Archivos de categoría para: Actualidad

Hasta luego Ángel

¿Qué podemos decir de Ángel Nieto que no se haya dicho ya en los medios tras conocer su muerte en el día de ayer?. Una leyenda, un mito, una gran persona, noble y afable, amigo de sus amigos, adorado por sus tres hijos y su sobrino, un hijo más, Fonsi Nieto.

No hace mucho, en  el pasado mes de mayo en el programa de Bertín Osborne de la Cinco, “Mi casa es la tuya”, que muchos vimos su reposición ayer en homenaje al que todavía velaban sus familiares y amigos, hablaba casualmente de su muerte que, aunque deseaba que fuese dentro de muchos años, dijo que la recibiría con la conciencia tranquila de no haber hecho conscientemente daño a nadie. Y, así se ha ido el campeón del mundo en motociclismo en 13 ocasiones, aunque por triscaidecafobia él prefería decir que fueron 12 + 1 –siete en 125 c.c. y seis en 50 c.c..

Su fallecimiento, a los 70 años de edad, consecuencia de un accidente sufrido el pasado 26 de julio del actual en Ibiza mientras conducía un quad, ​del que fue trasladado a la Policlínica Nuestra Señora del Rosario e intervenido durante más de dos horas, permaneciendo en “estado grave, pero no crítico” según fuentes del mismo recinto. Sin embargo, ayer, la misma policlínica informó de que su estado había empeorado gravemente a causa de un edema cerebral masivo, falleciendo pocas horas después.

Grandes figuras del deporte, tanto españoles como extranjero, de la política y del arte, incluida la Casa Real, han lamentando su muerte en las redes sociales, ensalzando su persona y su trayectoria deportiva.

Nacido en el seno de una familia humilde en Zamora que, cuando tenía un año, se trasladó con esta al madrileño barrio de Vallecas,  en el que pasó su infancia y cuyos colegas fueron los únicos en darle la bienvenida tras la victoria de su primer campeonato mundial en el aeropuerto de Madrid, debido al desconocimiento de la mayoría de los españoles de este deporte que él se encargó de sacarlo a la luz.

 

“…cuyos colegas fueron los únicos en darle la bienvenida tras la victoria de su primer campeonato mundial en el aeropuerto de Madrid.”

Desde su infancia tenía claro que quería dedicarse a este deporte, lo que le llevó a trabajar en Bultaco y Derbí, siendo ésta última la que en el año 1964  prueba sobre sus monturas y le contrata como piloto pero las motos de Mollet del Vallés se enfrentan a las del gigante nipón Suzuki con cajas de cambio de hasta 12 relaciones. Pese a su coraje Nieto tan sólo puede sumar dos .

En 1965 Derbi le ofrece seguir pero declina la oferta y en febrero firma con Ducati. En Sevilla obtiene su primera gran victoria ese mismo año, al ganar en la prueba puntuable para el Campeonato de España de Velocidad. A partir de ese momento, su nombre empieza a conocerse y los resultados de 1966 aumentan su prestigio que empiezan a disputarse las fábricas españolas. Tras una dura pugna Derbi consigue el retorno de Ángel Nieto pero esta vez sólo como piloto.

En 1969 cambian los reglamentos para 50 c. c. Con motores monocilíndricos y cajas de cambios de no más de 6 relaciones, Derbi está lista para competir por el título y Nieto también convirtiéndose en el primer campeón del mundo español en la historia del motociclismo.

Al año siguiente Nieto repite título y comienza su preparación para el asalto a la siguiente categoría de 125 c. c. Fue el inicio de una trayectoria brillantísima (en diversos equipos: Derbi, Morbidelli, Kreidler, Minarelli, Garelli y Bultaco)

Tras su retirada del motociclismo activo, a principios de 1987 formó una escudería bajo el nombre de Team Ducados Ángel Nieto, del que formaron parte Carlos Cardús, Alberto Puig y Julián Miralles y de la que su piloto más exitoso fue Alberto Puig. El equipo fue disuelto en octubre de 1988.

Desde entonces, compaginó su dedicación al mundo del motor con la de comentarista deportivo. En 1998 pasó a ser director técnico del Vía Digital Team. En 1999, uno de sus pilotos, el también español Emilio Alzamora, ganó el Campeonato del Mundo de 125 centímetros cúbicos.

Algunos de sus familiares han decidido seguir su profesión; así, sus hijos Gelete y Pablo, y su sobrino Fonsi, participan o han participado en pruebas del campeonato del mundo de motociclismo.

Durante casi 20 años colaboró en las transmisiones de carreras con TVE compartiendo micrófono con Valentín Requena siendo comentarista de las carreras de MotoGP hasta el año 2011,cuando se anunció que Telecinco adquiría los derechos de emisión del Campeonato. A partir de 2012, Nieto fichó por Mediaset para seguir siendo el comentarista de las carreras para todos los españoles, hasta el año 2016, cuando Telecinco perdió definitivamente los derechos de emisión de todas las carreras en favor de Movistar+.

Hemos perdido una gran figura del deporte, nuestro embajador mundial del motociclismo español. Descanse en Paz.

 

Cuando el hombre comenzó a soñar

 
Revisando unos libros de arte en una de estas calurosas tardes de estío, donde no está permitido salir a la calle por el abrumador calor del sol, he descubierto algunos fragmentos de las pinturas de la cueva de Altamira.

Nunca había reparado en su colorido, en la plasticidad de sus formas, en la expresión y mucho menos en su simbología, que a día de hoy sigue sin estar clara. He intentado comprender su significado y ponerme en la piel de uno de esos hombres del período Magdaleniense sin éxito. Pero sí he llegado a una conclusión, aquellos hombres de hace treinta mil años fueron seguramente unos de los primeros en comenzar a soñar.

En noches de verano como las que nos acompañan ahora, aquellos hombres y mujeres debían contemplar las estrellas como algo mágico en la oscuridad de la noche, la luna debía ser su consejera y la luz del amanecer el camino a seguir en las cacerías que se convertirían en eternas pintadas en el techo de sus cavernas.

A la luz de un mísero candil rudimentario, imaginar una cacería fructífera permitía a aquellos antepasados prehistóricos soñar con lo que más deseaban, con lo que era su modo de vida y sobre todo lo que les permitía entrar en contacto con los espíritus y con lo sobrenatural, en una comunión fraternal entre hombre y Naturaleza. La fantasía revelada a través del sueño tenía que ser plasmada, era una necesidad que hoy llamaríamos posmoderna y que impulsaba al hombre a alcanzar otras cotas que estaban por encima de su pensamiento y que lesobligaban forzosamente a creer en algo superior. Sin saberlo, abrieron la puerta a la pintura, al arte y al simbolismo, creando un enigma sin resolver que forma parte de la historia del arte y que, seguramente, sentó las bases de algo más intenso y misterioso, la capacidad de soñar.

“Sin saberlo, abrieron la puerta a la pintura, al arte y al simbolismo, creando un enigma sin resolver que forma parte de la historia del arte y que, seguramente, sentó las bases de algo más intenso y misterioso, la capacidad de soñar.”

Abraham Domínguez
Soñador de nacimiento y buscador por vocación. Profesor universitario, ensayista y artista plástico por definición, mi tarea educativa y mi obra artística buscan el romanticismo perdido de otro tiempo, donde la creatividad y el ingenio dominaban el mundo.

De Cristiano, nada de nada

“Cristiano. Referente al cristianismo,  religión monoteísta que tuvo su origen en las enseñanzas de Jesús que están recogidas en los Evangelios” que como todos sabemos entre sus virtudes está la de ser justo y generoso con los demás. Y, si no recuerdo mal, en dichos Evangelios está recogido aquello que Jesús dijo a sus discípulos cuando le preguntaron si consideraba justo pagar tributo al gobierno, Jesús manifestó: “Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios, lo que es de Dios”.

 

Hecha esta breve introducción, cuya utilidad encontrarán más adelante, he de confesar que, como en este país parece que ya no está de moda hablar de política, por el aspecto cada vez más negruzco y repugnante que está tomando; me voy a pasar al extremo contrario y voy a hablar de lo que nunca casi hablo y habla casi todo el mundo: de fútbol. Pienso que con ello puedo altraer a algún lector más. Nunca se sabe, pero hay que intentarlo. Y, que mejor, dentro de este mundillo, detenernos en una de sus mejores estrellas, como es Cristiano Ronaldo.

Pido perdón si a partir de este momento empiezo a decepcionar a aquellos y aquellas que buscaban en mi sólo el análisis del perfil deportivo de tan ilustre figura, pensando, quizá que había nacido una nueva estrella dentro del periodismo deportivo; pero, siendo mi objetivo analizar su perfil de contribuyente, la verdad es que me importa un bledo o más bien dos, que estemos ante una estrella del deporte o ante el tendero de la esquina; más que nada, por hacer útil al eslogan ese de la Agencia Tributaria de que “Hacienda somos todos”, aunque muchos estemos convencidos que no es así.

Debo de confesar que desde aquel día en que vi nacer en Cristiano Ronaldo -algo parecido a un Orangután-, con aquel grito en la entrega de la “bola de ouro 2014”, me di cuenta ante qué tipo de persona me encontraba, aspecto que empezó a eclipsar la luz de la estrella futbolística que para mi en un determinado momento, fué. Un ser egocéntrico, arrogante, y chulo…, muy chulo, sobre todo chulo. Pero, no es lo mismo que la chulería se engalane para este señor cuando comparece ante los medios, que cuando quien tiene delante es una jueza que está cumpliendo con su trabajo y que está investigando un posible fraude fiscal, así como su carácter doloso.

 

“Un ser egocéntrico, arrogante, y chulo…, muy chulo, sobre todo chulo. Pero, no es lo mismo que la chulería se engalane para este señor cuando comparece ante los medios, que cuando quien tiene delante es una jueza”

Descargar la responsabilidad en unos asesores fiscales, como ha hecho Cristiano, es ya un recurso muy manido, pues eso no exime a quienes puedan disponer de tales asesores, de la responsabilidad personal, como cualquier otro ciudadano, de conocer la legalidad de las cosas y actuar en consecuencia. Y, si no lo ha hecho, o los asesores han llevado a cabo alguna actuación en representación de aquel, sin poder suficiente, será un tema que deba debatir con ellos privadamente; y, por lo tanto, también nos debe importar un bledo, sobre todos a aquellos que estén a punto de sucumbir a la tentación de darlos por buenos con el objeto de atenuar su responsabilidad.

En cuanto a la chulería, cual astro que esta en el zenit del universo, se la podría meter por donde muchos  están pensando, y que yo he pensado antes, pero que,  por razones obvias, omito. Porque, cuando se hace ostentación de lo grande que es uno frente a millones de mortales que cumplen religiosamente con sus obligaciones tributarias  en situaciones económicas insoportables, nos empieza a tocar a muchas y muchos las narices, seamos o no del Madrid. Y si, no es así, entonces es que me he debido de perder algo en este mundo, porque pasaría a no entender absolutamente nada. Y como no quiero causar enervación o disgusto por mis comentarios, pido disculpas anticipadas, pero esa no era mi intención. ¿O sí?.

 

Olga Sánchez Rodrigo
Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El diván de mi vecina. La gente decente.

 He decido dar un tiempo de descanso a mi alma en busca de la paz, motivo por el cual debo abstenerme de entrar al trapo como mi vecina dándole cancha para su crítica política, puesto que, ante su incapacidad de ser un poco objetiva y no siempre inclinar la balanza hacia el lado derecho; he decido ponerme moreno y tomarme unas mañanas de asueto para ir a la  piscina municipal, así también, además del bronceado, muevo un poco mis músculos entumecidos por la vida tan sedentaria que me esclaviza; y he aquí, como resulta difícil que fuese de otra manera por ser la única piscina del barrio,  me encontré con mi vecina.

Me acerque a ella para saludarla, pensando en la mala suerte de coincidir ambos, tuve que forzar mi sonrisa para que no se me notara lo que realmente pasaba por mi cabeza y tras intercambiar dos o tres palabras interesándonos el uno por el otro, me apresuré a  buscar un sitió donde estar cómodo.

Esa mañana había madrugado con el fin de coger una tumbona en la que estar cómodo, pero mi vecina se había adelantado e igual que ella un montón de padres y madres de familia con el fin de reservar no sólo la mejor parcela dentro del recinto, sino también, un montón de tumbonas para que los miembros de su familia menos madrugadores tuviesen disponible una de ellas cuando decidieran bajar a darse el chapuzón que, más que mañanero, estaría en esa franja horaria en que los relojes pasan de “am” a “pm”, o lo que es lo mismo en el momento en que suele diferenciarse la mañana de la tarde. De manera que, todo mi gozo en un pozo por no encontrar ni una sola tumbona, mientras muchas estaban vacías con una sola toalla o una mochila encima, y que cansado a preguntar sobre su posible uso recibía  la misma respuesta: “esta reservada” o “esta cogida”.

Mi vecina se había percatado de mi búsqueda infructuosa de la tumbona perdida y, de la misma manera que suele invitarme a sentarme en el diván de su casa cuando quiere hablar conmigo o meter los perros en danza para estimular mi conversación, me ofreció una de las tumbonas que, como he dicho, había reservado para  algunas de sus amigas que todavía no habían llegado. Hubo un momento de dudé siendo consciente de que estar al lado de ella lo normal es surgiese lo que yo trataba de evitar.

Como no, el tema de la semana no podía ser otro que la comparecencia de Rajoy en la Audiencia Nacional para declarar en calidad de testigo sobre el caso Güertel, eso sí, reconduciéndo la culpa a los medios de comunicación y la izquierda del país, como promotores o causantes de la misma, al sacar a relucir los trapos sucios que, en todo caso,  según ella, deberían lavarse en casa, porque la judicialización de la política lo único que hace es crispar los ánimos de la “gente decente” y estimular la confrontación social.

El invite por su parte, como es normal, causo en mi la merecida contestación en defensa de lo que consideraba justo que, no es otra cosa que, quien la haga que lo pague, y que si alguien roba, lo suyo es que sea juzgado como lo que es, como un ladrón . Y como no quería dejar nada en el tintero le pregunté a quién quería referirse cuando habla de “gente decente”. “¿Quiénes vamos a ser?”, contesto ella, parecía que en imitación al interrogatorio del día anterior al presidente del gobierno que, como buen gallego, además de sus amnesias y desvergüenzas respondía con una pregunta. “Gente como tú y como yo, como todos los que estamos aquí”, concluyó, quedando tremendamente satisfecha.

“causo en mi la merecida contestación en defensa de lo que consideraba justo que, no es otra cosa que quien la haga, que lo pague, y que si alguien roba lo suyo es que sea juzgado como lo que es, como un ladrón”


Con la soberbia que nos caracteriza a casi todos los seres humanos, a unos más que otros, por supuesto, me pregunté si realmente yo estaba entre esa misma gente decente que había ocupado todas las tumbonas de la piscina para sus amigos y familiares que todavía no habían logrado desprenderse de las sábanas; y me di cuenta que sí, que era igual que todos ellos, me terminaba de acordar que mi coche lo había aparcado entre otros dos, ocupando todo un sitio que podría haber servido para que aparcase otro más. Ahora bien,  me considero más decente que quienes presumiendo de ello sólo ven la indecencia de los demás,  y mi vecina siempre la ve en los mismos. Precisamente, no en los que son de su color.

 

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Cuando el lobo aúlla

Son pocas las ocasiones que he tenido en mi vida de escuchar el aullido del lobo. Cuando lo he escuchado me he estremecido inundado por la emoción y también por el miedo, el miedo a algo ancestral que anida en nuestro interior desde el origen, y que en momentos como el que relato emergen con fuerza desde lo más profundo del inconsciente colectivo.

La experiencia vivida a través del cine de terror y de los cuentos a la luz de la hoguera en mi infancia, dilatan mi imaginación buscando lo sobrenatural de un animal que ha sido objeto de persecución desde tiempos inmemoriales.

El lobo, considerado como antigua alimaña, fue perseguido hasta su casi extinción en los años setenta cuando todos lo considerábamos como una amenaza para el ganado y el campo. Tuvo que ser un chamán, un mago de la Naturaleza, el que nos demostrara que podíamos estar y vivir en un error. Félix Rodríguez de la Fuente fue el autor del milagro y compuso una bella melodía para tan noble animal, melodía que aún resuena en nuestros oídos y que nos recuerda que debemos respetar al lobo. Su vida es tan valiosa que tiene que llenarnos de orgullo saber que en nuestros bosques y campos habita un animal legendario de extremada belleza, que fue venerado en otro tiempo y en otras culturas por su fuerza, por su presencia y por su significado.

El hermano lobo existe y multiplica su población por momentos con lo que ello conlleva, por eso es tan importante que el hermano ganadero comprenda su valor ecológico, pero sin perjuicio para su ganadería. Lobos y humanos no nacieron para entenderse dicen todavía algunos viejos del lugar, pero yo creo que sí, sé que puede ser posible y que se conseguirá. Para ello, gobiernos y administraciones tienen mucho que decir y que apoyar en ambas direcciones para que ninguno salga perjudicado.

” Lobos y humanos no nacieron para entenderse dicen todavía algunos viejos del lugar, pero yo creo que sí, sé que puede ser posible y que se conseguirá. “


Las vacas en la dehesa deshojando las encinas y dándoles forma, los rebaños de ovejas pastando en el barbecho en el caluroso agosto, o las piaras de cerdo ibérico cebándose con las bellotas durante la montanera, son imágenes cargadas de belleza que nadie quiere ver desaparecer, como tampoco queremos dejar de ver a través de los prismáticos las sombras lobunas que atraviesan como un rayo los cortafuegos entre los pinares.

Siempre ha existido el ganado y siempre ha existido el lobo. En la prehistoria, su cercanía con los humanos lo convirtió en perro para nuestra futura alegría y convivencia. Con esta conversión, el perro-lobo se domesticó y el lobo se convirtió en su enemigo, pero mientras existan perros, los lobos lo van a tener más complicado con sus primos menores. Incluso se ha pensado en la presencia de burros cerca de los rebaños por su fino oído para detectar peligros, pero esto ya es otra historia.

Mientras tanto, seguiré disfrutando del aullido del lobo siempre que pueda y pensaré, como el amigo Félix, que la Naturaleza pertenece a los niños y que no podemos acabar con lo mejor que tenemos en este país: nuestra fauna y nuestro paisaje.

 

Abraham Domínguez
Soñador de nacimiento y buscador por vocación. Profesor universitario, ensayista y artista plástico por definición, mi tarea educativa y mi obra artística buscan el romanticismo perdido de otro tiempo, donde la creatividad y el ingenio dominaban el mundo.

La reina de los Icenos

Boudica, la reina de los icenos – Los Enemigos de Roma

Corría el año 55 a.C., el gran general Cayo Julio César organizaba una expedición con más de 80 navíos y un ejército de soldados con la intención de invadir Britania. Motivado por sus ansias de poder dirigió su flota hacia las costas inglesas atravesando el Canal de la Mancha.

El genial estratega estaba convencido de que sería fácil reducir a aquellos bárbaros insulares, así les llamaban, carentes de formación militar. Con esta invasión pretendía conseguir varios objetivos, evitar que siguieran prestando ayuda a los celtas de la Galia, apoderarse de sus riquezas en oro y piedras preciosas y ampliar los dominios del Imperio Romano. El éxito obtenido por sus legionarios fue relativo, aunque lograron dispersar a las tribus circundantes se encontraron con muchas de sus naves inutilizadas, sin áncoras ni rastro de jarcias para seguir navegando, un desastre que minó el ánimo de su ejército al no disponer de apresto para su reparación, viéndose forzados a desistir en su empeño.

Un año después volvió a armar a sus legiones para una segunda invasión y sabiendo que los britanos eran unos adversarios difíciles de vencer, fue bien pertrechado de hombres y aprovisionado con suficientes víveres. Hubo de enfrentarse a la tribu más poderosa de todas las que ocupaban la isla, cuyos territorios abarcaban las regiones de Suffolk, Essex y parte del río Támesis, los llamados Trinovantes. El nombre, compuesto de los prefijos célticos tri y novio, significa: ‘El pueblo más vigoroso’. Julio César, que disponía de mejor armamento, los venció y les utilizó como botín de guerra obligándoles a rendirle tributos.

Cuenta la historia que alrededor del año 30 d.C., nació Boudicca, en el seno de una familia de aristócratas icenos, en la región del Anglia del Este, la zona más oriental de Gran Bretaña. Parecía predestinada desde su nacimiento a convertirse en una heroína, protagonizando uno de los episodios épicos y determinantes de la historia de los celtas insulares, incluso su nombre celta es emblemático, significa Victoria.

La primera vez que los legionarios del emperador Claudio, emulando las gestas de su antecesor Julio César, llegaron a las islas, Boudicca, era solamente una niña. Siendo muy joven contrajo matrimonio con Prasutagus, el rey de los Icenos, cuya tribu habitaba en la zona actual de Norfolk, lo que la convirtió en reina de pleno derecho. De esta unión nacieron dos hijas. Con el fin de evitar la guerra y de ser conquistados durante la invasión, el rey, alcanzó un acuerdo con los romanos, pudiendo así mantener la independencia del pueblo, aún a costa de firmar el estatuto de alianza por el que pagaba tributos.

Cuando aconteció la muerte de Prasutagus, alrededor del año 61, sus hijas debían heredar el reino junto con sus riquezas. Los celtas contemplaban una igualdad entre mujeres y hombres, pero esta ley testamentaria fue ignorada por la codicia sin límites del procurador Cato Deciano, quien se apropió de todas las posesiones del monarca fallecido usurpando la soberanía del pueblo, además de infligirles un trato despótico y violento al mandar sofocar las protestas. Las tierras y los bienes fueron confiscados, los nobles tratados como esclavos, sus tropas desencadenaron una extremada violencia saqueando o quemando aldeas, matando a quienes se resistían y tomando esclavos como pago a una presunta deuda, lo cual provocó la indignación de los Icenos. La avaricia de Deciano, unida a la falta absoluta de moral, fue la causa que posteriormente originaría una confrontación de memorable epopeya entre britanos y romanos.

Boudicca intervino entonces decidiendo llevar en persona la disconformidad de sus súbditos ante el procurador. Era una mujer considerada de gran inteligencia, belleza, de singular y fuerte carácter, de complexión robusta, alta, de voz grave y melena rojiza que le llegaba más allá de la cadera. Su figura estaba ornamentada con una túnica de bellos colores, una fíbula sujetaba el largo manto y un torque de oro la adornaba rodeando su cuello, dignificándola, mostrando su estirpe y el prestigio de los Icenos contenido en su persona.

Con la intención de debatir la querella en son de paz y como muestra de buena voluntad, se hizo acompañar de sus jóvenes hijas y algunos consejeros de su corte. Se desplazaron para ello en un carro hasta el campamento del romano. Al conocer por sus soldados la inminente llegada del comité, Deciano, mandó detenerles a la entrada del campamento y dar muerte a los acompañantes. Boudicca fue despojada del manto que la cubría, rasgaron su túnica dejando al descubierto la espalda, rodearon sus brazos con una maroma, la ataron seguidamente a un poste y chasqueando el látigo comenzaron a golpearla salvajemente. Hicieron lo mismo con sus hijas, también las azotaron, después los soldados por turnos las violaron uno detrás de otro, mientras obligaban a Boudicca a mirar las infames y desgarradoras escenas agarrándola brutalmente de los cabellos. La humillación y vergüenza de lo que hicieron a su persona debió ser nimio comparado con la tortura de ver mancillada la doncellez de sus inocentes hijas. Cuando los irracionales legionarios del Áquila terminaron, soltaron las cuerdas que la sujetaban al poste derribándola sobre la tierra y dejándola abandonada, haciendo alarde de su insolencia se burlaron cruelmente de ella. Las doncellas se encontraban exánimes sobre el suelo cual despojo humano, destrozadas. Boudicca las ayudó a incorporarse e instándolas a hacer un esfuerzo para levantarse, quizá en un intento por recuperar la honra que les había sido arrebatada, las hizo subir al carro que aun permanecía en las lindes del campamento. La indomable madre dirigió el carruaje con determinación llevándolas como estaban, semidesnudas y exhaustas, hasta la tribu.

“… fue despojada del manto que la cubría, rasgaron su túnica dejando al descubierto la espalda, rodearon sus brazos con una maroma, la ataron seguidamente a un poste y chasqueando el látigo comenzaron a golpearla salvajemente.”


Los romanos no imaginaron las consecuencias de aquel inhumano ultraje, hecho que debió inflamar de una furia incontenible a la reina rebelde, resultando ser el detonante de una guerra sin cuartel. Al verlas y conocer lo ocurrido, una cólera infinita pareció apoderarse de los Icenos y bastó para levantarse en armas clamando venganza contra sus invasores. La noticia del agravio se difundió y los habitantes de otras tribus se unieron, llegando a constituir el mayor contingente de guerreros celtas, se cree que fueron muchos más de 120.000. Los Trinovantes se sumaron de inmediato retomando el protagonismo que desde los tiempos de Julio César habían perdido. Eligieron a Boudicca como su líder. Siguiendo su tradición en las batallas y a fin de parecer más fieros, se pintaron de verdinegro con el zumo de gualda. Unos en carros, otros a caballo, con lanzas, arcos y flechas, totalmente exaltados y dispuestos, cabalgaron sin descanso comandados por Boudicca regando la tierra por la que pasaban con la sangre de sus opresores y verdugos. El espíritu independiente, orgulloso y heroico de los celtas se hizo imparable ante la ignominia sufrida.

Dirigieron sus pasos a la capital de los Trinovantes, Camulodunum (en la actual Colchester) convertida en un asentamiento de soldados y sometida bajo su yugo. En dicha ciudad habían construido un templo dedicado al emperador Claudio a expensas de sus legítimos pobladores. Los furibundos britanos hicieron la entrada en la ciudad prendiéndole fuego y desatando una masacre. Todos sus enemigos cayeron derrotados y exterminados, siendo pasados a cuchillo, ahorcados, crucificados, quemados o empalados con pinchos ardientes. Los hombres enviados por Deciano para reforzar la defensa de la ciudad, y los de la Legión IX Hispana, compuesta por otros 2.500 soldados y comandados por Quinto Petilio, fueron aniquilados en los caminos. Verulamium también quedó arrasada. Seguidamente, el gigantesco ejército se encaminó hacia Londinium (actual Londres). Algunos dignatarios, entre ellos Cato Deciano, se apresuraron a huir. Cayo Suetonio Paulino, el gobernador de Britania, se encontraba en el sur sofocando revueltas cuando fue requerido para defender la ciudad, al llegar consideró que era imposible y se retiró abandonándola a su suerte, a pesar de los ruegos de sus habitantes, prefirió sacrificarlos para salvar al resto de los soldados romanos en Britania. Los celtas sublevados llegaron y mataron a todos los que se habían quedado.

La batalla final en Watling Street

Sus tácticas en la guerra resultaban imprevisibles, muy diferentes a las de los legionarios. Desafiaban a sus contrincantes comenzando por desorientarles y confundirles con cánticos incomprensibles, se movían sobre sus caballos haciéndoles brincar, los sobrecogedores sonidos que emitían los cuernos se entremezclaban con un ronco y penetrante ulular, ejercían un martilleo metálico, cadencioso, golpeando las armas contra los escudos ‘in crescendo’, cuando el estruendo alcanzaba el apogeo corrían en una frenética algarada al encuentro de sus adversarios, a la vez que lanzaban dardos y flechas desde los carros. Aquella actitud retadora producía tanto pavor como admiración en los romanos, quienes vivían este espectáculo como una pesadilla a la que debían sobreponerse.

Suetonio era un militar experimentado donde los hubiere y puso en marcha las tácticas aprendidas. Se ubicaron en un terreno donde no podían ser flanqueados, rebasados ni emboscados. Sus legiones disciplinadas formaron varias filas, cargados con sus escudos que les cubrían todo el cuerpo, lanzas y espadas. Cuando la infantería britana avanzó las formaciones romanas atacaron con una lluvia de lanzas que logró diezmar las primeras líneas. Una fila de soldados iba sustituyendo a la de adelante y volvían a la carga, así sucesivamente, consiguiendo sembrar la dispersión entre sus enemigos, que retrocedieron y cayeron formando una avalancha humana. La masacre fue enorme, más de 40.000 britanos murieron aquel día aplastados. Los romanos avanzaron implacables y durante horas se dedicaron a rematar a los heridos sin distinción ni piedad, ya fueran mujeres, niños o ancianos, hicieron bastantes prisioneros, muchos otros consiguieron escapar. Jamás fueron encontrados entre los muertos los cuerpos de Boudicca ni de sus hijas, que también combatieron ferozmente junto a ella.

Antes de ser vencida por las legiones de Suetonio la reina de los Icenos había aniquilado a más de 80.000 romanos y destruido tres de los asentamientos más importantes. En Watling Street ganaron sus enemigos, a pesar de estar en minoría numérica, porque disponían de mejor armamento y experiencia militar. Resulta chocante que hasta el tiránico Nerón, que gobernaba entonces, dijera que se les había dado un castigo demasiado severo a los valientes britanos.

En la era victoriana la figura de la reina indomable fue laureada y adquirió proporciones legendarias. Un buque de guerra se bautizó con su nombre: HMS Boadicea. Alfred Lord Tennyson, el poeta más distinguido de la época, escribió un poema en honor a ‘Boadicea’ o ‘Boudicca’, considerando a la reina Victoria como su epónima. Thomas Thornycroft creó un monumento de bronce, un carro de guerra adornado de guadañas al estilo del Imperio Persa, dedicado a la reina de los Icenos y a sus hijas, financiado por el príncipe Alberto de Sajonia- Coburgo-Gotha. Lo ubicaron cerca del puente de Westminster, sede del Parlamento Británico, Londres, en 1905. Dos versos del poema rezan en la estatua dedicada a ella: ‘Regiones que el César nunca conoció, tus herederos dominarán’.

Este relato está inspirado en textos de Plinio el Viejo y Dion Casio.

Montserrat Prieto
Solo soy alguien que nunca dejará de soñar con un mundo mejor. Que hace del aprendizaje una constante de su vida. Amante y defensora de la salud medioambiental, de los Derechos Humanos y de la Justicia. Escritora de cuentos y relatos

Quiero decirte

© Ilustración de Oda Sales
Quiero decirte, con palabras que me entiendas, con sentimiento medido, tantas cosas que en espera ha guardado mi boca, ha paladeado mi lengua, se han asomado a mis ojos curiosas por conocer a quien deben sus existencia. Tantas cosas tantas veces pensadas, tantas refrenadas con la excusa de que no era el momento, que no era.
Quiero decirte, ahora, ya por fin, con palabras medidas, con sentimiento vivo, cosas viejas, cosas nuevas, cosas que no tienen tiempo, ni sonido, ni siquiera.
Quiero decirte, hoy lo que ayer me he callado, lo que no ha encontrado su momento, lo que no lo ha tenido, lo que aún lo espera.
Quiero decirte, porque aún las tengo dentro, las palabras pensadas sin llegar a ser nunca pronunciadas, porque empujan, porque tienen vocación de ser oídas, porque tengo necesidad de volcarlas fuera.
Quiero decirte, como tantas veces, y con las palabras entregar el alma. Volcar lo más íntimo, lo oculto, lo ocultado y lo que nunca viste porque no has mirado o porque tus ojos no buscaban lo que te ofrecía mi entrega.
Quiero decirte, aunque tal vez ya sea tarde, con mis palabras más serenas, con mis palabras más claras y sinceras, que nunca será lo que no ha sido, pero queda por ser lo que nuestro deseo de vivirlo quiera.
Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

La amnesia de un gallego

No recuerdo, no me acuerdo, no lo sé, lo desconozco, fueron las respuestas repetidas a las preguntas que le fueron formuladas en el Juicio  del caso Gürtel en la Audiencia Nacional al presidente del gobierno de España.

Tal vez porque su cerebro esté padeciendo una demencia senil prematura, aunque también cabe la posibilidad de que haya cometido perjurio al no decir la verdad ante las evidencias que han llevado al Tribunal a llamarle a declarar  en calidad de testigo, como constata la Caja B de Bárcenas y la destrucción del ordenador donde se llevaba ésta para no dejar rastro alguno; el mismo al que dió ánimos en un SMS diciéndole que estaban haciendo todo lo posible para que todo terminara en aguas de borrajas sabiendo lo que podría revelar si hablaba, como ha hecho, y al que posteriormente acuso de delincuente saltándose esa presunción de inocencia que él mismo demanda de continuo para los acusados de su partido o cercanos a él que al final han terminados con sus huesos en la cárcel.

Pero, no sólo la falla la memoria a Rajoy sino que su soberbia como viene siendo habitual en él cuando se siente acorralado, hizo acto de presencia en varias ocasiones, conducta recriminada por el presidente del tribunal; un presidente que permitió que su declaración no se hiciese frente al estrado junto al banquillo de los acusados, sino en un lugar preferente entre los magistrados y los abogados, gozando de un privilegio que no está reconocido procesalmente, pero también vetando una serie de preguntas decisivas bajo el argumento de que no resultaban pertinentes, aspecto que corresponde únicamente considerar al presidente de la Sala, aunque en este caso con el falaz argumento que lo que se haya dicho en la prensa debe quedar allí, como si lo que se hubiese dicho fuese un invento de los periodistas cuando fueron algunos de ellos los que sacaron a la luz las pruebas en la que apoyaban sus crónicas.

“Pero, no sólo la falla la memoria a Rajoy sino que su soberbia como viene siendo habitual en él cuando se siente acorralado, hizo acto de presencia en varias ocasiones,”


Está claro que el presidente no puede ser acusado debido a su aforamiento sin la autorización del Congreso de los Diputados, y que el interrogatorio que todos pudimos presenciar el pasado miércoles en directo en todos los canales de televisión, no ha sido más que un montaje para demostrar a los ciudadanos que la justicia es igual para todos, cuando todos sabemos que hay ciudadanos de primera y de segunda. En definitiva, una farsa como muchas de las que se escenifican en este país para consuelo de aquellos que todavía comulgan con este sistema donde la corrupción y la falta de independencia de la justicia, y de una fiscalía que si no se queda muda como en este interrogatorio, apoya a los acusados. Pero esto es lo que hay cuando un país funciona a base de cacicadas.

Un montaje del que el Partido Popular ha sacado pecho,  y lo seguirá haciendo como patriotas de pacotilla, elogiando la conducta de su presidente por colaborar con la justicia, olvidando que ha sido llamado por el propio Tribunal y no una colaboración voluntaria del que está acostumbrado al plasma y a los vetos en sus comparecencias ante la prensa; sin olvidar su entrada en la Audiencia Nacional a escondidas como el que tiene que ocultar algo, lo que no deja de ser un acto de cobardía para no enfrentarse a los medios de comunicación allí presentes. Pero, lo peor, no avergonzándose de ser el Partido con más acusados en investigados judicialmente entre sus filas por corrupción, sino todo lo contrario, sacando a paseo la misma soberbia que su presidente.

¿Cuál será el capítulo siguiente de esta trama?. Las respuestas pueden ser varias según la cávalas más racionales de la dirección que está tomando el proceso. Pero respetando la presunción de inocencia, la misma que a ellos no les duele en prenda saltarse cuando son  juzgados por las comisiones de investigación del Congreso, o por la opinión pública con todo el derecho que corresponde a cualquier ciudadano como votante, tendremos que esperar a que las instrucciones y juicios sobre tantas tramas de corrupción concluyan y se dicten las sentencias correspondiente que, seguramente, serán más indulgentes que si el imputado fuese un ciudadanos más. Como prueba tenemos el juicio del “yernísimo” Urdangarín y su esposa de sangre azul. Tal vez, todo se deba al color de los imputados que en este caso coincide.

Aunque se ha convertido en un tópico aquello de que España es un país de pandereta, sin embargo, mientras los mediocres políticos no hagan lo posible para ponerse de acuerdo con el fin de desterrar a este pobre hombre al que la memoria le falla, seguiremos siendo considerados como un país de tercera o como también algunos han bautizado una republica bananera o españistan; pero sobre todo porque es necesario por un simple acto de humanidad que permita a este presidente patético disfrutar de un retiro que le haga recobrar la memoria sobre todo aquello que ha hecho y permitido, y si no lo ha hecho, porque como presidente de un partido y del ejecutivo tendría el deber de conocer a través de su equipo. Váyase Sr. Rajoy, por su propia salud y por la nuestra. Sólo engañas a los que son tan patriotas de pacotilla como tú y los tuyos.

“Aunque se ha convertido en un tópico aquello de que España es un país de pandereta, sin embargo, mientras los mediocres políticos no hagan lo posible para ponerse de acuerdo con el fin de desterrar a este pobre hombre al que la memoria le falla, seguiremos siendo considerados como un país de tercera”

Olga Sánchez Rodrigo
Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Un mundo de hipocresía

No aguanto este mundo de hipocresía y de doble moralidad. No aguanto a quienes toda su vida es una pose ante los demás. No aguanto a los que olvidan a sus mayores. No aguanto a quienes sienta cátedra cada vez que hablan.  No aguanto a los ignorantes osados.

No aguanto a los que juzgan a los demás antes de juzgarse a si mismo. No aguanto a los que me quieren dar lecciones de moralidad. No aguanto a la familia que no quiere verme. No aguanto a los que arreglan todo con la violencia. No aguanto a los pedantes. No aguanto a los trepas. No aguanto a los falsos. No aguanto a los que me preguntan continuamente sobre mi vida y no cuentan nada sobre la suya. No aguanto a los amigos que no me aman y nunca están. No aguanto a los egoístas. No aguanto a los plañideros. No aguanto a los políticos de este país por su mediocridad. No aguanto a esta sociedad pasiva y resignada ante las injusticias sociales. No aguanto.

Podría seguir diciendo cosas que no aguanto, pero harían interminable la lista. Quizá porque me estoy haciendo mayor sin remedio, quizá porque me he dado cuenta que Dios se ha olvidado de los débiles. Quizá porque el dolor de mi cuerpo contamina mi alma.

Podría ser más positivo y alabar a quienes son y han sido más generosos  conmigo que yo con ellos, y no empeñarme en ver el lado oscuro de la vida; pero no puedo. Además, de vez en cuando conviene a los personas desahogarse, decir en voz alta lo que sienten para que los demás vean su alma, porque no quiero decir lo que pienso de ellos, quien soy yo para juzgarles, además de la mala educación de espetar en su cara lo que posiblemente no quieren oír, para qué perder el tiempo. Sólo  digo lo que siento, lo que ennegrece y oscurece mi alma.

“Podría seguir diciendo cosas que no aguanto, pero harían interminable la lista. Quizá porque me estoy haciendo mayor sin remedio, quizá porque me he dado cuenta que Dios se ha olvidado de los débiles. Quizá porque el dolor de mi cuerpo contamina mi alma.” 



Sólo quiero abandonar este mundo como lo hizo alguien que está muy dentro de mi, hasta el punto que a veces siento su presencia, su olor, su voz cuando me hablaba… “me muero, me estoy muriendo”,  me dijo agarrando mi cintura desde su lecho… Sólo quiero tener conciencia al final de mis días y poderme despedir de los que me quieren y decidles que no sufran por mi, porque son tantas las cosas buenas que me dejan que iré con ellas dejándoles parte de mi alma en las suyas… La vida y la muerte. Todo es uno. Principio y fin, alfa y omega.

No quiero que mi muerte sea lenta  y dolorosa, pero no puedo elegir. Me gustaría que alguien pudiera desconectar la maquina en ese momento y dejarme morir en paz, pero esta sociedad de doble cara, de misa de domingo, defensores de la vida no lo permiten, sin ni siquiera ponerse en la piel de quien se quiere marchar. Se consideran generosos, portadores de la voz de Dios y no son más que mediocres de la espiritualidad, soberbios espirituales, personas de moral acomodaticia, santurrones con olor a incienso, cobardes por no querer enfrentarse a la realidad terrenal. Quizá piensen que no tengo merecido el paraíso, pero me da lo mismo lo que ellos piensen porque creo que el paraíso y el infierno están en esta vida.

No te quieras poner por encima de mi porque si lo haces estarás dando muestras de tu patética existencia. Nadie hay por encima de nadie, ni por debajo… Es difícil hablar en este mundo de amor y fraternidad porque la mayoría consideran esta vida como un trueque, yo te doy y tu me das. Las  buenas y auténticas personas son aquellas que nunca piden nada y siempre dan sin esperar compensación ni reconocimiento, y por suerte en mi vía las hay, aunque muy pocas.

Dejadme vivir en paz, pensar lo que me de la gana, sentir con libertad y sin prejuicios.

α  Solo quiero vivir y morir en paz Ω

ADVERTENCIA: Este video puede herir la sensibilidad de algún hipócrita. 

 

 

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Noventa y un años

Cumple hoy tu cuerpo noventa y un años, papá, noventa y un años que se fueron haciendo hielo hasta congelar tú mente, hasta congelar tu tiempo. Ese tiempo que transcurre sin que pase el tiempo, ese tiempo que corre solo para los que no estamos dentro de tu mente quieta, parada en no sabemos bien que recuerdo.

El alguno de esos recuerdos que en los que te fuiste sumiendo como la arena que cae en un profundo hueco, como la arena que se traslada llevada por el viento, como la arena que se mueve sin reparar en el movimiento.

Noventa y un años, papá, aunque cuatro de ellos, los últimos, los más cernos, no tienen para almacenar su memoria ningún posible hueco. Años de tristeza, papá, de desesperanza. Años de aprender, de luchar, de intentar contener un deterioro sin conocimientos. Porque nadie sabe, aunque todos hablemos, porque nadie conoce y tú el que menos, porque nadie ve la luz ni siquiera lejos.

Cumple hoy tu cuerpo noventa y un años, papá, noventa y un años sin futuro, noventa y un años en los que lo único que sabemos cierto es que no estás aunque si te vemos, noventa y un años en los que cuantos años más cumplirá es lo único incierto.

La vida no es justa, papá, y en algunos casos, en tú caso, en el de todos los que existen sin ser, viven sin saber, perduran sin conocer, lo es aún menos.

No puedo evitar, cada vez que te miro, sentir esa piedad transida y lacerante que tu cuerpo quebrantado, ese cuerpo inerme y dependiente, me transmite. No puedo contemplar la triste existencia de un cuerpo quejumbroso, miedoso, reasumido, sin que se me rompa algo dentro. Porque siempre queda algo que romper por mucho que pase el tiempo.

Noventa y un años, papá, y debería, según las normas, felicitarte, pero no puedo. Primero porque no me escuchas, segundo porque no me entiendes, tercero porque no quiero.

No, papá, no quiero felicitarte porque la maquinaria que un día portaba a mi padre hoy sigue en funcionamiento. ¿Felicitarte? ¿Por qué? ¿Porque tu corazón late? ¿Porque tu estómago digiere? ¿Porque tus pulmones cogen aire? ¿Por qué, papa? ¿Por qué tengo que felicitarte?

“No, papá, no quiero felicitarte porque la maquinaria que un día portaba a mi padre hoy sigue en funcionamiento. ¿Felicitarte? ¿Por qué? ¿Porque tu corazón late? ¿Porque tu estómago digiere? ¿Porque tus pulmones cogen aire? ¿Por qué, papa? ¿Por qué tengo que felicitarte?”


Tal vez mi reflexión parezca cruel, tal vez lo sea, pero solo me queda una felicitación que poder desearte, que puedas descansar, que puedas llevar tu cuerpo a donde ya descanse tu mente. Sea el todo o la nada, seas tú, seas nadie o seas parte de algo que nos trasciende.

Bueno papá, el tiempo empieza a contar, en este triste universo, reducido, enfermo, inclemente, para que sean noventa y dos los años que llegue a cumplir tu cuerpo.

Aqui tienes más enlaces sobre las cartas de este autor a su padre:

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

El diván de mi vecina. Mi querido Blesa.

Mi vecina tiene un gran corazón, tan grande que creo que es una de las pocas personas que se han compadecido de la muerte de Miguel Blesa.

Llegaba de mi paseo diario y me la encontré en el ascensor, y tras el saludo de cortesía me informó del suicidio del exbanquero con todo el lujo de detalles, de manera que cuando logré ver la noticia en los informativos de las diferentes cadenas de televisión no me aportaron nada nuevo, aunque tampoco era mucho lo que se podía contar: un disparo en el pecho con el arma de caza en la finca de un amigo. La gran noticia del día, contada en el ascenso a nuestras viviendas en un ascensor que parece del siglo XIV que terminó con un lamento de compasión: “pobre hombre”, concluyó, invitándome a tomar una limonada en su casa.

Me pareció un acto de humanidad sentir la muerte de tan cuestionada persona, odiada por muchos tras su gestión al frente de Bankia, por las perdidas económicas ocasionadas a sus clientes por las preferentes, observación que verbalicé; pero lejos de encontrar la respuesta que esperaba, de que una cosa es la muerte de un ser humano y otra el juicio sobre su vida o parte de ella, su respuesta fue algo así como: “estarán satisfechos los que le han vilipendiado, acosado y maltratado”.

Intenté interiorizar sus palabras con el objeto de comprenderlas, acto que no tuvo el resultado pretendido. Comprendía que el juicio paralelo al que estaba teniendo lugar en los tribunales de justicia, cuando se hace en la plaza del pueblo puede ser muy cruel y poco objetivo; pero, también comprendía la indignación de aquellos que habían perdido los ahorros de toda una vida por una pésima gestión de la que no es él, el único responsable, de manera que intentando ponerme en la piel de éstos mi indignación fue en aumento, no sólo pensando en el finado sino en su predecesor Rodrigo Rato.

Un exministro de economía y hacienda durante el gobierno de Aznar y un inspector de hacienda que llegó a subdirector general de Estudios y Coordinación del mismo ministerio, por lo tanto dos personas duchas en materia económica, que hace que constituya un agravante de la gran estafa de la que han sido sus máximos responsables. Así pues, no lograba entender a mi vecina haciendo recaer la responsabilidad de su muerte a unos ciudadanos cuya indignación estaba más que justificada.

Como es habitual en mi, meterme en charcos cuando hablo con mi vecina, en vez de callarme para no expolearla, le dije que cada uno es responsable de sus actos y que ante tan deplorable gestión era entendible el juicio social, sobre todo de estas dos personas cuya arrogancia y soberbia ha sido su principal característica al ser interpelados por los medios y en sus comparecencias en las comisiones de investigación en el Congreso, aún sabiendo el mal que habían ocasionado de forma consciente. Efectivamente, mi vecina entró en trance, mientras sus ojos iban tiñéndose de un color rojo al igual que su cara, explosionando finalmente: “más tontos fueron los inversores que compraron las preferentes, pues deberían haber si conscientes con el riesgo que asumían”.

 

“más tontos fueron los inversores que compraron las preferentes, pues deberían haber si conscientes con el riesgo que asumían”.

 

¿Se podía ser más necio que mi vecina?, ¿cómo una persona con estudios  universitarios, como ella, podía hacer una reflexión tan estúpida y carente de fundamento?. Hacerle entender a partir de este momento de confrontación absoluta, que el problema fue vender una acciones como si se tratasen de renta fija cuando no lo eran, no me iba a conducir a buen puerto, máxime cuando ella es una fiel admiradora del mentor de ambos, Don Jose María Aznar, del PP y de su gestión económica que según sus palabras había salvado al país de estar a la altura de Grecia o Portugal. Como si fuéramos muy diferente.

El caso es que me quedé sin la limonada que me ofreció, que permaneció sin tocar en la jarra donde la trajo. Ni siquiera se la pedí, aunque tengo confianza para eso y mucho más, pensando que por el tiempo transcurrido debía estar caliente, tanto o más que ella y yo. Así que decidí dar por terminada tan apasionante conversación con la disculpa que tenía que ducharme y afrontar el día que me quedaba por delante.

Abandone su casa sin poder reprimir mi indignación, y tras pasar el umbral de mi puerta me dije a mi mismo ¿debó sentir la muerte de un ser humano causante de tanto daño?, ¿me estaré deshumanizando al sacar ahora sus trapos sucios y no sentir nada?. Pasando unos días, después de leer en las redes sociales tanto insulto y divertimento a consta de una persona muerta, encontré la resuesta a tales preguntas: “sí, soy humano y como tal condeno a quien se aprovechó de los más débiles”, así que no siento su muerte, aunque, tampoco comparto tanta mofa a su costa. Una cosa es un juicio serio y otra montar un circo mediático de todo esto.

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

El santo al cielo

Aunque parezca mentira, mentir tiene reglas y pericias. Mentir, decir mentiras, es un arte complicado de dominar y que exige una técnica personal contrastada por la experiencia. Porque, como bien dice el refrán, se coge antes a un mentiroso que a un cojo y es que las mentiras tienen las patas muy cortas.

Al igual que en las matemáticas hay diferentes caminos, en un caso para llegar a la verdad, en el otro para llegar a la falsedad, y se debe elegir con mimo, sagacidad y profundo conocimiento personal el camino que cada uno elige. Porque lo primero que hay que tener en cuenta es que mentir es una actividad de mucho desgaste, por lo que vagos e inconstantes deben de abstenerse.

Si, ya sé, estarán pensando que el que esto escribe es un consumado mentiroso y que escribe por su propia experiencia.  Pues no, no va por ahí el tema. Todo lo que sé sobre la mentira lo he aprendido leyendo y escuchando a nuestros próceres.

Y he aprendido que hay dos formas fundamentales de mentir, de mentir reclamando la veracidad, claro está. La primera, la más habitual, la que se emplea en el cara a cara, cotidianamente, en mítines, comparecencias rutinarias, entrevistas en medios de comunicación… la de faena de aliño, que le podíamos llamar, es una mentira sin mentir. Es una verdad interpretable. Es un digo diego, o digo dogo, o diego dogo. Consiste en retorcer las palabras hasta que no significan lo que inicialmente significaban, ni lo que aparentemente significan, ni, en realidad, acaban significando absolutamente nada. Esta técnica se aplica sobre todo a temas en los que la indefinición es el efecto a conseguir: economía, justicia, territorialidad…

 

“he aprendido que hay dos formas fundamentales de mentir, de mentir reclamando la veracidad, claro está. La primera, la más habitual, la que se emplea en el cara a cara, cotidianamente, en mítines, comparecencias rutinarias, entrevistas en medios de comunicación…”

Ya lo decía la canción que cantaba mi abuela: “¿De lo dicho qué?, de lo dicho ná, ¿No decían qué?, decían pero ná”. Algún ejemplo al uso: llamarle desaceleración económica a la crisis, llamarle ajuste temporal a un recorte, llamarle subida a un 0,25% de las pensiones, llamarle nación de naciones a un concepto que debe de ser una federación, o no, o vaya usted a saber, porque de eso se trata, de vaya usted a saber, llamarle bajada de impuestos a una subida de impuestos indirectos, llamarle churras a las merinas y “meninas” a las churras. Al fin y al cabo de eso trata de no decir nada concreto, ni inconcreto, ni circunstancial, sin callarse.

La otra, que se suele aplicar a asuntos más complejos, o de mayor recorrido, es aún más imaginativa. Consiste en elaborar una mentira evidente que tape las especulaciones inevitables de los que la escuchan y que permita invocarla como reducción al absurdo de cualquier intento de enunciar la verdad. Algo parecido a lo de la canción aquella: “Por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas, tralará, vamos a contar mentiras, tralará””

Si yo tengo que dar una noticia que va da lugar a elucubraciones sobre su veracidad, a disquisiciones sobre la forma en que realmente se produjo, a posibles verdades alternativas, lo mejor es que simultáneamente ponga en marcha todo un juego de disparates que permitan ridiculizar cualquier intento de acercamiento a una alternativa plausible. Es la famosa teoría de la conspiración.

Pongamos algún ejemplo:

  •  La llegada del hombre a la Luna. Teorías conspiranoides: Nunca llegamos a la Luna. Llegamos pero hubo que cortar la emisión porque unos extraterrestres se metieron en foco. Llegaron mucho antes y cuando lo televisaron ya había bases en la cara oculta  y desde ellas se hizo el paripé. Al parecer hasta había un bar que regentaba un gallego…
  • El atentado de las torres gemelas. Teoría conspiranoide: Las torres las volaron desde dentro para que se colapsaran, los aviones solo fueron los fuegos de artificio.
  • Los atentados de los trenes de Madrid. Teoría conspiranoide: El atentado lo hicieron unos musulmanes contratados, o dirigidos, o ambas cosas, por ETA.
  •    Y así sucesivamente…

Es cierto que los ejemplos más habituales, como las películas sobre el tema,  son con origen en los Estados Unidos de Norteamérica. Al fin y al cabo son el país de Maxwell Smart, el Superagente 86, figura inigualable del “recontraespionaje”. El país de los servicios secretos, más secretos, incluso más secretos, y secretos entre los secretos. Ellos se lo han buscado. El caso es que si yo intento dar una explicación, seguramente la verdad, sobre la retransmisión de la llegada, que no sobre la llegada en sí misma, del hombre a la luna alguien asumirá inmediatamente que yo hablo sobre alguna de las teorías cosnpiranoides ampliamente difundidas y será imposible, por ridículo, perseverar en el planteamiento.

El gran problema de todo esto es que ya no nos creemos nada, nada de nada, nada de nada de nada. Da lo mismo lo que nos digan, que nos lo juren por la constitución o por las bragas de Mafalda. Nos han acostumbrado a dudar de todo y de todos, de lo divino, de lo humano y del más allá. Dudamos por convicción y por sistema y entre nosotros las presunciones más extendidas son la de falsedad y la de culpabilidad. A tal punto hemos llegado.

Pero bueno, a estas alturas lo que no tengo claro es a que viene toda esta historia. Me puse a escribir después de leer algo sobre Blesa y se me ha ido el santo al cielo, sin ánimo de señalar. A veces no me entiendo ni yo mismo.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

En el Monte de los Mártires

Imagina…
Un día cualquiera, una hermosa tarde veraniega, disfrutando de un viaje turístico junto a tu familia y a punto de vivir una experiencia que, como mínimo, te haría reflexionar.

Sucedió…

Aquel día luminoso, estival, me dejó un recuerdo imborrable en la mente y en el alma. A veces ocurre que mi naturaleza romántica, soñadora, lo añora y lo atrapa de nuevo, creando el ensueño de que los seres humanos, si quisiéramos, podríamos habitar en un mundo mejor.

Recorríamos calles empedradas con sabor a tiempos añejos, con la avidez propia de quienes anhelan descubrir lugares desconocidos. Nos deteníamos ante rincones emblemáticos empapándonos de su historia, tratando de inmortalizar su belleza en nuestra retina. Confundiéndonos entre la afluencia de turistas, cafeterías y restaurantes, en un ambiente festivo, contemplábamos con admiración las obras expuestas por los bohemios artistas en la Place du Tertre.

Nuestros pasos nos llevaron hasta el pie del Monte de los Mártires, en el barrio que los franceses llaman Montmatre. Cuenta la historia que St. Denis fue decapitado en el lugar cuando le hicieron preso intentando cristianizar a la Galia. La imagen impactante de la Basílica del Sagrado Corazón sobre la cima, uno de los iconos más relevantes de la ciudad que se alza a 130 metros de desnivel, apareció majestuosa ante nuestros asombrados ojos consiguiendo deslumbrarnos aún más, si cabe, con la blancura tan característica de la piedra travertina, que le da un aspecto celestial. Salvamos la distancia que nos separaba del templo neobizantino a través de las escalinatas, haciendo pausas y saboreando el entorno, desde el bullicio de la gente hasta los verdes jardines de la colina sagrada, testigo de las huellas dejadas en su caminar de algunos santos. Albergó varios templos en la época romana. Bajo un prisma de embeleso atravesamos el pórtico de tres arcos de la entrada, coronando los flancos las imponentes estatuas ecuestres representando a Juana de Arco y a Luis IX.

“Nuestros pasos nos llevaron hasta el pie del Monte de los Mártires, en el barrio que los franceses llaman Montmatre. Cuenta la historia que St. Denis fue decapitado en el lugar cuando le hicieron preso intentando cristianizar a la Galia.”

Basílica del Sagrado Corazón. París

Interior de la Basílica del Sagrado Corazón.

Caía la tarde. No había un acuerdo explícito, sin embargo, nos resistíamos a abandonar el interior del templo, estábamos ensimismados por el esplendor que desprendía la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, el mayor mosaico de Francia de aspecto dorado y misterioso encanto, y por la gran cúpula en el centro sosteniéndose en varias columnas ornamentadas con diferentes capiteles. Finalmente salimos al exterior dirigiéndonos de nuevo hacia la escalinata. Nos sorprendimos gratamente al ver a un par de jóvenes con rasgos asiáticos jugueteando con las cuerdas de unas guitarras españolas, cruzamos miradas y sonrisas, nos sentamos junto a ellos.

Perezosamente la tarde se desvanecía hacia el ocaso atrapando con sus últimos coletazos de luz diurna los incipientes destellos de la noche. Mientras, la ciudad se iluminaba regalando espectaculares vistas a los contemplativos viajeros. Los turistas más tardíos acabaron de llegar sentándose en los espacios vacíos de las anchas escalinatas, ante la expectativa de disfrutar de aquella amalgama de luces en la que se conjugaba lo natural y artificial, de una ciudad tendida a nuestros pies.

Absortos en una agradable quietud, los acordes de las guitarras sonaron cautivadores alcanzándonos con su magnetismo y contribuyendo a generar una atmósfera mágica en los presentes. La preciosa balada Imagine de John Lennon cobró protagonismo, les acompañamos cantándola suavemente. Quien no cantaba se mantenía igualmente atrapado en el sutil hechizo que espontáneamente había surgido. De pronto éramos mucho más que simples desconocidos, de etnias, credos, lenguas o ideologías dispares; éramos almas en armoniosa conexión, fluctuando en una silenciosa y perfecta sintonía de entendimiento, de comunión. Una inesperada y súbita embriaguez espiritual, intangible e inmaterial, se apoderó momentáneamente en mayor o menor medida de aquel grupo tan atípico que formábamos. Fue como si de repente el tiempo se hubiera detenido, creo que nadie deseaba que terminase el etéreo embrujo que se había producido. Un sentimiento de gran valor moral, de sensación sublime que rozó delicadamente nuestras almas, nos mostró que no hay distinciones de clases, razas, creencias, nada que pueda obstaculizar una interacción armónica a nivel espiritual, solo hay seres humanos en perpetua evolución.

Algunas personas me dirían con una sonrisa benevolente que la realidad es otra cosa muy distinta, me hablarían de las desgracias que acontecen cada día y en muchos casos más de las ajenas que de las propias, se extenderían en una larga lista de sufrimientos, me recordarían las guerras y el éxodo de millones de personas huyendo de ellas, o de tragedias naturales. Quizá no pensarían en que yo haya podido experimentar más de una de estas dolorosas realidades y que esa huella también anide en mi alma. Les respondería que la mayoría de tantos males o desgracias son causados por la mano del hombre, es decir, como siempre evitables.

Imagina…

Que existe más de una realidad, y para quienes compartimos aquella de la que hablaba Azorín he aquí una de sus frases: ‘La realidad no importa lo que importa es nuestro ensueño’

Imagina…

¿Qué habría sido del mundo sin aquellos que se atrevieron a soñar, a vivir en su propia realidad, a recrear su imaginación?

Me hago eco de lo que decía John Lennon en su canción: ‘Puedes decir que soy un soñador pero no soy el único, espero que un día te unas a nosotros y el mundo vivirá unido’.

Montserrat Prieto
Solo soy alguien que nunca dejará de soñar con un mundo mejor. Que hace del aprendizaje una constante de su vida. Amante y defensora de la salud medioambiental, de los Derechos Humanos y de la Justicia. Escritora de cuentos y relatos

Eterno Dalí

Sigo con atención, desde el primer día que salió a la luz, la presunta paternidad de Salvador Dalí. Digo presunta correctamente y no de la manera enconada con la que periodistas y medios de comunicación suelen usar el término, sin conocer siquiera su significado judicial. Aclarado esto, entro de lleno en el escándalo Dalí.

Nadie que conozca su biografía, su vida y sus pasiones, puede dar crédito a semejante sandez. Una pitonisa sexagenaria experta en intentar sacar dinero a todo aquel que se deje, intenta, con la única versión de su palabra, demostrar que su madre fue amante del Genio y que de ese escarceo el fruto fue ella. Imaginar a Dalí tocando un cuerpo que no fuera el suyo propio se me antoja tan surrealista como toda su obra. Que una juez tome por certeros los desvaríos pretenciosos de la primera persona que presente una demanda de paternidad de este calibre, es un ejemplo más de la salud de este país de pandereta y circo en el que nos ha tocado vivir. Despertar al último Genio de la pintura universal de su letargo, es un despropósito. Ni en sus mejores sueños de madrugada, cuando se despertaba de repente y sentía la necesidad de escribir lo que había originado su mente, podría imaginarse un episodio así.

Cuando he visto las imágenes del féretro paseado en brazos de los operarios, he pensado en una procesión. Una vez más, y casi treinta años después de su muerte, salía a la luz y recorría unos metros de calzada en Figueras. La expectación y el público como en la presentación de sus performances, estaban ahí. En el fondo, el espectáculo debe continuar. Ya sólo queda una cosa pendiente, y es que al igual que pasó con el Cid, Dalí ha de ganar su última batalla después de muerto. Mucho ánimo Maestro, los que te admiramos sabemos que tu vida y tu muerte han de seguir la estela de tu creación.

Abraham Domínguez
Soñador de nacimiento y buscador por vocación. Profesor universitario, ensayista y artista plástico por definición, mi tarea educativa y mi obra artística buscan el romanticismo perdido de otro tiempo, donde la creatividad y el ingenio dominaban el mundo.

Se te acabo el chollo de informarte en Facebook

A los que nos interesa la verdad de las cosas y buscamos informarnos de las noticias en nuestro muro de Facebook parece que se nos ha agotado esta posibilidad a no ser que paguemos por ello.

Facebook está probando un método de suscripción para acceder a las noticias que aparecen en esta red social. Lo ha explicado Campbell Brown, jefe de acuerdos sobre noticias de Facebook. El plan es que los que no estén subscritos solo puedan acceder a 10 artículos: a partir del 10º artículo, tendrán que pagar si quieren ver más.

Es cierto que esta idea no ha partido de Facebook sino de los diarios y medios informativos digitales que quieren sacar el mayor provecho de esta plataforma de comunicación de la que también, indudablemente ésta sacará partido motivo por el cual su gratuidad cada vez es más cuestionada por el hecho de que cada día son más las restricciones a aquellos usuarios que quieren compartir las noticias con el resto del mundo en vez de publicar “chascarrillos” y medias verdades que desvirtúan la noticias. “A mar revuelto, ganancia de pescadores”

Con el crecimiento cada vez mayor de los medios digitales,  los diarios cada vez tienen menos suscriptores y por lo tanto disminuyen sus beneficios.

Según  fuentes cercanas a Facebook,, a finales de año esta red social  empezará con las pruebas en cuanto a la determinación de los detalles del proceso de pago, de manera que en el próximo año podría entrar en funcionamiento esta forma de difusión de noticas procedentes de tales medios.

“Facebook está probando un método de suscripción para acceder a las noticias que aparecen en esta red social. (…) El plan es que los que no estén subscritos solo puedan acceder a 10 artículos: a partir del 10º artículo, tendrán que pagar si quieren ver más-“

En todo caso te damos la oportunidad que, mediante la suscripción gratuita indefinida, que hemos aumentado a los primeros cien mil suscriptores a nuestro MAGAZINE PLAZABIERTA.COM, puedas recibir también de forma gratuita en tu correo electrónico la noticias del momento, motivo por el que estamos estudiandoel cambio de formato, siempre bajo la premisa de que somos un medio social en el que tu voz es lo más importante.

Según fuentes cercanas a Facebook, todavía deben perfilarse detalles como el proceso de pago, de manera que si la prueba funciona, podría oficializarse en 2018.

Fuente: Cnet

SUSCRIPCIÓN GRATUITA INDEFINIDA PLAZABIERTA.COM AQUÍ

 

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes