Archivos de categoría para: Nacional

Una albaceteña en Catalunya

No pude ver en directo la declaración ¿solemne?- de la independencia de catalunya del estado español; ambas con minúsculas, por supuesto. Tareas más importantes para el menda me lo impidieron. Ir a trabajar sin ir más lejos. Y, lo que es más importante…trabajar.

Después de aguantar todas las distintas cadenas televisivas durante más de dos semanas – hasta la que emite mi “Big Bang Theory”, y mi idolatrado doctor «Sheldon Cooper» ,que de “Asperger” solo tiene ciertos matices -, pues , francamente, me trae al pairo tanta información mal informada sobre la parte nordeste de esta península llamada ibérica. Desde ‘Portbou’ hasta ‘Sôl de riu’ (y su correspondiente viceversa, claro está, según miremos el mapa) pues anda uno más o menos hasta ese moño del que carece.

¡Muchacho! Era llegar a casa ,tras luchada y encarnizada jornada laboral, poner la tele, hacer el zapin ese, y dale que dale…en todas estaba el tema :

«Que si sí, que si no. Que si esta la bailo yo».

Y dale que dale al pandero y a las maracas. Zumba y zumba con catalunya.

 No podía ver a mi Sheldon y amiguetes, ni a mi Homer, ni  a mi Francisca (que es malisima, por lo visto; como la de “Falcon Crest” la Ángela Channing esa. O peor), ni nada de lo que me divierte (también veo documentales de la dos, no crean: sobre todo cuando salen cocodrilas).

Hasta el “First Date” ese quitaron, con  la de risas que me hace y las apuestas que hacemos mi mami y yo (alrededor del 95% del los tíos, dicen que SI, los muy imbéciles, por mucho que no haya quien se trague a su presuntuosa partenaire (o como se diga). Y, claro, pierdo la apuesta.

Nada que no fuese catalunya y la que iban a liar ante el sacrosanto ‘ciento cincuenta y cinco’ que, por lo que atisbo y pregunto, solo sabían de su existencia los opositores a cualquier plaza a ocupar en cualquier administración publica del estado español (catalunya también). Y tampoco mucho, la verdad-.

Yo creo que ya nos da igual, como el ocho y el ochenta, de tan cargante y chinchorrera información mal informada; y mas cargante si cabe, de los profetas de lo ya sucedido. Que tiene guasa la cosa (o no tanta, que son unos berzas y además plúmbeos hasta la marchitación y el empalago elevados al infinito doble. Y siempre los mismos, siempre los mismos).

Eso creo. Al menos por lo que a uno respecta.

Bueno, como he dicho, me perdí el ‘directo’ de la egregia proclamación de la república independiente de catalunya. Y de las brillantes manifestaciones del puigdemont, del rajoy y -lo que más me molestó perderme-, de las de un tal alvaro de marichalar, del que algún día escribiré; en inglés , ni decir tiene : las tres perfectas patas de un banco.

Pero, Mari Tere (López Rodriguez, para más señas), que es muy avispada y pizpireta – a más de perfecta enfermera de UCI y que no para de contarme todos ‘sus males – , me manda por vía guasap un vídeo de 16 segundos donde un periodista -que no se ve- pregunta al personal callejero que qué le ha parecido la decisión de independencia catalana.

Y no hay otra que la opinión de una señora, menuda, pelo corto y plateado, gafas, voz arrabalera, contestando sin que nadie le haya preguntado y de Albacete. Repito…de Albacete.

Y no hay otra que la opinión de una señora, menuda, pelo corto y plateado, gafas, voz arrabalera, contestando sin que nadie le haya preguntado y de Albacete. Repito…de Albacete.

« Estamos ‘encantaos’. Porque ya nos vamos a sacar al ‘estao’ español de encima. Y…soy de Albacete…¡soy de Albacete! Ya estoy hasta los pelos» (Textual. Sic. …como se lo escribo, oiga).

“« Estamos ‘encantaos’. Porque ya nos vamos a sacar al ‘estao’ español de encima. Y…soy de Albacete…¡soy de Albacete! Ya estoy hasta los pelos» (Textual. Sic. …como se lo escribo, oiga)”

Para mearse de risa y hacer volar todas las palomas de plaza real, plaza san jaume, las tres ramblas y todos los alrededores, incluyendo Albacete por supuesto.

No sé si poniendo el “enlace” del vídeo aqui podrán ustedes verlo y sacar sus conclusiones. Yo lo intento. Aunque de piratería ando bastante flojo.

No se lo pierdan. Para enmarcarlo y colgarlo -junto a la señora, pero por los sobacos, no por el cuello…no seamos crueles del todo- en el rincón más oscuro del salón. Junto al arpa de Becquer. Pizca más o menos.

P.S.- Y Teruel también existe. Y no dice ni pío.

 

Francisco R Breijo-Márquez

Doctor en Medicina, Profesor de Cardiología, Periodista (Boston. MA (USA). Redactor de Plazabierta.com
Titular Professor of Clinical & Experimental Cardiology.
Research Director at East Boston University (on voluntary leave), Hartford University (on voluntary leave) and Murcia University. C.S. Abanilla (currently).

La independencia de Cataluña. Un divorcio con graves consecuencias

 

El hartazgo sobre la independencia de Cataluña empieza a sentirse en la mayoría de los españoles, no sólo porque en la pantalla de nuestros televisores esta cuestión ocupa la mayor parte del tiempo en los informativos y debates, incluso en otros programas que sin estar dedicados a la información sino al entretenimiento también tocan, aunque sea de soslayo, lo que ya se denomina “el tema” o “la noticia” porque parece no haber otros que importen tanto a los medios.

 

La disección que se ha hecho de la consecución de la independencia por parte de la citada Comunidad Autónoma deja poco margen para el análisis desde cualquier óptica, tanto política, económica, histórica como sociológica, creo que ya se ha dicho todo, intentando cada cual llevar el agua a su molino, dependiendo del posicionamiento político del tertuliano, economista, periodista y demás “istas” que desde su oficio, hábito o actitud han analizado el tema, habiendo encontrado tanto los que se sitúan a un lado y al otro cobijo en sus teorías para justificar o no las acciones llevadas a cabo tanto por el Gobierno de España como por el Govern de Catalunya.

¿Dónde está por lo tanto la verdad?. Permítanme ustedes que les diga que, como en casi todo, la verdad absoluta no existe y, aunque en principio deben ser las leyes las que marquen la legitimidad de cualquier actuación llevada a cabo por los poderes públicos; sin embargo, no debemos olvidar que las leyes no son “palabra de Dios”, y que cuando hay voluntad política para solucionar un tema dichas leyes pueden ser modificadas, adaptadas al momento en el que, como en el que nos ocupa, se necesita buscar una solución a un tema que lleva dando guerra desde que esta Comunidad Autónoma se dio cuenta que era una de las mayores productivas del país y de las que menos fondos percibía del Estado en proporción a otras Autonomías, que por su lastre económico no aportaban tanto a la hucha común de todos los españoles.

Es cierto que en un principio me amparé en la legalidad para justificar que la actuación de los independentistas catalanes no era correcta, por eso de que cualquier democracia debe sustentarse en un estado de derecho, donde la supremacía de la ley hace posible que cualquier actuación arbitraria sea perseguida por los tribunales de justicia, porque así lo establece nuestra Norma suprema, la Constitución. Pero esta legalidad puede convertirse en un arma de doble filo cuando quien quiere hacerla cumplir desde un posicionamiento estrictamente jurídico, lo hace sin dar opciones al diálogo, o peor aún, cuando el que actúa como verdugo contra los incumplidores de la norma, ha sido el mismo quien las ha incumplido de manera reiterada, lo que le resta en cierto modo legitimidad para llevar a aquellos al patíbulo.

Esto es lo que le pasa al Partido Popular quien en reiteradas ocasiones no le ha importado en absoluto pasarse la Constitución por el arco del triunfo, valga a modo de ejemplo la declaración de inconstitucionalidad de la amnistía fiscal o la de las tasas judiciales, justicia gratuita y bajada salarial de los empleados públicos, entre otras; amen de más de una decena de recursos interpuestos ante el Tribunal Constitucional pendientes de resolución.

Resulta evidente que el incumplimiento de la Constitución podría graduarse según la Norma que se recurre, de manera que, no es lo mismo un recurso contra una Ley Orgánica como cuando lo es contra una Ley ordinaria, habida cuenta que la primeras  son las Leyes de desarrollo de los Derechos Fundamentales y de las Libertades Públicas recogidas en la sección primera del capítulo segundo del Título I de la Constitución, las que aprueban los Estatutos de Autonomía  y el régimen electoral general, además de otras previstas en la propia Constitución, y que requiere el voto favorable de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados en una votación final sobre el conjunto del proyecto aprobado. Pero en el caso que analizamos, aunque es importante esta graduación, lo que realmente trasciende es que estamos ante dos incumplidores habituales de la Constitución, con la única diferencia que en el caso de Cataluña existe un artículo dentro del texto constitucional, el 155, que permite actuar frente a cualquier Comunidad Autónoma que no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España; mientras que en el caso del incumplimiento por parte del Gobierno del PP, se deja a su sentido de la responsabilidad política abandonar sus cargos por incompetentes en virtud de la declaración de inconstitucionalidad que haya tenido lugar, responsabilidad que el caso de Rajoy no hay por dónde cogerla porque nunca la ha tenido, desconociendo el sentido de la palabra dimisión.

Al final, en toda esta historia el que termina perdiendo es el ciudadano, bien porque no se le haga caso a sus pretensiones y demandas o bien porque las decisiones que se toman de una manera u otra repercuten sobre su propio bienestar, su economía o sobre sus derechos, incluso los consagrados como fundamentales en la Constitución que tanto unos como otros prostituyen a su antojo.

Pero volviendo a “el tema” nos encontramos realmente ante una bomba de relojería, ante un conflicto territorial, cuyas consecuencias políticas si no lo tratamos con la suficiente prudencia puede dar lugar a una confrontación sin precedentes mas que en la contienda de 1936; prudencia que en el momento actual no debería pasar por aplicar el precitado artículo 155 de la Constitución, porque si bien el Govern Catalán ha demostrado su temeridad en el tema de la independencia por las consecuencias tanto económicas como sociales que puede acarrear entre sus conciudadanos, totalmente enfrentados, en una proporción que me atrevería de calificar en empate técnico; igualmente la ha demostrado el Gobierno del PP, aplicando un artículo que no va a solventar el problema de fondo que, no es otro que el “catalanismo” o sentimiento catalán como nación, motivo por el cual la única solución plausible sería la convocatoria de elecciones tanto a nivel estatal como a nivel autonómico, pues nos encontramos ante posiciones irreconciliables que, necesariamente, para llegar a un principio de acuerdo, exige otros interlocutores, dada la incapacidad de los actuales.

“nos encontramos realmente ante una bomba de relojería, ante un conflicto territorial, cuyas consecuencias políticas si no lo tratamos con la suficiente prudencia puede dar lugar a una confrontación sin precedentes mas que en la contienda de 1936; prudencia que en el momento actual no debería pasar por aplicar el precitado artículo 155 de la Constitución”


Finalmente, sería de gran ayuda que tanto los españoles, dentro y fuera de Cataluña, y los catalanes independentistas, empezáramos a ver el tema más allá de nuestras propias narices y no como simple pollinos con orejeras, pues cuando se trata de un divorcio nadie puede apropiarse de la otra parte y mucho minusvalorar su sentir en el proceso de separación, de la misma manera que nadie en todo este lío puede apropiarse de la palabra patriotismo, porque como sentimiento de amor hacia la patria nadie tiene derecho a limitarlo a un determinado territorio. Por esto motivo imponer ideologías no sirve de mucho, porque simplemente con el amor no se paga el piso, ni el colegio de los niños, ni las letras del coche, ni la hipoteca, ni el salario de los trabajadores en una empresa, ni se sustenta una nación. Nos movemos en un entorno político y económico, que se puede ver resquebrajado simplemente por la insensatez de quienes lo han propiciado y quienes no saben dar otra respuesta más que a través de la fuerza, lo que no deja de ser pan para hoy y hambre para mañana.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Estimados hijos de puta

Estimados hijos de puta:
Lo cual, así dicho, puede llamar a equivocarse, por lo que aclaro sin demora y en primer término. Estimado no en su acepción afectiva y amistosa, no, si no de convicción, es decir que estimo, que estoy convencido, que no son ustedes unos presuntos, si no unos hijos de puta de los pies a la cabeza, sin paliativos, componendas o beneficio de duda alguno.

Habrá quién les aplique el calificativo, benigno, equívoco, de pirómanos, pero yo ese prefiero reservarlo para aquellos que tienen una enfermedad que les lleva a la necesidad compulsiva de prender fuego, pero no es el caso. Yo no sé qué necesidad compulsiva les guía a ustedes en sus actos y por tanto, y a la espera de un término científico que disimule algo su miseria moral, permítanme que les llame simplemente hijos de puta, la gente me va a entender.

Aclaremos, también, que el usted que empleo en esta misiva sin franqueo no es de respeto, como algunos poco avisados podrían suponer, sino que es tal la aversión, el asco, que sus actos me producen, tal la necesidad de separarme de ustedes, incluso como especie, que el único término que me aleja para nombrarles es este que siempre marca distancias.

Pero a lo que íbamos, ustedes a destruir y yo a explicarles el porqué de mi carta.

Ayer, por motivos familiares, tuve que desplazarme a mi ciudad de origen, a Orense. Llegando a Puebla de Sanabria, ya se apreciaba en el ambiente una cierta bruma, inconsistente, leve, que le confería al paisaje un halo de irrealidad. Esa inconsistencia fue revirtiendo en consistencia según descontaba kilómetros hacia mi destino hasta que, pasado el túnel de La Canda,  esa bruma se convirtió en un denso y odorífero humo que traía a nuestra pituitaria el olor de la vileza y a nuestras gargantas el sabor acre y picante del fuego que quema indiscriminadamente.

El sol, ese fuego que preside nuestros días, era una bola perfectamente perfilada de color rojo vergüenza por lo que estaba viendo desde sus alturas. Rojo vergüenza, rojo rubor, que a menudo se ocultaba para no seguir viendo tras la capa espesa de humo que enmascaraba el paisaje. El monte, el campo, componían un damero infernal de casillas verde vida, cada vez mas escasas según avanzábamos en nuestro camino, y negro hollín, negro miseria, negro muerte, jalonadas por esqueletos de lo que hasta hacía no mucho, tal como atestiguaban sus restos aún humeantes, habían sido árboles. No llegamos a ver ningún fuego, la densidad del humo en algunos momentos apenas dejaba ver lo necesario para poder continuar el camino. Bueno, por eso o por la poética sensación de que incluso el fuego se avergonzaba de lo que le estaban obligando a hacer y se escondía tras su propia humareda.

La sensación opresiva, la inevitable idea de que las puertas del averno estaban apenas unos metros más adelante en todas las direcciones, solo contribuía a lacerar el alma, de la que los ojos son a veces espejo pero en este caso ventana, aún más. Un alma que se condolía viendo en negro esa laderas que en breve deberían de reventar en los amarillos de la mimosa, del toxo, de la xesta. En esas laderas frondosas de pino, de castaño, de salgueiro, y de eucalipto, maldita sea, también de eucalipto. De ese eucalipto invasor e invasivo que tanta responsabilidad tiene en favorecer sus planes y hacer de los fuegos esa orgía de devastación que tan adecuada parece ser para sus planes.

Claro, que esa es otra. ¿Cuáles son los planes de unos hijos de puta? ¿qué fines persiguen? No lo sé. Bueno, seamos sinceros, depende del nivel del hijo de puta del que hablemos, porque hay niveles. El de los que las autoridades acabarán cogiendo, porque los acabarán cogiendo, el fin de los hijos de puta pringados que plantan los fuegos es el de cobrar los aproximadamente cincuenta euros por foco que les paguen. Ya el fin de los hijos de puta de siguiente nivel, el de los expertos que planifican y coordinan para hacer el mayor daño posible, y que supongo que también será económico, me resulta más difícil de imaginar. Pero el que me resulta absolutamente inimaginable, por procaz, por inhumano, por miserable, es el de los hijos de puta mayores, esos que nunca cogerán y que son los que parten el bacalao, los capos del fuego.

“Pero el que me resulta absolutamente inimaginable, por procaz, por inhumano, por miserable, es el de los hijos de puta mayores, esos que nunca cogerán y que son los que parten el bacalao, los capos del fuego.”

Hay quienes ya les llaman terroristas, pero al menos el terrorista tiene la excusa de pensar que tiene una motivación moral, religiosa o política para cometer sus aberraciones, y esa excusa los hace humanos, lamentablemente humanos, pero humanos. No es su caso. Seguramente serán ustedes morfologicamente, biologicamente, constitucionalmente humanos, pero moralmente ustedes perteneces a otra especie, a la de los hijos de puta.

En fín, no me voy a alargar más, entre otras cosas porque esta carta solo está escrita para poder vaciar el dolor que siento por mi tierra, por sus gentes, por sus seres hasta hace una horas vivos y hoy abrasados por su miseria. Pero en ningún caso porque piense que los hijos de puta tengan oídos o entendimiento suficiente para entender de lo que hablo, ni mucho menos tenga la esperanza de que puedan sentirse aludidos.

Deseándoles, en la convicción de que nunca será suficiente, el mayor de los sufrimientos, se despide sin el más mínimo atisbo de sentimiento de empatía.

Rafael López Villar

En Orense a 17 de noviembre del 2017

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Cataluña: el error merkeliano de Rajoy

 La inmigración impulsó la AfD en Alemania. ¿Será la crisis catalana la fuerza motriz de VOX en España?

 

Angela Merkel y Mariano Rajoy tienen mucho en común. Sus respectivos partidos pertenecen a la misma familia política y colaboran en diferentes agrupaciones europeas e internacionales. Ambos políticos han tenido sus más y menos con sus predecesores: el difunto Helmut Kohl, el legendario reunificador de Alemania, tachó a Merkel de „víbora traidora”, mientras el largo historial de desencuentros entre Rajoy y José María Aznar alcanzó su punto álgido cuando éste renunció a la presidencia de honor del PP. A nivel personal, tanto la canciller alemana como el presidente del Gobierno español se caracterizan por su estilo poco carismático, su temperamento ecuánime y su modo de pensar burocrático. Estas cualidades, durante la última crisis financiera, ayudaron a ambos líderes a navegar con cautela entre Escila y Caribdis y, sin duda, contribuyeron a sus relativos éxitos económicos. Sin embargo, las mismas características personales que coadyuvan a la gestión prudente de la hacienda pública, pueden convertirse en un óbice cuando las circunstancias requieren un liderazgo más decisivo y valiente.

En 2015, cuando la crisis migratoria golpeaba las puertas de Europa, la canciller de Alemania no tenía clara su postura hasta el último momento y – según cuenta el periodista Robin Alexander –  al fin optó por abrir las fronteras por miedo a las consecuencias mediáticas de eventuales imágenes de violencia policial. A causa de esa decisión millones de inmigrantes musulmanes llegaron a tierras alemanas, y el encuentro entre culturas tan diferentes no resultó estar exento de choques. Si bien es cierto que la gran mayoría de los solicitantes de asilo no cometió actos de terrorismo o abusos sexuales, el simple hecho de que los perpetradores de los subsiguientes atentados y violaciones eran migrantes sacudió a la sociedad alemana. El descontento y el miedo, cada vez más patentes entre considerables sectores de la población, impulsaron un nuevo partido a la derecha de la CDU de Merkel. La Alternativa para Alemania (AfD) – aunque técnicamente había sido fundada antes de la llegada masiva de los refugiados – es una hija espuria de la canciller, el fruto de su desliz político. Hace unas semanas, en las elecciones federales, la AfD irrumpió en el Bundestag con estrépito, alcanzando el tercer puesto según el número de escaños en el parlamento alemán.

En cierto modo, la Alternativa para Alemania se ha posicionado en la arena política del país como el representante del ideario tradicional de la Unión Demócrata Cristiana, que supuestamente ha sido abandonado y traicionado por la canciller. Según ha explicado Beatrix von Storch, la vicepresidenta de la AfD en una reciente entrevista: “Es irónico, pero muchas de las políticas, posiciones y valores actualmente defendidos por la AfD solían estar sostenidos por la Unión Demócrata Cristiana de Angela Merkel (CDU/CSU). En realidad, no es la AfD la que está ‘muy a la derecha’, sino más bien ha sido Merkel la que ha desplazado la CDU/CSU hacia la izquierda.”… “Merkel expulsó a los conservadores, cristianos y libertarios de la CDU/CSU y los dejo sin hogar político.” … “La AfD cubrió esa brecha y dio a los conservadores, cristianos y libertarios el hogar político alternativo que buscaban.”

El momento más crítico de la carrera política de Angela Merkel ha sido la crisis migratoria. Para su homólogo español ese trance se ha presentado en la forma del desafío independista en Cataluña. Mariano Rajoy – al igual que la canciller alemana en 2015 – vacila y titubea y tampoco quiere ver imágenes de violencia en la prensa. Su personalidad de leguleyo y burócrata no le permite coger el toro por los cuernos, y prefiere esperar a que el miura bravo y desenfrenado se canse sin que él tenga que saltar al ruedo. El presidente del Gobierno actúa como un matador remiso que estudia, sin inmutarse, libros sobre métodos pacíficos de tauromaquia cuando el cornúpeto enloquecido ya ha saltado todas las vallas y está embistiendo a los vecinos que, atónitos e indignados, abuchean al torero.

“El momento más crítico de la carrera política de Angela Merkel ha sido la crisis migratoria. Para su homólogo español ese trance se ha presentado en la forma del desafío independista en Cataluña.”


Al igual que la CDU dominaba en Alemania el campo de la centroderecha desde finales de la Segunda Guerra Mundial, el Partido Popular ya lleva varias décadas recogiendo el voto de los ciudadanos liberales y conservadores de España. Sin embargo, la falta de firmeza y de liderazgo por parte del Gobierno en el conflicto catalán, está causando un creciente descontento entre los votantes de la derecha. El hecho de que en la sede nacional del PP de la calle Génova han aparecido pintadas que les tildan de “traidores” podría considerarse como la primera manifestación de la ira que sienten muchos de sus afiliados. La insatisfacción con la política migratoria de Angela Merkel ha fortalecido la AfD, y ahora es bien posible que la frustración de los simpatizantes del PP contribuya a la creación de un viable proyecto político a la derecha del partido gobernante.

Aunque en España existen varios pequeños movimientos derechistas, el que más se asemeja a la AfD alemana es VOX, también proyectándose como el depositario de los históricos valores políticos de la derecha. Muchos de los dirigentes y afiliados del partido liderado por Santiago Abascal antes militaban en las filas de los populares, y ya llevan varios años intentando abrir una grieta por la que VOX pueda sustituir al PP en España. Hasta ahora sus esfuerzos han caído en saco roto, pero la gestión desastrosa de la situación catalana por parte del Gobierno le ofrece a VOX una oportunidad única para reafirmarse y repetir el éxito de la AfD alemana. Cabe recordar que fue una denuncia de VOX, la que desencadenó las primeras acciones policiales contra el referéndum ilegal, y el partido sigue manteniendo el pulso presentando una querella contra Rajoy por “dejación de funciones”. Desde luego, VOX tendrá que arrostrar muchos problemas y dificultades, sobre todo en lo que se refiere a su imágen pública. Sin embargo, cuando todo el mundo que se oponga al proceso independista es „facha”, entonces nadie lo es, y las etiquetas se desprenden de cualquier significado y juicio de valor. El error merkeliano de Rajoy ahora ofrece en bandeja a VOX una oportunidad histórica para convertirse en la AfD española. Queda por ver si podrán aprovecharla.

 

 

MiKlós Cseszneky

Húngaro-británico de lejanas raíces aragonesas. Experto en relaciones internacionales, profesor de idiomas, consultor y coach.

Y habló el borbón

Me congratuló su mensaje, ha sido fiel a esa estirpe de felones y lo ha hecho ratificando en su elocución todos los puntos en apoyo al gobierno y su clara postura respecto al artículo 155 de la Constitución, pero nada sobre las desmedidas aplicaciones sobre la población catalana, donde se enfrentaron las armas de antidisturbios ante las peligrosas papeletas por el deseo de ejercer una votación sobre la independencia, con la que cual estoy en desacuerdo como español, pero más en desacuerdo aún de utilizar la violencia institucional ejercida por este gobierno.

Pero a este personaje le sobra experiencia, un antecesor pisoteó la constitución de 1812, la que firmó y juró, ahorcando a Rafael Riego arrastrado de forma humillante en un serón hacia el patíbulo en Madrid, y a otros cientos de patriotas más hace 194 años; ocho años después en 1831, el mismo borbón mandó fusilar sin juicio previo a Torrijos y 48 de sus compañeros supervivientes, en Málaga, por querer hacer cumplir “la Pepa”.

El pueblo harto de esa estirpe votó y la expulsó en 1931, pero ella no descansó mostrando su apoyo a la insurrección fascista de Franco, el cual nombró heredero de su legado al emérito en 1975, y ejerciendo la misma familia como Jefe de Estado desde entonces apoyados por los hijos y herederos de los insurrectos, esos que nunca han condenado la Dictadura.

Personajes políticos actuales y anteriores defienden y apoyan la salvajes actuaciones de las porras frente a las papeletas; el mandar a Cataluña a la PN y la GC, gran error, el más grave es mandar a la GC, es un cuerpo del ejército y eso quería demostrar Mariano, su disposición para blandir los sables. En cuanto a la PN nada que objetar, salvo que enviaron a “todos los coeficiente 0”, cuando por la preparación de ellos, solo con otros menos agresivos hubiese bastado, pues con escudos y empujando podrían haber retirado las supuestas urnas igualmente.

“el mandar a Cataluña a la PN y la GC, gran error, el más grave es mandar a la GC, es un cuerpo del ejército y eso quería demostrar Mariano, su disposición para blandir los sables.”

Tampoco nos debemos de olvidar de los Mossos, esos que entorpecieron a la PN y GC, los catalanes de a pie les aclaman, ya se han olvidado que esos mismos arremetieron tan salvajemente, o más, contra la población cuando se manifestó por los recortes de Mas. Demostración palpable que los cuerpos policiales están al servicio del poder en lugar de proteger a la población de malhechores, como ha quedado demostrado en muchos dirigentes, independentistas y gubernamentales.

Tengo la esperanza de ver la expulsión y borrada la monarquía como institución en España, siendo trocada por una República Federal, fielmente representativa del significado de “Res Publica”.

José Enrique Centén Martín

Nacido en Tánger (Marruecos) en 1952, de abuelos andaluces emigrados a Marruecos en los años de hambruna del XIX. Madrileño de adopción desde 1961. Sólo bachiller elemental, desde los quince años trabajando. Perseguido, encarcelado y amnistiado en 1976, siempre junto a los más desfavorecidos, es lógico. Entré en la Universidad por mayores de 25 años en el 2010, he estudiado Historia en la UCM, incluso he escrito un ensayo“El Estado participativo”, jubilado parcial desde el 19 de marzo de 2012.

El club de los seres periféricos

Sí estuviéramos ante un tratado de medicina encontraríamos diversas alusiones a lo periférico, una de ellas hace alusión al sistema nervioso periférico, definido cómo: el responsable de regular las funciones involuntarias del cuerpo. Por ejemplo, el ritmo cardíaco, la respiración y la digestión.

 

También se habla de periférico cuando nos referimos, desde el ámbito de la informática, a dispositivos complementario de una computadora, impresoras, ratones…

Podriamos pensar pues que lo periférico, partiendo del contexto fisiológico, es un parte fundamental del engranaje para el funcionamiento del todo.

El ser periférico vive pues en una constante contradicción, teniendo la percepción de que no forma parte de lo esencial o de lo más importante, una percepción a veces alimentada por la vorágine centrista y otras por la propia endogamia periférica. Al ser consciente de esta contradicción las instituciones, catalanas y del gobierno central, tendrían que haber tenido el sentido de estado que se les supone y a partir de ahí estar dispuestos a dialogar, racionalizar el desencuentro y analizar los motivos del desafecto y propiciar un pensamiento positivo, generador de futuro y estabilizador.

“las instituciones, catalanas y del gobierno central, tendrían que haber tenido el sentido de estado que se les supone y a partir de ahí estar dispuestos a dialogar, racionalizar el desencuentro y analizar los motivos del desafecto y propiciar un pensamiento positivo, generador de futuro y estabilizador.”


Sin embargo en Cataluña la fuerza centrífuga, tendencia de un objeto a seguir una curva hacia fuera del centro, ha sido aprovechada por el independetismo para alimentar está tendencia periférica en beneficio de sus desaciertos, utilizándola cómo una cortina de humo para los casos Pujol, tres por ciento… y aprovechando la falta de política en todas las estructuras, ha elegido la posverdad cómo estrategia para desacreditar al todo, el estado español, y erigirse en víctimas oprimidas, dibujando escenarios inquisitoriales  y potenciando un pensamiento emancipador que liberaría al ser periférico de la hoguera centrista.

El Gobierno, acelerando la inercia centrifuga, con su falta de inteligencia política, ha dado permanentemente argumentos al sentimiento de desapego de los ciudadanos catalanes más moderados, y en este caldo de cultivo se han desarrollado las tesis independentistas, de modo que cerrada las puertas del dialogo solo caben soluciones drásticas. Dimisión del presidente del ejecutivo o nuevas elecciones.

Porque ante la inercia centrifuga de la periferia, el gobierno de la nación debía haber contrarrestado con la fuerza centrípeta, definida como una fuerza “real” que contrarresta a la fuerza centrífuga y evita que los objetos salgan volando de su lugar. Pero en vez de acudir al método el ejecutivo de Rajoy ha acudido al conocimiento vulgar, que según Platón sé caracteriza por ser superficial, subjetivo, acrítico, sensitivo y no sistemático. El resultado ha sido una visión deformada de la realidad española y una exposición innecesaria de las carencias de una constitución que debe ser sometida a un estudio profundo para su adecuación al realidad de este país.

Se está escribiendo este artículo al mediodía del uno de octubre. Esperemos que no se unan más socios al club de los seres periféricos y que las fuerzas reaccionarias que han acampado en los parlamentos de Francia, Alemania, Austria, Inglaterra… sigan de pic nic en nuestro país.

Pasado el tiempo de la concordia habrá que minimizar las consecuencias que los iracundos han sembrado en la conciencia colectiva de un pueblo, la inercia que ha generado el odio tutelado por los Goebbels de turno, y en ese escenario debe prevalecer la autoridad moral de los hacedores de puentes.

Las estructuras política de este país deben hacer propuestas coherentes y razonadas y que no solo enfoquen la cuestión catalana, sino los déficit que el estado de las autonomías ha generado con el paso del tiempo, entre ellos las consecuencia de las dadivas que los partidos que han gobernado en minoría han tenido que pagar a nacionalistas para poder sacar adelante la votación de su investidura cómo candidato a la presidencia, porque parte de este problema viene por la omertá que estos gobiernos tutelados por el nacionalismo sé ha visto obligado a acatar.

La respuesta bananera del ejecutivo presidido por Rajoy a una manifestación de ciudadanos, aunque en su origen estuviera la ilegalidad de una consulta que contravenía la constitución, no ha hecho más que escenificar la debilidad de un gobierno sin capacidad de dialogo, ignorante de las más elementales normas por las que conducir la convivencia del pueblo y tan absorto en su propia incompetencia que no ha valorado que un gobierno en minoría parlamentaria no puede solucionar, por sí solo, un problema de la magnitud que le ha planteado el gobierno de la generalitat, aunque contara con el apoyo institucional de otros partidos del arco parlamentario.

 

Sergio López

Esteponero del 52 y observador de la actualidad. Blogista independiente. Ex de muchas cosas y de casi todas orgulloso. Enfermero militante y político en las barricadas, dos vocaciones al servicio del ciudadano.

El via crucis catalán y la resaca de un pueblo dividido.

Fuente foto: Eldiario.es

Claro que resulta penoso lo vivido ayer  en Cataluña, penoso porque es el fruto de la falta de diálogo entre el gobierno del Estado y el Gobierno de Cataluña, no porque las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado hayan cumplido con su deber que, no es otro que cumplir y hacer cumplir la Ley, y consecuencia de ello, las órdenes dadas por los Tribunales de Justicia, sin que por ello se pueda justificar determinadas cargas, posiblemente desproporcionadas, al igual que desproporcionado ha sido el comportamiento de determinada parte de la población civil, promoviendo acciones violentas contra los garantes de la seguridad, eso sin contar la violencia que entraña querer cumplir con un derecho sin amparo legal como es la celebración de un referéndum contemplado constitucionalmente y desarrollado por la Ley Orgánica 2/1980, de 18 de enero, sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum, cuya convocatoria corresponde exclusivamente al Estado.

La esquizofrenia política de la que adolece el govern catalán descalifica y privan de legitimidad a este espectáculo esperpéntico que hemos contemplado todos los españoles, hablando de la violación de derechos fundamentales con amparo en la Constitución de 1978, esa misma Constitución que ellos se tratan de cargar. En definitiva un uso acomodaticio de un derecho constitucional, según de donde venga el viento, para amparar pretensiones que dudo compartan la totalidad de los catalanes.

No sabemos si es peor la ignorancia o la osadía, lo que si es cierto que la segunda en la mayoría de las ocasiones es consecuencia de la primera, porque en este caso los secesionistas invocan el derecho internacional para justificar un referéndum prohibido por el derecho interno, ese derecho de naciones al que, efectivamente está supeditado el nuestro como es la Carta de Naciones Unidas, concretamente  su artículo 2, así como el artículo 1 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos o a la propia Resolución 2550 de Naciones Unidas de 24 de octubre de 1970; porque si bien es cierto que estas Normas internacionales reconoce el derecho de la libre autodeterminación de los pueblos, sin embargo, este derecho está supeditado a la concurrencia de una serie de circunstancias que olvidan mencionar.

Un derecho de autodeterminación que estando reconocido a la población de los Estados, los fideicomisos y los territorios no autónomos, sin embargo, no autoriza, y mucho menos fomentan “acción alguna encaminada a quebrantar o menoscabar, total o parcialmente, la integridad territorial de Estados soberanos e independientes (…) dotados de un gobierno que represente a la totalidad del pueblo perteneciente al territorio, sin distinción por motivos de raza, credo o color“.

Por otra parte, citan  los independentistas, entre ellos Oriol Junquera, como ejemplo la acción de autodeterminación llevada a cabo en determinados Estados de nuestro entorno europeo, citando como la más próxima la de Irlanda, cuando existe una diferencia fundamental con la de Cataluña, como es el hecho de que la Constitución Británica contempla este derecho de secesión, cosa que no hace la española. Por consiguiente, nada más podríamos invocar tal  si nuestra Constitución lo contemplase, lo cual impone su modificación para poderlo llevar adelante.

Frente a cuestiones legales, no debemos olvidar la razón como medio necesario para solucionar un problema que en este país se lleva arrastrando desde que la Constitución española fuese promulgada, que sin entrar en disquisiciones acerca del acierto o desacierto de la organización territorial del Estado en Comunidades Autónomas, basada en una pretensión de un Estado federal de saldo, que continuamente ha sido objeto de confrontaciones en un reparto de competencias y medios de financiación no iguales para todos. Razón cuyo imperativo es necesario en un momento en que las personas de dentro de Cataluña partidarias del independentismo y las de fuera, defensoras de la indivisibilidad constitucional del país, de la que también participan muchos catalanes, piensan más con las vísceras que con la cabeza, excrementando más que buscar fórmulas que supongan un acercamiento de posturas.

“Razón cuyo imperativo es necesario en un momento en que las personas de dentro de Cataluña partidarias del independentismo y las de fuera, defensoras de la indivisibilidad constitucional del país, piensan más con las vísceras que con la cabeza, excrementando más que buscar fórmulas que supongan un acercamiento de posturas.”


Ahora viene la resaca, que cesen los insultos, que cese la confrontación violenta, e impere la razón y el dialogo, eso es lo que pedimos muchos, catalanes y no catalanes, porque si la cerrazón de los protagonistas en esta historia, gobernantes y gobernados no cesa, si no se buscan alternativas estaremos en un contencioso que no cesará nunca, porque solamente hay un camino para legitimar cualquier tipo de actuación en un sistema constitucional que no es otro que el Estado de Derecho.

Eso que defiende algunos que para que venza la paz primero hay que hacer la guerra, no supone más que otra de la manifestación de la incontinencia diarreica de quienes quieren que impere el caos y la sinrazón sobre el orden y la convivencia pacífica. En este sentido recodar las palabras del líder de Podemos que se comprometió a la reforma de un sistema dentro del sistema, palabras que muchos de sus acólitos y seguidores parecen haber olvidado, incluso el propio Pablo Iglesias, quien prefiere últimamente ponerse del lado de la ruptura constitucional, pasando por encima de toda la oposición de Parlament en una promulgación de Leyes vetadas por sus propios servicios jurídicos.

 

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Que comience el espectáculo, comedia bufa en varios, indeterminados actos

Lo que haya de ser será. Hoy, pre uno de octubre, y como ha dicho un amigo, mío, ya solo queda hacerse de refresco y palomitas y sentarse a ver el espectáculo. Lo único que no dice el programa de festejos es cuál es la duración prevista. Es una de las características de los espectáculos en directo con guión abierto, que según cada protagonista tiene una duración diferente.

La verdad es que creo sinceramente que esta película, “El Procés” creo que se llama, es en su más pura trama una comedia española de las malas, y no doy títulos comparativos para no ofender. En ningún otro país normal del mundo este guión llegaría siquiera a empezar a rodarse, porque en ningún otro se darían los caracteres reconocibles para los caracteres necesarios. Hace falta un elenco en el que todos los protagonistas se crean buenos, sin paliativos, en que todos los protagonistas mientan y en los que muchos de ellos nunca dicen lo que realmente piensan, sin mentir, reitero. Me recuerda un poco a los telefilmes a los que nos tienen, desgraciadamente, acostumbrados las cadenas de televisión los fines de semana. Solo con los títulos ya sabes de que va la historia, como va a acabar, y sólo te queda por ver cuáles son los detalles propios, si hay alguno, con los que el guionista a adornado su falta de creatividad.

Un gobierno que lo es por la incapacidad de los demás y no por méritos propios, débil y marcado por sus propios errores, una oposición incapaz de asumir su fracaso electoral  y que busca desesperadamente como ganar con artimañas lo que es incapaz de ganar en las urnas. Un ámbito territorial en el que las palabras dejan de significar lo que significan para los demás y reclaman su significado único y verdadero. Y todo trufado, yo diría emponzoñado, por los tibios, los equidistantes, los que siempre están de perfil porque no son capaces de saber si quieren ser tirios o troyanos, o porque buscan en el río revuelto, en la confusión, imponer sus propias y particulares verdades que nada tiene que ver con lo que acontece. Y a todo este cóctel, ya de por sí bastante imposible, le añades una masa de fanáticos irracionales, en ambos lados, que piensan que no hay más verdad que la suya… y el espectáculo va a comenzar. Visite nuestro bar.

 

“Y a todo este cóctel, ya de por sí bastante imposible, le añades una masa de fanáticos irracionales, en ambos lados, que piensan que no hay más verdad que la suya… y el espectáculo va a comenzar. Visite nuestro bar. “

El gobierno necesita, para poder afrontar esta situación, una fortaleza que su propio partido, plagado de casos de corrupción, en minoría parlamentaria y equivocado en muchos de sus planteamientos, le deniega y busca en el resto del arco parlamentario. En cualquier otro país serio ya se habría suspendido al gobierno secesionista, se habría disuelto el parlamento del que se sirve y habría empezado a andar el camino para restablecer el orden constitucional. Pero no se atreve. No se atreve por su propia debilidad y por la falta de confianza en la lealtad de los que dicen apoyarle en sus medidas.

El PSOE apoya al gobierno formando el llamado frente constitucionalista. Pero el PSOE es un socio lleno de peros, un socio inestable que hoy da y mañana quita, que ofrece un flanco débil y dispuesto a la retirada al menor atisbo de ventajas. Pedro Sánchez nada entre dos aguas, la de los militantes que lo han elegido y los históricos que esperan cualquier tropezón para volver a descabalgarlo. Su misma debilidad es la debilidad del frente en el que está integrado porque, y esto es del dominio público, sus posiciones electorales, de elecciones internas, están más cerca de Podemos que del partido en el gobierno al que le ha jurado odio eterno con su: “No es no” prácticamente programático.

Y en ese bloque nos falta mencionar al sancho del gobierno, al único apoyo real del gobierno merecedor de causas más limpias y de países democráticamente más hechos. El señor Rivera se desgañita, se pronuncia y se alinea en una posición que todo quisiéramos que fuera del PSOE, incluso algunos de sus militantes. Pero el señor Rivera, su partido, no tiene más fuerza que la que tiene, da moral, apoyo, pero es insuficiente. La injusticia bíblica: “dios da pan a quien no tiene dientes”

Podemos es fiel a sí mismo, está en un lado y en el otro sin que nunca puedas saber lo que piensa como partido. Sí que sabemos lo que dicen sus líderes visibles que piensan. Sus bases heterogéneas los incapacitan para tomar una postura coherente. Sus tendencias anti sistema les obligan a escorzos imposibles que chocan con su inexistente vocación de partido nacional. Aquí soy marea, aquí común y en este otro aquí viento del norte. Su populismo, su desprecio por el sistema actual, sus posiciones en esta película hacen que quede al descubierto su absoluta incoherencia al reclamarse como partido de izquierdas. Baste con ver su radical distancia de los postulados internacionalistas de la izquierda real.

Y del bloque catalanista ¿Qué podemos decir? Poco, muy poco. Llamarle bloque al acuerdo apenas temporal de un partido de izquierdas, uno de derecha y otro anti sistema, es como llamarle bloque a la arena del desierto. Está junta, es muy numerosa, pero cada grano es absolutamente individual. La prueba principal es que cada uno de los componentes busca su propia gloria en el proceso. Los dirigentes del PDCat buscan su pase a la historia y librar a sus líderes históricos de la cárcel por corrupción. ERC, sueña con la república catalana, como ha hecho siempre. Su reino no es de este mundo y por eso necesita otro, uno que sea catalán, republicano y de izquierdas. Absolutamente coherente. Y nos queda la CUP. A la que el sentimiento catalán le importa un ardite. Ellos sueñan con un mundo, y si es pequeño está bien para empezar, aislado de la contaminación capitalista y decadente de Europa, donde en su idílico, bucólico y pastoril paisaje, donde poder imponer su pensamiento único y erradicar con democrática represión cualquier atisbo de disidencia. Una joya, vamos.

“Y nos queda la CUP. A la que el sentimiento catalán le importa un ardite. Ellos sueñan con un mundo, y si es pequeño está bien para empezar, aislado de la contaminación capitalista y decadente de Europa”

Luego estan los  actores secundarios. Por un lado los tibios, los equidistantes, los incapaces de tomar partido porque son tan superiores que decantarse les supone mancharse, esos de los que decía Celaya: “maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales. Maldigo la poesía de quién no toma partido hasta mancharse”. Por otro lado los que tienen tanta carga de reivindicaciones pasadas y no compartidas por la mayoría que aprovechan cualquier momento, incluso los que no toca como este, para hacerlas, equipararlas y crear una confusión dañina.

Y nos falta el cerdo traidor. Ese que en la película se encarga de enredarlo todo sin dar la cara y que consigue que los “protas” lleguen a odiarse para poder salirse con la suya, sea la chica, la casa o el barco. Y en esta historia hay cerdo traidor, por supuesto. En esta historia Cataluña no es más que el escenario en el que el cerdo traidor maniobra para quedarse con el Teatro entero. Pero eso ya es política internacional y ahora no toca.

Lo que ahora toca, lo que ahora debiera de tocar, según mi modesto y leal saber, trufado con lo que va a tocar, es el siguiente programa de actos:

–       Día 1 de octubre. Proyección de la película

–      Día 2 de octubre. Cine fórum: “como restaurar la normalidad constitucional”. Conferencia a cabo del gobierno

–       Día 3 de octubre: comienzo de la huelga general y revueltas callejeras.

–       Día 4 y siguientes algaradas

–        Día 5. Vuelta a la normalidad. Empezar a hablar de hablar.

Porque hablar de hablar es lo que toca. No se puede empezar a negociar con nadie sentado en los banquillos, con nadie amenazando con chantaje, con nadie posicionado en la fuerza.

Que comience el espectáculo¡¡¡¡

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Editorial. Lo que la política esconde

Si  no fuera porque la corrupción se ha convertido en  un mal endémico en nuestro país, sería entendible que muchos ciudadanos, no catalanes, apoyen la independencia de Cataluña, no tanto por la lucha a favor del independentismo sino como un deseo de atacar al gobierno del Estado que, con independencia del partido que esté ocupando el Palacio de la Moncloa, no sólo han demostrado la incapacidad de resolver problemas históricos como el de la organización territorial del Estado, sino que, además,  han fomentado la corrupción metiendo bajo la alfombra la mierda que sus dirigentes han ido dejando en las instituciones durante su mandato y que, sino fuese por la investigación de los medios o la denuncia de algunos de sus correligionarios  avergonzados por el olor putrefacto que tanta acumulación de basura en los despachos, contaminaban su propia ética.

Aunque el Partido Popular es el que sobresale como principal autor y tenedor de dirigentes corruptos, sin embargo el PSOE tampoco puede sacar pecho de su pureza en la gobernanza al frente tanto del Estado, sino también cuando han estado al frente de las distintas Administraciones Públicas, en todo su ámbito territorial, estatal, autonómico y local, así como en la dirección de empresas públicas y contratas que, con un trato de favor, han estado bajo su mando; habiendo sido la causa principal además de la perpetuación de sus mandatos consecuencia de una Ley Electoral hecha a medida y con la aquiescencia de ambos, como el incontenible deseo de sacar el mayor provecho personal del poder que los ciudadanos les ha otorgado.

Ahora bien, tampoco  los partidos nacionalistas pueden sustraerse a esta forma de gobernar tan apestosa dentro sus territorios, esos mismos partidos que ahora reclaman un autogobierno, en unión y consenso con los denominados independentistas surgidos de una izquierda radicalizada, y que en su momento dieron el apoyo a aquellos dos partidos que se han ido sucediendo en el gobierno de España cuando sus mayorías parlamentarias no eran lo suficientemente holgadas como para permitir sacar adelante sus propios proyectos de gobierno, convirtiéndose no sólo en cómplices de sus fechorías políticas, sino también en partícipes dentro de un orden constitucional del que ahora reniegan.

“Ahora bien, tampoco  los partidos nacionalistas pueden sustraerse a esta forma de gobernar tan apestosa dentro sus territorios, esos mismos partidos que ahora reclaman un autogobierno, en unión y consenso con los denominados independentistas surgidos de una izquierda radicalizada”

El caso es que, los ciudadanos, bien adoctrinados por sus propios dirigentes, lo mismo nos da que nos situemos a la derecha o a la izquierda del espectro político, siguen siendo los mismos peones, unos blancos y otros negros, en una partida de ajedrez cuyas piezas en la retaguardia, los utiliza para protegerse de los que tienen enfrente, sacrificándoles con tal de alcanzar la victoria, a cualquier precio, en una partida cada vez más sucia, donde las reglas ya no valen.

Sino estamos ante la peor crisis política desde la instauración de una aparente democracia con la Constitución de 1978, sí podríamos afirmar que podría estar a la altura de aquella que tuvo lugar en febrero de 1981 con el intento del golpe de Estado de ciertos militares sediciosos, superada por la fuerzas políticas de aquel momento a las que se les puede otorgar el único mérito de estar a la altura de las circunstancias; aspecto que ahora no es destacable por primar más los intereses de partido y los personales que la satisfacción de un interés general, que beneficie a todos.

Pero, si el asunto ya tiene su miga, por la incapacidad de los políticos de ponerse de acuerdo y de buscar fórmulas satisfactorias para todos, cuando el ruido es tan estrepitoso en esa parte de España, denominada Hispania Citerior durante el imperio romano, con enfrentamientos sin precedentes entre españolistas y catalanistas; quien se ha puesto al frente de la lucha a favor de un patriotismo obsoleto, dice que en defensa del orden constitucional, ha aprovechado y sigue aprovechando el momento para seguir con sus fechorías, utilizando la distracción de esta confrontación para no dar cuenta del informe del Banco de España del pasado 14 de septiembre, donde se pone de manifiesto que más de los 54.000 millones de euros inyectados por el Estado al sector bancario desde 2009, sólo se han recuperado 3.800, dándose por perdidos 21.150 millones de todos las ayudas públicas netas a la banca, equivalente al gasto sanitario de diez años; o para sacar de prisión a sus presos corruptos, como González y Granados, que han sido los primeros en abandonar la cárcel de Soto del Real. Sin olvidarnos, además, de la imputación en diferido por la Audiencia Nacional, de otro de los grandes del PP, como Alberto Ruiz Gallardón  por el supuesto “desvío de fondos” para comprar en 2001 Inassa, la filial latinoamericana del Canal Isabel II, con un hombre clave como es el dimitido jefe de Anticorrupción Manuel Moix, originando órdenes contradictorias entre juzgados y fiscalía.

¿Qué más podemos pedir?.

El caos de España ante la fuerza de la sinrazón

N
o hay nada peor, al menos en este país, o tal vez tenga que decir todo lo contrario, que prohibir algo para que todo el mundo tienda a saltarse la prohibición, lo cual no deja de estar, en cierto modo, bien máxime en la piel de un ácrata como el que escribe estas líneas, entre otras cosas, porque la libertad del individuo es uno de los valores supremos que deben regir su vida.

 

Ahora bien, si quienes incumplen la prohibición no tiene otro fundamento que el empeño de oponerse al sentir mayoritario basado en una aparente legalidad, sólo aparente, el resultado que puede obtener es un auténtico caos, porque para ser libre y, por lo tanto, pretender el autogobierno, hay que tener, entre otras cosas la suficiente información y formación como para tender a un juicio justo y a una conducta respetable, incluso por lo que no piensan igual.

Por otra parte, resulta patético que quien demanda libertad suele ser el que menos respeta esta libertad, queriendo imponer su criterio por encima de todo y de todos, incluso utilizando armas no legítimas como son el insulto, la descalificación gratuita y la violencia, a veces física, y muchas veces verbal, como supremos jueces, pero sobre todo como verdugos de ideologías opuestas, pero no por ello válidas, siempre que se mueven en el contexto del respeto a la libertad de pensamiento que, no es otra cosa que el pensar, comunicar y difundir libremente nuestras ideas y opiniones de palabra o por escrito en cualquier medio y, sobre todo, sin atentar contra el derecho al honor y a la dignidad de la persona, así como a su propia imagen e intimidad personal.

Resulta obvio, y también legítimo, que el individuo defina su propia personalidad en la forma que estime oportuno, como una autodeterminación de los valores y principios que rigen su vida, repito, “valores y principios”, de la misma manera que la de los grupos sociales y políticos en los que se integra, como una decisión consensuada de los habitantes de un territorio o unidad territorial sobre su futuro estatuto político; pero ello dentro de un orden y con el respeto al que se ha aludido anteriormente, sino queremos desembocar en un estado de confusión y desorden; siendo por ello necesario  movernos en algunas de las siguientes líneas de actuación que, aunque contradictorias, tienden al mismo fin. La primera consistente en el desenvolvimiento dentro de un orden superior ya establecido con respeto a las normas que rigen la toma de decisiones que hacen posible una convivencia pacífica; y la segunda, estableciendo un orden diferente resultado del consenso con ese otro orden con el que se pretende romper, porque si no hay acuerdo de voluntades la confrontación es inevitable y la fractura social será tan grande como sean los cimientos que se tratan de remover.

Sentadas las anteriores bases, analizando la independencia pretendida de Cataluña no deja de ser un despropósito de consecuencias que, ni los que la pretenden como los que se oponen a ella, han calibrado; originando una falla en el terreno político y social, incluso judicial, de tales proporciones que cualquiera que sean los pilares en la que una y otra posición se sustente están abocados a un colapso donde resultaría imposible la construcción de un sistema diferente, así como el mantenimiento del existente y opuesto, en tanto en cuanto también es fruto de la autodeterminación aunque esta sea histórica, fruto de guerras, conquistas, fueros y acuerdos entre territorios separados e incluso enfrentados en guerras de  épocas pasadas, algunas no muy lejanas.

 

“la independencia pretendida de Cataluña no deja de ser un despropósito de consecuencias que, ni los que la pretenden como los que se oponen a ella, han calibrado;”

Así pues, la solución solamente puede ser una, el acuerdo de voluntades tanto por parte de los independentistas como del gobierno del que se pretenden sustraer, sin imponer por parte de unos y sin oponerse por parte de los otros, porque tanto una como la otra al estar basadas en la fuerza hacen que pierdan la razón, para dejar paso a actitudes violentas que, inevitablemente, a medida que vayan caminando van a generar más violencia, soterrando la razón a profundidades de las que cada vez va a resultas más difícil desenterrar.

Dicho de otra manera, el gobierno estatal, debería ser consciente de que el estado de las autonomías tal y como se concibió en una Constitución del 78, que hoy resulta obsoleta, está abocado al fracaso por moverse en el terreno de las medias tintas, de autogobiernos que no lo son y de competencias controladas que hacen imposible dicho autogobierno sin entrar no sólo en la confrontación entre el Estado y las Comunidades Autónomas, sino también de éstas entre si, al basarse en un nivel competencial y de financiación que a lo largo de los cuarenta años que llevamos de “pseudo democracia” hemos comprobado que no se han basado en un principio de solidaridad de reparto de los fondos de compensación territorial.

No sirve de nada judicializar lo que debe resolverse en el terreno de la política, y mucho menos pretender hacer valer un Estado de Derecho utilizando las porras y armas de las fuerzas y cuerpos de seguridad del país, deteniendo a diestro y siniestro a quienes pretenden una consulta legitima acerca de la autodeterminación, ni tampoco la fuerza de la calle y la provocación basada en adoctrinamientos políticos que, ni siquiera, aportan una información suficiente para que los ciudadanos, en este caso de Cataluña, puedan votar libremente, porque la libertad como se ha dejado claro anteriormente no consiste en hacer lo que uno quiere y menos por la fuerza y el insulto. Pero, esto es España y así somos los españoles, incluso los de Cataluña aunque no se sientan como tales, pues como dijo el hijo de un carpintero hace dos mil años: “por sus hechos los conoceréis”… y todos pagaremos las consecuencias.

 

 

 

 

 

 

 

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Afectadas por Forum Filatélico y Afinsa en huelga de hambre

Aunque el protagonismo del referéndum catalán el próximo 1 de octubre esta haciendo sombra a muchas de las noticias que están acaeciendo en nuestro país, la vida continúa siendo por ello que queremos sacar a la luz uno de los casos más sangrantes en la economía de más de un cuarto de millón de españoles que confiaron sus ahorros a las Entidades Forum Filatélico y Adfinsa y de la lucha de algunos de sus afectados que han decidido iniciar una huelga de hambre en demanda de justicia.

Después de más de once años ayer se inició el juicio contra los presuntos responsables del Forum Filatélico, para  los cuales la Fiscalía Anticorrupción solicita  27 años de cárcel por delitos de estafa, insolvencia punible y falseamiento de cuentas, en concreto contra Francisco Briones, como principal responsable, y contra los consejeros Miguel Ángel Hijón, Agustín Fernández, Francisco José López Guilarte y Juan Maciá. Permaneciendo fugado el empresario Carlos Llorca Rodríguez, también imputado en los casos Ballena Blanca y Malaya, quien se encargaba de desviar los fondos procedentes de los ahorros a paraísos fiscales.

Aunque el caso salió a la luz en el año 2006,  la citada entidad llevaba captando inversores en sellos de correos a través de sus comerciales repartidos por todo el territorio nacional desde los años ochenta con promesas de intereses muy superiores a las que ofrecía la banca, dentro de una estructura piramidal de la que también entró a formar parte Afinsa con un modelo de empresarial similar, con el fin de reforzar las rentas de los nuevos inversores que alcanzaron un total de 459.000 a los que ahora se adeudan más 6.000 millones de euros; resultando afectados más de 270.000 personas.

Forum Filatélico acumulaba 121,2 millones de euros cuyo valor iba encareciéndose de manera artificial a medida que se iban comprando empresas instrumentales que pasaban a formar parte de aquella, además de una maquinación empresarial consistente en una valoración sobrevalorada de los sellos superior a 5.247 millones, aunque su valor después de una valoración pericial independiente resultó ser once veces inferior, motivo por el cual las aseguradoras de Forum suspendieron sus pólizas en el año 2005. La OCU denunció que el valor de sellos no alcanzaba 16% de inversión.

Aunque en el año 2008, Mariano Rajoy señaló que: “Los poderes públicos tienen la obligación de atender a los afectados“, sin embargo el ministro De Guindos sigue negando la responsabilidad del Estado, motivo por el cual dichos afectados siguen demandando hoy justicia, habiendo iniciado  hace unos días tres de ellos, mujeres, una huelga de hambre en las proximidades del museo Reina Sofía de Madrid, pidiendo ser recibidos por el Gobierno y oídos por los Comisión de Investigación del caso.

Magazine Plazabierta.com ha contactado con ellas para que nos cuenten de primera mano cuáles son sus expectativas y demandas dentro del juicio recientemente iniciado, su estado de salud y hasta qué punto existe una implicación de los poderes públicos, haciendo de portavoz, Peña, quien nos responde a las siguientes preguntas:

¿Cuántas personas estáis de huelga de hambre y qué demandáis a la justicia y a los poderes públicos?

Somos tres mujeres las que hemos decidido iniciar esta huelga de hambre, Conchi, Carmén y yo para que se haga justicia con los afectados en sus ahorros, de lo que no ha sido una estafa, sino un EXPOLIO POLÍTICO FINANCIERO.

 

“no ha sido una estafa, sino un EXPOLIO POLÍTICO FINANCIERO.”

¿Cuáles han sido desde el punto de vista humano, las consecuencias de este expolio, según nos dices?

Muchas personas han perdido todos los ahorros de una vida, desgracia que ha ocasionado en muchos de ellos enfermedades, depresiones, muertes y hasta suicidios, al privárseles de aquellos por la intervención ilegal de las empresas Forum-Afinsa por parte del Gobierno de Zapatero.

¿Al parecer en esta huelga de hambre, una de vosotras padece una cardiopatía?

Así es, una de nosotras que, por salvar su intimidad no diré su nombre, padece problemas cardiacos.

¿Cuánto tiempo lleváis en huelga de hambre y como os encontráis?

Llevamos ocho días y, aunque nos sentimos muy débiles seguiremos luchando para que se nos resarza de las consecuencias de este expolio, debido a la intervención política de los Jueces de la Audiencia Nacional, Grande Marlaska, Garzón y Ruz.

¿Qué quieres decir por “intervención de los Jueces de la Audiencia Nacional”?

Fue enviada una carta por parte de la Inspectora de Hacienda, María Teresa Yábar Sterling,  prima del Ministro Moratinos y mujer de un encargado en arte del Banco de Santander, con esto te digo todo, denunciando ante la Fiscalía la actividad de las compañías FORUM FILATÉLICO y AFINSA, en el que “destapa” una presunta estafa filatélica, motivo por el que  los Jueces de la Audiencia Nacional dieron la orden de intervenirlas por creer que estaban haciendo de Financieras.

Después de once años, el pasado 22 de junio del año en curso, la administración concursal ha mandado un escrito al Juez de los Mercantil dónde reconocen que las empresas FORUM y AFINSA eran Mercantiles.

Por tanto NO hay ESTAFA ninguna.

¿Quieres añadir algo más que no te hayamos preguntado?

Quiero hacer referencia a un documento de un magistrado de lo Contencioso  Administrativo de la Audiencia Nacional, que resume  muy bien lo ocurrido, dando una pista de quién es el culpable de nuestra ruina. OJO , esto lo dice un magistrado, no un prevaricador, saquen ustedes sus conclusiones: “La lesión patrimonial que han sufrido los clientes de Forum y Afinsa se debe directamente a la intervención judicial de la otra Audiencia Nacional y a la situación de insolvencia que esa circunstancia provocó. Lo que sin duda habría sucedido con cualquier empresa, incluso del Ibex, si su plana mayor es detenida a lo Starsky y Hutch, y sus locales cerrados al público ¿O alguien cree lo contrario?”. NAVARRO SANCHIS Magistrado de la Audiencia Nacional, que se esta refiriendo a los jueces de lo Penal de la Audiencia Nacional

 Nos despedimos de Peña, sin que ésta pueda disimular su fatiga, deseando el éxito de la medida que han emprendido  a riesgo de poner en peligro su salud, así como a todos los afectados; pidiendo a nuestros lectores de la capital de España se desplacen al lugar en apoyo a estas tres valientes mujeres.

En el juicio recientemente iniciado, el  expresidente de Fórum Filatélico durante su declaración,  ha respondido a las preguntas del fiscal Juan Pavia, ante quien ha asegurado que Fórum Filatélico se dedicaba exclusivamente «a comprar y vender sellos», negando  la presunta estafa a 270.000 personas.

Durante el desarrollo del juicio, que se prevé que se extienda hasta las próximas Navidades, pasarán por el banquillo 28 acusados más.

El próximo martes, 26 de septiembre,  desvelaremos todos los pormenores de este caso tan sangrante para las personas que confiaron en unas inversiones a Fórum Filatélico y Afinsa dentro  del programa de radio Serendipiti guiado por María José Marín Berenguer a las 9,30 horas en el 106.4 de la FM, en el que también estaremos presentes algunos de los redactores de MAGAZINE PLAZABIERTA.COM, entrevistando a algunos de los afectados.

 

NOTA IMPORTANTE. La personas que se ha declarado en huelga han creado un grupo de WhatsApp para todos los afectados por el Forum Filatélico y Afinsa  en el móvil 626414947. No dudes en llamar porque la unión hace la fuerza.

ANUNCIO PROGRAMA RADIO

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Una España  dividida, corrupta y pobre

Después de cuarenta años intentando hacer de España un país moderno, democrático y autosuficiente, los españoles nos encontramos con todo lo contrario, tal vez porque las bases instauradas en aquel 1978 en que se aprobó la Constitución no fueron las acertadas, tal vez porque quienes han sido nuestros representantes, elegidos democráticamente en las urnas no hayan sido lo suficientemente dignos para el cargo, o tal vez porque los ciudadanos de Norte a Sur, de Este a Oeste, no hemos sido ni somos lo suficientemente democráticos como para aceptar las reglas del juego y estar a la altura de lo que se exige para una convivencia pacífica y de compromiso de unidad dentro de la pluralidad y multiculturalismo que forman los diferentes territorios que integran el país. Eso, sin olvidar, la continua contienda que en el intento democrático de la Segunda República dio paso a una guerra civil con sustento en un patriotismo de imposición y no de decisión.

Así es España, un país que, a pesar de un Texto Constitucional que proclama la unidad y la solidaridad entre todos los territorios o Comunidades Autónomas, sigue dividido e incapaz de ponerse de acuerdo, posiblemente por establecer en su origen un marco competencial diferente para las denominadas Comunidades históricas y el resto; con una mayor transferencia de competencias a las primeras, lo que posiblemente las haya llevado a considerarse diferentes, que lo son, sobre todo en cuanto a la pervivencia de sus derechos forales y/o de identidad territorial; y por ello la consecuencia del deseo de algunas de ser más fuertes e independientes que el resto.

Cierto es, que el camino de imposición de algunos de los territorios históricos basado en el concepto de autodeterminación, no ha sido el mismo, pues mientras en el País Vasco la violencia fue el camino seguido por los desalmados terroristas de la izquierda abertzale, secundado por parte de la sociedad civil, fruto de un nacionalismo radical; sin embargo, aunque en la contienda abierta por el pueblo catalán no ha existido una violencia tan extrema y mortal, se sigue el mismo criterio de imposición, lo que también se traduce en el mismo secesionismo a la fuerza y sin respetar las reglas básicas de convivencia que todos nos hemos impuesto, no ya con la promulgación de la Constitución Española, no aceptada por algunos y por otros considerada como obsoleta, pero sí mediante normas menores que amparadas en aquella, todos absolutamente todos, hemos discutido, votado y aceptado a través de nuestros representantes en el parlamento español, donde los nacionalistas no sólo han tenido representación, sino que además, han dado su apoyo para conseguir mayorías parlamentarias a gobiernos estatales elegidos en las urnas utilizando la contraprestación como pago a sus favores, obteniendo prebendas inalcanzables para otros, sobre todo en el tema de la financiación y en el ámbito competencial al que se ha hecho mención anteriormente.

En definitiva, el chantaje siempre ha sido el arma utilizada por los nacionalistas, y lo que para ellos un día fue normal y entraba dentro del juego democrático, también por ellos utilizado por conveniencia, hoy día no lo es. Dicho de otra manera, lo que en un tiempo les sirvió hoy no les sirve, amparándose en un Derecho Internacional que no sustenta de ninguna manera su pretensión de independencia, manipulando, por no decir engañando, a un pueblo sediento de cambios en un país donde la insatisfacción democrática ha sido el denominador común, sobre todo en el momento actual donde la crisis, no sólo económica ha dado al traste con el estado de bienestar, sino también la crisis de valores que nuestros representantes políticos han potenciado con una corrupción galopante permitida no sólo por los dos partidos políticos que se han sucedido en el gobierno estatal y  en los autonómicos, sino por los propios ciudadanos que, inexplicablemente vuelven a votarlos fruto de una desidia o apatía social, donde la resignación en vez de la indignación y la lucha por nuestros derechos, es el máximo exponente de la falta de formación democrática que hace que no nos impliquemos en los asuntos que a todos nos conciernen.

“En definitiva, el chantaje siempre ha sido el arma utilizada por los nacionalistas, y lo que para ellos un día fue normal y entraba dentro del juego democrático, también por ellos utilizado por conveniencia, hoy día no lo es.”

La vacuna democrática del 78 parece haber perdido su eficacia ante  un virus que a medida que ha pasado el tiempo se ha hecho inmune, y todo porque ni los gobernantes ni el pueblo han sabido y siguen sin saber estar a la altura de los valores y principios que rigen la convivencia plural en nuestro país, convirtiéndose y convirtiéndonos en demócratas de pacotilla incapaces de sentarnos a la misma mesa y hablar de nuestro futuro, de nuestras necesidades y diferencias. Pero esto es España, y así somos los españoles, lo mismo da donde hayamos nacido, vivido o estemos haciendo nuestra vida.

Feliciano Morales

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Un cuento de príncipes, princesas y demás familia

 

Según la edición estadounidense Vanity Fair, la reina de España es la mejor vestida de las reinas del mundo con diseñadores de cabecera como Felipe Varela, Carolina Herrera o Hugo Boss,  mezclados con Zara y  Mango, quizá para no resultar tan suntuosa ante los maltratados españoles que todavía tardarán en recuperarse de la mala gestión de la economía .

 

Nadie niega tal mérito pues, cierto es, que Letizia –me niego a llamarla Dª Letizia por eso que pretende ser “sencilla” o del “pueblo”, además de su ideología republicana de origen cambiada por la corona  de diamantes- que, aún a pesar de su extrema delgadez, tiene gusto para vestirse, aunque el mérito no es sólo suyo sino también de su asesora de imagen y estilista Eva Fernández, leonesa de 44 años y casada con un oficial de la Marina, quien optó por estudiar Publicidad en la Universidad San Pablo CEU de Madrid, para después reorientar su carrera en la moda ingresando en la Escuela de Diseño IADE, y obligada a abandonar sus perfiles en las redes sociales , donde antes de 2015 era muy activa, para ejercer tal cargo.

Si a lo anterior unimos los retoques estéticos de la reina consorte, podríamos restar puntos a dicho mérito, en el sentido de que poderoso señor es Don Dinero, aunque, en mi opinión han restado  frescura a su rostro de soltera, para convertirse en una “top model real”, papel que parece llenarle mucho más que el institucional adquirido desde el momento que decidió entrar en la familia real por su matrimonio con el entonces príncipe Felipe, al que también me niego atribuirle un tratamiento diferente que al resto de los ciudadanos por la misma razón que a su mujer, al querer ejercer y acercar su papel de rey a un pueblo, a pesar de que éste cada día es más consciente de la irrelevancia de la institución que representa y de los dispendios sufragados por todos los que contribuimos a mantener los gastos públicos.

Sea como fuere, para muchos la monarquía no deja de ser un lujo innecesario, justificado por algunos en el hecho de que los reyes son la mejor representación de nuestro pais así como de esa letra del abecedario “Ñ” que se identifica con la “Marca España”; aunque, lo cierto es, que ser jefe del estado por herencia no responde a la naturaleza intrínseca de la democracia dentro de la cual la elección de nuestros representantes es la máxima expresión.

En todo caso, lo que resulta innegable es que el mejor papel que desempeñan hoy día las monarquías de Europa es el del papel couché de la industria gráfica llenando páginas de las denominadas revistas del corazón, y también prensa amarilla, y en el caso de Letizia de las especializadas en moda, que son las que más llenan muchos de los hogares españoles, al tener entre nosotras,  las féminas, sus mejores clientes, aunque en mi caso no,  y, por lo tanto las que más las acercan a ese pueblo que pretenden satisfacer, aunque yo, más bien, diría engañar, con un universo de príncipes y princesas propias de los cuentos de nuestra infancia que, en caso de la reina consorte, les transporta al de la ceniZienta, donde una chica normal termina casándose con el príncipe azul, aunque tenga la misma sangre que el resto de los mortales, pero no los mismos privilegios.

“resulta innegable es que el mejor papel que desempeñan hoy día las monarquías de Europa es el del papel couché de la industria gráfica llenando páginas de las denominadas revistas del corazón, y también prensa amarilla “

Aún así, parece ser que esta reina que en su día fue una preciada, o al menos, enchufada y ensalzada periodista, no digo yo que no lo fuese por méritos propios, aunque tal vez influyese su apasionante idilio con el entonces príncipe de Asturias para dejarla en el punto álgido de su profesión con el fin de dar la imagen de una mujer preparada para una monarquía moderna;  hoy día rehúye de los que en su día fueron compañeros, tratando de separar su vida privada de la que le corresponde por el cargo que ostenta.

Me estoy refiriendo al hecho que todos hemos presenciado hace unos días  a través de las noticias en los “telediarios” de la “vuelta al cole” de la princesa Leonor y la infanta Sofía, las cuales fueron ocultadas a las cámaras de los periodistas gráficos que cubrían tal evento; como si pudiese separarse en el caso de tan “dignas personas”, la vida privada de la vida pública; máxime cuando estamos ante personas públicas, cuyo alto nivel de vida financiamos todos, lo que exige abrir las ventanas del palacio para que sus “súbditos” sigan soñando o fantaseando con los cuentos a los que me he referido antes, o al menos estar informados de los pasos que siguen quienes algún día, salvo que la democracia y la soberanía popular lo remedie , tomarán la representación de la corona española.

Habrá que recodar a tan “protectora madre” de la intimidad de sus hijas, que el cargo lleva implícito el hecho de que su vida privada vaya unida a la pública, no sólo porque su sueldo que, como he dicho, lo pagamos todos, sino también porque todos debemos estar informados de lo que hacen y no hacen, y no sólo para presumir ante sus antiguos compañeros de profesión de su cargo, sus últimos modelitos y sus arreglos faciales, los cuales la han convertido en una persona hierática, incluso inexpresiva,  cuando esboza su forzada sonrisa en sus acercamientos cada vez más distantes a esa parte de la sociedad que todavía la vitorea en las calles en sus visitas institucionales.

Cuentos y más cuentos, sobre todo el cuento de vivir como reyes cuando la mayoría de los ciudadanos viven con muchas penurias que confrontan con un lujo que, aún siendo como algunos justifican  de un coste inferior a otras casas reales del mundo, sin embargo no deja de ser lujos y dispendios innecesarios para una corona que en boca de su máxima representación, el rey, quiere estar al servicio del pueblo llano. No estaría mal que empezasen a dar ejemplo

Vanity Fair: La reina de España es la mejor vestida de las reinas del mundo

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El derecho a decidir, discutir por discutir

El derecho a decidir. Es el tema de moda en toda conversación que se precie de un mínimo de profundidad. Eso sí, prohibido salirse de los tópicos, de los lugares comunes, de las frases hechas que publicaciones y partidos han puesto en juego para que sus partidarios las usen, no vayan a pensar por sí mismos que ya es en sí grave.

El problema es que, como en todo en esta vida, cada uno arrima el ascua a su sardina y no tiene la más mínima intención de que se ase la sardina ajena, con perdón de las sardinas, de los veganos y de los animalistas en general, porque hoy en día hablar sin pedir perdón es un ejercicio de riesgo. Pero esto es harina de otro costal, con perdón de los cereales harinados y de los sufridos costales proletarios.

¿Existe el derecho a decidir? Por supuesto, los seres humanos nos pasamos la vida decidiendo, tomando decisiones que afectan de forma definitiva a nuestro presente y a nuestro futuro. Pero como todo derecho devenga obligaciones. Y la primera, la inalienable primera obligación, es que como todo derecho individual linda con el mismo derecho de los demás

¿Y quién tiene más derecho a decidir?. O, planteado más coloquialmente, ¿quién decide primero? Pues justo eso es lo que regulan las leyes, los estatutos, las reglas que toda comunidad se da cuando vive en común y a las que se obligan todos aquellos que deciden hacerlo, sean asociaciones, comunidades de vecinos, clubes deportivos o naciones.

Como es lógico, y por mucho que yo tenga derecho a decidirlo, si decido saquear la cuenta que comparto con mis vecinos estos, casi con absoluta certeza, se cabrearán y me denunciarán ante la justicia, que es el órgano garante de que se cumplan las normas convivenciales. Ya ante el juez yo puedo alegar el derecho individual, pero seguramente el señor magistrado me explicará que hay derechos de mayor rango en ese tema concreto y me envíe a pasar una temporada de retiro en un local habilitado para tal fin.

¿Cómo puedo evitar, entonces, tener que respetar reglas que no me gustan? No es fácil. No, al menos en el mundo actual. Antiguamente existía la posibilidad de exiliarse a una isla desierta y que tardasen años en enterarse los marinos ingleses, los piratas, o los indígenas cercanos, pero ya no hay islas desiertas habitables que estén al margen de alguna soberanía que nos imponga sus leyes.

Existe una segunda posibilidad, improbable, que es conseguir cambiar las reglas para que me reconozcan el derecho que pretendo. En el caso de lo de la cuenta corriente yo me olvidaría, pero a lo mejor logro que me permitan pintar mi puerta de morado cuando la de todos los demás es blanca… aunque también lo dudo.

Entonces lo de Cataluña… ¿Y a mí que me importa lo de Cataluña? ¿He mencionado yo en algún momento a Cataluña? No. Yo solo estoy hablando del derecho a decidir, de ese irrenunciable y básico derecho que está sometido al derecho a decidir de la colectividad en la que esté inscrito. Porque someter el derecho a decidir de una colectividad al capricho de una parte es, no, una anarquía, no, porque en una anarquía esto no sería ni planteable, es una absoluta estupidez.

Pero ya que me han preguntado por Cataluña, porque me lo han preguntado, ¿no?, me parece un disparate. Me parece un disparate que haya personas que usan la ley y las prebendas obtenidas por medio de ella para negarla. Me parece un disparate que para justificarse se pervierta la historia. Me parece un disparate que en nombre de la democracia se conculque la democracia. Me parece un disparate, en realidad, todo lo que rodea al tema, como disparatados me parecen los personajes.

“Me parece un disparate que haya personas que usan la ley y las prebendas obtenidas por medio de ella para negarla. Me parece un disparate que para justificarse se pervierta la historia. Me parece un disparate que en nombre de la democracia se conculque la democracia. Me parece un disparate, en realidad, todo lo que rodea al tema, como disparatados me parecen los personajes.”

Que si quieren irse, por mí, adiós. Pero por el camino correcto. Porque lo que ahora estoy viendo no es más que una estupidez, de tal calibre, que hasta me produce vergüenza ajena.

Me recuerda el tema catalán a aquellos vendedores de artículos infantiles que agazapados en las puertas del Retiro esperaban un descuido de los padres para poner en manos de los niños un globo, un juguete o una bolsa de caramelos que inmediatamente intentaban cobrar con el argumento de que el niño ya lo había cogido. El niño, por supuesto, lloraba y rabiaba si le quitaban lo que ya consideraba suyo y, a veces, el padre acababa pagando lo que no valía el objeto por no aguantar la perra del pobre infante utilizado por el sinvergüenza disfrazado de vendedor de chuches.

Y, volviendo al tema inicial, acabo de decidir, y tengo derecho a ello, que esto ya me aburre. Y como decía un ocurrente profesor de dibujo que tuve en cuarto de bachillerato: “Pues no se-a-burra, hombre, no se-a-burra”

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Encuesta sobre el proceso soberanista de Cataluña

(más…)

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

Necesitamos tu like en Facebook

Meta Categorías
Acceder | Designed by Gabfire themes