Archivos de categoría para: Política

El escarnio público de Màxin

Escarnio Maxín
Aunque a mi gestor no le guste lo que aquí digo -ya verán que no le dejo en buen lugar-, aunque luego no es tan malo, mi pareja dice que peor… , pero miren, ni ella ni yo tenemos pajolera idea de cómo hacer una declaración de la renta, así que, no se si es un lujo o una necesidad, pero igual que otros dice: “lo pondré en manos de mi abogado”, nosotras decimos: “lo tengo en manos de mi gestor”.

Pero, aterrizando,  mi gestor ha sido la segunda vez que me ha mentido en algún que otro lío con Hacienda. El peor me costó revisar todas mis declaraciones cinco años atrás desde una determinada fecha, ingresar una no muy despreciable cantidad de unos tres mil euros y pagar una multa fraccionada durante dos años, con recargo claro, que para una simple trabajadora fue un pellizco considerable por la importante merma de mi sueldo, cuando lo tenía.

Es mejor no entrar en más detalles,  no porque quiera ocultarles algo, no… no es mi intención. No lo hago porque no entiendo muy bien de tecnicismos legales y antes que meter la pata prefiero obviarlo…,  pero si les prometo que no hubo voluntad de engañar o defraudar…, sólo hice lo que me a consejo mi gestor. Repito, a costa de que me llamen pesada, “soy-una-auténtica-lerda- en-estos-menesteres“.

Qué…, ¿por qué les cuento estas intimidades?…, ¿será que me ha dado un cargo de conciencia y un revulsivo patológico contra corruptos y defrauadadores de la hacienda pública?. No, ni lo uno ni lo otro. Quizá algunos y/o algunas, ya desde el principio hayan visto cierto paralelismo con una reciente noticia cuyo efecto ha sido, dicen, haber tenido el ministro que menos tiempo ha ejercido su ministerio en nuestra democracia. Otros u otras, habrán pensado quizá en el cuñadito real o, en quién demonios de la amplia lista de políticos corruptos (de la derecha y de la izquierda)… y otros u otras, los más inteligentes, al menos, los más prácticos, se  hayan mantenido a la expectativa a ver con qué manido tema nos sale ahora ésta.

Como una no es una lumbreras, ni en temas fiscales ni en otros, pero sí práctica, que mejor que coger lo que aún hoy es noticia, y como me ha tocado la fibra, no se si la sensible o la de la mala leche, me he decantado por el tema de “Màxin Huerta”, al que le hubiese venido mejor el título: “el estigma del pasado”, y no el elegido  para llamar la atención y captar algún que otro lector o lectora. Lo que hay que hacer.

Volviendo a quienes me soporten en este menester de contar u opinar sobre algo, también los habrá que piensen que he ido preparando el terreno con la exposición de  hechos que preceden para  hacer una defensa del ex ministro de Educación, Cultura y Deporte del reciente gobierno del PSOE, que algunos y algunas tildaron el día de su constitución, y siguen tildando de sensacionalista y hasta casi populista. Pues sí, no se equivocan.

Los más intrépidos que ya tendrán una idea preconcebida del tema, con un juicio cuyo fallo ya conocemos, intentando continuar con su lucha política encarnizada contra el partido que les ha quitado el poder; argumentarán que no es lo mismo un caso de tanto poca monta -como el mío-, que el del ex ministro, refiriéndose a la cuantía, pues tan deleznable es quien defrauda hacienda por cien euros, por eso que -utilizando la misma campaña que la Agencia Tributaria-: “hacienda somos todos”, que gran falacia; que el que defrauda millones de euros. Pero, no podemos olvidarnos de un aspecto muy importante, que va más allá de la intencionalidad, aunque también lo es.

Este aspecto no es otra que la respuesta, si la hay, al interrogante: ¿hasta cuando una persona tiene que seguir respondiendo de sus errores?. Y, volviéndome a intentar ponerme en el pellejo, con perdón, de quien me lea; los o las habrá de todo, como en botica. Quienes piensen que, en el caso de un ministrable siempre, y otros y otras que, frente a la sociedad, desde el momento que cumple la pena impuesta por su conducta, ya debe dejar de estar señalado socialmente, no sólo porque señalar está muy mal visto, sino porque, “quién esta libre de pecado que tire la primera piedra“.

Además, los juicios públicos sociales no suelen terminar muy bien para el reo, siempre hay exaltados que piden la cabeza antes de ser condenados a la pena de muerte… Les pido que hagan un examen de conciencia y me respondan sino tengo razón. Cuántas veces habremos condenado en público y/o en privado a quien se nos ha mostrado, fundamentalmente por los medios, como un ser socialmente reprobable. Y también por los políticos.

Desde luego que un político debe dar ejemplo, pero entiendo que por encima de todo no puede haber una condena vitalicia, ni siquiera para el que roba la vida a otra persona, por una simple y llana cuestión, porque pagar socialmente con la vida un delito seria convertir a la sociedad, en nombre de quien se ejerce la justicia, en un verdugo contra la vida como derecho humano inalienable; y lo mismo a quien se le pone la condena vitalicia de ser repudiado o estigmatizado socialmente, pues sería atentar también contra otro de los derechos protegidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, a la que ta tanto se recurre actualmente, como es la integridad no sólo física, sino también moral. Y que, cuando se incardina en la política supone el sometimiento al ostracismo a personas super válidas sólo por un fallo, pecado, delito, o como demonios quieran llamarlo, según su retorcida moral, por el que ya ha pagado.

 

“… y lo mismo a quien se le pone la condena vitalicia de ser repudiado o estigmatizado socialmente, pues sería atentar también contra otro de los derechos protegidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como es la integridad no sólo física, sino también moral”

También, es muy importante, la voluntad o el animo, lo que los juristas creo que llaman “animus doli”, o lo que lo mismo, la intención o voluntad de delinquir, pero, aún así, sería un exceso pedir una responsabilidad social vitalicia o más allá de lo puramente racional, o ¿en qué nos estamos convirtiendo?, ¿en censores sociales?, ¿en la santa inquisición?, y ¿en virtud de qué título o legitimación?.

No se puede meter todas las cosas en un mismo saco, ni tratar todo de la misma manera, eso conduce a las falacias a las que estamos acostumbrados. No es lo mismo ser un corrupto, aplicable a aquella persona que en ejercicio de su cargo saca un lucro o beneficio personal, o quien habiendo presumido de patriota cobra en dinero negro de una Caja B o se lo lleva a paraísos fiscales para pagar menos impuestos. No, no es lo mismo.

No se puede felicitar a alguien por un pasado tortuoso, pero tampoco se le puede hacer depender de él de por vida. Quizá esto no lo entiendan, porque no les conviene, a los que ahora se han transformado en comisarios políticos en vez de en una digna oposición, ya que nunca lo han sido gobernando, sobre todo desde que se convirtieron en verdugos de los derechos sociales y fundamentales… pero buena gana de volver al pasado. Y, como se trata de aplicar la misma vara de medir, además de la crítica a las hienas de la oposición, también al mismísimo presidente del gobierno porque él con la promesa de no admitir en su gobierno a quien hubiese sido condenado, porque diciéndolo, están haciendo lo que hacen otros, populismo y escarnio público.

Finalmente, felicitar a Màxin por la  dignidad con la que ha presentado su dimisión.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

La falacia independentista

Falacia Independentista
El dialogo que muchos hemos defendido entre los independentistas de Cataluña y el gobierno central como única posibilidad de solucionar la secesión del estado plantada por esta Comunidad Autónoma, al parecer resulta imposible, no porque el nuevo gobierno de Pedro Sánchez se haya negado a ello como lo hizo el anterior presidente de la nación D. M. Rajoy, sino porque ha sido el propio Quim Torra quien  se ha negado al diálogo convirtiéndolo en una negociación.

Son tres los requisitos de toda negociación, el primero la voluntad de negociar de todas la partes, el segundo que cada parte presente en el proceso de negociación tengan objetivos distintos y, tercero, la intercambiabilidad de objetivos, o lo que es lo mismo, que cada parte tenga lo que a la otra le interesa y viceversa.

Según el norteamericano Herb Cohen ,negociador corporativo y gubernamental y consultor estratégico en áreas de negocios comerciales y manejo de crisis, entre cuyos principales clientes se encuentran el  Departamento de Estad, el FBI, la CIA, la Conferencia de Alcaldes de los EE. UU. y el Departamento de Justicia de EE. UU., aparte de otras importantes empresas de ámbito internacional,  en una de sus citas, señala que: “Una negociación exitosa ocurre cuando ambas partes descubren un resultado que prefieren sobre el status quo“.

Es por ello que, debido a que el status quo es imposible cambiar en nuestro caso sin una reforma constitucional, hace que ambas posturas resulten irreconciliables entre las partes en conflicto, por lo que nada o casi nada queda por hacer para encontrar salidas que satisfagan a ambas, sobre todo porque el punto de equilibrio no existe y no puede existir si tomamos como base la inconstitucionalidad del proceso independentista.

Cualquier estado que se considere meridianamente democrático no puede actuar en contra de su propio ordenamiento jurídico, el cual obviamente debe estar subordinado o no contravenir la norma superior, cual es la propia Constitución que estructura dicho ordenamiento, además de respetar ciertas normas de derecho internacional como es la propia Declaración Universal de los Derechos Humanos,  con sometimiento expreso a ella según el artículo 10.1 del texto constitucional al indicar que: «Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España». Declaración que considera como secesión y no como derecho a la autodeterminación, cualquier separación  de un Estado legítimamente democrático que vaya en contra de su propia Constitución, motivo por el cual, salvo reforma de ésta por una mayoría cualificada de 3/5,  equivalente a 210 diputados de los 250 que integran nuestro Congreso de los diputados,  lo que exigiría llegar a un consenso entre partidos con representación parlamentaria al ser prácticamente imposible que uno solo la alcance por sí mismo; aspecto que, finalmente, pone de manifiesto la dificultad de una modificación para dar cabida a la independencia pretendida por cierta parte pueblo catalán, sin que se pueda concretar si está representa la mayoría de sus ciudadanos al no poderse dar por válido el resultado del referéndum de 1 de octubre del pasado año, a favor de la independencia por los mismos motivos que los expresados, es decir, por no haberse convocado conforme a Derecho.

Volver hacer incidencia en aspectos como los indicados que ya se han puesto de manifiesto en otras ocasiones, evidencia que la negociación que se ha mencionado al inicio esté abocada al fracaso, en principio porque quien debería estar dispuesto a una mayor concesión o sacrificio de sus intereses debería ser la parte catalana, al haberse situado voluntaria e unilateralmente al margen del derecho vigente.

Pero, también Herb Cohen, pone de manifiesto que “la negociación es un campo de conocimiento y de acción cuyo objetivo es ganarse el favor de la gente de la que usted quiere cosas… Es la utilización de la información y el poder para afectar comportamiento dentro de un remolino de tensiones”, lo que define o pone de manifiesto la manipulación que de este proceso independentista están haciendo sus defensores de forma torticera, acusando de falta de democracia a quienes plantean una posible reforma desde el respeto al texto constitucional; lo cual constituye una auténtica falacia por utilizar argumentos con apariencia de verdad con el que se quiere convencer a alguien de algo que es falso, o lo que es lo mismo un engaño intencionado con el ánimo de causar daño.

Tal es el caso de la utilización que los independentistas están haciendo en determinados ámbitos e instituciones internacionales, acusando de falta de democracia a un Estado que desde su texto constitucional lo que hace es defender su unidad territorial o la indisoluble unidad del país.

Así pues, si el Sr. Torra y su gobierno independentista quieren conseguir algo debe ser desde el respeto a la Constitución española y no desde una posición rupturista. Dicho de otra manera, el cauce hacia una reforma constitucional que permita dar una solución a nuestro conflicto tiene que ser desde la premisa de construir por ambas partes, de manera que, desde las premisas expuestas no se puede concebir dicha reforma sin que ambas partes salgamos ganando. Cualquier otra postura, además de falaz como hemos expuesto, debería considerarse como beligerante por su disposición a la hostilidad y al enfrentamiento, que es lo que ha hecho hasta ahora los partidos independentistas.

“Tal es el caso de la utilización que los independentistas están haciendo en determinados ámbitos e instituciones internacionales, acusando de falta de democracia a un Estado que desde su texto constitucional lo que hace es defender su unidad territorial o la indisoluble unidad del país.”


En definitiva, para construir no hay que destruir, por lo que demonizar un régimen democrático como el español -aunque con muchas carencias-, de la manera que vienen haciendo los independentistas sólo pone de manifiesto un aspecto que no es otro que su incapacidad de negociación además de prolongar un delirio sin solución, no sabemos si para aferrarse a un sillón convirtiéndose en medradores de la política como hacen todos.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Un gobierno con mucho trabajo y muchas expectativas

Composición Consejo Ministro Pedro Sanchez
Desde el escepticismo que me caracteriza, tengo que reconocer y exaltar algunos aciertos del actual presidente del gobierno en la configuración del Consejo de Ministros, en principio por haber puesto el máximo esfuerzo no sólo en lograr la paridad entre hombres y mujeres, sino superarla en cuanto al número de carteras ocupadas por ellas, sensiblemente superior, aspecto sumamente importante en una sociedad en la que los hombres superan a las mujeres en el ámbito directivo; convirtiéndose, en uno de los pocos gobiernos del mundo en que las mujeres tienen mayor protagonismo, de hecho, son 19 los pacieses, poco más del 10%. Gesto que demuestra el interés del presidente de potenciar el papel de la mujer, aún muy minusvalorado en el ámbito laboral.

Asimismo, es de destacar la amplitud de dicho Consejo de Ministros, al haberse desdoblado determinados ministerios, buscando una mayor especialidad y adecuación a las necesidades de la sociedad que era preciso potenciar;  lo cual demuestra también su traversabilidad, mejorando asimismo, el anterior gobierno socialista llamado el gobierno del talante por un gobierno del talento, debido a la gran especialidad y curriculum de los nombrados, con una larga carrera profesional tras de ellos en la mayoría, integrados por pocos medradores de la política.

No es el momento, tal vez, de enjuiciar a los nombrados y ya posesionados en sus cargos, por simple prudencia, pues de otra manera estaríamos dejándonos llevar por prejuicios que limitarían nuestra objetividad, solamente manifestar el deseo de que el actual Consejo de Ministros esté a la altura de las expectativas que están despertando en los españoles, sobre todo en aquellos y aquellas  que pensábamos que no podía seguir gobernando el país una persona bajo sospecha de corrupción, sino permisiva con la misma, debido a su connivencia con ella.

Podría hablarse de una gobierno sensacionalista. Sí, si solamente nos dejamos llevar por el estrellazgo de algunos de sus miembros o miembras, cuestión que ya están criticando quienes antes de empezar a funcionar desean el fracaso de su presidente, calificándolo de puro marketing; pero que, comparándolo con el que ellos apoyaban de forma ferviente e incluso con cierto fanatismo, su característica principal fue convertirse en un gobierno lleno de burócratas, además de un gobierno presidencialistas con poca posibilidad de maniobra al margen de las ordenes y pautas marcadas por su presidente; frente a un actual gobierno que por la traversabildiad antes indicada parece dotarse de un mayor pluralismo.

“Podría hablarse de una gobierno sensacionalista. Sí, si solamente nos dejamos llevar por el estrellazgo de algunos de sus miembros o miembras, cuestión que ya están criticando quienes antes de empezar a funcionar desean el fracaso de su presidente, calificándolo de puro marketing”

Alabamos, como no puede ser de otra manera, el compromiso de los nuevos ministros según sus discursos en la recepción de las carteras en los distintos ministerios de mano de sus predecesores. Compromiso, que queda por ver, de servir a todos los ciudadanos, tanto a los que han votado a su presidente como los que no; aspecto que supone romper con una trayectoria en el que solo los afines han sido los mejores tratados.

Se ha escenificado, como ha dicho el ya ministro de exteriores, Josep Borrel, un aspecto muy importante de la democracia como es la configuración del equipo que a partir del hoy, y no sabemos si hasta el final de la legislatura por la gran convulsión política existente en el país, llevarán las riendas del país, y que muchos queremos y deseamos que lleguen a buen puerto, pero sobre todo que sea capaz de romper con todas aquellas actuaciones del pasado que han llevado a considerar a la política de este país, más que la propia de un país avanzado  democráticamente, la de países inmaduro en este sentido (y no es un juego de palabras), sobre todo rompiendo con la actual oligarquía de partidos, pudiéndose lograr habida cuenta que por la composición de un Consejo de Ministros con personas no pertenecientes al partido del gobierno, hacen suponer que su trabajo sea al servicio de los ciudadanos como se han comprometido y no del partido. Ahora bien, queda mucho trabajo, sobre todo romper con un régimen, el del 78, que a estas alturas de la película parece que no está funcionando adecuadamente o respondiendo a las expectativas de una sociedad más moderna y con otras necesidades distintas a las existentes en aquel momento, cuyo principal objeto fue superar con la menor fisura social una dictadura que había mantenido sumido al país bajo el terror y la amenaza.

Estamos en un momento crucial en la política de España, siendo el momento más adecuado de no quedarnos en una mera declaración de principios sino de emprender un nuevo camino que lleve al país a la altura que debe estar, la cual guiará la crítica desde la objetividad de quien ahora, una servidora, quiere dar un voto de confianza a este nuevo gobierno.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El oportunismo de una moción de censura y el raquitismo político

congreso y corrupción
Si hay algo que demuestra lo que es la política es el oportunismo, es decir, acomodarse a las circunstancias para obtener provecho, subordinando, incluso, sus propios principios, del cual no se libra nadie, absolutamente ninguno de los partidos que tienen representación en el Congreso de los Diputados, tanto de los que han hecho posible que la moción de censura haya prosperado como de los que no y, como no, también el partido vencido por ésta.

 

Han sido muchas las caretas que se han visto durante el debate de la moción, muchas caretas quitadas. También han sido muchas las amenazas de que el país iría a pique con un gobierno de izquierdas cuando lo que ha sucedido ha sido lo contrario, con una inesperable subida de la bolsa, quizá porque los inversores consideraban necesario un cambio en la política que limpiase la porquería dejada tras de sí por el Partido Popular, cuyo hedor ya se hacía insoportable. Quizá, porque el inmovilismo de Rajoy ante los graves problemas que sufre el país, entre ellos el de Cataluña, parecía de nuevo enquistarse tras el nombramiento de Quim Torra como presidente de la Generalitat, prolongándose en el tiempo una situación que a todas luces necesita una solución por el bien de todos y que amenaza con un efecto contagio a otras Comunidades Autónomas con sentimientos independentistas.

Son oportunistas los socialistas porque han elegido como socios de la moción de censura a partidos o formaciones políticas consideradas anti-constitucionalistas, cuando no hace mucho habían manifestado su apoyo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española en Cataluña. Son oportunistas los independentistas que han apoyado la moción de censura porque esperan, como no, sacar tajada de ello, aún a pesar de que a quién apoyan no comparta las mismas ideas separatistas. Son oportunistas los nacionalistas que hace unos días apoyaron los presupuestos de Rajoy. Son oportunistas los de PODEMOS que, igualmente, han criticado al PSOE por considerarlo igual de casta que al PP. Y de Ciudadanos mejor no hablar, porque si alguien se lleva la palma de oro del oportunismo es Rivera, no en relación a esta moción, sino por el tiempo que lleva apoyando al PP, haciendo ver a sus simpatizantes y afiliados que dicho apoyo está sustentando en una causa de estado que no es otra que la propia estabilidad del país, cuidándose mucho de no dar la apariencia de subyugación por sus críticas mordaces a la corrupción, pero no haciendo nada por combatirla.

No obstante, era más que necesario que Rajoy y su equipo de gobierno se marchasen para su casa, igual que poner en evidencia a ese Albert Rivera situado más a la derecha que el propio PP. La situación política y económica de España es tan precaria y volátil que necesitaba de un cambio urgente; pero, quizá el inmovilismo de Rajoy no llegue a ser muy diferente que el de Pedro Sánchez, no porque no esté dispuesto a trabajar por el bien de España, sino porque los que le han apoyado no le dejen mucha posibilidad de maniobra mirando solamente por sus intereses territoriales, eso si mareando la perdiz con acuerdos inalcanzables que les permita seguir prolongando en el tiempo una situación que les permita seguir viviendo holgadamente de la política y de un delirio que, salvo por una reforma constitucional, no tiene ningún sustento legal.

“… era más que necesario que Rajoy y su equipo de gobierno se marchasen para su casa, igual que poner en evidencia a ese Albert Rivera situado más a la derecha que el propio PP. “

En todo caso empieza una nueva etapa que algunos verán como propicia para un cambio real en España, lo que necesita que, al menos, todos los que participen en este proceso de cambio real y efectivo tengan alturas de miras, comportándose como políticos de talla y no como raquíticos mentales y pueblerinos totalitaristas. Otros verán que la etapa que se inicia gobernada por la izquierda llevará al país al más absoluto caos, porque los rojos muertos de hambre sólo quieren robar a los ricos para dárselo a los pobres.

Ha llegado la hora de que los que han propiciado esta nueva etapa con la citada moción, demuestren que realmente lo que les importa somos los ciudadanos, nuestro bienestar, nuestro desarrollo integral como personas, el de todos, no el de unos pocos. Entonces, podremos decir que hemos salido de la crisis y que los valores democráticos han vuelto a circular no sólo por las venas de nuestros representantes, sino también por las de los ciudadanos y ciudadanas en general. Así alcanzaremos realmente el progreso que buscamos.

Esperemos que, realmente Pedro Sánchez esté a la altura que nos ha prometido estar, y que no es el charlatán vendedor de humo que a muchos nos pareció inicialmente. Esperemos que no venda su alma al diablo y realmente gobierne con la humildad que ha prometido. Esperemos que quienes le han apoyado no lo hayan hecho por oportunismo sino por una auténtica democracia, por un cambio radical, donde se respire limpieza y honradez, solidaridad, prosperidad; pero, sobre todo, un deseo grande por hacer un país en el que todos quepamos.

 

“Esperemos que quienes le han apoyado no lo hayan hecho por oportunismo sino por una auténtica democracia, por un cambio radical, donde se respire limpieza y honradez, solidaridad, prosperidad; pero, sobre todo, un deseo grande por hacer un país en el que todos quepamos.”

Por último, si el fin era solamente echar a Rajoy, volveremos al mismo raquitismo político y mental del PP, y eso no lo arreglará una nueva convocatoria de elecciones, porque el resultado volverá a ser un parlamento más o menos fragmentado que el actual, con más votos arriba o abajo de los distintos partidos, pero siempre con el mismo peso del bipartidismo imperante en este país; por lo que se impone una nueva política de consenso y no de ideologías trasnochadas y manipuladas.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Tarde, pero por fin

PEDRO RAJOY MONCLOA

 

El refranero español acierta de nuevo, “el español piensa bien, pero tarde”. Se podía haber gobernado desde el 2015. Pero el No es No, pero Si, permitió gobernar al partido instalado en la corrupción, el que logró expulsar jueces de la judicatura cuando iniciaron la investigación sobre ella, impuso a afines para tumbar cualquier atisbo de condena, salvo unos pocos que posiblemente aguantaron presiones de todo tipo, estos han condenado el entramado que el partido gobernante tejió desde sus inicios, idéntica forma de actuar a la Mafia tal como explica Jhon Dickie en su libro “Historia de la mafia”, que según su libro fue fundada por “tres caballeros españoles”.

El Partido Putrefacto está compuesto por un gran entramado de peligrosos criminales que parecen buena gente, han sabido ganarse a militantes honrados, que los hay, y a una gran parte de la opinión pública que les ha dado el voto los últimos años, pero se les está desmoronando el pedestal de barro con las últimas sentencias al demostrar lo que son, peligrosos criminales que matan gente, pero parecen buenos tipos. Si, matan gente por la malversación de fondos públicos y blanqueo de dinero, por prevaricar, por el clientelismo político, por el nepotismo en el funcionariado, por invertir nuestro dinero contra nosotros, los ciudadanos, logrando mediante cohecho introducirse en los servicios externos del sistema de salud, nos han convirtido en clientes en lugar de pacientes. Ejerciendo de lobby con las farmacéuticas. En los programas estatales de vivienda pública con los fondos buitres, expulsando a los adquirientes con alquileres desorbitados. Por el abandono de la Enseñanza pública a favor de la privada o eclesial. Modificando el régimen laboral hasta convertirlo en precario y casi esclavismo, pero los directivos del IBEX35 y de las grandes empresas han logrado un 16% más de sueldo que sus empleados, por la política económica impuesta, antes de la moción incluso se reunieron con los azules y naranjas para ofrecerles su apoyo. El naranja se reunió con Sarkozy (con una posible condena de 20 años, por prevaricación), junto a un alto directivo del Ibex35 para hablar, ¿de qué?.

“El Partido Putrefacto está compuesto por un gran entramado de peligrosos criminales que parecen buena gente, han sabido ganarse a militantes honrados, que los hay, y a una gran parte de la opinión pública que les ha dado el voto los últimos años, pero se les está desmoronando el pedestal de barro con las últimas sentencias al demostrar lo que son, peligrosos criminales que matan gente, pero parecen buenos tipos.”

Dos años de retraso, con unos Presupuestos para el 2018, calcados de precariedades para el ciudadano comprometiéndose el posible nuevo presidente en respetar, a sabiendas que algunos que pueden darle la presidencia pueden tumbarle cualquier modificación en el Congreso o en el Senado. No se la fórmula, pero esta moción de censura debe servir no solo para cambiar a Rajoy expulsándolo de su paraíso, hay que expulsar al PP de las instituciones públicas por su comportamiento mafioso y delictivo que podrían seguir ejerciendo en no muy corto plazo, cuando se enfríe este calentón que le ha dado al partido rosa sobre la corrupción, la misma que desde hace más de 10 años ha condenado a los españoles a las más altas tasas de paro y precariedad de Europa.

 

José Enrique Centén Martín

Nacido en Tánger (Marruecos) en 1952, de abuelos andaluces emigrados a Marruecos en los años de hambruna del XIX. Madrileño de adopción desde 1961. Sólo bachiller elemental, desde los quince años trabajando. Perseguido, encarcelado y amnistiado en 1976, siempre junto a los más desfavorecidos, es lógico. Entré en la Universidad por mayores de 25 años en el 2010, he estudiado Historia en la UCM, incluso he escrito un ensayo“El Estado participativo”, jubilado parcial desde el 19 de marzo de 2012.

El vaivén del chucu chucu

Rajoy Felicitando A Pedro Mocijón
Como en la canción. “El vaivén del chucu chucu, chucu chucu te voy a dar”. Así se podría analizar hoy la política española. En realidad así se podría analizar este baile de líderes que se ha producido hoy en el congreso ante la mirada entre incrédula e impotente de la ciudadanía de este país, o País S.A. que apostillaría el Forges – que gloriosas viñetas habrían salido de su mente y de sus manos en este momento-

Hoy la presidencia del gobierno por un acto administrativo legal ha pasado de las manos de un político que ha perdido la confianza de la calle a las manos de otro que nunca la ha tenido. El vaivén del chucu chucu.

Hoy, en una clara demostración de que si esto es una democracia no es representativa de sus votantes, se ha consumado un hecho que no cuenta con el beneplácito de la mayoría de los votantes del territorio nacional, y se ha consumado por la aberración de que la ley electoral respalda que el valor de los votos es diferente según donde se emitan.

Lo que hoy ha sucedido  es legal, es legítimo, pero no tiene nada que ver con lo que opinaría la calle si se les consultara. Y eso lo sabemos todos, incluso aquellos dispuestos a forzar esa voluntad con legítimos recursos.

Yo no soy muy partidario de Pedro Sánchez, y a lo mejor tengo que tragarme mis opiniones dentro de unos meses, o desgraciadamente no, pero en todo caso su apuesta por gobernar en vez de convocar unas elecciones en el más corto plazo posible me hace pensar que sabe perfectamente que las perdería más allá incluso de lo que las ha perdido en el pasado. Y me temo que las perderá en el futuro. Solo espero que su victoria no nos hipoteque a todos en la cuestión territorial y no nos avoque a un futuro lamentable.

Tampoco he sido nunca devoto de Mariano Rajoy, y si no lo he sido en el pasado hoy la verdad es que solo puedo hablar pestes de alguien incapaz de una actuación con un mínimo de dignidad y coherencia. Ha sido un buen presidente económico, aparte métodos y cuestiones sociales, y es uno de los mejores parlamentarios que se sientan en las bancadas, pero como gestor social y político ha sido entre mediocre en sus inicios a patético en sus finales.

No lamentaré la marcha de Don Mariano. No la lamentaré en la misma medida en que no me siento capaz de celebrar el advenimiento de Pedro Sánchez. Le veo al tema más de chucu chucu que de vaivén festivo. Y ya se sabe que el chucu chucu siempre estuvo lleno de carbonilla, de asientos atestados e incomodidades de tercera.

“Ha sido un buen presidente económico, aparte métodos y cuestiones sociales, y es uno de los mejores parlamentarios que se sientan en las bancadas, pero como gestor social y político ha sido entre mediocre en sus inicios a patético en sus finales.”


Tampoco me cabe la esperanza de que las gestiones de gobierno en ciernes vayan encaminadas a solucionar los temas de representatividad que los ciudadanos sufrimos pero ellos en breve disfrutarán. Nunca llueve a gusto de todos, pero ya es triste que nunca llueva a gusto de los ciudadanos que ya no solo se encuentran constreñidos a elegir entre guatemala y guatepeor, si no que ahora ni siquiera pueden hacer oír su voz en un momento en el que escucharnos sería crucial.

Pues eso, que al final hemos asistido como espectadores al vaivén del chucu chucu. Esperemos no asistir mudos y maniatados al chucu chucu que nos vayan a dar.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Don Tancredo, supongo

Rajoy tancredoCuando Stanley pronunció la mítica frase contaba con la ventaja de que no habría muchas otras posibilidades en el entorno en el que estaba. Pero no siempre las circunstancias son tan favorables.

Hoy, si alguien pronunciará la frase que da título al artículo pensando en Mariano Rajoy, y viendo lo sucedido en el congreso, se encontraría con una respuesta sorprendente: No, Rompetechos.

Es cierto que el acreditado dontancredismo de nuestro, al parecer, hasta ahora presidente del gobierno nos ha acompañado durante varios años y más de una legislatura. Es verdad que nos hemos acostumbrado a la indiscutible pericia del presidente en la ejecución de tan complicada arte del toreo. Que sí. Pero el problema del Don Tancredo es que como por casualidad el toro tropiece con el pedestal en el que se sustenta y lo mueva, o derribe, solo quedan la carrera hacia barreras o la cogida que siempre resulta peligrosa.

A mí la postura del señor Rajoy, su pertinaz apuesta por la inmovilidad, su suicida decisión de sostenella y no enmendalla y no permitir a su partido una salida digna que le dé oportunidad de rearmarse para volver a la batalla es, cuando menos, de una miopía propia de un Rompetechos de la política.

Todos hemos oído como Pedro Sánchez le ofrecía la salida de la dimisión. Yo diría que incluso se la suplicaba, porque no creo que ni él se considere preparado para la tarea que inopinadamente, estoy seguro, se le viene encima. Todos lo hemos oído reiterar el ofrecimiento mientras el actual presidente encaramado en su barril seguía inmóvil y mirando al tendido. A un tendido que mañana, muy previsiblemente, le dará la espalda a la espera de no tener que ver la cogida que se augura, la debacle que va a permitir a Ciudadanos ganar, salvo sorpresa, las próximas, de siguientes y no necesariamente de cercanas, elecciones como única opción liberal votable, salvo para militantes, claro.

“A mí la postura del señor Rajoy, su pertinaz apuesta por la inmovilidad, su suicida decisión de sostenella y no enmendalla y no permitir a su partido una salida digna que le dé oportunidad de rearmarse para volver a la batalla es, cuando menos, de una miopía propia de un Rompetechos de la política.”


Y esa miopía política, ese empecinamiento irresponsable, esa terca decisión de no moverse un palmo, se lo va a llevar por delante. A él, y a su partido. A él y a un país que respiraría aliviado con otra salida que no fuera esta y comprueba como la falta de visión de un personaje incapaz de ver la verdad de lo que le rodea lo condena a un gobierno que no desea.

La sentencia de la Gürtel trasciende lo judicial. Trasciende los nombres y las inocencias, porque señala un comportamiento inaceptable. Y entre los señalados los ciudadanos de a pié, se nos den las explicaciones técnicas que se nos den, percibimos las siglas de un partido salpicado una y otra vez por el mismo mal, la corrupción institucional. ¿Qué no es el único? Claro que no ¿Y eso que soluciona? ¿De verdad el “y tú más” es una opción de defensa?

No sé si los planes del PP, con el señor Rajoy a su cabeza, es bloquear al gobierno que emane de esta moción. No sé cuál es la estrategia que creen tener, pero yo le haría una pregunta ¿Bloquear el funcionamiento de un país para salirte con la tuya no es lo que se le reprochaba a Pedro Sánchez? ¿Es patriótico secuestrar a todo un país para demostrar la razón propia? No. No lo era antes y no lo es ahora.

Yo creo que el PSOE no puede gobernar secuestrado por una necesidad permanente de cesión a las presiones de sus socios de votación. Este gobierno nace bajo la sospecha de tener que pactar con separatistas y nacionalistas y causar un daño irreparable. Y sin el apoyo de los ciudadanos. Sin el apoyo siquiera de todos los socialistas. El problema es lo que cree el PSOE, lo que se sienta obligado a hacer para permanecer en el machito porque las encuestas le auguren un abismo electoral insondable.

Debo decir que Pedro Sánchez ha estado en sus últimas intervenciones torero, gustándose, en hombre de estado. Ahora hay que esperar a sus hechos, que me temo que no nos gustarán tanto. Pero si alguien me pregunta yo solo puedo considerar que hay un culpable, Mariano Rajoy transmutado de DonTancredo en un Rompetechos de vía estrecha.

Dimita, señor Rajoy, dimita, aunque sea por España.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Adiós M. Rajoy, adiós

adios rajoy

Aún a pesar que la votación de la moción de censura presentada por Pedro Sánchez en nombre del PSOE contra el gobierno de M. Rajoy, aún no se ha sometido a votación tras el apoyo del PNV,  es lógico pensar que Rajoy tiene las horas contadas.

Una moción en  la que se ha dado la oportunidad a Rajoy de dimitir de su cargo honrosamente y por honor, tanto por los citados nacionalistas como por el propio Pedro Sánchez. Dimisión que, en ningún momento se contempla por el presidente, según ha manifestado en su primera intervención del debate de la moción.

Es difícil prescindir de sentimientos personales a la hora de analizar una cuestión tan trascendente en la vida de los ciudadanos como puede ser el cambio de un gobierno del Estado, precisamente en un momento crítico por el problema territorial de Cataluña y otras Comunidades Autónomas históricas, con sentimientos independentistas bastantes arraigados, amén de la crispación social generalizada, el aumento de las pensiones y su garantía futura, y la cronificación de muchas problemas de índole social y asistencial surgidos tras la crisis económica, consecuencia de la política de recortes del Partido Popular. Así pues, bajo el intento de ser lo más ecuánime posible, resulta más que evidente que un presidente del gobierno tan salpicado como lo es Rajoy no puede continuar en el ejercicio de su cargo, no sólo por la sospecha, o no, de costar en la contabilidad de Bárcenas o Caja B del Partido Popular como perceptor de sobres llenos de dinero de comisiónes ilegales, sino por la implicación directa a título lucrativo del Partido Popular en la trama Gürtel, según reciente sentencia de la Audiencia Nacional.

Además, tampoco debemos olvidar los crecientes e imparables casos de corrupción  dentro de su partido, de personas en algunos casos muy próximas a él o por las que había apostado o confiado en su gestión. Pero, sobre todo, porque su inoperatividad respecto a los preocupantes y acuciantes problemas que están afectando a la vida y a la convivencia de muchos ciudadanos en este país, atribuyéndose méritos inexistentes sobre un resultado creciente de nuestra economía gracias a sus medidas económicas, mejor dicho de la U.E., que para nada se nota en la vida cotidiana de muchos de los ciudadanos de este país que viven muy ajustados o mal viven de unos trabajos en precario, eso en el mejor de los casos.

La moción de censura, aparte de ser un medio previsto constitucionalmente para destituir del gobierno a quien ha perdido la confianza de la cámara, forzando su dimisión;  además es necesaria por higiene política, sobre todo cuando el gran problema de Estado en el momento actual que es el de Cataluña, dan oportunidad a la negociación con el nuevo gobierno debido a los socios nacionalistas e  independentistas que apoyan la moción.

Volver a dejar sueltas a las brujas, técnica muy habitual en el Partido Popular, ha estado presente en las intervenciones de Rajoy en la moción, consistente en asustar a la población con los efectos negativos de aquella: subida de la prima de riesgo, radicalización hacia la izquierda de la política económica y social, efecto económico rupturista, millones y millones de euros en perdidas económicas debido a la perdida de confianza de los inversores en nuestras empresas etc., etc.; es algo no muy diferente a lo que se produce cuando se prevé o se produce un cambio de gobierno consecuencia de una convocatoria electoral. Por lo tanto carecen de consistencia a la hora de demonizar la técnica de la que estamos hablando para sustituir al actual presidente del gobierno

 

“Volver a dejar sueltas a las brujas, técnica muy habitual en el Partido Popular, consistente en asustar a la población con los efectos negativos de una moción que no es suya(…) es algo no muy diferente a lo que se produce cuando se prevé un cambio de gobierno consecuencia de una convocatoria electoral”

Pero, más democrático resulta aún la celebración de elecciones, aun posible antes de la votación de la moción de censura, con convocatoria inmediata de elecciones tras la dimisión de Rajoy. Y, tampoco  hay que olvidar que quien ha propiciado esta situación no es el PSOE y quienes les acompañan en la moción de censura, sino el propio PP por su corrupción, siendo la única salida posible a su inmovilismo ante  una crisis de Estado con múltiples flancos.

Cierto es que estamos en manos de un gobierno débil, pero igual de débil que ha sido hasta el momento el del PP con su único apoyo por parte de Ciudadanos y una abstención del PSOE que ahora le da la espalda. Pero, tal vez deben ser ahora así los gobiernos tras la fragmentación del voto que  ha roto la hegemonía del bipartidismo en este país, gobiernos de pactos y de coalición.

Esta es la visión favorable de la moción que se votará en una horas si Rajoy no dimite antes, a la que hace sombra mi poca confianza en los partidos políticos actuales, pero sobre todo, porque me temo que hay mucha carne en el asador, no solo para asar en poco tiempo, sino además hacerlo a gusto de todos los comensales que apoyan la moción. Pero, sobre todo, porque el PSOE, no es que pueda presumir de la ausencia de corrupción en sus filas, existiendo grandes procesos penales pendientes de resolución como el de los EREs de Andalucía. Por ello, sería un buen momento para platear un gobierno plural de regeneración política y democrática…, así todos demostrarán que realmente quieren un cambio democrático y no mera palabrería.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La burbuja de los pobres

llaves habitación
Por aquellos momentos en la que burbuja inmobiliaria esta bien hinchada nos dijeron que había que comprar piso, que para qué pagar por algo que no es nuestro cuando con los prestamos hipotecarios sobrevalorados y al alcance de cualquier hijo de vecino te podías hacer un apaño y aparte de comprarte el piso y la segunda vivienda en la playa o montaña, te daba incluso para amueblar sus respectivas cocinas y comprarse un utilitario. Después nos dijeron que había que alquilar que, con esto de la crisis los bancos ya no eran lo que habían sido y que los préstamos deben estar suficientemente garantizados en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones. Y, ahora, nos dicen que compartamos.

 No estamos hablando de algo excepcional sino en un hecho cada día más usual provocado o como uno de los efectos de la crisis económica debido a las elevadas tasas de paro, bajos salarios, alquileres inaccesibles, y de compra no digamos. También relaciones sentimentales cada vez más inestables que terminan con la ruptura de la pareja, trabajar o estudiar en otra ciudad distinta a la de nuestra residencia habitual o como una opción personal o como una nueva forma de convivencia, son otras circunstancias que hace que se opte por este tipo de aspiraración a una vivienda, compartiendo una de sus habitaciones.

Este piso compartido o alquiler por habitaciones han provocado que los alquileres cada día sean mas caros, unido también al fenómeno de los pisos y apartamentos turísticos, donde cualquiera se monta una pseudo pensión u hostal en su casa sin licencias y sin nada, de manera que el denominado derecho fundamental a una vivienda digna cada día está mas lejos de ser fundamental para convertirse en una mera declaración programática que todos los partidos políticos hacen suya en campaña electoral para obtener más votos; incumpliéndola de forma reiterada, igualmente, todos.

Este es el resultado de la política económica y de vivienda en este país, el resultado de las políticas de recorte impuestas por la Unión Europea, este es el resultado del que presume el partido del gobierno, el de la salida de aquella crisis económica que, según ellos, ya notamos todos…, y claro que la notamos, sobre todo quienes nos cuesta llegar a final del mes y, cuanto más a aquellos que ni siquiera saben como afrontarlo dependiendo de la limosna de su propia familia, amigos o instituciones de beneficencia privadas ante la falta de recursos públicos. Una vergüenza.

 

“Este es el resultado de la política económica y de vivienda en este país, el resultado de las políticas de recorte impuestas por la Unión Europea, este es el resultado del que presume el partido del gobierno, el de la salida de aquella crisis económica que, según ellos, ya notamos todos”

Esto es lo que hay y no es el futuro que nos espera, es el presente, consecuencia de personas y también de empresas inmobiliarias que aprovechan la especulación en este sector para sacar el mayor partido posible, cuyos ingresos muchas veces ni siquiera son declarados, pero también de la ausencia de una auténtica política social inmobiliaria, donde quienes salgan ganando sean las personas más necesitadas y no las empresas constructoras o de gestión municipal en cuanto a la promoción de viviendas públicas.

Podrían ser los estertores del capitalismo, como un sistema que si bien cada día hace más ricos a los ricos, sin embargo esta causando un problema social que más pronto que tarde les va a reventar en las propias narices, no sólo a los Estados que siguen estando a los pies de la banca y de los poderosos adoptando posturas cada vez liberales en la gestión económica, sino también de los que manejan la tramoya desde la trastienda.

¿Será la política humanista la solución?. Tal vez una política más intervencionista, o la una consecuencia de la otra. No lo se, carezco de los conocimientos suficientes para una análisis certero, pero lo que está claro es que lo que tenemos ahora no funciona y que estamos a tiempo de buscar salidas airosas antes de sumergirnos en el fango más y no poder salir. Nadie habla de quitárselo a los pobres para dárselo a los ricos, sino de una gestión económica en la que todos salgamos beneficiados evitando la concentración de la riqueza en un sector cada día más pequeño pero más rico. Esto es la justicia social, no la protección de los pobres para que salgan ganando los ricos, no se trata de limosnas ni dádivas, se trata de dar a todo el mundo la oportunidad de llevar una vida digna dándolo los medios para conseguirlo, no metiendo a lo pobres en pisos compartidos y a los ricos en heredades cada vez más suntuosas. No hablo de un humanismo cristiano sino de un humanismo donde el eje de la política o de las decisiones políticas sea el ser humano, su felicidad y su desarrollo integral. Pero, quizá esto sea una utopía en un mundo donde todos vamos a sacar la máxima tajada, donde el individualismo es el motor de una sociedad que ya no sabe que hacer para volver a retomar los valores.

“Esto es la justicia social, no la protección de los pobres para que salgan ganando los ricos, no se trata de limosnas ni dádivas, se trata de dar a todo el mundo la oportunidad de llevar una vida digna dándolo los medios para conseguirlo, no metiendo a lo pobres en pisos compartidos y a los ricos en heredades cada vez más suntuosas”


Vivimos en un mundo sucio porque lo hemos ensuciado nosotros o porque lo hemos permitido, lo que nos hace igual de responsables, primero por volver a elegir a los mismos que lo hacenmal. Ellos nos hacen pobres y luego nos esconden y nos atacan porque dicen que molestamos, sólo porque exigimos nuestros derechos, los mismos que la Constitución dice que deben garantizar los poderes públicos, esos mismos que lo único que hacen , o mejor dicho quienes ostentan el poder es sacar partido o beneficio personal y luego ya veremos. Se trata de que todos podamos disfrutar de una vivienda, no de un chalet o una mansión, sino de una vivienda digna para vivir, no para vivir hacinados.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Soy un antisistema porque no me queda otra

 

Joven Antisistema
No es broma. No se si ustedes se han dado cuenta, lo que está sucediendo en España es muy grave; el deterioro institucional, la corrupción y el problema territorial, están convirtiendo a nuestro país no sólo en un hazme reír de los países de nuestros entorno, de los países occidentales, en general, sino también  en un país   donde la convivencia cada vez va a ser más difícil .

Si a esto unimos la decadencia social, con origen, a su vez, en la propia decadencia del  ser humano, a todos los niveles, estamos ante una bomba que puede explosionar en cualquier momento.  No porque ciertos jefes de Estado con cierto desequilibrio mental o investidos de no se qué aura que casi los hace semidioses, estén dispuestos a pulsar el botón de lanzamiento; sino porque somos nosotros los que estamos perdiendo el Norte, los seres humanos viviendo en una globalización de ideologías, o mejor dicho, de manipulación ideológica,  en donde cualquier cosa vale, habiéndose llegado al absurdo de que si no pensamos como nos dicen que tenemos que pensar, no cabemos en el sistema.

Sí, por eso, desde hoy me declaro públicamente antisistema, no por voluntad propia, que también, sino más bien por imposición. A ver si me entienden o consigo explicarme para hacerme entender, si no doy la razón a pies juntillas a unos, estos te consideran de los otros; y lo mismo los otros. Quizá venga mejor un ejemplo para entendernos mejor: si critico a los de la derecha estos me consideran como un rojo, perroflauta, sin valores y, si por el contrario, critico a la izquierda, estos me consideran un fascista de tomo y lomo.

Y, luego están los iluminados e iluminadas, tanto de un lado como del otro, que se creen con el derecho a darte lecciones de democracia, o presumiendo ser de un rojo más intenso que los demás o un patriota, aunque con cuentas en Suiza. Estos, quizá sean los más peligrosos, porque se creen estar por encima de los demás varios peldaños y, su crítica, hacia el mundo que le rodea  lo es desde la superioridad de su mesianismo, sino personal al menos de sus ideas políticas, que en algunos casos distan mucho de ser consideradas ideologías.

Esto es decadencia, aunque disfrazada de ciertos nombres como “progresismo”, bajo el cual todo vale en nombre de la libertad; libertad que, dicho sea de paso, no saben usarla, porque las reglas para ellos no valen por ir en contra de la propia libertad. Así que, no nos queda otra que inventamos nuestras propias normas, eso sí, en caso de no ser aceptadas los demás, los expulsamos de nuestro entorno, viviendo en un individualismo egoísta, intolerante y violento, donde el insulto y la descalificación por pensar diferente es la tónica habitual.

No estoy dispuesto a ser lo que los demás quieren que sea, o donde los demás quieran etiquetarme, y no lo estoy porque va en contra de la esencia del ser  humano, de su inteligencia y, por ende, de la libertad de pensar, decir y vivir, como me de la gana. Eso sí, con una regla infranqueable en ambos sentidos, que es el respeto.

Cuando uno pasa de medio siglo de edad y la vida, precisamente, no te ha tendido una alfombra roja para no mancharte los pies, me he dado cuenta que ninguna ideología es una panacea para ser feliz, que la libertad hay que trabajársela uno día a día, lo que implica que lo primero que tengo que hacer es respetar la libertad de los demás; su libertad de vida, ideológica, de pensamiento, sexual, de creencias, etc., etc., y admitir su opinión, aunque no la compartas con el respeto que debe caracterizar a un demócrata ante las opiniones contrarias

Llamémoslo adoctrinamiento lo que persiguen unos y otros, los de la derecha y los de la izquierda, es decir, que todo el mundo piense de la misma manera. Conseguir seres alineados, dóciles, fácilmente manipulables. Es por ello que, ante alguien que razona y argumenta se sienten perdidos y su propia frustración se vuelve contra el interlocutor discrepante, porque ello no saben hacerlo, su incapacidad mental de razocinio no se lo permite.

En definitiva, totalitarismos de izquierdas y de derechas donde no caben los discrepantes. Esta es la bomba a la que me refería, la que anula al ser humano adoctrinándolo. Así que síganme llamándome facha los de la izquierda y rojo los de la derecha por discrepar con ellos en ocasiones, desahogaros de vuestra propia incapacidad de razonar y respetar las opiniones contrarias; pero os aseguro, porque yo lo he vivido antes, al final no eres feliz. Cuando nos demos cuenta que tenemos que vaciar la mitad de nuestra botella, para poderla llenar de la sabiduría, del ejemplo, de la palabras, del consejo de otras personas que nos encontramos por el camino, pero que, por etiquetarlas, no les prestamos la atención que le debería haber prestado.

“Esta es la bomba a la que me refería, la que anula al ser humano adoctrinándolo. Así que síganme llamándome facha los de la izquierda y rojo los de la derecha por discrepar con ellos en ocasiones, desahogaros de vuestra propia incapacidad de razonar y respetar las opiniones contrarias”


En cuanto a los raquíticos mentales, pues que sigan con lo suyo, con el “tú más”, con el “tú hiciste”, porque tú “eres el culpable, u otras similares”; aquellos que se atreven a llamar sinvergüenzas a los demás cuando no son capaces de ocultar sus propias vergüenzas…, pues miren ustedes, que les den. Que sigan disfrutando de sus batallitas, de sus cotilleos… al fin y al cabo no se les puede exigir más.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

El ansia y la sinrazón

Moción Censura Pedro Sánchez

Hay ciertos  movimientos en los que prima el ansia sobre la razón, la poca reflexión de la oportunidad deseada sobre las consecuencias que la obtención de ese deseo puede suponer. Cuando eso sucede en política el primero que sufre las consecuencias es el ciudadano o, dicho según otra terminología, el pueblo. El primero pero no el único porque el que ha torcido la voluntad popular pagará con amplitud las consecuencias.

Posiblemente, y algunos así lo defienden, la moción de censura fuera al final inevitable. Tal vez, pero creo que el primer movimiento real hubiera sido ofrecer al señor Rajoy una salida con una cierta dignidad. Invitarle a la dimisión y ofrecerse para un pacto de estado junto con nuevas caras del PP y con Ciudadanos que diera salida institucional al problema creado, pero el señor Pedro Sánchez se ha lanzado incontinente a la moción de censura sin pensar en lo que quieren los ciudadanos, esos que votan, encelado en una oportunidad para alcanzar el gobierno que no solo es complicada, si no que, llegado el momento de unas nuevas elecciones, le pasará una factura inasumible para su partido.

Sin pensar en lo que quieren los ciudadanos y jugando con la consecuencia de asestar a Mariano Rajoy  y a su partido un golpe definitivo impidiéndole toda capacidad de maniobra, de salida digna, un puente de plata.

Si se hiciera una encuesta seria y global, si se hiciera un referéndum, tan de moda en este momento, se podría comprobar que el primer problema para los españoles es el territorial, es solucionar lo de Cataluña antes que la corrupción, si, incluso ahora, después de la sentencia de la Gürtel, lo que consideramos  la amenaza de una fractura a la integridad constitucional, y más si es por la vía de los malos modos y la mentira, como es el caso, tiene un rango de prioridad  popular más alto que un problema de gobierno, por muy engañados que nos sintamos, que nos sentimos.

Ya nos sentíamos engañados y estafados en las últimas elecciones y los resultados explicaron claramente que el votante anónimo prefería un gobierno bajo sospecha de corrupción que otro con una idea territorial poco consistente o diferente a la actual. Las urnas hablaron y los resultados fueron los que fueron. Y seguramente lo seguirían siendo actualmente aunque cambiaran las siglas que encabezaran los votos.

Inicialmente es una aberración intentar un gobierno que necesita más votos externos de los que tiene el mismo proponente, pero, si además se examina con un mínimo rigor la lista de apoyos necesarios, ese primer inconveniente hasta parece una mera anécdota.

Así que el primer problema del señor Sánchez será encontrar los apoyos suficientes para su moción de censura. El segundo y ya es mayor, es encontrar los apoyos dentro del bloque que defiende la constitución. Bueno, vamos a ser buenos y permisivos, dentro del bloque que no ataca directamente a la constitución para que pueda entrar Podemos. Pero si finalmente, y como es previsible, tiene que recurrir a los votos de los partidos independentistas vascos y catalanes las explicaciones nunca serán aceptadas por la mayoría de los votantes españoles y la debacle del PSOE en unas próximas elecciones puede llevar a los socialistas a la marginalidad representativa.

Ningún voto independentista es gratis, nunca. La historia reciente nos lo demuestra y  la situación actual lo hace palmario. Hagámonos una simple pregunta, ¿Puede  Pedro Sánchez negociar unas reformas, unas concesiones, territoriales que cuando fueron llevadas a las urnas salieron derrotadas con el peor resultado histórico en votos del PSOE? Y si no es con promesas en ese aspecto ¿con que pretenden negociar los socialistas?

 

” ¿Puede  Pedro Sánchez negociar unas reformas, unas concesiones, territoriales que cuando fueron llevadas a las urnas salieron derrotadas con el peor resultado histórico en votos del PSOE?”

Es más, supongamos, que ya es suponer, que el PdeCat y Bildu, le dieran los votos gratis, que el PNV y ERC le otorgaran graciosamente su confianza a cambio de nada ¿se lo creerían los españoles? Ya aviso, yo no.

No entremos ya en la jaula de grillos que sería ver gobernar al PSOE con un partido actualmente inmerso en una deriva imparable hacia el antieuropeismo de extrema derecha como es el PdeCat. Un partido además tan corrupto como el PP, posiblemente más, y que ha hecho del 3% su norma económica más clara. De un partido que ha declarado la guerra política a España y, xenófobo y supremacista, a los españoles.

O con un partido como Bildu, de extrema izquierda, heredero de las prácticas coercitivas de ETA. Sus cachorros derrotados pero no vencidos, ni mucho menos convencidos.

¿Son esos los pilares en los que pretende basar su asalto al poder? ¿Se atrevería a preguntárselo a los españoles?

No, y él lo sabe. Como sabe que si convoca inmediatamente unas elecciones las perdería irremisiblemente y con un resultado aún peor que en las últimas. Por eso habla de un margen de tiempo en el que pergeñar una agenda social con la que comprar posibles votos en caladeros de descontentos. Pero puede, estoy casi seguro, de que incluso esos descontentos antepondrán el problema nacional al personal, y si no al tiempo.

Queda la opción de convencer a Ciudadanos, que ya ha dicho que no salvo si se convocan elecciones inmediatas. Pero ciudadanos sabe que esa moción es un terreno en el que tienen mucho que perder y nada que ganar. Un terreno en el que pueden reforzar a un contrario empeñado en separarse por sí mismo del sentimiento mayoritario de los votantes y encontrase inmerso en un maremágnum de siglas con las que siempre han mostrado un rechazo firme, contundente.

La trampa en la que se ha metido Pedro Sánchez, y en la que ha metido a su partido, es que ya perdió una investidura y ahora no puede permitirse perder una moción de censura que lo abocaría directamente a la profundidad de los infiernos, y eso hará que esté dispuesto a aliarse hasta con el diablo. Aunque el diablo se vista de Prada, o de Puigdemont, o de Otegui.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

La vergonzosa herencia de Aznar

Aznar Gurtel
Madre de Dios, María Santísima…, no es que me haya vuelto beato, ni mucho menos, es que me sorprende todavía la insolencia de muchos de los simpatizantes, votantes, afiliados y demás familia del Partido Popular, que, aún viéndose con la soga al cuello y ante la evidencia de ser un partido corrupto por así haberlo dicho la reciente Sentencia de la Audiencia Nacional, por la que se condena a “Luis” el amigo de “R (punto) Rajoy” por blanqueo, y al antedicho partido por beneficiarse de la Gürtel.  El tercer partido político condenado en España como responsable de los actos de corrupción cometidos por algunos de sus miembros, después de Unió Democrática de Catalunya (UDC), por el “caso Pallerols”, y de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC), por el “caso Palau”.

 

Nadie en esta democracia, pseudo democracia, o como demonios queramos llamar a este régimen de acuerdos pactados, de mayorías de conveniencia, de super-hombres de izquierdas y de derechas que pactan hasta con el diablo, de patriotas de cierto olor a rancio, tanto de izquierdas como de derechas; pueden sacar pecho de nada. Y, por nadie me refiero a esos acólitos de los distintos partidos que van dando lecciones de democracia no importándoles, en absoluto, entrar en dimes y diretes haciéndose eco de noticias manipuladas, por uno y otro lado -depende de dónde cojee la línea editorial del medio-, como si de androides programados por una misma mano se tratasen. Eso sin referirme a los bobos de baba, y perdonen que utilice tal expresión, que por su fanatismo se creen las consignas y cotilleos de sus partidos, siendo de auténtica vergüenza verlos polemizar bajo cuatro argumentos, los mismos para todos, como si de un catecismo se tratarse. Patético, en serio. ¿Cómo podemos haber llegado a este grado de decadencia moral e intelectual y, por ende política, capaces de justificar lo injustificable?. Y miren ustedes, si la cosa no la podemos encasillar en nuestra mísera existencia del saber y del conocimiento, hasta somos capaces de violentarnos entrenado en la violencia física y verbal, insultando, diciendo falacias; demostrando, en definitiva, nuestro poco talante democrático, nuestra intolerancia con los que no piensa igual.

No aguanto a todo aquel o aquella, tanto de izquierdas como de derechas que se creen con la autoridad suficiente  de dar lecciones de democracia. Algunas y algunos porque simplemente ya se han estrenado en alguna manifestación en levantar el puño y enfrentarse a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, corriendo delante o detrás, y ya se creen mejor que otros que, sin conocerlos, los juzgan; pero no como se juzga a quien no es enemigo, sino todo lo contrario, como si estuviésemos frente a alguien que habría que destruir y eliminar del mundo por no pensar como nosotros. No estoy exagerando, sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor para ver como en el seno de las propias familias, de pandillas de amigos, de pueblos, de territorios, sus miembros se enfrentan sin tregua, cuando la política, por error, es la protagonista de la historia. Algún día publicaré mensajes que recibo acusándome los de izquierda de facha y los de derecha de rojo, por los mismos artículos. ¿Cómo se come esto?.

“No estoy exagerando, sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor para ver como en el seno de las propias familias, de pandillas de amigos, de pueblos, de territorios, sus miembros se enfrentan sin tregua, cuando la política, por error, es la protagonista de la historia.”lllll

Eso es lo que quieren los políticos, la confrontación. En nuestro país es la razón de su existencia. Tenerla montada a todas horas. Siempre repito lo mismo, porque es así, a mar revuelto…

 Estamos ante un partido tocado, como en su día estuvo el PSOE cuando la corrupción galopaba a sus anchas en las altas jerarquías del partido; pero insisto, para sacar pecho hay que estar limpio, yo diría inmaculado, tanto a nivel de partido como a nivel de despacho oficial y personal. Claro que, no todo es equiparable y, por lo tanto, ningún partido esta a las alturas en cuanto a la corrupción se refiere de los dos que conforman el bipartidismo hegemónico que ha venido gobernando este país, aunque sólo sea por los casos juzgados y condenados, cuyo ranking encabeza el PP, pero no a mucha distancia seguidos de su oponente histórico, al menos de cara a la galería.

Pero también es justo que, igual que en su día se hablaba y se pregonó a diestro y siniestro por el PP de la herencia recibida de Zapatero, ahora es el momento de hablar de la herencia recibida de Aznar y no me refiero a la gran explosión de su burbuja inmobiliaria que nos ha dejado a los más débiles dentro del sistema temblando tras la crisis económica provocada en gran medida, en nuestro país, por los prestamos inmobiliarios y otros productos bancarios poco transparentes y con clausulas abusivas sobre los clientes; me refiero a la mierda dejada tras de si.

Zaplana es el último de los miembros de los gabinetes de José María Aznar detenido en un caso de corrupción, después de Rodrigo Rato y Jaume Matas, que ya fueron condenados. Es el decimotercer ministro de los diferentes gabinetes de Aznar que han terminado sus carreras políticas salpicados por la corrupción. Se dice bien, 13 ministros, un gabinete completo, algo inaudito, pero real.

Un Partido cuyo apellido esta siendo sustituido por algunos, pasando de popular a podrido, lo que, si bien  le permite mantener si alterar sus iniciales, sin embargo, se hace necesario una auténtica renovación política en su interior y, por supuesto, la dignidad de la dimisión de un presidente  beneficiario de una caja B que, además es incapaz de solucionar los problemas actuales que ensombrecen el panorama político.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La Vergüenza Torera

M RAJOY DIMISIÓN
Es fácil calificar de desvergüenza lo que la sentencia de la Gürtel describe, tan fácil como calificar de sinvergüenzas a los condenados y a los señalados. Tal vez, casi seguro, lo más difícil es concretar quienes son los señalados, entre otras cosas porque entre los señalados están las siglas de un partido y por tanto todos y cada uno de sus dirigentes.

Y entre tanta desvergüenza y tanto sinvergüenza es la hora de la vergüenza, pero no de la vergüenza que deben de sentir los que se sientan señalados por esa sentencia, no, si no la hora de eso que en este país llamamos vergüenza torera. Es la hora en la que los dirigentes actuales del PP, se sientan o no señalados por los jueces, tiren de ese resto de dignidad que todo ser humano, incluso si es político, debe de conservar en las más negras circunstancias y presenten la dimisión de sus cargos en bloque. De sus cargos de partido y de sus cargos institucionales.

Mañana a más tardar, preferiblemente hoy mismo, el Sr. Rajoy, todos sus ministros, todos los diputados y todos los representantes autonómicos deberían de presentar su dimisión en un gesto que intente compensar la falta de integridad con la que su partido ha castigado a los ciudadanos que confiaron en ellos.

No me vale una moción de censura. No me vale que otros intenten ganar lo que no consiguieron de los ciudadanos en las urnas, su confianza, aprovechando unas circunstancias que pueden considerar favorables. No, dimisión colectiva, instantánea, y convocatoria de elecciones por parte de los nuevos responsables del partido.

“No me vale una moción de censura. No me vale que otros intenten ganar lo que no consiguieron de los ciudadanos en las urnas, su confianza, aprovechando unas circunstancias que pueden considerar favorables.”

Hay muchas otras opciones, hay muchas formas de intentar salvar la cara, pero es la única salida que permitirá al PP, desde su más que previsible derrota en las urnas, empezar a expiar una trayectoria de escándalos sin precedentes y conservar para sus siglas algo de la dignidad, de la credibilidad, de la confianza perdidas que permita a sus militantes reagruparse en torno a nuevos nombres, nuevas figuras, que les abran el camino para refundar un partido ahora mismo fundido, abochornado, en proceso de descomposición.

Hay poco más que decir. En realidad hay mucho más que decir pero poco más que se pueda hacer para afrontar la situación desde una perspectiva constructiva y que permita al partido Popular salvar, si no los muebles, al menos sí un resquicio de esperanza hacia el futuro.

Es hora, por parte del PP, de hacer un servicio a España, a esa de la que tanto se han llenado la boca. Es hora, por parte de los ciudadanos, al menos a mí me lo parece, de agradecer los servicios, los honrados, que alguno quedará, prestados. Por ejemplo la contención de la extrema derecha tan activa en el resto de los países europeos. Es hora de coger la maleta, la de presidente del gobierno, la de diputado, la de ministro, la de representante autonómico o cargo del partido, y marcharse. Ninguna otra opción puede valer. Ninguna otra opción puede redimir un escándalo semejante.

 

“Es hora de coger la maleta, la de presidente del gobierno, la de diputado, la de ministro, la de representante autonómico o cargo del partido, y marcharse. Ninguna otra opción puede valer. Ninguna otra opción puede redimir un escándalo semejante.”


Es previsible, y preocupante, que el dontancredismo de Mariano Rajoy intente demorar en el tiempo las  soluciones. Que como de costumbre espere a que el devenir vaya diluyendo y solucionando. No sé si la memoria de un votante es mayor o menor que la de un pez, pero sí sé que la memoria de la historia es inquebrantable.

Señor Rajoy, Señores ministros, diputados y demás cargos públicos y estructurales: Un poco de vergüenza torera, por ustedes, por su partido, pero sobre todo, sobre todo, por su país. El motorista ya está esperando con el decreto de cese junto a su ventana.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Una burla a los inscritos de PODEMOS

Boca Muere Pez
Quiero coger el testigo que dejó hace unos días mi compañero de plazabierta.com, Sr. Morales, concretamente en su último artículo, posponiendo, no sin antes dejar su anticipada opinión acerca de la decisión de someter a las bases de PODEMOS la valía para las responsabilidades que ostentan dentro del partido de Pablo Iglesias y Irene Montero por su decisión de adquirir un chalet en la sierra de Madrid, con la que coincido plenamente, esperando no le siente mal que me haya adelantado a desarrollar dicha opinión, claro está, desde mi propia óptica que, evidentemente no tiene porque ser la suya, aunque intuyo que, coincidiremos en muchos aspectos, conociéndole bien como le conozco. Aunque siempre le gusta discrepar, casi lo hace por costumbre.

Pero, como no quiero condicionarle y tampoco dejar a los lectores con la duda de si hubiese una respuesta por aquel, de si lo está haciendo como discrepante profesional o de una forma sincera, les diré que, cuando escribe es sincero, cuando discute o quiere pasar simplemente el rato, discrepa…, le gusta ponerse del lado contrario de quien tiene enfrente. Luego lo que diga es cosa suya. Incluso me gustaría que discrepase de forma sincera conmigo. Perdón Sr. Morales.

Bueno, yendo al grano, empezaré por decir que, no solamente me parece una burla a los simpatizantes y/o votantes de PODEMOS, amén de quienes pueden participar por estar inscritos en no se que extraño y poco transparente censo, sino además una estrategia orquestada y programada. Una burla a su inteligencia y una burla a la democracia interna de un partido al querer someter a las bases del partido una decisión que debe ser privada. Pero, como dice aquel, aprovechando  que el  Pisuerga pasa por Valladolid, y el Duero por Zamora (pega más en este caso), porque no aprovechamos y matamos dos pájaros de un tiro, de manera que, si las bases nos dicen que no somos válidos, algo del todo improbable dada la Veneración que me tienen (diría Pablo Iglesias), pero aún así,  (y a partir de ahora hablo yo), si la respuesta fuese negativa, les beneficiaría el hecho de que la ausencia de un candidato a la Secretaría General en el momento actual, provocaría un vacío que daría lugar a una reacción en contra del abandono de sus cargos por la propia cúpula del partido.

No hace falta tener una bola mágica para ver el futuro, sólo se trata de moverse un poco por las redes sociales y ver que dicha veneración es real, salvo cuatro iluminados de izquierdas que cuestionan todavía el hecho, de si una persona de izquierdas puede o no puede comprar un chalet, o los más coherentes que dicen que “por la boca muere un pez” y que Pablito a demostrado serlo por boca chancla, presumiendo, como característica o rasgo fundamental de su personalidad, de ser de izquierdas y de su coherencia en vivir en un piso de Vallecas. Ya se sabe, si vendes una imagen, luego no te moleste que te juzguen cuando la imagen que vendiste no se corresponde con la realidad.

“…cuatro iluminados de izquierdas que cuestionan todavía el hecho, de si una persona de izquierdas puede o no puede comprar un chalet, o los más coherentes que dicen que “por la boca muere un pez” y que Pablito a demostrado serlo por boca chancla…”

Y, si lo analizamos desde la más que probable respuesta a la consulta que se ha formulado a las bases, que es la favorable a continuar en sus cargos, el beneficio será doble, el primero quitarse una carga moral que le han puesto algunos de los suyos por la adquisición del chalet en cuestión, y el segundo, ir en una posición ganadora a la próxima y no muy lejana asamblea nacional de Vista Alegre, donde seguramente, volverán a coronarle para el mismo cargo. Cuanto me acuerdo de aquel Felipe González de chaqueta de pana.

Pero, además de una burla, categorización más que benévola que sólo haría si creyese que el uso de este mecanismo de consulta ad-hoc de PODEMOS en el caso que nos ocupa, hubiese sido desde una posición totalmente de transparencia; y no, como una maniobra política bien orquestada y estudiada, incluso, me atrevería a afirmar, que antes de la adquisición del susodicho chalet. Dicho de otra manera, utilización de las bases para fines propios y no para cuestiones políticas que nos puedan afectar a todos.

Volviendo a retomar el artículo de mi compañero, donde se discute el fondo del tema, es decir, si adquirir un chalet es de gente de izquierdas o de derechas; coincido en que, aquí de lo que se trata es de ser “esencialmente de izquierdas” y no un producto político marquetenizado que es en lo que se ha convertido Pablo Iglesias  y otros neo-políticos, y ahora, Irene Montero, donde su cercanía al pueblo no es más que un producto.

Espero que a aquellos intolerantes de izquierdas, fieles a Pablo Iglesias, no se tomen como algo personal mi opinión, porque no deja de ser eso, una opinión más, pero quizá con más valentía que la de ustedes que critican por detrás, en redes sociales y otros foros, escondiéndose tras un pseudónimo y una imagen que no se corresponde con la real, aveces, muchas, insultando sin argumentos, llamándonos fascistas a quienes no pensamos como ustedes. Eso si, no me vengan dando lecciones de democracia y de lucha social, porque a mí, mi madre me pario en una manifestación, y me enseño que, en democracia todas las opiniones son válidas y deben ser respetadas, lo que no implica que no puedan ser cuestionadas. Amigos de izquierdas, que confundís la lealtad con sumisión, y otros de PODEMOS a quienes se les hace el culo gaseosa cuando ven a su líder.

Señoras y señores de PODEMOS, dejen de perder el tiempo en estas tonterías y pónganse a trabajar en cosas serias.

Ah, y una pregunta a los que piensan que la consulta a las bases es por motivos de transparencia y democracia interna: ¿por qué no se hizo la consulta antes de comprar el chalet?. No vale la respuesta que, no se sabía la repercusión mediática, porque pensar que no iba a existir dicha repercusión después de la caña que Iglesias a dado a ciertos políticos por cuestiones en mayor o menor medida parecidas, en su favor creo que merecidas; es no estar con los pies en la tierra y menos con la responsabilidad de dirigir un partido que, supone la previsión de la incidencia mediática de sus vidas, públicas y privadas (1).

 

(1) Párrafo añadido a las 10,35 h. del día de publicación de este artículo debido a su omisión por error en su edición.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Rajoy se esconde de la prensa en Salamanca por el caso Zaplana

Rajoy Visita Salamanca

Fuente: La Crónica de Salamanca. A la derecha nuestra colaboradora Margarita Vázquez de Prada

Ayer, visitó Salamanca M. Rajoy, con el fin de clausurar  el IV Encuentro Internacional de Rectores en laUniversidad de esta Ciudad, donde se trato, entre otras cuestiones, el tema del master de Cifuentes que tanto daño ha hecho a la universidad pública española, si bien él no estuve presente en este debate.

Aprovechando esta visita para tomar algo en un céntrico local de hostelería en la plaza mayor,  nuestra colaboradora, Margarita Vázquez de Prada, aprovechó este momento tan relajado para él para preguntarle acerca de la detención que había tenido lugar esa misma mañana del histórico Eduardo Zaplana por blanqueo de capitales, respondiendo, como buen gallego, de la forma que nos tiene acostumbrados, con otra pregunta: “Pues, ¿qué me va a parecer?”.

En fin, más de lo mismo, no responder a lo que se le  pregunta, aunque, quedamos satisfechos en evidenciar una vez mes la actitud escapista de un presidente del gobierno más tocado que nunca por los innumerables casos de corrupción que salpican a su partido y por el tema catalán.

Buscaba tranquilidad lejos de la Corte para no ser asediado por los periodistas por la recientísima detención de Zaplana, pero se encontró con nuestra colaboradora,  como siempre dispuesta a luchar contra las injusticias sociales, la cual tuvo que sufrir los insultos y empujones de algún gorila guardaespaldas y de alguna soberbia afiliada del Partido Popular con aires de alta alcurnia. Hecho del que solamente se ha hecho eco un digital local, la Crónica de Salamanca, pero no el resto de medios presentes, algunos nacionales, quienes quizá no vean noticia en lo sucedido.

La compañía del presidente del gobierno, entre otros el alcalde de la ciudad y el presidente de la Diputación, igualmente se vieron molestos ante dicha pregunta, posiblemente acostumbrados a que los salmantinos casi nunca protestan por nada.

 

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.006 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 118.898 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

 

Remedios Naturales

8256 Remedios Naturales por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes