia, es una lectura necesaria para poder pasar página. No existe odio, sólo la necesidad social del reconocimiento a todos aquellos que vivieron y lucharon por la libertad y que fueron asesinados por un dictador pero sobre todo el deseo de un nuevo mañana republicano, donde el rey sea un ciudadano más, sin derechos monárquicos, ni privilegios, y mucho menos inmunidad.

“Estas palabras no lo son por resentimiento, es una cuestión de justicia, es una lectura necesaria para poder pasar página”.

Dejemos que hoy sea un día festivo, como aquel 14 de abril de 1931, demostrando al Borbón como ya se hizo con su bisabuelo Alfonso XIII que no tiene el amor de su pueblo. Aunque no tendrá la misma decencia de abandonar el Palacio en el que vive y que todos le pagamos, entre otras cosas porque su padre del que ha heredado la corona fue puesto por el dictador, pero sobre todo porque ha quedado demostrado la inutilidad de la institución que le cobija, la cual no corresponde a una democracia real en la que cualquiera que obstante  cualquier tipo de poder debe ser con carácter representativo y por lo tanto, democráticamente elegido y no perpetuado por una Constitución que admite la preferencia del hombre sobre la mujer para heredar la corona y que en aquel momento por falta de madurez democrática y falta de transparencia, pero sobre todo mucho miedo, se votó bajo la premisa de que cualquier cosa era mejor que lo que se había tenido hasta el momento, incluso un rey que había vivido a la sombra y mantenido por el  dictador.

Salgamos hoy a las calles con el puño en alto y celebremos la memoria de quienes dieron su sangre por nuestro futuro, por un futuro con libertad y justicia social. Demostremos a quienes gobiernan y a quienes han gobernado que el pueblo esta muy harto y cansado de sus excesos, de su corrupción, de su mala administración, pero sobre todo de vivir de espaldas a las necesidades de quienes realmente tenemos el poder, el pueblo, pero que, todavía a pesar de tanta sangre derramadas, tantos años de lucha contra el poderoso, tantos esfuerzos de nuestros antepasados,  no ha aprendido a manejar.

Salud y Republica.

https://www.youtube.com/watch?v=22jMHXp2HJ8

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

El gobierno del odio, la represión y la confrontación

Un periodista que lleva al terreno personal los asuntos de los que informa, lo más probable es que esa información nazca viciada por falta de objetividad.

Esta exigencia que intentamos cumplir quienes de una manera u otra informamos, no deja de convertirse en papel mojado cuando la información, todavía en estado puro nos toca alguna fibra sensible. Así que, dejémonos de ir de puritanos, como ese intento de algunos, y algunas, perdón por el orden, de demonizar a los medios por lo imperativo de su línea editorial. O acaso, cuando usted va comprar un determinado periódico ¿no lo elige por ser más acorde con sus ideas?. Queramos o no la noticia siempre pasa por el tamiz de sus editores.

Sin embargo, hoy quiero hacer un esfuerzo especial, y por el tema a tratar procurar el máximo respeto a quienes no están en este mundo, al menos de la misma manera que ellos respetaron al resto de los mortales cuando estuvieron en el mundo de los vivos, por aquello del principio de reciprocidad.

Me refiero a la condena  de un año de prisión y siete de inhabilitación absoluta a Cassandra Vera, la tuitera murciana que escribió 13 comentarios de burla entre 2013 y 2016 sobre el asesinato a manos de ETA del almirante Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno con el dictador Francisco Franco. Para la Sección Cuarta de la Audiencia, tuits como “Película: A Tres metros sobre el Cielo; Producción: ETA Films. Director: Argala; Protagonista: Carrero Blanco. Género: Carrera espacial”, y otros de semejante tenor “constituyen desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta” a “personas que han sufrido el zarpazo del terrorismo y sus familiares”.

Sí, el protagonista de los tuits es Carrero Blanco, aquel que fue presidente del Gobierno Franquista, el mismo gobierno que entre 1940 y 1975, llevó a cabo 126 ejecuciones de pena de muerte, 14 de ellas mediante fusilamiento y 112 mediante garrote vil, aunque son innumerables las ejecuciones inmediatamente posteriores a la guerra civil, así como encarcelamientos, sólo por pensar de diferente manera, defender los valores democráticos y la libertad del individuo a ultranza. Valores que deben inspirar la clemencia de los demócratas si queremos ser distintos a ellos. Ahora bien, una cosa es clemencia, lo que supone perdonar a los enemigos y otra bien diferente es la mojigatería y la doble vara de medir a la hora de impartir la justicia.

Es un sentir popular casi generalizado la condena y burla al régimen franquista,  salvo cuatro enajenados de cabeza rapada, y  en muchos casos por higiene mental, la necesidad de hacerlas públicas para poder pasar página quienes han sido víctimas directas de aquella dictadura que, aunque lejana en el tiempo parece estar más viva que nunca.

Aunque en el caso de Casandra desconozco si hay alguna causa personal para publicar los cuestionados tuits, insisto que me cansa la gazmoñería de quienes se sienten afectados por esta peculiar forma de manifestar la libertad de expresión, utilizando a las víctimas del terrorismo de ETA como excusa para justificar una condena judicial a todas luces desmesurada, como la propia sobrina del Almirante ha reconocido; porque el amparo que debe suponer el respeto al Estado de Derecho de los derechos y libertades de los ciudadanos, puede conculcarse con abundancia de normas limitadoras de los derechos fundamentales, como en el caso que nos ocupa, es el derecho a la libertad de expresión y manifestación, promulgadas gracias  al rodillo de Partido Popular, ese mismo que entre sus fundadores cuenta con un ministro exfranquista, y con una larga lista de imputados y condenados por uso ilegítimo del poder, hasta que el punto que tanta corrupción en sus filas han llevado a algunos a ser considerado como una organización criminal.

“Es un sentir popular casi generalizado la condena y burla al régimen franquista,  salvo cuatro enajenados de cabeza rapada, y  en muchos casos por higiene mental, la necesidad de hacerlas públicas para poder pasar página quienes han sido víctimas directas de aquella dictadura que, aunque lejana en el tiempo parece estar más viva que nunca.”

Algunos ven en este condena una maniobra de distracción propiciada por un ministerio fiscal que por designación política es la voz de su amo, ese mismo amo que dijo también en unos tuist: “Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo”, “Luis, lo entiendo. Sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo”. O cuando un ministro del interior recibe en su despacho a presuntos delincuentes de la misma cuerda como a  un exministro de hacienda investigado por cinco delitos fiscales, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales.

Tipycollorgía', en 1984

Tipycollorgía’, en 1984

Estamos sin lugar a dudas ante una represión sin precedentes, ni siquiera en los primeros años tan turbulentos de esta pseudo democracia, y para prueba basta aquellos inimitables Tip y Coll, aunque no han sido los únicos, que hicieron chistes sobre Carrero Blanco, algunos de los cuales llevan circulando más de cuarenta años como ese que dice: “Carrero Blanco: De todos mis ascensos, el último fue el más rápido”, que escribieron en su libro ‘Tipycollorgía’, en 1984. Pero, es más reciente el comentario en la seria televisiva de Aída (interpretado por Marisol Ayuso) se pronunció el siguiente chiste: “Con un abrigo igual seducí yo a Carrero Blanco, antes de que pegara el salto, claro… el salto a la política, digo”.

Los chistes sobre atentados no son tan excepcionales. Irene Villa ya explicó a Verne que creció con esos chistes. Y el periodista de la SER Miguel Ángel Garrosa recordaba hace unos días en Twitter que en 1995 la banda terrorista atentó contra José María Aznar y poco después se editaba el recopilatorio de éxitos del año, Bombazo Mix.

 Me gustaría oír los chistes que, seguro sus señorías hacen a puerta cerrada seguro con alguna afrenta a alguna minoría, hecho o circunstancia; pero sobre todo, lo que más me gustaría, es que el actual portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, fuera procesado por expresiones como las que se indican a continuación, porque de ellas sí se deduce el más absoluto desprecio a las víctimas del franquismo:

  • Algunos se han acordado de su padre, parece ser, cuando había subvenciones para encontrarle”.
  • Las consecuencias de la República, pues llevó a un millón de muertos”.
  • Decir la bandera republicana es buena… perdone, mire, es que habrá gente que podrá interpretar que legítima era la otra, porque ha estado 40 años”.
  • Esto del remover las tumbas… imagínese (…) que en Europa, que ha habido cien millones de muertos en la II Guerra Mundial, se dedicaran a pedirles a los gobiernos de al lado que levantaran las cunetas, las carreteras, a encontrar los muertos de sus soldados que hayan matado…”.

Esto no es humor negro, son declaraciones hechas por un impresentable en el ejercicio de su cargo… y ahí sigue, queriendo dar ejemplo de buen gobierno… venga ya, váyase usted a la mierda.

… y suma y sigue. Más cerca que nunca de la dictadura.

Casandra estamos contigo, aunque esto no es suficiente, por lo que desde este medio, no imploro, sino exijo como buen ciudadano, aspecto del que no pueden presumir muchos políticos, que se le aplique el indulto, o se empiece a medir a todos por el mismo rasero.

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Plazabierta Radio 25 marzo 2017

La misa en la TV Pública.- Candidatos PSOE primarias.- Atentando Londres…. y otros temas locales…

 Óyenos   haciendo clic aquí 

 

 

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes