Archivos de categoría para: Economía

Otro ataque a la cultura por el gobierno de Rajoy

©Angelaz

Constituye una cuestión de derecho el que los autores sean retribuidos por la copia de sus obras en pos de la protección de la propiedad intelectual, ya que si así no fuese estaríamos usurpando algo que no nos pertenece, ahora bien, pagar sin haberse hecho la copia o haberla utilizado, no solamente constituye un abuso de poder, sobre todo cuando se refleja con la promulgación de una Ley;  sino también una actitud inquisitiva, desproporcionada y, hasta incluso,  contraria a nuestro derecho interno privado, como a continuación veremos.

 

El anterior canon  que entró en vigor en 1992, adaptado al uso digital de la propiedad intelectual ajena en 2006 por el gobierno socialista, y cuya finalidad era compensar a los autores o creadores por el supuesto perjuicio que les generaba el uso de sus obras para fines privados, consistente en gravar cualquier adquisición de productos digitales; fue modificado  por el gobierno de Mariano Rajoy sustituyendo la compensación ligada a cada compra privada por una compensación ligada a los Presupuestos Generales del Estado a través de una partida creada al efecto, destinada a las entidades gestoras de los derechos de autor, las cuales recurrieron ante el Tribunal Supremo esta modificación por considerar que, debido a que dicha partida se nutre de los impuestos que pagamos tanto las personas físicas como las jurídicas (empresas), grabando, por lo tanto a las personas privadas como a las que no lo son, motivo por el que el Real Decreto aprobado por el gobierno del Partido Popular fue anulado por nuestro máximo Tribunal, siendo ahora el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el que da la razón al Supremo, pero en este caso porque va en contra de las directivas comunitarias relacionadas con el tema, bajo el argumento que: “no puede garantizar que el coste de la compensación equitativa solo sea sufragado, en último término, por los usuarios de copias privadas”.

Es por ello que los Populares se han visto obligados a dictar de nuevo un nuevo Real Decreto en sustitución del anterior, volviéndose a gravar el consumo privado de determinados productos digitales como CD´s, lápices de memoria, ordenadores y sus consumibles, o cualquier otro tipo de memoria digital, entre otros productos, cuya relación haría interminable la lista en caso de querer citarlos todos.

Estamos pues, se mire como se mire, ante una ley inquisitoria porque grava el producto independiente de que su consumo se lleve a cabo para guardar o reproducir obras o documentos propios o ajenos; además, de una doble imposición que grava el consumo, aparte del IVA, por tanto contraria el derecho tributario y al privado, puesto que nuestro código civil en su artículo 1256  no permite dejar la efectividad de la obligación al arbitrio de una de las partes del contrato -en este caso al empresario- al exigir un plus por el consumo del producto cualquiera que sea su destino, aspectos que ya corroboraron en su momento algún que otro juzgador de instancia.

“Estamos pues, se mire como se mire, ante una ley inquisitoria porque grava el producto independiente de que su consumo se lleve a cabo para guardar o reproducir obras o documentos propios o ajenos;”

Pero, como siempre, los de arriba pisan a los de abajo, y el hecho de que el TJUE  censure la postura del anterior gobierno de Rajoy no significa que la nueva normativa aprobada por el actual dando marcha atrás,  sea justa y, aunque resulte más beneficiosa para las entidades gestoras de los autores y editores, dudamos que lo sea también para los autores, por ser los que menos cobran en la cadena de producción musical, cuyos mayores beneficiarios son de las discográficas o editoriales; obstaculizando el consumo de la cultura tan necesaria en este país.

Otra lacra más para esta sociedad permisiva, a la que le da mismo que la machaquen en sus derechos y a la que se le priva de uno de los bienes más importante para el progreso de un país como es la cultura, sobre todo para las personas que no puede acceder a ella por su precaria situación económica. Y, como siempre, un Partido Socialista que no se acaba de enterar donde está, puesto que, si bien podemos celebrar su recurso contra esta nueva norma, no deja de ser similar a la que ellos aprobaron y que tanto cabreó a los consumidores de cultura; aunque si tienen razón en una cosa, como es que quienes tenían que pagar este canon digital son las empresas que se enriquecen con este negocio y que además no están pagando impuestos en España. No el estado, conforme ha subrayado Ibán García, secretario federal socialista de Cultura, tras la aprobación de dicha Noma por el último Consejo de Ministros del PP.

Pero, así es la cultura “made in spain”, para unos pocos que la pueden pagar. O tal vez deberíamos llamarlo mafia?.

 

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Un partido veleta

 

Parece ser que el  giro hacia la izquierda del nuevo PSOE que prometió Pedro Sánchez no ha sido más que un espejismo, una nueva muestra de que este partido sigue perdido ideológicamente y, en consecuencia una nueva burla a aquellos de sus militantes que todavía creen  en los principios de su fundador, Pablo Iglesias.

De nuevo Pedro nos vuelve a demostrar que su partido no es independiente, así como lo fácilmente manipulable que es por muchas de las empresas del Ibex 35, es decir por los que tienen la pasta, y que le han hecho dar marcha atrás en su posición inicial al NO en la ratificación por España sobre el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá, conocido como CETA, habiendo comprometido su abstención a la UE, lo que supone un nuevo apoyo a las políticas neoliberales en contra del pueblo llano, como la que permitió y está permitiendo el gobierno de Rajoy.

La UE tiene la intención de firmar en breve dos acuerdos comerciales de gran alcance: Uno con Canadá (CETA o AIEC = Acuerdo Integral de Economía y Comercio) y uno con EEUU (TTIP o ATCI = Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión). El discurso oficial argumenta que estos tratados crearán puestos de trabajo y aumentarán el crecimiento económico. Sin embargo, más que los ciudadanos, es mucho más probable que solo las grandes corporaciones se vean beneficiadas por dichos acuerdos. Estas son las principales razones,:

  • Los inversores podrán demandar a los estados.El llamado Arbitraje de diferencias inversor-estado (conocido como ISDS del inglés Investor-state dispute settlement) – incluso en su nuevo disfraz como el “sistema de arbitraje de inversiones” de la UE (conocido como ICS del inglés Investment Court System) – dará a los inversores extranjeros (es decir, a las empresas canadienses y estadounidenses) el derecho a demandar a estados europeos si creen que leyes o medidas de la UE o de cualquiera de los estados miembros ha perjudicado a sus inversiones y disminuido sus beneficios esperados. Esto afectará también a leyes y medidas promulgadas en el interés del bien común, como por ejemplo las destinadas a la protección de los consumidores y del medio ambiente.
  • Las corporaciones serán invitadas a participar en la redacción de nuevas leyes.La llamada “cooperación regulatoria” permitirá que representantes de grandes compañías y burócratas de ambos lados del Atlántico influencien los borradores de ley en grupos de expertos antes incluso de que estos sean debatidos en los parlamentos electos. ¡Esto socava la democracia!
  • Las grandes compañías tienen demasiada influencia en las negociaciones secretas del CETA y el TTIP.En el 92% de todas las reuniones de las partes interesadas que la Comisión Europea ha mantenido en la fase preparatoria del TTIP, solo han sido escuchados representantes de empresas. Solo en algunos pocos casos representantes de los consumidores y de los sindicatos han sido invitados para expresar su opinión. La influencia de las empresas se mantiene durante las negociaciones: Incluso algunas expresiones en los borradores de ley que se han filtrado a la luz pública provienen directamente de los lobbies empresariales.
  • Las negociaciones se realizan en secreto.Nuestros representantes públicos saben muy poco de los progresos y el público en general es incapaz de ver ninguno de los textos de los acuerdos a los que han llegado hasta que las negociaciones hayan terminado.Los miembros del Parlamento solamente están capacitados para leer esos bastos textos legales (el acuerdo CETA, por ejemplo, tiene unas 1500 páginas) en habitaciones especialmente diseñadas sin ayuda de expertos, y no les está permitido decirles al público lo que han leído. Una vez que las negociaciones hayan finalizado, ellos solamente podrán aceptar o rechazar los acuerdos, sin tener la posiblidad de pedir cambios.
  • Los estándares de calidad alimentaria y de protección del consumidor pueden verse debilitados.A través de la puesta en común de regulaciones, objetivo del TTIP, los estándares europeos se ven amenazados, ya que los estándares estadounidenses son en muchos casos significativamente más bajos. Además, desde el lado estadounidense se quiere que la UE acepte su aproximación a la evaluación de riesgos, que permitiría que cualquier producto se pudiera vender hasta que el estado pudiera probar que es dañino. Hasta ahora, las compañías europeas deben demostrar que sus productos son inofensivos antes de introducirlos al mercado.
  • Los derechos y empleos de los trabajadores correrían peligro.Los Estados Unidos se niegan a reconocer derechos básicos de los trabajadores (sólamente ha ratificado dos de los ocho estándares laborales básicos de la OIT), y la “carrera hacia el abismo” desencadenada por el TTIP podría convertirse en un peligro para los derechos de los trabajadores también en la UE. Además, una mayor competencia del extranjero podría llevar a pérdidas masivas de trabajos. Un estudio publicado por la Universidad de Tufts (EEUU) establece que podrían perderse 600.000 trabajos debido al TTIP.
  • Los países europeos estarían bajo presión para permitir tecnologías de alto riesgo como el fracking o la modificación genética (conocido por las siglas GM del inglés Genetic Modification).Como parte del TTIP y/o CETA, se podría permitir a las empresas llevar a los gobiernos ante árbitros si regulan o prohíben estas tecnologías de alto riesgo.En 2013, la compañía de gas y petróleo Lone Pine puso a una demanda de 250 millones de dólares contra Canadá, después de que el estado de Quebec estableciera una moratoria sobre el fracking.El TTIP y el CETA allanarán el camino para un número cada vez mayor de demandas como esta.
  • CETA y TTIP aumentarán aún más las desigualdades.Los ya privilegiados se beneficiarán más de CETA y TTIP. Las grandes empresas obtendrán aún más ventajas con respecto a las pequeñas y medianas empresas y los ciudadanos. Es probable que la crisis económica de la UE se va a profundizar aún más, y se prevé que los estados miembros más competitivos van a embolsar la mayor parte del potencial de crecimiento del PIB. Los países de la periferia de la UE, que ya son altamente dependientes del capital extranjero, corren el riesgo de perder la oportunidad de empleo de calidad y la inversión sostenible. A escala mundial, la desigualdad entre los países desarrollados y en desarrollo aumentará aún más, según estudios pronosticando caídas dramáticas del PIB y pérdidas de empleo en terceros países.
  • La liberalización y la privatización se convertirán en caminos de un solo sentido.El CETA y el TTIP harán aún más complicado y posiblemente incluso imposible – el devolver instituciones públicas, hospitales o la recogida de basuras al sector público una vez que hayan sido privatizados.

En definitiva el CETA y el TTIP quieren aumentar el poder de las multinacionales a expensas de la democracia y del bien general.

Pedro Sánchez ha comunicado el sentido del voto de su partido al comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en un encuentro en Madrid, señalando que  «Esos argumentos son puro populismo», añadiendo que «Vengo de un país muy pequeño que también tiene preocupaciones por los grandes acuerdos y el peso de grandes empresas. Puedo asegurar con toda mi autoridad que este CETA no es un peligro de ningún tipo ni pone problemas para los ciudadanos españoles y las empresas».

En fin, si este es el nuevo socialismo, apaga y vámonos…. Al menos que tengan la decencia de quitarse ese nombre, pues la social democracia es algo bien diferente, de manera que, en el ámbito económico las diferencias entre estas dos ideologías son abismales. Mientras la socialdemocracia se transa con el capitalismo aceptando un modelo de economía social de mercado en donde lo importante es el mercado y los consumidores, en el socialismo del siglo XXI se desarrolla el concepto de economía solidaria que promueve el comercio justo, el empresariado con responsabilidad social y fortalece la dupla ciudadanía-sociedad rechazando la entente consumidor-mercado.

“En fin, si este es el nuevo socialismo, apaga y vámonos…. Al menos que tengan la decencia de quitarse ese nombre, pues la social democracia es algo bien diferente. “

Pedrito, vuelves a ser una cara guapa con la cabeza vacía. Para algunos un farsante neoliberal, puesto que  no hemos tenido que esperar mucho  para darnos cuenta que lo que has vendido en las primarias de tu partido, a sus simpatizantes y militantes, es el humo que lleváis vendiendo desde que el PSOE se acomodó y posicionó al lado del capital con Felipe González y Zapatero, volviendo a hacerse realidad la unión con la derecha.

Ya no engañáis a nadie.

Fuente:

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Caciquismo político y empresarial made in Spain

De nuevo la Agencia Tributaria ha hecho pública la lista de sus morosos que deben más de un millón de euros, lo cual me parecería muy bien en aras a la transparencia sino fuese porque  más que transparencia parece una tomadura de pelo a los millones de contribuyentes tanto personas físicas como jurídicas que puntualmente cumplimos con nuestras obligaciones tributarias,

 

lo cual hace que algunos nos planteemos la pregunta de ¿por qué se permite a los contribuyentes tramposos llegar a deudas tan altas sin antes iniciar un procedimiento de apremio que haga efectiva la deuda sin llegar a alcanzar cifras tan astronómicas?.

Falta poco para que termine el segundo trimestre del año en curso y muchos ya nos vemos con la soga al cuello al tener que hacer la declaración trimestral del IVA que, aún siendo conscientes de que se trata de un impuesto sobre el consumo que hemos repercutido en terceras personas, siendo la diferencia con el soportado lo que tenemos que declarar, lo cierto es que durante el periodo impositivo ha formado parte de la economía de la empresa, si es que así podemos llamar a los pequeños negocios que constituyen un auto empleo para muchas personas; eso sin contar con la cuota de autónomos que ,en vez de ser progresiva en virtud de las ganancias, es igual para todos, con independencia de acogerse a determinados regímenes en pro de los derechos pasivos, inaccesibles para la mayoría, cuando dichas ganancias a penas ndan para  pagar el arrendamiento del local, eso sin contar el pago de algún salario .

Es cierto que cualquiera que monta un negocio debe ser consciente o al menos  haber hecho un estudio previo de los costes e ingresos que puede reportar, al objeto de determinar su rentabilidad; pero no es menos cierto que todo negocio entraña un riesgo empresarial que debe soportar el empresario o autónomo que está al frente del mismo, riesgo que nadie puede negar que cada vez es mayor debido a la situación económica del país que, lejos de haber remontado como afirman los hombres de negro del gobierno con Rajoy al frente, está en un estancamiento tal, que hace que día tras día veamos como muchos negocios de nuestro entorno son cerrados.

“la situación económica del país que, lejos de haber remontado como afirman los hombres de negro del gobierno con Rajoy al frente, está en un estancamiento tal, que hace que día tras día veamos como muchos negocios de nuestro entorno son cerrados.”

A mayor riesgo, mayores ganancias, lo cual es obvio, por ejemplo, cuando se quiere ampliar la cuota de mercado con el fin de obtener mayores beneficios; ahora bien, igual que ocurre para el pequeño empresario o autónomo, las grandes empresas deberían saber a lo que se enfrentan mediante un estudio previo del mercado, de manera que el riesgo no vale como  escusa para que dejen de pagar sus impuestos. La cuestión es que, en su caso, parece que la Agencia Tributaria tiene mayor permisibilidad, mientras que a lo pequeños se le da el hachazo de forma inminente si se retrasan en uno de sus pagos. En definitiva, se machaca al pequeño, mientras que al grande se le deja campar a sus anchas

También somos conscientes que los intereses en juego son diferentes, habida cuenta que en las grandes empresas entra en juego un factor muy importante como son los trabajadores, de manera que si la cosa se va a pique serían muchas las personas que irían a engrosar las listas de desempleo. Ahora bien, este factor no debería ser un chantaje para condonar deudas o dejar de pagar impuestos, porque de admitirse en muchos casos se estaría dando expectativas a empresas heridas de muerte provocada por el propia empresario al objeto de generar intencionadamente deudas que permitan en determinados supuestos llegar a un expediente de regulación de empleo, teniendo bien repletos los bolsillos el empresario. Eso sin contar los equipos de fútbol y algún que otro jugador, cuya chulería no deja de ser ofensiva para los españoles cumplidores, y que a pesar de no estar en ese listado, no contribuyen por las ganancias millonarias obtenidas en España. Quizá el motivo sea que se consideran por encima de los simples mortales, como dioses del olimpo que contribuyen al atontamiento de los españoles.

 ¿A qué jugamos entonces?, ¿por qué la Agencia Tributaria permita que se acumulen esas deudas millonarias?,   ¿Por qué existe un tratamiento fiscal diferente?. La respuesta sólo puede ser una: CACIQUISMO… pura y llanamente caciquismo político y empresarial del que este gobierno del Partido Popular nos tiene acostumbrados.

 

 

Busco la esencia de las cosas cuando dibujo. Autodidacta que explora nuevas técnicas. Me apasiona el arte en todas sus manifestaciones. Vivo inmersa en mi locura y eso me hace feliz.

La indignante dignidad

Libertad sin perjuicio

Si algo no se perdona en nuestro común país, hoy por hoy incluidos los catalanes, es que alguien haya tenido éxito en cualquier faceta de la vida. Si esa faceta es la de los negocios el agravio hay muchas gentes que lo consideran personal.

Recordemos esa coletilla tan popular en bares y corrillos. “Es que ni trabajando, ni con un negocio “honrao” nadie se hace rico”. Y punto pelota. Ya hemos convertido a cualquiera que pueda sobresalir en un más que probable delincuente. Luego aplicamos esa frase tan nuestra, esa que se dice con gestito y tono de si yo te contara lo que se, “cuando el rio suena agua lleva” y a ver quién es el guapo que argumenta. Ya está todo dicho y el linchamiento está en marcha.

A mí, y lo he dicho repetidamente, la desigualdad social llevada a los extremos en los que se mueve hoy en día me parece inmoral, innoble e inadmisible. No se pueden consentir ciertos niveles de enriquecimiento en una sociedad llena de pobres de necesidad y pobres de solemnidad. No se puede consentir que haya acumulación, acaparación, mientras exista ausencia. No se puede tolerar que haya una regulación del mínimo de pobreza y no haya una regulación del máximo de riqueza.

He puesto muchas veces el ejemplo del poblado primitivo. No concibo que en una tribu, sí, de esas tan atrasadas, cierto individuo tenga varias cabañas, la mayoría cerradas, y haya otros componentes de la tribu que tengan que dormir a la intemperie porque no pueden pagar su compra o, concepto perverso, su alquiler. Cuando todos tengan cabaña alguno la tendrá de mayor tamaño. Seguro que tampoco en esa tribu nadie tirará alimento mientras el de al lado se muere de hambre.

Y es que hemos hecho, hemos consentido, una sociedad perversa. Una sociedad en las que algunos tienen derecho a acaparar a costa de la necesidad de los otros, derecho a enriquecerse a costa del empobrecimiento ajeno, sin límites. Y en esta expresión se contiene lo realmente inadmisible, sin límites.

Es lícito, como no, es obligado, luchar por una mayor igualdad social, por una mayor equiparación en las oportunidades, por una sociedad más justa e igualitaria. Es imprescindible llegar al punto en el que todo individuo por el hecho de nacer dentro de una comunidad tenga asegurada la equidad con respecto a los demás miembros de la misma.

Pero hecha esta reflexión, puesta negro sobre blanco la tremenda injusticia que la legalidad actual supone, lo que no se puede es condenar a un individuo por lograr el mayor partido de unas circunstancias, de unas leyes, que él no ha promovido.

Lo que no puedo es personalizar en alguien que ha sabido moverse mejor que yo mi propio fracaso y el fracaso de mis esfuerzos para que la sociedad sea distinta.

Yo, y hablo ahora personalmente, considero inmoral sin paliativos la acumulación de riqueza que el señor Amancio Ortega ha conseguido, pero no por ello voy a considerarlo a él como una especie de apestado, no voy a considerarlo a él como un inmoral, no voy a considerarme por ello justificado para promover campañas de descrédito o, directamente, de linchamiento social. No voy a volcar sobre su persona, a hacer personal, la consideración que me merece una norma.

“considero inmoral sin paliativos la acumulación de riqueza que el señor Amancio Ortega ha conseguido, pero no por ello voy a considerarlo a él como una especie de apestado, no voy a considerarlo a él como un inmoral, no voy a considerarme por ello justificado para promover campañas de descrédito o, directamente, de linchamiento social”

Campañas de descrédito

No voy a dedicarme, porque se lo merece por rico, a difundir sin ningún tipo de verificación las campañas de descrédito de sus empresas, ni las personales. No voy a considerarlo directamente responsable de la legislación laboral de los países en los que pudiera interesarle contratar a sus proveedores. ¿Que podría evitarlo? Claro, y el noventa por ciento de otros muchos de los que no hablamos porque a pesar de hacer lo mismo no han conseguido los mismos éxitos financieros.

Pero lo que ya me parece aberrante, lo que me parece indigno y sectario, es el rechazo que ciertas personas, que se dicen en posesión de un mayor criterio moral, que hacen apropiación de una mayor dignidad social, de la que nadie les ha hecho depositarios, hacen de una donación por el simple y sencillo hecho de que tiene nombre y cara, y aprovechan, además, esa circunstancia para promover un ataque personal contra alguien que, en sentido estricto, está haciendo más por la redistribución de la riqueza que todos los políticos del mundo juntos, incluidos, y señalados, los del signo al que pertenecen los que se sienten ofendidos.

Estoy seguro de que muchos de esos grandilocuentes, y dignos, ofendidos por la donación, verían con mejores ojos, yo diría con mirada más clara, que la donación se hiciera a algunas de esas ONGs que se gastan más en oficinas y todo terrenos que en ayudas efectivas, en esas inefectivas organizaciones que se montan más para prurito moral propio que para beneficio ajeno.

A mí me parece de agradecer cualquier actuación que permita una mejora en las condiciones de vida, o de salud, de cualquier persona, y si la donación del señor Ortega contribuye a salvar, alargar o mejorar la vida de una sola persona, me sentiría, si fuera él, satisfecho.

Y es que yo no creo que la dignidad, ese concepto que tan alegremente manejan, esa virtud que tan pagados de sí mismos reclaman, valga un solo muerto, un solo día de dolor, un solo minuto de retraso en un diagnóstico.

Volviendo a nuestra ancestral y atrasada aldea, yo no concebiría que, en el hipotético caso de que alguien acaparara cabañas y otros carecieran de ellas, se rechazara por dignidad el que alguien con más de una cabaña le cediera una otro que no tuviera ¿Dónde estaría la dignidad? ¿En sufrir a la intemperie las inclemencias? ¿En persistir en la desigualdad para mayor escarnio del acaparador? ¿En denunciar la situación sin permitir acercamientos a la solución salvo que se hagan como los dignos consideren que tienen que hacerse?

Y es que yo no creo en la dignidad de los muertos, en la dignidad del sufrimiento, en los que se auto proclaman héroes de la virtud. Eso sí, consideraría muy digno por su parte que llegado el momento y las circunstancias, dios no lo quiera, renuncien al beneficio de esas máquinas que ellos consideran indignas, aunque creo que no. O sea, que no me creo que renuncien a la cabaña que les toque.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

La Ley de Monipodio

Vivimos en un país invadido por la corrupción, sumergido en la corrupción, atónito ante el nivel de corrupción que día a día, partido a partido, organismo a organismo, salta a las páginas, sean escritas o habladas, de los medios de comunicación.

Es tal el grado de corrupción al que asistimos que cabe preguntarse ¿Es una táctica?  ¿Están usando la corrupción para distraernos de otras cosas?

Es verdad que en este país la corrupción, el trinque, la picaresca, es algo tan extendido, tan implícito en nuestro carácter, nuestra formación y nuestras leyes que si de repente nos viéramos libres de ella,  si mirando a nuestro alrededor no percibiésemos su tufillo repugnante, nos preguntaríamos en que extraño país extranjero nos encontramos.

Nunca he tenido claro si todos esos pícaros extranjeros que pueblan nuestros semáforos, nuestras esquinas, nuestras calles y transportes han venido a España a buscar su supervivencia o a hacer un master que los gradúe definitivamente en engaños y corruptelas. No hay facultad en todo el mundo que pueda compararse a le del Dr. Monipodio, ni campus como el de su patio extendido a todo un país.

En España todos somos corruptos, y perdónenme los medio españoles que no lo sean.  Yo no, pensarán muchos, yo nunca he robado, pensarán convencidos, olvidándose de esos folios de la oficina que se llevaron a casa, de ese gasto particular disimulado entre las dietas, de esas vendas o analgésicos  tomados en compensación de la explotación laboral sufrida, de esas deducciones presentadas en la declaración de la renta a ver si cuelan porque ya me las están cobrando por otro lado, que además es cierto. Y todo eso es corrupción, la corrupción de los pobres, la corrupción del que no tiene acceso a la corrupción de los millones y los negocios, pero corrupción.

En España todos somos corruptos, y perdónenme los medio españoles que no lo sean.  Yo no, pensarán muchos, yo nunca he robado, pensarán convencidos, olvidándose de esos folios de la oficina que se llevaron a casa”

A lo mejor soy un cínico, no lo dudo, pero me temo que tengo razón. Y me temo que tengo razón porque en este país se legisla presuponiendo que el ciudadano es corrupto y va a intentar engañar a la administración, a la empresa, al recaudador, y por tanto, y en defensa propia, el recaudado, el paganini, se siente justificado en su latrocinio y, así como de paso, justifica al injustificable corrupto que además es, en realidad, el corruptor. Porque en este país se educa en la auto justificación, en aquello de que lo que no me lleve yo se lo lleva otro, en lo de “marica el último”, con perdón de la LGTB que seguro que se ofende aunque a estas alturas el dicho nada tiene que ver con las tendencias sexuales de nadie, en que “el que no corre vuela”.

Claro que el corrupto institucional es doblemente repugnante, moralmente hablando, porque se aprovecha de una posición no alcanzada por méritos propios si no por elección o  designación de electo para alcanzar un nivel de trinque al que no tendría acceso de otra forma.

Podríamos, en un alarde de ingenio, hacer una especie de principio de Peter de la picaresca que podríamos denominar la Ley de Monipodio, y que diría algo así como: “De trinque en trinque va el ciudadano subiendo y subiendo hasta que se le va la mano”. Perdóneseme el ripio en honor a nuestros literatos del siglo de oro que tanto y tan acertadamente escribieron sobre el tema.

Decía Samaniego en su “La Alforja”:

En una alforja al hombro,

Llevo los vicios;

Los ajenos delante,

Detrás los míos.

Esto hacen todos:

Así ven los ajenos,

Más no los propios.

Y eso que Samaniego no conocía el trajín de los partidos actuales, esa especie de paladines de la magia que meten una mano en todo lo que pueden mientras tiene la otra ocupada señalando la mano trincona de los otros partidos. Así el ciudadano harto de no saber hacia dónde mirar acaba no mirando hacia parte alguna.

Y en eso estamos, en eso nos tienen entretenidos, en denostar, perseguir, indignarnos con la corrupción ajena. Mientras tanto nos quitan la libertad, la democracia y la moral. Porque al fin y al cabo entre iguales anda el juego y no tenemos donde elegir, y ya ni ganas de hacerlo.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

A beneficio de los huérfanos y los pobres de la sociedad

Hay días, desgraciadamente muchos, en que viendo lo que me rodea me pregunto hasta donde va a llegar  la miseria moral de la sociedad en la que convivo. Hasta donde podremos alargar esta decadencia muelle e insana, este retorcimiento culpable de los valores que nos traemos de un tiempo a esta parte y que me lleva, a pesar de mis esfuerzos, a aborrecer por igual a personas e instituciones, obras y dejaciones.

No puedo concebir con qué criterio esta sociedad, sus miembros, creen haber descubierto una suerte de fuente de la eterna juventud, pero solo para ellos, solo para aquellos que creen, posiblemente yo también tuve mis momentos, que los viejos ya nacen así y con la única misión de entorpecer, de fastidiar, de impedir la natural evolución de la juventud.

No he empezado estas palabras con el propósito de hacer una análisis de edades, ni siquiera con el de reivindicar papeles, pero permítaseme, aunque sea de forma ocasional, apuntar que todas las sociedades pujantes, fuertes y con futuro contrastado, han partido de equilibrar la fuerza de la juventud y la prudencia de la experiencia, renuncio aposta al término equívoco de sabiduría.

Pero hablemos, que es lo que realmente pretendía, de Justicia, no de justicia reglada y formal, no de justicia penal, civil o laboral, hablemos de justicia social, hablemos del delito de lesa humanidad que esta sociedad comete segundo a segundo de su existencia. Hablemos de acaparación, de avaricia desmedida y de abandono, de abandono cruel y culpable.

Porque abandono cruel y culpable, abandono miserable moral y éticamente es el que esta sociedad perpetra contra sus mayores a cada instante de cada día. Porque abandono lamentable por sus términos y su profundidad es el que sufren los mayores de esta sociedad, los discapacitados de este país, y me consta que de otros, cuando llegando a la edad en la que esperan que se les devuelva en forma de atención y cuidados que les son, no necesarios, imprescindibles se sienten abandonados, ninguneados, estafados, maltratados.

“abandono cruel y culpable, abandono miserable moral y éticamente es el que esta sociedad perpetra contra sus mayores a cada instante de cada día”

¿Cómo puede una sociedad permitirse, amparada en sus estructuras y criterios burocráticos, mirar para otro lado mientras algunos de sus miembros más débiles y necesitados malviven, malmueren, en condiciones infrahumanas? ¿Cómo puede permitir la soledad, la incapacidad, la discapacidad, la necesidad que personas sin recursos por edad, por formación, por vivencias sufren cada día y ampararse en un trámite burocrático, en un impreso, en una miserable y cochina mirada social para desentenderse del problema?

Pero si esta mirada sucia, inhumana, indecente, de la sociedad provoca en mí el desprecio más absoluto ese sentimiento se convierte en rabia y frustración cuando además me fijo en el agravio comparativo que ciertas informaciones, ciertas exhibiciones diría yo, ponen habitualmente ante mis ojos.

Es triste que la sociedad no sea capaz de demandar, de proveerse, de unos mecanismos que impidan el enriquecimiento abusivo de unos pocos frente a la necesidad de unos muchos. Es triste pensar, y más vivir, el abandono de nuestros mayores, de nuestros discapacitados de cualquier edad, de nuestros enfermos, de nuestros abandonados a su suerte. Y digo nuestros, en general, porque si nuestros fueron los beneficios de su trabajo, de su discurrir vital, de su inteligencia o torpeza, nuestras son ahora sus cuitas. De todos, de la sociedad.

Pero con ser triste, lamentable, indigno, me gustaría reflexionar sobre ciertas preguntas que acuden a mí cabeza cuando me cruzo, prácticamente a diario, con hechos que mi conciencia no consigue asimilar. Y para plantearlas y que sean comprensibles establezcamos una medida base, la pensión mínima de jubilación: 637,70 euros al mes. Si, insuficiente para vivir dignamente, miserable, pero es lo que hay y nos va a permitir poner en cifras nuestra reflexión moral.

¿Puede una sociedad sana, medianamente equilibrada y con valores, permitir que exista una lista, hablo de la lista Forbes, en la que el señor más rico de este país acumula un capital equivalente a 111.337.619,60 pensiones mínimas mensuales? ¿O sea la pensión anual de 7.952.687 personas viviendo en necesidad? ¿Posiblemente algunos de ellos con discapacidades que no pueden solventar por carencias económicas?

Claro que si en vez de coger solo a uno, tomamos los datos de los 50 más ricos del país podremos comprobar que acumulan 278.751.764,15 pensiones mínimas mensuales, o podrían pagar  una anualidad entera de miseria a 19.910.840 necesitados.

Aunque ¿qué podemos esperar de una sociedad que permanentemente saca en los papeles, y hace sus ídolos, a unos niños mimados que, por poner un ejemplo, exhiben periódicamente sus coches nuevos, uno más además de los que les regalan, con cuyo precio se pagarían 3.753 mensualidades de necesidad? O por ponerlo en otros parámetros, y hablando de uno concreto, ¿que por dar patadas, eso sí, muy eficazmente, a una pelotita gana cada minuto lo mismo que 146,5 personas necesitadas en un mes?

Posiblemente tampoco eso sea para escandalizarse si hay corporaciones, empresas, administradoras de, en realidad que comercian con, bienes de primera necesidad como la energía que mientras cortan el suministro, gas y electricidad necesarias para preparar los alimentos, para la higiene y  combatir el frío, a personas en estado de necesidad se permiten declarar, solo una de ellas, beneficios en 2013 por un importe de 8.395,41 pensiones mínimas mensuales con las que esas personas podrían alimentarse y, es posible que, hasta pagar los servicios que les hubieran prestado con unas tarifas más justas.

Y es que una sociedad que hace de la necesidad de los pobres el beneficio de los ricos es una sociedad, no injusta, no desequilibrada, miserable e indigna.

Por cierto, y que no se nos olvide, qué  podemos esperar de un Estado que emplea en su órgano recaudatorio principal, en su burocracia y su faceta coercitiva, 228,600 pensiones mínimas mensuales, insuficientes, patéticas. Es verdad, si además hablamos de las remuneraciones y prebendas de toooodos los cargos públicos, semipúblicos, de favor y beneficiados la cara se nos puede caer de vergüenza. Se nos debería de caer de vergüenza o podrida por el llanto de la impotencia y la pena por los miles y miles de conciudadanos que conviven su miseria, su necesidad, a nuestro alrededor.

Recuerdo, como no, aquella canción del grupo “Desde Santurce a Bilbao Blues Band” que hablaba de la fiesta que daba la marquesa en la que los invitados bebían, comían, vomitaban y flirteaban a beneficio de los huérfanos. Al día siguiente:

A las 10 de la mañana

los huérfanos trabajaban.

Y los pobres mendigaban.

Los invitados… RONCABAN

Pero todo ello era…

 

 

A beneficio de los huérfanos,

los huérfanos, los huérfanos

y de los pobres de la capital

 

Es posible que alguien confunda esto con un manifiesto comunista, revolucionario. No, no lo es. Y no lo es porque no creo que exista la igualdad absoluta ni creo en el absolutismo necesario para intentarla. Pero si creo que mientras se codeen la necesidad y el lujo, mientras convivan miseria y riqueza habría que intentar, habría que lograr un sistema que además de marcar la miseria mínima con la que puede castigarse a los ciudadanos también legislara la opulencia máxima con la que puede ofenderse a los necesitados. Salario mínimo frente a beneficio máximo. Eso sí sería Justicia Social, convivencia ciudadana, Ética humanitaria. A beneficio de los huérfanos y de los pobres de la sociedad.

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

El Quijote derrotado

imagen de Ángela Zapatero

A raíz de la información reciente sobre las intenciones del gobierno de llevar adelante la unificación y privatización parcial de Bankia y BMN, está claro que el rescate de las cajas de ahorros no era una cuestión patriótica y de salvaguarda de nuestro sistema financiero, sino la ejecución del penúltimo escalón del proyecto para el descuartizamiento de nuestra economía y su entrega en bandeja de plata al capital exterior.

Como sucedió en los 80 y 90, donde los gobiernos de PSOE y PP liquidaron todas las empresas y monopolios públicos que les fue posible, rentables o no, para venderlos a precio de ganga a nuestros competidores europeos y norteamericanos, los “nuevos” gobernantes de todo signo se afanan en obedecer sumisamente las recetas del FMI, portavoz de los intereses económicos globales de EEUU, el BCE, homólogo del anterior en cuanto a los interese alemanes, y los más “reputados” economistas patrios, que han decidido que España no tiene derecho a manejar una banca pública al servicio de los intereses nacionales, como sí tienen países tan poco bolivarianos como Alemania o EEUU.

Si en los 80 y 90 se justificó la venta de nuestro patrimonio económico en la baja rentabilidad de ciertas empresas y los criterios de convergencia con Maastrich (una convergencia falsa, pues supuso entregar sectores enteros de nuestra economía a los países del norte de Europa, para quedarnos como un país “de servicios” para el señoreo de las burguesías protestantes y luteranas), en las dos primeras décadas de este milenio asistimos a un avance sin precedentes en el control de activos por parte de los capitales extranjeros más agresivos. Si en Maastrich se decretó que España tendría cuotas de producción agrícola, ganadera, lechera y pesquera, no fue por interés nacional, sino para que Francia no tuviera competencia real en su pedazo del botín europeísta. Si vendimos SEAT (por una peseta, una prueba más del grado de sumisión al que estamos sometidos), Santana y Pegaso, no fue por decisión soberana e independiente, sino por órdenes del Kaiser de turno, que se aseguraba así la preeminencia de la industria alemana sobre el resto de Europa, y apuntalaba su reunificación con el horizonte del alto valor añadido del sector industrial. A nuestro país se le dejó controlar su sistema financiero y las industrias energéticas, además de otras parcelas menores de los monopolios públicos históricos, un bocado que a nuestra raquítica y decadente burguesía le pareció suficiente para entregarnos a los intereses exteriores, y que van cayendo como fruta madura en manos de los señores del capital exterior, público o privado.

El sector financiero está, según datos de la CNMV, en manos del capital extranjero, con paquetes mayoritarios de origen estadounidense, sobre todo, pero también alemanes, holandeses, chinos o persas. La banca española ya no lo es, la cantidad de acciones en manos de los “inversores” extranjeros lo refleja de manera objetiva; no es una simple opinión, sino un hecho objetivo y medible, que determina la política de esas entidades en base a los legítimos derechos de sus propietarios.

Ahora es la banca pública la que está en su punto de mira. Tanto si son bancos extranjeros como nacionales los que adquieren los paquetes de acciones de esas entidades, será el capital extranjero el que pase a controlarlos. Como digo, es un hecho, no una opinión. Así es que la decisión de privatizar nuestras antiguas cajas no es una decisión, sino una imposición. Y quienes tienen el poder de imponer son los mismos que en su día nos extorsionaron para entrar en el Euro, los que nos cuentan las noticias y los que nos venden el 90% de lo que consumimos, incluidas la luz, el gas y el agua.

“Ahora es la banca pública la que está en su punto de mira. Tanto si son bancos extranjeros como nacionales los que adquieren los paquetes de acciones de esas entidades, será el capital extranjero el que pase a controlarlos. Como digo, es un hecho, no una opinión”

Alemania o EEUU pueden tener banco central y banca pública propia. España no. España entregó sus armas en los 90 y ahora no tiene herramientas con qué defenderse de la invasión imperial. Somos un pelele en manos del hegemonismo.

Y, para colmo, la imparable financiarización de la economía mundial, unida a la concentración monopolista del sistema financiero en un puñado de gigantescas corporaciones, más poderosas y con más recursos que algunos países desarrollados, es un peligro potencial para la democracia, la libertad y los derechos humanos fundamentales, además de suponer, en la práctica, un dogal irresistible para las potencias de tercera como España.

Todo esto me trae a la mente la imagen patética de un Quijote derrotado, malvendiendo su armadura y escudo para comerse unas migajas de pan duro, mientras no acierta a ver qué le ha pasado.

Nos han despojado de todas las armas económicas para defendernos, nos han hecho renunciar, con el beneplácito de nuestra decadente clase política, a todas las barreras políticas para detener la invasión del capital monopolista, y nos quieren arrancar de las manos la parte de nuestro sistema financiero que todavía no poseen. Nos quieren rendidos, dependientes y sumisos, mendigando por comida a cambio de nuestras últimas posesiones.

 

Las monedas sociales. Qué son y para qué se utilizan

Las monedas sociales- o monedas locales, complementarias o alternativas- es dinero que se crea y utiliza para fomentar tanto el trabajo como el consumo locales y empoderar a comunidades para conseguir objetivos sociales concretos.

Existen ahora mismo unas 5000 monedas sociales a nivel mundial repartidas en numerosos países tales como Alemania, Bélgica, Francia, Gran Bretaña, y Italia, además de numerosos países de América Latina y Japón.

Antes de que existieran los bancos centrales (primer banco central: Suecia – 1668), circulaban varias monedas en un mismo país. Con el nacimiento de los bancos centrales se establecen las primeras monedas nacionales y a partir de ese momento, las monedas locales empiezan a dejar de tener sentido. La lógica de la moneda nacional sólo tiene unos pocos cientos de años, pero el formato de una única forma de moneda está tan metido en nuestra psique que es difícil romperlo.

El sistema capitalista nos obliga a establecer relaciones económicas de una única forma, a través de la moneda, y ha eliminado otras formas de relaciones comerciales, como son la solidaridad y la reciprocidad. La actual modelización de los intercambios (dinero-dinero) ha propiciado importantes desigualdades económicas entre personas, comunidades y países a través de sus múltiples contradicciones. Una moneda social que esté bien diseñada debería estimular procesos sociales y solidarios pues el dinero en sí mismo no tiene valor ni sentido sino va asociado a la creación de bienestar. Frente a los sistemas monetarios-financieros convencionales propios del sistema capitalista se posicionan los sistemas monetarios-financieros sociales que culpabilizan al primero de las distintas crisis, de las propias debilidades estructurales del sistema, concentran desproporcionadamente la riqueza, fomentan la competencia sistemática, propician el crecimiento económico interminable, la desigualdad perenne entre los hombres, injusticias sociales y de la acumulación acelerada. Los sistemas monetarios sociales, destinados a la base de la pirámide, permiten articular mecanismos para generar pequeñas acumulaciones de capital que propicien poner en marcha proyectos de autoempleo y microempresas en el ámbito local, poniendo en valor los recursos económicos de las comunidades.

Para combatir esta situación y buscando una nueva lógica de los intercambios y de la relación del hombre con los recursos naturales y económicos hacen aparición las monedas sociales, monedas que se crean y utilizan para fomentar tanto el trabajo como el consumo locales y capacitar a comunidades para conseguir objetivos sociales concretos. Forman parte de las finanzas-economías solidarias. Cabe mencionar a Bernard Lietaer como impulsor del ECU en Bélgica (precursor del Euro) y ahora defensor de las monedas alternativas, además de uno de los principales referentes para todo este movimiento.

 

 Una moneda social es una herramienta creada y utilizada por comunidades, colectivos y particulares al objeto de poder facilitar intercambios tanto de productos como de servicios o de conocimientos

 


¿Qué es una moneda social
?

Una moneda social es una herramienta creada y utilizada por comunidades, colectivos y particulares al objeto de poder facilitar intercambios tanto de productos como de servicios o de conocimientos. Otra definición, en este caso de Bernard Lietaer, considera al dinero local como “Un acuerdo dentro de una comunidad de usar algo como medio de intercambio”.

Las monedas sociales se caracterizan por lo siguiente:

  • Son sistemas monetarios de vecindad basados en la confianza y la reciprocidad,
  • Se diferencian del dinero de curso legal pues en ocasiones pueden perder valor con el tiempo (fenómeno denominado “oxidación” o interés negativo) con el objetivo de que no se pueda acumular,
  • Pueden ser tan variados en su forma y en su funcionamiento como lo son las monedas nacionales de curso legal.

Denominándose  monedas complementarias, se refieren a que algunas de estas monedas pretenden complementar las deficiencias del dinero legal con las ventajas que tiene este recursos como dinamizador del comercio local de proximidad, del autoempleo y de optimización de los recursos locales

Con monedas “alternativas”, se refieren entonces a que algunas monedas pretenden crear un sistema alternativo y diferente al actual utilizando la moneda social como una herramienta más

¿Por qué utilizar las monedas sociales?

Los recursos – productos, servicios y saberes – son en muchos casos ignorados por la economía formal. De la misma manera le sucede al trabajo doméstico, a la reutilización y el reciclaje de todo tipo de enseres o al trabajo que puede denominarse voluntario o de ayuda mutua. Estos recursos, una vez convertidos en moneda social, crean riqueza y bienestar social en las comunidades donde se implementan.

¿Cómo funciona

Existen diferentes formas de crear dinero social:

  • Desde los bancos de tiempo y las redes de trueque: Se crea a partir de los propios intercambios de servicios (bancos de tiempo) o de productos (redes de trueque). Los bancos de tiempo usan la divisa tiempo y las redes de trueque una moneda social propia y característica. En ambos casos se denominan monedas de “crédito mutuo”,
  • O las monedas soportadas por euros que se “compran” con moneda de curso legal y cuyo objetivo principal es el apoyo del comercio local de proximidad. Estas últimas son más conocidas y populares.

Se puede utilizar de diferentes maneras, según:

  • Su formato: digital o en forma de billetes físicos,
  • Los medios de pago utilizados: internet, SMS, Smartphone, tarjetas de pago… y
  • Su registro: manual, por internet…

¿Cúantas monedas sociales hay en España?

Aunque van creciendo de forma constante y muy rápido debido a la crisis, en mayo de 2013 se registraron en el marco de las 2ª Jornadas de Monedas Complementarias en Sevilla alrededor de 70 monedas sociales en España. Puede no obstante que haya más monedas sociales “pequeñas”, pues son iniciativas bastante descentralizadas que se pueden crear a partir de un pequeño grupo de personas.

¿Cuánto vale una moneda social?

Todo depende del tipo de moneda social y de lo que ha acordado el colectivo que la creó. Muchas veces se utiliza una triple paridad entre tiempo, moneda local y moneda oficial, para poder valorar los intercambios. Para las monedas sociales únicamente soportadas por euros, en la mayoría de los casos 1 unidad de moneda social = 1 Euro.

¿Qué se puede conseguir con una moneda social?

Se puede conseguir todo tipo de bienes, servicios o conocimientos, incluso poder recibir parte del sueldo o la totalidad en moneda social , como con el Bristol Pound en Inglaterra.  Se puede también tener una pequeña renta básica en Moneda Social como es el caso de las Moneda Demos en las Islas Canarias… Las opciones son infinitas, siempre que hayan actores que utilicen la moneda social de tu zona además de variados recursos para intercambiar.

¿Qué ventajas tienen?

Las principales ventajas son las siguientes:

  • Fomenta la economía local: Como herramienta económica local, como se ha visto en el video del Sol-Violette en Francia, una moneda social no es un fin en sí mismo, sino que sirve para generar más riqueza y acelerar el consumo y la producción locales.
  • Impide las burbujas económicas: Contrariamente a una divisa internacional, una moneda social no se puede acumular ni funcionar fuera de una zona determinada. Además tiene una cantidad limitada según su número de usuarios. No hay especulación, ni inflación, deflación, etc…
  • Impulsa las relaciones entre “vecinos”: Permite dinamizar el barrio, conocerse y generar dignidad en esta zona. Con una moneda social, comprar en una tienda con esta herramienta significa apostar por lo local, aparte de crear una identidad propia como la moneda de tu barrio o localidad.
  • Genera participación ciudadana: Una moneda social existe a base de la riqueza que crea la gente con sus bienes y servicios. Asimismo permite empoderar a la gente quién lo utiliza, permitiéndole autoorganizarse hasta involucrarse en la política local.

¿Cúales son los inconvenientes?

  • Número limitado de usuarios: El prinicipal inconveniente es la escasez de usuarios. Si hay pocas personas o empresas que lo usan, la moneda social se ve muy limitada. Por eso en la mayoría de los casos se utiliza la moneda social como complemento al Euro o la moneda nacional, y no como alternativa una absoluta o única, si bien ambas opciones coexisten.
  • Moneda únicamente local: la moneda social tiene un área de utilización muy limitada. Aún así, existe una alternativa de intercambio internacional entre redes y monedas sociales llamado CES Exchange, donde la gente puede intercambiar bienes y servicios entre todas las monedas sociales registrados a nivel mundial. También aparecen muchos bancos de tiempo. Actualmente hablamos de unos 300 intercambios entre 34 países.

¿Dónde puedo acudir para empezar a intercambiar con monedas sociales? 

Puede empezar mirando las monedas sociales que aparecen en el mapa de monedas sociales de Vivir sin Empleo. En el menú de arriba:

  • Selecciona en la sección: “O elegir la categoría que más te interesa” la etiqueta “Moneda/Mercado social”.
  • Según la zona donde vives, pincha en el icono de la zona que te interesa: Allí verás qué entidad se encaraga de la moneda social local.
  • A partir de allí ponte en contacto con esa entidad que creó la moneda social de tu zona.

¿Se puede canjear una moneda social en euros?

En principio casi todas las monedas sociales tienen paridad con el euro o la moneda nacional, lo cual no quiere decir necesariamente que se puede canjear en euros: Es una decisión que debe tomar la comunidad impulsora de la moneda. Sin embargo, muchas monedas sociales, para incentivar su uso y ser más atractivas para el consumidor, ofrecen un cambio más favorable para la moneda social que puede adquirirse en euros.

Por ejemplo, el Expronceda ofrece 11 exproncedas por 10 euros, pese a que la paridad sea 1 euro = 1 expronceda. De la misma forma, en Alemania, si cambiamos 1 Chiemgauer conseguimos 0,95 euros, aunque 1 Chiemgauer valga 1 euro: El objetivo es primar la utilización de la moneda social sobre el euro.

Futuro de las monedas sociales a nivel mundial 

Bernard Lietaer, impulsor del ECU en Bélgica (precursor del Euro) y ahora defensor de las monedas alternativas, explica cómo se pueden compaginar las dos monedas y cual podría ser el futuro de las monedas locales.

 

 

Fuentes

http://www.deotramanera.co/ayudar/economicamente-dinero/monedas-sociales-que-son-como-funcionan

https://es.wikipedia.org/wiki/Moneda_local

http://www.economiasolidaria.org/documentos/explicacion_practica_sobre_moneda_social

 

La que se avecina

Incidir en la mentira del gobierno de España sería entrar cuestionar su legitimidad para gobernar el país, habida cuenta que la confianza depositada en ellos por aquellos incautos que los votaron esta sustentada en la farsa,

dejando al lado el fanatismo de aquellos que votan a los suyos aunque sean los peores o por la sacrosanta vinculación que el partido del gobierno tiene con la iglesia católica, en cuyos sacramentos se sustenta la vida de los del domingo de misa y comida en familia, a través de cuya óptica ven a los de la izquierda como al hombre del saco, tachándolos de populistas, cuando no hay peor populismo que el que ellos hacen tratando a sus propios votantes como imbéciles al haberles ocultado datos de vital importancia para la gobernabilidad del país; aunque ciegos hay que estar para no saber leer entre líneas, o leer más allá de lo que los periódicos afines al gobierno o a la oposición quieren que lean sus incondicionales lectores, y que se empeñan en ver la política  como una continua confrontación entre fuerzas en vez de cómo un entorno en el que se debata con sosiego lo que a los ciudadanos en general les interesa, que no es otra cosa que tener trabajo, una vivienda en la que vivir y poder asegurar, en cierta medida, el futuro y bienestar de su familia, amén de la prestación de determinados servicios públicos básicos como son la educación, la sanidad y los servicios sociales.

Pues bien, otra de la muchas cosas que este gobierno de rufianes, entendiendo por tal aquellos que viven del engaño y la estafa, han ocultado al país para no cuestionar su promesa de bajada de impuestos y de revitalización de la economía, es el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 2016 sobre España, realizado el pasado mes de octubre, tras una visita que fue retrasada por la falta de gobierno tras las elecciones del 26J; en el cual se nos pide la subida del IVA en los tipos reducidos, que abarca una larga lista de productos y servicios como son los alimentos en general (excepto los que soportan un IVA superreducido) y el transporte, que tributan a un 10%; abarcando el superreducido a los productos de primerísima necesidad, como son el pan, leche, huevos, frutas, verduras, hortalizas, cereales y quesos, que tributan al 4%,  además, de los libros, periódicos y revistas no publicitarios; medicamentos de uso humano; sillas de ruedas para minusválidos y prótesis y Viviendas de Protección Oficial o VPO.

Así mismo, en materia tributaria, el FMI pide al gobierno español la tributación medioambiental y el impuesto sobre los carburantes.

“Pues bien, otra de la muchas cosas que este gobierno de rufianes, entendiendo por tal aquellos que viven del engaño y la estafa, han ocultado al país para no cuestionar su promesa de bajada de impuestos y de revitalización de la economía, es el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 2016 sobre España”

Finalmente, en cuanto al gasto público se insta a nuestro país  a que se revise la eficiencia del gasto en educación y sanidad. Y todo ello para conseguir una reducción sostenida del déficit público y la deuda, cuyo excesivo tamaño sigue dejando a la economía española “muy vulnerable a las perturbaciones exteriores”, según se indica en el citado informe.

Debido a que el gasto público en sanidad es cada vez mayor debido al envejecimiento de la población, la sugerencia del FMI es el establecimiento de copagos, lo cual incentivaría la iniciativa privada y, en consecuencia, un mercantilización de la salud.

¿A dónde nos llevan estas medidas?. Aunque el FMI alaba la trayectoria seguida en nuestro país, señalando que “Las reformas introducidas en España siguen dando frutos”, sin embargo, añade que “es necesario profundizar en ellas para mantener un crecimiento sólido a medio plazo”, poniendo de ejemplo, como “la moderación salarial y una mayor flexibilidad del mercado laboral han contribuido a que la economía española recupere competitividad y genere empleo a buen ritmo”, aunque en ningún momento analiza la calidad del mismo que, como bien sabemos, se trata de un empleo precario y mal remunerado, de manera que la escasa recuperación de la tasa de desempleo lo es a costa de la explotación laboral de los trabajadores. Ello sin hablar de la deceleración de nuestra economía en el próximo año, aspecto que también analiza el informe de FMI, aunque no con demasiado énfasis.

Dicha deceleración, conforme ya indicó a mediados de año la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica (OCDE), se debe fundamentalmente a que el precio del petróleo ha repuntado levemente tras caer abruptamente durante el último año, así como el impacto sobre las importaciones debido a la creciente debilidad de los países latino americanos, y los efectos decrecientes de la política monetaria del Banco Central Europeo. Por otra parte, el gobierno de España, consecuencia de las instrucciones dadas por la UE y de las advertencias del FMI, no podrá mantener la política expansiva que prometió y que inicio antes de las elecciones del 20 D, con la bajada de impuestos y la devolución de la paga extraordinaria a los funcionarios.

Lo cierto es que España aunque no ocupe el vagón que lleva el farolillo rojo, sin embargo, seguimos estando en los vagones de cola. Seguimos siendo los conejillos de indias de la economía europea que manejan los más ricos, encantados con un gobierno que se repite fiel a la voz de su amo, en este caso a Merkel, al que de vez en cuando dan una palmadita en la espalda para incentivar una medidas de contención del gasto público, basadas en una economía de restricciones que cada vez inciden más en una peor calidad de vida de los pobres ciudadanos, y que día tras día soportamos estoicamente, unos con la resignación de que las cosas nunca van a cambiar y otros con la indignación de saber que estamos ante una farsa tejida por los poderes económicos para beneficiar a los más ricos.

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Un futuro muy negro

Según estimaciones de la Unión Europea las pensiones en 2025 en España será del 80% del Salario.

 

Una vez más Rajoy miente, su mitomanía unida a una gestión impuesta por los países ricos de la Unión Europea esta causando estragos en la economía de nuestro país.

Esa promesa de bajada de impuestos hecha en la campaña electoral que ha precedido a las últimas elecciones se ha volatilizado, se ha transformado en un espejismo en ese desierto de mentiras al que muchos estamos acostumbrados, pero que otros tantos convierten en el ensueño de un futuro próspero.

Rajoy y sus secuaces en el gobierno siguen mintiendo, porque la mentira, al igual que la corrupción funciona a las mil maravillas en este país; porque mintiendo, igual que robando, se ganan elecciones.

Si, este gobierno de imposición que se sustenta en una investidura basada en la mentira, ha vuelto a hacer de la suyas con una subida de impuestos camaleónica, de esas que pagamos puntualmente cada vez que echamos combustible al coche o  compramos un refresco -esta vez se han librado las copas-; continúa sin solucionar el problema del déficit estructural dentro del sistema de pensiones. Los años de jubilación aumentan, el número de pensionistas crece y la pensión media también. Con las pensiones congeladas el gasto crece un  3%

Cuando gobernó  Zapatero, ese de la ceja corvada y del buen talante político, el responsable de la mala herencia recibida por el Gobierno del Partido Popular, dejo la hucha de las pensiones inmaculada con 66.000 millones, 6,5% del PIB; sin embargo, Rajoy provocó una fuga de capitales histórica en seis meses, similar a la de Tsipras en Grecia, y tuvo que ser rescatado, rescate que seguiremos pagando los de siempre durante varias generaciones a través de un brutal reajuste fiscal made in PP, lo que trajo como consecuencias  la destrucción de otro millón de empleos y hundió los ingresos de la Seguridad Social. Eso, sin olvidarnos, de la denostada reforma laboral que ha provocado una deflación salarial, sobre todo en los trabajadores menos cualificados y de baja renta, así como en los jóvenes, muchos de los cuales se han visto obligados a salir corriendo de un país en busca de su primer empleo, jaleados por un gobierno para que conozcan mundo fuera de nuestras fronteras.

Esta política de necios ha provocado que al día de hoy el sistema público de pensiones tenga un agujero de 15.000 millones, lo que equivale al 1,5 del PIB, y una bajada en la recaudación en este ejercicio económico de 14.000 millones; aspectos todos ellos que demuestran que Rajoy ha fundido en cinco años esa hucha que costó más de 15 años llenarla, y que se ha propuesto empezar a llenar con la subida de impuestos y la aplicación de nuevos recortes, cuando la solución está en todo lo contrario, en la subida de salarios, porque con salarios de miseria tendremos pensiones del mismo cariz; siendo este el futuro que nos espera si partimos del hecho de que para aumentar los salarios y las pensiones hay que aumentar la productividad y el gasto en educación, mientras que Rajoy a recortado 7000 millones en educación y el gasto en I+D+i, equiparándolos a los de hace más de una década.

“Esta política de necios ha provocado que al día de hoy el sistema público de pensiones tenga un agujero de 15.000 millones, lo que equivale al 1,5 del PIB, y una bajada en la recaudación en este ejercicio económico de 14.000 millones; aspectos todos ellos que demuestran que Rajoy ha fundido en cinco años esa hucha que costó más de 15 años llenarla”


Nos quedamos sin pensiones, sin un futuro con el que hemos soñado y para el que hemos ahorrado durante toda nuestra vida laboral descontándolo de nuestro salario. Trabajamos para sobrevivir y para pagar a estos inútiles gestores de lo público, reelegidos por su inutilidad y por su mamoneo.

 

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Héroes y villanos.

En nuestra edición anterior en la sección de economía al hablar del valor del dinero explicamos, hicimos referencia al tema de la inflación, subida generalizada de los precios en una economía o territorio determinados.

 

Pues bien, en España, los precios subieron en octubre un 0,7% con respecto al mismo mes del año pasado, la mayor subida interanual registrada desde hace más de tres años, según el INE. Concretamente, los precios no subían tanto en tasa interanual desde agosto de 2013, cuando se elevaron un 1,5% por encima de los del mismo mes de 2012.

evolucionprecios

Según el organismo estadístico, una vez más, han sido la luz y los carburantes los que tiran de los precios, no porque suban con fuerza, sino porque el año pasado por estas fechas caían a plomo: la electricidad, un 6,4% internanual y los carburantes, un 15,3%. Por su parte, el Índice de Precios al Consumo o IPC IPC armonizado con el resto de la UE, se situó en el 0,5%, cinco décimas por encima del mes anterior.

peso del dinero

Según el organismo estadístico, una vez más, han sido la luz y los carburantes los que tiran de los precios, no porque suban con fuerza, sino porque el año pasado por estas fechas caían a plomo: la electricidad, un 6,4% internanual y los carburantes, un 15,3%. Por su parte, el Índice de Precios al Consumo o IPC  armonizado con el resto de la UE, se situó en el 0,5%, cinco décimas por encima del mes anterior.

El  IPC mide la variación de precios de los bienes y servicios necesarios para la vida cotidiana de los hogares y familias. En concreto, se miden mensualmente los precios de una serie de productos a los que se llama cesta básica. En esa cesta se excluyen e incluyen productos según varíen los usos y costumbres de los consumidores.

¿En qué nos afecta el IPC?

La importancia del IPC es que mide la variación de nuestro poder adquisitivo. Si suben los precios, podremos adquirir menos bienes y servicios con nuestros ingresos, por lo que se dice que perdemos poder adquisitivo: somos más pobres, aunque ganemos lo mismo.

Muchas empresas, y el Estado, ofrecen a principios de año a sus empleados o pensionistas un aumento de salarios con relación a lo que ha subido el IPC del año anterior.

Mucha gente piensa erróneamente que le han subido el sueldo, cuando si el incremento es igual a la subida del IPC, lo único que está haciendo es mantener su poder adquisitivo, porque podrá comprar lo mismo que al año anterior. Si la subida salarial es mayor que el IPC ganamos poder adquisitivo, y si la subida de salarios es menor que la subida del IPC hablamos de congelación salarial y de que perdemos poder adquisitivo.

¿Cómo afectan las subidas de los precios al poder adquisitivo?.

Por tanto, podemos decir que las subidas de precios nos afectan en tanto en cuanto no aumenten nuestros salarios para compensarlas. Aún así, como los precios suben sin parar y las subidas de salarios se hacen a principios de año, para mantener nuestro poder adquisitivo será necesaria una tasa de inflación baja o moderada que no haga que la velocidad de las subidas de precios anule las subidas salariales. De otro modo, siempre estaríamos perdiendo poder adquisitivo.

Los agentes sociales van a negociar en las próximas semanas la subida salarial para 2017. Aunque todavía no hay cifras concretas, ha trascendido que los sindicatos podrían proponer a los empresarios una horquilla que iría desde el “suelo irrenunciable” del 1,5% hasta un máximo del 4%. El objetivo de los representantes sindicales es que los convenios reflejen subidas por encima de la previsión oficial de inflación para 2017, que es del 1,5%, para que los “permitan ganar poder de compra a todos los trabajadores”.

Los sueldos deben subir, desde luego, pero como hemos indicado en anteriores ocasiones, las restricciones impuestas por la Unión Europea indican todo lo contrario. Además de producirse la subida no sería suficiente  para garantizar una recuperación de las economías domésticas, máxime cuando se prevé una subida de impuestos, con el consiguiente incremento de la presión fiscal.

Es cierto que la economía española crecerá este año alrededor del 3,4%, y seguirá creando empleo neto, aunque precario. Sin embargo, la persistencia de un abultado endeudamiento público y privado hace patente su alta vulnerabilidad a cualquier potencial shock adverso interno o externo.

Las familias y las pequeñas y medianas empresas han realizado un considerable esfuerzo de desapalancamiento, pero el conjunto de las Administraciones Públicas no lo ha hecho, lo que se refleja en la imparable tendencia alcista de la deuda. Por lo tanto, la recuperación está «cosida con alfileres» y es frágil.

En definitiva, serán los trabajadores los que vuelvan a soportar la economía del país, ya que una subida desmesurada de sueldos provocarían un incremento de los costes empresariales, lo cual redundaría en destrucción de empleo.

 “la recuperación está «cosida con alfileres» y es frágil.”

“serán los trabajadores los que vuelvan a soportar la economía del país,”

Como siempre estamos en una historia de héroes y villanos. Los héroes las familias que han soportado y siguen soportando las consecuencias de la crisis económica y los villanos, un gobierno que sólo hace hincapié en la parte más débil, además de grandes empresas y grandes fortunas que no pagan conforme a sus beneficios.

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

La máquina de producir dinero

En situaciones como la que vivimos en este momento de enormes dificultades económicas, lo normal sería pensar que debido a que el problema es la falta de dinero para hacer frente a los servicios públicos, ¿por qué el gobierno no obliga a fabricar más dinero?.

Sin embargo, la creación de mucho dinero a gran escala hace que la gente tenga más dinero. Que la gente tenga más dinero hace que la gente gaste más dinero. Que la gente gaste más dinero hace que ganar dinero sea más fácil. Qué ganar dinero sea más fácil hace que la gente le otorgue menos valor el dinero. Que la gente le otorgue menos valor al dinero hace que los precios suban. Si los precios suben a un ritmo mayor al que se crea el dinero, el poder adquisitivo disminuye. Es lo que se conoce como inflación.

Además, también se producirán otros efectos,  como el aumento de la variabilidad de los precios relativos, distorsiones fiscales, confusión en los cálculos por la variación constante en de la moneda o redistribuciones arbitrarias de la riqueza.

El problema es que la economía no funciona así. La solución a la pobreza es mucho más complicada que darle a la máquina de hacer billetes como si de una chistera se tratase, puesto que como hemos expuesto, cuanto más dinero haya en circulación, menor valor tendrá el dinero.

Si el gobierno decidiera emitir más papel moneda para cubrir sus necesidades de dinero, el dinero perdería  valor y en poco tiempo el valor nominal del billete apenas alcanzaría para cubrir el costo de su impresión.

El dinero no es riqueza, el dinero es simplemente un mecanismo de intercambio, un medio de pago, por lo que la riqueza no se hace imprimiendo más papel moneda sino produciendo.

“La solución a la pobreza es mucho más complicada que darle a la máquina de hacer billetes como si de una chistera se tratase, puesto que como hemos expuesto cuanto más dinero haya en circulación, menor valor tendrá el dinero.”


La riqueza es el resultado de la interacción de los medios de producción; es el resultado de la acción del hombre sobre los medios de producción lo que genera riqueza.

Para entenderlo, veamos el siguiente ejemplo:

Si la sociedad A produce unos bienes que valen 100 €, sólo necesitará papel moneda por 100 € para intercambiar esos bienes. Nada se gana con emitir 200€ si la sociedad apenas produce 100€, pues significará que esos bienes que antes valían 100 €, ahora costarán 200 € [se ha presentado el fenómeno inflacionario].

La necesidad de imprimir más dinero surge cuando esa sociedad produce más bienes, cuando es más productiva.  Al haber más bienes y servicios, se necesitará más papel moneda para intercambiarlos.

Si la sociedad no produce más, no tendrá objeto emitir mas papel moneda por que no habrá nada adicional para intercambiar con ese dinero adicional.

 Por consiguiente, el problema de la crisis no es la falta de dinero, el problema es que no todos los que reciben dinero procedente de un crédito tienen la capacidad, el conocimiento o las ganas de producir.

Imaginemos que al sujeto A le dan un crédito por 1.000 euros, y ese crédito lo aprovecha para inventar un producto que ayuda a otro a ser más eficiente en su trabajo, en tal caso el dinero está ayudando a ganar más, lo que eventualmente facilitará la devolución de créditos ya solicitados y fomentará la solicitud de nuevos créditos. En definitiva, se está creando un valor superior al del dinero prestado.

¿Pero qué ocurre cuando el dinero prestado produce un valor añadido inferior al del propio dinero prestado?. Siguiendo con el anterior ejemplo, si prestado el dinero quien lo recibe no lo invierte en producir sino  en comprarse una casa, se producirá un endeudamiento al no poderlo devolver, con el consiguiente embargo

Además, en su avaricia, el responsable de conceder el crédito, que recibe un bonus de su banco sobre el valor de los créditos concedidos, valora la potencial vivienda algo por encima de su valor real (sobrevaloración). Con lo cual, ni aun si el banco se queda con la casa recuperaría la cantidad prestada.

Si este proceso se repite millones de veces, como así ha sucedido, porque millones de personas piden dinero, pasados unos años el banco tendrán un montón de casas que no puede vender y el agujero de la deuda es más grande de lo que da tiempo a tapar.

Entonces, ¿qué se hace para frenar el crecimiento del agujero de deuda?. La solución es cortar el crédito, así nos asegurarnos de que todos esos que no son capaces de crear un valor mayor al dinero prestado no agrandan el agujero. ¿Qué ocurre entonces?, que como no se genera nuevo dinero no se puede tapar el agujero creado previamente, al que periodistas y politicos denominan activos tóxicos.

Como bancos han demostrado estar incapacitados para valorar los proyectos que solicitan crédito, los gobiernos deciden que los préstamos sólo se les darán a las únicas instituciones que consideran fiables: los propios gobiernos.

Ahora los gobiernos tienen que ser lo suficientemente ágiles e inteligentes para crear valor a un ritmo tan alto que permita cubrir el agujero ya creado por los activos tóxicos y el que se crea con la concesión del crédito perfecto, si no mal asunto.

Así, por ejemplo, si el gobierno lo invierten en la obtención de energía más barata, el fomento de PYMEs o el aumento de productividad (educación, I+D, transporte público) se estará creando valor. Sin embargo, si lo invierte becas que no ligadas al rendimiento académico, dietas de viajes, seguridad privada, financiación de sindicatos, partidos políticos, patronal, etc, lo único que conseguirán es el agujero sea cada vez mayor, por lo que el país terminará hundiéndose en un pozo.

control del dinero

control inflación

 Quienes tienen la capacidad de crear o imprimir más billetes son los Bancos Centrales de cada país. En su día esta función estaba en manos del Banco de España y hoy esta posibilidad depende del Banco Central Europeo.

El Banco Central Europeo, conocedor de los problemas que se derivan por llevar a cabo una política monetaria expansiva excesiva, tiene una prioridad: establecer la inflación a medio-largo plazo, entre en 0% y el 2%. Entre estos valores las distorsiones de los precios no son graves e incluso son beneficiosas para favorecer el dinamismo de la economía. Por tanto si quieren que los precios no suban por encima del 2% no pueden imprimir todo el dinero que quieran ¿Entonces quienes ponen los límites a la creación de dinero? Los mismo bancos centrales, sabedores de que lo que se gana por un lado, se pierde, y de manera más relevante y grave, por otro (el lado de las consecuencias).

Así funciona un sistema que no deja de ser injusto habida cuenta que los bancos han necesitado recuperarse de su actividad crediticia debido a tantos activos tóxico por lo que ha sido necesario una inyección de dinero público que no ha revertido en el flujo del dinero, impulsando la actividad crediticia, lo cual esta ocasionando que el dinero no llegue a los ciudadanos, con lo cual los bancos se han hecho más ricos y los ciudadanos de “a pie” más pobres; de manera que,  aunque los políticos del partido del gobierno no admitan que ha existido un rescate, si lo ha habido, y lo hemos tenido que pagar todos. Mejor dicho, lo seguimos pagando.

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Caída de salarios los dos próximos años

bajada salarios

Tras la investidura de Rajoy, después de la repesca de elecciones generales celebrada el 26 J, en este mismo medio nos atrevimos a afirmar que el candidato votado para la presidencia del gobierno mentía,

al igual que había mentido su partido, no sólo durante la campaña electoral sino también durante el discurso de investidura y en las réplicas dadas a todos los intervinientes en dicho acto.

En aquel momento, analizando la trayectoria de su política económica, continuista de la ejercida anteriormente, bajo las exigencias de Bruselas, cual perro fiel a su amo, además de las sugerencias del Banco de España de disminuir salario y aumentar la precariedad en el empleo, y subida del IVA, amén de los impuestos indirectos; fueron suficientes referentes para que cualquier persona con sentido común y un poco informada, pudiesen sacar las mismas conclusiones que nosotros. Rajoy miente como un bellaco ante una España dividida y sedienta de justicia, aunque con muy poca memoria histórica, eso sin hacer referencia al “borreguismo” de quienes todavía se mueven por el miedo al cambio, aunque les evidencias les muestren la corrupción de a quienes votan.

Pues bien, Bruselas vuelve a hacer un análisis de cómo hacemos las cosas aquí, de manera que, de acuerdo con las previsiones  de otoño de la Comisión Europea, se prevé un descenso de los salarios reales españoles del 0,4% el próximo año. También perderán poder adquisitivo los trabajadores de Finlandia e Italia (con -1,5% y -0,7%, respectivamente, y los únicos en los que la caída será mayor que la española), Grecia (-0,1%), Austria (-0,3%) y Portugal (-0,2%).

Además, la lista se restringe en las previsiones de 2018. Ese año sólo perderán poder adquisitivo los salarios de los trabajadores de España (-0,1%), Austria (-0,2%), Portugal (-0,4%) y Finlandia (0,2%). Con ello, España frenaría la recuperación del poder adquisitivo de 2015 y 2016, tras las caídas de los años de la crisis.

Fuente: Previsiones de Otoño de la Comisión Europea

Fuente: Previsiones de Otoño de la Comisión Europea

 “Rajoy miente como un bellaco ante una España dividida y sedienta de justicia, aunque con muy poca memoria histórica, eso sin hacer referencia al “borreguismo” de quienes todavía se mueven por el miedo al cambio, aunque les evidencias les muestren la corrupción de a quienes votan.”

A pesar de esta pérdida de poder adquisitivo, la buena noticia será que el empleo continuará recuperándose, aunque a menor ritmo que este ejercicio. Según Bruselas, el empleo crecerá un 2,8% este año y se ralentizará al 2,1% en 2017 y al 1,8% en 2018. Ello permitirá que la tasa de paro baje al 16,5% dentro de dos años.

Como siempre la crisis la pagaremos los sufridos trabajadores, la  mayoría parece ser que con su consentimiento, según los resultados electorales, y es que en este país  a la gente le va la marcha o padece algún tipo de patología que habría que analizar, desde muy diferentes perspectivas, de momento bastaría con una psiquiátrica y sociológica.

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Subida del IVA y bajada de salarios a la vista

estrangulamiento España

El Banco de España propone subir el IVA y bajar salarios

La entidad insta a acometer otra reforma laboral para reducir la protección del empleo indefinido.  

 

Después de los días que hemos vivido donde se ha confirmado lo previsible, como es la continuidad en la presidencia del Gobierno de la nación de Mario Rajoy, con el apoyo fundamental del voto afirmativo de  C´s y la abstención del PSOE, salvo algunos diputados socialistas que decidieron votar en contra por considerar inaceptable que el PP volviese a gobernar como único responsable de la ruptura del estado de bienestar con sus enormes recortes en los servicios públicos básicos como la sanidad, la educación y los servicios sociales; además de la acumulación de imputaciones y condenas por corrupción en sus filas, incluso la imputación del propio Partido.

Después de la investidura con promesas de recuperación económica, llegamos a lo inevitable, a lo que realmente han estado escondiendo en el Partido Popular para volver a hacerse con las riendas del poder, como es la vuelta a las mismas políticas en contra de los propios ciudadanos, marcadas por el  Banco de España según informe emitido a principios del pasado mes de junio, en el que, tras afirmar que las sucesivas reformas laborales no han resuelto la dualidad de un mercado en el que el nuevo empleo creado es fundamentalmente temporal, veía necesario cambiar lo que desincentiva la contratación indefinida, que es, bajo su análisis, el mayor coste del despido.

Además, la entidad ha urgido a que se retome la senda de consolidación fiscal, interrumpida en 2015, a través de una racionalización del gasto público, de un aumento de la imposición indirecta (IVA e impuestos especiales) y de una revisión de las deducciones y bonificaciones que merman la recaudación.

La elevada tasa de paro y los altos niveles de deuda y déficit públicos son los principales desequilibrios que todavía hacen vulnerable a la economía española, según recoge el informe anual del Banco de España, que añade el endeudamiento de empresas y familias, la deuda externa y la baja productividad.

En la presentación del informe, el gobernador de la entidad, Luis María Linde, advierte de que la tasa de paro se mantiene en un nivel “socialmente inaceptable”, al tiempo que recuerda que la falta de trabajo ha sido el principal causante de las desigualdades de renta entre los españoles.

Para corregir un desempleo que corre el riesgo de convertirse en estructural, la entidad apuesta por reformar el mercado laboral para dar mayores facilidades para bajar los salarios cuando la situación económica lo requiera, promover los convenios de empresa y diseñar políticas activas que sirvan para que los parados de larga duración y con menos cualificación puedan volver a trabajar.

 

“la entidad apuesta por reformar el mercado laboral para dar mayores facilidades para bajar los salarios cuando la situación económica lo requiera”

En definitiva España vuelva a la normalidad, es decir, a lo que ya estamos acostumbrados, como es la política de apretarnos el cinturón para que el país, según las directrices marcadas por la UE, no entre en una nueva recesión sin retorno.

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

El Partido Popular acaba con las pensiones

hucha pensiones

Lo venimos denunciando desde hace tiempo, la hucha de las pensiones se agota.

 

Según ha reconocido el propio gobierno del Partido Popular a Bruselas -aunque tal vez deberíamos ser más preciso y calificar de “desgobierno” la forma en que  el ejecutivo  ha dirigido el país durante los últimos años-, sólo hay fondo para hacer frente a las pensiones para un año, siendo la fecha de defunción diciembre de 2017.

Gráfico evolución fondo de reserva para las pensiones

Gráfico evolución fondo de reserva para las pensiones

El  Fondo de Reserva que a cierre de 2015 contaba con 32.481 millones, se quedará en poco más de 13.500 millones a finales del presente año. Con esta exigua cifra, la hucha deberá afrontar un ejercicio, el de 2017, en el que el Gobierno estima que el déficit será del 1,4%. Teniendo en cuenta que el PIB ascenderá a 1,157 billones, la nueva desviación superaría los 16.000 millones. O dicho de otra manera, el Fondo se quedaría en números rojos y no podría completar, al menos por sí solo, la paga de final de año de los pensionistas.

¿Qué pasará una vez que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social haya alcanzado a su fin?. Evidentemente tal situación produciría un deterioro progresivo de las pensiones como consecuencia de la situación laboral actual en España, donde el mercado de trabajo se ha devaluado a extremos impensables, surgiendo una pobreza laboral desconocida desde finales de la dictadura.

 Para evitar esta situación, son muchos los que abogan por una reforma fiscal, habida cuenta que el problema no es el gasto público, sino que en nuestro país se ingresan ocho o nueve puntos menos que la media europea, pero no aumentando la presión fiscal siempre sobre los mismos, sino sobre las rentas más altas, gravando más las rentas de capital y a los beneficios empresariales; no como ha hecho el gobierno del partido popular durante los últimos años obligando a los jubilado a pagar sus medicinas como una forma de que sus pensiones retornaran al Estado, o haciendo recortes sociales como eliminar las ayudas a la dependencia, tal vez pensando que así morirán más personas y se aliviaría los problemas de liquidez

fonde de reserva pensiones vacío

fondo de reserva pensiones vacío

“Los pensionistas presentes y futuros pueden irse preparando ante un futuro poco o nada halagüeño, debiendo plantearse esa gran mayoría de jubilados que vota al PP en ir cambiando su sentido del voto.”


Lo que resulta palmario es que durante toda la legislatura, la posición del Gobierno del PP ha sido muy cómoda, tirar de excedentes de los tiempos de bonanza, a la vez que aprobaba un reforma de las pensiones basada únicamente en pensiones más bajas y con incrementos ligados a la situación económica del país y de la Seguridad Social, en lugar de mantener el poder adquisitivo de los y las pensionistas, y en el retraso de la edad de jubilación.

Como nada de eso ha sido suficiente, la reforma se torna imprescindible, motivo por el cual los pensionistas presentes y futuros pueden irse preparando ante un futuro poco o nada halagüeño, debiendo plantearse esa gran mayoría de jubilados que vota al PP en ir cambiando su sentido del voto.

http://cincodias.com/cincodias/2016/07/19/mercados/1468943048_000492.html

http://www.abc.es/economia/abci-hucha-pensiones-agotara-2017-ritmo-actual-retiradas-201607052127_noticia.html

 

 

 

 

Feliciano Morales Martín
Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes