Archivos de categoría para: Actualidad

Los infames super-heroes

Desde pequeños los seres humanos hemos necesitados super-heroes en nuestra vida. Hace siglos este tipo de personajes se identificaban con seres mitológico, como los elfos, procedentes de la mitología nórdica y germánica que originalmente fueron considerados una raza menor de dioses, el minotauro, de la mitología griega, como un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro, las adas, Apolo, etc.

 

Mas recientemente, estos seres, alguno semidioses, han adquirido una forma humana que en determinados momentos utilizan sus poderes para salvar a la humanidad de si misma o de ataques del mundo exterior,  como el Capitán América, Superman, Spiderman, y otros muchos, sin olvidarnos de nuestro querido Capitán Trueno.

Sin embargo, a medida que nos vamos haciendo mayores, aunque estos personajes siguen estando en nuestro recuerdo, nos damos cuenta que la realidad es muy diferentes, quedando en manos la humanidad de los dirigentes políticos que, aunque algunos son elevados a la categoría de super-hombres, sin embargo están, salvo algunas excepciones, muy alejados de este concepto.

Y, es que la realidad de la política en los países llamados democráticos no existe, entendida ésta como la ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados, ni siquiera considerándola como la actividad de los que gobiernan o aspiran a gobernar los asuntos que afectan a la sociedad o a un país. Entonces, si no se hace política ¿qué es lo que hacen los políticos?.

Si negamos la mayor, es decir, si afirmamos que los políticos no hacen política, difícilmente podremos atribuir este adjetivo a los sujetos o sujetas que realizan esta actividad.

“… es que la realidad de la política en los países llamados democráticos no existe, entendida ésta como la ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados”

Hacer esta afirmación, en un momento como el actual en que la sociedad está más politizada que nunca y donde los aspirantes a ejercer tan “noble actividad” están tremendamente impacientes por pillar cacho o salir en la foto, usando aquella frase de un socialista de pacotilla que  lleva viviendo de la política los cuarenta años de nuestra democracia, D. Alfonso Guerra, “quien se mueva no sale en la foto”.

Y…, es que, la historia de la democracia de este país es tan corta y tan poco evolucionada que casi todo, en este mundillo de trapicheos y mangantes, se hace por imitación y, aunque la juventud o cachorros de la nueva izquierda y de la nueva derecha venga sacando pecho de sus “hazañas”, no dejan de repetir lo mismo que se lleva haciendo desde que se proclamó la democracia tras la muerte del dictador, que no es otra cosa que seguir pasando la mano por el hombro a quien hace la foto y quien la ordena hacer para no quedarse fuera.

Dice la sacrosanta Constitución de 1978 que los partidos políticos expresan el pluralismo político y, como siempre, el tiempo verbal utilizado por esta norma suprema de nuestro ordenamiento jurídico no  es el adecuado, en principio porque estamos hablando de la parte dogmática del texto constitucional que, aunque cargado de buenas intenciones, la realidad nos demuestra que están muy lejos los resultados de lo que se esperaba por muchos españoles que empezaron a ver la televisión en colores y el mundo también. Así, lo más adecuado hubiese sido decir que los partidos políticos “deberían ser” la expresión del pluralismo político, porque, si bien es cierto que se espera de ellos una identificación ideológica, el resultado final es el mismo, convivir con el IBEX para que no falta esa pasta que lo mueve todo.

Así que, la pasta no es tan mala, como tampoco quienes la tienen, habrá de todo, a pesar que algún político de la referida nueva izquierda se haya dedicado a demonizar a todos aquellos que vivían en urbanizaciones de lujo, cuando después, a la vuelta de la esquina ha sido él quien se ha comprado junto a su pareja un chalet en la sierra madrileña, no un adosado que es a lo que puede aspirar un trabajador de  clase media en este país saqueado y humillado, precisamente por los mal llamados políticos. Y, no se trata de que la gente de izquierdas no pueda vivir bien, pero que no nos venda la moto antes de comprarla porque luego al final uno se hace esclavo de sus propias palabras.

Al final todo se pega, da lo mismo el color, la ideología, salvo excepciones, obviamente, de personas integras y buenas, que las hay,  n un lado y en el otro; pero  no entre los líderes políticos porque para llegar a ser quien lleva las riendas dentro de estas organizaciones políticas tienen que haberte hecho muchas fotos antes vendiendo humo a los sufridores ciudadanos, y/o haber pasado la mano por el hombro a sus predecesores y a quienes hayan sido menester para alcanzar su meta.

El problema, siguen siendo los ciudadanos, quienes se encelan de unos y otros como si en ello les fuera la vida, cuando son aquellos, los políticos, quienes si pueden se la quitan o, aun peor, se la complican.

“El problema, siguen siendo los ciudadanos, quienes se encelan de unos y otros como si en ello les fuera la vida, cuando son aquellos, los políticos, quienes si pueden se la quitan o, aun peor, se la complican.”


¿Dónde está el empoderamiento del pueblo que unos prometieron?, ¿dónde está la bajada de impuestos que prometieron los otros?, ¿dónde está la ética y limpieza política que prometieron los de más allá?. Esto no es, por muchas capas de pintura que se le de para intentar tapar su corrosión, política. No, esto no es una ciencia acerca del buen gobierno, esto es un fraude a la ciudadanía en general, y los que se dedican a ello unos charlatanes manipuladores que están muy lejos de ser unos verdaderos políticos, quizá porque también están lejos de ser buenas personas.

Y todo esto pasa porque, ni la democracia es una auténtica democracia y porque quienes se autodenominan políticos viven muy bien como para permitir que los ciudadanos les pueden desposeer de sus privilegios

Y los infames super-héroes seguirán existiendo al igual que sus palmeros, esos mismos que inundan las redes sociales insultando a todos los que no piensan como ellos, porque en el fondo no son demócratas aunque aparenten serlo.

¿Dónde esta el capitán trueno, para que limpie este país de tanta escoria?

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

El va y el ven

 

No es la primera vez que lo digo, no es la primera vez que lo escribo, la ley del péndulo es inexorable, y estamos en el ven del vaivén, del va y del ven. Y no, no es el del chucu chucu, no, es el del político.

Dice el PSOE, entre tantas cosas como dice de un tiempo a esta parte en la que parece más preocupado por decir que por hacer, que la culpa de la repentina revitalización de la derecha radical, del resurgir de opciones como Vox, son culpa directa de las actitudes del PP. Sí y no.

No porque el más perjudicado por la afluencia de descontentos a esa formación es el PP de donde proceden la mayoría de sus posibles votantes. Sí porque llegan a esa actitud por un descontento con la supuesta tibieza del PP ante ciertas situaciones.

Pero lo que no dice el PSOE es que gracias al PP nuestra derecha radical es menos influyente que en el resto del mundo, Francia, Inglaterra, USA, Italia, Brasil, Alemania… y ha tardado más en salir a la luz, salvo que consideremos que el PP también tiene la culpa de Donald Trump, Bolsonaro, el Brexit…

No, yo creo que el PP no es el culpable. No más culpable, al menos, que una izquierda incapaz de sintonizar con la ciudadanía y más empeñada en educar e imponer que en escuchar, avanzar y consolidar, que sería lo que debería de hacer una verdadera fuerza progresista.

Una izquierda cada vez más radical en sus posiciones extremas, y más radicalizada en sus formaciones más moderadas. Una izquierda que ha querido, para su propio beneficio, explicarles a los ciudadanos que no hay verdad fuera de su verdad, que no hay progreso fuera de su progresismo de salón, ni razón fuera de sus razones, creando gente insatisfecha y provocando un frentismo social que más temprano que tarde tenía que dar la cara. Y el problema del frentismo es que genera damnificados y esos damnificados tarde o temprano se organizan creando un movimiento de signo contrario de mayor virulencia que el daño percibido, y el movimiento pendular en vez de atemperarse se acelera.

 “Una izquierda que ha querido, para su propio beneficio, explicarles a los ciudadanos que no hay verdad fuera de su verdad, que no hay progreso fuera de su progresismo de salón, ni razón fuera de sus razones”

Al resplandor de una izquierda radical relevante le corresponde lo mismo de signo contrario, es decir el fortalecimiento de una derecha radical.

Con cuidado infinito he evitado hablar de extrema derecha. Con infinito cuidado he evitado hablar de extrema izquierda. Porque entre lo radical y lo extremo aún hay un trecho que me gustaría pensar que no vamos a recorrer. No otra vez.

El auge de Vox es preocupante en tanto en cuanto pone de manifiesto la cantidad y virulencia de un creciente descontento con las formas y los fondos democráticos de los partidos de este país. La pertinaz sordera política, la lesiva administración, la inalcanzable justicia, la bochornosa fiscalidad y una ley electoral que amordaza la voluntad del ciudadano no son más que las puntas del iceberg de una cada vez mayor percepción de una democracia fallida que a los nostálgicos de sistemas más populistas les permite exhibir argumentos.

“El auge de Vox es preocupante en tanto en cuanto pone de manifiesto la cantidad y virulencia de un creciente descontento con las formas y los fondos democráticos de los partidos de este país. “

Ni las izquierdas ni las derechas institucionales españolas, trufadas por separatismos, independentismos, populismos de salón y totalitarismos ideológicos, parece importarles la deriva, el vaivén, que la historia debería de poner ante sus ojos. Ni sus políticas, ni sus aspiraciones parecen ir más lejos de cómo ganar las próximas elecciones, o, incluso, si es necesario, de cómo lograr el poder aunque las pierdan. Al pueblo, ese que teóricamente componen los ciudadanos y que deberían de representar, ya le dirán lo que debe que pensar llegado el momento.

No, Vox no es el problema, Vox es el síntoma que permite comprobar que existe un problema e identificarlo. Y si no al tiempo.

El vaivén, el va y el ven,  pendular ha cambiado el sentido de su balanceo, lo que queda por ver es cuál es la virulencia de su vuelta y hasta donde llegará antes de volver a cambiarlo. Las políticas irresponsables, el elitismo ético y la desfachatez política han acelerado un movimiento que la transición intentó moderar. Ahora todo depende de cuánto sentido común, de cuanta memoria histórica de la de verdad, de la que escarmienta, quede en todos los ciudadanos ignorados por los partidos políticos. Esperemos que sea mucho, esperemos que sea pronto.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Consultorio psicológico. La depresión

 

 

La depresión hay que diferenciarla del estado de ánimo deprimido, es decir, cuando en tu vida acontece algo que te produce tristeza es una reacción lógica, lloras, estás mal, porque te ha acontecido algo que justifica todo ese cuadro de tus emociones. Esas emociones que tú sientes ante un hecho negativo, ese encontrarse mal va a ir despareciendo conforme vayan pasando los días, conforme vaya transcurriendo el tiempo; pero no es el tiempo el que te ayuda a intentar recupere, es lo que vas haciendo…. EN EL SIGUIENTE VIDEO PODRÁS SEGUIR EL RESTO DE LA EXPOSICIÓN DEL DR. D. Francisco Javier Marín Mauri ————————->

 

Francisco Javier Marín Mauri

Doctor en psicología clínica por la Universidad de Sevilla, Técnico Superior en prevención de riesgos laborales, locutor profesional de radio y tv, productor de radio, Máster en mediación de conflictos sociales, Doctorando por la Universidad Rovira y Virgili en ciencias económicas.

Valle de los Caídos. A Dios rogando con el cazo puesto y el buche lleno

 

Hace unos días leíamos en eldiario.es la noticia relativa a que todos los gastos del Valle de los Caídos, incluidos comida, teléfono y excursiones de los monjes, corren a cuenta del Estado, lo que lo convierte en otros de los muchos dispendios que en este país se han llevado a cabo durante muchos años y, en este caso, según alertó el Tribunal de Cuentas en el año 2013, sin un presupuesto y sin ningún tipo de fiscalización, incumpliendo la Ley General de Subvenciones.

Intentado averiguar el porqué de este gasto a cuenta del erario público, nos remontamos al año 1957, año en que se creó la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, cuya beneficiaria es la abadía de monjes benedictinos, de carácter privado, que recibe todos los  años una subvención directa del Estado de 340.000 euros para cumplir, entres sus fines: “Rogad a Dios por las almas de los muertos en la Cruzada Nacional”

Aparte de la contradicción que supone este tipo de gastos público en un Estado democrático como el actual, también permite constatar el incumplimiento de la propia Ley de la Memoria Histórica que prohíbe cualquier tipo de insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura, al ordenar su retirada, así como de  las subvenciones o ayudas públicas (articulo 15.1). Sin que se pueda subsumir este tipo de ayudas en los acuerdos firmados con la Santa Sede en el año 1979, de dudosa legalidad ya que tienen su origen en el Concordato de 1953 bajo los auspicios  de la dictadra franquista con base en el nacionalcatolicismo imperante en aquel momento, lo que supone una vulneración de la declaración de aconfesionalidad del Estado español por la propia Constitución. Tampoco se puede justificar la concesión de tal subvención en la conservación del Patrimonio Histórico Nacional, habida cuenta que con el dinero recibido se están financiando asuntos particulares de los monjes como se ha indicado.

Tal situación nos permite demostrar la connivencia del Partido Popular bajo los gobiernos presididos por Mariano Rajoy entre los años 2011 y 2018, con cualquier tipo de asociación u organización de carácter particular entre cuyos fines esta la exaltación del franquismo, o lo que es lo mismo, de la Dictadura que, además de constituir un manifiesto incumplimiento de la normativa vigente no puede tener otra lectura que su tendencia política con olor a rancio de épocas pasadas, o lo que es lo mismo, su visión tuerta donde el ojo derecho posa su mirada en conductas que, con base a lo expuesto, tienen un tinte fascista.

“Tal situación nos permite demostrar la connivencia del Partido Popular bajo los gobiernos presididos por Mariano Rajoy entre los años 2011 y 2018, con cualquier tipo de asociación u organización de carácter particular entre cuyos fines esta la exaltación del franquismo”

El hecho que estas cuentas hayan salido en estos momentos a la luz, evidentemente, trata de generar en la opinión pública la toma de conciencia del coste que supone este mausoleo construido por el dictador para ensalzar su “santa cruzada” en la que no dudo condenar a muerte sin un juicio justo a miles  de personas que lucharon durante su dictadura por lograr una democracia, sin contar las millonarias cifras que aporta Patrimonio Nacional para su conservación y mantenimiento.

Estamos, pues, ante una aberración política y jurídica, que se ha mantenido oculta a los ciudadanos, propio de las campañas de manipulación que el Partido Popular está tan acostumbrado a practicar.

En definitiva, otro tanto a favor de la necesidad  y urgencia de que el dictador sea exhumado del Valle de los Caídos, para terminar con este tipo de prácticas irregulares, pero, sobre todo para enterrar de una vez la exaltación de la cruzada nacional incompatible con un Estado democrático, en el que debe imperar el estado de derecho, que no es otra cosa que el cumplimiento del orden jurídico vigente. Así como que se trasladen sus restos a un lugar lo más remoto posible para que  deje de ser un motivo de peregrinación; si fuera posible a cualquier desierto, desterrado, como hizo él  con miles de ciudadanos que se vieron obligados tras la instauración de la dictadura a trasladarse  a otros países para poder vivir en libertad.

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Día de la hispanidad sin nada que celebrar.

Año 1492.- Las Indias: Conquista, sometimiento, abusos, colonialismo….

Año 2018.- España: Pobreza, paro, despoblación, corrupción… gracias a la inmigración podrá mantenerse el sistema actual de pensiones….

 

Angela Zapatero Sanchez

Busco la esencia de las cosas cuando dibujo. Autodidacta que explora nuevas técnicas. Me apasiona el arte en todas sus manifestaciones. Vivo inmersa en mi locura y eso me hace feliz.

¿Podemos cambiar el mundo?

Hace unos días, cayendo en el desánimo empecé a pensar que todo el esfuerzo que hacemos quienes queremos un mundo mejor cae en saco roto. Así lo manifesté a un grupo de amigos tras preguntarles el porqué en este mundo, tanto a nivel de quienes nos dirigen como a nivel individual, no imperaba un sentimiento y un actuar más humanista; entendiendo por humanismo, en un sentido amplio, el valorar al ser humano y a la condición humana, ligado a actitudes como la generosidad, la compasión por lo menos favorecidos o más necesitados, así como la valoración de los atributos y las relaciones humanas.

En cuanto a su significado estimológico, la palabra como tal se compone de la humānus, que significa ‘humano’, e -ισμός (-ismós), raíz griega que hace referencia a doctrinas, sistemas, escuelas o movimientos, de manera que en este sentido podríamos referirnos a un movimiento intelectual desarrollado en Europa durante los siglos XIV y XV que, rompiendo las tradiciones escolásticas medievales y exaltando en su totalidad las cualidades propias de la naturaleza humana, pretendía descubrir al hombre y dar un sentido racional a la vida tomando como maestros a los clásicos griegos y latinos, cuyas obras redescubrió y estudió.

Así, partiendo del sentido amplio en principio aludido ligado al  desánimo en el que me encontraba manifesté mi deseo de querer vivir en otro planeta distinto al nuestro que me permitirá protegerme de él, de nosotros mismos, uno de los amigos se refirió a un concepto que podría curar mi misantropía pasajera al considerar la incapacidad de los seres humanos de hacer un mundo mejor,  siendo tal concepto el transhumanismo, definido por José Luis Cordeiro[1] como un “movimiento cultural e intelectual que afirma la posibilidad y la necesidad de mejorar la condición humana, basándose en el uso de la razón aplicada bajo un marco ético sustentado en los derechos humanos y en los ideales de la Ilustración y el Humanismo.” El transhumanismo (www.TransHumanismo.org) representa una visión positiva del futuro de la humanidad.

Hoy día, tecnologías como ingeniería genética, clonación terapéutica, infotecnología, robótica, así como otras tecnologías que se encuentran en sus fases de implementación como la nanotecnología, la inteligencia artificial y la colonización espacial, forman parte del ámbito de discusión transhumanista. Discusión que impone considerar los riesgos y beneficios de estas nuevas tecnologías con el fin último de desarrollar estrategias y políticas que permitan a las sociedades e individuos navegar por las nuevas aguas que tenemos por delante.

Los transhumanistas esperan ansiosamente el día en el que el Homo sapiens sea sustituido por un modelo mejor, más inteligente y en mejores condiciones en el que dichas tecnologías pueden influir, de ahí que se explore su uso adecuado.

Ahora bien, quedarnos en este concepto como sustitutivo de la voluntad humana -de ahí la discusión de los transhumanistas-, me parece cuando menos arriesgado, siendo por ello que, sin negar la importancia de la tecnología y de la inteligencia artificial como una posibilidad de cambio favorable, sería demasiado escaso sino nos damos cuenta que el poder de cambiar las cosas está solamente en nuestras manos, no sólo en cuanto al desarrollo tecnológico, sino en la capacidad de influencia con nuestro actuar en los demás.

“Los transhumanistas esperan ansiosamente el día en el que el Homo sapiens sea sustituido por un modelo mejor, más inteligente y en mejores condiciones en el que dichas tecnologías pueden influir, de ahí que se explore su uso adecuado.”

Sin embargo, entiendo que esta capacidad de influencia no debemos planteárnosla a nivel global o  como redentor de la condición humana, porque de ahí podría venir el desánimo personal referido al principio, sino que se trata de algo más intimista o más reducido, es decir, en el cambio de uno mismo para intentar cambiar con nuestro ejemplo y/o conducta a los más próximos.

Quizá, se entienda mejor lo dicho formulando una simple pregunta: ¿intentamos cambiar en nosotros mismos lo que criticamos en los demás?. Criticamos, entre otras cosas, la falta de una política humanista no basada solamente en el poder del capital que, también tiene su relativa importancia, porque dentro del proceso productivo es necesario tanto al factor humano o mano de obra como la inversión o capital necesario para que un negocio pueda establecerse y funcionar, ahora bien, debería tratarse también una economía más igualitaria, donde los empleados formasen parte del activo de la empresa, en cuanto que, una mejor preparación y estímulo basado en la promoción profesional. Pero, recuerdo un hechor real que también me comentaba un amigo de cómo habiendo dado la oportunidad a los trabajadores de su empresa de formar parte de ella  como socios industriales,  una vez se sintieron “jefitos” empezaron a arruinar a la empresa con actitudes que iban desde la falta de rendimiento hasta apropiarse de los propios clientes para montar otro negocio al margen, lo que ocasionó la ruina total de quien les dio la oportunidad de ser algo más que un simple trabajador.

Otra actitud muy frecuente es criticar la corrupción política, pero, ¿somos nosotros lo suficientemente íntegros para para hacer esta crítica, o por el contrario somos de los que si podemos defraudar a la hacienda pública lo hacemos? o ¿ayudamos a quien lo necesita sin escudarnos que para eso esta el sistema público de asistencia social?. En definitiva, con un pequeño granito de arena unido a otros muchos podría hacerse una gran montaña, podría conseguirse un gran cambio, pero, ¿estamos dispuestos a hacerlo?. Que cada cual se responda a si mismo.

Lo cierto, es que nuestra actitud negativa la escudamos en la actitud del mismo signo de los demás con reflexiones tan infantiles y falaces como “si roban millones de euros los políticos corruptos o los banqueros por qué no vamos a hacerlo nosotros”, valga como ejemplo actuaciones reales tales como: “hágame usted una factura sin el IVA” o “¿le puedo pagar esto o aquello en dinero negro?”

Como dijo Gandhi: “si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo“. Quizá se éste el mejor punto de partida para lograr ese transhumanismo tan necesario para cambiar el mundo.

[1] Ingeniero Mecánico por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), Máster en Administración de Empresas por INSEAD y se ha formado en Economía Internacional y Política Comparada en la Universidad de Georgetown.

Además de sus actividades en la World Future Society y la Singularity University, es Investigador del Institute of Developing Economies (IDE – JETRO) en Tokio, director de la Single Global Currency Association (SGCA) y de la Lifeboat Foundation, cofundador de la Internet Society (Venezuela), consejero del Center for Responsible Nanotechnology, miembro del Comité Académico del Centro para la Divulgación del Conocimiento Económico y de la World Futures Studies Federation (WFSF) así como asesor de la Asociación Venezolana de Ejecutivos (AVE) y de varias compañías y organismos internacionales.

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

El Parlament no es la Bastilla

El pasado sábado especulaba yo en el Ateneo de Madrid sobre la balcanización de Cataluña. El domingo y el lunes parecían los cachorros independentistas confirmar mis temores. La violencia se instala en la política de Cataluña.

Dentro del mundo secesionista existe una mitificación de su “lucha”,  es el mejor elemento para qué los que participan de ese proceso se consideren a sí mismos imbuidos de un mandato superior, mandato cuasi divino ya que el “pueblo” se convierte en una divinidad, en un elemento superior, al cual todo buen catalán se somete. Es la nación esencialista el elemento central, la justificación del todo, frente a la otra nación: la Nación política, la que nos hace ciudadanos libres e iguales.

Es la nación esencialista, herderiana, “milenaria”, neofeudal, racista y violenta la que pugna por imponerse a la mayoría.

La muchachada que asaltó el Parlamentde Cataluña creía estar realizando un acto revolucionario y en realidad estaban asaltando la democracia. La Bastilla de París era una prisión y el símbolo del antiguo régimen, de la opresión. El Parlament de Cataluña, independiente a cómo se configura la representación ciudadana en él, es el símbolo de una democracia recobrada, es la representación de los catalanes en el ámbito autonómico.

No hay épica en ese asalto, no hay toma de la Bastilla, es el “vivan las cadenas” de Buñuel  al final de la película “El fantasma de la libertad”. Es el continuo absurdo nacionalista disfrazado de progresismo.

En Nou Barris, Barcelona. 05 de octubre de 2018

Los monigotes de tele 5

Es evidente y necesario que las personas dispongan de un rato de ocio y esparcimiento a lo largo del día, no todo va a ser trabajar, claro, quienes puedan y tengan la suerte de tener empleo, pero que además que éste no suponga una esclavitud, bien por imposición de ciertos empresarios explotadores que además pagan mal, tarde e incluso nunca,  o bien porque los haya quienes sean adictos  al trabajo para ver un cero más en su cuenta corriente, porque poco disfrutarán de la vida si todo el día están sumidos en su trabajo. Por ello, es de entender que la televisión forme parte de nuestros ratos libre, con la moderación necesaria para poder desarrollar otras tareas, hobbies, artes, lectura o práctica de algún deporte al aire libre, ya que el enganche a este medio, cuando los diferentes canales, excepto unos cuantos que se pueden contarse con los dedos de una mano, son una basura elevada al cuadrado o, tal vez a un exponencial mayor.

 

Tal es el caso de un programa que tiene uno de los niveles de audiencia más altos dentro y fuera de nuestras fronteras como el de Gran Hermano (Vip o no Vip), sobre todo el que se emite en España, lo cual evidencia el nivel cultural del que goza nuestra sociedad. Es cierto que, cada uno ve lo que quiere y pasa el tiempo como le de la realísima gana, pero también lo es la incógnita de cómo un grupo de personas haciendo y diciendo idioteces pueda arrastrar a tanta gente, máxime cuando además su protagonismo se basa en el insulto y en criticar conductas ajenas de los demás miembros encerrados en un plató de televisión que llaman casa; incógnita que si despejamos pueden dar dos resultados, el primero, que no hay nada mejor que ver -que sí lo hay-, y el segundo, la poca motivación de los telespectadores hacia programas con determinada calidad,  bien sea porque su cerebro no da para más o porque se siente identificados con los monigotes protagonistas de tal esperpento televisivo.

Para que nadie se de por ofendido, aunque es de esperar que quienes ven el programa en cuestión ya lo estén, por monigote debe entenderse cualquier tipo de figura grotesca, con perfecto encaje en los “Grandes Hermanos” cuyas aspiraciones más inmediatas, si las tienen, es vivir del cuento de la televisión, sin importarles vender su propia vida, quizá a un precio no tan alto si pensamos en las consecuencias de exhibir su intimidad, aunque algunas veces se tapen con un edredón, para hacer eso que se ha venido llamando “edredoning” que no es otra cosas que pegarse el lote con otro miembro, dejando a la imaginación del espectador en que puede consistir tal lote que, como, además, somos todos muy bien pensados no nos quedaremos en una conducta recatada.

No se trata de una hacer una critica puritana, porque cada uno con su vida hace lo que quiere, y mata el tiempo tan preciado como le da la gana; aunque, tal vez, sin medir las consecuencias de sus actos. Se trata de demostrar el escaso sentido del honor y de la dignidad que tienen los protagonistas de este programa, además del nivel cultural que demuestran con sus expresiones histriónicas, ofensivas e incluso dando alguna patada que otra al diccionario, excepto algunos que, desgraciadamente, no son los que suelen ganar el reality, sino todo lo contrario, los más groseros.

 

“No se trata de una hacer una critica puritana, porque cada uno con su vida hace lo que quiere, aunque, tal vez, sin medir las consecuencias de sus actos, no.”

Para criticar hay que ver lo que se critica, pero sólo es suficiente dos o tres emisiones para que,  quienes  criticamos este programa podemos fundamentar nuestra crítica, siendo la primera manifestación la vergüenza ajena ante el patetismo de una convivencia de personas que les da lo mismo hacer el ganso que exponer su vida sin ningún tipo de reparo, todo ello con la única finalidad de hacerse famosos en los medios, hacer caja sin ningún tipo de prejuicio en otro programa hermano del mismo nivel como es Sálvame, dirigido por el mismo presentador, o similares y, en algunos casos, rehabilitar su carrera profesional en tiempo de vacas flojas en la televisión.

Estarán de acuerdo que, con este panorama, el resultado de la ecuación no puede ser otro más que la adicción a este tipo de programas es una manifestación de que  la audiencia no exige ningún tipo de nivel a la televisión, tragándose cualquier cosa, tal vez porque su cabecita sea la misma que la de los monigotes a los que vitorean y aplauden.

Pero, que le vamos a hacer, parece que al público de esta cadena de televisión le gusta más ver las miserias ajenas que la propias.

Descartes

Sentimientos, sólo sentimientos

Lo que contó Cantó

Leía con cierto pasmo, hace unos días, las declaraciones de Toni Cantó en el congreso denunciando la desaparición del castellano en Galicia. He tenido que dejar pasar unos días para revisar con una cierta perspectiva y algo de ecuanimidad si los hechos denunciados tienen visos de ser ciertos según mi propia experiencia. Complicado.

Complicado, pero sin duda hay una cierta verdad, una verdad paralela y real, que se asemeja mucho a lo proclamado por el señor Cantó. El castellano, el español, está en peligro en Galicia. Y eso es verdad, tan cierto como está en peligro en Madrid, Aragón o Castilla La Mancha. Tan cierto como el español está en peligro en España entera y no por culpa de los otros idiomas y dialectos que pueden hablarse en el territorio nacional, no, si el español está en peligro habría que mirar con mucha atención a los sistemáticos ataques que recibe desde colectivos como los políticos o los informadores.

Nadie inutiliza tanto el idioma como los políticos cuando lo retuercen, fuerzan y vacían de significado en su afán de no decir nada con el máximo de palabras posibles, con el invento interesado y vacuo del idioma inclusivo que va contra todas la leyes de la evolución idiomática y que no aporta otra ventaja que la de lograr iniciativas dañinas sin calado real. El famoso, el tristemente famoso, lenguaje inclusivo varias veces desautorizado por la Academia y su uso persistente como reivindicación permanente de algo diferente a lo que dice reivindicar es un ejemplo claro. Las respuestas habituales en cualquier rueda de prensa, que una vez analizadas ni contestan la cuestión planteada ni significan absolutamente nada, son otro. La variación de significado de muchos términos utilizados para lograr decir algo diferente a lo que se dice sin dejar de decir lo que no se quiere decir, es otra. Las mismas declaraciones del señor Cantó mezclando dos realidades y sacando una conclusión que nada tiene que ver con la realidad, otra más y no la menos corriente.

“Las respuestas habituales en cualquier rueda de prensa, que una vez analizadas ni contestan la cuestión planteada ni significan absolutamente nada, son otro.”


Y no nos olvidemos de los comunicadores, de los informadores y esa bárbara costumbre de llenar sus palabras de barbarismos procedentes de otros idiomas para dar un toque de “glamour”, de “caché”, a una redacción de calidad ínfima y a un manejo lamentable del idioma común. Pero esta casi merecería una reflexión aparte.

No sé lo que sucede en Cataluña, Asturias, Valencia o Euskadi. No tengo un conocimiento de sus idiomas lo suficientemente profundo para saberlo, aunque sí puedo constatar que, exceptuando cerriles radicales que hay en todas partes, la mayor parte de la gente pasa de su idioma local al español común sin esfuerzo y sin ningún tipo de renuencia. Tal vez se observa un empobrecimiento del manejo del español, algunos errores de construcción y alguna carencia de conocimiento gramatical, pero, insisto, nada que pueda parecer una ignorancia sistemática del idioma común. Pero nada de esto es nuevo.

Durante mis vivencias en Cataluña observé que había tres tipos de personas que no utilizaban nunca el español: los que no lo hablaban porque vivían en zonas donde no se usaba habitualmente, núcleos rurales aislados y tradicionalistas. Los que usaban el idioma para reivindicar una pertenencia que no era de nacimiento y los que te hablaban en catalán como forma de afrenta. Mientras en los primeros la lengua fluía de una forma natural y existía una voluntad de entendimiento, los segundos y terceros la usaban como una forma de agresión y confrontación con el que no la hablara. Cuidado, esto último también funciona en el sentido inverso. No hay nada menos comunicativo que dos personas que pretenden no comunicarse.

“Mientras en los primeros la lengua fluía de una forma natural y existía una voluntad de entendimiento, los segundos y terceros la usaban como una forma de agresión y confrontación con el que no la hablara.”


Así que efectivamente el español está desapareciendo en Galicia, al mismo ritmo que en el resto de España. Al mismo ritmo que colectivos enteros se sirven del idioma común para fines para los que no fue pensado. Claro que esto no fue lo que contó Cantó.

Tampoco contó Cantó, y no hubiera estado mal que lo contara, que lo que realmente ha desaparecido en Galicia es el gallego, a pesar de que cada vez más gente dice hablarlo, a pesar de que cada vez más gente dice escribirlo, porque para los que hemos leído algo en Gallego antiguo, culto, los que hemos leído algo de Risco, de Celso Emilio, de Blanco Amor o de cualquiera de los muchos literatos galleguistas de los últimos siglos, lo que se habla y escribe hoy en Galicia no es gallego “nin can que lle ladre”.

Ese idioma inventado por los políticos, con la complicidad de intelectuales, que se llama gallego normativo, que es lo que se usa, no pasa de ser un híbrido entre el castrapo, castellano galleguizado, y el portugués que nada tiene que ver con el verdadero y olvidado gallego. Ni sus palabras, ni su gramática, respetan el idioma de nuestros antepasados.

Tal vez, siendo un poco retorcido, nunca se habló tanto español en Galicia, eso sí, sustituyendo las “j” por “x”, metiendo terminaciones “che” donde hay terminaciones “te” incluso cuando no corresponde, y mucho “iño” para que suene a gallego, como en la actualidad.

Claro que no es eso, tampoco eso, lo que contó Cantó.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Soneto a mamá

 

 

Debe hacer un montón de tiempo que alguien, ( a quien conozco mucho…o tal vez nada), escribió ,- en una destartalada habitación de la sexta planta en un extinto colegio mayor universitario-, una especie de poema de catorce versos en rima consonante pensando en su madre y en los trastos y sermones que, día tras día y sin tregua, le remachaba reiterativamente:

“¿Es que no piensas venir? Mira que no estas en un convento de clausura y, algún fin de semana, bien estaría dejarte ver por estos andurriales. ¡Vamos, digo yo!”.

Y así era.

A ser posible, volver cuando fuera extremadamente imprescindible: Semana Santa, Navidades y verano. O sea, vacaciones y chimpún. Pizca más o menos. Debió ser así. Pizca más o menos…

Quiero recordar que era así

¡Ummm.!.. pizca más o menos (otra vez):

< “ No es que no vuelva porque me he olvidado

de tu olor a tomillo y a cocina…

de lejos, dicen que se ve más claro,

que no es igual quien anda y quien camina.

Supe que el amor tienen ojos verdes;

que cuatro palos tiene la baraja;

que nunca vuelve aquello que se pierde

y…la marea sube, y luego…baja.

Supe que lo sencillo no es lo necio,

y que no hay que confundir valor y precio.

Y que un manjar puede ser…cualquier bocado

si el horizonte es luz ¿y el rumbo? …un beso.

No es que no vuelva porque me he olvidado.

Es…que perdí el camino de regreso

¡Mamá! “ >

(Pondré al final de los presentes el enlace del poema de una de las canciones más bellas y sentidas que uno tipejo cual el firmante, pudo, `puede y podrá oír y…escuchar)

Eso, más o menos, escribió este amigo al que cada día creo conocer menos y alejarse más.

Hoy, querida mamá,…hoy me toca decirte a ti tus mismas palabras; tus mismos regaños:

“¿Es que no piensas venir? Mira que no estas en un convento de clausura y, algún fin de semana, bien estaría dejarte ver por estos andurriales. ¡Vamos, digo yo!”.

 

Para ti siempre, mi amada Mamá.

Allá dondequiera que hayas ido; sin dejar señas ni direcciones.

Donde quiera que hayas decidido tu viaje, sin maletas, sin abalorios ni coloretes, sin contemplaciones, ni adioses eternos ni chascarrillos que mentar.

¡Como debe ser!

¡Valiente y firme hasta la envidia!

 

Querida Mamá…

(El enlace prometido: https://www.youtube.com/watch?v=tgHtlIMXf5I)

Todo el equipo de plazabierta quiere transmitir a nuestro muy querido amigo y articulista de este medio, el Dr. D. Francisco R. Breijo-Marquez y a toda su familia nuestro más sincero pésame por tan lamentable pérdida… Un fuerte abrazo amigo.

Francisco R Breijo-Márquez

Doctor en Medicina.  Full Professorship  of Clinical & Experimental Cardiology. Journalist at Boston (Massachusetts USA). Redactor de Plazabierta.com.

Rigoletto

 

Ópera compuesta por Giuseppe Verdi y que inició la trilogía que le haría definitivamente popular aunque ya había cosechado algunos logros anteriores como Nabucco, Ernani o Macbeth. En una Italia convulsa, camino de lo que sería, dos décadas después, la unificación del país trasalpino, Verdi comenzó a ser considerado un héroe gracias a coros tan famosos como el “Va,pensiero!”(Nabucco),”Patria oppressa”(Macbeth) o “Un patto,un giuramento” considerados como verdaderos gritos de libertad  del pueblo italiano deseoso de librarse del yugo del Imperio Austro-húngaro en el norte  o los Borbones en el sur. Así, de boca en boca, el acróstico VERDI (Vittorio Emanuele Re D’Italia) era una manera de evocar también a un compositor  que no cesaba tampoco de dejar esa ilusión unificadora que, diez años después(1.861) le llevó a ser senador en Turín.
 La ópera se estrenó en el Teatro de  la Fenice en 1.851 obteniendo gran éxito popular desde el estreno. Basada en la obra del francés Victor Hugo, “Le roi s’amuse”, tuvo grandes problemas con la censura por considerarla como inmoral y obscena. Tras un tira y afloja entre los censores y el compositor, éste consiguió mantener lo fundamental y sólo cambió el emplazamiento de la obra de Francia al ducado de Mantua y otras cosas menores.

El ocaso de los dioses rojos

Los modelos económicos y de gestión de recursos públicos que se ejecutaban en el siglo XX se centraban fundamentalmente en aquellos productos o bienes de consumo tangibles, con lo que la fiscalidad derivada de una política económica localista  hacia recaudación en el rendimiento del trabajo fundamentalmente y menor en los bienes generados por dicho productividad a nivel individual.

 

Los nuevos modelos económicos: La teoría del bien común, la economía basada en recursos y la economía colaborativa usan las nuevas tecnologías con el fin de transcender el ámbito localista así como el producto tangible. En la actualidad las nuevas corrientes políticas globales están evolucionando o adaptando a nuevas formas de entender tanto el consumo como la producción. Las nuevas tecnologías con ayuda de la inteligencia artificial están haciendo posible el consumo a través de lo virtual.

Ello es posible gracias al desarrollo exponencial experimentado en los últimos diez años en torno a la tecnología inteligente, capaz de valorar nuestros gustos e inclinaciones a través de millones de datos recaudados de cada uno de nosotros. Así pues, esto hace posible que estemos pasando de ciudadanos dueños de nuestra vida a consumidores controlables de todo aquello que la industria es capaz de fabricar, sea tangible o virtual.

 

Gracias a las nuevas  tecnologías estamos siendo adiestrados para consumir a aquello que interesa fabricar en cada momento, con independencia que lo necesitemos o no. Si no existe esa necesidad se inventa.

Por desgracia, el uso que se hace de la tecnología no  revierte en una mayor calidad de vida y de libre albedrío de quien la consume, sino más bien en una recopilación de datos de todo tipo del ciudadano con el fin de redirigirlo hacia las tendencias de opinión, gustos, consumo que interesan en cada momento. Las nuevas tecnologías desde esta perspectiva, no están pensadas para mejorar nuestras vidas, sino para controlarlas. Cuando debería ser lo primero.

 

“Por desgracia, el uso que se hace de la tecnología no  revierte en una mayor calidad de vida y de libre albedrío de quien la consume, sino más bien en una recopilación de datos de todo tipo del ciudadano con el fin de redirigirlo hacia las tendencias de opinión, gustos, consumo que interesan en cada momento.”

 

La fiscalidad de lo invisible

Como poner precio a lo virtual? Donde se paga un servicio en España cuando el servidor que lo genera está en México?. En base a que baremos o tipos de base se abonan los beneficios?. Son preguntas que la política económica de pocos países dan respuesta. Lamentablemente el nuestro no está entre ellos..De este modo está llamado a ser un país esclavo más de otros que desarrollen y legislen sobre el uso y consumo de esas nuevas tecnologías y su implementación en la vida cotidiana de los ciudadanos. Tendremos que pagar por servicios de internet, de gestión de recursos etc.

El ocaso de aquellas ideas de igualdad, libertad y fraternidad, comenzó cuando los gobiernos vieron que era más fácil controlar a la población a través de la realidad virtual que a través de la represión. Es más práctico redirigir ideas que reprimirlas, ya que lo segundo no es políticamente correcto.

Si nos olvidamos de humanizar las tecnologías en su aplicación, como dice mi buen amigo el economista Rafael Martínez-Cortiña, estaremos entrando en políticas públicas no de gestión sino de control, estaremos en un sistema en donde lo virtual invade lo cotidiano para crear nuevos emociones y nuevas cogniciones en coherencia con el medio social en donde nos desarrollemos nuestra actividad vital..

 

La esperanza de lo esperado

El aspecto más importante para el desarrollo de una sociedad es sin duda su economía. Esto es precisamente lo que marca su carácter, su esencia como grupo organizado. Una economía basada en el servicio a quien va dirigida es una economía limpia, transparente y sobre todo libre. Libre del poder del capital, sujeta más que a la riqueza al bienestar. No hay bienestar sin riqueza, cierto, pero riqueza de todos no de unos pocos. Una economía que se base en las nuevas tecnologías como herramienta indispensable para facilitar al ciudadano información veraz sobre el coste de recursos, gastos ingresos etc, es una economía no solo basada en el crecimiento, sino también en el desarrollo, ya que lo uno sin lo otro precariza el bienestar de las personas.

 

haz clic en la foto para acceder a la web del Doctor, encontraras videos y artículos sobre    temas de psicología que te pueden ayudar —————————————————->

 

Francisco Javier Marín Mauri

Doctor en psicología clínica por la Universidad de Sevilla, Técnico Superior en prevención de riesgos laborales, locutor profesional de radio y tv, productor de radio, Máster en mediación de conflictos sociales, Doctorando por la Universidad Rovira y Virgili en ciencias económicas.

Campaña #MeMad

 

 

La campaña #MeMad en Twitter fue promovida por el lingüista y activista por la diversidad mental Hugo Rovira de Saralegui para agrupar en esta etiqueta testimonios sobre el estigma, la discriminación, la violencia, la exclusión, la segregación y la invisibilidad de las personas con sufrimiento psíquico, locas y locos y a las activistas de los colectivos en primera persona como Flipas-GAM y el Orgullo Loco, a fin de que sean visibilizados en los medios de comunicación y concienciar a la sociedad.

Las condiciones laborales de nuestro colectivo son complicadas y precarias, incluso teniendo la discapacidad. Muchas de nosotras no podemos acceder al campo laboral, tenemos que sobrevivir con escuetas pensiones que nos condenan a riesgo de pobreza.

La asociación que los medios de comunicación establecen entre “enfermedad mental” y peligrosidad y violencia no hacen más que aumentar el estigma, siendo además excusa para las medidas coercitivas que se aplican en la práctica psiquiatra.

En los ingresos psiquiátricos se vulneran nuestros derechos tanto humanos como constitucionales. Exigimos el fin de los ingresos involuntarios, la sobremedicación y el uso de contenciones mecánicas.(Prácticas que el Relator de la ONU considera tortura en su informe de 2017.)

Denunciamos también un sistema en el que la precariedad, el paro. las abusivas condiciones laborales, el individualismo y la explotación generan cada vez más sufrimiento psíquico, además de suicidios en la población.

Cualquier persona es vulnerable de sufrir problemas de salud mental y de necesitar los servicios de salud mental, así que esta lucha es de todas.

Algunos de los testimonios recogidos describen situaciones como:

En el día de la salud mental nos representan familiares y asociaciones, pero nunca se tiene en cuenta nuestro sufrimiento psíquico, que es el que visibilizamos con esta iniciativa.

El sufrimiento va desde una depresión, querer verte más delgada, problemas familiares o del entorno a los propios del estigma.

Si queremos trabajar en muchos sitios tenemos que mentir para poder conseguir el trabajo, aún teniendo discapacidad, pues está mal visto.

La sociedad piensa de nosotros que somos violentos, por las películas de miedo y los medios de comunicación, cuando la realidad es que la mayoría somos víctimas de la sociedad.

En cuanto a los ingresos psiquiátricos, van policías a tu casa que, aún sin hacer nada, te inmovilizan y te hacen daño.”

Por llegar tarde a comer, por no querer comer, o por cualquier otra cosa te castigan atándote de pies, manos y abdomen, lo cual dificulta respirar y ya ha causado varias muertes“.

Te dan pastillas y te sobremedican, sin explicarte qué estás tomando, y si pides explicaciones amenazan con pinchártelas“.

Un pasillo estrecho para pasear donde pasar las horas, una tele para toda una planta donde a menudo ponen temas insustanciales. Y, sino estás muy drogado por la medicación, 4 libros que te duran dos días.

Eso a lo mejor de los casos, porque sino funciona pasan al electroshock, descargas eléctricas en el cerebro con las que pierdes memoria hasta con la conversación que estás teniendo.

Todo esto vulnera los derechos humanos y por supuesto, causan traumas, hasta el punto de no querer ir a urgencias cuando te encuentras mal.

Los condicionantes socio-económicos como el paro, la precariedad y la exclusión social son graves escollos para nuestro bienestar. Muchas son las personas cronificadas a causa de no poder afrontarlos. Lo cual contribuye y es catalizador de todo el maltrato y la estigmatización del sufrimiento psíquico.

Por no hablar de la contención química de emociones y deseos, hasta la falta de apetito sexual.

Es por esto que desde Flipas Gam, El Orgullo Loco y Activament, lanzamos propuestas como grupos de apoyo mutuo, arteterapia o el activismo en salud mental.

Colectivo #MeMad

La vuelta del frío. El cocido madrileño

 

cocido madrileño 

Ahora que los días se van tornando cortos y el frío empieza hacer acto de presencia, nada mejor para comer uno de los platos que a casi nadie deja indiferente, dejándonos, sobre todo, con el buche bien lleno y las ganas de una buena siesta tras un chupito de un buenorujo.  Un plato con distintas variaciones según los lugares de nuestra amplia geografía, pero que, en nuestro caso, nos referiremos al más tradicional, el cocido madrileño que nuestro amigo y buen cocinero Rafael López Villar, editor-articulista de este magazine recoge en su Blog “Enciclopedia de las Gastronomías Tradicionales Españolas“, nos presenta con la siguiente receta:

 

Garbanzo, repollo, zanahoria, patata, morcillo, gallina, hueso de caña, chorizo, morcilla, jamón, tocino y fideo fino. En una olla con agua se ponen las carnes a cocer junto con el jamón, se espera a que empiece a hervir, se retira la espuma y se añaden los garbanzos previamente puestos a remojo. Se pone a fuego vivo hasta que rompa a hervir momento en que se bajará el fuego a la menor intensidad posible. Se debe de retirar la espuma de vez en cuando. En el tiempo necesario para que se haga la zanahoria se añade esta y se hace lo mismo con la patata ya pelada. Aparte se cuecen por separado el repollo picado, el chorizo y la morcilla, para evitar que se engrase. Cuando esta listo el cocido se separa la parte del caldo necesario parar preparar la sopa, se añaden los fideos y se deja hacer. Es conveniente no retirar todo el caldo para evitar que se resequen los ingredientes. Se sirve en tres vuelco. primero la sopa, a continuación los garbanzos con el repollo, la zanahoria y la patata y finalmente las carnes, el jamón y los embutidos. hay multitud de variantes, pero vamos a intentar enumerar las más frecuentes. Freir la morcilla en vez de cocerla. Acompañar los vuelcos con un poco de tomate natural rallado con comino y aceite. Acompañar con guindillas en vinagre. preparar un sofrito de ajo y pasar el repollo por él o aderezarlo simplemente con aceite en crudo. Hay comensales que preparan una especie de ajo con la patata, la zanahoria, un trozo de tocino y garbanzos. Lo aplastan todo y lo ligan con aceite. Es uno de los platos emblemáticos de la mal llamada cocina española.”

Introducción: F. Morales.

Rafael López Villar

Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Los restos de Franco. Debajo de las cenizas están las ascuas

Permítanme que empiece con un juego al que todos hemos jugado alguna vez, sobre todos los que peinamos canas y antes no disponíamos de consolas digitales, móviles, u otros utensilios electrónicos que nos ofrecen un sinfín de juegos de todo tipo, con una verosimilitud que sumergen al jugador en una realidad digital muy parecida a la vía real, dejando poco espacio a la imaginación. El juego de mesa-camilla al que me refiero es el de la oca, y quiero utilizar este referente por aquella casilla en la que si caías en ella después de echar el dado y contar el número que te había salido te permitía avanzar más rápido te permitía expresar  aquello de “oca a oca y tiro porque me toca”. Pues bien, esto mismo es lo que está pasando con la exhuma eón y el traslado de los restos del dictador del Valle de los Caídos, todavía no sabe a dónde, ni siquiera si la decisión del gobierno de este traslado se hará efectiva algún día.

La citada similitud entre el juego y el traslado de los restos de Franco tiene su origen en el vayven que entre la familia de éste y el gobierno de España parece no tener fin, porque, aparte de la oposición radical de aquella al traslado, cada día surge un nuevo episodio que, por desafiante a la democracia, no puede ni debe ser tolerado ni permitido, amén de las resoluciones judiciales que puedan dar por finalizado este interminable litigio entre las partes en conflicto, decisiones que cualquier demócrata debe de respetar como ejercicio necesario de uno de los poderes en los que se sustenta cualquier régimen democrático como es el poder judicial. Cuestión diferente es estar de acuerdo con ellas o no y, por lo tanto, ser criticada política e incluso jurídicamente, con argumentos diferentes. Digo con argumentos, porque lo que no vale o no debería valer sería el insulto y la descalificación gratuita de nuestro sistema judicial.

Lo más preocupante de todo este conflicto es el hecho de la necesaria regeneración democrática en cuanto a esa historia, relativamente reciente, del poder totalitario ejercido por el dictador Franco en este país, que tantos represaliados y muertos ocasionó entre los que gritaban el nombre de libertad frente a una presión mordaz donde los que alzaban la voz eran torturados por la brigada político-social, estigmatizándolos socialmente e incluso encarcelados sin juicio o con un juicio militar sumarísimo en aplicación de una ley vergonzosa denominada de vagos y maleantes. Regeneración que pasa por eliminar todos los símbolos franquistas entre ellos la exhumación de los restos de aquel que como un faraón egipcio fue enterrado en el Valle de los Caídos junto con sus siervos y enemigos que cayeron en aquella contienda de 1936 contra la instaurada Segunda República, y cuya victoria por el ejercito liderado por aquel  sumió al país durante  cuarenta años en una oscura y sangrienta dictadura.

Pero, además, el cuento de nunca acabar tendría su fin si de una vez por todas se pusiera cada cosa en su sitio, no pudiendo ser otro el sitio de un dictador que una fosa familiar en un cementerio al uso, en una de las mansiones que todavía, aunque robada al municipio, sigue disfrutando la familia como es el Pazo de Meirás, o donde narices sea, pero siempre lejos de cualquier santuario que pudiera convertirse en un lugar de peregrinación y exaltación de la dictadura y de la persona que la mantuvo.

Es por ello que, resulta cuanto menos provocador la exigencia de la familia de los Franco de que los restos del dictador sean trasladados a la Catedral de la Almudena de Madrid y que dicho traslado se haga con honores militares. Provocación que no tiene otra finalidad que azicatar a la extrema derecha de este país y todavía a algún que otro grupo de militares retirados con añoranzas de aquel ejercito que con fusil en mano representaban un poder omnímodo contra una población civil, olvidánse de que la finalidad del Ejercito en el momento actual al que han servido es asegurar el actual régimen democrático.

Y, es que, ese refrán español de que “debajo de las cenizas están las ascuas” representa la realidad de ese fanatismo fascista aún imperante en nuestros días a pesar del tiempo transcurrido desde la instauración de la democracia en el año 1978, porque debajo del muerto, no se si de sus cenizas o de su momia, todavía se conserva la candente influencia que sobre determinado sector de nuestra sociedad, aunque minoritario, reaviva las llamas de quienes rechazan la democracia bajo el convencimiento de que la única solución a los problemas económicos, sociales o el resurgir de la izquierda en determinados momentos de  nuestra vida democrática, es el “palo largo y la mano dura“; dicen que  “para evitar lo peor“, siguiendo la canción de aquel grupo llamado Jarcha que en el momento de la transición evidenciaban la herencia recibida del franquismo, herencia que aún hoy prevalece en el terreno ideológico de determinadas momias políticas, no por viejos, porque de todo hay, sino por lo putrefacto de su olor.

“Y, es que, ese refrán español de que “debajo de las cenizas están las ascuas” representa la realidad de ese fanatismo fascista aún imperante en nuestros días a pesar”

Es necesario que dicha restauración democrática se haga de forma definitiva, ya que mientras tanto, mientras se siga provocando a las familias de aquellos represaliados durante la dictadura con la exaltación de un dictador con las manos muy manchadas de sangre de la sangre de gente que sólo deseaban vivir en libertad, derecho inalienable del ser humano, así como de su obra genocida, no existirá una auténtica democracia. En definitiva, mientras no se instauré como delito cualquier tipo de exaltación del fascismo y se ponga al dictador lejos de cualquier altar mayor o centro de peregrinación, estaremos jugando, o mejor dicho, estarán jugando nuestros representantes políticos a un juego llamado democracia permitiendo a los desleales a ésta reírse en nuestra cara y, lo que es peor, de quienes soportaron en sus propias carnes las heridas y muertes provocada por aquella dictadura infame y cruel.

Licenciado en Derecho. Técnico Superior en Telecomunicaciones. Asesor jurídico de Administración Pública. Administrador Plazabierta.com. Escéptico por naturaleza y soñador de vez en cuando.

NO ESPERES MÁS… SUSCRIPCIÓN GRATUITA INDEFINIDA

Sólo tienes que dejarnos tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 9.626 suscriptores

Un libro que no te puedes perder

Jairo Junciel desgrana las peripecias de Aníbal Rosanegra para evocar un tiempo cuajado de intrigas, reyertas y aventuras, en un orbe en el que resuenan los nombres de Quevedo, Hernán Cortés o Calderón de la Barca. Rigurosamente documentada e inspirada por la obra de grandes autores del género como Alejandro Dumas, Rafael Sabatini o nuestro Arturo Pérez-Reverte 
Más AQUÍ »

 

Dos Rombos.

 

 

 

No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente, dijo Virginia Woolf. Julia rompe las arquitectónicas barreras del prejuicio, y nos ofrece una visión sin tabúes sobre sí misma, el amor, la sensualidad y la vida.

Compendio de Relatos y poemas eróticos ilustrados con 48 fotografías en Blanco y negro y color.

Autora: Julia Cortes Palma

Lo puedes adquirir aquí

Estadísticas del sitio

  • 142.739 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

Ofertas especiales curso 2018-2019
Llámame +34 620174039

Restaurante El Rubio. c/ Caseríos del Sur.Piedrahíta, Ávila. España. Teléf: +34 920 36 02 10  haz clic aquí

Galería de Fotos

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

8256 Remedios Naturales
Por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes