Archivos de categoría para: Nacional

Los vergonzosos cuarenta años de democracia en España.

 

 

A la muerte del dictador Francisco Franco, sus acólitos hablaron de cuarenta años de paz en este país. Que paradoja, porque desde aquel momento se empezó a fraguar una  nueva etapa que concluyó con las primeras elecciones democráticas el 15 de junio de 1977,

dando por culminado uno de los periodos de la historia en blanco y negro, donde la paz sólo era una ficción para aquellos que les daba por pensar libremente y manifestarse ideológicamente en contra de las directrices gubernamentales, sometidos a tortura muchos de ellos en los sótanos de la Dirección General de Seguridad situada en la Puerta del Sol de la Villa de Madrid, a manos de la Brigada Político Social; iniciándose un nuevo periodo que ha cumplido también cuarenta años bajo la forma política de una monarquía parlamentaria, convulsa desde su origen a través de una transición sangrienta y, posteriormente, en reivindicaciones nada pacíficas de la secesión de determinados territorios históricos para los que la organización territorial del Estado en Comunidades Autónomas no ha sido suficiente para la autogestión de sus intereses, sobre todo cuando se trata de la distribución de los recursos económicos del Estado, convirtiéndose en un contencioso que se ha cronificado ante la falta de respuesta o solución de los diferentes gobiernos durante este perido.

El Duelo a garratazos. Goya.

Parece que, cuando Goya pintó el retrato que lleva por título “El Duelo a garratazos”, quiso reflejar un enfrentamiento fratricida aludiendo a las guerras civiles  españolas, aunque se puede extender a la violencia innata del ser humano que tanto criticaba la Ilustración; por lo tanto, también válida para evidenciar en nuestros días la continúa confrontación política de falsas o al menos manipuladas ideologías, que lejos de representar los intereses de los ciudadanos sólo sirven para mantenerse en el candelero a quienes han hecho de la política su modus vivendi desde aquel 15 de junio hasta el momento actual, pasando por una jefatura del Estado que solamente habla al pueblo en la noche de cada veinticuatro de diciembre, perpetuándose en el cargo de forma vitalicia a pesar de su inutilidad y de sus muchos excesos consecuencia del uso y abuso de su cargo y de sus privilegios, pero sobre todo, por su origen en la voluntad de aquel dictador que nombró sucesor al actual rey emérito, al que se le ha querido coronar de forma victoriosa por su papel decisivo en el cambio de un régimen autoritario a otro democrático, pero al que no se le permite cuestionar su figura a pesar de sus excesos y los de su familia.

Es cierto que la Constitución Española fue ratificada en referéndum por los propios ciudadanos, y que dicha Constitución contempla y regula su figura, aunque no debemos olvidar la falta de madurez política en aquel momento de una ciudadanía que, en su mayor parte, no estaba preparada para abordar el reto político que suponía la instauración de un sistema democrático. Y que, hoy día, lejos del aspecto colorista que le pretenden dar ciertos políticos que han rentabilizado personalmente su cargo en esos dos partidos que hasta hoy se han ido sucediendo en el poder, ha adquirido un aspecto grisáceo, casi negro, mediante la manipulación de una de las principales leyes que sustentan cualquier régimen democrático como es la ley electoral que, debido a su carácter de Ley Organica, hace que se precisé una mayoría absoluta para su modificación, motivo por el que no han dudado en aunar sus fuerzas para mantenerse en el candelero de la política, así como para vender la soberanía nacional a los intereses de una Europa rica neoliberal.

 

“no debemos olvidar la falta de madurez política en aquel momento de una ciudadanía que, en su mayor parte, no estaba preparada para abordar el reto político que suponía la instauración de un sistema democrático.”

Reyes presidiendo acto de celebración 40 años de democracia en el Congreso de los Diputados

Este es el resultado de cuarenta años de democracia en España que han celebrado el pasado miércoles los políticos que han parasitado las instituciones en todo este tiempo, escondiendo a un rey emérito decadente, y dando protagonismo a su heredero, cuyo único color destacable en dicho acto ha sido el rojo pasión (o socialista) del vestido de la reina consorte imitando a Kate Middleton, de Carolina Herrera valorado entres 800 y 1000 euros, con zapatos de Prada de 520 euros y un recogido historiado que dejaba a la vista los espléndidos pendientes y pulsera de diamantes y rubíes, cuyo valor se desconoce;  evidenciando de esta manera su gusto por la moda cara que financiamos todos los españoles, de la que habitualmente hace ostentación estrenando en cada acto público un nuevo atuendo, como si se tratarse de un pase de modelos, en este caso de una republicana arrepentida metida a reina “fashion victim”, con aspecto, altivo, desdeñoso y fruncido.

Un acto que, además, ha sido vergonzoso por la condecoración al exministro Rodolfo Martín Villa como uno de los diputados constituyentes de las Cortes, sobre el cual hace solo un par de años, el Gobierno de Mariano Rajoy denegó su extradición a Argentina, a sus 82 años, así como el de otras siete personas -entre ellas, el suegro del exministro Ruiz Gallardón-, reclamados por la jueza María Servini por crímenes cometidos, supuestamente, durante la dictadura franquista.

Rodolfo Martín Villa

Para los que no se acuerden, Martín Villa fue ministro de Relaciones Sindicales entre 1975 y 1976 y de Interior los tres años siguientes. Fue precisamente en 1976 cuando tuvo lugar la llamada represión de Vitoria, una carga policial contra una asamblea de trabajadores en la que murieron cinco personas, motivo por el que dicha jueza pidió su extradición aunque él ha argumentado que no tenía “mando sobre la Polícia”  por corresponder dicha competencia al  entonces, Manuel Fraga, ministro de Gobernación; aunque no dudo en condecorar un año después, en 1977, a Antonio González Pacheco, conocido como eBilly el Niño, con la medalla de plata al Mérito Policial. Un torturador antiguo miembro de la policía franquista e inspector del Cuerpo Superior de Policía durante la Transición.

Esta es la paradoja, cuarenta años de dictadura seguido de otros cuarenta de una falsa democracia o una democracia adaptativa a los intereses de quienes tienen el poder en su mano, donde los ciudadanos son cada más más amordazados y privados de sus derechos, incluso algunos represaliados, por pensar y manifestarse en contra de lo que han convertido este País,  así como sus instituciones: en una cueva de caciques y de ladrones.

 

Feliciano Morales
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Cuando los sinvergüenzas son premiados

 

 

 

Montoro recibe el apoyo y espaldarazo del presidente, Rajoy.

No es la primera vez que nos ocupamos de Cristobal Montoro y de su gestión económica como ministro de hacienda, ese mismo al que no le ha dolido en prenda amenazar a quien no cumpla con sus obligaciones fiscales, incluso poniendo en el candelero a determinados colectivos y personas,

excediéndose de sus funciones y haciendo gala de un humor sarcástico que en su persona resulta inapropiado, no sólo porque  no hace ni puñetera gracia,  sino también porque  viniendo del ministro de la cartera más odiada por los ciudadanos  lo que hace es sembrar la desconfianza ante una actitud tan prepotente, burlesca y hasta descarada.

Sin embargo, el gobierno de Mariano Rajoy ha incumplido todos y cada uno de los objetivos iniciales de déficit comprometidos con Bruselas, siguiendo la misma estrategia de siempre, que no es otra que esperar a aprobar las cuentas para empezar a negociar la revisión al alza de dichos compromisos.

Pero los excesos de Montoro no sólo se refieren a cuestiones formales, sus abusos de poder van más allá siendo muestra de ello la reciente Sentencia del Tribunal Constitucional declarando la inconstitucionalidad de la amnistía fiscal llevada a cabo en 2012 por el Gobierno del PP, además de una gestión que ha arrojado un gasto de 363.000 millones, que siguen creciendo; gestión de la que ha sacado pecho en el debate de los presupuestos generales del Estado para el presente ejercicio, bajo el argumento que “siempre que ha habido déficit excesivo ha habido poco empleo“, por lo que aseveró que cumplir los objetivos de déficit no sólo es una “obligación” con las autoridades europeas, sino que “conviene” al país

No obstante, aunque la amnistía fiscal pretendía la reducción del déficit del gobierno, sin embargo, el Constitucional considera que no hay excusa válida, porque cualquiera que sean los fines del legislador estamos ante una abdicación de las funciones del Estado, y lo que es peor un error gubernamental que, de alguna forma legitima “como una opción válida la conducta de quienes, de forma insolidaria, incumplieron su deber de tributar de acuerdo con su capacidad económica, colocándolos finalmente en una situación más favorable que la de aquellos que cumplieron voluntariamente y en plazo su obligación”. En definitiva como el propio Tribunal declara, se trata de “medidas que se aprovechan del fraude fiscal en plena crisis”, sin que se haya respetado los principios establecidos en orden a conseguir un sistema tributario justo”. Pero, lo peor de todo es que, como hemos indicado, no ha servido, ni siquiera para lo que pretendían.

Estamos, pues, ante actuaciones del gobierno que no solamente suponen un vapuleo de los propios ciudadanos, sobre todo de los abajo, como siempre, de los que soportan la mayor carga del sistema fiscal; sino también de la Norma Marco del Estado, de la propia Constitución de la que ellos mismos presumen de ser los máximos garantes como “buenos” patriotas.

Yo pago, tú pagas, y ellos se dedican a aumentar el gasto político, aunque no es el único gobierno que lo ha hecho, ya que el propio artífice de la transición, Adolfo Suárez, también aprobó una amnistía fiscal, y otras dos se aprobaron bajo gobiernos del PSOE, siendo sus protagonistas  el ministro de Economía y Hacienda Miguel Boyer en 1984, y otra en 1991, con Carlos Solchaga al frente del departamento. En los tres casos el instrumento jurídico fue una ley, y  en los dos últimos casos se trataba de blanquear el capital comprando pagarés o deuda pública.

Sin embargo, la aprobada durante el ministerio de Montoro denota su inutilidad, no sólo porque el déficit público en España alcanza casi el 100% del PIB, sino porque se ha aprobado mediante un Decreto-Ley, técnica legislativa que  el propio ordenamiento jurídico reserva para determinados casos, en virtud de razones de urgencia —que impiden, por ejemplo, obtener la autorización para un decreto legislativo o la dictación de una ley propiamente como tal—, aunque requieren de convalidación por parte del poder legislativo, habitualmente en un plazo breve, requisito que no  les preocupaba lo más mínimo debido a su mayoría absoluta en el Congreso en el momento en que la amnistía fue aprobada; circunstancia que también ha puesto de manifiesto el Tribunal Constitucional en su reciente Sentencia.

Estamos, por tanto, ante uno de los muchos abusos de poder que tanto los gobiernos del Partido Popular como del PSOE, ante circunstancias adversas que ellos mismos han propiciado como consecuencia de sus nefastas gestiones al frente del Ejecutivo, que todos pagamos, algunos puntualmente, cuando nos corresponde, y otros después de evadir capitales, pagando por ello mucho menos que lo que pagamos los demás al aplicarles un tipo de gravamen mucho menor al aplicado durante el periodo recaudatorio.

Montoro debe dimitir sin duda, no sólo porque lo piden los técnicos de la Agencia Tributaria, sino, sobre todo, porque una persona que jura cumplir y hacer cumplir la Constitución en su nombramiento, su incumplimiento debería llevar aparejado una dimisión obligatoria, no por ética o decoro político, ya que ha demostrado carecer de tales actitudes al cobrar 1823 euros por dietas y manutención, que cobran los diputados que viven fuera de Madrid, cuando él tiene 3 pisos en Madrid; además de haber sido asesor de una empresa líder en energías renovables llamada Abengoa a la que posteriormente se le otorgó subvenciones por más de 7000 millones de Euros al año, lo que provocó la crítica del entonces ministro de industria durante un consejo de ministros por favorecer descaradamente a su antigua empresa, el mismo ministro que tuvo que dimitir al aparecer junto a su hermano como Administrador de una sociedad en paraísos fiscales.

“Montoro debe dimitir sin duda, porque una persona que jura cumplir y hacer cumplir la Constitución en su nombramiento, su incumplimiento debería llevar aparejado una dimisión obligatoria, no por ética o decoro político, ya que ha demostrado carecer de tales actitudes”

La dimisión de Montoro debe ser obligatoria por su manifiesto incumplimiento de la Ley, pero también la de los entonces integrantes del consejo de ministros que aprobaron la amnistía fiscal y que repiten en la actual legislatura y, por ende, del propio presidente del gobierno, porque no haciéndolo pierden toda su legitimidad,  máxime cuando se trata de la propia Constitución Española, la misma que ellos celebran en cada aniversario el 6 de diciembre, como una pantomima de las muchas que están acostumbrados a protagonizar para demostrar ante la opinión pública el buen funcionamiento de un sistema que, ni por asombro, esta funcionando correctamente, gracias a ellos y a los que les votan.

Estamos, sin duda, ante unos farsantes, ante unas personas indignas para el cargo que ostentan… pero esto es la España moderna, la España democrática, el país donde los sinvergüenzas son premiados y el resto obligados a sostener el sistema que los premia.   

 

Feliciano Morales
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Ochenta años de vergüenza.

Trabajos retirada medallón

Por fin llegó el momento en que el dinosaurio que estaba en la plaza mayor de Salamanca ha desparecido, y no me refiero al elefante invertido de Barceló de grandes dimensiones instalado en ella y que cada hora arroja humo por esa parte del cuerpo donde la espalda pierda su digno nombre a modo de ventosidad, no…

Me estoy refiriendo a otro tipo de dinosaurio, más apestoso que el paquidermo artístico referido, por el poder que detentó con olor a sangre, y que mantuvo al país, a España, bajo la opresión,

Sí, ayer fue un día histórico, porque la sociedad civil ha vencido a los herederos del franquismo al haberse retirado después de 80 años la efigie del dictador Francisco Franco en uno de los medallones del ágora salmantina, no sin obstáculos por parte del Alcalde de la Ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, quien además ordenó cubrir con una lona la zona de trabajo, no para asegurar la integridad de los trabajadores de la empresa a la que se había contratado su retirada, ni tampoco de los viandantes, sino para evitar que quienes estábamos allí pudiéramos disfrutar de este momento. Cerró el telón porque no le gustaba la función,  y no es de extrañar de este edil del ala más radical del Partido Popular, como indigno heredero, para muchos, de otro alcalde de la ciudad durante el franquismo.

“ayer fue un día histórico, porque la sociedad civil ha vencido a los herederos del franquismo al haberse retirado después de 80 años la efigie del dictador Francisco Franco en uno de los medallones del ágora salmantina,”

 

 

trabajadores ocultando con una lona los trabajos

A las 5 de la madrugada comenzó la instalación de las primeras vallas de protección para llevar a cabo las obras, concluyendo a las 3 de la tarde, bajo la mirada de curiosos y de comprometidos con la causa, que no es otra que el cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica, sorprendidos la mayoría por no poder ver los trabajos, ni siquiera el medallón retirado, que cuidadosamente se guardó en una caja para trasladarlo a las dependencias municipales situadas en el DA2 (Domus Artium 2002), edificio que dispone de un espacio con las condiciones adecuadas para el almacenaje de obras de estas características, donde quedará depositado como parte integrante de la historia de este país.

Ha vencido la justicia y la razón, hemos pasado parte de la pagina de una vergonzosa historia que esperemos jamás vuelva a repetirse; aunque la página no se ha leído del todo, pues todavía las víctimas están esperando un desagravio y la condena de algunos supervivientes del franquismo que junto al dictador hicieron la vida imposible a quienes defendían la libertad y la democracia, frente a un estado de policía permanente, donde quien abría la boca era maltratado y condenado a prisión. Eso sin contar los fusilados tras la victoria de los nacionales, por la misma razón.

Aguila preconstitucional edifico correos de Salamanca.

No sólo éste era el único resquicio del franquismo en la ciudad donde estuvo el cuartel general de Franco al inicio de la guerra civil, puesto que en una de sus principales avenidas, la Gran Vía, todavía se sigue conservando en el edificio de correos el águila de la bandera preconstitucional, y que esperemos siga los mismos pasos que la efigie del dictador. Edificio que fue tomado por los militares, al día siguiente a aquel 18 de julio de 1936 en que se produjo la sublevación militar en África, después de que una compañía de infantería leyera en la Plaza Mayor el bando declarando el estado de guerra, en el que se establecía, entre otras cosas, la disolución del Ayuntamiento, dirigido por el Frente Popular; a cuyo términose produjo un confuso altercado que dio como resultado que la tropa disparara indiscriminidamente contra la gente concentrada en la plaza, muriendo cuatro hombres y una niña .

Fuente. La Crónica de Salamanca

Quizá te interese leer:

La pleitesía del PP al dictador Francisco Franco

Ultraje del alcalde de Salamanca a las víctimas de franquismo

Viva la Republica

Exaltación del fascismo, una conducta permitida en España

 

 

Feliciano Morales
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La hora del cambio

Cuando a pesar de dar vueltas a las cosas, lo único que obtienes es un mareo de campeonato, eso si contar el hastío de quien valorando todas las opciones siempre llega a la misma conclusión;

salvo el desahogo que, cuando compartiendo las ideas, supone el denunciar a aquel de quien se espera un comportamiento diferente. Pero he ahí el quid de la cuestión, la confianza en que las cosas pueden ser diferentes, y quien te ha decepcionado una y otra vez puede cambiar.

Cuenta ingenuidad, un deseo de cambio que nunca se producirá, ni siquiera cuando a las ranas le salgan pelo, porque para que el mundo cambie algo grande tiene que pasar, así como el deseo colectivo de que ese cambio es necesario.

Tras grandes revoluciones han surgido cambios en el mundo, no cabe la menor duda, ahí tenemos la Revolución Francesa o la Revolución Industrial, entre otras, aunque ninguna de ellas fue repentina; décadas antes ya se estuvo formando el germen social y económico que dará paso a la gran revolución.

Resulta, pues, imprescindible el deseo colectivo para que el cambio se produzca, y la valentía de alguien que encienda la mecha que provoque un punto de inflexión en que la vuelta atrás no es una opción admisible. Sin embargo, en España, no existe ni lo uno ni lo otro, eso sí, indignación a raudales. Pero, sólo cuando la indignación se transforma en lucha es la única salida válida, sin quejas, sin perder el Norte; en vez de una indignación pusilánime.

Sobran quejas, sobran actitudes que lo único que buscan es la confrontación entre los mismos ciudadanos, aquellos que son las únicas víctimas de una gestión política de un partido que se acerca más a una organización criminal que continuamente nos está saqueando, no sólo nuestro dinero, sino también nuestros derechos.

“Resulta, pues, imprescindible el deseo colectivo para el cambio se produzca, y la valentía de alguien que encienda la mecha que provoque un punto de inflexión en que la vuelta atrás no es una opción admisible.”

Despierta Ya

Algunos dicen que el germen del cambio ya se ha inoculado dentro de nuestro país, consecuencia del revulsivo que supuso el 15M tras el saqueo de derechos por una crisis de la que solamente son responsables los bancos, fundamentalmente las Cajas de Ahorro, y quienes han obstentado el poder. Prueba fundamental de esta afirmación es el hecho de que la hegemonía de los partidos que siempre han gobernado ha desaparecido, con un resultado en las últimas elecciones generales que han dado lugar un parlamento multicolor, debido a la aparición en escena de nuevos partidos.

Ahora bien, el germen no es suficiente. Es necesario una madurez política y, sobre todo democrática, de la que España y sus ciudadanos mayoritariamente carecen, puesto que seguimos anclados a un pasado aún sin resolver, y a un presente donde muchos todavía temen ese cambio por la política del miedo que quienes gobiernan y han gobernado ponen en práctica para conservar sus privilegios, vigilando a los otros, cuando los que tienen que ser sometidos a un control férreo son ellos por la inmundicia que hay en sus filas.

Pero esto es España, ¿de qué nos sorprendemos…?. Habrá que esperar a que a las ranas de salgan pelo.

Feliciano Morales
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Eterno Delfín

 

David Delfín

El pasado día 3 de junio nos dijo “hasta luego” una de las figuras más queridas y admiradas, pero a la vez más transgresoras, arriesgadas,necesarias y únicas de la moda española, David Delfín,

permitidme que repita y reafirme lo de necesario y único, pero es que en el mundo de la moda hacen falta más personas como el que trabajen desde dentro para no hacer de lo “fashion” una simple pieza de ropa o una mera colección que quedará olvidada con el paso de los años.

No “daba puntada sin hilo”, y conseguía dejar sin palabras a todo el mundo y no dejar indiferente a nadie.

Trabajó como nadie los bloques de color en Katharsis primavera-verano 2012/ , sin olvidar sus clasicos  blanco y negro (Inferno otoño-invierno 2015/216) o su blanco impoluto de su colección “Missing”(Otoño-Invierno 2013), dedicada a su perrita fallecida Alicia.

Apostaba como nadie con diversos materiales, algunos más tradicionales y otres más clasicos.

También nos mostraba una versión más íntima a través de diversos dibujos dedicados a sus seres más queridos (amigos, familiares, “fans”).

Como dijo Mario Vaquerizo “David  ha generado cosas bonitas” y que cierto es, incluso en estos momentos oscuros había esa belleza tan suya que, su amor, el fotógrafo Pablo Saez plasmó también para la revista “Vogue.

Muchos han sido los mensajes y homenajes a este genio, pero sin lugar a dudas destaco las pablabras de Sáez:

“Como dijo Mario Vaquerizo “David  ha generado cosas bonitas” y que cierto es,”

Vamos a suponer que digo verano, escribo la palabra “colibrí”, la meto en un sobre y la llevo colina abajo hasta el buzón. Cuando abras la carta te acordarás de aquellos días y lo mucho, muchísimo que te quiero.”

Y el video de Diego Postig dónde se reencuentra con Bimba :

 

 

Sin lugar a dudas ahora David estará junto a su/nuestra querídisima Bimba Bosé y juntos sereis dos genios eternos que jamás seréis olvidados por nosotros, ya que los genios y las personas asó jamás desaparecen del todo, solo se hacen invisibles.

Ladrones de cuello blanco

 

Mi tendencia hacia posiciones anarquistas no se debe sólo al hecho de que no me gusta que me mande nadie y, por lo tanto, como efecto acción-reacción, cuando los de arriba se sacan una ley de la manga para favorecer a los más fuertes y no a los más débiles de un sistema hecho a medida de ellos, como un guante a medida. Pero, también porque nunca he obtenido una respuesta a la pregunta ¿Quién controla al que controla?.

Vivimos en un país en el que el organigrama del poder hace aguas por todos los lados, empezando por una división de poderes que más que dar solución democrática a los problemas sociales y económicos del país,  lo que hace es complicar más las cosas mediante un ejecutivo cuyos tentáculos van más allá de las funciones que le atribuye la Constitución tales como es la dirección de la política interior y  exterior, la administración civil y militar, la defensa del Estado y la potestad reglamentaria de acuerdo con la constitución y las leyes; provocando interferencias con los otros dos poderes, legislativo y judicial, en el primero a través de las mayorías absolutas que revierte en el segundo en el nombramiento de miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Tribunal Constitucional y del Fiscal General del Estado.

Estamos ante un sin sentido, ante un comportamiento esquizofrénico de un poder que, lejos de cumplir con los postulados constitucionales, los maneja a su antojo. Esquizofrenia, porque lejos de la función de control que tienen tales órganos atribuida en cuanto al cumplimiento de las leyes, dirimiendo las controversias entre particulares o de estos en su relación con la Administración Pública, lo que han conseguido es poner en práctica el ejercicio arbitrario del poder.

Tal desastre no hace más que complicar la ya de por sí complicada situación de crisis o desastre en el funcionamiento de las instituciones, cada vez más cuestionadas, por tales actitudes que podríamos tildar de caciquiles, ya que lejos de mantener a raya la corrupción, coquetea con ella como  forma de satisfacer sus propias ansias de poder de forma lucrativa para sus bolsillos.

En definitiva, estamos ante estructuras de poder carcomidas por una corrupción incontenible gracias al ejercicio del poder de forma parcial y caciquil por gobiernos que se han ido sustituyendo en el poder, del Partido Popular y del Partido Socialista, aunque los primeros han demostrado llevarse la palma de oro con un ranking de condenados e investigados (imputados) que parece no tener fin, y que ahora ha salpicado al mismísimo fiscal anticorrupción,  al haberse destapado por Infolibre que es dueño desde el año 2012 del 25% de una empresa radicada en uno de los principales paraísos fiscales del mundo, Panamá.

“estamos ante estructuras de poder carcomidas por una corrupción incontenible gracias al ejercicio del poder de forma parcial y caciquil por gobiernos que se han ido sustituyendo en el poder, del Partido Popular y  del Partido Socialista”
 Moix y González

Moix y González

Hoy es España con diferencia el país con mayor grado de corrupción de la UE. La Marca España es esa, corrupción y más corrupción, con un partido que debido a la impunidad general durante mucho tiempo, ha cobijado y sigue cobijando bajo las alas del buitre, que no gaviota que les representa; golfos y sinvergüenzas que han construido tramas de funcionamiento donde el fango desprende un hedor insoportable, y que, si bien, mediante golpes de efecto ha dejado caer a algunos de sus representantes políticos como muestra del cumplimiento del código ético del partido, como Granados y González, a  otros los  ha protegido, poniendo por ellos las manos en el fuego hasta el propio Presidente del Gobierno, como es en el caso de Rita Barberá o Pedro Antonio Sánchez de Murcia.

Y no pasa nada… que va a pasar… si en realidad tenemos lo que algunos se merecen, porque si votan corrupción, toma corrupción, aunque lo peor de todo es que esto nos cuesta a los españoles más de 7.000 millones de euros, casi la suma de las dos partidas que los presupuestos generales del Estado dedican en el presente ejercicio  para educación y sanidad… Pero este es España.

Feliciano Morales
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Una historia, un suceso

Es difícil enfocar historias como esta, y le llamo historia y no suceso porque aunque la acción no tiene recorrido es consecuencia de un despropósito social continuado. Y lo lamentable es que pinta un futuro inclemente, incómodo, inhumano.

En un lugar cualquiera un anciano va a la farmacia a por sus medicamentos y los de su esposa, enferma de alzheimer. Camina con cierta dificultad, con ayuda de algún artilugio, y hace el mismo recorrido por el barrio que tantas otras veces. Llega a un paso de cebra, de esos en los que la ley obliga a los conductores a parar para que los peatones crucen con tranquilidad, que no con parsimonia desafiante que hacen algunos débiles mentales, ni con abstracción en el móvil desquiciante que hacen otros, con tranquilidad. De esos en los que la educación y el respeto obligan a los conductores a ceder el paso con comodidad a los que quieren cruzar y que exige a ambas partes demostrar sus valores cívicos. El caso es que el anciano llega y ejerce su derecho a utilizar con preferencia el paso. Hasta ahí la certeza.

Un coche se acerca y, seguramente a juicio del anciano, no respeta las distancias o velocidades que le permitan cruzar con tranquilidad. Seguramente el anciano se siente agredido y el joven, no sé si acompañante o conductor, ni importa, considera que había espacio de sobra para pasar y que la velocidad tampoco es cosa del viandante. El anciano tiene, su percepción de la realidad le hace tener, un cuidado acorde con sus mermadas facultades físicas. El joven tiene la soberbia, la suficiencia, la estupidez propia de su edad, edad que todos hemos tenido, todos ¿verdad?, y además va acompañado de una chica que es un factor que incrementa los inconvenientes de la edad apuntados exponencialmente. El anciano se siente agredido y recrimina. El joven siente que se le ha insultado a él o a su acompañante, se mira y se ve recubierto de una armadura sin reparar en que es de color negro. El joven y estúpido caballero, el niñato, se baja y agrede al anciano sin mediar palabra, dicen los testigos. Y se produce el drama, y se produce la fuga que agrava el drama. Algún cineasta haría una obra maestra con mucho menos.

Las consecuencias son apabullantes. Un anciano muerto. Un niñato que entrará en la cárcel siendo un imbécil y saldrá con un doctorado en delincuencia. Una ley que intentará desvirtuar los hechos hasta que consiga la menor pena posible sin importarle la verdad ni la justicia. Unos padres enfrentados, si es que su capacidad de auto análisis se lo permite, a la culpa de no haber educado a su hijo correctamente, que si tiramos de media de asumir culpas no se lo va a permitir. Una enferma de alzheimer privada de su sostén principal y cuya situación futura y presente los servicios sociales correspondientes parchearán de forma burocrática, desapegada y absolutamente insuficiente.  Un drama social. Un drama humano, o varios. Una consecuencia de la deriva en la que esta sociedad, esta llamada civilización, está metida.

 

“Un anciano muerto. Un niñato que entrará en la cárcel siendo un imbécil y saldrá con un doctorado en delincuencia. 

¿Alguien le enseñó al joven, alguien les enseña a los jóvenes, que los ancianos tienen una precepción limitada de la realidad y que por ello se sienten inseguros? ¿Alguien les ha enseñado lo que es el respeto y la consideración? ¿Alguien les ha explicado que la juventud es una situación transitoria, y breve, muy breve, que sirve para aprender a ser mayor, y que las facultades que la adornan son transitorias, perecederas, efímeras?  ¿O pertenece a ese grupo de descerebrados, de fascistas en potencia, o en ponencia, que hablan de los putos viejos como un estorbo para un mundo esplendoroso y joven al estilo de la Fuga de Logan?

En realidad la pregunta final es ¿Alguien está educando a las nuevas generaciones en valores? ¿Alguien está interesado en los valores? No, gracias por su apunte, en ideologías no, en valores. No, gracias por su apunte, adoctrinándolos no, educándolos. No, en sistemas de intolerancia y autoritarismo no, gracias por su apunte, en librepensamiento, en respeto, en tolerancia, en caridad, en justicia, en búsqueda de la verdad interior y exterior.

Si, se lo juro, están palabras están en el DRAE y siguen en vigor, aunque ni sus padres, ni su colegio, ni su universidad se lo hayan hecho saber. Es posible, probable, valgame el cielo, que incluso ellos las ignoren.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Los grilletes de Marhuenda

© montaje gráfico by plazabierta.com

El Super Marhuenda, el hombre que lo sabe todo, el que se atreve a despreciar a todo aquel que piensa distinto a él, mientras sentando en su sillón de tertuliano  de ciertos programas de televisión, en su descarada defensa del Partido Popular,

con las piernas cruzadas y un brazo apoyado en el respaldo, adoptando la pose típica de quien está por encima de quienes les rodean, cual repelente niño Vicente, aunque le cuelguen los años, soberbio hasta la médula; ha sido llamada a declarar en calidad de imputado junto al presidente del medio de comunicación que dirige, Mauricio Casals, en calidad de imputados en la Operación Lezo que investiga la supuesta corrupción en la empresa pública de aguas Canal de Isabel II, dependiente de la Comunidad de Madrid, centrándose en el presunto desvío de fondos públicos para beneficiar a personas vinculadas al anterior Gobierno regional del Partido Popular.  Investigación coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.

Fuentes de la investigación apuntan a que Marhuenda y Casals presuntamente presionaron a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para evitar que denunciara las irregularidades detectadas por una auditoria realizada por su Ejecutivo en el seno del Canal de Isabel II y en las que estaba presuntamente implicado Rodríguez Sobrino.

No es de extrañar, viendo la trayectoria de este profesional de la provocación, de su connivencia con el Partido Popular, que las garras de la corrupción de la gaviota le hayan apresado.

Recordemos que trabajó como director del gabinete del ministro de Administraciones Públicas (en aquel entonces, Mariano Rajoy), percibiendo por ello un sueldo mensual complementario por parte de Vicente Cardellach, ex-presidente del Colegio de Graduados Sociales de Barcelona y, casualmente, suegro del anterior ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. Pagos de los que no se hacían factura ni retención del IRPF y que oscilaron entre las 400.000 y 460.000 pesetas (entre 2400 y 2700 euros), de los cuales ya no responderá por ser anteriores al año 1999 y haber prescrito a efectos fiscales.

“No es de extrañar, viendo la trayectoria de este profesional de la provocación, de su connivencia con el Partido Popular, que las garras de la corrupción de la gaviota le hayan apresado.”

Pero, aquí no termina la historia, a partir de la citada fecha, los pagos se hicieron a empresas administradas por Marhuenda y su esposa, cesando cuando fue acusado de vender el fondo documental de una empresa de la que supuestamente era titular, a un centro público, lo que ocasionó el fin de su carrera política,  siendo el propio Aznar el que se encargó de transformar su cese y salida por la puerta de atrás en una renuncia voluntaria, según fuentes del Partido Popular.

Un recorrido que nos hace ver que se trata de una persona que ya apuntaba maneras medrando en la política, siendo la pleitesía que rinde al partido del gobierno una consecuencia más que probable de los favores recibidos, defendiendo lo indefendible desde posturas adornadas de un razonamiento que no deja de ser, en la mayoría de los casos, falacias ad personam, mediante argumentos que, en lugar de refutar las afirmaciones del adversario, intenta descalificarlo personalmente, haciendo un dueto inseparable con otro esbirro del poder, Eduardo Inda, allí donde se les llama para aumentar la audiencia a base de la provocación.

Pero así es Marhuenda, calificado por algunos como el palafranero de Rajoy, tan cerca al Partido Popular que, raro era que no estuviese implicado en algún tipo de conducta ilícita a la que nos tienen acostumbrados. Y, es que, como dice el rico refranero español, dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición.

 

Olga Sánchez Rodrigo
Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

No nos vais a callar

 

Que a estas alturas de la película hablemos de “La brigada política” de la policía, a muchos les puede sorprender, aunque a otros tantos no nos sorprende demasiado  si tenemos en cuenta como ha funcionado el ministerio del interior desde que el Partido Popular está en el poder,

donde la represión de los derechos de los ciudadanos ha sido una constante ascendente, culminada por la eufemísticamente llamada Ley de protección de la seguridad ciudadana, con la que se encubre o protege determinadas conductas que suponen un manifiesto abuso de poder, incluso una violación de derechos fundamentales, e incluso, humanos.

Muchos ya se han dado por vencidos y otros, como siempre, vencedores de esta represión ciudadana, pero el colmo de los colmos es que se quiera callar la boca de los que estamos obligados a informar, no por tener una carrera o cobrar un sueldo a cargo de una u otra editorial de noticias, sino porque un día se nos inoculó un patógeno en nuestro cuerpo que nos hizo revolvernos ante la injusticia social, obligándonos a poner cara, nombre, identidad a aquellos que por su fechorías atentan, no sólo contra los derechos de los ciudadanos, sino en algunos casos contra su integridad física o moral, de la única forma que sabemos hacerlo, que es escribiendo y compartiendo nuestra percepción de lo que sucede a nuestro alrededor con todos aquellos que deciden perder o ganar su tiempo, quién sabe…, leyéndonos, siendo ésta nuestra mejor y única retribución, porque de esta manera estaríamos cumplimiento  con nuestro único objetivo que, aparte del de informar,  es poner en debate de todos nosotros, de todos los ciudadanos, los temas que nos preocupan.

No, no nos van a callar, ni incluso la brigadas políticas  con el apóstol Santiago a la cabeza. En este caso, con aquel “y cierra España”, porque están de espaldas a lo que D. Ramón del Valle Inclán transformo en su obra “Luces de Bohemia” en “Santiago y abre España, a la libertad y al progreso” en labios del modernista Dorio de Gádex; porque no hay nada más rastrero que un funcionario al servicio de su país actúe de manera parcial en sus actuaciones, sacando , además, ventaja personal de ello.

¿A dónde llegaremos?. La respuesta es enormemente complicada después de cuarenta años de dictadura y otros tantos de una democracia descafeinada; tanto, tanto… que…, a muchos nos cuesta creer que los ciudadanos y ciudadanas de este país vayan a hacer frente a las tantas injusticias sociales de las que somos objeto día tras día, no siendo que por decir algo las cosas vayan a peor. Allá cada uno y cada una con sus ” causunadas”.

 “a muchos nos cuesta creer que los ciudadanos y ciudadanas de este país vayan a hacer frente a las tantas injusticias sociales de las que somos objeto día tras día, no siendo que por decir algo las cosas vayan a peor. Haya cada uno y cada una.”

Pero, lo que no es admisible desde ningún punto de vista, es que quien ha sido elegido por el número dos de la Policía para tratar con la prensa, por haber sido el portavoz del Sindicato Profesional de la Policía (SPP), el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, se dedique a amenazar a un determinado medio, como al Diario Público, simplemente porque no le gustan sus informaciones; así como hacer comentarios tales como que, “es bueno que los jueces no acepten las denuncias que la cúpula policial quiere poner contra Público, porque “podemos dar los datos: La abogada Patricia López, compañera sentimental del abogado… y dirás tú, qué tiene que ver”.


Hasta ahí podríamos llegar, no lo podemos consentir, porque si lo hacemos, si nos callamos, estaríamos dando cabida al resurgimiento de brigadas políticas dentro de la policía, pasando de la patada en la puerta a la patada en la boca, si fuera necesario, para acallar a quien no les guste por su forma de pensar. Pero, sobre todo, porque callando la boca a un medio se la estarían callando a todos los demás.

A ver si nos vamos enterando que, en un Estado de Derecho, no se hacen las cosas “por cojones”, como lo hacía durante la dictadura la “brigada político social”, amedrentando, pegando, torturando y matando…, aunque no se yo, porque parece ser que a algunos la pistola le da alas, y estrellas.

 

Feliciano Morales
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Patrimonio Nacional

Muchos pensaron que con la abdicación del actual rey emérito acabarían los escándalos que rodeaban y han rodeado a tan ilustre persona, y lo que considerábamos como simples cotilleos de los habituales de la prensa rosa, aunque cada día son más amarillentos los documentos que aparecen,

no sé si por el lugar a la sombra en un húmedo almacén en el que han estado guardados o por el contenido de cuernos y recueros, no de inocentes ciervos colgados en las paredes del palacio de caza de Riofrío, sino de esos otros de los que dicen que duelen mucho al salir, pero a los que con el tiempo te acostumbras cuando son otros los motivos que mantienen el matrimonio vivo, distintos al amor.

Tal vez, fueron las “razones de Estado” las que llevaron a que el entonces rey D. Juan Carlos de Borbón fuese espiado y grabado por el  CESID, servicio secreto anterior al CNI, ante un posible escándalo por  un divorcio real debido a los amoríos extraconyugales del  Jefe del Estado, como el  confirmado en dicha grabación con Marta Gayá, hija de una acaudalada familia mallorquina, que se casó muy joven y se divorció al poco tiempo, y que actualmente esta involucrada en promocionar artistas jóvenes, viajando muy a menudo a Miami, y de la que todos los medios hablan que es una gran señora.

Sin embargo, con el paso del tiempo, esa casa que estuvo blindada a los periodistas para no dejar escapar el tufillo de las acciones innobles entre sus reales miembros, hoy parece que empieza a estar más desprotegida que nunca, no sólo porque tales grabaciones oficiales, de las que la casa real tiene una copia, hayan salido a la luz, sino porque cada día es menor el apoyo con el que cuenta esta institución tras las andanzas del cuñadito y la infanta Cristina, bajo la creencia popular de que D. Juan Carlos era conocedor; aunque en monarquías bananeras como la nuestra, cualquier cosa es posible, como que se graben por los servicios secretos las infidelidades de Su Magestad, pero no las trampas de algunos de sus miembros.

Situaciones como estas son las que me hacen pensar que en este país somos capaces de aguantar todo lo que nos echen encima, y no estoy hablando precisamente de pétalos de rosa en forma de ayudas sociales o de unos servicios públicos básicos gratuitos, y cada vez de mayor calidad; sino todo tipo de agravios a nuestro noble comportamiento cívico que a la mayoría nos hace dudar si hacienda somos todos o solamente los gilipollas a los que se ha dado en llamar ciudadanos corrientes.

todo tipo de agravios a nuestro noble comportamiento cívico que a la mayoría nos hace dudar si hacienda somos todos o solamente los gilipollas a los que se ha dado en llamar ciudadanos corrientes.”

Me acuerdo de aquel “Lo siento mucho, me he equivocado. No volverá a ocurrir” del rey emérito tras la polémica por su accidente durante una cacería de elefantes en Botsuana; actitud que me resultó tan patética como ya lo era para mi su autor desde hace mucho tiempo, desde aquel momento en que el dictador Franco le propuso como sucesor a la Jefatura del Estado. Aunque más patético es que sigamos manteniendo a gente como esta, a sus sucesores y herederos, sólo por el mero hecho de haber nacido en una determinada cuna. Pero esto es la “marca España”, juegos de príncipes y princesas, de reyes y reinas, algunas venidas del pueblo, de amoríos e infidelidades, de juicios y condenas por ganar dinero fácil y por ser miembros de la familia real… una marca que nos hace distintos a muchos de los países de nuestro entorno, pero digna merecedora de una película de Berlanga.

https://www.youtube.com/watch?v=aUlF4xwpyTI

Feliciano Morales
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Otro Golpe de Estado

Si, otro y otro, y así hasta que alguien diga un día “Basta”.

Han pasado 36 años desde que se empezara a votar la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como segundo presidente del gobierno del Reino de España de la nueva era  democrática, en sustitución del dimitido Adolfo Suárez,  cuando fue interrumpida en el momento de pedir el voto al Diputado D. Manuel Nuñez Encabo por un grupo armado de Guardias Civiles bajo las ordenes del teniente coronel Antonio Tejero, secuestrando de esta manera a todos los parlamentarios, periodistas en representación de la mayoría de los medios de comunicación del país, incluida la radio y la televisión que retransmitían tan importante evento, funcionarios e invitados que se encontraban en el hemiciclo; perpetrando de esta manera el primero de una cadena de los muchos golpes de estado que se han ido sucediendo.

Desde aquel 23 de febrero de 1981, periodistas, historiadores… e incluso la mayoría de la opinión pública, siguen pensando que aquel día y aquel momento sirvió, a posteriori, tras el fracaso del golpe, para consolidar la democracia en nuestro país; entre otras cosas porque gracias a él se pudo poner a cada cuál en su sitio en una democracia tan joven que los herederos del franquismo no tenían aún muchas arrugas en la cara pero si mucha nostalgia por el pasado,  terminando con ello un periodo que se ha dado en llamar transición.

Transición, otro concepto a tener en cuenta como el periodo  del  cambio de un régimen dictatorial a una monarquía parlamentaria, aunque el poder del pueblo no haya sido tanto como habíamos soñado, aparte del vapuleo al que es sometido muy a menudo por quienes ejercen el poder. Una transición, que vista desde esta perspectiva, todavía no ha terminado.

Treinta y seis años han pasado, casi tantos como el tiempo que duró el Franquismo, con la paradoja que en vez de ir hacia adelante, vamos hacia atrás como los cangrejos o los idiotas, siendo el motivo de tal retroceso la merma, por no decir, el secuestro cada día mayor que los políticos, las instituciones y demás corpúsculos del poder, hacen de nuestros derechos… entre ellos la libertad, bien más preciado dentro de una demeocracia… o poniendo en riesgo la integridad de quienes a duras penas sobreviven por obra y gracia de la acción social a través del voluntariado y de la caridad de otros ciudadanos que son capaces de empatizar con el que sufre, y no tanto por las ayudas del Estado.

Un nuevo régimen donde la democracia es tan turbia como lo son quienes hasta este momento  han ejercido el poder. Un régimen muy distinto por el que muchos lucharon tenazmente, incluso derramando su sangre. antes y después de la muerte del dictador para devolver al pueblo, a los ciudadanos, a nosotros, a ti y a mi, la dignidad como personas y como parte integrante de un todo… llamémoslo Estado o nación…  Un régimen donde a medida que ha ido avanzado el tiempo se ha ido produciendo una involución en nuestros derechos fundamentales y libertades públicas, donde cada vez hay más ciegos, más sordos  y más cómplices con la corrupción, si tenemos en cuenta los resultados electorales.

Sería muy larga la lista de esos derechos y libertades  que se han ido dejando, en el mejor de los casos, en su mínima expresión desde aquel “quietos todo el mundo” hasta nuestros días. Valga a modo ejemplo la reciente ley mordaza, la reforma laboral, o la venta de nuestra soberanía como país a una Unión Europea en la que no todos los socios ocupan butaca, tocándole a algunos, los más pobres estar en el gallinero.

” Un régimen donde a medida que ha ido avanzado el tiempo se ha ido produciendo una involución en nuestros derechos fundamentales y libertades públicas, donde cada vez hay más ciegos más sordos  y más cómplices con la corrupción, si tenemos en cuenta quienes ganan las elecciones.”

Fracasó el golpe de estado, y el germen de la democracia instaurada en el 78 dio paso un nuevo sistema en el que por relajación de un pueblo sin motivación y sin dignidad ha permitido una oligarquía de una clase política cada día más privilegiado frente a un pueblo cada día más desprotegido.

Y todo esto, desde el poder, por quienes democráticamente son elegidos cada cuatro años, y que durante todo este tiempo se han estado alternando en el poder mediante la modificación de mutuo acuerdo de una ley electoral, orgánica por el derecho que regula, por quienes han representado a una derecha y a una izquierda, tan moderada,  que con el tiempo su  color rojo se ha ido tornando de un color azul muy sospechoso.

Sí… y todo esto desde el Estado, utilizando las instituciones por quienes nos han gobernado desde aquel 1978, en que fue aprobada una Constitución, maltratada y utilizada caprichosamente… y todo a golpe del rodillo de las mayorías parlamentarias absolutas o pactada a cambio de prebendas con los nacionalistas… Golpes contra nuestros derechos, contra nuestra persona… Golpes desde el Estado y por el Estado..

 

Feliciano Morales
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Normas de tráfico, el negocio irrenunciable.

Tal vez estas palabras sobran. Bastaría con decir: más de lo mismo, y estaría todo dicho. Todo dicho pero con casi todo por decir.

Más radares, más recaudación, más represión, más tirar para lo que interesa en detrimento de lo importante. Más formas de perseguir económicamente al conductor sin que importe si se mata o mata a alguien tres kilómetros más allá de que le hayan puesto una multa. Nada de prevención, nada de optimización. Nada de formación o de racionalización.

Es tan fácil como poner unos cuantos radares, disminuir de forma torticera la velocidad del tramo y cazar con unas fotos al incauto que pasaba por allí. Ya ni siquiera pararlo para obligarlo a identificarse y perder tiempo. Con un poco de suerte en el siguiente radar lo volveremos a cazar y ponerle otra multa. Eso sí, todo bien señalizado, todo bien orquestado para que parezca otra cosa.

Porque el peligro está en la velocidad. No, por mucho que algunos insistamos, el peligro no está en esos personajes conducidos al vértigo por unos vehículos que son incapaces de controlar, aferrados al volante con los nudillos blancos por la fuerza de la tensión con que lo cogen, volcados, casi tumbados, sobre él en un intento desesperado y desesperanzado de lograr ver algo más allá de los caballos que los preceden. El peligro, al parecer, no está en esos personajes incapaces de conocer cuál es la capacidad técnica del vehículo que conducen, ni de incorporarse a una vía armonizando su velocidad, ni de maniobrar con un mínimo de agilidad y dominio de los tiempos. El peligro no está en esos documentados conductores asustados por su propia impericia, incapaces de reaccionar, y a los que cualquier velocidad que supere la inadecuada suya es una temeridad de los demás. El peligro no está en esos conductores de tiovivo que ante la duda frenan en medio de una carretera o de un carril para incorporarse a otro porque no son capaces de sincronizarse con una marcha diferente o que conducen siempre por un carril central o izquierdo porque son incapaces de medir las velocidades y distancias para adelantar a otro vehículo ni siquiera en carreteras de carriles múltiples.

No, efectivamente, el peligro no está en la permisividad culpable y recaudatoria a la hora de conceder el permiso de conducir a personas con características físicas o mentales que los hacen incapaces. Es curioso que no todos sepamos jugar al fútbol, escribir poesía o saltar de un trampolín, pero al parecer toda la humanidad es capaz de desarrollar con suficiencia una actividad tan compleja y peligrosa como conducir un automóvil.

Siempre he oído decir que el transporte aéreo es mucho más seguro que por carretera. Y siempre he pensado lo mismo, si se le diera el título de piloto a las mismas personas a las que se les proporciona el carnet de conducir, y con el mismo rigor, hace tiempo que la población mundial habría disminuido, o la raza humana estaría extinta. Entre los que se mataran por impericia y a los que fueran matando en sus propios accidentes no quedaría más rastro de los hombres que el que dejaran las catástrofes producidas por todos esos pilotos, ahora conductores, incapaces.

Pero bueno, al fin y al cabo, más de lo mismo. Nada que recorte la capacidad sancionadora. De las medidas que en presente, y, sobre todo, en futuro serían necesarias. Por si acaso a alguien le pudieran interesar voy a enumerar las que a mí me perecerían realmente enfocadas a solucionar un problema grave:

  • Reparación por tramos, no por agujeros, no por centímetros cuadrados, del firme de las carreteras. Y en algunos casos nos solo del firme si no de esas bases estructurales que favorecen la creación de badenes y el cuarteamiento y deterioro de las capas asfálticas
  • Adecuación de las normas de velocidad a la verdadera limitación que debería de estar determinada por la capacidad del conductor, el tipo de vía y las características técnicas del vehículo: frenado, aceleración, relación del cambio y comportamiento en curva, en mojado, con viento. Yo tuve un SEAT Panda con el que me podía matar a partir de 60 Km/h y un FIAT Coupé con el que tenía mucha más seguridad a 180.
  • Endurecimiento de las pruebas para la obtención del permiso de conducir. Hacer un examen periódico durante los cinco primeros años para determinar la evolución de las capacidades, y establecer tipos de permisos en función de esa evolución.
  • Asociar los tipos de vehículos que puedan conducirse a las capacidades demostradas. Cuantos novatos, jóvenes o no jóvenes, vivirían aún si se limitaran los vehículos disponibles según las pericias constatables.
  • Endurecimiento de las pruebas de aptitud a partir de cierta edad y revisión del nivel de permiso.
  • Instalación en los vehículos, asociado al arranque, de un detector de sustancias inadecuadas para la conducción. Si usted no está en condiciones de conducir no lo voy a sancionar, simplemente no va a poder conducir. Y existe.
  • Un plan de formación integral de formación vial y ciudadana donde se enseñe a los niños, desde pequeños, normas, comportamientos, y fundamentos básicos de la circulación. A la vez que se podría evaluar al futuro conductor antes incluso de que pensara en serlo. Psicología, capacidades físicas, capacidades técnicas y espaciales.
  • Revisión de toda la señalización y eliminación de aquella que no tenga otro objeto que el de aumentar la recaudación o facilitar labores coercitivas.
  • Eliminar con regularidad y rigor obstáculos visuales que entorpecen la conducción en vías secundarias: carteles, señales, árboles…

Por supuesto estas medidas reducirían considerablemente la recaudación porque su fin no es sancionar, si no facilitar y salvar. Es comprensible que todo lo que se pueda captar con cámaras y se pueda imprimir en un papel es más sencillo, rentable y cómodo. Y al fin y al cabo cuando no podamos pagar más multas por que el dinero no nos llegue para vivir iremos más despacio, no habrá casi muertos, pero seremos los mismos incapaces, incívicos y reprimidos conductores que solo actuarán por el palo, sin entender ni asumir el  porqué de nuestros moratones, suponiendo que haya otro porqué diferente del dinero mismo.

¿Y este que escribe esto quien es para decir estas cosas? Un ciudadano que aprendió a conducir cuando tenía ocho años, que frecuentaba en verano los parques infantiles que la DGT montaba en los colegios y ayudaba a probar los karts. Un niño, entonces, hace ya tanto, que coleccionaba, y aún guarda, la colección de cromos de la DGT con las señales y las normas de circulación y que se los empapaba. Alguien que al cumplir los dieciocho años obtuvo su permiso de conducir sin necesidad de pisar una autoescuela porque ya llevaba años sabiendo conducir y conociendo las normas. Un apasionado de los coches que lleva más de dos millones de kilómetros recorridos, y solo ha tenido un accidente conduciendo. Accidente que asume que fue por su culpa y nada más que por su culpa.

Yo me pregunto muchas veces si estos sesudos de la represión, del palo y tente tieso, han conducido realmente alguna vez. Si alguna vez han prescindido del coche oficial con chófer y han vivido el día a día de las carreteras, ese que viven los comerciales, los camioneros, los conductores de autobús, todos los que tiene que desplazarse por carretera por mor de su trabajo. Esos que comprueban como hay dos sensaciones diferentes en la carretera: la de los días de diario y carretera abierta, plácida y relajada y la sensación crispada de peligro permanente que les invade, que nos invade, en periodos vacacionales, fines de semana o proximidades de ciudades.

“Yo me pregunto muchas veces si estos sesudos de la represión, del palo y tente tieso, han conducido realmente alguna vez. Si alguna vez han prescindido del coche oficial con chófer y han vivido el día a día de las carreteras”

Definitivamente, una vez más, sobran estas palabras. Lo peligroso no es la velocidad inadecuada, por exceso, por defecto, por aburrimiento que luego llamarán distracción, lo realmente peligroso, lo único, es el exceso de velocidad, signifique ese concepto de exceso de velocidad lo que signifique. Y la única forma de meter a los conductores, a los ciudadanos, en vereda es la coacción, la sanción, la persecución. Si es que somos como niños.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

El paciente sin paciencia

Entre las  múltiples y ostensibles virtudes que singularmente me identifican, la Paciencia no figura en la inconmensurable letanía de méritos que poseo.  Eso según lo que me cotorrean  largo, tendido  y de guisa tediosamente repetitiva, los congéneres más íntimos. Y , de tener una poca, debe figurar en la letra minúscula de tal lista.

A pesar de que siempre he rebatido tan perversas aseveraciones en contra  de mi inestimable valía con los argumentos más hacendosos e irrebatibles. Aunque sin resultado positivo alguno a mis réplicas.

Tal vez, en algún despiste, haya podido dar esa remota impresión de impaciencia. Sería posible, pero improbable y -desde luego -remota.

Salvo que quede altamente demostrado lo contrario, por supuesto. Que en esto de demostraciones fiables, reproductibles  y , per ende- honradas, andamos colmadamente desangelados. De cacareo plumbeo y charlatanería baratijera sobrados vamos…y a tutiplén.

¡No sé!… igual llevan una adarme de cacumen los que, de tal manera intentan baldonar  mi frágil y sensiblero espíritu, algo remilgado y mojigato quizá.

A pesar de que ,tengo entendido que, cuando más de dos homólogos arguyen  similares (cuando no idénticos) pareceres en contra de los tuyos, lo más constante  es que la razón y veracidad esté de  parte de los parejos; cosa que no me queda muy clara todavía, pero bueno…: «algo llevará el río cuando se oye».

Un servidor, si bien es cierto que cuando “culo ve, culo desea”, tampoco exije que el deseo se cumpla inmediatamente, no. No soy como el de la leyenda esa en que alguien ruega encarecidamente a Dios  que le conceda Paciencia pero ¡ya!  ¡No..ni de lejos! Si lo sabré yo.

Un tiempo prudencial no sólo es juicioso, sino necesario.

Mas hay veces -muchas/muchas- que tal prudencial tiempo se convierte , sin hechizos que lo trasteen , en todo lo contrario: desolador, insensato e impertinentemente intolerable.

¿Verbigracia? – Dirá usted, bienquisto lector que tiene a bien leerme, y sin escasearle un ápice de caletre-.  Voy a ello.

Uno (quizá usted también) anda ya  harto  amoscado  con aquello de las « Listas de espera, con parca esperanza ».  Sobadas , criticadas y despellejadas hasta la arcada. Y sin enmienda aparente que las apacigüe. En función del partido político reinante, ni decir tiene.

Ni decir tiene tampoco que el escribiente se refiere a las Listas de espera sanitarias”, y no a otras  “colas” diversas (cine, mercadonas, itéuves y demás fanfarrias que también sufrimos los apostillados impacientes -me sé un truco aprendido en uno de esos supermercados que ya les contaré, ya -)  ya que todo podría  ser tergiversado, o lo que es peor…”sacado de contexto”.  Al menos en  las Listas a las que un servidor pretende referirse.

            El otro día sin ir más lejos ( en realidad ciento setenta y cinco días sin exageración) , un familiar  fue citado por las «autoridades expertas» para ser sometido a un “pre-operatorio” , sugerente de intervención quirúrgica inminente, consistente en una determinación analítica   y un electrocardiograma  más o menos artefactado, a fin de valorar si era o no susceptible de una intervención de “cataratas”. ¡Cataratas…ahí es ná!

Dado que un servidor no es muy proclive a enchufismos, prebendas a devolver, ( boleto de ida y vuelta), encajes de bolillos, babosos largoterismos -altamente apreciados por el politicastro de turno -. ni otras veleidades al paño,  pues…”burla burlando” queda uno a la espera – nunca mejor escrito- de la “llamada prometida”. O del  WhatsApp , E-mail o carta certificada. Uno siempre ha sido más del “When in Rome, do as the Romans do”. Sin criterios a  imponer, ni  socorridos ‘usted no sabe con quién habla’. Pero..ni flores marchitas siquiera, mire usted. ¡ Ochenta y un  días desde estudio pre-operatorio y ni una llamada de caridad cristiana!

Dado que un servidor no es muy proclive a enchufismos, prebendas a devolver, ( boleto de ida y vuelta), encajes de bolillos, babosos largoterismos -altamente apreciados por el politicastro de turno -. ni otras veleidades al paño,  pues…”burla burlando” queda uno a la espera – nunca mejor escrito- de la “llamada prometida”

Total  que me arrimo a las ocho treinta y cinco horas aeme a firmar un contrato titiriteíco de 24 pavos/hora al lugar correspondiente, que no es otro una zona funcionariamente superpoblada de un Hospital  Universitario  y …de paso…a brote pronto, bajando las escaleras de un primer piso y sin intencionalidad alguna, veo un letrero que dice “Atención al Paciente” (no Atención al Público…¡qué va!…solo al paciente… los sanitarios no tienen Paciencia, ( esa cosa de la  cual  cojea un servidor según las lenguas vipéreas) y allí que que me planto. Un buenos días obligatorio, una  retirada de gorra y gafas solares, y me coloco en el pupitre más a mano de una oficina diminuta  y petada:

– Señorita, por favor – digo a la funcionaria: (pelirroja de bote, gafas  ‘culovaso’ en armadura de pasta negra con dibujos en tonos grises a juego,   pinganillo a modo de diadema  y medio amable), ¿cuándo debería “tocarle” la intervención quirúrgica programada de unas catataras “oculo-cristalinas” a fulano de tal y cual que resulta ser  mi familiar más amado y cuyo estudio “pre-operatorio” fue realizado hace  exactamente ochenta y  un día?

– Espere que lo consulte me dice…(sic) .

Tras saber cómo estaba la cuñada del suegro de su sobrino político que tenía fiebre  alta : 37 º C. vespertinos, termometrados en axila izquierda, a causa de  una más que probable  Gripe ; también supe  a su través – de la señorita, digo – que las cosas   pintaban  “mu chungas” y que  antes  era otra cosa ,  por fin me comenta que ‘dicen que le acaban de decir’ que la lista de espera va por julio, o sea que, hasta dentro de dos o tres meses…ni me ilusione ni me haga cábalas ni comeduras de tarro porque puedo coger ansiedad, además de una Gripe muy mala que es la verdadera responsable de tanto desaguisado salarial y colapso  sanitario (¿?).

– ¡ Ozú! Le contesté con mucho tronío. Maldita Gripe ¿verdad? — Pero, señorita, si tengo entendido por los incuestionablemente veraces medios comunicativos que los políticos en funcionamiento han reducido las “Listas de Espera” hasta límites insospechados con respecto a los regidores previos.

— ¡Ja, ja! Me grita ella sin reír y con un “atchuuus” salpicante y francamente desagradable antes de coger su bolsa de clines. — ¡Qué ingenuo! Prosigue.

— Pero, las pruebas pre-operatorias de hace ochenta y un día ¿no podrían tener valores diferentes? Me atrevo a preguntarle.

— ¡Ah, eso preguntáselo al médico!

— Vale. Deme cita con él. Respondo.

— ¿Cita? Pero ¿no le acabo de decir que hay interminables “Listas de Espera”? ¡Ay señor, parece usted tonto. Tenga paciencia…tenga paciencia por dios.

Un servidor se limita a decirle “gracias”, tomo buena nota (total para nada).

Ahora voy con los que rigen en estas lides.

Partido Popular. Partido Socialista Obrero Español ( con sus compinches al tanto-… ¡del resto de politicofílicos, ni escribo!-  : ¿Otra vez cual cuento de acabar jamás cual ‘gallo  pelao’, y el abominable pues anda que tú “ o  el aborrecible “ Y  tú más?

¡Anden ya y váyanse con mal  pie dónde quiera que el español de a pie les permita largarse! « ¡Mala peste a Capuletos y Montescos! Me hirieron y no los herí». , que dijo Mercuccio, en pluma de Guillermo Shakespeare, mientras esperaba una operación  de la puñalada trapera que le endiñaron.

¿De veras tienen un “Protocolo” de prioridades? ¿Va por número? ¿Quién da la vez?

¿Va la cosa de gravedad? ¿de edad? ¿de lameculismo? ¿de todo a la vez ‘agitado, no mezclado’? ¿Para qué un preoperatorio con meses de antelación a la posible intervención? O ¿ es que- realmente-no sirve para nada? (un servidor podría hablar largo sobre el tema)

¡Ni ustedes (Psoe), ni los  anteriores (PP)… ni el que tenga a bien ponerse delante de este mostrenco son capaces de dar una respuesta medianamente creíble de cómo va la cosa. ¡La Gripe dicen…!

Para más colmo atiborrante, van y se basan en pura palabrería redundantemente  zafia, sin indicadores veraces de aumento/disminución de “Listas de Espera” que corrobore y coteje datos actuales y precedentes. ¡Así, como si fuéramos gilipollas! Que va a ser que lo somos.

¿Que no tengo Paciencia? ¡Anda ya! … La reboso… junto con la celebérrima  honestidad infructífera.

¡Que es por la Gripe…dicen!

Francisco R Breijo-Márquez
Doctor en Medicina, Profesor de Cardiología, Periodista (Boston. MA (USA). Redactor de Plazabierta.com
Titular Professor of Clinical & Experimental Cardiology.
Research Director at East Boston University (on voluntary leave), Hartford University (on voluntary leave) and Murcia University. C.S. Abanilla (currently).

Españ-óleo

Así deberían de rectificar el gentilicio en los Diccionarios para describir a los nacidos en España.

 

La subida de la tarifa eléctrica, de nuevo, demuestra el descarado comportamiento de los últimos gobiernos y su supeditación a los poderes financieros a sabiendas que serán compensados con algún puesto de asesor en cualquiera de ellos, así ha ocurrido hasta el momento, no solo en las eléctricas, también se podrán situar en las peligrosas nucleares, en centrales de ciclos combinados o las apestosas de carbón, en la banca, en las de energías fósiles sea de gas o petróleo (cuando baja el barril de petróleo, no lo hace en la misma proporción el carburante al consumidor), en sus distribuidoras, en las de transporte o cualquiera relacionada con ellas con intereses cruzados, una verdadera tela de araña para esquilmar a la población con el consentimiento y apoyo de votantes enfermos de una miopía en la inteligencia que medican con promesas una y otra vez incumplidas.

Hay países con reservas de petróleos y otros sin ellas que apuestan por las energías renovables, en España nuevas leyes a su servicio las han monopolizado, y penalizan al particular que la posee, y la ceguera de la población solo culpa a una de ellas cuando suben los precios, estafan o cobran cláusulas suelos, siempre les ponemos una cara, cuando en realidad son todas las que han llevado a la ruina a muchos particulares de una forma u otra, en el caso de las eléctricas cobran por utilizar a quienes invirtieron en renovables, al menoscabar su porcentaje de beneficios al consumir menos esos antiguos clientes díscolos, ¿tendrán en cartera cobrarnos por el oxígeno consumido por respirar?, ¿nos venderán ozono?, el que destruyen con sus emisiones de CO2 por sus industrias, seguro que a alguna mente calenturienta se le habrá pasado por la imaginación.

España fue vanguardia de la energía eólica – solar, y paradoja de la vida el español como habitante de la Tierra es el único cuyo gentilicio rima con el Sol, pero hasta eso pretenden quitarnos por la supeditación al combustible fósil los distintos gobiernos sumidos al monopolio creado para la explotación del aire y el sol, dirigentes políticos y empresariales, patriotas de pastel y muy proclives a creencias religiosas de distinta índole, pero todas ellas con un libro base “La Biblia”, que contravienen continuamente, en este caso en Génesis 1:16, 17, 18, “E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas. Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.…”

“España fue vanguardia de la energía eólica – solar, y paradoja de la vida el español como habitante de la Tierra es el único cuyo gentilicio rima con el Sol, pero hasta eso pretenden quitarnos por la supeditación al combustible fósil los distintos gobiernos sumidos al monopolio creado para la explotación del aire y el sol, dirigentes políticos y empresariales, patriotas de pastel y muy proclives a creencias religiosas de distinta índole”

No soy economista, pero si el temporal de frío que ha sacudido a la parte sur oriental europea helando cosechas, cuya consecuencia ha sido la subida de precios de las verduras al quedar solo España para suministrar a Europa, los intermediarios se enriquecen al subir precios por el principio de: mucha demanda y poca verdura = aumento de precios. Por ese principio capitalista me hago una pregunta racional, ¿por qué? los distintos gobiernos no contratan o promueven energías renovables en todos los edificios públicos colocando placas solares o cualquier otra forma de energía, ello conllevaría una reducción en la electricidad, y por ende también de los combustibles sólidos o fósiles; pueden que se reduzca los ingresos del Estado en ese aspecto, ya que más del 50% son impuestos que pagamos todos, los llamados indirectos, pero esa supuesta pérdida se recuperaría siguiendo el mismo ejemplo: poca demanda y mucho combustible = bajada de precios, se recuperaría al repercutir en el transporte, en el bolsillo del ciudadano, en los gastos de muchas empresas; medidas que dinamizarían la economía al poder subir los sueldos, eso aumentaría el consumo y el gasto, siendo parte del proceso para la recuperación doméstica tan castigada por la avaricia de ciertos políticos en manos del Mercado (la araña), faz desconocida pero mente y cuerpo de empresas que forman la tela donde estamos envueltos. Proceso lento comparado con la voracidad que han empleado para sumirnos en el precipicio del inframundo de la miseria donde nos han ubicado, pero serviría para no estar supeditados a otros intereses, como han comprendido y apuestan países, siendo incluso la energía renovable  beneficioso para el Planeta Tierra como mecanismo por disminuir el sobre calentamiento. Todo ello si al nuevo Mefistófeles – Trump no se le ocurre una maldad más, ya hay voceros a las órdenes y gusto de los gobernantes que aplauden la llegada de este nuevo guardián del Averno, siendo patente el regocijo de las telarañas al ser él parte del entramado pegajoso.

Somos españoles, no queremos ser españóleos por deformación dependiente.

José Enrique Centén Martín
Nacido en Tánger (Marruecos) en 1952, de abuelos andaluces emigrados a Marruecos en los años de hambruna del XIX. Madrileño de adopción desde 1961. Sólo bachiller elemental, desde los quince años trabajando. Perseguido, encarcelado y amnistiado en 1976, siempre junto a los más desfavorecidos, es lógico. Entré en la Universidad por mayores de 25 años en el 2010, he estudiado Historia en la UCM, incluso he escrito un ensayo“El Estado participativo”, jubilado parcial desde el 19 de marzo de 2012.

Dicen que son los causantes

Es la interpretación de determinados gobiernos cuando los ciudadanos pasan a engrosar al apartado (nunca mejor dicho) de ser jubilados y sobre ellos ciernen el estigma de mantenidos al pretender borrar los muchos años de cotización a la INSS,

algunos más de 50 años, que han servido y sirven para el mantenimiento de la propia Seguridad Social y toda su infraestructura (trabajadores, edificios, remodelaciones, mejoras), para sus hijos desde que nacieron hasta que entraron en el mercado laboral, para las pensiones de viudedad de los que no tenían ingresos, para las pensiones exentas de IRPF (orfandad, parados, accidentados laborales de baja definitiva, los de incapacidad permanente, pensiones por actos terroristas, los dependientes, los excluidos sociales), todo realizado a través no solo con la cotización periódica de la nómina (4,4% del sueldo), también del IRPF implícito en ella (se destina el 12% de ese impuesto descontado en cada nómina), sin olvidarnos que sirve para el sueldo y privilegios de las “señorías” parlamentarias, incluso de los que actúan contra quienes les mantienen y seguirán manteniendo a través de la Declaración de Renta, nunca condonada, mientras que para  esas “señorías” es reducida.

“Señorías” encargadas de imbuir (a los que permanecen en el mercado laboral) de que los jubilados son los causantes de la pérdida del Bienestar Social, obviando que siguen pagando impuestos, a excepción de los correspondientes a la S.S. (el 4,4%), como lo son también los que reciben cualquier ayuda social o cualquier tipo de pensión (obligación subsidiaria del Estado) porque así lo hacen en el pago del IRPF anual, para eso si son iguales al resto de los ciudadanos. Pero piensan y hacen creer con mensajes subliminales, ocultando el haber sido los mantenedores de la Seguridad Social durante su vida laboral, a ser los causantes del mal de la Seguridad Social por la pensión, pensión obtenida por la entrega periódica a plazo fijo del 4,4% de su sueldo para tal fin al Estado, pero estas energúmenas “señorías” pretenden dar a entender que es altruista o producto de los trabajadores en activo (muchos así lo creen, olvidándose de personas de su entorno, en una situación parecida).

Son el blanco de los males, sin querer darse cuenta muchos asalariados en activo, incluso algunos jubilados, de que con la condición de pensionista sufrirán la pérdida de poder adquisitivo año tras año, dada la imposibilidad de mejorar cambiando de empleo. Son diana de la codicia, al ser excluidos de ciertos medicamentos y obligados al oneroso copago de ellos tras una larga vida de trabajo que empieza a pasar factura por enfermedades o decrepitudes propias de la edad, ese tipo de Estado los ignora al cambiarles la condición, de paciente a clientes, objetivo de políticos sin escrúpulos a las órdenes de las Farmacéuticas o de los Bancos y sus planes de pensiones. A todos los que pretenden engañar les cito la frase (no recuerdo el autor), “la edad son peldaños desde donde se observa el pasado”, lo hago para que recuerden y observen la manipulación cuya consecuencia es destruir el Bienestar Social conseguido por muchos de los que ahora están jubilados o entran en esa condición, entregando ese fruto de luchas y reivindicaciones durante décadas a sus herederos naturales, las siguientes generaciones de asalariados para que no conviertan una tierra productiva, en una “era”, y como ejemplo se podría utilizar una analogía con el Antiguo Testamento en el Cantar de los Cantares 1:6: “Me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era mía, no guardé”.

“Son el blanco de los males, sin querer darse cuenta muchos asalariados en activo, incluso algunos jubilados, de que con la condición de pensionista sufrirán la pérdida de poder adquisitivo año tras año, dada la imposibilidad de mejorar cambiando de empleo”

No seáis ciegos, los pensionistas no son culpables.

José Enrique Centén Martín
Nacido en Tánger (Marruecos) en 1952, de abuelos andaluces emigrados a Marruecos en los años de hambruna del XIX. Madrileño de adopción desde 1961. Sólo bachiller elemental, desde los quince años trabajando. Perseguido, encarcelado y amnistiado en 1976, siempre junto a los más desfavorecidos, es lógico. Entré en la Universidad por mayores de 25 años en el 2010, he estudiado Historia en la UCM, incluso he escrito un ensayo“El Estado participativo”, jubilado parcial desde el 19 de marzo de 2012.

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes