Archivos de categoría para: Nacional

No nos vais a callar

 

Que a estas alturas de la película hablemos de “La brigada política” de la policía, a muchos les puede sorprender, aunque a otros tantos no nos sorprende demasiado  si tenemos en cuenta como ha funcionado el ministerio del interior desde que el Partido Popular está en el poder,

donde la represión de los derechos de los ciudadanos ha sido una constante ascendente, culminada por la eufemísticamente llamada Ley de protección de la seguridad ciudadana, con la que se encubre o protege determinadas conductas que suponen un manifiesto abuso de poder, incluso una violación de derechos fundamentales, e incluso, humanos.

Muchos ya se han dado por vencidos y otros, como siempre, vencedores de esta represión ciudadana, pero el colmo de los colmos es que se quiera callar la boca de los que estamos obligados a informar, no por tener una carrera o cobrar un sueldo a cargo de una u otra editorial de noticias, sino porque un día se nos inoculó un patógeno en nuestro cuerpo que nos hizo revolvernos ante la injusticia social, obligándonos a poner cara, nombre, identidad a aquellos que por su fechorías atentan, no sólo contra los derechos de los ciudadanos, sino en algunos casos contra su integridad física o moral, de la única forma que sabemos hacerlo, que es escribiendo y compartiendo nuestra percepción de lo que sucede a nuestro alrededor con todos aquellos que deciden perder o ganar su tiempo, quién sabe…, leyéndonos, siendo ésta nuestra mejor y única retribución, porque de esta manera estaríamos cumplimiento  con nuestro único objetivo que, aparte del de informar,  es poner en debate de todos nosotros, de todos los ciudadanos, los temas que nos preocupan.

No, no nos van a callar, ni incluso la brigadas políticas  con el apóstol Santiago a la cabeza. En este caso, con aquel “y cierra España”, porque están de espaldas a lo que D. Ramón del Valle Inclán transformo en su obra “Luces de Bohemia” en “Santiago y abre España, a la libertad y al progreso” en labios del modernista Dorio de Gádex; porque no hay nada más rastrero que un funcionario al servicio de su país actúe de manera parcial en sus actuaciones, sacando , además, ventaja personal de ello.

¿A dónde llegaremos?. La respuesta es enormemente complicada después de cuarenta años de dictadura y otros tantos de una democracia descafeinada; tanto, tanto… que…, a muchos nos cuesta creer que los ciudadanos y ciudadanas de este país vayan a hacer frente a las tantas injusticias sociales de las que somos objeto día tras día, no siendo que por decir algo las cosas vayan a peor. Allá cada uno y cada una con sus ” causunadas”.

 “a muchos nos cuesta creer que los ciudadanos y ciudadanas de este país vayan a hacer frente a las tantas injusticias sociales de las que somos objeto día tras día, no siendo que por decir algo las cosas vayan a peor. Haya cada uno y cada una.”

Pero, lo que no es admisible desde ningún punto de vista, es que quien ha sido elegido por el número dos de la Policía para tratar con la prensa, por haber sido el portavoz del Sindicato Profesional de la Policía (SPP), el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, se dedique a amenazar a un determinado medio, como al Diario Público, simplemente porque no le gustan sus informaciones; así como hacer comentarios tales como que, “es bueno que los jueces no acepten las denuncias que la cúpula policial quiere poner contra Público, porque “podemos ddar los datos: La abogada Patricia López, compañera sentimental del abogado… y dirás tú, qué tiene que ver”.


Hasta ahí podríamos llegar, no lo podemos consentir, porque si lo hacemos, si nos callamos, estaríamos dando cabida al resurgimiento de brigadas políticas dentro de la policía, pasando de la patada en la puerta a la patada en la boca, si fuera necesario, para acallar a quien no les guste por su forma de pensar. Pero, sobre todo, porque callando la boca a un medio se la estarían callando a todos los demás.

A ver si nos vamos enterando que, en un Estado de Derecho, no se hacen las cosas “por cojones”, como lo hacía durante la dictadura la “brigada político social”, amedrentando, pegando, torturando y matando…, aunque no se yo, porque parece ser que a algunos la pistola le da alas, y estrellas.

 

Patrimonio Nacional

Muchos pensaron que con la abdicación del actual rey emérito acabarían los escándalos que rodeaban y han rodeado a tan ilustre persona, y lo que considerábamos como simples cotilleos de los habituales de la prensa rosa, aunque cada día son más amarillentos los documentos que aparecen,

no sé si por el lugar a la sombra en un húmedo almacén en el que han estado guardados o por el contenido de cuernos y recueros, no de inocentes ciervos colgados en las paredes del palacio de caza de Riofrío, sino de esos otros de los que dicen que duelen mucho al salir, pero a los que con el tiempo te acostumbras cuando son otros los motivos que mantienen el matrimonio vivo, distintos al amor.

Tal vez, fueron las “razones de Estado” las que llevaron a que el entonces rey D. Juan Carlos de Borbón fuese espiado y grabado por el  CESID, servicio secreto anterior al CNI, ante un posible escándalo por  un divorcio real debido a los amoríos extraconyugales del  Jefe del Estado, como el  confirmado en dicha grabación con Marta Gayá, hija de una acaudalada familia mallorquina, que se casó muy joven y se divorció al poco tiempo, y que actualmente esta involucrada en promocionar artistas jóvenes, viajando muy a menudo a Miami, y de la que todos los medios hablan que es una gran señora.

Sin embargo, con el paso del tiempo, esa casa que estuvo blindada a los periodistas para no dejar escapar el tufillo de las acciones innobles entre sus reales miembros, hoy parece que empieza a estar más desprotegida que nunca, no sólo porque tales grabaciones oficiales, de las que la casa real tiene una copia, hayan salido a la luz, sino porque cada día es menor el apoyo con el que cuenta esta institución tras las andanzas del cuñadito y la infanta Cristina, bajo la creencia popular de que D. Juan Carlos era conocedor; aunque en monarquías bananeras como la nuestra, cualquier cosa es posible, como que se graben por los servicios secretos las infidelidades de Su Magestad, pero no las trampas de algunos de sus miembros.

Situaciones como estas son las que me hacen pensar que en este país somos capaces de aguantar todo lo que nos echen encima, y no estoy hablando precisamente de pétalos de rosa en forma de ayudas sociales o de unos servicios públicos básicos gratuitos, y cada vez de mayor calidad; sino todo tipo de agravios a nuestro noble comportamiento cívico que a la mayoría nos hace dudar si hacienda somos todos o solamente los gilipollas a los que se ha dado en llamar ciudadanos corrientes.

todo tipo de agravios a nuestro noble comportamiento cívico que a la mayoría nos hace dudar si hacienda somos todos o solamente los gilipollas a los que se ha dado en llamar ciudadanos corrientes.”

Me acuerdo de aquel “Lo siento mucho, me he equivocado. No volverá a ocurrir” del rey emérito tras la polémica por su accidente durante una cacería de elefantes en Botsuana; actitud que me resultó tan patética como ya lo era para mi su autor desde hace mucho tiempo, desde aquel momento en que el dictador Franco le propuso como sucesor a la Jefatura del Estado. Aunque más patético es que sigamos manteniendo a gente como esta, a sus sucesores y herederos, sólo por el mero hecho de haber nacido en una determinada cuna. Pero esto es la “marca España”, juegos de príncipes y princesas, de reyes y reinas, algunas venidas del pueblo, de amoríos e infidelidades, de juicios y condenas por ganar dinero fácil y por ser miembros de la familia real… una marca que nos hace distintos a muchos de los países de nuestro entorno, pero digna merecedora de una película de Berlanga.

Otro Golpe de Estado

Si, otro y otro, y así hasta que alguien diga un día “Basta”.

Han pasado 36 años desde que se empezara a votar la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como segundo presidente del gobierno del Reino de España de la nueva era  democrática, en sustitución del dimitido Adolfo Suárez,  cuando fue interrumpida en el momento de pedir el voto al Diputado D. Manuel Nuñez Encabo por un grupo armado de Guardias Civiles bajo las ordenes del teniente coronel Antonio Tejero, secuestrando de esta manera a todos los parlamentarios, periodistas en representación de la mayoría de los medios de comunicación del país, incluida la radio y la televisión que retransmitían tan importante evento, funcionarios e invitados que se encontraban en el hemiciclo; perpetrando de esta manera el primero de una cadena de los muchos golpes de estado que se han ido sucediendo.

Desde aquel 23 de febrero de 1981, periodistas, historiadores… e incluso la mayoría de la opinión pública, siguen pensando que aquel día y aquel momento sirvió, a posteriori, tras el fracaso del golpe, para consolidar la democracia en nuestro país; entre otras cosas porque gracias a él se pudo poner a cada cuál en su sitio en una democracia tan joven que los herederos del franquismo no tenían aún muchas arrugas en la cara pero si mucha nostalgia por el pasado,  terminando con ello un periodo que se ha dado en llamar transición.

Transición, otro concepto a tener en cuenta como el periodo  del  cambio de un régimen dictatorial a una monarquía parlamentaria, aunque el poder del pueblo no haya sido tanto como habíamos soñado, aparte del vapuleo al que es sometido muy a menudo por quienes ejercen el poder. Una transición, que vista desde esta perspectiva, todavía no ha terminado.

Treinta y seis años han pasado, casi tantos como el tiempo que duró el Franquismo, con la paradoja que en vez de ir hacia adelante, vamos hacia atrás como los cangrejos o los idiotas, siendo el motivo de tal retroceso la merma, por no decir, el secuestro cada día mayor que los políticos, las instituciones y demás corpúsculos del poder, hacen de nuestros derechos… entre ellos la libertad, bien más preciado dentro de una demeocracia… o poniendo en riesgo la integridad de quienes a duras penas sobreviven por obra y gracia de la acción social a través del voluntariado y de la caridad de otros ciudadanos que son capaces de empatizar con el que sufre, y no tanto por las ayudas del Estado.

Un nuevo régimen donde la democracia es tan turbia como lo son quienes hasta este momento  han ejercido el poder. Un régimen muy distinto por el que muchos lucharon tenazmente, incluso derramando su sangre. antes y después de la muerte del dictador para devolver al pueblo, a los ciudadanos, a nosotros, a ti y a mi, la dignidad como personas y como parte integrante de un todo… llamémoslo Estado o nación…  Un régimen donde a medida que ha ido avanzado el tiempo se ha ido produciendo una involución en nuestros derechos fundamentales y libertades públicas, donde cada vez hay más ciegos, más sordos  y más cómplices con la corrupción, si tenemos en cuenta los resultados electorales.

Sería muy larga la lista de esos derechos y libertades  que se han ido dejando, en el mejor de los casos, en su mínima expresión desde aquel “quietos todo el mundo” hasta nuestros días. Valga a modo ejemplo la reciente ley mordaza, la reforma laboral, o la venta de nuestra soberanía como país a una Unión Europea en la que no todos los socios ocupan butaca, tocándole a algunos, los más pobres estar en el gallinero.

” Un régimen donde a medida que ha ido avanzado el tiempo se ha ido produciendo una involución en nuestros derechos fundamentales y libertades públicas, donde cada vez hay más ciegos más sordos  y más cómplices con la corrupción, si tenemos en cuenta quienes ganan las elecciones.”

Fracasó el golpe de estado, y el germen de la democracia instaurada en el 78 dio paso un nuevo sistema en el que por relajación de un pueblo sin motivación y sin dignidad ha permitido una oligarquía de una clase política cada día más privilegiado frente a un pueblo cada día más desprotegido.

Y todo esto, desde el poder, por quienes democráticamente son elegidos cada cuatro años, y que durante todo este tiempo se han estado alternando en el poder mediante la modificación de mutuo acuerdo de una ley electoral, orgánica por el derecho que regula, por quienes han representado a una derecha y a una izquierda, tan moderada,  que con el tiempo su  color rojo se ha ido tornando de un color azul muy sospechoso.

Sí… y todo esto desde el Estado, utilizando las instituciones por quienes nos han gobernado desde aquel 1978, en que fue aprobada una Constitución, maltratada y utilizada caprichosamente… y todo a golpe del rodillo de las mayorías parlamentarias absolutas o pactada a cambio de prebendas con los nacionalistas… Golpes contra nuestros derechos, contra nuestra persona… Golpes desde el Estado y por el Estado..

 

Normas de tráfico, el negocio irrenunciable.

Tal vez estas palabras sobran. Bastaría con decir: más de lo mismo, y estaría todo dicho. Todo dicho pero con casi todo por decir.

Más radares, más recaudación, más represión, más tirar para lo que interesa en detrimento de lo importante. Más formas de perseguir económicamente al conductor sin que importe si se mata o mata a alguien tres kilómetros más allá de que le hayan puesto una multa. Nada de prevención, nada de optimización. Nada de formación o de racionalización.

Es tan fácil como poner unos cuantos radares, disminuir de forma torticera la velocidad del tramo y cazar con unas fotos al incauto que pasaba por allí. Ya ni siquiera pararlo para obligarlo a identificarse y perder tiempo. Con un poco de suerte en el siguiente radar lo volveremos a cazar y ponerle otra multa. Eso sí, todo bien señalizado, todo bien orquestado para que parezca otra cosa.

Porque el peligro está en la velocidad. No, por mucho que algunos insistamos, el peligro no está en esos personajes conducidos al vértigo por unos vehículos que son incapaces de controlar, aferrados al volante con los nudillos blancos por la fuerza de la tensión con que lo cogen, volcados, casi tumbados, sobre él en un intento desesperado y desesperanzado de lograr ver algo más allá de los caballos que los preceden. El peligro, al parecer, no está en esos personajes incapaces de conocer cuál es la capacidad técnica del vehículo que conducen, ni de incorporarse a una vía armonizando su velocidad, ni de maniobrar con un mínimo de agilidad y dominio de los tiempos. El peligro no está en esos documentados conductores asustados por su propia impericia, incapaces de reaccionar, y a los que cualquier velocidad que supere la inadecuada suya es una temeridad de los demás. El peligro no está en esos conductores de tiovivo que ante la duda frenan en medio de una carretera o de un carril para incorporarse a otro porque no son capaces de sincronizarse con una marcha diferente o que conducen siempre por un carril central o izquierdo porque son incapaces de medir las velocidades y distancias para adelantar a otro vehículo ni siquiera en carreteras de carriles múltiples.

No, efectivamente, el peligro no está en la permisividad culpable y recaudatoria a la hora de conceder el permiso de conducir a personas con características físicas o mentales que los hacen incapaces. Es curioso que no todos sepamos jugar al fútbol, escribir poesía o saltar de un trampolín, pero al parecer toda la humanidad es capaz de desarrollar con suficiencia una actividad tan compleja y peligrosa como conducir un automóvil.

Siempre he oído decir que el transporte aéreo es mucho más seguro que por carretera. Y siempre he pensado lo mismo, si se le diera el título de piloto a las mismas personas a las que se les proporciona el carnet de conducir, y con el mismo rigor, hace tiempo que la población mundial habría disminuido, o la raza humana estaría extinta. Entre los que se mataran por impericia y a los que fueran matando en sus propios accidentes no quedaría más rastro de los hombres que el que dejaran las catástrofes producidas por todos esos pilotos, ahora conductores, incapaces.

Pero bueno, al fin y al cabo, más de lo mismo. Nada que recorte la capacidad sancionadora. De las medidas que en presente, y, sobre todo, en futuro serían necesarias. Por si acaso a alguien le pudieran interesar voy a enumerar las que a mí me perecerían realmente enfocadas a solucionar un problema grave:

  • Reparación por tramos, no por agujeros, no por centímetros cuadrados, del firme de las carreteras. Y en algunos casos nos solo del firme si no de esas bases estructurales que favorecen la creación de badenes y el cuarteamiento y deterioro de las capas asfálticas
  • Adecuación de las normas de velocidad a la verdadera limitación que debería de estar determinada por la capacidad del conductor, el tipo de vía y las características técnicas del vehículo: frenado, aceleración, relación del cambio y comportamiento en curva, en mojado, con viento. Yo tuve un SEAT Panda con el que me podía matar a partir de 60 Km/h y un FIAT Coupé con el que tenía mucha más seguridad a 180.
  • Endurecimiento de las pruebas para la obtención del permiso de conducir. Hacer un examen periódico durante los cinco primeros años para determinar la evolución de las capacidades, y establecer tipos de permisos en función de esa evolución.
  • Asociar los tipos de vehículos que puedan conducirse a las capacidades demostradas. Cuantos novatos, jóvenes o no jóvenes, vivirían aún si se limitaran los vehículos disponibles según las pericias constatables.
  • Endurecimiento de las pruebas de aptitud a partir de cierta edad y revisión del nivel de permiso.
  • Instalación en los vehículos, asociado al arranque, de un detector de sustancias inadecuadas para la conducción. Si usted no está en condiciones de conducir no lo voy a sancionar, simplemente no va a poder conducir. Y existe.
  • Un plan de formación integral de formación vial y ciudadana donde se enseñe a los niños, desde pequeños, normas, comportamientos, y fundamentos básicos de la circulación. A la vez que se podría evaluar al futuro conductor antes incluso de que pensara en serlo. Psicología, capacidades físicas, capacidades técnicas y espaciales.
  • Revisión de toda la señalización y eliminación de aquella que no tenga otro objeto que el de aumentar la recaudación o facilitar labores coercitivas.
  • Eliminar con regularidad y rigor obstáculos visuales que entorpecen la conducción en vías secundarias: carteles, señales, árboles…

Por supuesto estas medidas reducirían considerablemente la recaudación porque su fin no es sancionar, si no facilitar y salvar. Es comprensible que todo lo que se pueda captar con cámaras y se pueda imprimir en un papel es más sencillo, rentable y cómodo. Y al fin y al cabo cuando no podamos pagar más multas por que el dinero no nos llegue para vivir iremos más despacio, no habrá casi muertos, pero seremos los mismos incapaces, incívicos y reprimidos conductores que solo actuarán por el palo, sin entender ni asumir el  porqué de nuestros moratones, suponiendo que haya otro porqué diferente del dinero mismo.

¿Y este que escribe esto quien es para decir estas cosas? Un ciudadano que aprendió a conducir cuando tenía ocho años, que frecuentaba en verano los parques infantiles que la DGT montaba en los colegios y ayudaba a probar los karts. Un niño, entonces, hace ya tanto, que coleccionaba, y aún guarda, la colección de cromos de la DGT con las señales y las normas de circulación y que se los empapaba. Alguien que al cumplir los dieciocho años obtuvo su permiso de conducir sin necesidad de pisar una autoescuela porque ya llevaba años sabiendo conducir y conociendo las normas. Un apasionado de los coches que lleva más de dos millones de kilómetros recorridos, y solo ha tenido un accidente conduciendo. Accidente que asume que fue por su culpa y nada más que por su culpa.

Yo me pregunto muchas veces si estos sesudos de la represión, del palo y tente tieso, han conducido realmente alguna vez. Si alguna vez han prescindido del coche oficial con chófer y han vivido el día a día de las carreteras, ese que viven los comerciales, los camioneros, los conductores de autobús, todos los que tiene que desplazarse por carretera por mor de su trabajo. Esos que comprueban como hay dos sensaciones diferentes en la carretera: la de los días de diario y carretera abierta, plácida y relajada y la sensación crispada de peligro permanente que les invade, que nos invade, en periodos vacacionales, fines de semana o proximidades de ciudades.

“Yo me pregunto muchas veces si estos sesudos de la represión, del palo y tente tieso, han conducido realmente alguna vez. Si alguna vez han prescindido del coche oficial con chófer y han vivido el día a día de las carreteras”

Definitivamente, una vez más, sobran estas palabras. Lo peligroso no es la velocidad inadecuada, por exceso, por defecto, por aburrimiento que luego llamarán distracción, lo realmente peligroso, lo único, es el exceso de velocidad, signifique ese concepto de exceso de velocidad lo que signifique. Y la única forma de meter a los conductores, a los ciudadanos, en vereda es la coacción, la sanción, la persecución. Si es que somos como niños.

El paciente sin paciencia

Entre las  múltiples y ostensibles virtudes que singularmente me identifican, la Paciencia no figura en la inconmensurable letanía de méritos que poseo.  Eso según lo que me cotorrean  largo, tendido  y de guisa tediosamente repetitiva, los congéneres más íntimos. Y , de tener una poca, debe figurar en la letra minúscula de tal lista.

A pesar de que siempre he rebatido tan perversas aseveraciones en contra  de mi inestimable valía con los argumentos más hacendosos e irrebatibles. Aunque sin resultado positivo alguno a mis réplicas.

Tal vez, en algún despiste, haya podido dar esa remota impresión de impaciencia. Sería posible, pero improbable y -desde luego -remota.

Salvo que quede altamente demostrado lo contrario, por supuesto. Que en esto de demostraciones fiables, reproductibles  y , per ende- honradas, andamos colmadamente desangelados. De cacareo plumbeo y charlatanería baratijera sobrados vamos…y a tutiplén.

¡No sé!… igual llevan una adarme de cacumen los que, de tal manera intentan baldonar  mi frágil y sensiblero espíritu, algo remilgado y mojigato quizá.

A pesar de que ,tengo entendido que, cuando más de dos homólogos arguyen  similares (cuando no idénticos) pareceres en contra de los tuyos, lo más constante  es que la razón y veracidad esté de  parte de los parejos; cosa que no me queda muy clara todavía, pero bueno…: «algo llevará el río cuando se oye».

Un servidor, si bien es cierto que cuando “culo ve, culo desea”, tampoco exije que el deseo se cumpla inmediatamente, no. No soy como el de la leyenda esa en que alguien ruega encarecidamente a Dios  que le conceda Paciencia pero ¡ya!  ¡No..ni de lejos! Si lo sabré yo.

Un tiempo prudencial no sólo es juicioso, sino necesario.

Mas hay veces -muchas/muchas- que tal prudencial tiempo se convierte , sin hechizos que lo trasteen , en todo lo contrario: desolador, insensato e impertinentemente intolerable.

¿Verbigracia? – Dirá usted, bienquisto lector que tiene a bien leerme, y sin escasearle un ápice de caletre-.  Voy a ello.

Uno (quizá usted también) anda ya  harto  amoscado  con aquello de las « Listas de espera, con parca esperanza ».  Sobadas , criticadas y despellejadas hasta la arcada. Y sin enmienda aparente que las apacigüe. En función del partido político reinante, ni decir tiene.

Ni decir tiene tampoco que el escribiente se refiere a las Listas de espera sanitarias”, y no a otras  “colas” diversas (cine, mercadonas, itéuves y demás fanfarrias que también sufrimos los apostillados impacientes -me sé un truco aprendido en uno de esos supermercados que ya les contaré, ya -)  ya que todo podría  ser tergiversado, o lo que es peor…”sacado de contexto”.  Al menos en  las Listas a las que un servidor pretende referirse.

            El otro día sin ir más lejos ( en realidad ciento setenta y cinco días sin exageración) , un familiar  fue citado por las «autoridades expertas» para ser sometido a un “pre-operatorio” , sugerente de intervención quirúrgica inminente, consistente en una determinación analítica   y un electrocardiograma  más o menos artefactado, a fin de valorar si era o no susceptible de una intervención de “cataratas”. ¡Cataratas…ahí es ná!

Dado que un servidor no es muy proclive a enchufismos, prebendas a devolver, ( boleto de ida y vuelta), encajes de bolillos, babosos largoterismos -altamente apreciados por el politicastro de turno -. ni otras veleidades al paño,  pues…”burla burlando” queda uno a la espera – nunca mejor escrito- de la “llamada prometida”. O del  WhatsApp , E-mail o carta certificada. Uno siempre ha sido más del “When in Rome, do as the Romans do”. Sin criterios a  imponer, ni  socorridos ‘usted no sabe con quién habla’. Pero..ni flores marchitas siquiera, mire usted. ¡ Ochenta y un  días desde estudio pre-operatorio y ni una llamada de caridad cristiana!

Dado que un servidor no es muy proclive a enchufismos, prebendas a devolver, ( boleto de ida y vuelta), encajes de bolillos, babosos largoterismos -altamente apreciados por el politicastro de turno -. ni otras veleidades al paño,  pues…”burla burlando” queda uno a la espera – nunca mejor escrito- de la “llamada prometida”

Total  que me arrimo a las ocho treinta y cinco horas aeme a firmar un contrato titiriteíco de 24 pavos/hora al lugar correspondiente, que no es otro una zona funcionariamente superpoblada de un Hospital  Universitario  y …de paso…a brote pronto, bajando las escaleras de un primer piso y sin intencionalidad alguna, veo un letrero que dice “Atención al Paciente” (no Atención al Público…¡qué va!…solo al paciente… los sanitarios no tienen Paciencia, ( esa cosa de la  cual  cojea un servidor según las lenguas vipéreas) y allí que que me planto. Un buenos días obligatorio, una  retirada de gorra y gafas solares, y me coloco en el pupitre más a mano de una oficina diminuta  y petada:

– Señorita, por favor – digo a la funcionaria: (pelirroja de bote, gafas  ‘culovaso’ en armadura de pasta negra con dibujos en tonos grises a juego,   pinganillo a modo de diadema  y medio amable), ¿cuándo debería “tocarle” la intervención quirúrgica programada de unas catataras “oculo-cristalinas” a fulano de tal y cual que resulta ser  mi familiar más amado y cuyo estudio “pre-operatorio” fue realizado hace  exactamente ochenta y  un día?

– Espere que lo consulte me dice…(sic) .

Tras saber cómo estaba la cuñada del suegro de su sobrino político que tenía fiebre  alta : 37 º C. vespertinos, termometrados en axila izquierda, a causa de  una más que probable  Gripe ; también supe  a su través – de la señorita, digo – que las cosas   pintaban  “mu chungas” y que  antes  era otra cosa ,  por fin me comenta que ‘dicen que le acaban de decir’ que la lista de espera va por julio, o sea que, hasta dentro de dos o tres meses…ni me ilusione ni me haga cábalas ni comeduras de tarro porque puedo coger ansiedad, además de una Gripe muy mala que es la verdadera responsable de tanto desaguisado salarial y colapso  sanitario (¿?).

– ¡ Ozú! Le contesté con mucho tronío. Maldita Gripe ¿verdad? — Pero, señorita, si tengo entendido por los incuestionablemente veraces medios comunicativos que los políticos en funcionamiento han reducido las “Listas de Espera” hasta límites insospechados con respecto a los regidores previos.

— ¡Ja, ja! Me grita ella sin reír y con un “atchuuus” salpicante y francamente desagradable antes de coger su bolsa de clines. — ¡Qué ingenuo! Prosigue.

— Pero, las pruebas pre-operatorias de hace ochenta y un día ¿no podrían tener valores diferentes? Me atrevo a preguntarle.

— ¡Ah, eso preguntáselo al médico!

— Vale. Deme cita con él. Respondo.

— ¿Cita? Pero ¿no le acabo de decir que hay interminables “Listas de Espera”? ¡Ay señor, parece usted tonto. Tenga paciencia…tenga paciencia por dios.

Un servidor se limita a decirle “gracias”, tomo buena nota (total para nada).

Ahora voy con los que rigen en estas lides.

Partido Popular. Partido Socialista Obrero Español ( con sus compinches al tanto-… ¡del resto de politicofílicos, ni escribo!-  : ¿Otra vez cual cuento de acabar jamás cual ‘gallo  pelao’, y el abominable pues anda que tú “ o  el aborrecible “ Y  tú más?

¡Anden ya y váyanse con mal  pie dónde quiera que el español de a pie les permita largarse! « ¡Mala peste a Capuletos y Montescos! Me hirieron y no los herí». , que dijo Mercuccio, en pluma de Guillermo Shakespeare, mientras esperaba una operación  de la puñalada trapera que le endiñaron.

¿De veras tienen un “Protocolo” de prioridades? ¿Va por número? ¿Quién da la vez?

¿Va la cosa de gravedad? ¿de edad? ¿de lameculismo? ¿de todo a la vez ‘agitado, no mezclado’? ¿Para qué un preoperatorio con meses de antelación a la posible intervención? O ¿ es que- realmente-no sirve para nada? (un servidor podría hablar largo sobre el tema)

¡Ni ustedes (Psoe), ni los  anteriores (PP)… ni el que tenga a bien ponerse delante de este mostrenco son capaces de dar una respuesta medianamente creíble de cómo va la cosa. ¡La Gripe dicen…!

Para más colmo atiborrante, van y se basan en pura palabrería redundantemente  zafia, sin indicadores veraces de aumento/disminución de “Listas de Espera” que corrobore y coteje datos actuales y precedentes. ¡Así, como si fuéramos gilipollas! Que va a ser que lo somos.

¿Que no tengo Paciencia? ¡Anda ya! … La reboso… junto con la celebérrima  honestidad infructífera.

¡Que es por la Gripe…dicen!

Españ-óleo

Así deberían de rectificar el gentilicio en los Diccionarios para describir a los nacidos en España.

 

La subida de la tarifa eléctrica, de nuevo, demuestra el descarado comportamiento de los últimos gobiernos y su supeditación a los poderes financieros a sabiendas que serán compensados con algún puesto de asesor en cualquiera de ellos, así ha ocurrido hasta el momento, no solo en las eléctricas, también se podrán situar en las peligrosas nucleares, en centrales de ciclos combinados o las apestosas de carbón, en la banca, en las de energías fósiles sea de gas o petróleo (cuando baja el barril de petróleo, no lo hace en la misma proporción el carburante al consumidor), en sus distribuidoras, en las de transporte o cualquiera relacionada con ellas con intereses cruzados, una verdadera tela de araña para esquilmar a la población con el consentimiento y apoyo de votantes enfermos de una miopía en la inteligencia que medican con promesas una y otra vez incumplidas.

Hay países con reservas de petróleos y otros sin ellas que apuestan por las energías renovables, en España nuevas leyes a su servicio las han monopolizado, y penalizan al particular que la posee, y la ceguera de la población solo culpa a una de ellas cuando suben los precios, estafan o cobran cláusulas suelos, siempre les ponemos una cara, cuando en realidad son todas las que han llevado a la ruina a muchos particulares de una forma u otra, en el caso de las eléctricas cobran por utilizar a quienes invirtieron en renovables, al menoscabar su porcentaje de beneficios al consumir menos esos antiguos clientes díscolos, ¿tendrán en cartera cobrarnos por el oxígeno consumido por respirar?, ¿nos venderán ozono?, el que destruyen con sus emisiones de CO2 por sus industrias, seguro que a alguna mente calenturienta se le habrá pasado por la imaginación.

España fue vanguardia de la energía eólica – solar, y paradoja de la vida el español como habitante de la Tierra es el único cuyo gentilicio rima con el Sol, pero hasta eso pretenden quitarnos por la supeditación al combustible fósil los distintos gobiernos sumidos al monopolio creado para la explotación del aire y el sol, dirigentes políticos y empresariales, patriotas de pastel y muy proclives a creencias religiosas de distinta índole, pero todas ellas con un libro base “La Biblia”, que contravienen continuamente, en este caso en Génesis 1:16, 17, 18, “E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas. Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.…”

“España fue vanguardia de la energía eólica – solar, y paradoja de la vida el español como habitante de la Tierra es el único cuyo gentilicio rima con el Sol, pero hasta eso pretenden quitarnos por la supeditación al combustible fósil los distintos gobiernos sumidos al monopolio creado para la explotación del aire y el sol, dirigentes políticos y empresariales, patriotas de pastel y muy proclives a creencias religiosas de distinta índole”

No soy economista, pero si el temporal de frío que ha sacudido a la parte sur oriental europea helando cosechas, cuya consecuencia ha sido la subida de precios de las verduras al quedar solo España para suministrar a Europa, los intermediarios se enriquecen al subir precios por el principio de: mucha demanda y poca verdura = aumento de precios. Por ese principio capitalista me hago una pregunta racional, ¿por qué? los distintos gobiernos no contratan o promueven energías renovables en todos los edificios públicos colocando placas solares o cualquier otra forma de energía, ello conllevaría una reducción en la electricidad, y por ende también de los combustibles sólidos o fósiles; pueden que se reduzca los ingresos del Estado en ese aspecto, ya que más del 50% son impuestos que pagamos todos, los llamados indirectos, pero esa supuesta pérdida se recuperaría siguiendo el mismo ejemplo: poca demanda y mucho combustible = bajada de precios, se recuperaría al repercutir en el transporte, en el bolsillo del ciudadano, en los gastos de muchas empresas; medidas que dinamizarían la economía al poder subir los sueldos, eso aumentaría el consumo y el gasto, siendo parte del proceso para la recuperación doméstica tan castigada por la avaricia de ciertos políticos en manos del Mercado (la araña), faz desconocida pero mente y cuerpo de empresas que forman la tela donde estamos envueltos. Proceso lento comparado con la voracidad que han empleado para sumirnos en el precipicio del inframundo de la miseria donde nos han ubicado, pero serviría para no estar supeditados a otros intereses, como han comprendido y apuestan países, siendo incluso la energía renovable  beneficioso para el Planeta Tierra como mecanismo por disminuir el sobre calentamiento. Todo ello si al nuevo Mefistófeles – Trump no se le ocurre una maldad más, ya hay voceros a las órdenes y gusto de los gobernantes que aplauden la llegada de este nuevo guardián del Averno, siendo patente el regocijo de las telarañas al ser él parte del entramado pegajoso.

Somos españoles, no queremos ser españóleos por deformación dependiente.

Dicen que son los causantes

Es la interpretación de determinados gobiernos cuando los ciudadanos pasan a engrosar al apartado (nunca mejor dicho) de ser jubilados y sobre ellos ciernen el estigma de mantenidos al pretender borrar los muchos años de cotización a la INSS,

algunos más de 50 años, que han servido y sirven para el mantenimiento de la propia Seguridad Social y toda su infraestructura (trabajadores, edificios, remodelaciones, mejoras), para sus hijos desde que nacieron hasta que entraron en el mercado laboral, para las pensiones de viudedad de los que no tenían ingresos, para las pensiones exentas de IRPF (orfandad, parados, accidentados laborales de baja definitiva, los de incapacidad permanente, pensiones por actos terroristas, los dependientes, los excluidos sociales), todo realizado a través no solo con la cotización periódica de la nómina (4,4% del sueldo), también del IRPF implícito en ella (se destina el 12% de ese impuesto descontado en cada nómina), sin olvidarnos que sirve para el sueldo y privilegios de las “señorías” parlamentarias, incluso de los que actúan contra quienes les mantienen y seguirán manteniendo a través de la Declaración de Renta, nunca condonada, mientras que para  esas “señorías” es reducida.

“Señorías” encargadas de imbuir (a los que permanecen en el mercado laboral) de que los jubilados son los causantes de la pérdida del Bienestar Social, obviando que siguen pagando impuestos, a excepción de los correspondientes a la S.S. (el 4,4%), como lo son también los que reciben cualquier ayuda social o cualquier tipo de pensión (obligación subsidiaria del Estado) porque así lo hacen en el pago del IRPF anual, para eso si son iguales al resto de los ciudadanos. Pero piensan y hacen creer con mensajes subliminales, ocultando el haber sido los mantenedores de la Seguridad Social durante su vida laboral, a ser los causantes del mal de la Seguridad Social por la pensión, pensión obtenida por la entrega periódica a plazo fijo del 4,4% de su sueldo para tal fin al Estado, pero estas energúmenas “señorías” pretenden dar a entender que es altruista o producto de los trabajadores en activo (muchos así lo creen, olvidándose de personas de su entorno, en una situación parecida).

Son el blanco de los males, sin querer darse cuenta muchos asalariados en activo, incluso algunos jubilados, de que con la condición de pensionista sufrirán la pérdida de poder adquisitivo año tras año, dada la imposibilidad de mejorar cambiando de empleo. Son diana de la codicia, al ser excluidos de ciertos medicamentos y obligados al oneroso copago de ellos tras una larga vida de trabajo que empieza a pasar factura por enfermedades o decrepitudes propias de la edad, ese tipo de Estado los ignora al cambiarles la condición, de paciente a clientes, objetivo de políticos sin escrúpulos a las órdenes de las Farmacéuticas o de los Bancos y sus planes de pensiones. A todos los que pretenden engañar les cito la frase (no recuerdo el autor), “la edad son peldaños desde donde se observa el pasado”, lo hago para que recuerden y observen la manipulación cuya consecuencia es destruir el Bienestar Social conseguido por muchos de los que ahora están jubilados o entran en esa condición, entregando ese fruto de luchas y reivindicaciones durante décadas a sus herederos naturales, las siguientes generaciones de asalariados para que no conviertan una tierra productiva, en una “era”, y como ejemplo se podría utilizar una analogía con el Antiguo Testamento en el Cantar de los Cantares 1:6: “Me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era mía, no guardé”.

“Son el blanco de los males, sin querer darse cuenta muchos asalariados en activo, incluso algunos jubilados, de que con la condición de pensionista sufrirán la pérdida de poder adquisitivo año tras año, dada la imposibilidad de mejorar cambiando de empleo”

No seáis ciegos, los pensionistas no son culpables.

Si es que fuera así, como así se cuenta. (Nadia)

NADIE Y SU PADRE

Con el título quiero decir que, de manera consustancial, siempre me arrastra la hipótesis nula: mi tendencia a creer a pies juntillas todo lo que se anda diciendo por ahí, en los lugares más insospechados, me resulta inviable.

No tanto porque mi tendencia científica me impida dar como una certeza incuestionable cualquier evento no cotejado, como porque soy todavía uno de esos ‘tontoelculo‘ que mantiene firme convicción en la presunción de inocencia. Y en el “habeas corpus” y otros esos.

Francamente, lo que escribiré me cuesta harto creerlo. Me atufa la sola posibilidad de que fuere verdad. Bien fuere en su totalidad o a cachos.

Por lo que cuentan, anda por ahí una niña de nombre Nadia, de no más de dos años, que está siendo invadida hasta el potaje.

Cuentan que tiene una de esas enfermedades, mal llamadas ‘raras‘, cuyo diagnóstico, pronóstico, y alternativas terapéuticas son enormemente excepcionales, cuando no nulas. Lo mismito ocurre con otras enfermedades, no tan raras, en cuyo diagnóstico no se piensa, pero que ¿estar?…están. Que sean diagnosticadas o no, ya es arena de distinta playa.

Ahora mismo no recuerdo cuál de ellas es: ¡son tantas y tan difíciles de escribir y pronunciar! Pero la buscaré en hemerotecas fiables antes de acabar el escrito. ¡Ya!…Tricotiodistrofia se ha venido a denominar el mal que – supuestamente – tiene Nadia. O eso dice su papá.

Porque, ver,.lo que se dice ver, el informe médico que así lo certifique , relumbra por su carencia. Al menos para la de un servidor. (he escrito “Informe” y no “Palabras”)

Su exquisito papá la ha pregonado estoicamente, con tintes lastimeros – mocos colgando en los sempiternos clenes; lagrimitas huidizas y otros etcéteras mil – en casi todos los medios comunicativos . Pregona no solo la terrible enfermedad, sino la forma de tratarla y los dineros que cuesta tal tratamiento.

Dicen que el interfecto cuenta que es imprescindible operarla (¿operarla de qué?).; que si solo se realiza tal intervención en Houston-Texas; que si cuesta, un potosí; que si apunten ustedes bien la C/C/C donde ingresar lo que su buena voluntad y sus altas dosis de compunción tenga a bien; que si…¡yo qué sé! con tanto delirio payasamente plañidero…!

Escribir sobre tal boliche puede dar mucha cancha; mucho de sí.

En él se acoplan naturalmente varios, digamos, subtemas.

Verbigracia “dineros que, altruistamente, se endosan a varias oenegés con sus correspondientes C/C/C” y que ¡vaya usted a saber dónde se quedan! Aunque, para un servidor, la tal disyuntiva es fácilmente (y “mal intencionadamente”) imaginable ( los bolsillos de los dirigentes, juntas directivas, subdirectivas – y subarriendos varios- son amplios, demasiado holgados. ¡Gigantescos, vaya! (lo sé de buena tinta; la propia a modo de ejemplo, por poner un ejemplo).

Algo escribí sobre ciertas oenégés, tiempo ha.

El caso es que el ínclito guanajo- el papá de Nadia digo – a base de comunicar a todo el mundo televisero lo infausta que era la situación de su inestimable hija, así como lo míseros que eran él y su amantísima (y compinche) esposa para enfrentarse a tanto gasto viajero-intervencionista, resulta que – según se cuenta que así fue- se endosaron sobre un millón de pavos eureros, a base de buenas voluntades, con el único fin de operar a Nadia de toda una Tricotiodistrofia, con pronóstico inapelablemente aciago de no intervenir el escalpelo redentor (según el insigne papatoste). En Houston-Texas, eso sí. ¿Operarla de qué?

El doliente, llorica, calimérico y pánfilo papá de Nadia,- dicen que se llama Fernando Blanco- así lo afirma y ratifica. Para un servidor como si el apellido fuese Negro que, según lo que se cuenta del muchacho, así debería ser. No por el el color – que pega con todo dicen – sino por lo funestamente impresentable que debe ser el zagalejo: se presenta a los televidentes mañaneros (que lo he visto y revisto yutuberamente, claro) como un sufriente de “Cáncer pancreático” al que deja apartado de sus zozobras y carente de importancia alguna, respecto al terrible mal de su hija, a fin de conseguir la curación definitiva de ella, que él sólo es un andante en este valle de lagrimas contagiosas . Su hija es lo único que es importante, dice el interfecto. Y tan pancho que se queda.

Al cargante papá, hijo grandote de cabra (lea usted el calificativo que tenga a bien: no se equivocará: ya sabe!…¿aumentativo de cabrito…?), no se le ocurre otra que inventarse- según dicen que cuentan- un tipo de cáncer que resulta ser extremadamente agresivo y fulminante a esas edades paternas, en pro de conseguir curar a su amada hijita.

No sé, así de repente se me ocurre que , si hubiese alegado un cáncer ‘escroto-glandeano’ en el que, a muchas horas vista, se cumpliría el efecto definitivo..:.¡hombre, seria otro tipo de cante!

“Al cargante papá, hijo grandote de cabra (lea usted el calificativo que tenga a bien: no se equivocará: ya sabe!…¿aumentativo de cabrito…?), no se le ocurre otra que inventarse- según dicen que cuentan- un tipo de cáncer que resulta ser extremadamente agresivo y fulminante a esas edades paternas, en pro de conseguir curar a su amada hijita.”


Competería a órganos pudendos de los que usted, Fernando Blanco, debe de carecer y…¡claro!…sería mucho menos doloroso (pestilente y asqueroso sí…la verdad) pero con más prolongada agonía suya y mayor ascazo de los que le rodean. De tenerlos

¡Ya ve usted, Fernando Blanco!, estoy viendo -,como si allí y ahora estuviese- al Herodes del Belén y su miasis irreductible: ¡qué deleite…que gozo debería sentir (el rey y usted, claro está) mientras los gusanos, muy poquito a poco, le comen los testes enteritos- glande y otras fiestas que guardar por proximidad anatómica, de paso-!

Pero…¿un cáncer de Páncreas? Un poco de información acerca del Páncreas y sus neoplasias no le vendría nada mal para defenderse delante de un buen juez, si es que “así fuera lo que así se cuenta”. Por supuesto.

Si a todo esto añado lo último relatado, o sea, que existe la posibilidad de que hubiese hecho fotos a su Nadia en pelota picada – y hasta sin picar- con el propósito de difundir y solazar a tanto desaprensivo asiduo a esa asquerosa cultura infanto-pornográfica con Nadia (¿seguro que es su hija?), de sus entretelas, sus oraciones,sus desvelos, sus esplendideces y sus estoicismos con tal de acrecentar – aún más- sus dividendos, pues ¿que quiere que le diga. Además de que resulta fácilmente demostrar si fueron publicadas tales fotos en alguna revista científica, aunque ésta fuera de medio pelo.

Que… “ si es que fuera así, como así se cuenta”, hablaré con mis anteriores reencarnaciones – sobre todo con la que fue era coetánea de ‘mesié’ Gillete- para exigirle (¡cómo me gusta el término!, por necio e ineficaz) que las cuchillas descendentes estuvieran ampliamente dentadas a la hora de cortarle a usted su delicado pene, falo o miembro viril (así lo denominaba Jiménez Collado, en su aburridas clases de “Anatomía Humana). Porque pedir el descenso de guillotina -de ser tal como se cuenta que es- ¡vaya que si la solicitaría para usted! En cuanto salga del trullo, que adivino sea a no muy tardar. ¡A usted y a todos los de sus calaña! Si es que fuera así, como así se cuenta, ni decir tiene.

Pontíficamente, nunca fue usted santo de mi devoción; ni siquiera diablillo. Su facha televisera me trastoca, francamente. Y con los fenotipos se pueden sacar muchas conclusiones, dicen los expertos. Bueno, y yo .

No, francamente me resulta muy difícil de creer que un ser humano – y padre – haya utilizado a su propia hija – enferma o no – para negocios tan nauseabundamente soeces.

Me sigo quedando con la Hipótesis Nula.

Y hasta aquí hemos ‘llegao’.

El timo de la Constitución Española

 

Otro año más de vigencia de la Constitución de 1978, otro año más de engaño a los ciudadanos de este país, no sólo porque este texto constitucional no está dando solución a problemas actuales de nuestro Estado,

lo que la convierte en obsoleta en algunos de sus aspectos, como en la organización territorial de Estado con arreglo a un sistema que ha demostrando no ser el adecuado dada las desigualdades en el trato entre unas Comunidades Autónomas, las denominadas históricas, y las otras; sino, además, en la declaración de Derechos Fundamentales, parte dogmática que se ha convertido en una mera declaración de intenciones, al no ofrecer una adecuada protección y promoción de los mismos, exigiendo responsabilidades a quienes abusan de su poder y no gestionan adecuadamente los recursos públicos.

Un texto que declara el derecho a una vivienda digna y que no da una adecuada protección a aquellos ciudadanos que carecen de medios suficientes para su adquisición o arrendamiento, sobre todo a aquellas víctimas de la reciente y todavía agonizante crisis económica, al haber antepuesto los intereses de las entidades financieras a los de las personas y familias, incluso desoyendo una iniciativa legislativa popular,  máximo exponente de la soberanía nacional, consistente en la dación en pago.

Un texto que garantiza el derecho al trabajo, configurándolo como un derecho y deber, cuando la realidad es bien distinta, no sólo por encontrarnos con la peor tasa de desempleo de su historia, sino además, porque los únicos empleos que se consiguen por los más afortunados, lo son en precario y cerca de la esclavitud laboral debido al incremento de las jornadas laborales por encima del máximo legal permitido con sueldos miserables, que ni siquiera dan para cubrir las necesidades básicas de millones de familias.

Un texto que antepone la deuda exterior a las necesidades de los propios ciudadanos, propiciando de este manera recortes de servicios básicos y esenciales, que la propia Constitución también dice garantizar.constitucion

“Un texto que garantiza el derecho al trabajo, configurándolo como un derecho y deber, cuando la realidad es bien distinta, no sólo por encontrarnos con la peor tasa de desempleo de su historia, sino además, porque los únicos empleos que se consiguen por los más afortunados, lo son en precario y cerca de la esclavitud”

Un texto que declara la monarquía parlamentaria como forma de Estado, cuando la propia monarquía ha sido la que se ha puesto en evidencia con comportamientos de dudosa legalidad, tapados con una abdicación y el nombramiento de un nuevo rey cada vez más cuestionado por el propio pueblo dada su escasa utilidad, además de ser cada vez más costosa por integrarla un mayor número de miembros, que pasarán a vivir del cuento.

 Una Constitución como la descrita no merece ser celebrada, y quienes lo hacen están participando en una farsa que cada vez menos gente se traga, porque cada vez somos más lo que pedimos, voz en grito, una mayor justicia social, que sería lo que debería garantizar toda Constitución que se precie de democrática, y por lo que deberían luchar los que un día como hoy  desfilan ante una presidenta del Congreso, como homenaje a una democracia y a un sistema parlamentario del que se han burlado ellos mismos y sus respectivos partidos políticos cuando han gobernado en este país.

Resulta evidente, la necesidad de dar solución a un sistema que da error  por resultar cada vez menos democrático y menos favorable a los ciudadanos.

Indudablemente, aunque muchos lo nieguen para seguir ocupando sus sillones y valiéndose de sus privilegios, necesitamos meter mano a la Constitución, procurando hacerla más garantista en cuanto a los derechos se refieren, así como en cuanto a una auténtica división de poderes cada vez más cuestionada.

Muchos no nos tragamos esta Constitución, pero menos aún el uso interesado que los políticos hacen de ella burlándose de la soberanía popular, al no dejar descansar su titularidad en el pueblo, que es donde debería estar.

Don Eduardo Inda, un pez sin cabeza

Cuando un periodista se dedica a criticar la ética de los demás, lo primero que debería de hacer es ser coherente, primero con su profesión y luego con su vida y, puestos a hacer limpieza en casa ajena, empezar por limpiar la propia; porque una cosa es comunicar y otra muy diferente es hacer leña del árbol caído, o peor aún, manipular la información para destruir a quien siendo protagonista de una noticia no es santo de la devoción de quien comunica.

Y es que hay periodistas que han convertido su profesión en un corral de alcahuetas o lo que es peor, en una plaza de ejecución popular,  dentro de los medios que les dan cobertura, juzgando y jugando al postureo de los políticos, sobre todo los cuatro jinetes de la apocalipsis, en vez de juzgar su gestión política, que es lo que realmente nos importa y por lo que les pagamos con nuestros impuestos.

En otros países, de esos que forman parte de nuestro entorno, y que nuestros políticos imitan y tanto ponen a modo de ejemplo, actuaciones periodísticas como las citadas son propias de la prensa amarilla y sensacionalista; pero que aquí, las permitimos porque en el fondo, en este país puede ser que la riqueza cultural, aparte de en algunos y algunas grandes genios y figuras en todas las ramas del arte, de la ciencia y del saber -aunque no estén todos los que son-, y de la riqueza histórica y cultural que guardan las piedras de todos y cada unos  de los monumentos a lo largo y ancho de nuestra geografía; me temo que, al común de los mortales, les va más el morbo del despiece del personaje como se hace con el marrano en las matanzas.

Al pueblo hay que darle carnaza, y surgen ese tipo de periodistas tiburones de la noticia, por seguir con el símil del despiece, que inventan, sacan, ponen, quitan, cortan y pegan, con el único fin de aumentar dígitos en sus cuentas corrientes; pero también, algo peor si cabe, manipular la noticia creando una corriente de opinión en las cabezas de quienes menos informados y formados están y que, son  a los que se suele dirigir este tipo de programas.

“Al pueblo hay que darle carnaza, y surgen ese tipo de periodistas tiburones de la noticia, por seguir con el símil del despiece, que inventan, sacan, ponen, quitan, cortan y pegan, con el único fin de aumentar dígitos en sus cuentas corrientes; pero también, algo peor si cabe, manipular la noticia”

Y como la pretensión del autor de este artículo no es su publicación como un artículo de opinión, que es en lo que se convertiría si no estuviese vinculado a un tema noticiado o noticiable; hace preciso poner alguna evidencia de las afirmaciones o valoraciones hechas anteriormente, a pesar que, algunos o algunas tilden de manía o fobia hacia el personaje, que no puede ser otro que el más querido por la mayoría de la audiencia, D. Eduardo Inda, y el medio, en este caso: La Sexta Noche, al minimizar la noticia relativa a la condena al embargo de todos los salarios de tan ilustre periodista, según Sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Alcobendas (Madrid), siendo la causa de tal medida, el incumplimiento de sus obligaciones económicas para con sus hijos, según la ejecución forzosa difundida por las redes sociales, en cuyos comentarios no sale muy bien parado.

He aquí un ejemplo de la farsa periodística de algunos medios y la cara dura de un periodista que enarbola la ética y la moral, incumpliendo el deber sagrado de todo padre, relativo al sustento de sus retoños. Y colorín, colorado, por fin un final feliz, por la boca murió el pez.

 

 

¡Ni iglesia, Ni este tipo de Patria, Ni rey!

Felipe VI e Iglesia

Entre representantes de monarquías e iglesias sin escrúpulos no cabía otra cosa, hoy el VI de los Felipe, el que espero que sea el último de las distintas estirpes monárquicas españolas, el heredero de la más perversa, depravada y degenerada de todas, la borbónica,

se ha reunido con los “popes” de la Iglesia y les ha agradecido su “gran impacto” en la actividad caritativa y asistencial de la Iglesia, sobre todo durante la crisis, y su contribución a la cohesión social, apoyando y defendido el marco creado por los Acuerdos entre el Estado y la Santa Sede, después seguramente rezaron un responso por el dictador fallecido hace 41 años.

Lógico cuando las realezas españolas desde sus inicios con los llamados católicos, la iniciaron los Trastamara,  tras la boda pseudo-secreta en 1469 que por la consanguinidad entre ambos podrían ser excomulgados, obtuvieron en diciembre de 1472 del papa Sixto IV, la Bula que dispensaba al matrimonio de sus lazos de consanguinidad, a cambio de favores por mediación del cardenal Borgia, este pidió el ducado de Gandía bajo la corona de Aragón, fue concedido en 1485 cuando Fernando se convierte en rey de Aragón.

El cardenal  Rodrigo Borgia cuando, en 1492, sale del cónclave convertido en Alejandro VI, los Reyes de España reciben, a través de una bula expedida por él, el título de católicos. Y favores por favores los Reyes Católicos construyen el templete de San Pietro in Montorio en Roma hacia 1500, y posteriormente el convento que lo circunda, ese fue el inicio de los Acuerdos entre España y la Santa Sede. Continuó con los austriacos y con los borbones, hasta el indigno dictador, como reyezuelo, la restauró ilegalmente al no poder crear su propia dinastía, por imperativo temporal, entre su nieta María del Carmen Esperanza Alejandra de la Santísima Trinidad Martínez-Bordiú y Franco con Alfonso de Borbón y Dampierre.

Iglesia y fascismo

Iglesia y fascismo

 “El VI se reúne con esa jerarquía que nunca condenó el recibir brazo en alto la llegada de los insurrectos cuando entraba y en múltiples ceremonias posteriormente. Jerarquía de una iglesia que vive siempre a la sombra del poder”


El VI se reúne con esa jerarquía que nunca condenó el recibir brazo en alto la llegada de los insurrectos cuando entraba y en múltiples ceremonias posteriormente. Jerarquía de una iglesia que vive siempre a la sombra del poder,  para ellos y su acólitos, no de los creyentes, que solo reparte el 1% de los ingresos de la casilla del IRPF en beneficencia, la que pone a su nombre edificios, iglesias, palacios y todo lo posible en base a una Ley franquista de 1944 donde se equipara al eclesiástico (el obispo) con un fedatario público, es decir en un notario, norma no derogada e inconstitucional, y apoyada con la reforma de la ley Hipotecaria de 1998, durante el Gobierno Aznar, que permitió a la Iglesia, y solo a la Iglesia, inscribir lugares de culto y otras propiedades que no estuvieran registradas. Ley no compatible con los principios constitucionales de igualdad religiosa, neutralidad y separación entre Iglesia y Estado, según la Constitución de 1978. Amén de los privilegios concedidos y controlados por ellos en Educación, la concertada, Sanidad y Prestaciones sociales con cientos de miembros en sus centros, Sin impuestos, y con más de 10.000 millones de € para la Iglesia, sin fiscalización, aparte de los reparaciones en templos o cualquier edificio eclesiástico que piden y en muchos de ellos cobran por visitar.

No queda más remedio que clamar ¡Ni iglesia, Ni este tipo de Patria, Ni rey!

¿Indignación o populismo?

En estos últimos días ha vuelto a la palestra el término populismo con ocasión de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, y en particular, en relación con uno de los candidatos, Donald Trump, finalmente  presidente electo e inquilino de la Casa Blanca a partir del próximo mes de febrero.

En España, este término parcamente definido en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, ha visto incrementado su uso a partir de las últimas elecciones al Parlamento Europeo, donde apareció un nuevo partido político en escena con la obtención de cinco eurodiputados, cuestionado por sus nuevas formas y por la vinculación de algunos de sus cabecillas con el gobierno venezolano de Hugo Chavez, en calidad de asesor politólogo, cobrando por ello una sustancioso cantidad que muchos han visto en ella una financiación encubierta del partido al que nos referimos, Podemos.

Pero este término se ha visto incrementado en su uso, como una coletilla del resto de partidos políticos, intentando con ello desprestigiar a la formación morada, ante el sorprendente resultado obtenido  en los últimos dos comicios para la elección de representantes para el Congreso de los Diputados y el Senado, el último como repesca del anterior, ante la imposibilidad de formar gobierno, convirtiéndose en la tercera fuerza política a poca distancia del Partido Socialista; actualmente segunda en intención de voto, tras los problemas internos de los socialistas debido a su descalabro en las citadas elecciones, bajando de 110 en las  de 2011 a 85 el 26 del pasado mes de junio.

Pero, ¿qué es el populismo?, ¿qué es ser populista?.

“Populismo” y el adjetivo “populista” fueron términos académicos antes de transformarse en expresiones de uso común. A su vez, como muchos otros conceptos académicos, nacieron como parte de vocabularios políticos de algún país en concreto. “Populismo” fue utilizado por primera vez hacia fines del siglo XIX para describir un cierto tipo de movimientos políticos. El término apareció inicialmente en Rusia en 1878 como Narodnichestvo, luego traducido como “populismo” a otras lenguas europeas, para nombrar una fase del desarrollo del movimiento socialista vernáculo.

Por lo general, el populismo nace de un líder carismático que es percibido como parte del pueblo, y que como parte de éste, entiende sus problemas y dificultades. Usualmente, los líderes populistas explotan el sentimiento de opresión de las masas y las injusticias sociales para movilizar tanta gente puedan, muchas veces en contra de los intereses de las elites sociales o políticas. Los lideres populistas se mantiene en el poder precisamente por medio de su popularidad, y por esto, es necesario para ellos implementar políticas que favorezcan al pueblo, lo cual muchas veces significa poner a un lado las leyes y normas de la constitución.

Llegados a este punto, otra pregunta que debemos hacernos es si ser populista ¿es algo bueno o malo?, ¿es Podemos un partido populista o lo son todos?.

En sentido general, sectores socialistas y comunistas han utilizado el término “populista” para definir a los Gobiernos que favoreciendo a los sectores populares no pretenden terminar con el sistema capitalista.

Además, la crisis de la representación política basada en sistemas electorales que se ciñen a circunscripciones que hacen que el valor del voto emitido por los ciudadanos tenga diferente valor según el número de votantes en cada circunscripción; cuando lo normal sería que cada persona equivalga a un voto. Esto unido al hecho de una crisis económica que ha puesto en jaque y en cuestión los gobiernos basados en un sistema capitalista, con una depresión similar a la de principios del siglo XX en EEUU, ha provocado que surjan lideres políticos que han ido adquiriendo protagonismo en cuanto a su protección de las clases más débiles o desfavorecidas económicamente, de las que cada vez se ha ido apoderando con mayor virulencia un sentido de resentimiento político, impulsado en gran medida por la corrupción y abuso de poder de la que han hecho gala los partidos tradicionales.

Vistas así las cosas podríamos afirmar que el populismo es bueno en tanto en cuanto lo que pretende es el equilibrio de fuerzas o lo que es lo mismo una auténtica justicia distributiva, denominada justicia social, no sólo del poder sino también de los recursos económicos y de producción. Convirtiéndose en algo malo cuando su discurso se impone, al presentarse sus líderes como únicos redentores de las clases sociales más bajas, utilizando la política del miedo, mediante un continuo discurso radicalizado de confrontación social.

Pero igual de malo es el discurso de los partidos de derechas que manipulan a las masas con promesas de cambio y políticas encaminadas a la protección de los más desamparados, cuando en realidad lo que potencian es un neoliberalismo radicalizado, limitando al máximo la intervención pública, sobre todo dentro del ámbito productivo y empresarial, y también respecto de las políticas sociales cada vez más limitadas por los recortes impuestos por la U.E. en cuanto a la contención del gasto público. En definitiva, una política en contra del más débil; lo que trasluce su hipocresía al prometer cosas en campaña que luego no cumplen cuando gobiernan en pago de un crédito de las élites que los ha financiado.

© Olga S.- PLAZABIERTA

© Olga S.- PLAZABIERTA

“Pero igual de malo es el discurso de los partidos de derechas que manipulan a las masas con promesas de cambio y políticas encaminadas a la protección de los más desamparados, cuando en realidad lo que potencian es un neoliberalismo radicalizado”

Es obvio que el populismo responde a una demanda social, cada vez más creciente, atendiendo a las demandas insatisfechas por esos gobierno neoliberales y corruptos, como método de rescate de la soberanía popular frente a una plutocracia y oligarquía de partidos que, en nuestro país cada vez convence a menos a pesar de que la derecha siga en el gobierno; aunque con menos votos que el bloque de la izquierda, dividido por un Partido Socialista que tras venir a menos, no acaba de encontrar su sitio después de haber abrazado y cohabitado con políticas neoliberales en sus dos gobiernos, el de Felipe González y el de Zapatero,  con algunos que otros fuegos de artificio mediante leyes de contenido social, pero no de carácter económico proteccionista.

Hipocresía social

El pasado martes día 15, Reus (Tarragona) se despertó con la trágica noticia de la muerte de Rosa PV de 81 años en su piso de alquiler situado en la C/ Santa Anna, Nº18 de la mencionada población.

Rosa falleció entre fuego y humo, tras dos meses sin suministro eléctrico por impago, en silencio, en una vivienda de alquiler que alumbraba con las llamas de las mismas velas que podrían haber incendiado su colchón y causado su muerte, de acuerdo a las primeras hipótesis policiales.

Pronto la noticia cruzo el ámbito local y trascendió a la mayoría de medios informativos, que se hicieron eco de la misma, paralelamente una guerra de acusaciones e inculpaciones entre las administraciones (Ayuntamiento y Generalitat) y la compañía Gas Natural, ponían de manifiesto la  precariedad de los instrumentos legales en la protección de los ciudadanos que se encuentran en riesgo de vulnerabilidad y pobreza, es en ese punto donde unos y otros encuentran la manera de “escurrir el bulto” dado que por una parte la administración se escuda en la ley de pobreza energética 24/2015 del 29 de julio y la compañía ha admitido que la ley ordena que hay que comunicar todos los cortes, pero también señala que por un principio de precaución el Gobierno de la Generalitat tendría que desarrollar el reglamento de aplicación, que contemple el protocolo de comunicación con los servicios sociales municipales.

Al parecer, un vacío legal que no debe ser admitido como excusa. ¿Acaso una mera comunicación necesita un protocolo?, ¿no hubiera sido suficiente con mandar una carta, un telegrama o hacer una simple llamada de teléfono a los servicios sociales del ayuntamiento?. Excusas jurídicas ante una ley que obliga a algo tan sencillo como hacer una mera comunicación, y con ello se hubiese evitado una muerte. ¿Qué desarrollo legislativo necesita el acto de comunicar?

Desde el Ayuntamiento aseguran que desconocían su situación de extrema vulnerabilidad, pero sí confirman que era usuaria de Servicios Sociales desde 2013. No precisan de qué servicios, únicamente que le pagaban el agua desde hace un año. Del corte de luz no tenían conocimiento y culpan a Gas Natural por dejarle sin suministro y por no haber dado aviso de su “pobreza energética, “como manda la ley”. El asunto lo ha puesto el consistorio catalán en manos de la Fiscalía.

“nadie supo ver en todo este tiempo el grave  problema que para una persona de 81 años supone el tener que estar viviendo en esas condiciones, ahora lo vemos todos y buscamos culpables”

¿Y los demás?,  la familia, los vecinos, los amigos o conocidos, la sociedad de la que formamos parte y que hasta la madrugada del pasado martes Rosa era una persona más, nadie supo ver en todo este tiempo el grave  problema que para una persona de 81 años supone el tener que estar viviendo en esas condiciones, ahora lo vemos todos y buscamos culpables, ahora algunos harán autocritica de los fallos de este sistema, otros intentaran sacar provecho propagandístico y la verdad será que en esta sociedad deshumanizada, vacía y cruel solo se nos ve,  cuando se nos quiere ver por algún motivo o interés, el resto del tiempo la mayoría de personas no formamos parte de ella, somos números que por culpa nuestra hemos perdido parte de la dignidad humana y por eso mismo nadie vio que Rosa no tenia luz, sencillamente nadie pensó que Rosa existía.

Exaltación del fascismo, una conducta permitida en España

El próximo día 20 de noviembre, se cumplen 41 años de la muerte del dictador Francisco Franco Bahamonde, impulsor, junto a otros altos cargos de la cúpula militar, del golpe de Estado de 1936 contra el Gobierno democrático de la Segunda República,

cuyo fracaso desembocó en la guerra civil española. Fue investido como jefe supremo del bando sublevado el 1 de octubre de 1936, y ejerció como caudillo de España —jefe de Estado— desde el término del conflicto hasta su fallecimiento en 1975, y como presidente del Gobierno —jefe de Gobierno— entre 1938 y 1973.

1 Peseta (1946-1963)

1 Peseta (1946-1963)

Como rasgos característico del dictador hemos de destacar el autoritarismo y el despotismo, además de su narcisismo y el culto a la personalidad y, sobre todo, el mesianismo, hasta el punto que su efigie apareció en las pesetas, moneda oficial en España, hasta la entrada el euro en 2001, con la inscripción: “Francisco Franco caudillo de España por la gracia de Dios”, ya que realmente creía que la deidad había puesto la mano sobre él para para llevar a cabo una cruzada y salvar España del comunismo.

Casi medio siglo después de su fallecimiento se siguen realizando el día de su muerte un montón de misas, honrando su memoria, aparte de algún acto civil conmemorativo, que hasta el año 2007 vinieron celebrándose en el Valle de los Caídos donde fue enterrado. Lugar que ha sido considerado como el símbolo más importante del franquismo a pesar del esfuerzo de algunos de convertirlo en un homenaje de todos los caídos durante la guerra civil, tras la Ley de la Memoria Historica. En el decreto de 2 de abril de 1940, por el que se ordenaba su construcción, se dice que es “para perpetuar la memoria de los caídos de nuestra gloriosa cruzada“, con un acto inaugural donde se ensalza la victoria del que posteriormente fue  llamado “movimiento nacional”.

Esquela que aparece en el diario El Mundo 16/11/2106. Página 7

Esquela que aparece en el diario El Mundo 16/11/2006. Página 7

El final de la Guerra Civil que siguió a la sublevación o golpe de estado contra el gobierno de la segunda república, no supuso el fin de la violencia política ni la vuelta a la normalidad. El bando triunfante no tenía la intención de perdonar los crímenes de sus adversarios ni de iniciar un proceso de reconciliación nacional. El nuevo sistema político iniciado a partir del 1 de abril de 1939 se basaba en la división entre vencedores y vencidos, en la imposición de los valores de los primeros y en la negación de los principios políticos e ideológicos de los segundos. Por ello, la inmediata posguerra estuvo presidida por la represión y la persecución política, la escasez de alimentos y productos de primera necesidad y el juego de influencias de las distintas familias que habían formado el bando victorioso en la Guerra Civil.

Toda guerra civil comporta un alto grado de violencia política entre los civiles, y la española no fue una excepción. De hecho, la violencia ya se había apoderado de la vida política española antes de la guerra y durante ella no hizo más que incrementarse. Los estudios más rigurosos cifran en alrededor  de 400.000 las muertes violentas producidas durante la Guerra Civil, repartidas a partes iguales entre ambos bandos.

Algunas ciudades y pueblos eran la viva imagen de la destrucción; durante la guerra fueron destruidas alrededor de 250.000 viviendas y buena parte de las comunicaciones más importantes.

Vale por dos paquetes de tabaco

Vale por dos paquetes de tabaco

Los alimentos no sólo eran escasos sino de ínfima calidad. Con la finalidad de garantizar el suministro de productos de primera necesidad se implantó la cartilla de racionamiento, aunque se reveló claramente insuficiente. Los que disfrutaban de una buena situación económica recurrieron al mercado negro aunque no era necesario ser rico para saltarse el racionamiento; cualquier pariente o amigo en el Ejército, la Administración o la Falange tenía acceso a productos al margen de la cartilla. Durante 10 años los españoles tuvieron que padecer las penurias del racionamiento, mientras unos pocos acumulaban grandes fortunas gracias al estraperlo.

El final de la guerra no acabó con la represión, ni abrió paso a la reconciliación, ni tampoco supuso el fin de la militarización de los juicios políticos. Al seguir en vigor el estado de guerra hasta 1948, se mantuvieron los tribunales militares y las fuerzas de seguridad continuaron sometidas a disciplina militar. Los Tribunales Militares solían ventilar alrededor de 15 casos a la hora, sin garantías procesales y presumiendo la culpabilidad del acusado, lo que pone de manifiesto la sangría posterior a la guerra de la que fueron autores los vencedores sobre los vencidos.

Para escapar de la represión muchos de los que se habían comprometido con la causa republicana tomaron la vía del exilio. Sabemos que salieron del país unas 180.000 personas durante los últimos meses de la guerra, aunque la cifra total de exiliados pudo ser mayor. Los 140.000 exiliados que llegaron a Francia después de la campaña de Cataluña fueron agrupados en campos de concentración, donde se les trató más como prisioneros que como refugiados. Los exiliados que emigraron a México, en cambio, fueron recibidos hospitalariamente por el presidente Lázaro Cárdenas. En cualquier caso, el anhelo de todo exiliado era volver a España y aunque no hubo ninguna política de reconciliación por parte del régimen franquista, la mayoría de ellos lo hicieron en los primeros años de la década de los cuarenta, de forma discreta y sin ser objeto de represalias.

La represión no se limitó a la persecución política sino que se extendió a la imposición de un nuevo orden de corte fascista que duro hasta la muerte del dictador. Para ello, las nuevas autoridades se empeñaron en borrar todo recuerdo del paso de la República y llenaron las calles de los símbolos de los vencedores: las hoces, martillos y las banderas tricolores fueron sustituidas por yugos, flechas y águilas imperiales. Las plazas y calles más importantes de cada ciudad se dedicaron a Franco, José Antonio y los héroes locales del bando nacionalista.  El nombre del Caudillo se pintó en las paredes de los edificios públicos de toda España y su imagen se reprodujo en sellos, monedas y fotografías colocadas en todas las oficinas públicas, incluidos las escuelas y centros de enseñanza públicos. Se impusieron nuevos hábitos siguiendo un estricto código moral de corte tradicional. La prohibición del uso en público del catalán, vasco y gallego fue acompañada por la campaña Habla la lengua del imperio, que pretendía extender al ámbito privado la obligación del uso del castellano.

“En definitiva, treinta y ocho años después de la instauración del actual régimen democrático en España, todavía se sigue haciendo apología del fascismo con actos públicos conmemorativos de la muerte del dictador y de exaltación de su dictadura, actuaciones que todavía muchos ven como normales bajo el falaz argumento que forma parte de nuestra historia.” 

Esperanza Aguirre. Concejala Ayuntamiento de Madrid por el PP

Esperanza Aguirre. Concejala Ayuntamiento de Madrid por el PP

En definitiva, treinta y ocho años después de la instauración del actual régimen democrático en España, todavía se sigue haciendo apología del fascismo con actos públicos conmemorativos de la muerte del dictador y de exaltación de su dictadura, actuaciones que todavía muchos ven como normales bajo el falaz argumento que forma parte de nuestra historia. Manifestaciones que, en realidad, no dejan de ser un apoyo a movimientos neofascistas, que los distintos gobierno del Partido Popular, cada vez más radicalizado a la derecha, nunca han condenado públicamente.

 

De hecho, la permisividad de este tipo de conductas se evidencia en la inaplicabilidad en muchos casos de la Ley de la Memoria Histórica, incluso del Código Penal, el cual, si bien, no permite castigar la apología del fascismo por si sola, su artículo 28 prevé la apología del delito como acto preparatorio punible, que permite castigar el enaltecimiento de un crimen o de su autor, que es lo que realmente se esta haciendo con los actos conmemorativos de la muerte del dictador, aparte de una incitación al odio tipificado, asimismo, en el artículo 510 del C.P. Si bien la jurisprudencia ha determinado que, para poder aplicar este artículo, hace falta que la conducta en cuestión constituya, como mínimo, una incitación directa a cometer unos hechos mínimamente concretados. Es decir, para castigar un acto de apología del fascismo con base a este artículo, este tendría que provocar directamente a un acto de odio, discriminación o violencia. Evidentemente esto resulta realmente difícil de probar, de aquí que este tipo delictivo haya servido de muy poco para luchar contra conductas de exaltación fascista como las descritas.

En fin… esto es España, o tal vez deberíamos decir las dos Españas, por una división que los mismos políticos están fomentando con sus políticas represivas y de confrontación social.

http://guerracivil.sabanet.es/pagina4.htm

http://www.huffingtonpost.es/2015/11/13/cosas-saber-franco_n_8557096.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Franco#cite_note-denominaci.C3.B3n-8

Una palabra de moda: la gentrificación.

lucha en Chueca por el cambio especulativo de la certificación

Un fenómeno en el que las clases sociales menos favorecidas son obligadas a desplazarse de sus barrios por los vecinos más ricos.

Las ciudades como bien sabemos son entidades en continua transformación, a veces consecuencia de la planificación urbanística y otras como consecuencia de fenómenos sociales como la gentrificación que, si bien ha conseguido revitalizar zonas de la ciudad convirtiéndolas en zona de moda, sin embargo tienen un efecto negativo como el desplazamiento de aquellas personas con bajo nivel económico.

La gentrificación comienza cuando un grupo de personas de un cierto nivel económico descubren un barrio de gente pobre que, a pesar de estar degradado y depreciado comercialmente, ofrece una buena relación entre la calidad y el precio y deciden instalarse en él, aprovechando las oportunidades de compras de los precios.

Estos barrios suelen estar situados cerca del centro de la ciudad o contar con determinadas ventajas, como el estar situados cerca de polos de empleo, etc.

Foto gentrificación en el Barrio de Chueca

Foto gentrificación en el Barrio de Chueca

El paradigma de este cambio en la capital en la capital de España  es el barrio de Chueca, el cual en los años 80 estuvo marcado por la prostitución, la delincuencia y el tráfico de droga, lo que provocó que sus viviendas apenas tuvieran demanda y que sus precios inmobiliarios quedaran estancados.

Todo cambió cuando el colectivo gay empezó a abrir algunos locales de ocio y tiendas y, poco a poco, se fue creando un ambiente gay friendly que revalorizó inmuebles y animó  a muchos miembros de este colectivo a trasladarse a vivir al barrio. De hecho, y pese a la crisis, el precio de la vivienda ha aumentado un 4,23% en los últimos tres años, según nos informan algunas inmobiliarias de la zona.

De forma similar, la que fuera cuna de la Movida madrileña en los años 80, Malasaña ha experimentado un cambio similar, durante años estuvo también marcada por el estigma de la prostitución y la droga, lo que provocó la devaluación de su parque de viviendas.

Atraídos por los precios bajos de la zona fueron llegando nuevos vecinos y, en paralelo, algunas obras (como la rehabilitación del cuartel de Conde Duque) ayudaron a impulsar la renovación urbana.

 El último barrio del centro de Madrid al que ha llegado este proceso es Lavapiés: barrio tradicionalmente obrero, humilde y receptor de inmigración, su parque de viviendas se ha revalorizado, pasando de 2.897 euros por metro cuadrado a más de 3.000 en apenas tres años (un incremento del 5,18%).

 

La palabra que describe este fenómeno proviene del inglésgentrification” que supone el cambio en las condiciones y equipamiento de un barrio, que atraen inversiones adicionales y mejoran la calidad de vida integral.

El término que más se ajusta al español es «elitización» o, más precisamente, «elitización residencial», hablándose también de «aristocratización» o «aburguesamiento» y de «recualificación social»

El desplazamiento con el que originalmente se asociaba a este proceso de regeneración ha sido cuestionado por algunos estudios, que determinan que la movilidad de los segmentos más pobres de una ciudad no está asociada a los cambios en el tejido urbano.

Las clases populares pueden reducir su número en la zona por el envejecimiento de la población, a partir de desalojos por las condiciones ruinosas de un edificio, o por terminación de un contrato de alquiler y ausencia de una oferta de alquileres en la zona para este grupo social.

Los desplazamientos voluntarios suelen deberse al rechazo por la situación de degradación del caserío, por el pago de incentivos a cambio de su abandono a inquilinos con contratos blindados, o por la compraventa de la propiedad.

“Las clases populares pueden reducir su número en la zona por el envejecimiento de la población, a partir de desalojos por las condiciones ruinosas de un edificio, o por terminación de un contrato de alquiler y ausencia de una oferta de alquileres en la zona para este grupo social”

Efectos de la gentrificación

Efectos de la gentrificación


Una vez realizado este desplazamiento, se revaloriza el preciado suelo, comúnmente residencial, a través de la rehabilitación del edificio (recalificado habitualmente como residencia de alto nivel) o de la construcción de viviendas de nueva planta.

A esta expulsión progresiva de la población se le une la incapacidad de los desalojados o de jóvenes emancipados, originarios del barrio, de pagar una vivienda en él, como consecuencia de la revalorización y el aumento de los precios en relación a la vivienda.

Además del desplazamiento y la revalorización del suelo se perciben otros cambios comunes a este tipo de procesos, como la reducción de las tasas de ocupación de la vivienda (menor número de habitantes por vivienda) y la densidad de población de la zona. Asimismo, en zonas donde el alquiler fuera común, se dará una progresiva transformación hacia la modalidad de ocupación en propiedad.

Pintada reivindicativa

Pintada reivindicativa

Tal situación del desplazamiento ha hecho que surja un debate teórico y ético en torno a la gentrificación, lo que evidencia que estamos  ante una dinámica del capitalismo que entra perfectamente en la lógica del libre mercado, pero en confrontación con lo intereses de las clases más humildes, lo que hace que nos planteemos la preminencia o no del factor humano sobre otros aspectos que, como hemos apuntados, repercuten en la transformación positiva del aspecto de nuestras ciudadades, no sólo en cuanto a su estética sino también en cuento a las condiciones de vida más dignas; siendo la única solución para hacer conjugables ambas posturas la intervención pública mediante políticas sociales de protección de los más pobres, evitando de esta manera su desplazamiento, como pueden ser ayudas para la rehabilitación de sus viviendas y el fomento de alquileres sociales, entre otras, para la combatir a  los que solamente pretenden especular con este fenómeno.

 

 

http://www.vozpopuli.com/actualidad/sociedad/Viviendas-Alquileres-Madrid-Vivienda-precio-alquiler_0_936506404.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Gentrificación

http://www.ub.edu/geocrit/b3w-1030.htm

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes