Archivos de categoría para: Nacional

Cuando la sanidad se convierte en un negocio

 

El principal problema que tienen los españoles es su escasa memoria histórica, lo cual unido a la ineficacia de los gobiernos en la gestión de un sistema sanitario público y a sus continuas mentiras, nos están llevando a la destrucción de unos de los servicios básicos que fue reconocido por muchos países como ejemplar por su calidad y por el acceso universal que para los ciudadanía supuso.

Desde el inicio de la transición en España tras la aprobación de la Constitución de 1978, según pone de manifiesto el periodista Francisco Javier Barbado Cano en la comunicación presentada para su exposición en el Congreso Internacional Historia de la Época Socialista: 1982-1996, concluyendo su investigación bajo el título “El PSOE y la Reforma Sanitaria: ¿un nuevo modelo?, tanto el PSOE como la UCD en sus respectivos gobiernos “no pusieron reparos en ningún momento a la presencia de la Sanidad privada en España. Pero, mientras el primero la consideraba como una actividad de negocio sin más, cuya participación en la gestión de la Sanidad pública debía limitarse a aquellas áreas en que la red asistencial del Estado encontrase dificultades de provisión, la segunda se mostró proclive a favorecer la entrada de las entidades privadas en la gestión de los servicios sanitarios públicos. No obstante, los socialistas se muestran menos reacios a la gestión mixta de la sanidad conforme avanzan los años y, a partir de 1982, mantienen los conciertos como fórmula de colaboración entre el Sistema Nacional de Salud y el sector sanitario privado”.

Del PP poco -o mucho- hay que decir sobre su clara tendencia a un sistema sanitario privado, manifestación de los recortes operados en su últimos gobiernos en la mayoría de los servicios públicos de carácter asistencial,  tendencia que, asimismo, han propiciado los gobiernos autonómicos populares como depositarios del ejercicio de esta competencia, pero también socialistas.

Y, como siempre, los ciudadanos y ciudadanas son los eternos sufridores de estas políticas en las que claramente quienes salen ganando es el sector privado, es decir las compañías de asistencia sanitaria a las que parte de la ciudadanía con recursos  tienen que recurrir para asegurar su salud ante las largas listas de espera en el sistema público, debido principalmente a la reducción de personal para que puedan cuadrar las cifras mermadas que los presupuestos públicos destinan a este servicio; aunque, cada día es más el convencimiento de quienes recurren al sector privado de que la calidad es cada día peor ante la enorme competencia entre compañías lo que obliga a bajar los precios, repercutiendo finalmente en su asistencia a los usuarios para poder obtener un buen margen de beneficios.

Así, una de las consecuencias de esa reducción del gasto tiene su manifestación en el precio o contraprestación que se paga a los médicos que prestan sus servicios en el sector privado que, por su escasa cuantía para hacerlo rentable les exige aumentar el número de pacientes, lo que al final se traduce en menos tiempo de asistencia a cada uno de ellos, además de la connivencia entre los pagadores y los propios médicos en reducir a lo estrictamente imprescindible las pruebas de diagnóstico.

Otra manifestación de esta perdida de calidad del sector privado es que tales médicos en la mayoría de las ocasiones son los mismos que los del público, al ser uno de a los pocos empleados públicos a los que se le permite la compatibilidad entre ambos sectores, de manera que después de su larga jornada de trabajo en el  sector público, incluso precedido en ocasiones de alguna guardia de venticuatro horas pasan consulta en el privado, por lo que la fatiga, como es lógico, hace que repercuta en una peor calidad en este último sector; actuación criticada por muchos usuarios al convertirse en todo en un negocio para las compañías y para los propios médicos. A lo que hay que añadir la externalización de sistema público en el privado para reducir las largas listas de espera en aquel, limitándose a una única asistencia que tras el diagnóstico o intervención el paciente queda en el limbo del abandono por parte de ambos.

“Otra manifestación de esta perdida de calidad del sector privado es que tales médicos en la mayoría de las ocasiones son los mismos que los del público, al ser uno de a los pocos empleados públicos a los que se le permite la compatibilidad entre ambos sectores…”

El caso es que, salvo excepciones de médicos y otros sanitarios que hacen que prime la calidad de su servicio en relación a sus pacientes, o de los que se conforman, bajo la misma premisa, en trabajar en sólo uno de lo sectores, tanto la sanidad pública como la privada están perdiendo la calidad que en su día tuvieron. Y los políticos, a lo suyo, que no es otra cosa que gobernar para unos pocos que son los que obtienen los beneficios de este caos sanitario. Dicho de otra manera, que las personas con menos recursos se fastidien, por no decir que se jodan como dijo alguna diputada del PP en la precedente legislatura en relación a los parados, pues no les queda otra, o sí, que es luchar por mejorar el sistema.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El top manta y la demagogia ciudadana

Cuando la demagogia forma parte de nuesto sistema de razonamiento indudablemente las consecuencias no son buenas, habida cuenta que su uso, principalmente por los políticos populistas, se basa en apelar a los sentimientos y emociones de la gente para ganarse su apoyo. La retórica del demagogo busca únicamente incentivar las pasiones, los deseos o los medios para conseguir el favor del pueblo o lo que es lo mismo su voto.

Dijo Abraham Lincoln que “la demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con las palabras mayores”, y eso es lo que estamos haciendo con el momento actual tema de los manteros, mezclando recursos ideológicos infectados por una retórica demagoga, como es el hecho de afirmar desde la compasión que son personas sin recursos económicos y que tienen que ganarse la vida de alguna manera; lo cual es tan absurdo como querer justificar el hurto o el robo por personas que carecen de dichos recursos. Y, es que, nos olvidamos que las personas que se dedican al top manta son el último eslabón de una estructura mafiosa que se dedica a la falsificación de marcas que compiten de forma desleal con los negocios más próximos que venden la marca original, obviamente a un precio mayor.

Según las cifras oficiales más de siete mil millones de euros alcanza el mercado de la falsificación en nuestro país, ocasionando hasta uno 40% de perdidas en los comerciantes en la capital de España, con muy parecidas cifras en Barcelona, Valencia y otras ciudades turísticas. Cifras que van en aumento debido a la participación o colaboración de los propios ciudadanos que compramos los productos vendidos por aquellos aún sabiendo que se trata de una práctica ilegal, casi siempre con la única intención de ahorrarnos el precio del producto original, que por su conseguida imitación a veces es  difícil de distinguir, siendo habitual la justificación de tal conducta ciudadana la caridad o solidaridad hacia personas que han cruzado nuestras fronteras y que utilizan este recurso como único modo de supervivencia al carecer de “papeles” que les impide el acceso al mercado laboral  de forma legal.

“Según las cifras oficiales más de siete mil millones de euros alcanza el mercado de la falsificación en nuestro país, ocasionando hasta uno 40% de perdidas en los comerciantes en la capital de España pero muy parecidas a las que sufren en Barcelona, Valencia y otras ciudades turísticas.”


La antedicha caridad o solidaridad estaría bien si con ello no estuviésemos  contribuyendo con conocimiento a una práctica ilegal que compite con comerciantes que venden productos de forma legal en establecimientos legales abiertos al público al estar prohibida la venta ambulante salvo en lugares adecuados para ello conocidos como mercadillos en un determinado día de la semana; donde los Ayuntamientos a través de sus correspondiente ordenanzas fijan las condiciones, entre otras disponer de alta de autónomo, estar al corriente de sus obligaciones con la hacienda pública y con la seguridad social, así como el pago de la correspondiente tasa. Es obvio que todo tiene que girar en torno a un orden para que las cosas funcionen dentro de la normalidad lo cual se traduce necesariamente en cumplir con la legalidad vigente.

Así pues, desde una perspectiva responsable, en primer lugar deberíamos ser los propios ciudadanos los que no fomentamos este tipo de práctica  al margen de la Leyes vigentes, como son la Ley de la competencia, de ocupación de la vía pública sin permiso de la autoridad municipal, amen de otras normas jurídicas de carácter tributario. Además de plantearnos que nuestra caridad o solidaridad no puede hacerse con cargo a la de otras personas que son aquellos comerciantes con establecimientos en los lugares donde se ubican los manteros. Dicho de otra manera, si queremos ser solidarios hagámoslo con nuestros propios recursos no con los de otros y, por supuesto, siempre dentro de la legalidad.

Sin embargo, parece que el virus de la demagogia cada vez está mas presente en nuestra sociedad, en primer lugar por su uso por los políticos que, como se ha indicado buscan el favor de los ciudadanos, es decir, su voto, apelando o manipulando sentimientos como el de la citada solidaridad frente a personas desvalidas por estar al margen del sistema; cuando deberían ser ellos los que diesen la solución, en principio para evitar la competencia desleal y en segundo lugar para que la actuación de tales personas estuviesen amparadas por la legalidad.

Debemos ser conscientes todos que permitiendo este tipo de prácticas en realidad estamos dando alas a la inseguridad poniendo cada vez menos trabas a la precariedad, incluso contribuyendo a que ciertos movimientos xenófobos alcen su bandera contra las personas que se dedican a este tipo de venta en la vía pública, fomentando la violencia y el rechazo social contra ellos como única solución al problema, y cuyo fin último no es otro que el desestabilizar el sistema buscando la confrontación social, cada día más imperante en nuestras calles azuzados por ciertos movimientos políticos de carácter populista.

“Debemos ser conscientes todos que permitiendo este tipo de prácticas en realidad estamos dando alas a la inseguridad poniendo cada vez menos trabas a la precariedad, incluso contribuyendo a que ciertos movimientos xenófobos alcen su bandera contra las personas que se dedican a este tipo de venta ilegal,”


No querer ver el problema del top manta o disfrazarlo con demagogia no es más que otra manifestación de una sociedad miope, como casi siempre arrastrada por ideologías populistas, que prefieren mirar hacia otro lado hasta que el problema lo tienen en su propia puerta. Pero, como dijo otro expresidente del gobierno, en este caso español, Adolfo Suarez: “quienes alcanzan el poder con la demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio caro”.

 

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La dudosa imparcialidad del programa de Ana Rosa Quintana.

Está bien que entre compañeros haya cierto apoyo, pero cuando el compañerismo afecta a un sector como el de la prensa o los medios de comunicación y, concretamente a uno en particular, con el fin de ocultar una noticia que guarda relación con quien conduce un determinado programa televisivo,  como el matinal que presenta Ana Rosa Quintana en Telecinco, no sólo hace que se pueda poner en duda la imparcialidad del mismo en cuanto al tratamiento de la noticia en general, sino que además, nos hace pensar sobre los motivos que han llevado a la propietaria de la cadena Mediaset así como a su competencia Atresmedia a adoptar esta actitud de falta de transparencia.

Se trata de la noticia de la que prácticamente todos los medios de prensa se han hecho eco, excepto el matinal  que compite con aquella en la misma o parecida franja horaria, Espejo Público, así como por el propio programa de Ana Rosa ahora presentado por Joaquín Prat en su sustitución por el disfrute de sus vacaciones estivales; referente la detención el pasado martes del empresario Juan Muñoz, marido de aquella  dentro del marco de la denominada “Operación Tándem” por la que se está investigando la presunta organización criminal que lidera el comisario jubilado, José Manuel Villarejo, al parecer contratada por Muñoz para un chantaje; con la detención conjunta de su hermano  y de su abogado.

No solamente es esta noticia la que cuestiona la pretendida imagen del programa Ana Rosa en su lucha por las injusticias sociales como si de Robin Hood se tratase, ya que también fue inicialmente ocultada la conducta de tan afamada periodista a  quien no le duele en prenda criticar la corrupción de nuestros políticos, entre ellas la de tener sus millonarios “ahorros” en paraísos fiscales, aún siendo ella misma la propietaria de una SICAV (Argomaniz Inversiones) con un patrimonio que supera los 10 millones de euros y que gestiona el banco suizo Lobar Odier, que la que este medio se hizo eco en un artículo bajo el título “Patriotas de Papel“.

“No solamente es esta noticia la que cuestiona la pretendida imagen del programa Ana Rosa (…) también fue inicialmente ocultada la conducta de tan afamada periodista (…)  propietaria de una SICAV (Argomaniz Inversiones) con un patrimonio que supera los 10 millones de euros y que gestiona el banco suizo Lobar Odie”


Hoy el citado empresario ha sido llamado  a declarar ante el juez que posiblemente lo dejará en libertad, por la imputación de los cargos de revelación de secretos y extorsión que lleva aparejada una pena de hasta 10 años de cárcel y, aunque es cierto que la presunción de inocencia debe imperar siempre en la imputación de un delito o falta, sin embargo ello no es óbice para tener correctamente y puntualmente informados, en particular, a los seguidores del programa de Ana Rosa, a los que simplemente se les ha dicho por su sustituto en la emisión del program de ayer del que todos estábamos expectantes en cuanto al tratamiento de la noticia, que: “a su debido tiempo se hablará de todo”, dejando en el aire la posibilidad de que el programa informe sobre las detenciones en el marco de la mencionada operación.

No es de recibo la ocultación de esta noticia, actitud que deberían valorar los seguidores incondicionales de quien no cumple con el deber de cualquier periodista que no es otro de mantener correcta e imparcialmente informado al público en general. Pero, como siempre, cada uno es cada uno y cada una es cada una, y hay quienes buscan el rigor en la información y otros que se tragan todo lo que le echan encima, cuentos o no cuentos, verdades o menos verdades, justificando incluso conductas como la que aquí criticamos.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

La real pose

 

Después de aquel desaire de la reina Letizia a su suegra la reina emérita Dª Sofía el pasado 1 de abril al finalizar la misa de Pascua en la Catedral de Palma de Mallorca, han sido varias las fotografías en las que se ha podido ver a ambas como si nada hubiese pasado en una actitud perfectamente programada por la Casa Real para demostrar a sus “súbditos” que entre ambas no hay ningún mal rollo, además de intentar forzar la buena relación entre abuela y nietas, sobre todo con la heredera al trono a la que pareció molestarle el abrazo de aquella en un intento de hacerse juntas una fotografía por el fotógrafo real, cuya culpa de tan desairado comportamiento la mayor parte de la opinión pública parece atribuir a la Letizia, en una clara demostración pública que la relación entre reinas no es tan buena y que quien manda es aquella.

Pues bien, siguiendo con el marketing real, en el último posado de los reyes Felipe VI y Letizia con sus hijas en sus tradicionales vacaciones veraniegas en la citada isla, esta vez en el Palau de l’Almudaina y no en el de Marivent, su residencia de verano; en este caso sin la presencia de los eméritos, justificado por su hijo en el hecho de que D. Juan Carlos estaba “fastidiado”, lo que ha provocado que hayan vuelto a cargarse las tintas de los diferentes medios informativos en el hecho de la mala relación existentes entre ellos, atribuyendo de nuevo la responsabilidad a la estirada nuera.

Sea como fuere, lo que es evidente es la estampa idílica que el posado ha querido transmitir a quienes están interesados en la vida cortesana, convirtiéndolo en el más largo de la historia y queriendo demostrar una total naturalidad -forzada-, en las respuestas a distancia a las preguntas formuladas por los periodistas allí presentes que, en algún momento, propició el dialogo entre el matrimonio y sus hijas.

Para muchos este posado no va más allá que el de cualquier otra persona famosa que aparece en las revistas del corazón que son las que hacen el agosto -y nunca mejor dicho-, como una forma de acercase al glamour y a la vida ostentosa de unos pocos privilegiados, quizá intentando recrear aquellos cuentos de príncipes azules y princesas del pueblo que les contaban de niños para dormir y que, algunas niñas, sobre todo,  habrán deseado como un sueño inalcanzable recreándose en juegos de palacio colocándose una tiara de plástico en la cabeza o vistiéndose con algún disfraz de princesa. Para otros, los más monárquicos no es más que una clara demostración del buen funcionamiento de una institución que, según ellos, representa a España y a los españoles.

Sean cuales fuere las intenciones que llevan a muchos a comprar ese tipo de revistas que han convertido a la familia real en un elemento imprescindible del papel couche,  igual que se hace con otras instituciones importantes del país, como la presidencia del gobierno donde también viene siendo tradición fotografiar al presidente de turno, algunas veces con su familia, en su lugar de veraneo; no se pretende  criticar, ni mucho menos, a quienes les gusta recrearse con este tipo de posados, cada uno con su tiempo y su dinero hace lo que le viene en gana, pero debe entenderse que para algunos, sobre todo por la escasa y forzada naturalidad nos parezca cuanto menos algo ridículo, no sólo por el poco aprecio a una institución que dista mucho de ser democrática, en cuanto que la auténtica representación en una democracia parlamentaria debe ser la elegida por el pueblo de forma periódica mediante elecciones, distando mucho de serlo una institución a la que se le otorga un carácter vitalicio.

“… no se pretende  criticar, ni mucho menos, a quienes les gusta recrearse con este tipo de posados, cada uno con su tiempo y su dinero hace lo que le viene en gana, pero debe entenderse que para algunos, sobre todo por la escasa y forzada naturalidad nos parezca cuanto menos algo ridículo…”

Pero, así son las cosas, al pueblo hay que mantenerlo entretenido, a veces con partidos de fútbol, otras con alguna confrontación ideológica o patriótica y, como no, con algunas fotografías de la ostentosa vida que algunos llevan a nuestra costa. Y, como siempre, el debate esta servido: ¿monarquía o república?, la pena es que este debate no trascienda de determinados foros y se lleve a donde se tiene que llevar como es al parlamento, sin miedos, porque nunca hay que tener miedo a la voluntad del pueblo libremente expresada en las urnas.

Busco la esencia de las cosas cuando dibujo. Autodidacta que explora nuevas técnicas. Me apasiona el arte en todas sus manifestaciones. Vivo inmersa en mi locura y eso me hace feliz.

La justicia a gritos

¿Justicia o ruido mediático? Esa es la cuestión. ¿Hasta qué punto es admisible la presión radical en aras de una justicia popular? ¿Es ese, realmente, el modelo de justicia que demanda nuestra sociedad? ¿Cuánta presión pueden soportar los jueces en los casos mediáticos? ¿Hay motivos para que la soporten?

Son todas preguntas que emanan de una actualidad excesivamente radicalizada, de una actualidad excesivamente gritona y coercitiva en la que determinados grupos quieren, mediante el ruido y la presión, hacerse pasar por representantes de una mayoría de opinión que no existe en la realidad, de una actualidad en la que el activismo quiere quebrar el brazo de una justicia a veces excesivamente tímida, desprotegida y señalada por su ineficacia, por su tardanza, por su rigidez y por su alineamiento ideológico.

No puedo evitar dejar de sorprenderme porque existan jueces señalados como conservadores y otros como progresistas, por lo que ello implica, desde el minuto cero de un proceso salpicado por la ideología, para la neutralidad de alguien que tiene que analizar con el mayor rigor e independencia unos hechos y actitudes para emitir un veredicto que se supone imparcial.

¿Puede un juez conservador juzgar con equidad un proceso sobre actitudes e implicaciones presuntamente progresistas? ¿Puede un juez progresista juzgar sin sospecha a un grupo de conservadores y sus actitudes e implicaciones? La respuesta debería de ser que ante unos hechos y unas actuaciones ningún juez es progresista o conservador, es simplemente juez. Debería de ser, pero no lo es. Ni lo es ni lo puede ser cuando desde la prensa, desde las organizaciones políticas, sean partidos, asociaciones o grupos de presión de cualquier índole, o desde cualquier  ámbito pre posicionado se señala desde antes, durante y después, si la sentencia no es la deseada por ellos, la sospecha de que la posición ideológica, o simplemente ética, del juez de turno va a anteponerse a la justicia, a la aplicación rigurosa de la legalidad vigente, que le ha sido encomendada por su cargo.

 

“¿Puede un juez progresista juzgar sin sospecha a un grupo de conservadores y sus actitudes e implicaciones? La respuesta debería de ser que ante unos hechos y unas actuaciones ningún juez es progresista o conservador, es simplemente juez.”

Basta así cualquier motivo, incluso ninguno, en cualquier momento para ir socavando la credibilidad del juez, y de las instituciones a las que representa, para crear un clima propicio a la imposición por algarada, por acoso mediático o por linchamiento del funcionario, y considerar su actuación impropia por diferencia ideológica, o ética, de base.  Y está pasando, y está pasando a diario y las voces radicales e interesadas se unen en un ejercicio de buenismo de muchos que se cuestionan todo desde posiciones ideológicas más templadas que moderadas.

Y una vez desacreditada la justicia, valor básico de la democracia, y que el sistema se tambalee, ciertos objetivos estarán más cercanos. Si los gritos tienen mayor peso que los valores, a gritos gobernaremos, a gritos nos moveremos, a gritos se determinará quién puede hablar y quién tiene que callarse, qué se puede hacer, qué es lícito y qué es ilícito, y nadie conocerá cuales son sus derechos y cuales sus obligaciones hasta que los gritos los refrenden o los sancionen. No habrá legalidad, se gritará, no habrá libertad, se gritará, no habrá igualdad porque dependerá del volumen de los gritos que despierte su ejercicio.

A mí un sistema en el que mi vida dependa de los gritos a favor o en contra, sobre todo en contra, que mis actos puedan ocasionar, no me interesa. Entre otras cosas porque soy de poco gritar y enseguida me quedo afónico. Y porque a mí me importan más los valores, más que las ideologías, más que la necesidad de tener razón, más que los gritos desaforados, convencidos o pagados, de los que van o de los que pasan por allí, más que la necesidad de que mi entorno me diga lo mucho que le gusta lo que digo. Eso sin contar que, habitualmente, los gritos son inversamente proporcionales a la profundidad del argumento gritado, y por este motivo prefiero una sociedad susurrante y dialogante, que practica el respeto y valora los derechos ajenos en el mismo nivel que los propios, a otra que perdido el respeto hacia los demás grita e insulta como único medio para imponer los derechos y convicciones propios sobre los ajenos.

“… los gritos son inversamente proporcionales a la profundidad del argumento gritado, y por este motivo prefiero una sociedad susurrante y dialogante, que practica el respeto y valora los derechos ajenos en el mismo nivel que los propios, a otra que perdido el respeto hacia los demás grita e insulta como único medio para imponer los derechos y convicciones propios sobre los ajenos.”



A veces hay que elegir. A veces hay que decantarse por lo que no funciona bien porque la alternativa funciona aún peor y porque parte de nuestra vida consiste en enmendar nuestros errores e intentar hacer perfecto lo imperfecto.

Yo elijo democracia, elijo libertad, igualdad y justicia imperfecta antes que gritos, imposiciones y justicia arbitraria. A lo mejor es cosa de la edad, o a lo peor de la experiencia.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Primarias primitivas

No se puede pedir más, demasiado esfuerzo tienen que hacer para resultar demócratas cuando distan mucho de serlo, esto es lo que pasa con el Partido Popular, ese mismo partido que cobija en su seno personas tan retrogradas y con un nuevo presidente que se parece más a un fundamentalista que a un líder político.

Realmente el PP me importa más bien poco, al igual que el resto de partidos políticos, todos buscan la rentabilidad política de sus actuaciones, esas que dicen hacer en beneficio de los ciudadanos. Pero, si tuviese que hacer una valoración, el partido, ahora de Pablo Casado, se llevaría la palma.

Sí, demasiado esfuerzo han hecho, no sólo por celebrar unas primarias cuando lo que ha imperado en todos los años de su existencia ha sido el nombramiento a dedo por el presidente cesante, aunque muchos nos tememos que este gesto en pos de una mayor democracia interna, si es que en su seno puede hablarse de democracia cuando lo que hemos visto durante tantos años ha sido el imperio del amiguismo, del enchufismo y, lo que es peor el peloteo de los delfines y no tan delfines, y mejor no hablar de los múltiples casos de corrupción que por su número tan elevado podría decirse que se trata de un mal endémico.

Este ha sido el resultado de su tiempo en el poder, además del dejar las arcas públicas en aquellas comunidades autónomas y ayuntamientos en que han detentado el poder con obras públicas, sino innecesarias, al menos poco útiles en algunos casos en los que después de inaugurarse para lo único que sirven es para almacenar polvo y cucarachas en su interior.

Por ello, no es de sorprender que después de tal esfuerzo democrático, los compromisarios, que no los afiliados directamente, hayan votado como presidente del partido en sustitución de M. Rajoy, ese mismo que aparece en los papeles del Bárcenas y, quizá si escarbara más, en algún que otro caso de corrupción, sino por participación activa sí por permisiblidad. ¿Quién podía pensar que un partido con  una ideología tan patriarcal pudiese estar gobernado por una mujer?. Aquí no importa la preparación de los aspirantes que, obviamente la de Soraya supera con creces a la de Casado, aunque nada más haya sido por la experiencia acumulada durante los años como vicepresidenta del gobierno.

Algunos pensarán que importándome tan poco el Partido Popular estoy incurriendo en una contradicción criticando lo que no deja de ser algo que responde a la política doméstica del partido; pero la crítica no sólo va encaminada a lo que han sido unas primarias, sino el resultado de la mismas y la posibilidad de que el elegido algún día ocupase la Moncloa. Sería como tener de nuevo a un José María Aznar, peor aún si cabe, no sólo porque se haya amamantado de sus pechos sino porque las ideas que defiende podría ser más propias de VOX y de Ciudadanos.

“la crítica no sólo va encaminada a lo que han sido unas primarias, sino el resultado de la mismas y la posibilidad de que el elegido algún día ocupase la Moncloa. Sería como tener de nuevo a un José María Aznar”

Otra vez volvemos a tiempos pasados, lo ha dicho él al definir al partido que empezará a dirigir como un partido de la vida y de la familia, en su clara oposición al aborto y la eutanasia, porque no concibo ningún partido, al menos inscrito como tal en el Ministerio de Interior como demócrata que se aponga a la vida y a la familia. Ahora bien, si por vida se entiende no dejar a decisión de unos padres o de la madre, fundamentalmente, continuar con un embarazo con riesgo para su salud, no sólo física sino también mental, o para el propio feto, con peligro de nacer con alguna enfermedad congénita. Pero, sobre todo cuando esa familia y vida que defienden les importa un bledo dejándolo en multitud de casos con falta de asistencia a quien viven al lado de los contenedores de basura,  aparte de la venta de armas, esas misma que sirven para matar.

Eso sí, sin nada de respeto a los muertos. A esos muertos que todavía siguen enterrados en cunetas consecuencia de una guerra civil, a cuyos vencedores, los mismos que han mantenido al país en una dictadura durante cuarenta años, son a los únicos que apoyan. Ya lo dijo el propio Casado hablando de la guerra de los abuelos y de la “fosas de no se qué”.

Ojalá que este fundamentalismo se quede en Génova 13, porque como salga a la calle el futuro no se presenta nada halagüeño sobre todo para los que la libertad y la democracia parte del respeto y la tolerancia, incluso a las minorías, aparte del respeto real a la dignidad de la personas y de las familias cuyos derechos ellos están tan acostumbrados  a conculcar con una política de ricos y banqueros.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

18 de julio

Un mismo día que hoy hace ochenta y dos años tuvo lugar en España un golpe de estado, pasando a ser conocido como el día del alzamiento nacional, con una sublevación de parte del ejercito nacional contra el gobierno de la Segunda República, instaurándose tras la guerra civil que duró tres años, provocada ante un fracaso parcial del golpe, un gobierno ditactorial a cuyo frente estaría durante cuarenta años uno de los militares sublevados, Francisco Franco Bahamonde, quien se atribuyo a si mismo el rango militar de generalísimo, superiorval Mariscal de Campo y al Gran Almirante, un invento superlativo, porque hasta entonces ningún general había entronizado tanto orgullo personal; llegando hasta el ridículo de considerarse Caudillo de España por la Gracia de Dios, siendo llevado bajo Palio en cualquier ceremonia religiosa a la que asistía, lo que pone de manifiesto la complicidad entre iglesia y Estado en una cruzada contrato rojos y masones.

La guerra obligó a la población a unirse al bando que les ‘tocara’, según el ejercito dominante en la zona donde cada uno vivía, luchando y muriendo en ambos bandos muchas personas que no luchaban por ideas sino porque estaban en el lugar menos adecuado y en el momento menos oportuno. Tres años de muertes, sufrimiento y hambre que terminaron con aquel parte último de guerra firmado por el General Franco emitido en Radio Nacional de España, que decía: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. El Generalísimo FrancoBurgos, 1° de abril de 1939.”

Después de la guerra, cuarenta años de dictadura, con un inicio de venganza de los fascistas sobre aquella parte de la población que había luchado en el bando rojo, incumpliendo el dictador sus propias palabras: “Nada tiene que temer de la justicia aquel que no tenga las manos manchadas de sangre”. El hambre, la miseria, la esclavitud, el terror, el fusilamiento, la injusticia, dieron paso en años posteriores a la brigada político social, la cual no dudaba en torturar a los que ellos consideraban enemigos de España, sólo por pensar distinto a ellos y luchar por los derechos y libertades de los ciudadanos. Un momento de la historia donde la patada en la puerta de los hogares por la policía armada era lo habitual para detener a sus moradores ante una simple sospecha de ser contrarios al régimen franquista o por una denuncia falsa o  simple venganza ante cuitas particulares.

Si ya la guerra fue terrible, con más de 600.000 muertos en total, la represión posterior fue peór.Tras la contienda, el régimen de Franco encarceló a 270.000 personas y fusiló a 50.000. Unos 4.000 murieron de hambre y frío en las cárceles.

Una parte de la historia de nuestro país que todavía sigue estando presente aún pesar de la conocida Ley de la memoria histórica,  continuando a lo largo de toda la geografía española vestigios de la victoria del dictador, y que a muchos españoles nos revuelve ante la permisibilidad de recientes gobiernos de la derecha, pero sobre todo, porque el daño provocado fue tan enorme, que sigue siendo un insulto a las víctimas y represaliados del franquismo.

“Si ya la guerra fue terrible, con más de 600.000 muertos en total, la represión posterior fue peór.Tras la contienda, el régimen de Franco encarceló a 270.000 personas y fusiló a 50.000. Unos 4.000 murieron de hambre y frío en las cárceles.”

Un país en el que todavía se permite el saludo fascista en lugares públicos, con banderas preconstitucionales y, por lo tanto, ilegales por ir en contra de la propia Constitución, o se permitan peregrinaciones a ese mausoleo que el propio dictador hizo construir por presos políticos para visitar su tumba, conocido con el nombre de Valle de los Caídos, o se mantenga el ducado de Franco, título nobilario creado por quien fue designado por aquel para sucederlo en la Jefatura del Estado, es decir por el rey Juan Carlos I,  que fue otorgado a María del Carmen Franco y Polo y que todavía hoy conservan sus hederos; demuestra su inmadurez democrática.

Sólo haciendo cumplir la Ley de la Memoria Histórica podremos saldar las cuentas pendientes del pasado, no siendo suficiente con cambiar los nombres de las calles en referencia al franquismo, quitar escudos e insignias franquistas. Además, es necesario que el dictador salga del Valle de los Caídos y que de una vez por todas se detenga y castigue a cualquiera que haga ostentación y apología de del fascismo; se saque de las cunetas a aquellos que fueron asesinados durante y después de la guerra, y a lo enterrados a la fuerza en ese mausoleo de la vergüenza.

En un Estado de Derecho el imperio de la Ley es la única garantía de los ciudadanos frente a quienes de forma continuada siguen burlándose de la democracia, haciéndose por ello necesario la ilegalización de aquellas asociaciones y fundaciones que todavía ensalzan la imagen del dictador, convirtiendo en una hazaña heroica tanta muerte y represión que dejó a su paso. Gentuza sin causa que siguen sembrado el odio entre españoles.

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La sota de espadas y el rey de oros

Que el rey emérito ya apareciera con su amante, elefantes muertos cazados por él, decía muy poco a favor de la institución que representa, y no porque los españoles tangamos un exceso de moral, que va a ser que no por las tragaderas que algunos tienen  sino porque pensamos que la Jefatura del Estado debe, por su carácter representativo del país y de todos los españoles, lo único para lo que sirve y que pagamos todos, debe guardar cierta compostura, y como no, dar ejemplo del respeto y cumplimiento de la Ley.

Pero, lo de ahora, no tiene nombre, máxime cuando quien destapa todo ha sido su amante, como tampoco lo tiene que el gobierno de Pedro Sánchez, diga que no hay caso Corinna, sin ni siquiera investigar, lo que nos hace formularnos preguntas tales como:  ¿a que jugamos en este país?, ¿dónde esta el Estado de Derecho que tanto pregonan para otras amenazas contra la estabilidad de España, dígase la del encarcelamiento de ciertos independentistas?.

Desde luego que la presunción de inocencia debe ser la máxima a respetar, pero para eso precisamente debe existir un juicio justo con la garantía debidas para que quien este siendo juzgado cuente con todas las garantías necesarias para su defensa. Nadie nos podemos amparar en esta presunción para simplemente por el hecho de decir soy inocente no poder ser investigado.

Muchos, aparte del gobierno del PSOE, ese mismo partido que igual que el PP ha hecho en varias ocasiones una tabla rasa de la ética política, además en connivencia, piensan que la palabras grabadas de la princesa Corinna no tiene mucho recorrido porque según ello son las palabras de una mujer despechada, pero, precisamente por eso, pueden estar cargadas de cierta veracidad. En todo caso, esto no hubiese sucedido sin la Casa Real no estuviese protegida por una cortina de humo que evidencia la falta de transparencia de su economía, amén de la inviolabilidad del rey, y mucho menos que una institución que se presume democrática no sólo no esté abierta al control político que es el que representa a los ciudadanos, sino todo lo contrario, otorgándole ciertos privilegios que la ponen por encima de estos últimos, únicos depositarios de la soberanía nacional que como la propia Constitución Española proclama diciendo que reside en el pueblo español.

“Muchos, aparte del gobierno del PSOE, ese mismo partido que igual que el PP ha hecho en varias ocasiones una tabla rasa de la ética política, además en connivencia, piensan que la palabras grabadas de la princesa Corinna no tiene mucho recorrido porque según ello son las palabras de una mujer despechada, “


En todo caso, también somos muchos y muchas las que ponemos en tela de juicio una institución como ésta, no solamente por su inutilidad sino más bien por su confrontación con una auténtica democracia en la que es difícil encajar una institución vitalicia que no es elegida por el propio pueblo, sino, además, porque los privilegios de los que goza como dicha inviolabilidad y falta de transparencia, ponen de manifiesto que no son igual que el resto de ciudadanos, y no nos estamos refiriendo al hecho de que vivan en palacios y envueltos de riqueza y ostentación, cuestión que es la menos importante, sino a que, en una situación parecida a la que estamos enjuiciando no hay la menor duda que todos nuestros ahorros y patrimonio estarían ya siendo investigados por el fisco.

Otros dicen que no se puede poner en riesgo la estabilidad de un país, haciendo caso a las acusaciones de una don nadie. Craso error, porque si bien Corinna puede ser una don nadie, su proximidad tan cerca del rey emérito, además de por las personas con las que dialoga, no sólo es que otorguen cierta veracidad  a su relato, sino porque ampararse en dicha estabilidad para meter debajo de la alfombra de palacio las miserias de sus ocupantes, lo único que puede conllevar es  que un día el olor putrefacto se haga insoportable, en cuyo caso no será suficiente con levantar las alfombras, sino que además será preciso una desinfección tan a fondo que, además de un buen desinfectante sería necesario cambiar a sus huéspedes.

Estamos hablando del rey emérito pero también nos estamos refiriendo a su hijo, el rey Felipe VI, quien debería romper con la tradición de guardar silencio sobre aquellas cosas que afectan a la Casa Real, porque los españoles exigimos que nos traten como adultos que somos, y dar las explicaciones oportunas. Pero, en fin, ya sabemos que todos los españoles no somos iguales ante la Ley y menos cuando de quien se habla es el mismísimo rey o su familia. Ya muchos no nos creímos que esta institución saliese de rositas en el caso del “yernísimo”, tal vez por ahí anden los tiros.

Lo que sí es cierto es que nunca la baraja española ha estado tan desprestigiada como ahora con un rey de oros con cierto olor a chamusquina y una sota de espadas dispuesto a hacer justicia por despecho.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Urdangarin a prisión y, ¿ahora qué?.

Entrada En Prisión UrdangarinMe abochorna como ciudadana que alguien utilice su cargo público y me abochorna, aún más, que su autor o autora sea una persona próxima a la casa real, más en el momento en que sucedieron los hechos, en el que sí eran miembros de aquella casa, miembros de la familia real.

Me imagino que cuando este tipo de noticias son recibidas en los hogares extranjeros, y de forma continuada sale algún caso de corrupción referente a personas que ostentan o han ostentado cargos públicos en nuestros país, lo primero que se les tiene que pasar por la cabeza es que  nuestro sistema político-democrático hace aguas por todos los lados, amén de que somos todos poco más o menos que unos carteristas o bandoleros del siglo XIX.

También soy consciente que en todas las familias siempre hay alguna vergüenza que tapar o algún miembro que esconder y, por tanto no se puede imputar a toda una familia una conducta, excepcional, en cuanto a lucrativa de alguno de sus miembros al margen de la legalidad vigente, salvo prueba en contrario.

Tal ha sido la conducta de Urdangarin en el cas Nóos, que hoy ha culminado respecto a la justicia formal con su entrada en una prisión abulense para mujeres, en un módulo de uso exclusivo por él; pero no en cuanto a la justicia material  pues no ha devuelto ni devolverá el dinero de todos defraudado en la agencia tributaria. En poco más de un año empezará a obtener los primeros permisos penitenciarios y, en dos años y medio disfrutará probablemente de un tercer grado. Eso siempre que no se le conceda el indulto que, con la Ley en la mano no será posible si el condenado no se arrepiente de su conducta delictiva, cuestión que  no ha hecho ni es probable que haga pues ello sería reconocer los hechos, por lo tanto contrario a la línea seguida por su abogado en su defensa en juicio.

Y, aunque no haya en todas las familias una vergüenza que tapar o algún miembro que esconder, creo que estamos de acuerdo que la justicia no es igual para todos a la hora de administrarse ni de cumplirse con la pena impuesta. Prueba de ello son en las condiciones en que entra en prisión el cuñadito, con una vida carcelaria que no será igual que la de cualquier preso que tiene que compartir celda y váter con otro recluso o interno, amén de otras dependencias con el resto. Trato excepcional que algunos justifican en base a la seguridad de un miembro que, por parentesco sí se encuentra unido a la familia real; justificación que cae por su propio peso, pues es reconocerle un estatus que ni aquella como institución le reconoce.

“Prueba de ello son en las condiciones en que entra en prisión el cuñadito, con una vida carcelaria que no será igual que la de cualquier preso que tiene que compartir celda y váter con otro recluso o interno, amén de otras dependencias con el resto.”


Tengo que reconocer que al igual que exijo justicia cuando algo considero que no es justo, independientemente de su legalidad, con la misma fuerzas siento tristeza por la condena, salvo excepciones por la pervesidad de su autor; o como en este caso que constituye una infamia frente a todos los españoles por su conducta defraudadora, máxime por su proximidad a una institución constitucionalmente democrática, no en cuanto a su elección,  y sobre la que ha sobrevolado la sospecha de respaldar la conducta de aquel.

La justicia de nuevo es sometida a juicio ciudadano y no me equivoco en afirmar que la sentencia será condenatoria en cuanto a la falta de igualdad de trato de quienes tiñen su sangre roja con sangre azul con respecto a quienes custodiamos la pureza de la nuestra.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Un gobierno con mucho trabajo y muchas expectativas

Composición Consejo Ministro Pedro Sanchez
Desde el escepticismo que me caracteriza, tengo que reconocer y exaltar algunos aciertos del actual presidente del gobierno en la configuración del Consejo de Ministros, en principio por haber puesto el máximo esfuerzo no sólo en lograr la paridad entre hombres y mujeres, sino superarla en cuanto al número de carteras ocupadas por ellas, sensiblemente superior, aspecto sumamente importante en una sociedad en la que los hombres superan a las mujeres en el ámbito directivo; convirtiéndose, en uno de los pocos gobiernos del mundo en que las mujeres tienen mayor protagonismo, de hecho, son 19 los pacieses, poco más del 10%. Gesto que demuestra el interés del presidente de potenciar el papel de la mujer, aún muy minusvalorado en el ámbito laboral.

Asimismo, es de destacar la amplitud de dicho Consejo de Ministros, al haberse desdoblado determinados ministerios, buscando una mayor especialidad y adecuación a las necesidades de la sociedad que era preciso potenciar;  lo cual demuestra también su traversabilidad, mejorando asimismo, el anterior gobierno socialista llamado el gobierno del talante por un gobierno del talento, debido a la gran especialidad y curriculum de los nombrados, con una larga carrera profesional tras de ellos en la mayoría, integrados por pocos medradores de la política.

No es el momento, tal vez, de enjuiciar a los nombrados y ya posesionados en sus cargos, por simple prudencia, pues de otra manera estaríamos dejándonos llevar por prejuicios que limitarían nuestra objetividad, solamente manifestar el deseo de que el actual Consejo de Ministros esté a la altura de las expectativas que están despertando en los españoles, sobre todo en aquellos y aquellas  que pensábamos que no podía seguir gobernando el país una persona bajo sospecha de corrupción, sino permisiva con la misma, debido a su connivencia con ella.

Podría hablarse de una gobierno sensacionalista. Sí, si solamente nos dejamos llevar por el estrellazgo de algunos de sus miembros o miembras, cuestión que ya están criticando quienes antes de empezar a funcionar desean el fracaso de su presidente, calificándolo de puro marketing; pero que, comparándolo con el que ellos apoyaban de forma ferviente e incluso con cierto fanatismo, su característica principal fue convertirse en un gobierno lleno de burócratas, además de un gobierno presidencialistas con poca posibilidad de maniobra al margen de las ordenes y pautas marcadas por su presidente; frente a un actual gobierno que por la traversabildiad antes indicada parece dotarse de un mayor pluralismo.

“Podría hablarse de una gobierno sensacionalista. Sí, si solamente nos dejamos llevar por el estrellazgo de algunos de sus miembros o miembras, cuestión que ya están criticando quienes antes de empezar a funcionar desean el fracaso de su presidente, calificándolo de puro marketing”

Alabamos, como no puede ser de otra manera, el compromiso de los nuevos ministros según sus discursos en la recepción de las carteras en los distintos ministerios de mano de sus predecesores. Compromiso, que queda por ver, de servir a todos los ciudadanos, tanto a los que han votado a su presidente como los que no; aspecto que supone romper con una trayectoria en el que solo los afines han sido los mejores tratados.

Se ha escenificado, como ha dicho el ya ministro de exteriores, Josep Borrel, un aspecto muy importante de la democracia como es la configuración del equipo que a partir del hoy, y no sabemos si hasta el final de la legislatura por la gran convulsión política existente en el país, llevarán las riendas del país, y que muchos queremos y deseamos que lleguen a buen puerto, pero sobre todo que sea capaz de romper con todas aquellas actuaciones del pasado que han llevado a considerar a la política de este país, más que la propia de un país avanzado  democráticamente, la de países inmaduro en este sentido (y no es un juego de palabras), sobre todo rompiendo con la actual oligarquía de partidos, pudiéndose lograr habida cuenta que por la composición de un Consejo de Ministros con personas no pertenecientes al partido del gobierno, hacen suponer que su trabajo sea al servicio de los ciudadanos como se han comprometido y no del partido. Ahora bien, queda mucho trabajo, sobre todo romper con un régimen, el del 78, que a estas alturas de la película parece que no está funcionando adecuadamente o respondiendo a las expectativas de una sociedad más moderna y con otras necesidades distintas a las existentes en aquel momento, cuyo principal objeto fue superar con la menor fisura social una dictadura que había mantenido sumido al país bajo el terror y la amenaza.

Estamos en un momento crucial en la política de España, siendo el momento más adecuado de no quedarnos en una mera declaración de principios sino de emprender un nuevo camino que lleve al país a la altura que debe estar, la cual guiará la crítica desde la objetividad de quien ahora, una servidora, quiere dar un voto de confianza a este nuevo gobierno.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Rajoy se esconde de la prensa en Salamanca por el caso Zaplana

Rajoy Visita Salamanca

Fuente: La Crónica de Salamanca. A la derecha nuestra colaboradora Margarita Vázquez de Prada

Ayer, visitó Salamanca M. Rajoy, con el fin de clausurar  el IV Encuentro Internacional de Rectores en laUniversidad de esta Ciudad, donde se trato, entre otras cuestiones, el tema del master de Cifuentes que tanto daño ha hecho a la universidad pública española, si bien él no estuve presente en este debate.

Aprovechando esta visita para tomar algo en un céntrico local de hostelería en la plaza mayor,  nuestra colaboradora, Margarita Vázquez de Prada, aprovechó este momento tan relajado para él para preguntarle acerca de la detención que había tenido lugar esa misma mañana del histórico Eduardo Zaplana por blanqueo de capitales, respondiendo, como buen gallego, de la forma que nos tiene acostumbrados, con otra pregunta: “Pues, ¿qué me va a parecer?”.

En fin, más de lo mismo, no responder a lo que se le  pregunta, aunque, quedamos satisfechos en evidenciar una vez mes la actitud escapista de un presidente del gobierno más tocado que nunca por los innumerables casos de corrupción que salpican a su partido y por el tema catalán.

Buscaba tranquilidad lejos de la Corte para no ser asediado por los periodistas por la recientísima detención de Zaplana, pero se encontró con nuestra colaboradora,  como siempre dispuesta a luchar contra las injusticias sociales, la cual tuvo que sufrir los insultos y empujones de algún gorila guardaespaldas y de alguna soberbia afiliada del Partido Popular con aires de alta alcurnia. Hecho del que solamente se ha hecho eco un digital local, la Crónica de Salamanca, pero no el resto de medios presentes, algunos nacionales, quienes quizá no vean noticia en lo sucedido.

La compañía del presidente del gobierno, entre otros el alcalde de la ciudad y el presidente de la Diputación, igualmente se vieron molestos ante dicha pregunta, posiblemente acostumbrados a que los salmantinos casi nunca protestan por nada.

 

Cataluña. El tercer round

Rajoy Quim Torras
Un o una catalanista-independentista ve el procés como una lucha contra el Estado español y, como en toda lucha, la propaganda negativa institucionalizada del enemigo juega un papel importantísimo, no surge de la reflexión propia del individuo o individua en cuestión, sino de un guión predeterminado, enseñado y aprendido. La destrucción del enemigo por cualquier medio es válida, sobre todo cuando la política es la que lleva las riendas.
Para un o una españolista-constitucionalista, lo mismo, pero al revés.

Luego, los hay de los que no saben, no contestan; algunos porque no tienen criterio y otros porque pasan, por aquello de que la vida dura dos días y hay que aprovechar el tiempo. Vamos, vivir a tope y con las menos preocupaciones posibles, no siendo que nos de un yu-yu por pensar un poco más de lo habitual; también, porque, los dolores de cabeza son muy malos.

Y, por último, y aquí es donde nos encontramos una minoría, que no nos creemos que los malos sean tan malos, ni los buenos tan buenos y, por lo tanto, no se trata de destruir a nadie; sino de buscar soluciones.

Para los patriotas, tanto de Cataluña como del Estado español, parece que la única solución aceptable es rememorar aquellas batallas épicas del pasado, donde la fuerza es la única opción posible para alcanzar el éxito. La destrucción del enemigo, en el caso de los catalanistas-independentistas, fundamentada en un Estado opresor que no quiere reconocer el derecho a la autodeterminación de un pueblo,  y en el caso de los españolistas-constitucionalistas, en la lucha de unos iluminados-violentos por fragmentar la indisoluble unidad de España.

Dos posicionamientos contrapuestos, dos grupos enfrentados, si es necesario a muerte, porque nadie tiene la intención de bajarse los pantalones, donde el fragor de la batalla no les deja ver la realidad ni a unos, ni a los otros.

El empecinamiento de ambos revela la escasa categoría de políticos que se encuentran metidos en el ajo, su escaso y corto punto de mira, y un ordenamiento jurídico vapuleado por ambas partes. Por los propios constitucionalistas que manipulan la Constitución a su antojo, respetándola cuando les viene en gana, y por los independentistas que, al no tener apoyo su pretensión en el derecho interno, acuden al derecho internacional, eso si con una visión sui géneris, porque el derecho de autodeterminación que argumentan como base de su lucha, no es aplicable al caso de un Estado democrático, legítimamente constituido, donde su Carta Magna, en nuestro caso la Constitución, no prevé tal posibilidad, lo cual pasa a ser considerado como una secesión.

“El empecinamiento de ambos revela la escasa categoría de políticos que se encuentran metidos en el ajo, su escaso y corto punto de mira, y un ordenamiento jurídico vapuleado por ambas partes.”

Es la propia Declaración Universal de los Derechos Humanos de Nueva York (1966) que, si bien arranca diciendo, que: “Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación”–, sin embargo, y esta sería la segunda pincelada, la Corte de La Haya en numerosas sentencias interpreta la resolución 2625 (párrafo 80) donde se recoge este derecho, de la siguiente manera: “Ninguna de las disposiciones de los párrafos precedentes se entenderá en el sentido de que autoriza o fomenta cualquier acción encaminada a quebrantar o menospreciar, total o parcialmente, la integridad territorial de Estados soberanos e independientes que […] estén, por tanto, dotados de un gobierno que represente a la totalidad del pueblo perteneciente al territorio, sin distinción por motivo de raza, credo o color”, lo que se conoce con el nombre de secesionismo.

Bien es cierto que, la Resolución del mismo Tribunal de 22 de julio de 2010, por citar una mas reciente, en respuesta al requerimiento de la Asamblea General de la ONU, sobre si la declaración unilateral de independencia de Kosovo, proclamada en el 17 de febrero de 2008, era o no conforme al derecho internacional; declarándose al efecto que, no existe en el derecho internacional ninguna ley que prohíba las declaraciones unilateral, por éste hecho éstas deben consideradas conforme al derecho internacional.

Esta última resolución que los independentistas esgrimen para fundamentar su derecho, no deja de ser una referencia engañosa, en tanto, en cuanto que Cataluña no es Kósovo, siendo palmarias las diferencias: la primera es que en Kósvo se produjo una expulsión de 700.000 de sus ciudadanos a cargo del Gobierno central; la segunda fue la supresión violenta de su Administración propia (como decretó Belgrado); la tercera una asfixiante ocupación policial y militar (como desplegó el mando de la federación); la cuarta es que no ha tenido que ser liberada de nadie por un Ejercito internacional (la KFOR, sustentada en la OTAN); y la quinta y la última es que Kósovo ha estado casi un decenio bajo la administración tutelar de la ONU, entre 1999 y 2008, que recomendó, al fin, su independencia.

Pero, independientemente de la cuestión legal, otra cuestión de fondo importante en este litigio entre Cataluña y el Estado español, está en el hecho de la existencia de un gobierno débil en este último, aparte de un gobierno de derechas poco dado a los cambios constitucionales y mucho a la represión mediante el uso de la fuerza policial estatal y Guardia Civil para repeler la demanda de unos ciudadanos que piden la instauración de una república independiente; algunos no de forma pacífica, sin ni siquiera haber intentando antes una vía de negociación o salida a la imposible materialización de un pretendido derecho a la autodeterminación que no existe, salvo que hubiese una reforma constitucional que hiciese posible el cambio que se demanda.

Dicho de una manera más coloquial, nos encontramos ante un dialogo de besugos  o tal sería más preciso decir, de borregos, que no quieren ceder un ápice de sus posturas iniciales: pero, además, un diálogo engañoso y pertinaz de demonización del contrario, traducido en una lucha que cada día alimentan más el odio entre personas y entre territorios, donde la única solución es el dialogo limpio y sin prejuicios y, mucho menos la imposición, por parte de ambos, por los constitucionalistas y los secesionistas.

“… nos encontramos ante un dialogo de besugos  o tal sería más preciso decir, de borregos, que no quieren ceder un ápice de sus posturas iniciales: pero, además, un diálogo engañoso y pertinaz de demonización del contrario, traducido en una lucha que cada día alimentan más el odio entre personas y entre territorios

Una reforma constitucional que, además, debe pasar sin lugar a dudas por la reforma de la cámara de representación territorial, en la que realmente estén representados los intereses de cada una de las Comunidades Autónomas que conforman el Estado y, no solamente como una cámara de veto a las leyes que emanan del Congreso de los Diputados.

Nos encontramos ante una situación que cada día se alimenta más y más de un antagonismo irreflexivo y provocador al orden constitucional vigente que con la elección de Quim Torra, como segundo presidente independentista de Cataluña volverá a la declaración de una república cuya instauración no es posible; y un Rajoy que, aferrándose a la indisoluble unidad de España volverá a aplicar la misma medicina que utilizó la vez anterior con Puigdemont. Y, las mentiras seguirán, por una y por otra parte, para alagar un proceso que empieza a ser algo más grande que un problema de Estado, pasando a ser un problema entre españoles, entre familias, que más pronto que tarde puede dar lugar a una convulsión social alimentado por ese patriotismo de imposición por ambas partes.

Estamos en un momento de cambio demandado por una gran parte de la sociedad española, de un cambio político y social en el que tienen que cambiar las reglas del juego, la forma de hacer política, la forma de representar de manera real a los ciudadanos mediante unas elecciones con listas abiertas donde los representantes no se impongan por un determinado partido y con arreglo a un proceso electoral donde cada voto valga como tal en cualquier circunscripción electoral, es decir, una persona un voto; donde la economía no responda sólo a los intereses de unos cuantos, sino a los intereses de los ciudadanos, donde los más protegidos sean los más débiles del sistema; donde los políticos no utilicen la política en su propio beneficio, donde se garanticen y respeten todos y cada uno de los derechos fundamentales que proclama la Constitución, donde se de respuesta a situaciones como de la que estamos hablando sin necesidad de odiarnos y enfrentarnos los unos a los otros, donde a los ciudadanos se les respete como auténticos depositarios de la soberanía nacional, a todos, sin distinción.

Pero, para este cambio debe existir una disposición al dialogo de políticos de talla, que no mientan, manipulen, acosen; así como de unos ciudadanos con la suficiente madurez democrática para no sucumbir a la confrontación a la que nos están abocando, y, a la que muchos están cediendo con el único interés de calentar el ambiente, porque no saben hacer otra cosa o no son capaces de hacerlo y, también porque, quizá haciéndose notar saquen algo de provecho personal.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Un barómetro… y un país que no se aclara

1baremo

FUENTE Barómetro mayo 2018, CIS.

El barómetro del  Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) reciéntemente publicado dan como ganador en el hipotético caso de celebrarse al dia de  hoy elecciones generales,  de nuevo,  al Sr. M Rajoy, pero, en este caso, seguido por C´s, ascendiendo de su puesto cuarto que ahora ocupa Unidos Podemos, por detrás del PSOE, que pasa del segundo a tercer puesto.

Por supuesto, afirmar que esta nueva clasificación de los partidos en intención de voto no vaya a modificarse a dos años vista en que se celebrarán las siguientes elecciones generales, sería una osadía,  debido al vértigo al que se mueve la vida política en nuestro país, por lo que es difícil predecir lo que va a pasar mañana, cuanto más con el tiempo que falta, y, por otra parte, porque no es la primera vez que los barómetros publican una cosa y en la realidad sucede otra.

Pero, como se trata de valorar unos datos objetivos resultante de unas encuestas, aunque siempre nos podemos cuestionar su resultado dependiendo del lugar y a las personas que participan en la misma; la primera lectura, en la que creo coincidirán muchas personas, es presgunarnos ¿cómo puede volver a ganar el PP después de los numerosos casos de corrupción que les salpican, entre otros muchos problemas sin solucionar?.

Son muchas las valoraciones que pueden hacerse para justificar la repetida victoria del citado  partido, aunque quizá la que más peso tenga entre sus votantes habituales para ser fiel a su voto, es la relativa al hecho de la gestión que se ha hecho y sigue haciendo del tema de Cataluña; no porque lo esté haciendo bien, sino porque supone una defensa a ultranza de la unidad de España, aunque sea a palos. En lo demás asuntos, nada es digno de una valoración positiva, ni siquiera la hipotética recuperación económica, que algunos de sus votantes, quizá la vean por su elevado estatus social, pero que la gente de “a pie” ni fu ni fa; es más, cada día soportamos una mayor presión fiscal y un mayor sacrificio de los derechos que nos corresponden, entre ellos algunos  fundamentales que los poderes públicas tienen que garantizar  así como promover las condiciones para su efectivo cumplimiento.

La segunda valoración del barómetro en cuestión, es el ascenso del partido de Albert Rivera, quizá por las mismas razones, la unidad de España, sea como sea.

Y, por último, el mayor fracaso de la izquierda, incapaces de aunar fuerzas para hacerse con el poder, como única vía, al menos la esperada, para empezar a solucionar los problemas de índole social y asistencial cada día más acrecentados. Fracaso, también, como proyecto de un futuro para lograr un Estado de un mayor bienestar social que el que tenemos ahora, fruto de una política neoliberal que ha liderado el PP seguidos de sus incondicionales de C´s, a pesar del paripé de su duro control al gobierno. Son más de lo mismo, a pesar de su pretendida imagen de centro.

Además, la escasa fuerza del PSOE que, si bien, ha parecido haber solucionado sus crisis internas con la reelección de Pedro Sánchez como Secretario General del partido; es innegable que a pesar de su victoria la familia socialista sigue fragmentada, fracturada más bien, conservando un alto peso específico sus históricos ex gobernantes y militantes de oro del partido, cada vez más próximos al capital por la vida que llevan.

En cuanto a Podemos, quizá debería replantearse que, a pesar de que Irene Montero haya querido de buena fe equilibrar los resultados de la encuesta al dar su visión del asunto, habiendo sido su línea argumental que, debido a la lejanía de las próximas elecciones, cualquiera de los cuatro partidos pueden ser aptos para ganar.

Sin embargo, la valoración del barómetro debe hacerse en el momento actual, siendo evidente que  esta fuerza política pasa a ocupar el último puesto, por lo que, lo lógico sería plantearse los motivos. Quizá, porque, siguiendo con el razonamiento inicial de la fuerza del problema catalán en el barómetro del CIS, su tibieza al respecto es la evidente ante una división entre sus propias bases. Eso sin entrar a valor otras cuestiones de índole doméstica de este partido, como la escasa transparencia de sus votaciones internas, las famosas lista plancha que llevaron a Pablo Iglesias a liderar el partido, posicionamientos ideológicos contrapuestos entre sus propios seguidores que, podría ir desde una izquierda radical antisistema a una izquierda más moderada; quizá lo que exigen aquellos ciudadanos que dudan en empeñar su voto por esta fuerza política.

“…siendo evidente que  esta fuerza política pasa a ocupar el último puesto, por lo que, lo lógico, sería plantearse los motivos. Quizá, porque, siguiendo con el razonamiento inicial de la fuerza del problema catalán en el barómetro del CIS, su tibieza al respecto…”


En definitiva, aunque a este país -o mejor dicho a sus ciudadanos- se le den migajas para comer, anteponen un sentido patrio -por cierto bastante casposo en ambas partes en contienda-; a las necesidades mínimas que la sociedad parece demandar como contraposición a una política donde lo que prima es las pasta y no la cesta de la comida, ni la sanidad, ni la educación, ni la limpieza de las instituciones de corruptos, ni el derecho a una vivienda digna,  el derecho al trabajo, así como a unas pensiones suficientes para que nuestros mayores puedan vivir sin empeñarse,… y un largo etcétera. Parece primar el quijotismo, anteponiendo la unidad de España a ciertos derechos fundamentales, aunque sea mediante el uso de las más dura represión de unas fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, manejados políticamente, antes su incapacidad negociadora.

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Cuando la indecencia política se llama Partido Popular

 

Hablar de decencia política en los tiempos que corren es una labor tan difícil  como buscar una aguja en un pajar y encontrarla, eso si no se convierte en una tarea imposible cuando al partido que se juzga es el partido del gobierno, porque no hay día que pase sin que tengamos que contar hasta diez para poder hablar con la cabeza y no con las vísceras; sin que esto haga sombra a los demás partidos, pues todavía no he encontrado a ninguno que sea totalmente inmaculado, ni siquiera de los que dicen estar más cerca del pueblo.

Pero, esta vez no me ha servido de mucho contar hasta diez, ni hasta viente, ni hasta cien, y eso que lo he intentado para poder sosegarme lo suficiente para no tenerme que arrepentir de algo indebido que pueda escribir. Pero, como soy de carne y hueso como el resto de los mortales, a veces es bueno mostrar a los demás nuestra otra cara. La cara del enfado, de la indignación, del cabreo incontenible; la que hoy me ha dejado la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro en un acto público en Alicante, donde Rajoy fue recibido a la entrada del Ayuntamiento de la Ciudad para su poserior firma en el Libro de Honor durante su visita a esta Ciudad.

Como no puede ser de otra manera, allá donde vaya tan poderoso memo, número uno de los desaciertos políticos y en jorobar a los más humildes, la bienvenida dada por los ciudadanos casi siempre es la misma, la del rechazo e indignación. Así ha ocurrido con los alicantinos quienes convocados por algunos sindicatos, estando entre ellos la “Asamblea de Jubilados y ciudadanos de a pie”, recibieron a tal ilustre e inútil político con abucheos y pitidos, además de con demandas sociales que todos de una manera u otra hacemos nuestras, tales como: “¡Menos corrupción y más financiación!” y “¡Jubilación anticipada ya!”

“Como no puede ser de otra manera, allá donde vaya tan poderoso memo, número uno de los desaciertos políticos y en jorobar a los más humildes”

Pero, también como suele ser característico de este Partido Político, la soberbia casi siempre suele estar presente cuando se encuentran ante la censura de los ciudadanos, siendo así la respuesta ante tal “bienvenida” dada por la citada Secretaria de  Estado de Comunicación, denominada ya por algunos “Andreíta Fabra”, del siguiente tenor literal: “¡Qué ganas de hacerles un corte de mangas de cojones y decirles: ‘Pues os jodéis!'”

 Tal desvergüenza que algunos y algunas tratan de justificar de que se trata de una conversación privada, entre ellos algunos mal llamados periodistas, palmeros del PP, aunque tengan el título universitario que los acredite; me indigna sobremanera, porque si en el ámbito privado esto piensa un alto cargo del PP, demuestra su talla como política y como persona, sobre todo ante el descontento de determinados ciudadanos que en ese momento nos representaban a la mayoría de los de “a píe” por sus demandas, al menos yo me incluyo entre ellos. La reacción de un político honesto debería ser totalmente distinta, al menos mostrando cierta humildad ante los graves errores y atropeyos que se han cometido y se siguen cometiendo por este partido político, cuyas abreviaturas responden más a la de Partido Podrido que a la de Partido Popular, ya que de popular tiene bastante poco, si con ello se pretende decir que pertenecen al pueblo.

Un cargo político, máxime como Secretaria de Estado de Comunicación, no puede en un acto público, aunque lo haga en un comentario privado, despacharse de tal manera, sobre todo cuando los que tiene enfrente son nuestros mayores y los peor tratados por la política económica de este gobierno con olor a rancio, a los que se les está robando sus pensiones para enriquecer a los de siempre, a los grandes, a los bancos, a las multinacionales, o para subirse sus sueldos o invertir en armamento.

No es la primera vez que vemos u oímos reacciones como ésta, de ahí el sobrenombre con la que se la ha bautizado recordándonos a aquella Andrea Fabra en el Congreso de los Diputados con aquel “que se jodan”, dirigiéndose a otro de los colectivos maltratados por este gobierno; el de los parados. Aunque tal vez no les falte razón porque nos vamos a joder si no reacciones de una puñetera vez ante estos políticos cuya falta de honestidad y empatía con el pueblo, demuestran la pasta de la que están hechos, una pasta cada vez más cáustica y mal oliente. Sobre todo si los jubilados que entonces les votaron les siguen votando. Espero que hayan aprendido.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El delirante perdón de unos asesinos

Fin De ETA
Ayer, los criminales de Euskadi Ta Askatasuna (en español, País Vasco y Libertad; ETA, mediante una carta ha anunciado su disolución definitiva, y como siempre ha pasado con sus comunicados, de una bajeza moral que la única respuesta que debe tener por parte de los demócratas, es decirles en voz alta que se dejen de artificios políticos para poner de manifiesto lo que ya era una realidad gracias al esfuerzo, fundamentalmente, de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, no sólo por la lucha antiterrorista bajo diferentes gobiernos del Estado que han conseguido su desmantelamiento, aparte del sacrificio de muchos de sus integrantes que, junto a otras víctimas civiles y militares alcanzan casi el millar, fruto de sus más de 2.472 atentados, 197 de ellos con víctimas mortales, todavía sin esclarecer.

 

Bajeza moral, pero también el delirio de quienes dan por terminada su lucha por la independencia del País Vasco, como actos heroicos ante la falta de respuesta del Estado español a sus reivindicaciones, con un perdón a las víctimas que resulta insuficiente ante la magnitud y gravedad de sus actos terroristas.

¿Cómo se puede llegar a perdonar a quien ha matado bajo la justificación de ser ejecuciones necesarias para conseguir sus objetivos ?, como alguno de sus miembros han manifestado, entre ellos Josu Zabarte, conocido como el “Carnicero de Mondragón”, quien después de cumplir una condena de treinta años manifestó no arrepentirse, indicando en una entrevista publicada por el Diario El Mundo el 21 de octubre de 2014, a la pregunta ¿Qué distingue a una persona que ha matado a 17 personas de un asesino en serie?, lo siguiente:

«Yo no he asesinado a nadie, yo he ejecutado. Matar para mí es: nos enfrentamos a hostias y éste cae y muere; ahí, yo no quería ni tenía intención. Asesinar es cuando tú buscas lucro personal. Y cuando ejecutas es cuando lejos de obtener un lucro personal, encima, vas a tener que pagar con la cárcel o con lo que sea. Por tanto, yo no he asesinado a nadie. Y un asesino en serie será algún psicópata

Hasta el propio Otegui, dentro de la lucha pseudo política por la independencia del País Vasco, manifestó que”Condenar la violencia es bajarse los pantalones“, pantalones que ha tenido que bajarse ante el final de la dicha banda, un final que si tiene que haber vencedores esos  han sido los demócratas, todos los que creemos que la vía política y del dialogo es la única forma posible para solucionar conflictos de identidad territorial.

Quizá no sea  el momento para plantear si el Estado español a través de sus diferentes gobierno y los gobiernos del País Vasco hicieron todo lo posible por terminar con estos psicópatas, asesinos sin escrúpulos, ante la instrumentalización que en determinados momentos todos hemos observado de la lucha antiterroristas con el único fin de sacarle la máxima rentabilidad política; además que nunca se hace todo lo posible cuando de lo que se trata es de salvar vidas, en aquellos momentos la de cualquier persona que pudiera encontrarse casualmente en el escenario de sus actos.

Es el momento de recordar a todas y cada una de las víctimas, tanto de las que han perdido la vida y de los que todavía arrastran las secuelas tanto físicas como psicológicas, no sólo como víctimas directas, sino también sus familiares, consecuencia de la ignominia de esta Banda Terrorista que nunca debió de existir, ni siquiera durante el régimen franquista que algunos de la extrema izquierda justificaron como instrumento para terminar con el dictador, olvidándose que quien terminó con éste fueron los años y su insuficiencia cardiaca.

“Es el momento de recordar a todas y cada una de las víctimas, tanto de las que han perdido la vida y de los que todavía arrastran las secuelas tanto físicas como psicológicas, no sólo como víctimas directas, sino también sus familiares, consecuencia de la ignominia de esta Banda Terrorista

 

 

ETA ya no existe, su disolución hace tiempo ha terminado con una carta innecesaria, como innecesario también es el acto por el que este fin de semana quieren teatralizar este abandono de las armas para seguir con la lucha política, posiblemente con la misma anulación de nuestra Constitución que en otros territorios del Estado están haciendo para defender un derecho inexistente a la autodeterminación, como así propugna la propia Declaración Universal de los Derechos Humanos, al formar parte de un país legítimamente democrático cuya Norma Suprema consagra la indisoluble unidad de España.

Todos debemos aprender de nuestra historia, y la necesidad de que el Estado de respuesta a las peticiones, históricas o no,  de sus diferentes territorios, bajo la premisa de que el dialogo es la única via que tiene que tener cabida en cualquier tipo de lucha política o reivindicación social. La violencia sólo genera violencia, y la represión la respuesta necesaria de un pueblo que lucha por su libertad y por sus derechos.

Los demócratas hemos vencido, pero las víctimas aún a su pesar y sin quererlo son los verdaderos héroes, y por ello, son los únicos que merecen ser recordados en este momento, recordando sólo a sus verdugos y asesinos para exigir al Estado el cumplimiento íntegro de sus penas, sin ningún tipo de ventaja penitenciaria, porque aunque en algunos casos si  haya existido dicha petición de perdón, no es suficiente para pagar la masacre cometida. Zuzeneko demokrazia. Viva la democracia.

 

COMUNICADO DE ETA.
ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, quiere reconocer mediante esta declaración el daño que ha causado en el transcurso de su trayectoria armada, así como mostrar su compromiso con la superación definitiva de las consecuencias del conflicto y con la no repetición.
En estas décadas se ha padecido mucho en nuestro pueblo: muertos, heridos, torturados, secuestrados o personas que se han visto obligadas a huir al extranjero. Un sufrimiento desmedido. ETA reconoce la responsabilidad directa que ha adquirido en ese dolor, y desea manifestar que nada de todo ello debió producirse jamás o que no debió prolongarse tanto en el tiempo, pues hace ya mucho que este conflicto político e histórico debía contar con una solución democrática justa. De hecho, el sufrimiento imperaba antes de que naciera ETA, y ha continuado después de que ETA haya abandonado la lucha armada. Las generaciones posteriores al bombardeo de Gernika heredamos aquella violencia y aquel lamento, y nos corresponde a nosotros y nosotras que las generaciones venideras recojan otro futuro.
Somos conscientes de que en este largo periodo de lucha armada hemos provocado mucho dolor, incluidos muchos daños que no tienen solución. Queremos mostrar respeto a los muertos, los heridos y las víctimas que han causado las acciones de ETA, en la medida que han resultado damnificados por el conflicto. Lo sentimos de veras.
A consecuencia de errores o de decisiones erróneas, ETA ha provocado también víctimas que no tenían una participación directa en el conflicto, tanto en Euskal Herria como fuera de ella. Sabemos que, obligados por las necesidades de todo tipo de la lucha armada, nuestra actuación ha perjudicado a ciudadanos y ciudadanas sin responsabilidad alguna. También hemos provocado graves daños que no tienen vuelta atrás. A estas personas y a sus familiares les pedimos perdón. Estas palabras no solucionarán lo sucedido, ni mitigarán tanto dolor. Lo decimos con respeto, sin querer provocar de nuevo aflicción alguna.
Entendemos que muchos consideren y expresen que nuestra actuación ha sido inaceptable e injusta, y lo respetamos, pues a nadie se le puede forzar a decir lo que no piensa o siente. Para otros muchos también han sido totalmente injustas, pese a utilizar el disfraz de la ley, las acciones de las fuerzas del Estado y de las fuerzas autonomistas que han actuado conjuntamente, y tampoco esos ciudadanos y ciudadanas merecen ser humillados. De lo contrario, deberíamos interpretar que ha existido un daño justo que merece aplauso. ETA, en cambio, tiene otra posición: ojalá nada de eso hubiese ocurrido, ojalá la libertad y la paz hubiesen echado raíces en Euskal Herria hace mucho tiempo.
Nadie puede cambiar el pasado, pero una de las cosas más perjudiciales que se podría hacer ahora sería intentar desfigurarlo o ocultar determinados episodios. Reconozcamos todos la responsabilidad contraída y el daño causado. Pese a no tener ni el mismo punto de vista ni los mismos sentimientos, todos deberíamos reconocer, con respeto, el sufrimiento padecido por los demás. Eso es lo que quiere expresar ETA.
Precisamente de cara al futuro, la reconciliación es una de las tareas a llevar a cabo en Euskal Herria, algo que en su medida se está produciendo con honestidad entre la ciudadanía. Es un ejercicio necesario para conocer la verdad de modo constructivo, cerrar heridas y construir garantías para que ese sufrimiento no vuelva a suceder. Dando una solución democrática al conflicto político se podrá construir la paz y lograr la libertad en Euskal Herria. Para apagar definitivamente las llamas de Gernika.
Euskal Herria, 8 de abril de 2018″.

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 2.990 suscriptores

Un libro que no te puedes perder

Jairo Junciel desgrana las peripecias de Aníbal Rosanegra para evocar un tiempo cuajado de intrigas, reyertas y aventuras, en un orbe en el que resuenan los nombres de Quevedo, Hernán Cortés o Calderón de la Barca. Rigurosamente documentada e inspirada por la obra de grandes autores del género como Alejandro Dumas, Rafael Sabatini o nuestro Arturo Pérez-Reverte 
Más AQUÍ »

 

Estadísticas del sitio

  • 130.441 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

Ofertas especiales curso 2018-2019
Llámame +34 620174039

Restaurante El Rubio. c/ Caseríos del Sur.Piedrahíta, Ávila. España. Teléf: +34 920 36 02 10  haz clic aquí

Galería de Fotos

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

8256 Remedios Naturales
Por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes